Carmen Samano: Imposible para el hombre…posible para Dios

Posted in Testimonios
[]

Este testimonio es acerca de dos hermanas que crecieron teniendo una relación muy especial, se amaban mucho y eran inseparables. Cuando eran pequeñas, en ocasiones especiales su mamá las vestía iguales. Al principio no les gustaba la idea pero poco a poco se fueron acostumbrando. Ellas compartían todo y tenían muchas cosas en común. Tenían una bella relación. Cuando crecieron fueron bendecidas de ir a trabajar para la misma compañía.

Pero en un momento de sus vidas algo sucedió que las fue separando poco a poco y la relación entre ellas fue cambiando. La hermana mayor comenzó una relación con alguien que no era un buen hombre. Ellos tuvieron muchos problemas en su relación. De esta relación nacieron dos niños, un varoncito y una mujercita. Los niños sufrían mucho por la situación en la que vivían. La hermana menor vivía angustiada porque ella sabía como estaban sufriendo sus dos sobrinitos. Después de un tiempo las dos hermanas tuvieron una confrontación y se dijeron palabras duras e hirientes. A consecuencia de esto vino una larga separación. Una separación de dos hermanas que se amaban tanto y que crecieron teniendo una relación tan especial.

La hermana mayor cada día se apartaba más de su familia y de Dios. Ella finalmente cortó toda relación con sus padres. A pesar de todas las cosas que habían pasado, la hermana mayor continuaba trabajando en la misma compañía que su hermana menor, pero ella evitaba tener cualquier contacto con ella.

La hermana menor se casó con un ministro y después de pastorear por un tiempo, la hermana menor y su esposo fueron llamados para ir al campo misionero. El esposo estaba muy contento, emocionado y a la misma vez se sentía inmerecedor de tan grande bendición. El quería que su esposa se sintiera tan feliz como él. Pero en el corazón de ella había mucha tristeza porque no había podido hablar con su hermana mayor por varios años. En mucha ocasiones intentó acercarse a ella, pero sin ningún resultado.

La hermana menor comenzó a orar para que Dios le concediera la oportunidad de hablar con su hermana y pedirle perdón, para así ella poder unirse a la felicidad de su esposo y el llamado al campo misionero. Estaba implorando por algo que en nuestras mentes es imposible de obtener. Pero ella sabía que le servía a un Dios Todopoderoso, quien podía mover montañas y tornar lo imposible, en posible.
Para la hermana menor la sanidad de la relación con su hermana era muy importante y también que su hermana mayor hiciera la paz con sus padres. Ella sabía que pronto partiría con su esposo irían a un país muy lejos de los Estados Unidos y de sus padres. Le partía el corazón dejar a sus padres con la tristeza y el vacío de tener a sus dos hijas muy lejos de ellos.

El tiempo de irse para el campo misionero se acercaba y nada pasaba, pero un día de la última semana que a la hermana menor le quedaba en los Estados Unidos, pasó lo que tanto ella le había pedido a Dios. La hermana mayor que antes había rechazado todo intento de reconciliación se acercó a la hermana menor. Entre lágrimas se abrazaron y se besaron. Se pidieron perdón e hicieron las paces entre ellas. Luego las dos juntas fueron a hablar con sus padres y ellos también lloraron y se abrazaron. La reunión se tornó en una ofrenda de alabanza a Dios que había hecho posible la sanidad de la familia.

Si tú tienes una hermana o un hermano o cualquier otro familiar con quien no has hablado en mucho tiempo y con quien la relación se ha deteriorado, por argumentos y palabras duras e hirientes, llévalo en oración a Jesús. Quizás no te conteste en el momento que tú quieres pues Él sabe exactamente el cómo y el cuándo del milagro de la restauración. Como yo lo hice, confía en Él.

Yo soy esa hermana menor, Carmen. Y Mary es la hermana mayor. Yo he compartido estas palabras contigo desde lo profundo de mi corazón para que tú también puedas disfrutar la sanidad, amor y bendición de Dios. Así como Él hizo con nosotras, Él lo puede hacer por ti.

Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible. Mateo 19:26

Comments

 
 

Hermana en CRISTO su testimonio de la restauracion de su familia a tocado lo mas profundo de mi corazon les ruego oren por mi familia pues estamos todos separados .A DIOS sea la gloria ytoda la honra.

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options