Sermón 16 de agosto 2015: Claves para una vida saludable

A propósito de Sermones
[Dr. Roberto Miranda]
  • Presenter: Dr. Roberto Miranda
  • Fecha: August 16, 2015
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Les invito a ir a Filipenses capítulo 4 y vamos a usar los versículos 12 y 13 como base para nuestra meditación esta mañana. Yo quiero continuar estas semanas hablando sobre claves para una vida saludable, sobre todo en el área de nuestro espíritu y nuestras emociones, y les dije que quería retomar una serie de sermones que hace un tiempo atrás prediqué pero que dejé a medio completar porque intervinieron otras cosas y quería también dar un tiempo para descansar un poco del tema, aunque es un tema que incluye tantas diferentes verdades de la vida cristiana que en realidad lo único que hace es unificar muchas diferentes verdades que son revelaciones de la Palabra de Dios para la vida cristiana en general.

Después de todo sabemos que la Palabra dice que Cristo ha venido para que tengamos ¿qué? vida ¿y cómo? vida en abundancia, eso quiere decir gozo, suficiencia, sobreabundancia. El Señor no nos da con una cucharita, nos da con un cucharón inmenso y coge una olla y la vierte encima de nuestra cabeza de aceite de unción y de bendición, es el Dios que nos da generosamente.

Cristo quiere darnos nuestra tierra, Cristo quiere darnos nuestro territorio interior. Cristo quiere que cuando venimos a Sus pies, cuando venimos a los caminos del Señor, cuando entramos en el Evangelio las cosas cambien. Si nuestra vida fue una vida de derrotas y sufrimientos, y sinsabores el Señor quiere entonces que comencemos a caminar un camino diferente, el Señor quiere por medio de Su Palabra y Su Espíritu en nosotros darnos las herramientas para vivir vidas exitosas, para que nuestros matrimonios funcionen bien y no solamente bien sino que traigan gozo y energía a nuestra vida, para que nuestros hogares no sean lugares de división y de discordia sino lugares de refugio y de descanso, que nuestros hijos sean prosperados y lleguen a sus metas, que nuestras finanzas sean bendecidas, que nuestros cuerpos sean vigorosos y si tenemos alguna enfermedad que Dios decide no curar, que podamos a pesar de todo ello vivir con el gozo del Señor, que podamos vivir por encima de las circunstancias, que podamos vencer nuestras deficiencias, defectos, heridas del pasado, complejos, temores.

La Palabra del Señor encierra herramientas para todo tipo de reto ¿amén? ¿cuántos pueden decir amén a eso? no hay problema, no hay dificultad, no hay circunstancia que la Palabra del Señor no tenga un buen consejo, una sugerencia poderosa, y no solamente una sugerencia sino una solución, y tenemos que ser como mineros que entran en la Palabra de Dios para extraer de ella esos elementos de vida que nos ayudan a superar nuestras dificultades. Por eso yo creo mucho en la vida saludable de los hijos de Dios y cuando digo saludable no me refiero solamente a la parte física sino a toda la totalidad de nuestro ser: emociones, voluntad, pensamientos, intelecto, cuerpo, espíritu, todas las áreas de nuestro ser, y por eso estas meditaciones son tan importantes.

Los que se quedaron esta playa en la mañana se van a perder una bendición. Los que están en otro lugar los bendecimos pero usted que está aquí Dios va a hablar a su vida, Dios le va a bendecir en esta mañana, quiero compartir estas enseñanzas de parte de Dios para su vida.

Y Filipenses 4:12 dice, y este es el apóstol Pablo hablando, y recuerde que este hombre está en una cárcel, Pablo cuando escribe la Carta a los Filipenses está encarcelado. De hecho cuando estuvimos ahora Meche y yo en Roma es la segunda vez para mí, para ella es la primera vez, visitamos lo que dice la tradición, yo creo que bastante fundamento histórico, que es la cárcel donde estuvieron tanto Pablo, primero, y después Pedro, es una cárcel que todo indica que allí estuvieron ellos dos en diferentes momentos, y la verdad es que esa no es como las cárceles de aquí de Estados Unidos con aire acondicionado y televisión a colores, es una mazmorra que todavía se oyen las gotas de agua cayendo porque es subterránea y hay aguas subterráneas que corren, y le mete miedo a cualquiera.

Y Pablo está escribiendo la Epístola del gozo, la Carta del gozo, es una Epístola que reboza alegría, gozo. "Regocijaos" dice Pablo, "otra vez os digo: regocijaos." ¿Cómo un hombre metido en la cárcel que no sabía si iba a vivir, de hecho Pablo finalmente murió decapitado dice la tradición, no se sabe si en esta vez, porque él estuvo un par de veces, pero aquí la carta de Pablo reboza confianza y seguridad y es un ánimo para todos nosotros.

Y Pablo dice en el versículo 12, y por eso señalo la importancia, porque él está en aprietos, él está encerrado. Pero dice: "Yo sé vivir humildemente y sé tener abundancia. En todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad" y estas palabras son palabras inmortales que debe grabarse en su corazón y en su mente, "todo lo puedo en Cristo que me fortalece". Crea eso cuando usted vaya a sacar licencia de manejar y vaya a tomar el exámen, crea que el Señor le va a dar la respuesta, cuando vaya a una entrevista para un trabajo, crea que el Señor es poderoso, Dios es poderoso en usted.

A través de esta meditación lo que yo quiero es explorar la importancia de esa actitud o de nuestras actitudes en general en la lucha por nuestra superación personal. Cuando queremos crecer, cuando queremos superar defectos de nuestra personalidad, heridas, cosas que nos frenan, circunstancias externas que nos quitan el camino, el sendero hacia el triunfo en la vida, es preciso tener esa creencia que tenía Pablo de que "todo lo puedo en Cristo que me fortalece", esa debe ser como la plataforma sobre la cual nosotros emprendemos cualquier cosa en este mundo.

Depende de lo que usted crea ahí en su mente. Hay actitudes, hay creencias que son tan fundamentales que enmarcan todo lo que nosotros hacemos, son el trasfondo de nuestras acciones o de nuestra falta de acción, lo que usted cree acerca de sí mismo, lo que usted cree acerca de sus circunstancias, lo que usted cree acerca del mundo, su "cosmovisión" dicen los filósofos, su visión de mundo determinará mucho lo que usted emprenda o no emprenda. Si usted cree que usted está destinado al fracaso usted fracasará, si usted cree que usted es un perdedor usted irá perdiendo por la vida una y otra vez. Si usted cree que ya el mundo está hecho y que no se puede cambiar olvídese, que su vida será una futilidad total, usted no cambiará. Lo que usted cree se hará una realidad.

El creyente sin embargo cree, como dice Pablo, que "todo lo podemos en Cristo que nos fortalece", con Cristo somos más que vencedores. Ese principio es un principio de salud y de sanidad, y de prosperidad y victoria en la vida cristiana, "todo lo puedo en Cristo", yo puedo vencer en cualquier circunstancia aunque las puertas parezcan cerradas. Aunque los muros de Jericó como eran los muros que confrontaban al pueblo de Dios para entrar a la Tierra Prometida, parezcan totalmente cerrados y que no hay salida, que no tenemos recursos, nosotros creemos que Dios abre recursos y que Dios puede aunque sea con una alabanza romper esos muros, pero está en que tengamos la actitud correcta.

Yo quiro que pase mi hermana Vitalina. La hermana Vitalina para los que no la conocen es la madre de mi hermano Jonatán, el Pastor Jonatán Toledo que estuvo acá, y qué bueno que esta hermana ha dado a luz a un hombre de Dios como es Jonatán a quien amamos y que bendice a tantos niños. Y la hermana Vitalina, ella nos está visitando desde República Dominicana y viene de vez en cuando, y siempre deja un sabor dulce en nosotros por su sencillez de corazón, venga por acá hermana. Déle un aplauso a la hermana Vitalina (aplausos).

Yo la puse en aprietos esta mañana porque ella tiene un testimonio bellísimo y yo creo que los testimonios no se pueden quedar dentro de nosotros solamente, tenemos que compartirlos para bendecir al pueblo de Dios y yo creo que ella ejemplifica. La razón por la cual creo que es importante es porque la hermana Vitalina es un ejemplo de una mujer que ha vencido cosas muy duras, muy difíciles. Hermana Vitalina: dígame algo, yo sé que hace años atrás usted pasó por una situación muy dura y dígame algo acerca de eso, qué fue lo que pasó en su vida y en sus propias palabras bien sencillas.

Hermana Vitalina: Dios les bendiga a todos y ¿quién vive? Cristo, y a Su Nombre gloria. Les voy a decir tres versículos antes de decirles lo que les pidió el Pastor. Dice un versículo en Jeremías: "He aquí Yo soy Jehová, Dios de toda carne, ¿habrá algo que sea difícil para mí?" y en Lucas dice: "Porque nada hay imposible para Dios." Y el otro dice en Éxodo: "Porque Yo soy Jehová tu Sanador."

David decía en los Salmos: "Dios mío, a Ti clamé y me sanaste." Duré muchos años hermano enferma, andando en la calle, sin saber de mí, amaneciendo en la calle, eso fue terrible hermano, eso fue una situación muy dura y muy difícil. Se puede escribir un libro hermano y no terminamos, pero nuestro Dios es Todopoderoso. Como estaba predicando el Pastor Roberto el domingo pasado y antepasado que hay que llamar a los ancianos de la Iglesia a esa porción que está en Santiago "y orar por el enfermo, y ungirlo con aceite" todo eso lo hicieron en mi estado de enfermedad, pero ustedes saben que hay que esperar en Dios. Y a veces oramos y queremos que Dios conteste de una vez, pero no, en el tiempo de Dios es que Dios nos sana.

Pastor Roberto: Hermana Vitalina antes que continúe, me parece precioso lo que usted está diciendo, ya estamos bendecidos, describa un poquito mejor esa condición por la cual usted pasó, hasta qué punto llegó su estado así de confusión y de digamos, malestar emocional, mental, díganos algo porque yo creo que lo que Dios hizo después de eso es extraordinario a la luz de lo que usted pasó.

Hermana Vitalina: bueno eso me llegó a raíz de un problema que tuve con mi esposo que era Pastor de la iglesia y había una iglesia en mi casa, entonces él cayó en adulterio con una muchacha que yo estaba criando y eso ocasionó que yo perdiera la memoria porque fue muy duro para mí, para los hermanos, llorábamos mucho y caí en depresiones, perdí la mente hasta estar en la calle sin saber de mí, pero el poder de la oración es muy grande.

Pastor Roberto: su esposo la abandonó tengo entendido también, es decir que su mundo se vino abajo, se desplomó y todo lo que usted tenía fundamentado en su vida, todo eso desapareció de un momento a otro.

Hermana Vitalina: pero hermano, el tener la Palabra de Dios en la mente y en el corazón, porque yo, mis hijos y yo aprendíamos los Salmos completos de la Biblia

Pastor Roberto: ¿cuántos hijos tiene?

Hermana Vitalina: tres, dos hembras y un varón, la hembra se llama Jocabé Eunice que significa "la gloria de Jehová" y "victoriosa", y Heiely Eunice que significa "el que guarda los tesoros de Jehová" y "victoriosa", y Jonatán Samuel que significa "pedido a Dios" y "regalo de Dios", entonces la Palabra de Dios (aplausos), sí, hay que tenerla en nuestro corazón hermanos porque miren, cuando estuve ya en un estado que nadie me podía ver, yo fui donde la esposa de mi Pastor en un estado desnuda, y sin saber de mí con los cabellos como ustedes lo saben porque amanecí en la calle, duré tres días sin saber de mí ni nada, entonces cuando llegué donde ella, ella dijo llorando: "Dios mío, sánala o llévatela." Si el Señor hubiese querido el Señor me quita la vida y me muero, pero al Señor le plació sanarme, en el tiempo de Él, porque se oró mucho hermanos, era orando y orando para que Dios me sanara. Ya los hermanos ni pensaban que Dios me iba a sanar.

Pastor Roberto: ¿cuánto tiempo duró su crisis?

Hermana Vitalina: diez o doce años, ya mi hijo aquí, ya Jonatán no pensaba que. Cuando Jonatán vió que Dios me sanó y me vió aquí ustedes no saben, yo estaba contenta era por la alegría de él, no era por estar aquí, porque él decía: "¡mami un milagro de Dios, y eres tú que estás aquí!" y él me daba besos y me abrazaba porque es nuestro Dios Todopoderoso, el Dios de los milagros, y yo les digo a los hermanos donde quiera que doy mi testimonio: no me digan Vitalina, díganme Milagros porque yo soy un milagro de Dios aquí en la Tierra, Dios les bendiga a todos.

Pastor Roberto: Wow, tremendo, qué bendición hermana Milagros. Yo sé que ella podría continuar porque su testimonio verdaderamente es impresionante cómo ella estuvo todos estos años, ya los médicos la habían desahuciado, ya los psiquiatras decían que no había solución para ella, se habían tratado todo tipo de recursos médicos, psicología, choques eléctricos si me permite decirlo, todo y entonces doce o trece años en esa condición. Ya Jonatán estaba acá y usted todavía estaba afectada, es decir fue algo terrible, y mírenla aquí sirviendo al Señor e inspirándonos a todos nosotros, y Dios le ha dado su tierra, gloria al Señor, todo es posible.

Y ella habla acerca de cómo "a través del ayuno y la oración", eso una gran diferencia porque aún dice cuando ella estaba en su inconsciencia ella como que le quedaba, y por eso es tan importante nosotros atesorar la Palabra de Dios, porque muchas veces vamos a estar en crisis y lo único que podremos hacer es acordarnos de un versículo. Cuando estamos en las tinieblas de la inconsciencia muchas veces la Palabra del Señor como que sale a flote porque la hemos atesorado allí y la hemos guardado, y la hermana Milagros, la voy a llamar así, en su gran sufrimiento ella dice que se acordaba de la Palabra de Dios, y ella allí en su total crisis emocionar ella comenzó a ayunar y a orar, ayunar y orar, y creer que Dios la podía sanar, y Dios hizo el milagro y ahí la tenemos, gloria al Señor, porque es así hermanos, todo se puede.

Aunque los médicos digan que no, aunque tú mismo hayas llegado al final de tu cuerda y parezca que no hay salida para ti Dios puede hacer la diferencia, nunca te rindas. Si hay alguien que nunca debe rendirse en la vida es un creyente, un hijo de Dios porque yo creo que siempre hay una salida y ese es uno de los principios que yo voy a compartir con ustedes. Mi lema en la vida es que siempre hay una solución y siempre hay una salida, y hasta que yo no consiga la salida yo no estoy tranquilo de una situación.

A veces hay cosas pequeñas en la vida, situaciones mínimas en la vida y yo estoy allí: "Señor", pero yo digo: no, alguna solución tiene que haber a esto y Dios siempre provee una solución, algo sale, algo sucede; siempre cree que en Cristo Jesús hay posibilidades, y por eso es que tenemos que creer que todo lo podemos en Cristo.

Y aquí yo creo que está la importancia de esa aclaración "todo lo puedo en Cristo", esa es una expresión que Pablo usa continuamente en sus escritos, "en Cristo". Pablo estaba tan consciente del Cristo dentro de él que esa consciencia de Jesús en él le permitía creer que él podía hacer cualquier cosa. Y eso creo que es una de las cosas que yo creo que tenemos que cultivar hermanos, la consciencia del Cristo en nosotros.

¿Usted sabe que Cristo vive en usted, Cristo está dentro de usted? el Señor ha dicho: "Yo entraré y cenaré con él, y él conmigo, Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo." Él dice antes de Su partida: "Yo estoy con vosotros y vendré, y estaré en vosotros." Cuando tú caminas el Poder de Cristo va contigo, los recursos del cielo están contigo y por eso es que tú puedes decir "todo lo puedo", no en ti mismo, no en tu propia fuerza porque en ti tú no eres nada, pero en Cristo Jesús dentro de ti tú puedes hacerlo todo, y eso es lo que hace la diferencia.

No te enfoques tanto en lo que está alrededor tuyo, no te enfoques tanto en lo doloroso, difícil, oneroso de las circunstancias, no te enfoques tanto en lo difícil del camino, enfócate en lo poderoso que es Cristo dentro de ti y esa consciencia de Jesús, y eso es algo que tenemos que cultivar una y otra, y otra vez a través de los años, cultivar esa consciencia que Cristo está en mí, y eso es algo que no viene naturalmente porque cuando vienen los problemas okay, qué tengo, qué puedo hacer; piense mas bien a quién tengo dentro de usted. Si usted entendiera lo que acabo de decir usted estaría saltando ahora mismo como un pentecostal ahí (risas), no es lo que usted tiene sino a quién tiene dentro de usted, eso es lo que hace la diferencia, y eso lo podemos ver donde quiera.

David es uno de mis héroes porque David tenía una consciencia del Dios Todopoderoso que estaba con pel y que lo llevaba a través de cualquier circunstancia. Mire cómo dice David en Segundo de Samuel capítulo 22, mire la autoimagen de David, cómo él se ve a sí mismo con Dios a su lado. Dice en el versículo 32, Segundo Samuel 22:32: "Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová, y qué roca hay fuera de nuestro Dios?"

Usted ve que él no está dirigiendo su confianza hacia sí mismo, la está dirigiendo hacia ese Dios tan poderoso que él tiene, y entonces dice: "Dios es quien me ciñe de fuerza y quien despeja mi camino", aleluya. El que te da fuerza es Jehová y tienes que estar consciente de Él continuamente. "Quien hace mis pies como de ciervas y me hace estar firme sobre mis alturas, quien adiestra mis manos para la batalla y hace que se doble el arco de bronce con mis brazos."

Sabe cuando cantamos ese coro "Él adiestra mis manos para la batalla" como dice "para doblar el arco de bronce", eso es lo que usted está cantando, es esa Escritura de Segundo de Samuel 22. Y es que tenemos que creer eso, o lo creemos o no lo creemos. Si usted no lo cree no lo cante o por lo menos cántelo para llegar a creerlo, pero no lo cante simplemente como un papagayo, porque los evangélicos somos así; somos unas fieras aquí dentro del servicio pero cuando salimos afuera "no puedo, no tengo, no debo, no quiero". Uno tiene que dejar que esa verdad que uno ha confesado se desgrane dentro de uno y se esparza a través de todas las venas y la sangre de uno.

"Quien adiestra mis manos para la batalla de manera que se doble el arco de bronce con mis manos". Él estaba hablando que usaba un guerrero, es un arco no de madera sino metálico, de bronce, y para doblarlo, para que el arco se doble cuando se hala y poder dispararlo se requería una fuerza muy grande porque era un proyectil que iba a ser lanzado a través del arco de bronce. Entonces dice, Dios no solamente se asegura que la flecha llegue sino que me da poder para simplemente doblar el arco de bronce. Piense en esa imagen y usted verá que va a ser bendecido.

"Me diste así mismo el escudo de Tu salvación y Tu benignidad me ha engrandecido. Tú ensanchaste mis pasos debajo de mí y mis pies no han resbalado. Perseguiré a mis enemigos y los destruiré, y no volveré hasta acabarlos" está hablando el hombre de guerra ahí. Pero tus enemigos pueden ser tus complejos, tus errores del pasado que te atacan y te obsesionan. Pueden ser las cosas que no alcanzaste en la vida, los rechazos que recibiste, la niñez deficiente que tuviste, la falta de tus padres, la muerte de tu madre cuando tenías nueve, diez años y todas estas cosas a veces se pueden hacer enemigos de nuestra prosperidad y de nuestra bendición. Dios te da fortaleza para acabar a tus enemigos, destruirlos completamente, aplastarlos y que no quede rastro de ellos como hizo con la vida de nuestra hermana Vitalina. Diga amén aunque sea para complacerme ¿amén? Dios es poderoso, los recursos del cielo están contigo.

Y después yo quiero hablar de la confesión positiva, la manera cómo usamos nuestra boca, lo que hablamos y decimos porque me gusta cómo David se expresa a sí mismo, se expresa con esa positividad ¿no? y yo creo que una de las maneras de nosotros crecer en nuestras luchas es aprendiendo a cambiar nuestro vocabulario ¿sabe? quitar el no puedo por el todo lo puedo, quitar el no sé por el Dios de mi sabiduría, quitar el no tengo por el Dios que me provee todo lo que yo necesito.

La confesión, la manera en que hablamos con nuestra boca y las cosas. La Biblia dice que el poder de la vida y de la muerte están en la lengua, y nosotros a veces, parte del problema es que hemos tenido en nuestra vida tantos sinsabores y tantos reveses que hemos adquirido un vocabulario derrotista y siempre estamos confesando negatividad, o a veces reprimimos el alabar al Señor y entonces eso se convierte en una uña que crece hacia adentro. Nosotros tenemos que soltar la alabanza, soltar la confesión positiva, creer que Dios es poderoso. Aunque estés aterrado por dentro di: el Señor está conmigo y yo voy a salir adelante.

Hay otra cosa que sí quiero decir también y es lo siguiente ¿sabe? Si usted ha pasado una vida de fracasos y de dificultades, si usted ha tenido muchos problemas en su vida y entra al Evangelio entonces va a tener que darse en usted un proceso de reprogramación. El uno aprender a pensar como David se toma a veces muchos años. Hay que deshacer los viejos patrones mentales y los recuerdos de derrotas pasadas, y el trauma que ha hecho que esas derrotas se metan en nuestra consciencia profundamente en nuestra psiquis, y entonces cuando tratamos de confesar positivamente o de creer que Dios, cuando usted quiere cambiar usted descubre que hay esos frenos mentales, su neurología está configurada según los defectos y los fracasos del pasado, entonces cuando usted quiere hablar positivamente hay un freno. Usted tiene que comenzar a cambiar eso, se va a tomar tiempo.

Ahí acudo al último principio que discutí el domingo pasado que es la paciencia y la persistencia, porque cuando usted, muchas veces los cambios de la personalidad y del carácter se dan a largo plazo mientras vamos deshaciéndonos de los patrones antiguos de pensamiento y vamos reemplazándolos con nuevos, y también el tiempo que se toma el tiempo para reprogramarse, la neurología del cerebro, se toma tiempo. Si usted ha sido entrenado para pensar que usted no puede, no debe, no sabe, no tiene, para cambiar eso se toma mucho tiempo.

Es interesante que David hace su confesión, eso se llama el cántico de liberación de David, Segundo de Samuel 22. Dice: "Habló David a Jehová este cántico el día que Jehová le había librado de la mano de todos sus enemigos y de la mano de Saúl." David había pasado por muchas dificultades, su camino fue un camino muy duro y fue perseguido por sus enemigos, tuvo muchos fracasos, y llegó el día en que David se vió que ya todos sus enemigos estaban vencidos, que ya Dios lo había instalado en el reino que le había prometido, entonces brotó de él ese canto, pero es interesante que fue después de algunas victorias.

Yo creo que lo que pasa en la vida cristiana es que cuando nosotros entramos en el territorio de la fe tenemos que ganar nuestras victorias. Según usted emprende riesgos y se atreve en el Nombre del Señor a conquistar áreas de su territorio psicológico-emocional, y usted ve que Dios es poderoso, cuando usted emprende algo y comienza un negocito o se atreva a aprender a manejar y sacar su licencia, o comienza a aprender inglés y ve que sí, que puede hablarlo, o comienza a bregar con una computadora y descubre que sí, que usted puede, poco a poco usted va ganando pequeñas batallas y entonces su fe va creciendo, pero es un proceso a largo plazo y tenemos que comprometernos a lo largo de la vida para reprogramar y cambiar nuestra forma de pensar, confesar, creer, esperar, emprender, se toma tiempo y ahí está la paciencia, ahí está la persistencia.

Hay que deshacer y hay que rehacer, hay que cambiar el vocabulario derrotista antiguo, hay que cambiar el patrón fatalista, negativo, y eso se toma tiempo que esos caminos neurológicos que se han construido, porque el cerebro todo lo inscribe, reponerlo o suplantarlo con un vocabulario nuevo y diferente, y una forma de pensar y de esperar diferente, eso se toma tiempo, sea paciente con su propio proceso de crecimiento y de transformación de su forma de creer, pero cada vez que usted conquista algo déle gracias al Señor, márquelo, escríbalo, celébrelo y métalo ahí en su consciencia para que usted pueda ir cambiando poco a poco su forma de esperar y su creer, esa consciencia de Cristo en usted que se haga cada día más y más fuerte a medida que usted va ganando logros y escalando montañas.

Otra cosa que quiero decir es que a veces hermanos, no podremos cambiar una condición de nuestra vida, pero podremos sobrellevarla y sacarle ventaja, y usarla como un peldaño hacia el desarrollo personal, si usted entiende lo que estoy diciendo diga: amén. ¿Sabe que habrán cosas en su vida que usted no podrá superar por más que quiera? y usted le pedirá al Señor: Señor, sácame de aquí, y Dios tendrá otra cosa en mente, pero dentro de esa situación usted puede encontrar satisfacción y gozo, y victoria e inclusive usarla como un peldaño hacia la grandeza.

¿Recuerdan el video que yo mostré el domingo pasado acerca de Tony Meléndez? Él me imagino cuando niño le pidió: Señor, hazme crecer brazos. Nick Boyachic creo que se llama que nació sin brazos y sin piernas, él dice que todos los días cuando era niño le pedía al Señor que le hiciera crecer brazos y piernas y Dios nunca le hizo crecer brazos y piernas, pero él encontró satisfacción dentro de sus limitaciones, y a veces la victoria que Dios tiene para ti no es necesariamente sacarte de tu situación sino precisamente hacerte prosperar dentro de tu situación ¿amén? y hacerte ver que ahí hay victoria también.

Muchas veces nosotros pasamos la vida lamentándonos por lo que no tenemos y lo que no podemos sobrepasar y entonces nos enfocamos tanto en lo limitante de lo que estamos viviendo que no pensamos en: wow yo puedo mullir mi almohada, esta celda yo puedo adornarla, yo puedo hacer de ella un lugar de bendición también, porque a veces será así. A veces a los predicadores no nos gusta meternos en la complejidad y decimos: no, Dios te va a sacar de todo, Dios te va a dar la victoria en todo, Dios te va a hacer crecer brazos, Dios te va a poner alas, pero no le decimos a la gente: mira, a veces Dios tiene otros propósitos. Puede ser una deformación física, puede ser una limitación emocional, mental.

Pablo le pidió al Señor que le quitara el aguijón ese que él tenía que no sabemos qué era, tres veces fue ante Dios y dijo: Señor, líbrame de este aguijón, líbrame de esta zozobra y el Señor tres veces le dijo: Pablo, bástate Mi Gracia, Mi Poder se perfecciona en la debilidad, porque Pablo necesitaba ese contrincante entrenador para mantenerlo sobrio, humilde, dependiente de Dios porque Dios le había dado tanto a él y su tendencia habría sido enorgullecerse.

Dios le puso una barrera artificial en su vida y Pablo quería librarse de esa barrera pero Dios le dijo: No, no, no, tú la necesitas, esa muletilla es importante para tu grandeza personal, si te la quito te vas a destruir. ¿Cuántas veces le pedimos al Señor: Señor que me pegue la lotería? si me pego la lotería le voy a dar el diezmo a la Iglesia, y yo quisiera que así fuera, eso sí les gustó ¿verdad? pero Dios sabe que quizás no te conviene eso. ¡Señor que me den ese trabajo en California! pero si te vas a California te vas a perder allá, quizás Dios te quiere aquí en Boston sufriendo frío en invierno para que aprendas a ser humilde y sencillo. Si te vas a California te vas lejos de tu familia, lejos de tu Iglesia y entonces quizás hay algo allí que Dios no quiere que tú experimentes.

Pero no, si te concentras en "oh, Dios no me contestó, Dios no me concedió" pero quién sabe lo que Dios tiene para ti en este lugar, a veces los no de Dios son Su muestra de misericordia para con nosotros y tenemos que aprender. Después que tú oraste, clamaste, peleaste como un guerreros, si todavía el veredicto es no, encuentra paz y gozo en eso, y victoria en eso.

Por eso Pablo dice ¿no? yo sé vivir en cualquier situación que me encuentre, cualquiera que sea mi situación yo puedo prosperar en ella, sea de abundancia o sea de escasez, sea estando satisfecho o estando en carencia él dice: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece." Tenemos que recordar ese contexto en nuestra vida.

Uno de los principios que ustedes recuerdan es que "en el mundo hallaréis aflicción", este es un mundo caído, deformado, pecaminoso, no es el mundo que Dios diseñó cuando lo creó, la caída intervino y Dios está en el proceso de transformarlo y reformarlo. Mientras tanto hay niños que se mueren prematuramente, hay accidentes en la calle, hay defectos de nacimiento, hay miseria en la vida, hay tsunamis que destruyen poblaciones enteras, hay guerra, hay hambre, es un mundo caído, no es el mundo que el Señor diseñó ni el que Él quiere, pero en ese mundo caído tú puedes encontrar felicidad, tú puedes encontrar gozo, dí amén en el Nombre de Jesús.

Dentro de tu divorcio que tú no querías tú puedes encontrar futuro para tu vida. Dentro de tu hijito que tiene problemas de desarrollo tú puedes encontrar y puedes crear un hombre poderoso también, y puedes encontrar gozo y satisfacción en tu vida. Dentro de ese exámen que tú fallaste tú puedes superarlo y seguir adelante, y la próxima vez pasarlo con 100. Todo está en lo que tú puedas creer que Dios puede hacer dentro de ti. Sea en pobreza o sea en riqueza, sea en salud o enfermedad el Señor está contigo y te da la victoria, y tú puedes sacarle provecho a todo en la vida. Esa es la armadura del creyente hermanos, esa es la plataforma de un hijo de Dios.

Para superar dolores, deformaciones, hábitos destructivos es necesario creer que con Cristo podemos cambiar o que nuestras circunstancias puede cambiar, o que podemos vivir por encima de nuestras circunstancias. El apóstol Pablo dice: "Antes que todas estas cosas somos más que vencedores" y ¿de qué está hablando él? está hablando de que ni ángeles, ni principados, ni potestades podrán hacernos caer o derrotarnos, que ni la muerte ni la vida, sino que en todas estas cosas; hay veces que en medio de las situaciones difíciles de la vida podemos construir un jardín y ser de bendición a muchos, pero tenemos que creer que mi situación, mi condición puede cambiar, yo puedo cambiar. Yo no tengo que vivir mi vida sujeto a la depresión toda mi vida, yo no tengo que vivir mi vida sujeto a una dependencia sexual o alguna obsesión de algún tipo, o alguna deformación de mi psiquis que me lleva a hacer cosas que yo sé que no son de Dios y en vez de acomodarme a ella, y de tratar de sanitizarla y darle otro nombre yo digo: no, todo lo puedo en Cristo que me fortalece, Dios me puede ayudar a vencer y a superar, y a salir adelante, y a bendecir a otros también ¿amén? tenemos que creer que Dios puede ayudarnos a cambiar en vez de acostumbrarnos a nuestros demonios, tenemos que saber que Dios quiere darnos la victoria.

Y eso que yo decía que es tan importante que estemos conscientes del Cristo dentro de nosotros, uno de mis pasajes favoritos se encuentra en Efesios capítulo 1, les remito ahí y es posible que hasta les deje ir un poquito temprano esta mañana, sería un milagro pero ore porque todo es posible en Cristo Jesús (risas), yo siempre le pido al Señor que me dé brevedad pero nunca me lo ha concedido y he aprendido a conformarme a eso (risas).

Efesios capítulo 1 versículos del 17 al 22, Pablo ora, ustedes me han oído hablar de esto quizás en alguna oración, dice: "Yo oro, hago memoria de vosotros en mis oraciones" versículo 17 Efesios 1, "para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Él" fíjese que Pablo está pidiendo: dale a este pueblo y un espíritu de revelación sobrenatural y de sabiduría pero ahí no se queda la cosa, ¿para qué, para qué está pidiendo él espíritu de revelación y sabiduría? Dice: "Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento" y aquí viene el punch line "para que sepáis cuál es la esperanza a que Él os ha llamado y cuáles las riquezas de la gloria de Su herencia en los santos, y cuál la super eminente grandeza de Su poder para con nosotros los que creemos" subraye ahí "los que creemos", "según la operación del poder de su fuerza la cual operó en Cristo resucitándole de los muertos y sentándole a Su diestra en los lugares celestiales."

¿Sabe que a veces necesitamos que Dios nos ilumine para entender el tanque de guerra que tenemos dentro de nosotros? a veces pensamos que tenemos un volkswagen ahí chiquito que solamente da para ir a la tienda a comprar, usted tiene dentro de usted un fighter plane F-11 o 14 o lo que sea que hay por ahí, usted tiene un motor poderoso que lo puede llevar no digo a la luna, lo puede llevar a Júpiter, lo puede llevar a romper la barrera del tiempo y del espacio, e ir como en Star Trek, warp speed a otra dimensión. Dios da poder a sus hijos, pero tenemos que estar conscientes.

Pablo dice: miren yo estoy orando para que ustedes entiendan lo que tienen adentro. Nos convertimos, aceptamos a Cristo como Señor y Salvador pero no entendemos que el poder de Dios, todo el poder del cielo está dentro de ti, hermano créelo en el Nombre de Jesús, poder para lo que sea. Poder para comer menos, poder para hacer ejercicio en la mañana, Dios te da poder para las cosas grandes y para las cosas pequeñas también. Poder para rechazar esa segunda chuleta y decir: no, ya comí bastante, Dios es poderoso. No le pidas: Señor quita las calorías de esta comida, no, pídele: Señor dame autoridad para decir no.

A veces pido: Señor, haz un milagro como con Yiye Ávila que yo pierda 40 libras en un instante, no, no. Ponte a hacer dieta, ponte a hacer ejercicio que yo necesito una persona fuerte y segura, y disciplinada. Dios te puede ayudar a comprar tu casa, el Poder de Cristo dentro de ti te puede ayudar a ir a la universidad, te puede ayudar, si has sido una ama de casa toda tu vida y tienes sueños de estudio y de superación personal Él lo puede hacer. Donde quiera que tú vayas recuerda que todos los recursos del cielo van contigo.

Yo les digo a mis hermanos a veces: mira, es cierto. Uno quisiera tener su documentación y gloria a Dios si la podemos tener pero ¿sabes qué? que si te deportan Dios va contigo en el avión y cuando estés allá los ángeles van a estar esperándote allá, donde sea porque Dios es poderoso para hacer prosperidad donde sea. ¿Usted cree que la prosperidad Dios solamente la puede dar aquí en Estados Unidos? no, eso no tiene gracia, aquí es fácil. Dios te la puede dar en República Dominicana, El Salvador, México, donde sea, el Señor es poderoso para abrir camino. El Señor te dice: Yo te he entregado toda la tierra que pise la planta de tus pies. Toda la tierra, eso quiere decir donde sea. Si estás aquí gózate pero si te llevan a otro lugar espera la bendición de Dios donde quiera que tú vayas, Yo estaré contigo donde quiera que tú vayas. Y hay principios, dice: "Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente" hay que esforzarce y emprender batallas en el Nombre de Jesús.

Ponte de pie mi hermano, mi hermana, ponte de pie y ahí como que haz mover esas aguas en el Nombre del Señor, dite a ti mismo: todo lo puedo en Cristo que me fortalece. En el Nombre de Jesús yo declaro bendición sobre tu vida en esta mañana, yo declaro que Cristo es poderoso dentro de ti, que cualquier problema que tú tengas Dios te va a dar las armas y los recursos para resolverlos ¿okay? lo que tú estés mirando ahora hacia el futuro Dios es poderoso, recibe la provisión de Dios en tus manos ahora mismo. Mueve tus manos y dí: Señor lo tengo, recibo gracia Tuya.

Señor: yo mismo confieso desde aquí arriba que Contigo soy más que vencedor, que todo lo puedo con ese Cristo poderoso que habita dentro de mí. Yo tengo la tierra, mi futuro es brillante, nuestros hijos van a ser bendecidos, hay victoria para los que creemos en Jesús. Señor: en esta mañana destierro la desesperanza, destierro la negatividad, destierro el fatalismo y recibo esperanza. Oh, vamos a ganar la victoria hermanos, vamos a vivir y no a morir, vamos a prosperar y no a empobrecer porque Dios es bueno y para siempre Su misericordia. Dios te ama y Él no te ha llamado a ser derrotado. En Cristo Jesús tú puedes vencer.

Créele al Señor y ciñe tus lomos para la batalla. Puede que se tome meses porque las grandes victorias se toman tiempo pero persiste en el Señor y anímate de esa consciencia: Dios va delante de mí como poderoso gigante abriendo camino, Él derrotará. Por un camino vendrán y por siete huirán cuando quieran hacerme mal, aunque un ejército acampe alrededor de mí, dice la Palabra, no temerá mi corazón, aunque contra mí se levante guerra yo estaré confiado, aleluya.

¿Usted cree que eso está escrito allí simplemente para poesía? eso está escrito para animar a guerreros. En esta mañana Dios se complace en decirte: renueva tu contrato Conmigo, Yo estaré contigo y tú, tu asignación es esforzarte y ser valiente, mantener la Palabra mía dentro de tu corazón continuamente, vivir en Mis caminos, obedecerme y Yo te daré la victoria. Nadie te podrá hacer frente todos los días de tu vida porque Yo he puesto victoria en tus manos. Los hijos de Dios tenemos todo derecho para hacer grandes cosas en esta mañana. Vamos a declarar: Dios es poderoso ¿amén? en el Nombre de Jesús sal de aquí con esperanza de que Dios está contigo como poderoso gigante, aleluya.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato