Sermón 17 de septiembre 2017: Gedeón, símbolo de la vida pentecostal

A propósito de Sermones
[Dr. Roberto Miranda]
  • Presenter: Dr. Roberto Miranda
  • Fecha: September 17, 2017
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Quiero terminar con la ayuda del Señor esta serie de mensajes sobre vida en el Espíritu, vida en el Poder del Espíritu Santo, vida llena de la energía divina, vida no vivida en nuestras propias fuerzas sino en el Poder de Dios, cómo vivir esa vida pentecostal, cómo entrar en acceso a la unción y la llenura del Espíritu Santo, cómo tocar esa fuente de poder que es el Espíritu de Dios y hacer creyentes efectivos que vivan victoriosamente la vida cristiana.

Terminando con esta serie, ya cerrando, quiero tomar un personaje que para mí ejemplifica muchos de los temas que hemos discutido, que hemos tratado acerca de la vida llena del Espíritu y quiero remontarme al Antiguo Testamento porque como les he dicho antes, una de las cosas de esta serie, hemos visto que en realidad, la visitación del Poder de Dios, la vida llena del Espíritu no es un tema que se inicia en el Libro de Hechos ni en el día de Pentecostés, es un tema y un proceso que se da desde la primera página de la Escritura yo diría, porque uno ve al Espíritu Santo ahí en el comienzo mismo de la creación posándose sobre la materia inerte, informe y creando vida, y dando estructura como hace el Espíritu Santo con nosotros cuando entra en nuestra vida.

Así que hemos visto que el Espíritu siempre ha estado presente y hemos visto que los grandes hombres y mujeres de Dios llevaron a cabo sus grandes hazañas porque el Espíritu de Dios les visita y los llena con la dotación que necesitan para llevar a cabo la obra que ellos requieren.

Quiero usar a Gedeón como un ejemplo de lo que es la vida llena del Espíritu Santo, con todos sus diferentes temas que los vamos a ver en un momentito y yo espero tener oportunidad porque son tantos, por lo menos tocar algunos y reforzar, la idea es resumir y reforzar algunas de las cosas que ustedes ya han escuchado.

Esta mañana leía el New York Times un momentito, siempre me gusta ponerme al tanto de las noticias, y ahí encontré un artículo sobre un hombre que se llama Jack Philipps, y Jack Philipps es un confeccionador de pasteles, en el caribe decimos bizcochos, un pastelero de cierto grado de destreza. Él tiene una pastelería, una repostería también se diría, muy lograda en Colorado, y Jack Philipps hace un tiempo atrás se negó a hacer un pastel para una boda gay, una boda de una pareja de homosexuales debido a sus sinceras creencias religiosas cristianas, él sentía que al él confeccionar este pastel que para él es una obra de amor y de arte estaba implícitamente entrando en algo que él no podía reconocer siendo un cristiano de esas convicciones, y él se negó, y por esa razón esta pareja de homosexuales lo demandó, lo sometió a la justicia, y una corte inferior de Colorado decidió que él estaba violando los derechos de esta pareja, y este caso ha ido subiendo en las cortes hasta que ahora va a ser auditado y escuchado por la Corte Suprema de Estados Unidos.

Y su vida, la vida de este hombre pastelero ha alcanzado una prominencia nacional, y este ser relativamente ordinario aunque muy talentoso se ha convertido en un símbolo poderoso de la creencia cristiana y de las batallas espirituales que actualmente se están librando en esta nación, hasta el punto de que el New York Times y muchos, muchos medios de comunicación han perfilado este caso y lo han difundido. Un ser humano ordinario se ha convertido en un símbolo poderoso de la creencia cristiana y ha servido para confrontar a esta nación.

Usted puede pensar cualquier cosa de si él hizo lo correcto en negarse así tan abiertamente ante esta gente, si debió abordar el problema de otra forma o cualquier otra cosa, usted puede pensar diferente en esa área pero lo importante es que él en su corazón sintió que sí lo tenía que hacer y esto ha llevado a ser un portavoz de la fe de muchos de nosotros que creemos igual que él.

Gedeón es una figura similar sólo que en la Escritura porque Gedeón como Jack Philipps era un hombre insignificante en su nación y muy tímido como vamos a ver, y se convirtió en un poderoso instrumento en las Manos de Dios para liberar a una nación de la opresión de sus enemigos. La narración de Gedeón resume muchas de las cosas relacionadas con la vida llena del Espíritu, como he dicho, que hemos estado discutiendo.

Yo quiero ir así de momento al pasaje mismo, capítulo 6 de Jueces, donde se nos habla acerca de la trayectoria de este hombre Gedeón, y el pasaje comienza en el capítulo 6 diciendo que: “Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y Jehová los entregó en manos de Madián” enemigos acérrimos de Israel durante 7 años y la mano de Madián prevaleció contra Israel. Israel en los tiempos de David había imperado, había tenido superioridad sobre Madián y los filisteos, y otros grupos parecidos, pero ahora debido a su abandono de Dios y de su práctica de la idolatría que rechazaba precisamente al Dios que les había dado el poder, les había entregado la tierra que ellos habitaban, como consecuencia de esto habían perdido efectividad y ahora eran dominados por aquéllos que en un sentido gobernaban y tenían superioridad militar y política sobre ellos, y ese es el patrón de la vida de una nación cuando se sale de la Voluntad de Dios, cuando no opera en la dotación de Dios, y cuando rechaza a Dios viene muchas veces el sufrimiento, la inferioridad nacional, sobre todo cuando una nación ha sido una nación que se ha destacado, aunque no perfecta, pero sí por ser una nación temerosa de Dios como lo ha sido esta nación, Estados Unidos.

Muchas otras naciones quizá nunca tuvieron la unción que ha tenido esta nación y el perfil espiritual que ha tenido esta nación pero Estados Unidos es una nación que desde sus albores mismos, desde sus comienzos eran como los israelitas, y así se veían los puritanos peregrinos que vinieron de Europa a fundar esta nación, que ellos amasen, bueno, quizás entendieron un poquito de que Dios tenía algo especial para ellos al venir a Estados Unidos, a lo que era simplemente el nuevo mundo como ellos lo llamaban.

Pero como los israelitas, esta nación también se ha apartado de Dios y esto no es lo que me concierne a mí ahora mismo, sino que es interesante que esta nación de Israel que había sido poderosa en Dios, al abandonar a Dios por otros dioses ahora se encuentra sometida a presión y viviendo una vida mas bien a la defensiva porque dice aquí que los israelitas “se hicieron cuevas en los montes y cavernas”, versículo 2, “y lugares fortificados, pues sucedía que cuando Israel había sembrado subían los madianitas y amalecitas, y los hijos del oriente contra ellos, y los atacaban” y no dejaban nada, como una plaga de langostas se lo llevaban todo, Israel ahora está viviendo a la defensiva en vez de a la ofensiva, y claman al Señor.

Y este es un patrón que se repite una y otra vez en la historia de Israel, la bendición de Dios, prosperidad sobre la tierra, prosperidad nacional, viene el comfort, viene el descuido, viene el pensar que, ah.

Esta semana hablaba con una joven del ministerio, bueno, una joven de León de Judá y Dios usó una conferencia que yo tuve con ella, una entrevista, y vino con una gran necesidad, y Dios la ha bendecido en una manera muy especial en términos profesionales, y nos vimos esta semana un momento para ponernos al día y ella me dijo acerca de, y ella me dice: cuando yo estoy apretada busco de Dios y ahora que Dios me ha bendecido de esta manera pues siento que lo he dejado un poco, que ya no soy tan fiel de venir a la Iglesia y estas cosas, y entonces aproveché ese momento para hablar con ella acerca de esa parte porque ella está en proceso de conocer más de Dios en su vida y cambiar su mente, una mente muy lograda en términos seculares, pero, la idea es esta, que es el patrón humano.

Muchas veces cuando Dios nos bendice comenzamos a pensar: ah, eso es natural, fue, yo lo alcancé por mi destreza, preparación y nos olvidamos. Cuando estamos con el agua al cuello entonces nos convertimos en unos gigantes espirituales, e Israel tenía ese patrón porque es la naturaleza humana misma, este sentido de suficiencia cuando todo está bien, y nunca debemos hermanos dejar de reconocer que todo lo que tenemos viene de Dios. No solamente busquemos del Señor cuando estamos apretados sino cuando está todo bien en bonanza, entonces es cuando más tenemos que bendecir al Señor y servirle, y darle, y honrarlo.

Israel busca de Dios, clama a Dios, se arrepiente, pide perdón y el patrón se repite, Dios escucha y prepara la liberación, pero antes de la liberación viene la confrontación, y Dios envía un profeta que les habla y les lee la cartilla, y les dice: Yo los he bendecido y sin embargo ustedes me han abandonado. “Yo los libré de manos de los egipcios”, versículo 9, a los cuales eché de delante de vosotros, y os di su tierra, y os dije: Yo soy Jehová vuestro Dios, no temáis a los dioses de los amorreos” etc.

¿Qué hay aquí? antes de la liberación tiene que venir confesión, reconocimiento, si Dios va a bendecir esta nación, bendecir tu vida lo primero que tenemos que hacer es reconocer nuestros pecados, preparar la tierra. Dios tiene que pasar primero como un médico que antes de poner la medicina limpia la herida, porque si pone medicina sobre una herida infectada no va a servir pada nada, y nosotros tenemos que entender esto.

Es importante que nosotros alertemos a la gente cuando están buscando de Dios, están buscando liberación en una forma bonita, poderosa, pero también tenemos que confesar nuestros pecados. Si queremos que Dios nos bendiga tenemos que expresar arrepentimiento, limpiar la casa, tenemos que purificarnos, Dios quiere hacer algo grande, poderoso en esta Congregación y nos está diciendo: Santifíquense como le dijo a Josué antes de entrar a Canaán, santifícame al pueblo, circuncídese todo hombre, prepárese toda mujer porque Yo voy a hacer grandes cosas entre ustedes y así dice el Señor a esta Congregación, Dios quiere hacer grandes cosas pero tenemos que purificarnos y esa Palabra la dirijo a todos los que estamos aquí hermanos: los nuevos, los antiguos, los que están más avanzados en las cosas del Señor, los que están apenas comenzando, Dios quiere que nos santifiquemos ¿amén? Dios quiere enviar Su Palabra profética a nuestras vidas y nos dice: pueblo, prepárate, limpia tu vida porque Yo quiero hacer grandes cosas dentro de ti.

Entonces Dios envía a este profeta, le habla al pueblo y entonces comienza su proceso de liberación, y encuentra a un joven que estaba precisamente ejemplificando lo que los hebreos están viviendo. Gedeón está metido en una cueva escondido de los enemigos para que no lo vean, trillando trigo para poder retener lo que él ha preparado para que su familia pueda comer porque así ha sido reducido este pueblo de Israel, él encarna los sufrimientos de su propia nación, y allí se le aparece un ángel de Jehová, lo llaman una teofanía, es una manifestación poderosa que Dios usa en momentos muy escogidos, y se le acerca a Gedeón, y le habla acerca de los propósitos que él tiene.

Dice él versículo 11 que: “vino el ángel de Jehová, y se sentó debajo de la encina que está en Ofra, la cual era de Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas. Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente.” El ángel le declara a Gedeón: Gedeón, el Poder de Dios habita en tu vida.

¿Y qué hace Gedeón? en vez de decir: oh gracias Señor, gloria a Dios, ¿qué quieres que yo haga? Gedeón le responde con una respuesta ahí quejumbrosa y le dice: “ah Señor mío si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido esto?” una acusación mas bien en vez de reconocer que la culpa no es de Dios sino del pueblo hebreo.

Cuando el Poder de Dios no se manifiesta en nuestras vidas o en una Iglesia no es porque Dios ha fallado en Sus promesas, es porque generalmente nosotros no hemos podido obtener todo el beneficio de las promesas de Dios, no hemos hecho todo lo que está de nuestra parte para ello.

Aquí se inicia uno de los temas de la vida pentecostal. Gedeón es un héroe muy poco probable, Gedeón es un héroe muy inadecuado para lo que se requiere y esto está puesto allí para que nosotros recordemos: uno de los grandes temas de la vida pentecostal es que no es con espada ni con ejército como dice la Palabra sino con Mi Espíritu dice el Señor.

¿Por qué Dios escoge un hombre como Gedeón? porque precisamente se hace claro que este no es el hombre que por su propia fuerza, y Dios escoge así siempre, uno lo ve siempre a través de la Escritura.

Dios escoge a David cuando David ni siquiera figura en los planes de su papá como uno de sus hijos que posiblemente puede llegar a algo, he’s not likely to suceed como dicen en la escuela superior, escoge a Gedeón por esa misma razón. Envía a Jesús dice sin atractivo para que nadie lo desee ni se gloríe en él, escoge a una Ruth pagana que no es miembro de ninguna tribu de Israel, Dios siempre escoge a los héroes poco probables y eso nos debe dar a nosotros ánimo porque, si tú te sientes un héroe poco probable tú eres el mejor candidato para que el Poder de Dios se manifieste a través de tu vida.

Si tú nunca has ido a la escuela y no has obtenido un grado universitario Dios puede usarte. Ahora si lo tienes, gloria a Dios, pero tienes que saber que no es por ese grado sino por el Poder de Dios en tu vida que puede tomar tus conocimientos y prenderles fuego, y hacer cosas grandes a través de ello.

Pero una de los grandes temas de la vida pentecostal es eso, el que nosotros desde nuestras propias fuerzas no podemos hacer nada. Gedeón si usted lo mira desde su perspectiva emocional es un hombre tímido, quejumbroso, que continuamente duda, que Dios continuamente le está dando señales de Su favor y de Su respaldo y es como que no aprende, y eso es algo típico de la temática pentecostal en la Escritura de la visitación del Poder de Dios.

Moisés es un hombre que al principio vemos lleno de vida, lleno de fuerza, tanto que mata a un egipcio creyendo que va a haber una revolución a través de él y se va a prender en fuego revolucionario el pueblo hebreo y luego mete, sale huyendo, cuarenta años en el desierto fracasado, y cuando Dios lo encuentra lo visita con Su Poder, una manifestación milagrosa de Su Presencia, Moisés responde con: no, no puedo, no sé, no puedo hablar en público, no tengo experiencia, ¿y qué si los judíos a los que yo les voy a hablar me rechazan? ¿y qué si el faraón se molesta conmigo y me manda a cortar la cabeza? y Dios se molesta con él.

Porque es una temática y aquí vemos que cuando Dios envía al ángel le dice: el Señor está contigo hombre poderoso. Gedeón no puede creer que se refiera a él, él dice: yo soy el más pequeño de mi familia, mi familia es la más pequeña de mi tribu y mi tribu es la más pequeña de Israel ¿cómo Tú me vas a usar a mí?

Mi hermano yo les animo en el Nombre del Señor a que ustedes sepan siempre: no importa en qué situación tú te encuentres, Dios y tú son mayoría, Dios y tú son más que suficientes. No importa lo que tú estés pasando en este momento en tu vida, Dios te dice: Puedes salir adelante porque con Mi Poder en tu vida tú puedes hacer la obra, tenemos que creer eso hermanos, tenemos que creer eso.

Yo les digo que eso es lo único que a mí me sostiene en mi vida espiritual y ministerial, es el creer que el Poder de Dios está conmigo y que no es por mi fuerza, no es por nada que yo pueda hacer, ni siquiera por mi fortaleza emocional porque muchas veces no la tengo sino por el Poder de Dios dentro de mí, y esa es la clave de la vida pentecostal.

Es una vida que tú vives casi como si te estuvieras viendo a ti mismo vivirla porque muchas veces tus emociones no te van a acompañar, tu sentido de afirmación personal no va a estar contigo, tú vas a pensar: ¿cómo yo me atrevo a hacer esto? pero tú lo haces en el Nombre del Señor, tú te lanzas y Dios está allí para encontrarte en el camino.

No temas de lo que tienes por delante, no importa cuán grande sea el mar que está frente a ti, si Dios te dijo: Pasa, pasa en el Nombre del Señor y el mar se abrirá delante de ti, ese es el gran tema de la vida pentecostal. Dios nos llama a hacer cosas imposibles que están fuera del resume, pero con Cristo dentro de nosotros nosotros podemos llevarlo a cabo.

Ustedes recuerdan la historia del Libro de los Hechos cuando el Señor presto para subir en Su ascención le dice a los discípulos: Vayan y discipulen a las naciones pero no salgan de Jerusalén hasta que ustedes no hayan recibido poder de lo alto.

La vida cristiana hermanos, la vida efectiva, porque Dios nos llama continuamente a hacer cosas que están fuera de nuestra capacidad, pero esa vida tiene que ser vivida no en nuestras fuerzas personales sino en la fuerza que Dios nos da. Y el Señor así mismo le dice a los discípulos ¿no? recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo y me seréis por testigos en Jerusalén, en Samaria y hasta lo último de la Tierra.

Entonces Gedeón no cree que Dios puede usarlo dadas sus capacidades limitadas y se desata un diálogo, y este diálogo también nos recuerda que es con el Poder de Dios que nosotros tenemos que aceptarlo, recibirlo, declararlo, confesarlo, movernos por fe en él.

En el versículo 14 cuando Gedeón le responde en una manera negativa al ángel, dice el versículo 14 que: “Y mirándole Jehová le dijo: Ve con esta tu fuerza y salvarás a Israel de la mano de los madianitas”. Yo veo aquí un momento de impartición, siempre lo he visto de esa manera. Hay dos momentos de impartición de poder en la vida de Gedeón y uno de ellos es este momento.

Yo creo que en esa mirada del ángel, “y mirándole el ángel le dijo”, cuando se cruzaron las miradas de Gedeón y el ángel fue como que la vida de Dios penetró en la vida de Gedeón y esa mirada divina fue una mirada de comisión de Poder del Espíritu Santo, por eso es que el escritor da ese detalle “y mirándole el ángel le dijo” ese fue el momento de transferencia yo creo, y ese otro momento donde el ángel le dice: “¿No te envío Yo?”, hay una impartición allí.

Cuando Dios nos envía Dios nos capacita, recuerde eso siempre, si Dios te ha dado una tarea Él está comprometido contigo. Si tú eres madre o padre Dios te ha dado hijos para que tú los levantes en el temor del Señor, Dios te da la capacidad para ser un buen padre, una buena madre. La parte tuya es comer de la Palabra del Señor, dar de tu tiempo para discipular a tus hijos, vivir una vida que sea ejemplar en todo lo posible delante de ellos, que tu hogar sea un hogar próspero para la Palabra de Dios, buena tierra, y tú tienes que decir cada día: Padre, yo recibo de Ti mi porción para ser el mejor Padre que Tú quieres que yo sea.

Si tú eres maestro en una escuela de la ciudad de Boston y no te sientes que tienes la fuerza para hacer lo que tú tienes que hacer necesitas revestirte del Poder de Dios cada día y necesitas decir: Señor hoy yo me levanto, y creo que Tú me das todo lo que yo requiero para este día, y tienes que lanzarte creyendo eso porque el ángel de Dios está sobre tu vida, el Poder de Dios está en ti.

El ángel le dice a Gedeón: Jehová está contigo varón esforzado y valiente. Gedeón no sabía que él era un hombre esforzado y valiente, quizás miró alrededor y dijo: ¿dónde está ese hombre a quien le están hablando? pero el Señor lo veía de esa manera y nosotros tenemos que vernos como Dios nos ve no como el mundo nos ve, es más nosotros no tenemos que vernos como nos vemos a nosotros mismos.

Dios muchas veces da una Palabra, dice la Biblia que Dios llama a las cosas que no son como que son ¿amén? y nosotros tenemos que creer eso, tú estás preñado con la vida de Dios mi hermano, mi hermana aunque no lo sepas. Hay mujeres que salen encinta y no lo saben hasta dice meses después, yo no sé cómo es eso pero han habido muchos casos de esos supuestamente.

Hay muchos cristianos que están inseminados con el Poder de Dios y sin embargo caminan como si fueran unos mamarrachos por ahí todos descuidados. Hermano, recuerda que tú caminas con el Reino de Dios encima de ti, dentro de ti, el Señor habita en tu vida. El Espíritu que Dios nos ha dado es un Espíritu de poder, de victoria, de gran efectividad para vivir la vida, el problema está en que muchos de nosotros no lo sentimos, no lo cultivamos, no lo creemos.

¿Sabe que hay mucha controversia acerca de qué constituye el Bautismo del Espíritu Santo? y yo he investigado y he leído mucha teología alrededor de esto, y he observado yo diría literalmente miles de personas a través de los años, y yo diría que la llenura y la efectividad en la vida cristiana no depende de los artefactos y ¿cómo se llama esto? los accesorios, por eso es que esta hermana aquí, mi esposa, me, ella está ahí siempre ayudándome, mi respaldo, accesorios, gracias, los accesorios; como mujer ella sabe lo que son accesorios ¿verdad que sí? los accesorios de la vida en el Espíritu.

¿Saben qué hermanos? los accesorios, nosotros a veces nos quedamos atorados en esto de las lenguas y de esto y de lo otro, al final de cuentas hermano yo he visto gente llena del Poder del Espíritu Santo, francamente le digo: nosotros todos podemos hablar en lenguas y yo hablo en lenguas más que todos vosotros como dice Pablo en un sentido, pero no está en que tú dances al frente del servicio y se te caiga el moño o que te tires al piso, todo eso es muy lindo, muy hermoso, pero en última instancia una vida efectiva en el Poder del Espíritu Santo depende de que ese individuo crea que lo tiene y que viva como si lo tiene, y que lo use y lo afirme, y lo confiese, y lo practique, ahí es donde está la clave.

Y que un día en un momento dado diga: esto es mío, lo recibo, lo tengo y ahora me muevo en ese Poder de Dios que habita dentro de mí porque el Poder de Cristo está dentro de mí, y si el Poder de Cristo está dentro de mí yo tengo todo el Poder del Reino de Dios, entonces muévete en ese poder. Aunque no lo sientas muévete en el Poder de Dios, vive esa vida pentecostal. Asústate a ti mismo emprendiendo cosas que cuando tú te veas en medio de ellas digas: ¿cómo me metí yo en este lío? y Dios te sacará siempre hacia adelante.

Yo creo que la vida cristiana debe vivirse en déficit, siempre tú emprendiendo más de lo que crees que tienes, y entonces vas a descubrir que el Poder de Dios simplemente se aumenta. Yo siempre digo, el Poder de Dios es x + 1, x siendo lo que tú necesitas, el resto que tienes por delante y nosotros podemos vivir una vida o de escasez o de suficiencia, todo depende de nosotros.

Los dos espías, todos tenían la misma unción inicial, pero diez de ellos escogieron mirar a las circunstancias, ver los gigantes alrededor de ellos, ver la tierra que se tragaba a sus habitantes, ver a los enemigos que eran mucho más grandes que ellos, ver la poca experiencia militar que ellos tenían, pero dos, Josué y Caleb dijeron: si Dios está con nosotros nos los vamos a comer como pan y habrán dicho: y un poquito de mantequilla encima también ¿sabe? ellos tenían confianza de que Dios estaba con ellos, y por eso los otros murieron y solamente dos de ellos entraron a la Tierra Prometida, Josué y Caleb, toda esa generación pusilánime se quedó enterrada en el desierto.

Mis hermanos, es el tú creer, confesar, resuelve ese problema ya. Yo creo que debe haber un momento de crisis, sí, en la unción del Espíritu Santo, así como tiene que haber un momento de crisis en el momento de recibir a Cristo como Señor y Salvador. Siempre he dicho, mucha gente no sabe, usted le pregunta: ¿tú recibiste a Cristo? sí, pero eso es algo general, eso le vino por osmosis, porque van a una Iglesia evangélica y ya uno asume que es evangélico y su mamá era pentecostal, y ella también asume lo mismo, pero no ha habido un momento en que la pregunta es: sí pero ¿tú invitaste a Jesús a entrar a tu vida como Señor y Salvador, lo recibiste, lo confesaste?

Como dice Él ¿no? Yo estoy a la puerta, si alguno escucha y abre la puerta. Nosotros tenemos que abrir la puerta a la llenura del Espíritu Santo, tiene que haber ese momento, y yo le digo a la gente: mira puede ser en la Iglesia, puede ser en un retiro, puede ser en un momento de adoración, puede ser cuando alguien te imponga la mano, puedes ser tú solo sentado en el inodoro, perdone que sea así franco, donde sea pero en ese momento Dios puede venir y llenarte con Su Espíritu porque Dios no habita en el mundo físico, Dios habita en el mundo espiritual, las circunstancias humanas eso es lo de menos, es lo que pasa dentro de tu espíritu.

En esa habitación virtual del espíritu allí es donde Dios hace la obra y allí es donde, cuando tú creas y resuelvas ese problema, y esa controversia, es donde el Señor va a decir: Okay esto es lo que estaba esperando que tú apretaras el acelerador y cogieras y te movieras, eso es lo que Dios quiere para ti. Yo le pido en el Nombre del Señor a Él que cada miembro de esta Congregación sienta que ha llegado ese momento en su vida de decir: Espíritu Santo hoy te recibo, hoy me lleno de Ti, hoy ya dejaré de pedirte y voy ahora a moverme en Tu Poder.

Gedeón ya tenía lo que necesitaba, él era ya, por la dotación de Dios y por la escogencia de Dios, él ya era un poderoso y valiente soldado del Reino de Dios, un general mas bien, pero él necesitaba ahora entonces creer eso y moverse en esa dotación de poder.

No nos dice que él hiciera esto, que hiciera lo otro y hemos visto eso en varias ocasiones, en el caso de Saúl Dios lo toca y mire usted qué interesante. En el caso de Saúl, Samuel lo unge y entonces le dice: vas a caminar y cuando vayas a cierto lugar vas a encontrar hombres de Dios y entonces Dios te cambiará tu corazón en un momento dado, y después de eso sí, Saúl entra en los dones y profetiza, y alaba al Señor, no sabemos qué quiere decir que él profetizó. Puede ser que simplemente comenzara a declarar la grandeza de Dios, comenzara a hablar como uno de esos profetas acerca de lo que Dios hace y a glorificar el Nombre del Señor, eso es lo que dice la Palabra cuando habla de profetizar en esa manera, profecía es muchas cosas.

Profecía es una palabra exacta, precisa en el momento para una persona o una situación especial pero también puede ser la declaración de la Voluntad activa de Dios. Hubieron profetas que nunca entraron en la parte predictiva pero profetizaron también en el Nombre del Señor.

El caso es que pueden haber diferentes maneras, el caso de David Samuel lo unge y no nos dice más nada, es más, yo creo que simplemente derramó aceite sobre su cabeza y David siguió en su mundo de lo más tranquilo, de lo más bien, pero ya el Espíritu del Señor estaba sobre él, él estaba preñado ya. No lo sabía, pero tenía una unción especial, y en el momento dado cuando David escucha a este gigante ese Poder de Dios que está dentro de él se despierta y se levanta, y entonces el Poder de Dios entra en acción cuando él derriba al gigante.

Dios tiene cosas para ti, Dios tiene una dotación especial que está dentro de ti. El problema de mucha gente en nuestra Congregación y en tantas otras congregaciones es que no entienden lo fácil que es, y lo difícil que es en otra manera, pero todo está en el individuo que crea que lo que Dios ha prometido y ha declarado en Su Palabra es cierto y que entonces comience a moverse en esa dotación.

Tu Iglesia dice por ejemplo: vamos a evangelizar, vamos a ir a las calles, no pienses tanto en el temor que está dentro de ti, no pienses en lo amenazante que puede resultarle a tu mente que tú vayas y le digas a alguien: mira tengo una Palabra para compartir contigo acerca de Jesucristo y que te rechacen; mira mas bien la promesa de Dios de que “no serán avergonzados cuantos en Él confían” y lánzate en el Nombre del Señor.

Si hay un llamado de parte de tu Congregación: necesitamos maestros para trabajar con los niños, con los jóvenes, ¿sabe cuánta necesidad hay ahora mismo en el ministerio de I Wanna? necesita mucha gente porque están creciendo y Dios está usando ese ministerio en maneras muy poderosas, muy especiales. Hay decenas de jovencitos y jovencitas que están deseosos y apetitosos de la Palabra del Señor, ¿qué ministerio más estratégico que algo así?

Pero hay gente en la Congregación que Dios necesita. Quizás tú estás pensando: no, yo no soy bueno con los jóvenes, no conozco bien de la Biblia, tú tienes que atreverte. Y hay otros que están aquí, son maestros en las escuelas, una cantidad de cosas, quieren ser usados por el Señor grandemente, pero mas bien pensamos en que: no tengo tiempo, no tengo energía, yo me canso y llego a la casa tarde, yo trabajo con muchachos en el día para qué meterme muchachos en la noche también, usted puede poner veinte mil excusas.

¿Y qué pasa entonces? que lo que Dios ha dicho que usted es, quizás Dios ha dicho: tú eres un maestro, tú eres un discipulador de jóvenes, Yo quiero hacer algo especial para ti y en ti, pero si ese Poder de Dios si tú no lo confiesas con tu boca y te mueves en él por fe como tomarte dos aspirinas, simplemente te las tomas porque tú sabes que van a tener un efecto, y tú haces lo que tienes que hacer el efecto se va a quedar dentro de ti, se va a quedar estancado.

Gedeón necesitaba creerle a Dios y Dios le dijo: Ve con este poder que tú tienes, yo te digo así mismo mi hermano, mi hermana, ve con el poder que tú tienes. Para toda situación que tú estés confrontando, seas madre, seas padre, seas chofer de camiones, seas oficinista, seas maestra en una escuela, seas una mujer de negocios, lo que sea, Dios quiere usarte ahí en ese lugar donde tú estás y Él dice: Yo voy contigo donde quiera que tú vayas, no temas ni desmayes, esfuérzate y sé valiente, Yo te he entregado toda tierra que pise la planta de tus pies, ahora ve con ese poder que tú tienes.

Como estuve con Moisés estaré contigo también, como estuve con Pablo, como estuve con David, como estuve con Moisés así estoy contigo Yo hoy, ve con el poder. El mundo necesita una Congregación como esta llena del Poder del Espíritu Santo en una ciudad tan incrédula como esta, gente que esté dispuesta a morir por Dios, que se entregue al Señor, que entregue su vida al Señor, que crea que en Dios no hay fracasos.

Dios recicla todo, todo, aún los fracasos en tu vida Dios los usa para algo. Aún los tiempos de crisis Dios los usa para fortalecernos y formar entonces hombres y mujeres que no se atemoricen ante nada en la Palabra del Señor, todo para bien. Dios obra para bien en aquéllos que lo aman, todo resulta para bendición de nuestras vidas hermanos.

No hay pérdida, Dios pone siempre una red de seguridad debajo de nosotros y podemos, como los grandes trapecistas, dar saltos mortales en el aire sabiendo que si nos caemos estamos sobre la red de Dios. Atrévete en el Nombre del Señor es la Palabra de Dios, muévete en el Poder pentecostal de Dios, no te mires a ti mismo dice, Gedeón, no te mires a ti mismo en lo que eres en este momento. Mírate en lo que Dios dice que tú tienes dentro de ti y vive en el Poder del Espíritu Santo. Vive por fe, vive por obediencia, no vivas por sentimientos y tú verás que el poder está ya dentro de ti.

Pablo le dice a Timoteo y hemos hablado de eso antes en uno de los sermones: “Te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti, por medio de la imposición de mis manos” te aconsejo que avives el fuego, hay dos cosas aquí: el Poder de Dios está dentro de nosotros ya y ahora tenemos que avivarlo. Fan it into flames, abanicarlo para que se prenda en llamas.

El Poder de Dios está como, está a veces. Yo no sé cuándo hacen barbacoa, de vez en cuando en el verano me gusta poner un bistec ahí, ¿sabe lo primero que tiene que hacer usted? Pone los carbones. Yo no soy de esos que usan esas cosas automáticas, yo soy de los antiguos (ríe), hay una controversia entre los modernistas y los tradicionales. Usted pone una pila de carbones, los pone allí, les prende fuego y a veces se toma tiempo para que usted vea una cosita allí comenzar, pero usted ve una cosita que brilla en el centro y usted a veces coge a veces algo y lo sopla un poquito, y entonces usted ve que eso comienza a prenderse y a prenderse, y a prenderse, y entonces hay un fuego, y después esos carbones están así como dice la Biblia.

De ahí es que viene la palabra glow, fervientes en espíritu, eso es lo que quiere decir, es la idea de un carbón, a glow quiere decir como que está prendido, que está fosforecente, que brilla, y así es el fuego de Dios en nosotros, está allí. Cada uno de nosotros tiene que ser como E.T. el personaje ese de la película esta de ciencia ficción ¿no? que tiene algo que comienza a brillarle y la gente puede ver así, algo que está dentro de él, yo quisiera que todos camináramos en la ciudad de Boston así y que se pudiera identificar así a nosotros los creyentes porque cuando nos ven ven algo que está allí brillando debajo de la tela que refleja el Poder de Dios, eso está dentro de ti, ¡ponlo a brillar, ponlo en manifestación, cree que está dentro de ti! vivamos una vida fervientes en el Espíritu, aleluya y eso quiere decir que tenemos que soplar esa llama continuamente.

Una de las cosas de la vida pentecostal es esa idea de que nosotros somos responsables de la unción de Dios que está dentro de nosotros, eso es algo que a veces no entendemos, en nuestro deseo de darle tanta gloria a Dios y nos olvidamos de que Dios nos hace a nosotros responsables.

¿Sabes cuánto Dios te valora a ti, sabes cuán importante es tu acción para con Dios? Dios no es tan grande, tan poderoso, tan abrumador, tan soberano que aplaste tu dignidad, tu libre albedrío, tu iniciativa, tu poder, tú vales y eres importante para lo que Dios va a hacer en tu vida, mucha de la unción depende de ti. Dios pone la unción pero tú tienes que abanicarla y ponerla a hervir y a manifestarse en tu vida, si tú no lo haces no se va a dar.

Ese es uno de los grandes principios de la vida pentecostal, que la manifestación del Poder de Dios depende en gran parte de lo que tú hagas con ella, ya ella está dentro de ti y depende de que tú leas la Palabra, comas la Palabra, te levantes media hora antes o una hora antes y dediques tiempo a abanicar de nuevo esa unción que está dentro de tu vida porque si no se va a apagar, si no se va a estancar, Dios no lo va a hacer por ti. Llega un momento en que ya Dios te dice: Ya tú eres un adulto, ya Yo te dije lo que tienes que hacer, no me pidas más, ahora muévete ¿amén? ya Dios te ha dado la vara de autoridad, muévete ahora.

Cuando Moisés está frente al mar rojo está allí: oh Jehová ten misericordia de nosotros ahí vienen los egipcios a matarnos y a destruirnos, y Dios le dice: ¿Qué tú haces ahí? levántate, coge la vara que Yo te he dado, golpea el mar y el mar se abrirá delante de ti, y pasen en seco, ya Dios le había una vara de autoridad a Moisés, ahora faltaba que él la usara y creyera que el Poder de Dios estaba con él y que ese mar se iba a abrir, y así es en tu vida, hay muchas cosas ahora mismo que están pasando en tu vida ¿y sabes qué? yo diría que ya no tienes que pedirle más a Dios, ahora usa el Poder de Dios que está dentro de ti.

Ya Dios hace rato que te dijo: Hijo te concedo esa petición, la tienes, ahora corre con ella y notifícame cuando hayas hecho lo que tienes que hacer, ya has logrado la victoria. La vida cristiana es por fe, es usando lo que Dios nos ha dado y por eso Pablo le dice a Timoteo: te aconsejo, aviva el don de Dios que está en ti, está en ti Gedeón, está en ti Timoteo, porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía sino de poder, de amor y una mente sana, dice de dominio propio. Yo siempre he dicho que el original, sofronismo quiere decir: una mente que piensa cuerdamente, científicamente, exacta, precisamente, una mente sobria, una mente muy precisa en sus juicios.

Dios nos ha dado poder, amor que templa el poder y una mente pensante, una mente cuerda, eso es lo que Dios nos ha dado y eso está dentro de ti. No es la timidez que muchos de nosotros llevamos dentro, si pueden los músicos pasar por acá.

Mi hermano, eso es lo que Dios le dice a Gedeón, Gedeón: Dios está contigo, y eso es lo que yo quisiera decirle hermanos a esta Congregación. Esta Congregación es como Gedeón no por nosotros, porque como Gedeón nosotros no tenemos nada que justifique la escogencia de Dios, es porque Dios ha querido hacer algo especial, pero nosotros estamos todavía como Gedeón en una gran potencialidad y Dios nos dice: Ustedes son un pueblo poderoso y valiente, y Yo tengo algo muy especial para ustedes, y te lo dice a nivel personal también, recuérdalo. Dios está contigo y Dios se prepara para hacer grandes cosas con Su Poder dentro de nosotros, y estamos en un tiempo de estar al borde de algo maravilloso, como los israelitas ante la Tierra Prometida, el Jordán está delante de nosotros, tenemos que prepararnos, circuncidarnos porque ya el destino de Dios está moviéndose dentro de nosotros, dentro de tu vida, dentro de mi vida, dentro de esta colectividad que es León de Judá y Dios quiere hacer algo extraordinario.

Nos dice: Lánzate, sal de la cueva, muévete en lo que yo te he dado, mira Mis ojos que te dicen: tú puedes, Mi dotación está dentro de ti, y ahora ve y confronta al ídolo de Baal, derríbalo con el Poder que Yo te doy y toma la trompeta, y tócala para que te oigan todos, y vengan al lugar de reunión.

Dice la Biblia que cuando llega ese momento los enemigos de Israel se juntan para venir en contra de Gedeón y Dios lo reviste de Su Poder. Hay una imagen allí muy linda que yo señalaba esta mañana en el servicio en inglés, no es que el Espíritu del Señor vino sobre Gedeón sino que dice que es como que Dios vistió a Gedeón, y yo lo veo como, si tú puedes imaginarte un vestido, una vestidura descendiendo de arriba, una vestidura gloriosa que toma a Gedeón y lo reviste y lo llena.

Yo me imagino que esa investidura de poder, si usted ve la palabra investidura es una dotación, fue una investidura por afuera y por adentro, fue una investidura de sus sistema nervioso, fue una investidura de su cerebro, fue una investidura de sus huesos y sus músculos, y su voluntad, y sus recuerdos, su personalidad y vistió todo eso con el Poder de Dios y los valores del Reino de Dios.

Y cuando Gedeón toca esa trompeta en ese poder que Dios le ha dado esa trompeta debe haber sonado como ninguna otra trompeta ha sonado jamás, alguna cualidad misteriosa había en el sonido de esa trompeta tocada por un hombre vestido con el Poder de Dios, y por eso todos los hebreos que escucharon esa trompeta acudieron a este joven que hasta entonces era un joven desconocido, y se unieron, miles de hombres vinieron bajo el liderazgo de Dios ¿por qué? porque él le creyó a Dios, Gedeón salió de su cueva con todo y dudas.

Porque siempre ustedes recordarán eso, cuando prediqué acerca de Saúl les dije, Saúl siguió siendo un hombre fallido porque el Bautismo del Espíritu Santo no te torna en una persona perfecta.

Algunas de las personas más ungidas que yo he conocido paradójicamente son gente muy fallida al nivel personal y de su temperamento, y de otras cosas, es interesante esa mezcla de fortaleza y de debilidad. Dios toma gente poco probable, gente inadecuada y las reviste con Su Poder pero esa gente sigue siendo gente humana con todos los defectos de un ser humano, pero ahora se supone que si usaran ese poder.

De paso les digo hermanos, para crecer en la Palabra, para sujetar su personalidad, porque esta es la cosa, ya voy a terminar. Algo bien importante esto, gente ungida de Dios: no se enamoren tanto del Poder de Dios y de los dones que se olviden de que el carácter de un siervo de Dios es tan importante como su dotación espiritual. Hay muchos pentecostales que nos enamoramos tanto del Poder de Dios que nos olvidamos del carácter de Cristo y del fruto del Espíritu Santo.

Por eso muchos de nosotros tenemos una gran unción pero esa unción está engastada y está integrada a un marco muy frágil, y entonces le hacemos muy poca justicia a la bella unción de Dios, y a veces dañamos la manifestación del Poder de Dios por debilidades estructurales a las cuales no nos hemos dirigido para fortalecer, y por eso usted ve grandes hombres y mujeres de Dios a través de la historia que han cometido graves errores a descrédito del Reino de Dios porque no usaron ese Poder de Dios para fortalecer otras áreas en tu vida.

El Poder de Dios te da dominio sobre muchas otras áreas de tu vida, y cuando tú recibes el Poder de Dios tienes que decirle: Padre ahora fortalece mi personalidad, mi trato con los demás, mi sexualidad, mi forma de vivir la vida en tantas otras maneras, mi carácter, mis relaciones humanas, mi relación matrimonial, mi trato de mis hijos, eso es parte de la unción de Dios también. Dios te da poder para sujetar toda cosa que necesites superar, para superar tendencias depresivas, de ira, de crítica, de rebeldía, todo eso sométeselo al Poder de Dios en tu vida y entonces tendrás un instrumento en tus manos perfectamente capacitado para hacer lo que Dios quiere hacer a través de ti.

Gedeón sigue siendo un hombre muy, muy fallido y cometió errores luego en su vida serios pero pudo hacer algo que jamás hubiera hecho sin el Poder de Dios, liberar una nación, ser usado por Dios para grandes proezas en su vida, entonces Dios nos llama y es el llamado de Dios para esta Congregación en este momento: sal de la cueva, vive con este Poder que Yo te doy, sigue creciendo.

Yo quiero que ahora mismo tú, ponte de pie, pónganse de pie todos aquí y de nuevo, Dios te habla, te dice: Deja ya te titubear, deja ya de vacilar entre hago esto, hago lo otro. Bajemos nuestras cabezas un segundo, yo quiero preguntar si hay alguien esta tarde que no ha dado un paso de fe todavía y que necesita recibir a Cristo, resolver ese paso que tú tienes que dar, comenzar un caminar con Jesús en tu vida y tú has venido esta tarde o has venido otros domingos y Dios ya te ha estado hablando, y tú necesitas hacer un pacto con el Señor y entregar tu vida a Jesucristo ya para siempre, y salir de la cueva, y comenzar a caminar esa vida de fe a la cual Dios te llama.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato