Sermón 29 de octubre 2017: Hay buenas obras preparadas para ti

A propósito de Sermones
[Gregory Bishop]
  • Presenter: Gregory Bishop
  • Fecha: October 29, 2017
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Yo los invito a abrir sus biblias en el Libro de Efesios capítulo 2, y estamos como saben reflexionando sobre este Libro las noches de miércoles en los cultos y yo también he sentido al Señor señalar este Libro para mí, y yo creo que este Libro habla mucho del llamado que tenemos nosotros los cristianos a ser un pueblo sobrenatural. Somos un pueblo natural que tenemos cuerpos y vidas, y trabajos, y todo lo natural, pero el mundo tal vez no sabe que para el creyente tenemos otra identidad también, otra ciudadanía, otra realidad en que nos movemos que es el ambiente espiritual alrededor de nosotros, otro universo paralelo, una dimensión invisible espiritual tan real como lo que tocamos aquí con la mano.

Ese ambiente está lleno de otra vida ¿no? como si fuera el mar y nosotros vemos la superficie del agua, pero debajo del agua hay todo un universo; hay corales de todos colores, hay peces bellos amarillos, anaranjados, también hay tiburones que muerden y estos feos ahí profundo, y bellenas, ¿“bellenas”? (ríe), peces grandes ahí que tragan, profetas malos, hay de todo ¿no? otro universo, y así es para el creyente. Sabemos que hay otro universo paralelo a nosotros, un universo espiritual y nosotros como creyentes somos llamados a también habitar ese universo espiritual.

Antes no era así. El Señor da pautas muy fuertes en el Antiguo Testamento de que aparte de Cristo nadie tiene derecho de participar en el mundo espiritual por sí solo, es como si estuvieras nadando en las aguas y tú no supieras que hay cosas que muerden en esas aguas, hay cosas vivas en estas aguas, y aparte de Cristo nosotros somos presa fácil. El Señor dice: no tienes derecho a hacer brujerías ni espiritismo ni nada por el estilo porque como ser humano no tienes las defensas necesarias para moverte en ese ambiente.

Pero en Cristo, y quiero comenzar con Efesios 1 versículo 3, “En Cristo bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo Jesús.” Ahora no solamente tenemos derecho de movernos en el ambiente espiritual sino también volamos en primera clase ahí. Tenemos un lugar privilegiado, bendecido en el ambiente espiritual con una multitud de bendiciones espirituales en Cristo Jesús, y el Libro de Efesios está escrito para personas que saben lo que es la guerra espiritual, era la ciudad guardiana de la diosa Diana, había idolatría muy extendida ahí.

Cuando el apóstol Pablo predicó ahí habían ciertos exorcistas echando fuera demonios en el Nombre de Jesús, ellos no eran cristianos, pero los demonios decían: conocemos a Jesús, y los botaron, y les dieron una gran, una pela fuerte (risas) porque aparte de Cristo no hay poder espiritual, y la gente del pueblo de Éfeso salieron con todos sus libros de magia y de artes, de espiritismo y todo eso, y lo quemaron ahí, miles de dólares en libros espirituales porque sabían que hay uno más fuerte que diana que está aquí ahora mismo.

Así que el Señor le dió una carta al apóstol Pablo para este pueblo que habitaba en medio de un espiritismo terrible, en un ambiente espiritual para enseñarles que ellos como cristianos ahora tienen poder espiritual y tienen que verse como un pueblo sobrenatural en Cristo para pelear contra las fuerza malignas que tienen una posición privilegiada, que son escogidos desde antes de la fundación del mundo para ser adoptados como hijos e hijas del Rey, que tienen una herencia y una riqueza espiritual que sus ojos no pueden ver pero que es tan real como el oro que se puede tocar, que había un poder disponible en ellos que actuaba en ellos que es el mismo poder que levantó a Cristo de la muerte y lo sentó a la diestra del Padre más arriba de todo nombre que puede ser nombrado ahora y por los siglos que vienen, que nosotros como cristianos volamos de primera clase en el espíritu.

Y para entender ese lugar especial el Señor quiere comunicar algo muy especial a nosotros: Yo quiero que tú veas la grandeza de tu llamado. Cristo está sentado en el lugar espiritual, Jesús en cuerpo ya no anda entre nosotros ¿no? Jesús ¿dónde está? ¿dónde está Jesús? Mi hijo me preguntó: cuando subimos en las naves espaciales ¿por qué no encontraron a Jesús allá en los cielos? ¿por qué no vieron a Jesús sentado a la diestra del Padre? Es porque Jesús está sentado a la diestra del Padre en el ambiente espiritual, invisible alrededor de nosotros, pero Él ha enviado a su Espíritu al ambiente natural para que nosotros fuéramos Sus manos y Su boca, y Sus pies, somos el Cuerpo de Cristo, la plenitud del que llena todo en todo, nosotros representamos a Cristo en la Tierra, es especial.

Para entender lo especiales que somos nosotros tenemos que entender que no existo solamente para vivir feliz sino para brillar en la gloria del que me salvó, que soy un diamante de la Gracia de Dios, y ese es el título de este sermón, Diamantes de Gracia, pero antes de entender que soy un diamante yo tengo que entender que el diamante comienza como carbón y ese es el punto que quiero estudiar en el día de hoy, ¿qué merecemos de Dios? ¿qué merezco del Dios santo del universo? la respuesta tiene que ser: no soy digno de nada, sólo merezco castigo de un Dios santo.

Y comenzando con las malas noticias yo puedo entender las buenas nuevas del Evangelio y vamos a hablar de esto en el día de hoy, porque era muy importante. Todos los brujos de Éfeso eran espirituales y orgullosos. Yo tengo poder porque soy un gigante espiritual echando fuera, y Dios dice: Tú tienes poder no por tu propia bondad sino por una causa mucho más profunda que esto que quiero que conozcas.

Así que quiero que leas conmigo Efesios 2 comenzando el versículo 1, Efesios 2 comenzando por el versículo 1, dice: “Y él os dió vida a vosotros” ¿cuándo? “cuando estábais muertos en vuestros delitos y pecados en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este tiempo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”

“Pero Dios, que es rico en misericordia, con su gran amor con que nos amó, aún estando nosotros muertos en pecados, nos dió vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y así mismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.”

“Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe, y esto no de vosotros pues es don de Dios, no por obras para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús, para buenas obras las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” Padre, gracias por Tu llamado y el destino que Tú tienes para cada hijo e hija Tuya, te pido en el Nombre de Jesús que sea Tu Espíritu Santo hablándonos en el día de hoy, te lo pido en el Nombre de Jesús, amén, amén.

Tenemos que recordar de dónde vinimos ¿no? Yo he visto a veces, los que hemos sido perdonados mucho a veces no amamos mucho a los que necesitan ser perdonados ¿no? el Señor te perdonó por ser, no sé lo que, y después muchas veces somos más duros con los demás que necesitan gracia, hay que recordar de dónde vinimos.

“Considerad pues” dice el apóstol Pablo a los corintios “vuestra vocación, y ved que no hay muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles, sino que lo necio de este mundo escogió Dios” felicitaciones, la Biblia nos llama necios ¿no? ¿por qué? “para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo escogió Dios para avergonzar a lo fuerte, y lo vil del mundo, y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en Su presencia.”

Tenemos que recordar de dónde vinimos ¿no? Tal vez como esta mujer samaritana buscábamos amor de otra persona, ella que tenía tantos esposos y cohabitaba con otro muchas veces andábamos antes buscando amor en una relación con una persona pensando que esto nos podía llenar, el Señor dice: Tengo agua de vida para ti, si tú tomas de esta aguano tendrás sed jamás, de verdad estarás satisfecho en Mí.

Tal vez algunos de nosotros hayamos sufridos los contratiempos de la vida como el paralítico que estaba allí cerca a la piscina que había sufrido una enfermedad física y andaba culpando a todos los demás ¿no? no hay nadie que me ayude, y Jesús tenía que decirle: Mira, cuidado que no sigas pecando, algo aún peor te va a pasar, aún después de sanarlo, muchos de nosotros éramos así. Sufrimos cosas malas en la vida y nos endurecimos, y nos pusimos ahí tratando de sacar el dolor con drogas o alcohol, o entretenimiento, o lo que sea, andábamos perdidos, estábamos muertos en delitos y pecado.

Tal vez algunos corriendo detrás del sueño americano ya consiguiendo cosas y cosas, y cosas, pero cuando nos encontramos con todas las cosas que queremos ya somos más neuróticos que nunca ¿no? Por eso las estrellas de películas con todos los millones y ahí queriendo suicidarse, porque no saben que la vida no es la fama ni tener muchas cosas sino, Jesús dice: Yo soy el pan de vida ¿no?

¿Dónde estábamos antes de conocer a Cristo? hay que recordar de dónde nos sacó el Señor ¿no? Estábamos muertos como habla el Pastor antes, que estábamos muertos, el espíritu dentro de nosotros muerto como Nicodemo que él era religioso, un hombre noble y bueno pero su espíritu estaba muerto, Jesús dice: Mira hombre, tú no necesitas aprender de mí, lo que tú necesitas es nacer de nuevo, nacer del espíritu para que tú puedas ver las cosas espirituales.

Yo me siento un poquito identificado con él porque yo crecí religioso en la Iglesia, rezando, un muchacho más o menos bueno ¿no? pero mi espíritu: muerto, y cuando yo aprendí, alguien me habló de: mira, ¿por qué no te entregas al Señor? entrega tu vida a Cristo, invita al Espíritu Santo a habitar en ti, ¡y yo lo hice! comencé a sentirme diferente como si algo muerto dentro de mí había tomado nueva vida. Y yo sentí, yo pude ver la Biblia y yo ví algo en esas palabras que yo no veía antes, en la Iglesia yo escuchaba cosas que ahora tenían sentido para mí.

Al principio a mí no me gustaban muchas de las canciones en la Iglesia pentecostal que yo visitaba pero después yo me volví más pentecostal que ellos ¿no? y aquí estoy en León de Judá ¿no? que su nombre significa: alabanzas (aplausos), es que mi espíritu estaba muerto y tenía que tomar vida para sentir las cosas espirituales como la persona ciega que no sabe lo que son los colores hasta que halla toda una transformación espiritual ¿no? es una reformación, es un nuevo nacer.

Y estábamos muertos por buena causa, en nuestros delitos y pecados, así que ensayando esto yo dije: en nuestros delitos y pescados así que I don’t, pero no lo dije, pero lo digo para no decirlo ¿no? (risas) “porque todos hemos pecado y estamos destituídos de la gloria de Dios”.

Yo no sé si he contado esta historia aquí, siento que sí, no soy tan anciano pero estoy repitiendo mis historias ya. Un amigo mío en la universidad, buen muchacho, inconverso, y hablábamos los cristianos con este joven, y él me decía: Gregory, yo entiendo que ustedes necesitan a Cristo, ustedes tienen muchos problemas y necesitan un salvador pero yo soy buena gente: yo ayudo a los demás, yo no robo, no hago nada terrible, soy un buen tipo ¿por qué ustedes dicen que necesito ser perdonado? y yo en mi mente pensaba: ay tú eres muy malo y no lo sabes (risas) pero decidí no decírselo en ese momento, pero lo que sí hice, me puse a ayunar y orar por él ¿no? saqué un día, dos días para ayunar y orar por él que el Señor le muestre, ¿sabes lo que pasó?

Este hombre probó un experimento que no funcionó, trató de tener muchas novias a la misma vez porque él es tan bueno que hay que compartir esa bondad con medio mundo ¿no? (risas) así que, y la cosa no le salió bien, no le salió bien, le salió mal la cosa. Y él después de todo el reguero me cuenta sus novelas y cansado, el pelo ya desgreñado, y dice: ¿sabes qué Gregory? yo me creía tan bueno pero no soy mejor que nadie, soy tan egoísta, en inglés: it’s all about being, yo estoy ahí para tratar de impresionar y ganar, y buscar lo mío, y yo uso a la gente a veces, yo soy malo, y yo decía: ¡amén, ahí comenzamos!

Porque Jesús no vino, los sanos no necesitan doctor ¿no? somos los enfermos los que necesitamos la medicina que Cristo viene a ofrecer, estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, y siguiendo la corriente de este mundo hermanos; el mundo tiene una corriente que no va nada bien ¿no? Si tú te sueltas por un tiempo a hacer ningún esfuerzo y dejar que la corriente te lleve no te lleva adelante para nada ¿no?

¿Cuántos aquí tienen hijos? amén, hijos, todos los que tenemos hijos creemos en el pecado original porque sabemos que si tu te descuidas no van a tender hacia el bien ¿no? la naturaleza, el mundo va en la corriente hacia el mal, hay mentiras alrededor de nosotros para que lo que es bueno parezca loco, lo que es pecaminoso parezca normal ¿cuántos estamos viviendo esto en el mundo? Tú tratas de creer en algo que la Biblia dice que es bueno y todo el mundo te dice que no solamente estás loco sino que estás malo. La corriente de este mundo va en mala dirección y todos fuimos llevados por esto.

Y no es por nada sino porque hay todo un ambiente pecaminoso. Mira lo que dice el versículo 2, dice: “Siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia.” Hermanos: el aire está contaminado. Hay un ambiente espiritual en el mundo que no es sano, que es tóxico y ese aire, ese ambiente espiritual impulsa al mundo a optar por lo malo. Hay todo un ambiente espiritual que está influenciando y actuando en el mundo alrededor nuestro, y ese ambiente a veces es palpable.

¿Cuántos han tenido la experiencia de ir a un lugar y tú puedes sentir algo en el aire? Ciertos tiempos, ciertos lugares y tú sientes: pero hay algo malo aquí y no sé lo que es, estás sintiendo el aire del lugar, el aire está contaminado de alguna manera, porque hay un príncipe en el aire, en el ambiente espiritual y aquí no está hablando de Jesús como el príncipe de paz, está hablando del príncipe de este mundo.

Vivimos en un mundo que es como un terreno ocupado y usado por el enemigo de Dios. Jesús llamaba al diablo el príncipe de este mundo, tiene cierta autoridad en el ambiente espiritual porque los seres humanos le hemos concedido ese derecho de reinar aquí en este mundo, y Jesús vino como un soldado allí entrando en terreno ajeno, en terreno usado por el enemigo para comenzar una revolución espiritual y retomar este mundo hecho por el Rey legítimo del universo para retomar ese planeta para Su Papá celestial, y para que Él sea el Rey de reyes y Señor de señores de esta Tierra. Pero debemos saber que es una guerra espiritual, que hay un príncipe en el aire y que todos nosotros estábamos vendidos a él, tal vez no adorábamos al diablo pero por nuestras vidas le dábamos derecho de tener influencia en nosotros.

Muchas veces la Biblia habla en blanco y negro, que hay los hijos de Dios y los hijos del diablo, no significa que los hijos del diablo son los que están haciendo brujería en esas cosas sino que si no es de Dios, o es de un dueño u otro, un Rey u otro, y esta Palabra dice que todos nosotros éramos del otro lado, andábamos allí porque nosotros vivíamos en medio de ellos andando en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y los pensamientos, y éramos hijos de ira lo mismo que los demás.

Es que el Dios de este mundo cegó el entendimiento de todos los que no conocen a Dios y nosotros tenemos una carne dentro de nosotros, son deseos, son impulsos que nosotros pensamos que yo voy a hacer lo mío, y así es que el diablo está vendiendo sus mentiras y nosotros queremos comprarlo porque nuestra carne está ahí para ser engañada por él. Queremos ser engañados, queremos respirar el aire contaminado y por eso somos tan corruptos todo ser humano que somos por naturaleza hijos de ira, así que esto es fuerte hermanos, yo sé que ¿qué tomó Gregory esta mañana para estar tan enojado? no, esto es la Palabra de Dios.

La ira de Dios es una reacción natural y apropiada al pecado humano, es casi una reacción química entre el fuego y leña que una cosa es repugnante a la otra y no pueden cohabitar, y nosotros en pecado somos hijos de ira como habló el Pastor. No es que la ira de Dios viene sobre nosotros sino ya está, el Señor interviene para quitar Su ira y salvarnos pero los que no creen en Dios ya están bajo ira por el pecado que ya existe. Eso es difícil de hablarlo, pero muchas veces nosotros nos ofendemos cuando se habla de la ira de Dios porque estamos tan acostumbrados a la misericordia.

Esta mañana yo compartí un testimonio de un autor que me gusta, un libro que se llama The Holiness of God por R.C. Sproul, ese hombre era profesor en una universidad y era un instituto bíblico de hecho, y él tenía una clase grande de cien alumnos, y él les dijo el primer día: okay alumnos, cada viernes tienes que entregar un trabajo y si no lo entregas tú recibes cero, tú quedas colgado.

El primer viernes viene y todo mundo tiene su asignación. Muy bien, próxima semana, habían tres que no cumplieron su asignación y vinieron a él diciendo: profesor perdóneme, no hicimos la tarea, habían ciertas cosas que no pude, y habían muchas excusas y cosas, y él dice: okay, está bien, me lo puedes dar el lunes, así que lo hicieron para el lunes.

El próximo viernes vinieron diez estudiantes sin haber cumplido su tarea ¿no? y vienen diciendo: ay profesor, perdónenos, no lo cumplimos pero sabemos que tuviste misericordia de los demás, por favor si puedes hacer una excepción para nosotros, y él dice: okay, está bien, dénmela el lunes. La próxima semana adivina qué pasa, vienen como cuarenta sin haber hecho su tarea ¿no? (risas) y entran todos tranquilos, todos como si nada, ¡ay! profesor perdónanos no hicimos la tarea pero sabemos que no es la gran cosa pero te lo vamos a entregar después no te preocupes, y se entró la ira de Dios en el profesor, se sienta a leer los nombres de los alumnos: señor Álvarez ¿tienes la tarea? “no” okay, ¡F! okay, señora Brown ¿tiene la tarea? “no” okay, ¡F! ¡F! ¡F! y comenzó a entregar Fs como un loco ¿no? ¡F! ¡F! cero, cero.

Imagínate cómo respondieron estos alumnos, ¿pero cómo puede ser? “¡no es justo!” y él dice: oh, ¿justicia? ¿quieres justicia? Tú eres el señor Anderson, muy bien, ya veo que usted no cumplió las otras dos asignaciones también, si usted quiere justicia yo puedo cambiar sus otras notas a la F que tú de verdad te mereces, y asi podemos ser “justos” ¿no? así que está bien que seas justo hoy y no entonces.

Cuando nos acostumbramos a la misericordia nosotros comenzamos a tomarlo por sentado y la ira y la justicia de Dios nos ofenden, y es así con Dios. La primera vez que nosotros pecamos perdimos el derecho de vivir sobre la faz de la Tierra, estamos vivos puramente por la misericordia de Dios y no podemos valorarlo si nosotros pensamos que merecemos algo bueno de Dios, no podemos valorar la Gracia de Dios sin entender la justicia de Dios. Pero si yo sé en mi huesos que yo no merezco nada de Él y Él me da misericordia la Gracia de verdad es maravillosa ¿no?

En inglés hay esa canción Amazing Grace ¿no? en español es ¿sublime gracia? gracia maravillosa, no, sublime gracia. Si yo entiendo que yo merezco castigo y el Señor me da vida de verdad la gracia es sublime para mí porque no lo merezco y Tu me diste lo opuesto de lo que yo me merezco, merezco ser despedido y me das una promoción, merezco ser metido preso y Tú me das, y gano la lotería ¿no? no merezco nada de Dios y Él me muestra amor y cariño no merecido, me da el opuesto de lo que he ganado, la Gracia sublime y maravillosa de Dios.

“Pero Dios” versículo 4, “que rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aún estando nosotros muertos en pecados, nos dió vida juntamente con Cristo, por gracia sois salvos” y vino a gran costo.

Tal vez ustedes estarían dispuestos a morir por alguna persona que sea muy buena pero Dios demuestra Su amor para con nosotros que aún siendo pecadores Él murió por nosotros, Él oró por los hombres que estaban clavando los clavos en Sus manos, Él dijo: Padre perdónalos, no saben lo que están haciendo. Él ama a las personas cuando están más malas que nunca porque dice: No es por tus obras sino por Mi Gracia.

Él nos hizo vivos otra vez, nos levantó como Mefi-boset que no merecía nada y estaba ahí comiendo en la mesa con David, nos dió vida y como dice el padre del hijo prodigo: este hijo, tu hermano, estaba muerto y ha revivido, se había perdido y ha sido hallado, se había vuelto ciego y ahora puede ver los colores, estaba sordo y ahora puede escuchar la música de Dios, estaba muerto y ahora está respirando vivo, comiendo, cantando.

Nos dió vida cuando estábamos muertos en pecado, increíble gracia que salvó a un desdichado como yo. Una vez estuve perdido pero ahora estoy encontrado, era ciego pero ahora veo. Si alguno está en Cristo nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas. Y el Señor no paró ahí. No solamente nos dió vida y dejarnos ahí tirados sino también nos levantó.

En la historia de Lázaro, Lázaro ¿no? que estaba muerto en la tumba cuatro días y Jesús le grita: Lázaro, ven fuera, y ese hombre todo enredado como no sé en español, a mummy? una momia, momia, una momia ahí caminando así y nadie quería tocarlo, ¿tú lo harías? si él saliera de una tumba ¿quién va a ser el primero? El Señor dice: no temas, sácale las vendas, él está vivo, es tiempo de levantarlo y restaurarlo, está revivido, restaurado, reanimado en la vida, es tiempo de sacar estas vendas y después vamos a hacer una fiesta con él ¿no?

Me encanta cómo Jesús no solamente nos da vida sino nos levanta también, como María, esta mujer en la Biblia que era una mujer de una vida pecaminosa, tal vez prostituta, Jesús echó siete demonios de ella, pero ella no quedó como una cristiana de segunda clase, estaba en el pie de la cruz con su mamá mejor que Pedro, mejor que Juan, ella es la que estaba allí. El que ha sido perdonado mucho ama mucho, gracias a Dios.

Y así mismo nos hizo sentar en lugares celestiales con Cristo Jesús. Jesús que está sentado a la diestra del Padre y ahora nosotros estamos sentados con Él ¿cómo debemos visualizar esto, no?

Hoy en la mañana hablaba de mi experiencia en una taxi dominicana donde estaba lleno el taxi y se para, y se abre la puerta para una persona y yo digo: pero ¿y dónde se va a sentar? y ¡zoom! se sentó al ladito mío y ¡pum! se cierra la puerta, ahí se va a sentar ¿no? no estamos sentados así con Cristo en los lugares celestiales. Es que Él está sentado ¿dónde está sentado Cristo, en un taxi? sobre un Trono y Él comparte Su Trono con Su gente, y hay mucho espacio allá porque Cristo nos levantó y nos asignó estar allí, porque el príncipe de la potestad del aire ya está siendo vencido, hay una guerra en el ambiente espiritual y Jesús ya está sentado con autoridad y poder pero nosotros estamos en el Espíritu sentados con Él haciendo guerra para retomar este mundo para Dios, estamos sentados con Él hermanos, hay una corona para ti, estás ahí sentado.

Y no dice que va a pasar, dice que ya está. Si eres un hijo de Dios no solamente estás vivo por dentro, no solamente estás levantado sino que estás sentado ya en autoridad espiritual al lado de Cristo Jesús.

Algunos de nosotros no nos sentimos que estamos reinando en la vida. Tal vez nuestros sentimientos son diferentes pero tu realidad es otra, tu realidad es la realidad que Dios dice, no lo que yo siento en mis emociones y en mi mente ¿no? Yo lo escuché en inglés que tus sentimientos son reales pero no son tu realidad, tu realidad es otra, estás ya sentado con Cristo y ya la mente, las emociones tienen que cambiar para ajustarse a la realidad de que tú ya eres una nueva criatura en Cristo, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas.

Pero esto no es el final hermanos y ahí vengo al punto, a la clave que quiero que veamos hoy, versículo 7: “el propósito de todo esto es para mostrar” versículo 7 Efesios 2, “para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.”

¿Dios qué hizo? te levantó, te sentó con Él para que cuando venga el Reino de Dios a la Tierra, cuando Jesús venga y este mundo pase, y ya entre en la nueva Tierra y los nuevos cielos, y ya que se vea todo lo que es espiritual con los ojos, y ya podamos ver los ángeles, ya en este momento este cuerpo se va a transformar de mortal y natural a glorioso, y seremos los diamantes de gracia que Dios va a mostrar al universo, y todos los ángeles anhelan ver ese gozo.

¿Cómo es que Él hizo? es mejor que la mejor película que tú puedas imaginar, es mejor que los patriots ganando el campeonato, es Dios que escogió personas muertas y las hizo vivir otra vez, él tomó Sus enemigos y los hizo hijos e hijas y están sentados con Él, ¿y cómo va a ser? Es la mejor película del universo y tú y yo, en Jesucristo, somos las estrellas. Somos diamantes de gracia, Dios quiere tomar tu historia, tu testimonio, tu ser y ponerlo delante del universo para que se vea su gracia y su bondad.

Un diamante es bello no solamente por lo que es sino porque puede reflejar la luz en una manera bella. Somos bellos no porque somos nada sino porque somos carbón pero carbón exprimido, carbón transformado para que ahora podamos reflejar la gloria de Jehová que nos hizo, Él nos llamó de las tinieblas para que podamos proclamar las bondades de el que nos llamó de las tinieblas a Su luz admirable.

Somos diamantes de gracia, nuestra vida, nuestro ser, no porque lo ganamos. Este testimonio del hermanito de Zaire me toca tanto porque él desde los dos años no habla, no come, no trabaja, no predica pero él sí brilla con el amor de Dios ¿por qué? porque él es amado por una familia que lo ama, no porque lo merece sino por ser precioso porque su familia lo ama, porque Dios lo hizo.

Hermano: tú no has hecho nada para ganar el favor de Dios, tú hiciste todo lo contrario. Dios no te escogió porque tú eres el perrito más lindo en la Tierra ¿no? Dios no te escogió porque eres la joya más bella, te escogió cuando estabas perdido y sucio, te hizo nuevo para que brille Su amor y Su bondad para que todo mundo diga: wow, hay un Dios que nos ama, wow, qué liberación.

Hermanos: si no merecemos el amor de Dios no tenemos que preocuparnos por más nada, Él me amó a pesar de todo así que ¿cómo no voy a vivir para Su gloria, no? porque por gracia sois salvos, porque mediante la fe dice la Palabra de Dios, no por obras para que nadie se gloríe. La Palabra dice que el hombre sabio no debe enorgullecerse de su sabiduría ni el fuerte de su fuerza sino que la persona que se gloríe que se gloríe en esto, que tú conoces al Dios vivo que te ha escogido, que te ha transformado no porque tú eres la gran cosa sino porque Él es un Dios grande y bello, y poderoso que ha hecho Su obra manifiesta en ti. Así que ¿quién eres? ¿eres la gran cosa? no, pero sí un diamante de gracia hecho para buenas obras en esta vida.

Y ahí terminamos el versículo 10: “porque somos hechura suya”. En el griego original usa una palabra muy especial, usa la palabra: “poiemen”, suena como una palabra que conoces ¿no? porque somos Sus poemas. Un poema es diferente de la prosa normal, expresa el alma del escritor, somos hechura Suya. En el Libro de Romanos usa la misma palabra para la naturaleza de los árboles, las estrellas, las leyes de la física, todo existe para que podamos ver la bondad del Creador. Nosotros también somos hechura Suya, Sus poemas, Sus diamantes de gracia para que a través de nuestras vidas se vea la grandeza de quien nos hizo.

Hermanos: hay buenas obras preparadas para ti y para mí. La vida es una aventura de descubrimiento, Señor: ¿qué has hecho para mí?

Hermano: hay cosas que tú puedes hacer que ninguna otra persona puede hacer. Hay obras buenas ya preparadas desde antes de la fundación del mundo que otra persona no puede sustituirte, solamente tú puedes hacerlo. O trabajando con martillo en el Nombre de Jesús predicando la Palabra, misericordia a una persona enferma, cuidando niños o predicando el Evangelio a tus compañeros de trabajo, tú eres hechura de Dios para brillar Su gloria y no hay sustitutos, no hay reemplazos, el Señor te ha hecho a ti para esto, para que tu luz brille y la gloria de Dios sea manifiesta en el mundo.

Hermanos: somos un pueblo sobrenatural, somos obras de arte de Dios y no lo merecemos así que, que perdamos el estrés del éxito humano hermanos, ya somos exitosos con un Dios que nos amó. Que seamos como niños que no tienen nada que probar, nada que perder, que vivimos la vida con una gran expresión de gracias al Dios que nos amó.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato