Sermones

Sermón clásico 6011: Cubiertos por su justicia

Vamos al Salmo 103, hermanos, versículo 6. Ustedes recordarán que estamos analizando y estudiando este salmo 103 que siento claramente que el Señor nos ha dado para nuestro enriquecimiento, para nuestra edificación. Hoy yo espero concluir el estudio de este Salmo 103 con el versículo 6. Y vamos a comenzar con el versículo 1 y llegar hasta el versículo 6.  Leer Mas »

Sermón 7 de octubre 2009: Mi fe es como mi radio...

Algo que el Señor ha puesto en mi corazón y yo no se cuantos de ustedes estuvieron aquí el domingo en el segundo servicio. A ver, por muestra, hermanos ¿cuántos de ustedes escucharon el mensaje del segundo servicio? Amén. Okay, muy bien, muy bien.  Leer Mas »

Sermón 4 de octubre 2009: Apriétanos las tuercas

La palabra que quiero compartir va muy a tono con lo que nuestra hermanas Gloria estaba exhortando en esta mañana, y es simplemente un sermón que yo voy a llamar un sermón profético y se titula “Apriétanos las tuercas”, qué les parece? Vamos a ponerle así, Apriétanos las tuercas. Está en Segundo de Crónicas Capítulo 20, y digo que es un sermón profético, una palabra profética porque saben cómo yo a veces lo único que tengo, casi como un versículo, un par de frases en la mente y hasta escribí unas notas y no sé donde están.  Leer Mas »

Sermón clásico 6047: Encuentro en alta mar

Vamos a buscar, en el Evangelio según San Lucas, capítulo 5, vamos a tomar los versículos del 1 hasta el 11. “Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud.  Leer Mas »

Sermón 4 de octubre 2009: Creer a los profetas

Vamos a la palabra del Señor. Segundo de Crónicas capítulo 20 y vamos a donde el Señor nos lleve ahí en ese capítulo. Vamos a comenzar. Una palabra de Dios que siento es una palabra profética, lo digo con mucha deliberación y peso, es una palabra profética de Dios.  Leer Mas »

Sermón 30 de septiembre 2009: Busca al sanador, NO a la sanidad!

Señor, porque te abres, siendo nosotros, Padre, el polvo de la tierra. Pero te amamos Señor y sentimos Tu amor. Señor, sentimos tus caricias, sentimos tus cuidados, sentimos Tu amor, sentimos Tu sonrisa, sentimos Tu presencia. Padre sea la razón que nos llevo aquí, sobre todo amamos esto: estar cerca de Ti, saber que Tu ojo se descansa sobre nosotros, sobre nuestros corazones sentir Tu mano, Señor sobre nuestras vidas y no hay cosa que se compare, Maestro.  Leer Mas »

Sermón 27 de septiembre 2009: Dar sin miedo

Hermanos, nos queda algo muy especial ahora. Nuestra hermana Patricia Sobalvarro nos bendijo esta mañana con un mensaje precioso salido del corazón y del espíritu y yo le dije "Mira," el plan no era que ella predicara en la tarde, pero le dije: "Patricia tienes que compartir ese mensaje de nuevo," y ella muy siempre bien dispuesta me dijo: "Está bien, Pastor, así lo voy a hacer". ¡Qué bueno que se desarrollan esos nuevos predicadores y predicadoras! Gloria a Dios.  Leer Mas »

Sermón clásico 6046: El mejor médico de todos

Evangelio según San Marcos Capítulo 5. Vamos a leer comenzando con el Versículo 21 hasta el versículo 34. Vamos a meditar un momento sobre esta mujer tan especial, llena de fe: toca el manto de Jesús y recibe sanidad y salvación.  Leer Mas »

Sermón 23 de septiembre 2009: Meditar en la palabra de Dios

Hay algo que el Señor me movió a compartir con ustedes hoy y yo creo que es algo muy especial y quiero decirles, mis hermanos, yo quiero animarles. Yo quiero animarles a que ustedes puedan seguir sacando estos tiempos los miércoles, yo lo creo en mi corazón que Dios está haciendo algo especial en estos momentos.  Leer Mas »

Sermón 16 de septiembre: Uno de los pocos

Cada uno de nosotros somos uno de los pocos. Y ¿Qué significa esto de ser uno de los pocos? Bueno, por un lado puedo decir que significa que uno no es parte de la multitud, que uno no es parte de la muchedumbre o como yo diría, bueno no lo voy a decir, uno no es parte del bonche ahí afuera, del montón, exacto, esa es la palabra, uno no es parte de la población en general, sino que uno es parte ya de un grupo distinto.  Leer Mas »