Sermón 25 de abril 2012: Escoger el fundamento correcto

A propósito de Sermones
[Omar Soto]
  • Presenter: Omar Soto
  • Fecha: April 25, 2012
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Quisiera invitarlos hoy a una parábola que es muy conocida por todos nosotros, y esta parábola se encuentra en el libro de Mateo capítulo 7, los versos del 24 al 27. Libro de Mateo capítulo 7 los versos del 24 al 27, ¿estamos listos, lo tienen ahí?. Dice así la Palabra del Señor: "Cualquiera que me oye estas palabras y las hace, le compararé a un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca, y descendió la lluvia, descendieron ríos, soplaron vientos, y golpearon contra la casa y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace le compararé a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena, y descendió la lluvia, y vinieron los ríos, soplaron los vientos, y dieron con ímpetu contra esa casa, y cayó y fue grande su ruina". Sabemos bien esta Palabra ¿no?, la hemos visto antes, y sin duda alguna esta parábola enfatiza la importancia de nosotros poder edificar sabiamente el fundamento de cada una de nuestras vidas, eso es lo que está enfatizando, vamos a poder hacer, darle tiempo para edificar sobre la fundación correcta, para que nuestras vidas puedan ser vidas exitosas, para que nuestras vidas puedan verdaderamente alcanzar aquellas cosas que el Señor tiene para con nosotros.

El éxito de este proceso va a depender, depende de dos cosas, por un lado como nosotros prestamos atención a las palabras del Señor, y número dos, como actuamos a la luz de esas palabras, ¿me siguen?. Bien interesante mis hermanos porque esta parábola casi siempre cuando la leemos, tendemos a inclinarnos o a identificarnos obviamente con el hombre prudente, el que edificó bien, ¿cuántos dicen que sí, que se creen como el hombre prudente?. Nadie se va a identificar con el hombre insensato, es como que, eso es un necio, yo no me identifico con él. Pero saben qué yo me puse a pensar, yo no puedo descartar ninguno de estos dos personajes, no los puedo descartar, porque el mero hecho de que Jesús los identificó aunque él estaba haciendo una distinción entre el uno y el otro, pero sea como sea hay algo que identifica a estos dos hombres, y es el hecho de que ambos pasaron trabajo para edificar la casa que hicieron, ¿están de acuerdo conmigo?. Los dos pasaron trabajo para edificar la casa que hicieron, el hecho es que uno edificó en algo más seguro que el otro, obviamente ahí está la distinción, pero sea como sea ambos sudaron, ambos se les amagullaron las manos, desarrollaron callos construyendo su casa, quien sabe si ambos sangraron construyendo su casa, quien sabe si ambos tuvieron que revisar sus planos, sus diseños en varias ocasiones, quien sabe si ambos tuvieron que invertir cierta cantidad de dinero para edificar su casa.

Ahora pero el asunto está en que uno decidió edificar en un cimiento que era más seguro que el otro. Yo me fuí a conversar con el arquitecto con Glenn Noss, y yo le quise preguntar a él, Glenn cuando tú lees esta parábola, ¿qué me puedes decir?. Y él me dice, bueno Omar, obviamente que te voy a decir, es más seguro construir sobre un fundamento sólido que en uno blando como es la arena, yo estaba como que dime dime, ¿cómo es el proceso para hacer esto?. Por ejemplo una persona que edifique en la arena, ¿cómo tiene que ser ese proceso?. Y él me dice mira, para tú poder hacer un fundamento sólido en la arena tú tienes que cavar bien hasta que tú puedas encontrar un terreno más firme que la arena que está en la superficie.

Él usó un ejemplo que es hacer un deck en la casa, ¿cuántos han hecho un deck en la casa?, saben que por código para usted hacer un deck tiene que tener cierta cantidad de columnas que puedan agarrar ese deck de acuerdo al espacio del tamaño del deck, y esas columnas tienen que ir cavadas a una profundidad de por lo menos 4 pies, eso es lo que le dicen los footings, uno tiene que cavar a 4 pies de profundidad para hacer esos pilones de cemento y que eso pueda dar seguridad a esos decks que usted quiere hacer.

Ok el asunto es ese, cuando usted está edificando en un terreno que es más bien tierra, arena, usted tiene que ir bien profundo para poder llenar esos espacios de columnas y así poder edificar. A diferencia de la piedra, cuando alguien construye en la piedra, el arquitecto me estaba diciendo que cuando un arquitecto o un ingeniero llega a un lugar donde ven piedra que sobresale del terreno, ellos dicen que es bueno pero que a la misma vez es duro, es difícil, porque entonces significa que los diseños de la estructura que van a edificar se tienen que amoldar a la forma de esas piedras, y poder edificar encima de esas piedras. Si no se hace así entonces hay que ir a través de un proceso de blasting, de explotar las piedras para poderlas alisar y nivelar a un punto para que las piedras estén al nivel de la superficie y puedan construir encima de eso. Pero aún así lo que más me interesó fue que aún estando en la piedra uno tiene que drill, calar, taladrar, porque ya ahí requiere un proceso diferente para ya uno hacer un hoyo distinto en la piedra y poder asegurar lo que sea que usted vaya a construir en esa piedra.

Usted lo puede poner, el arquitecto me dice, usted lo puede poner encima de la piedra, en la superficie, pero esa piedra sufre todas las vibraciones que ocurren alrededor, so si eso está vibrando encima de la piedra se va a deslizar para uno u otro lado, por tanto uno tiene que taladrar en la piedra las fundaciones de esa casa para que la casa pueda estar verdaderamente firme y que esa casa no se mueva de la superficie de esa piedra. La luz que esto trajo a mi mente fue lo siguiente mis hermanos, y es el hecho que en ambos terrenos uno tiene que entrar en esa relación activa con ese terreno, me refiero al hecho que uno tiene que conocer al lugar que uno se está metiendo para saber que es lo que hay ahí.

Una persona que edifica en la tierra, digamos cerca de un valle, pensará que ese río nunca se va a desbordar, y entonces yo puedo ver ese río que corre desde mi deck, wow, que bonito, cualquiera se inspira en un panorama así. Pero ese no es el panorama de todos los días, usted puede estar seguro que si usted compra una casa en un lugar así en la cláusula de la compra le van a decir que usted tiene que tener un seguro de que, de inundación, pero como va a ser si el río está a que, 400 metros de mi casa, ese río nunca va a llegar aquí, you never know.

Por algo fue que Jesús dijo y cuando descendió la lluvia y vinieron los ríos y soplaron los vientos, y golpearon contra aquella casa, ahí se dió lo que se dió. Ve, el asunto es que nosotros muchas veces nos ponemos a edificar bien confiados de que sabemos donde nos estamos metiendo. Y muchas veces escogemos un fundamento que nosotros pensamos que va a durar lo suficiente, pero cuando analizamos bien y llegan las dificultades de la vida, si ese fundamento no está bien puesto mis hermanos, si la casa no se le cae se le agrieta por algún lado, y si se le agrieta por un lado el piso se le va a desnivelar, ¿ustedes han ido a una casa donde el piso está desnivelado?. Yo recuerdo, mi esposa y yo cuando compramos nuestro primer departamento, lo primero que quisimos hacer fue cambiar los gabinetes de la cocina, porque eran unos gabinetes bien viejos, y entonces cuando los arrancamos todos que yo estaba con un amigo mío, Mario Mejía, el hijo de mi hermana Anabella, cuando quitamos uno de una esquina vimos una grieta así de dos pulgadas de ancho, y nosotros vimos eso y dijimos wow ¿que pasó aquí?, y nos dimos cuenta que es la fundación misma del edificio, que de ese lado se había ido, y cuando le pregunté al vecino de abajo el vecino de abajo tenía la misma grieta, el de abajo también tenía la misma grieta, y yo dije wow esto está interesante.

Para nosotros poder nivelar esos gabinetes tuvimos que poner una tabla adicional en el extremo de una pared para que se viera derecho, al ojo que no se viera que estaba torcido, pero si usted miraba la pared atrás se daba cuenta que estaba para otro lado. Pero es interesante como una pequeña grieta puede desnivelar algo, y todo está por el fundamento donde uno se tira a construir. Ahora el que edifica sobre una piedra mis hermanos, la historia es totalmente distinta. El mero hecho de que tiene que entrar en un esfuerzo adicional por cavar y ahondar donde está la piedra, entonces ok, encima de esta piedra yo voy a edificar y entrar en interacción con esa piedra, aquí es donde me llama la atención el hecho de que yo no puedo determinar el tipo de fundación que va a ser la piedra, la piedra es la que va a determinar el tipo de fundación que yo voy a usar sobre esa piedra, ¿me siguen o los perdí?.

Yo no le puedo decir a la piedra yo quiero que seas este tipo de fundamento, no, la piedra está ahí, y me va a decir bueno, tú quieres eso pero esto es lo que yo te puedo dar. Tú quieres el frente de tu casa mirando hacia la salida del sol, pero como yo, la piedra, la posición en la que estoy aquí te puedo dejar que la entrada de tu casa esté mirando mejor hacia la puesta del sol, no a la salida del sol, y tú te tienes que ajustar a lo que dice la piedra. Obviamente Jesús se está identificando como la roca en esta historia, pero no tan solamente eso, Jesús se está identificando su enseñanza como el fundamento para poder edificar, ¿por qué digo esto?, miren el texto, vayamos al texto otra vez.

Como dice el verso 24, dice: "Cualquiera pues que me oye estas palabras", ¿qué palabras?, déjenme llevarlos atrás un poco, les prometo que esto no lo voy a terminar hoy, lo voy a dejar to be continued, ¿saben a qué palabras se está refiriendo Jesús?, esta parábola es la conclusión del sermón del monte, no se si se había dado cuenta de ese detalle. El sermón del monte empieza en el capítulo 5, así que tenemos 3 capítulos en los cuales se desarrolla el sermón del monte, por lo tanto Jesús está diciendo en otras palabras, cualquiera que me oye todo este sermón del monte y lo pone por práctica yo lo voy a comparar a un hombre prudente que hizo su casa sobre la roca. ¿Quieren que les lea el sermón del monte?. Lo voy a empezar a hablar par de cositas del sermón del monte.

Saben que el sermón del monte es bien interesante, porque todos nosotros visualizamos a Jesús sentado en la cima de esta colina sentado sobre una piedra, bajo la sombra de un árbol, y toda la gente aglomerándose alrededor de Él, el mar de fondo también, ahí estaba Jesús en un paisaje precioso, todas las personas venían, se sentaban, se acomodaban en familia, entre amigos, solos, algunos se acostaban en el piso, alrededor de Él, y todos escuchaban las cosas que Jesús estaba compartiendo con ellos, y yo les puedo decir que yo me atrevería a decir que un 90% del sermón del monte no iba dirigido a todas esas personas que estaban ahí si no que iba dirigido a los discípulos que estaban escuchando ahí.

¿Saben por qué?. Porque en el sermón del monte lo que se encierra es más que nada son las cualidades que definen a un verdadero discípulo, a un verdadero hijo o hija del Reino de Dios, eso es lo que encierra el sermón del monte. No necesariamente está dando consejos para saber cómo lidiar con tu hijo, tu hija, y lidiar con tu esposo, tu esposa, o con el vecino, la vecina, si no que Jesús está diciendo como que estas cualidades que Yo estoy diciendo aquí son las cualidades que cada uno de ustedes que han decidido seguirme, que han decidido ser mis discípulos deben tener y reflejar en sus vidas, si ustedes logran vivir así ustedes pueden estar seguros que su vida va a estar bien edificada, eso es lo que Jesús está diciendo. Después voy a hablar más sobre el sermón del monte, pero déjame afilar sobre esto que está diciendo Jesús.

Porque yo encontré cuando estaba preparándome leyendo esta parábola de los dos cimientos, que cuando se habla de la lluvia, los vientos que soplaron, el río, obviamente cuando nosotros leemos eso teológicamente se puede interpretar como situaciones de la vida, problemas económicos, enfermedades que tenemos que enfrentar, pérdidas que tenemos que sufrir, pleitos que tenemos con x, y, z persona, son situaciones adversas que cuando se acercan a nosotros van a probar el tipo de carácter que tenemos, si nos caemos es porque no estamos bien cimentados en lo que decíamos creer, si permanecemos es porque si verdaderamente decidimos creer y decidir a la luz de lo que Jesús nos enseñó. Ahora, pero una segunda interpretación que se le da a esta alegoría de lo que es la lluvia, los ríos, los vientos que soplaron también tiene que ver con el día del Juicio final.

De alguna manera cada vez que Jesús hablaba, cada vez que hacía una alegoría, en alguna manera estaba encerrado de que esto que estoy hablando tiene que ver también con ese dia del Juicio final, cuando el Señor venga a juzgar a los vivos y a los muertos. Antes de esto, el verso 13 que está hablando, entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y el camino que lleva a la perdición y muchos son los que entran por ella, porque estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida y pocos son los que la hallan, está haciendo una distinción de dos cosas, la puerta estrecha, todos la ven, todos la identifican, y todos se meten por ella, la ancha perdón, la puerta estrecha, es interesante porque dice que es tan pequeña, tan estrecha que no muchos la pueden ver.

Todas las señales van apuntando a la ancha, la estrecha tiene un marcador que dice puerta estrecha, vaya por ahí, y usted se tiene que enyangotar, ponerse el casco con su bombillo para poder entrar por ahí, dos realidades, por sus frutos los conoceréis, están también las personas que llegan a Jesús y le dicen Señor, en Tu nombre predicamos, echamos fuera demonios, llevamos el mensaje, profetizamos a otros y Jesús dice pf, nunca los he conocido, porque dicen haber hecho algo más sin embargo no lo estaban haciendo. Jesús está haciendo aquí una distinción bien clara, bien específica, y de repente sale con esa palabra, hay dos realidades, el que me escucha y hace lo que yo digo va a tener su vida bien edificada y cuando llegue ese día final donde Dios llegue a juzgarnos, paréntesis, no es que Jesús está diciendo que nuestra salvación depende de hechos porque muy bien claro tenemos que nuestra salvación es por fé y por gracia, no es que Jesús está diciendo eso si no que más bien está diciendo, si tú has decidido ser miembro del Reino de Dios tu vida tiene que reflejar lo que es vivir de acuerdo a ese Reino, tu vida tiene que dar los frutos que son del Reino de Dios, Jesús dice por sus frutos los conoceréis.

Miren que interesante que todas estas cosas que Jesús les está diciendo como en orden, una detrás de la otra, que llega ahí a ese punto final, cuando llegue ese día, ¿qué va a encontrar el Señor, va a encontrar que hemos edificado nuestras vidas sobre un buen fundamento, o va a encontrar que nos entró por un oído y se nos fué por el otro, que no hicimos caso a lo que dice el Señor?. Ahí es donde está la diferencia mis hermanos, sea que usted quiera recibir esta Palabra pensando en una situación que está pasando ahora, o sea que está pensando que cuando llegue ese día final que el Señor venga por cada uno de nosotros y si vamos verdaderamente a ser de las ovejas, o de los cabritos, o de los que entran, o de los que se van, yo quiero asegurarme de que yo estoy edificando mi vida en las promesas, las enseñanzas de Jesús, esto es un proceso largo y por eso quiero asegurarme de que estoy edificando, yo no he terminado de edificar mi vida, usted no ha terminado de edificar su vida, usted está en ese proceso todavía.

Usted, si usted se cree que no está en el fundamento correcto, mire le voy a decir una cosa, hace poco ví un programa de televisión, yo no sé cuántos de ustedes lo han visto, se llama Giant Movers, que son compañías que se encargan de mover casas enteras, que las levantan en esta grúa, las ponen en un camión, y llevan esa casa de un estado a otro y la ponen en otro lugar, eso para mí es una tremenda ilustración, así que usted cree que si usted está edificando su casa o si usted edificó su casa en un terreno arenoso, y quiere cambiar su casa a un terreno que sea más pedrogoso, que haya un buen peñón, sabe que usted puede contratar una compañía que se llama la Iglesia, que tiene una grúa bien grande y lo va a ayudar a levantar su casa y transportarla, y entonces ponerla bien sobre otro fundamento que va a ser más seguro para usted. Dios quiere que nosotros edifiquemos bien nuestras vidas, y de nuevo, como dije al principio, el éxito de ese proceso mis hermanos, va a depender en cómo nosotros verdaderamente aplicamos esas palabras que el Señor nos da y hacemos el esfuerzo por vivir de acuerdo a esas palabras. Aquí es donde viene el sermón del monte, to be continued.

Vamos a ponernos de pie mis hermanos y vamos a orar, al menos les quería poner el fundamento mis hermanos, ponerles la base, ¿dónde está tu casa?. Ok mis hermanos, no les estoy hablando de la casa a donde van a ir ahora, les estoy hablando de su vida, su corazón, miren mis hermanos a todos ustedes, cada vez que yo tengo la oportunidad de predicar una palabra como esta, yo no quiero sonar demasiado adornado, yo quiero predicar una Palabra que les haga sentido, que yo creo que esta Palabra tiene la validez, la eficacia para poder verdaderamente llegar ahí, si Jesús lo dijo por algo fue. Jesús le estaba hablando a miles de personas tal vez en esa colina, y aunque su énfasis estaba siendo más a sus discípulos, yo estoy seguro que el resto de las personas de alguna manera u otra les cayó lo que les tocaba.

A cada uno de ustedes que está aquí, esta Palabra le llega de acuerdo al momento, la etapa de vida en la cual usted se encuentra. Y yo le quiero decir esto, nunca es tarde para edificar en el fundamento correcto, nunca es tarde para edificar en el fundamento correcto. El arquitecto me dijo que después que uno construye y se da cuenta que hay algo mal en la fundación es bien difícil poder arreglar eso, técnicamente, estructuralmente hablando eso es bien difícil, es difícil también para nosotros, porque si hay cosas en nuestro fundamento que no están bien, fuf, hay muchas cosas que remover para poder llegar a ese fundamento y corregirlo. Es difícil pero no imposible, porque si el fundamento al cual estamos tratando de llegar es Jesús, Jesús se va a asegurar de que nosotros lleguemos ahí, Jesús se va a asegurar de dirigirte a ti a llegar a ese fundamento que Él quiere que tú tengas. Jesús se va a asegurar de que los diseños de la casa que tú estás haciendo se ajusten a Él como fundamento y no necesariamente a tus propios anhelos y deseos. Él sabe lo que quiere para ti, Él sabe lo que tiene para ti.

Así que Señor, basados en estas palabras, yo pido que cada uno de nuestros corazones puedan abrirse cada día más y más, a esa impartición que proviene de ti, que día tras día podamos prestar atención a Tus palabras y que a la misma vez podamos aplicarlas a nuestro corazón para vivir a la luz de cada una de ellas. Señor y esto lo digo en todo lo que somos como persona, nuestra forma de pensar, nuestra forma de hablar, nuestra forma de actuar, en todos los aspectos Señor Tú quieres que reflejen el carácter Tuyo, así que Padre en esta noche yo te ruego que ahora que hemos iniciado una charla acerca de estas cualidades, que en los días por venir Señor nuestros corazones se abran aún más, para estar sensibles a ti, sensibles a tu Voz y ver cómo podemos seguir ajustando nuestras vidas a la luz de Tus deseos, de Tu corazón para con el nuestro.

Bendice a cada uno de mis hermanos y hermanas Señor en esta noche, yo te pido que al ellos salir de aquí y prepararse para ir a sus hogares, que puedan salir de aquí alentados, confiados Señor, de que ellos están edificando su vida sobre ti que eres la roca firme, que si alguno de ellos está pasando por una etapa donde los ríos se están poniendo altos y los vientos están soplando bien fuertes, si tienen temor que esa casa pueda caerse, que ellos puedan recordar que Tú nunca los soltarás, ni en lo alto ni en lo bajo, en la calma o en la tempestad Tú siempre estás ahí, para sostenerles, para fortalecerles, que ellos puedan salir con su cabeza en alto por encima de cualquier situación, yo declaro muy bien como dice Tu Palabra, las aguas no nos anegarán, el fuego no nos quemará Señor, porque Tú estás ahí. Bendícenos al salir de aquí, llévanos a nuestros hogares con bien, con Tu protección y que esta Palabra pueda seguir haciendo eco en nuestros corazones aún durante el descanso de la noche, y mañana si así Tú lo permites que podamos levantarnos con nuevas fuerzas, nuevas energías para echarle mano a lo que el día de mañana pueda traer, gracias te damos Jesús, en Tu nombre, amén y amén.

Comentarios

 
 

Gracias le doy a Dios en primer lugar, por haber leído detenidamente este mensaje q le pusiste en el corazón de du siervo Omar. Gracias pastor Omar, porque ese mensaje vino a afirmarme más a la roca inconmovible. Que Dios lo continúe usando y bendiciendo a usted, a su fam. y a toda la congración Leon de Judá. Bendiciones Pastor Omar Soto.

 
 

Que bien poder escuchar esta palabra tan real y verdadera de Dios
para poderla aplicar en nuestras vidas. Gracias papito Dios y ayudame
a refigiarme en ti y poder crecer en ti. liliana Calvo

 
 

MUY BUEN SERMON FELICITO AL PASTOR ESA ES LA VERDAD DE LA QUE LA BIBLIA HABLA TAL PARECIERA QUE HUBIERA ESTADO CON CRISTO CUANDO EL LO DIO, MUCHAS BENDICIONES, HERMANA AIDA, IRIS Y KEILA, GRACIOAS SEAN PUES MUY BENDECIODOS.

 
 

DIOS le bendiga por su palabra ha sido de mucha bendicion para mivida gracias

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato