Sermón 16 de octubre 2016: Tenemos que tomar la cruz

A propósito de Sermones
[Gregory Bishop]
  • Presenter: Gregory Bishop
  • Fecha: October 16, 2016
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Abran sus biblias en el libro de Apocalipsis, capítulo 2. Hace unas semanas atrás hablé de la primera carta de Jesús a las iglesias y hoy vamos a hablar de la segunda carta. Esas son cartas escritas directo de la palabra de Jesús y el Apóstol Juan tomó dictado y escribió todo lo que Jesús le dijo para dar mensajes especializados a las iglesias de sus días.

Pero yo creo que son mensajes no solamente para ellos sino para nosotros. Esos son principios de iglesias vencedoras según la palabra de Dios. Son principios para iglesias durante todos los siglos de los siglos que representan lo mejor del Evangelio. Y hoy vamos a leer la segunda carta a la ciudad de Esmirna, en Apóstol 2, versículo 8 que dice lo siguiente, y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna. Yo dije unas semanas atrás que está escribiendo a ciertos ángeles para dar el mensaje a la iglesia. Algunos teólogos piensan que tal vez son ángeles literales que llevan el mensaje en el espíritu. Otros piensan que los ángeles son pastores de estas iglesias. Yo cambio de opinión cada día, pero tengo una opinión hoy que voy a decir más adelante.

“El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió dice esto, yo conozco tus obras y tu tribulación y tu pobreza pero tu eres rico y la blasfemia de los que se dicen ser judíos y no lo son, sino sinagoga de Satanás. No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí el diablo echará algunos de vosotros en la cárcel para que seáis probados y tendréis tribulación por 10 días. Se fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida. El que tiene oído oiga lo que el espíritu dice a las iglesias. El que venciere no sufrirá daño de la segunda muerte.”

Martirio. Esta es una carta acerca una iglesia que tenía que prepararse para pagar el precio más supremo que hay. Hoy todo el día yo he sentido en este lugar un espíritu de gozo, un espíritu de celebración y aquí me pongo para hablar del martirio de Dios permitir que algunos de sus siervos favoritos mueran por su fe en Cristo. Pero sabemos que no hay nada que nos puede quitar el gozo, porque vamos a hablar del gozo del vencedor que va más allá de las circunstancias y aún más allá de la tumba. Este es el tema de esta carta.

El Apóstol Juan había visto un martirio. Él estaba con Jesús cuando Jesús escuchó noticias de su primo, Juan el Bautista, que fue decapitado. Después él había visto todos sus amigos Apóstoles asesinados por su fe en Cristo, uno tras otro, tras otro y él es el único que queda de los 12. Y él está en exilio en la isla de Patmos y no está de vacaciones, no fue a un crucero, él está sufriendo estar como preso en la isla, solitario, muriendo lentamente. Él sabía lo que era sufrir para el Evangelio.

Y él mirando cruzar las aguas vio las ciudades donde él había levantado obras y tocado vidas. Y el Señor le dio una visión para esas iglesias. Las iglesias están en el país de lo que hoy llamamos Turquía, era Asia Menor, una parte del mundo, y él pudo ver en el espíritu 7 candeleros brillando con fuego para Jesús. Y él vio a Jesús caminando entre los candeleros como un sacerdote echando aceite y dando mensajes a cada iglesia. Y hoy llegó el mensaje para la iglesia de Esmirna.

Y vale la pena que nosotros también pensemos en el martirio, porque esto no es algo de entonces, sino algo de hoy en día. Nosotros escuchamos las noticias de iglesias en varias partes del mundo que están sufriendo terriblemente. Algunos de ustedes tal vez han visto eso. Nosotros aquí en este país gracias a Dios no estamos bajo esta amenaza ahora y yo ruego a Dios que nunca sea así. Pero nosotros también tenemos que escuchar esta palabra porque se habla mucho en la Biblia. El martirio es un tema común y Jesús mismo dijo, si alguno quiere venir en pos de mí, que niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígueme.

Nosotros también tenemos que tomar la cruz y pensar en el sacrificio más grande que se puede hacer, puede ayudarme a mí a hacer sacrificios no tan grandes. Así que vamos a identificarnos con ellos en Esmirna. Y en Esmirna estaban sufriendo mal, era una ciudad romana, muy patriótica, muy orgullosa de ser romanos. Y en esa ciudad se tenía que adorar al emperador. Cada vez que tu pagas tu impuesto o haces algo en la ciudad, tienes que decir dos palabras, ‘Kaiser curios’ ‘César es el Señor.’ Qué feo, no?

Un cristiano y un judío no pueden decirlo pero gracias a Dios si tu eres judío no te obligan a decirlo. Tu tienes clemencia, pero malas noticias para los cristianos de Esmirna. Los judíos odiaban a los cristianos también y les echaban de su sinagoga así que perdieron toda protección de su estatus. Y ellos eran obligados a adorar al emperador y si no lo hacían estaban en peligro de ir a la cárcel. Ser cristiano en Esmira no era nada fácil y esta carta dice que las cosas se van a poner peores antes de mejorarse. Prepárense. Es un mensaje fuerte pero importante para ellos.

Y sabemos de la historia que así sucedió. Muchos cristianos en la ciudad de Esmirna sufrieron en la cárcel. Muchos fueron asesinados por su fe en Cristo, no fue fácil ser cristiano en ese lugar. Nosotros sabemos que hay momentos en partes del mundo que uno puede ser tentado a pensar que la iglesia está perdiendo la batallo. Podemos ser tentados a pensar que Dios mismo no está en control, dónde estás? Parece que los malos están saliéndose con las suyas. Y a dondequiera que miremos hay maldad. Puede ser así aún en nuestra ciudad aquí.

Nosotros vemos la maldad crecer y ser aprobado por las mismas leyes y políticos. No va a llegar salvación de política, hermanos, ya te lo digo el secreto. Voten, por favor, pero dondequiera que mires no hay nada bueno. Y uno puede ser tentado a pensar que la iglesia en algunas épocas de la historia estaba casi muerta pero gracias a Dios, como dice un escritor cristiano, nuestro Dios sabe como salir de una tumba. Nuestro Dios es experto en tomar las cosas muertas y hacerlas vivir otra vez, porque él lo hizo.

Era un mensaje importante, porque los hermanos de Esmirna estaban bajo tanta cosa fea que no sabían de dónde iba a llegar su victoria, pero Jesús dijo, para comenzar, escribe al ángel de la iglesia en Esmirna, el primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió dice esto, tu Dios es el ganador. Tu Dios tiene la palabra final.

Hermanos, tenemos que recordarlo, que él estaba aquí antes de cualquier César malo y él va a estar después de que este César ya esté en la tumba, tal vez con estatuas de mármol, pero vivo no estará. Pero nuestro Cristo sí, porque él sabe salir de la tumba, él es el alfa y el omega, el primero y el postrero, el primogénito, la imagen de Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, seas dominios, sean principados, sean potestades, todo fue creado por medio de él y para él. Nuestro Cristo es primero y él es último también.

Porque aunque él sí puede sufrir, Cristo sufrió en la cruz, aunque sí puede morir, Cristo murió en la cruz, pero no lo puedes matar para siempre. Él es no matable, él es invencible en este sentido.

Tengo un amigo, no se si puedo traducir eso bien, pero hace dos meses yo hablé de mi grupito de amigos juveniles, cristianos, locos para Cristo, el líder de mi grupo más locos que todo, lo amo, él decidió evangelizar en una manera especial. Él fue a la tienda y buscó una pobre víctima que estaba mirando las frutas y él comenzó diciendo, “Perdone señora, le puedo hablar de algo importante.” “Sí, joven, ¿qué hay?” “¿Usted ha escuchado las noticias?” “¿Noticias de qué?” “Del líder, del líder grande en el Medio Oriente que hablaba del amor y de Dios y de la bondad y el perdón, ese líder tan lindo. Y la gente estaba tan celosa de él que los otros líderes lo mataron.” Y ella dice, “¿Pero quién es? ¿Qué líder?” “Well, pero no quedó muerto. Él está vivo otra vez. He is como undead, él es vivo otra vez y no lo puedes matar. Él va a conquistar el mundo ahora.”

Imagínate los ojos bien grandes, medio loco. Y ella dice, “¿Quién es?” “Bueno, su nombre en hebreo es Yeshua, y nosotros lo llamamos en inglés Jesus, en español Jesús.” “Ay, sí claro. Yo soy cristiana, yo voy a tal iglesia y yo soy cristiana. Muchas gracias.” Y él dice, “Pero espera, hace un momento tu estabas lista para cambiar tu vida y seguir ese líder no matable y dar tu vida a él y ahora tu quieres ir a la iglesia?” “Okay, a hora es tiempo de llamar a la seguridad, por favor, este joven está…”

Pero tu ves qué pasaría si un gran líder humano fuera a aparecer otra vez vivo después de estar muerto. Imagínate. Abraham Lincoln aquí, Simón Bolívar aquí, Dios lo prohíbe, Osama Bin Laden aquí. Dicen que ya no se le puede matar. Tu mejor que lo obedezcas.

Por esto cuando Pedro predicó, él dice, este Cristo que tu crucificaste ha sido levantado a ser Cristo y Señor. Arrepiéntete porque tu quieres estar bien con él. Él es el ganador. Cuando todos los césares del mundo han muerto, enterrados, nuestro Cristo vive porque él no reina según la política ni la descendencia. Cristo es un rey sacerdote según el poder de una vida indestructible. Gracias a Dios. Ese Cristo es el alfa y el omega, crucificado en debilidad pero vive por el poder de Dios. Él murió, él se levantó y él viene otra vez. Es el primero y el postrero, el que estuvo muerto pero vivió otra vez. Es importante saberlo.

Cuando las cosas son oscuras en la vida, mi Dios vive y yo no tengo que estar desesperado. Y los de Esmirna tenían que saber eso, porque estaban sufriendo y no es fácil sufrir. Jesús les dice, yo sé cómo es sufrir. Jesús dijo, yo sé lo que es ser pobre. Yo conozco tus obras, tu tribulación y tu pobreza aunque eres rico y las blasfemia de los que dicen ser judíos y no lo son, sino sinagoga de Satanás.

Jesús dice, yo sé lo que es ser pobre. Mis papás ni pudieron encontrar un hospital, ni un hotel, nací en una cueva. No había una cuna, me pusieron en el lugar donde comen los animales, en un pesebre. Los padres de Jesús ni tuvieron dinero para pagar una cabra o una oveja para sacrificio, ofrecieron unos pichoncitos. Jesús dice, yo fui pobre con hambre y me diste de comer. Él sabe lo que es. No es bueno ser pobre pero sabemos que el gozo y la riqueza en la vida no se compran con dinero. Aunque tu eres pobre pero eres rico porque hay un gozo en ti.

Yo quiero ver un video que es de Venezuela donde están sufriendo mucho. ¿Hay algunos venezolanos aquí? siento la unción de ese lado. Bienvenido Venezuela. Está sufriendo duro ese país, ustedes saben. Y se hizo este video para dar un mensaje muy sobrio al presidente de este país y quiero que lo vean conmigo, con una niña que dice mucho del sufrimiento.

Video.

Los venezolanos se ríen de cualquier cosa tengo entendido. Saben que hay un gozo que no se quita. Hay salud que va más profundo del dinero. A veces los países más ricos son los países más neuróticos. La salud y el gozo vienen de otro lado. Nosotros los cristianos que sabemos que es mejor que una mentalidad positiva, la salud y el gozo vienen del Espíritu Santo en nosotros, no viene de este mundo.

Yo aprendí una canción en mi primer viajecito misionera, un joven de 18 años en México, me enseñaron una canción que dice que este gozo que tengo yo el mundo no me lo dio, este gozo que tengo yo, el mundo no me lo dio, este gozo que tengo yo, el mundo no me lo dio y el mundo… y me pusieron a limpiar un inodoro ahí y yo cantando este gozo que tengo yo…

Graicas a Dios hay gozo en el sufrimiento. Y esta carta aunque ellos están sufriendo y van a sufrir más, no hay nadie que les puede quitar su gozo, son ricos en Cristo. Y así Jesús también sabía que había gente que hablaba mal de ellos. Jesús dice, yo conozco la blasfemia de los que se dicen ser judíos y no lo son, que hablaban cosas feas de los cristianos y los echaban de la sinagoga para que no tenían derechos legales en la ciudad. Jesús sabía.

No es fácil cuando la gente dice cosas feas de cristianos porque ellos no entienden. Y esto a mí me pesa mucho, cuando yo escucho personas decir, ah los cristianos hay mucho odio, que rechazan gente… porque nosotros tenemos creencia en la santidad, pensamos que somos odiosos, son acusaciones falsas. Pero no debemos sorprendernos de las acusaciones del enemigo porque Jesús dijo, bienaventurados seréis cuando por mí causa os insulten, os persigan y digan toda clase de mal contra vosotros mintiendo.

Si tu quieres ser famoso y amado y querido, mejor no sigas a Cristo porque en algún momento la gente te va a odiar por ser cristiano. Pero vuelvo a decir que nos odian por las razones correctas, por nuestra fe y no por ser bruscos.

Pero Jesús sabía las blasfemias, Jesús dijo, a mí me llamaban Belsebuub, ¿tu sabes que llamaban a Jesús un demonio? Jesús dice, si a mí me llamaban un demonio qué van a decir de ustedes. Hay que prepararnos. Los primeros cristianos fueron calumniados terriblemente. La gente les llamaba toda clase de cosas feas, decían que no tienen dioses en la casa, son ateos. Decían que no siguen la ley de Moisés, son inmorales, viven una vida loca. Dicen que yo sé lo que he escuchado, algunos decían, estos cristianos en sus reuniones secretos comen el cuerpo de Cristo, son caníbales. Esto es lo que decían de los cristianos.

¿Quién es el acusador? La palabra Satanás significa acusador. Jesús dice, no te preocupes no te han echado de una sinagoga buena, es sinagoga de Satanás porque son acusadores falsos. Nosotros no debemos andar acusando a sinagogas de ser sinagogas de Satanás, pero Cristo quería que ellos supieran que un judío verdadero es un judío que es circuncidado de corazón por el espíritu de Dios.

Yo sé que te han rechazado, pero no son ellos, es el enemigo que te ha rechazado, porque nuestra lucha no es con carne y sangre sino con espíritus de maldad en lugares celestiales, con principados y potestades. Tenemos que ser firmes y reconocer que el enemigo verdadero no es la persona sino el espíritu detrás de ellos. Y por eso puede amar aún al enemigo porque sabemos que ellos son en cierto sentido víctimas también. Jesús sabía lo que estaban sufriendo los de Esmirna.

Y yo quisiera que esta carta dijera, no te preocupes porque todo se va a mejorar pronto, pero la carta no dice esto, y tenemos que predicar lo que la palabra dice que es la verdad y la vida. Jesús dijo, no temas lo que has de padecer. El diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel para que seáis probados y tendréis tribulación por 10 días. Una iglesia vencedora es una iglesia probada, eso es parte de la formación de la iglesia que Dios busca en los últimos días, ser probados.

Y Jesús les da una advertencia, que las cosas se van a poner peor antes de mejorarse y la cosa va a ser dura. Pero Jesús les da la advertencia para que sepan que nada puede coger a Dios por sorpresa. Él ya sabía, él todavía está en control. El enemigo piensa que están inventando una nueva estrategia pero él no hace nada nuevo. Él solo puede imitar y copiar y Dios dice, yo ya sabía lo que iba a hacer y te lo digo con anticipación.

Pero hay otra pregunta, si Dios sabe que el diablo va a echar a algunos de ellos en la cárcel, ¿por qué no intervenir para que no suceda? Has hecho esta pregunta? Si Dios ya lo sabe, pararlo, que no pase. Cualquiera de nosotros hemos hecho esta pregunta, y ojalá que yo tuviera una respuesta súper clara. Hay ciertos misterios pero yo sí sé que la palabra dice que aunque hay acción diabólica en este mundo nada puede interrumpir la intención de nuestro Dios. El diablo actúa pero Dios tiene su intención que no puede ser cancelada y aún la maldad resulta ser parte del plan divino para el bien en la vida del creyente y de la iglesia y en el mundo. Dios hasta usa al diablo sin él saberlo.

Jesús dice a los Apóstoles, Satanás ha pedido zarandearos como el trigo. El diablo le pidió permiso y Jesús dice, hazlo. Pero dice, yo he orado por ti para que tu fe no falle. La prueba de Dios aunque el diablo esté involucrado el diablo nunca puede hacer lo que a él le da la gana, Dios siempre está en control de la cosa y él tiene un propósito. No es fácil.

Puede ser un mensajero de Satanás que sea un aguijón en la carne, como el Apóstol Pablo y él pide 3 veces, quítalo de mí y Jesús responde, bástate mi gracia porque mi poder se perfecciona en tu debilidad. Dios está en control. El diablo probando pero Dios obrando con un propósito bueno, una iglesia vencedora es una iglesia probada. El diablo quiere que tu falles, que tu reprobar el examen pero Dios quiere que tu salgas brillando como el oro probado en el fuego. Ese es su propósito en una prueba.

Parece ser duro, el pueblo de Israel probado en el desierto por 40 años viviendo del maná del desierto, sufriendo el sol, pero ellos aprendieron que no solamente del pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Jehová. Aún si fallamos la prueba, si aprendemos, pasamos.

Pedro pasó su prueba cuando fue tentado en negar a Jesús? Salió diciendo, no, soy seguidor de Jesús, soy fiel hasta la muerte, quiero la corona de… No, no, no lo conozco. No una vez. A él le dieron 3 oportunidades y lo último fue un cero a la izquierda, fue muy feo como él pasó ese examen, pero él aprendió la humildad y después él pudo animar a los hermanos.

Hermano, si tu estás pasando por prueba, una iglesia probada, es con una intención buena que Dios tiene. Ahora tenemos que tener mucho cuidado cuando un hermano sufre una tragedia en su vida, un pérdida, nosotros no debemos llegarles con un, “no, no te preocupes, todo estará bien. Dios quería que pasara,” porque a veces la gente no puede escuchar eso cuando han sufrido algo fuerte. Tenemos que tener cuidado. Pero sí Dios puede decir al corazón, yo sé lo que estás viviendo, yo conozco tu sufrimiento y yo voy a sacarte de este horno brillando como el oro refinado en el fuego.

Nuestro Dios nos prueba. Dice en el libro de Primera de Pedro, ahora un poco de tiempo, la prueba no va a durar para siempre, aunque el desierto parece ser algo que nunca va a parar eso tiene su final y el Apóstol Pedro dice, ahora por un poco de tiempo si es necesario tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, ¿para qué? Hay un para que, amén, sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo. Tu vas a salir glorioso de eso ahora y en el día de Jesús. Vas a pasar tu prueba.

El pueblo de Esmirna tenía que saberlo, que esto es 10 días. Como Jesús hablaba de los dolores de parto, una mujer sufriendo terriblemente pero después nace el bebé y hay vida y hay gozo después. Jesús mismo por el gozo delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio y se sentó a la diestra del Padre. Hay gozo detrás del sufrimiento. La prueba dura por un tiempo pero no es para siempre. Así que se fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida. Sin la cruz no hay corona.

Sabe que el Apóstol Pablo vio una persona ser fiel hasta la muerte, él lo vio porque él fue uno de los asesinos. Imagínate. Vivir con esto en tu consciencia, pero Dios lo usó para bien. El hombre se llamaba Esteban y este hombre era un hombre de Dios, un diácono en la iglesia, un ujier, un siervo, y él también predicaba y hacía señales y maravillas. Cuando él estaba delante de los jueces el Señor cumplió su promesa que cuando tu te paras ante los jueces no te preocupes por lo que vas a decir, yo te daré palabras.

El Señor le dio palabras y él dio un sermonazo, eso sí fue un sermonazo de varias páginas, predicando toda la historia del pueblo de Israel. Y después de ese sermonazo su rostro brillando como un ángel y Esteban en la gloria y los enemigos, los líderes judíos comenzaron a gruñir los dientes, echar piedras. y Pablo guardando las túnicas de ellos y Esteban dice, Señor, perdónalos, no guardes este pecado contra ellos. Hermanos, sin esta oración no tendríamos un Pablo. Dios escuchó a Esteban y perdonó a Pablo por lo que estaba haciendo, gracias a Dios. Valió la pena.

Pero no para ahí, Esteban dice, yo veo algo, yo veo los cielos abiertos y veo a Cristo al lado de la gloria de Dios y él está parado al lado de su trono. Una preguntita, Jesús fue arrebatado a los cielos y se sentó a la diestra del Padre, pero Esteban no lo vio sentado, Esteban lo vio de pie, parado, ¿por qué? Estaba ahí diciendo, te recibo. Para ti yo me levanto de mi trono para recibirte en la gloria. Se fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida y lo recibo con este gran abrazo.

Tu sabes el significado del nombre Esteban. Tiene un significado. En griego Estefanos, es la palabra que se usa aquí, significa corona. Se fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida. Esteban tenía la corona del Señor. El cristiano gana no importa qué, diciendo al final de esta carta, el que tiene oído oiga lo que el espíritu dice a las iglesias, el vencedor no sufrirá daño de la segunda muerte. Aún en la muerte el cristiano gana. Jesús dijo, no temáis a los que matan el cuerpo pero al alma no la pueden matar. Nuestro Dios sabe cómo salir de una tumba.

Y hay otra muerte, la primera muerte, cuando todos vamos a morir en alguna forma u otra, a menos que Cristo venga antes, que es posible. Pero hay una segunda muerte, cuando va a haber un trono blanco y la gloria de Dios sobre ese trono y los muertos grandes y pequeños vamos a aparecer delante de ese trono y se va a sacar libros con nombres en el libro de la vida y todos los hechos, todo lo que hemos hecho, todo lo que hemos dicho va a ser escrito en ese libro. Esto es un Wikileaks que va a funcionar para siempre. Y quién de nosotros pasamos de eso, ¿no? Jesús dice, se fiel hasta la muerte. El vencedor no sufrirá daño de la segunda muerte y la segunda muerte es el lago de fuego.

El cristiano no tiene que temer al lago de fuego porque Dios dijo, yo estaré contigo cuando pases por las aguas y cuando pases por los fuegos no arderá en ti. Tu vas a pasar por eso al otro lado, sin nada que te queme y yo me encuentro contigo ahí en el fuego. Jesús está con nosotros.

Ojalá que nadie tuviera que pagar ese precio. Yo no quiero eso de nadie, yo tengo amigos que sirven en lugares muy peligrosos, nunca quiero escuchar estas noticias. Y yo confío que no va a ser, pero Dios dice, Jesús dice, que matarán a algunos de vosotros. Seréis odiados por todos por causa de mi nombre pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá, con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas, que aún si mueres todo cabello va a ser seguro de la segunda muerte y vas a brillar como una estrella. Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos.

El líder de la iglesia en Esmirna, el obispo, se llamaba Policarpo. Este hombre era un líder lindo, discipulado, él tomó el discipulado pero no aquí, sino con el Apóstol Juan, así que él sí salió bien, un hombre de Dios, un hombre fiel. Llegó a ser muy anciano pero llegó un tiempo que él tuvo un sueño de su almohada en fuego y él dijo a su familia, yo creo que Dios me ha dicho que voy a ser quemado en el fuego. Dice, no, no va a ser nunca, él dice, me tengo que preparar.

Él fue arrestado y apareció en un gran auditorio delante de todos y el juez le presionaba y le dijo, “Jure por César y te suelto. Renuncia a Cristo.” Y Policarpo le contestó, “Tengo 86 años sirviendo a Jesús y no me ha hecho ningún daño, ¿cómo pues puedo blasfemar a mi rey quien me salvó?” y después gritó por todo el lugar, “Policarpo se ha confesado un cristiano.” Y así fue.

Hay una película de hecho de su vida muy linda. Pero yo dije al principio que yo no estaba seguro – y si podemos ver la foto de Jesús con las estrellas otra vez – que yo no estaba seguro si los ángeles de la iglesia eran ángeles literales o líderes. Hoy por lo menos yo creo que las estrellas en la mano de Jesús son los pastores de esta iglesia, muchos de ellos que sufrieron la muerte por su fe en Cristo. Yo creo que Policarpo es una de estas estrellas que está en la mano de Cristo, en el hueco de su mano.

El libro de Daniel dice que muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para la vida eterna y otros para vergüenza y confusión perpetua. Los entendidos resplandecerán como resplandor del firmamento y los que enseñan la justicia a la multitud como las estrellas a perpetua eternidad.

Yo creo que Policarpo está brillando. Para nosotros lo que sea nuestra situación un discípulo de Cristo debemos buscar tener la mentalidad del mártir, que no es una mentalidad de ay de mí, pobrecito, estoy sufriendo pero está bien, no me quejo, pero me quejo. Esta no es la mentalidad de un mártir. La mentalidad de un mártir es la mentalidad de un ganador que sabe que su sacrificio no es en vano. Un mártir cristiano es gozoso.

El Apóstol Pablo en la cárcel escribiendo a los filipenses dice, hermanos, yo sé que ustedes están tristes porque yo estoy preso, pero quiero que ustedes sepan que las cosas que me han sucedido han contribuido más bien al progreso del Evangelio. Todos estos soldados aquí tienen que conocer a Cristo, no tienen opción, no estoy aquí para nada. Dios tiene un propósito en lo que estoy sufriendo. El Apóstol Pablo dice, cuando la gente predicaba en la calle para hacerle la vida más difícil, “qué me importa, Cristo es predicado, yo gano otra vez.”

No se le puede quitar el gozo que él tenía porque el mundo no se lo dio y él puso ser gozoso aún preso. Así que dicen, “Pero Pablo, te vamos a matar.” Y el Apóstol Pablo contesta diciendo, “Ya morí y mi vida está escondida con Cristo para cuando Cristo aparezca yo también voy a aparecer con él en la gloria. Para mí vivir es Cristo y morir es ganancia.”

Un mártir cristiano no puede ser vencido. Es un ganador no importa qué sea, pero hay que morir cada día. Se enseña a nosotros ser mártir es no echar la vida a la nada, sino todos los días decidir poner a los demás primero y yo segundo. A sacrificarme para el Evangelio y vivir el Evangelio todos los días sin murmuraciones ni discusiones para que tu también puedas resplandecer como lumbreras en el mundo.

Si Cristo murió por mí, si hermanos a través de los siglos se han sacrificado y se han muerto por su fue, ¿cómo me voy a quejar por las cositas que Dios pide de mí? ¿Cómo voy a estar amargado por algo? No. voy a vivir la cruz todos los días y dice al final en libro de Filipenses 2, que es toda una enseñanza de cómo vencer, ser fiel a la muerte, que debemos tener la mentalidad de Cristo, que aún siendo en forma de Dios no estimó el ser igual a Dios como cosa que aferrarse, sino se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo.

Ser siervo es el llamado del Señor y se hizo semejante a los hombres, hallándose en condición de hombre se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Pero sabemos que la historia no termina ahí, y por eso Dios también lo exaltó sobre todas cosas. Le dio un nombre que sobre todo nombre para que en el en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los están en los cielos y en la tierra y debajo de la tierra y toda lengua confiese Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre. La vida de servicio es una vida victoriosa. Una iglesia probada es una iglesia vencedora. Yo quiero ser así. Quiero ser parte de un pueblo así.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato