Sermón 2 de noviembre 2014: El cristiano crece cuando pasa por la prueba

A propósito de Sermones
[Dr. Roberto Miranda]
  • Presenter: Dr. Roberto Miranda
  • Fecha: November 2, 2014
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Quiero regresar a la serie que hemos estado tratando acerca de salud y sanidad, cómo vivir vidas resplandecientes, vidas gozosas, vidas triunfantes aún en medio de las tribulaciones y las luchas. Y yo sé que han pasado muchas semanas porque hemos tenido tantos diferentes eventos y cosas ricas que Dios nos ha dado que hemos tenido que posponer el desarrollo de esta serie.

Pero quiero volver a recaptarlo y continuar porque me parece que es una serie de mensajes que encapsula y reúne todos los temas del Evangelio en una manera muy bella y que tiene un valor práctico tremendo.

Hemos dicho y lo que quiero hacer es un resúmen, y si Dios me detiene en alguna cosa voy a tratar eso, para ponernos al día, y si hay tiempo pues voy a tratar material nuevo, siempre voy a tratar material nuevo pero en otra manera, y si no el próximo domingo tomaré algo absolutamente nuevo no tratado, otro enfoque de algo, todo orientado hacia cómo vivir vidas saludables.

Pero decíamos que todo esto que estamos predicando se enmarca dentro de la idea de que Dios quiere que vivamos vidas felices ¿amén? Dios quiere que seamos gente gozosa, gente saludable, gente que refleje los valores del Reino de Dios, gente que refleje el carácter saludable y eminentemente balanceado de Cristo Jesús.

Cristo vino a un mundo caído gobernado por las tinieblas para arrancarle el dominio al diablo que explotaba a los seres humanos sin recurso alguno. Cuando Cristo entra en la historia no hay ningún poder que le pueda hacer frente efectivamente a las tinieblas en el mundo y Cristo, en Su muerte en la cruz dice la Biblia que derrotó a los principados y a las potestades. Dice que les arrancó el dominio y estableció el gobierno benévolo de Dios en la Tierra que ha ido avanzando poco a poco por medio del avance del Reino de Dios, y que un día será consumado cuando Cristo venga en toda Su gloria, y entonces le pondrá fin al mundo caído en que vivimos y establecerá Su Reino perfecto para toda la eternidad.

Mientras tanto Él a través de Su Iglesia va rescatando porciones de este mundo. A través de la proclamación del Evangelio Dios va obrando en las sociedades, en las culturas, en los individuos y hay una lucha ahora mismo que se da en el mundo, el Reino de Dios reclamando este mundo caído, y el reino de las tinieblas haciendo guerra contra el Reino de Dios, contra Su Iglesia para hacer daño, para robar, matar y destruir, para hacer lo que el diablo siempre ha hecho en la historia de la humanidad.

Y la Iglesia es esa fuerza benévola que avanza anunciando la Palabra del Evangelio, declarando la intención de Dios, trayendo vidas al conocimiento de Jesucristo, predicando la Palabra y los valores del Reino de Dios en la sociedad. Hay una lucha encarnada en el mundo ahora mismo entre los poderes del diablo y los poderes de la luz y de la vida.

Cristo vino a esta vida para arrancarle dice, su poderío al diablo. Dice la Biblia que Cristo vino a deshacer las obras del diablo, a asegurarse de que nosotros no tengamos que vivir en esclavitud de las tinieblas, que cada uno de nosotros pueda aspirar a ser una persona saludable y sana, que cuando entremos en el Evangelio con nuestras heridas, ataduras, cadenas, matrimonios caídos, pensamientos que nos atan, que a través de Cristo Jesús nosotros podamos recibir libertad y ser libres, y vivir una vida saludable.

Esta misma mañana oraba por una persona que vino aquí y me pidió oración durante el tiempo de intercesión, y yo veía a esta persona temblando, y me sentí llamado a orar por ella, y le pregunté: ¿hay algo en particular por lo cual usted quiere que yo ore? y me dijo: por unos ataques de pánico que hace dos años que padezco, y aún mientras yo oraba por ella estaba temblando allí, y oraba yo para que el Señor la sanara, oré por la paz que sobrepasa todo entendimiento. Oré, como dice el apóstol Pablo que dice que por nada estemos ansiosos sino que antes bien sean conocidas nuestras peticiones delante de Dios con oración y ruego, y que la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento guardará nuestros pensamientos y nuestras mentes en Cristo Jesús.

Declaré la Palabra de Isaías que dice que: "Tú guardarás en perfecta paz a aquél cuyo pensamiento en Ti persevera." Declaré la Palabra de Cristo que dice: "La paz os dejo, mi paz os doy. Yo no os la doy como el mundo la da, no se turbe vuestro corazón ni tenga miedo." Estas son palabras que están en la Biblia que nos dicen que nosotros no tenemos que vivir presos de la ansiedad, de la depresión, del pánico, de las pesadillas, de una vida de desasosiego. Cristo ha venido para que tengamos paz, Él es el príncipe de la paz.

Y hay tantos pasajes en la Escritura que nos hablan de que yo no tengo que vivir una vida de ansiedad, y muchos de nosotros sí, yo sé que padecemos de ansiedad, padecemos de insomnio, padecemos de pesadillas que envenenan nuestro sueño. Pero hermanos: yo les puedo decir en el Nombre de Jesús que usted no tiene que vivir una vida de padecimiento de esos tipos.

Y muchos de nosotros padecemos de muchas otras cosas. Padecemos de complejos inferioridad, padecemos de una baja autoestima, a veces tenemos en nuestro corazón celos y resentimientos del pasado y deseos de venganza, nos sentimos como que Dios nos ha abandonado. Hay muchas cosas diferentes cosas que los seres humanos padecemos. Otros padecemos de una actitud crítica con los demás, somos sumamente delicados; si nos miran mal ya nos llenamos de odio y de resentimiento. Somos violentos en nuestra forma de hablar, maldecimos y no podemos controlarnos, hablamos mal a los demás.

Hay muchos defectos en la vida y todos aquí en una manera u otra padecemos de algo ¿amén? sí o no, todos tenemos algo, nadie puede decir que es perfectamente feliz en esta vida. Sin embargo Cristo ha venido para que en todas esas cosas seamos más que vencedores, y cuando nosotros entramos al Evangelio nosotros tenemos derecho a aspirar a una vida sana y saludable, aún en medio de las tribulaciones y las pruebas.

Yo creo que no se debe predicar de salud y bendición, y sanidad sin decir también que en el mundo hallaremos aflicción y de muchas otras cosas, pero en todo dice la Biblia: "Somos más que vencedores" Cristo ha venido para deshacer las obras del diablo y Cristo nos llama a la salud y a la sanidad.

Y decíamos, como digo esto es un resúmen así pero a veces necesitamos recordar estas cosas, decíamos que la Palabra de Dios es un manual práctico de cómo vivir una vida saludable y de cómo sanarnos de las deficiencias y los defectos, y los problemas, y las ataduras en las cuales nos encontramos, y cómo cuando venimos y padecemos de algo o viene tragedia a nuestra vida, viene un diagnóstico terrible de alguna enfermedad crónica, viene algo que amenaza nuestra felicidad, enseguida tiene que levantarse dentro de nosotros un muro de defensa que la Palabra del Señor nos provee para hacerle frente a las adversidades y a los problemas de la vida porque vendrán tarde o temprano, y entonces tenemos que saber cómo, la Biblia está llena de eso.

Nunca lea la Biblia como un libro religioso simplemente como para hacer una letanía, no. Lea la Biblia para encontrar en ella los instrumentos que usted requiere para vivir una vida feliz y productiva, así es que yo leo la Biblia, así es que yo predico el Evangelio. No lo predico para que la gente sea religiosa, no, lo predico para que entiendan cómo obtener todo lo que Dios tiene para ellos, cómo vivir dentro de la plenitud que Dios ha declarado sobre nosotros, cómo recibir toda la herencia que Dios tiene para nosotros, esa es la Biblia.

Y la Biblia tiene muchas enseñanzas. Ahí tenemos por ejemplo en Efesios capítulo 6 que lo discutimos, acerca de cómo debemos tomar la armadura de Dios cuando vienen los problemas a la vida, el apóstol Pablo lo llama el día malo. Cuando vienen los días malos, cuando viene el problema matrimonial, cuando viene el diagnóstico de enfermedad, cuando viene la cuenta de banco que creíamos que teníamos más de lo que teníamos y de momento nos rebota un cheque, cuando el IRS nos dice que le debemos $1,500 cuando pensábamos que nos iban a devolver $1,500, cuando el jefe nos dice: vamos a cerrar la factoría y acabas de perder tu trabajo ¿no? cuando te quitan las horas, cuando descubres que tu hijo está fumando marihuana, o tu hija que está teniendo relaciones sexuales ilícitas.

¿Qué hace uno en ese momento, se desespera, se pega un tiro, renuncia de Dios, deja de ir a la Iglesia o se pone toda la armadura de Dios y dice: sabes qué yo voy a pelear y voy a arrebatarle a mis hijos al diablo, voy a reclamar la bendición de Dios, voy a buscar trabajo y yo creo que Dios me va a abrir un trabajo en esta ciudad, donde dicen que no hay trabajo Dios me va a encontrar algo. No me faltará el pan de cada día, yo voy a orarle al Señor para que a mi casa no le falte comida, no le falte calefacción, que a mis hijos no les falte un buen traje o lo que sea porque Dios es mi proveedor. ¿Qué hace el cristiano cuando viene el día malo? va a la Palabra y encuentra las herramientas que necesita para vivir en suficiencia y en la bendición de Dios.

Dios ha provisto, por ejemplo dice: "Cuando venga el día malo cíñase los lomos con la Palabra de la Verdad" lo que Dios ha declarado, no la mentira que el diablo te quiere decir, no, la Verdad de Dios. Usa la justicia, usa la Palabra del Evangelio, usa el escudo de la Palabra, usa la espada o la espada de la Palabra y el escudo de la fe, usa el calzado del Evangelio, usa el yelmo ¿de qué, de la fe creo que es? el yelmo de la salvación, ¿cuál es la espada? la espada de la Palabra, todas estas herramientas, cada una de ellas una armadura como un soldado. Usa esas armas.

Ahora eso quiere decir que: mira, tienes que leer la Biblia. Hermanos en última instancia déjenme decirles, esto es terreno nuevo que estoy cubriendo ahora. Si usted no lee la Palabra usted va a estar desarmado contra las aflicciones de la vida, no es suficiente simplemente venir a la Iglesia.

Con todo respeto yo se lo dejo eso a su tiempo de católico. Si usted es un evangélico cristiano comprometido usted tiene que tener la Biblia cerca de usted, en todo momento, debe leerla y leerla como algo, como se agarra un náufrago de una tabla, léala para conocer los derechos y las responsabilidades que usted tiene como hijo de Dios.

La Palabra del Señor es algo que se mete dentro de usted, es algo vivo. La Biblia dice que la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos, dice, y penetra hasta penetrar hasta el túetano mismo, dice que divide las cosas y que no hay nada que esté escondido de la Palabra del Señor. Si usted quiere tener una vida poderosa aliméntese con la Biblia, aliméntese con la Palabra del Señor. Ya es tiempo de que los cristianos estén muy instruidos en la Palabra de Dios.

¿Usted sabe por qué hay tanta inocencia hoy en día en el pueblo de Dios que no estamos preparados para las trampas tan terribles que el diablo está tendiéndole a la humanidad? porque hay mucho creyente que ignora la Biblia, ignora la Palabra del Señor. No sabe la diferencia entre Abraham y Josué, o Eliseo, o Acab, no saben quiénes son esos personajes. No saben la doctrina de la salvación en qué consiste, no conocen los grandes temas de la Biblia. No saben la diferencia entre Antiguo y Nuevo Testamento. No saben cómo predicarle a alguien acerca de salvación, si se encuentra un incrédulo que le dice: mira ¿qué es lo que tú crees? no pueden explicarle porque no leemos la Biblia, no sabemos quiénes son los profetas.

Hoy Sara aludió al valle de los huesos secos, usted dice: ¿con qué se come eso? lea la Biblia, está en Ezequiel. Muchos cristianos no sabemos los grandes temas y los grandes relatos de la Biblia. Oh hijos de Dios yo les suplico en el Nombre del Señor: lean la Palabra porque ahí ustedes van a encontrar consejo para sus vidas.

Yo siempre he dicho: mi madre fue una mujer de una educación muy básica pero era la mujer más sabia que yo he conocido en toda mi vida porque estudiaba la Palabra del Señor. Yo todavía tengo su Biblia y es una Biblia que está arrugada, y cuando usted la abre las páginas casi se desmoronan porque están rayadas por donde quiera. Esa mujer se levantaba por la mañana, cuando conoció al Señor en los años '60 en República Dominicana, el Evangelio se le metió por los poros.

Y yo quizá les he dicho esto antes, uno de mis recuerdos más lindos es por la mañana antes de yo levantarme, cuando yo era chiquito, escuchando a mi madre cantando coritos en la cocina de la casa leyendo la Biblia y cantando. Y esa mujer conocía la Palabra.

Si usted quiere ser un cristiano saludable y maduro lea la Biblia, de Génesis hasta Apocalipsis. Léase hasta los textos que dicen que fulanito engendró a fulanita, y fulanita engendró a fulano, y que fulano engrendró a sultano, léalo porque es la Palabra de Dios, algo bueno se le va a pegar ¿ok? léalo todo, las ennumeraciones y los hijos que tuvieron fulanito y otros, léaselo todo, trágueselo todo porque todo eso es Palabra, energía divina que va a entrar a su vida, la Palabra de Dios es muy importante.

Y así hay muchas cosas que dice la Biblia en Efesios capítulo 6: la armadura de Dios. Y entonces también hay verdades que nos ayudan a vivir vidas saludables. Por ejemplo: yo les he hablado acerca de la importancia de que usted sepa que su valor reside en Dios y no en los hombres, que Dios lo hizo a usted bueno y con buenos propósitos, que usted no tiene que buscar un novio para que le diga que usted vale, no. Usted vale y si el novio no viene se lo perdió, eso es problema suyo ¿amén? usted no tiene que estar por allí sintiéndose que no vale porque no tiene un hombre, a veces hay hombres que mejor que estén lejos de su vida, mejor solo que mal acompañado yo les digo.

Hey, usted vale por usted misma en usted misma y no viva con complejo de inferioridad ni nada por el estilo, gócese en lo que Dios le ha dado. Celebre, disfrute de todo lo que el Señor ha puesto en su vida.

Óigame: todos nosotros podemos vivir vidas creativas, eminentemente creativas si dejamos de quejarnos de que: ah no me diste esto, que no me diste lo otro, que no, no. Mire lo que usted tiene, el vaso véalo medio lleno, no medio vacío y viva la vida positivamente porque Dios no crea basura, Dios lo ha hecho a usted eminentemente valioso. No esté buscando valor en otra persona, en un individuo, en dinero, en fama, en trabajo, todo eso es bueno pero eso no lo hace ni mejor ni peor, es la Presencia de Dios en su vida.

Entonces hemos hablado de que: hey, gózate en lo que tú eres, no vivas compulsivamente buscando afirmación porque eso lo que hace es que te hace rehén de las circunstancias. Si te celebraron y te festejaron hoy oh, estás feliz, gloria a Dios. Si no te llamaron, no te mandaron una tarjeta de cumpleaños estás deprimido y te vas a pegar un tiro, ¡no!

Sea lo que sea, dice creo que es el profeta Habacuc, que aunque la higuera no florezca, aunque no haya comida en la despensa, aunque no haya nada en el clóset, con todo yo me gozaré en el Señor y celebraré a mi Dios. Si tienes mucha comida gloria a Dios, si no tienes bastante cómete lo que te dieron y no te preocupes que mañana será mejor. Cree en el Señor, no estés buscando felicidad en el mundo porque los hombres un día te aman y otro día te dan la patada como decimos nosotros ¿no? ten valor en ti mismo, muy importante esto.

Otro principio bien importante, siempre esto, dí conmigo: Dios está con nosotros y a nuestro favor. Dile eso ahí: Dios está contigo y está a tu favor. Óigame: cuando usted se levante el lunes por la mañana y no le huelan ni las azucenas diga: Dios está conmigo y a mi favor. Cuando tenga que salir allá afuera y está nevando, y hay cuatro pies de nieve en la acera, y usted está resbalando por donde quiera diga: Dios está conmigo y a mi favor. Cuando el jefe lo mire mal diga: Dios está conmigo, más fuerte el que está conmigo que el que está en el mundo, gloria al Señor.

Nosotros tenemos que hacer de eso hermanos un principio regidor de nuestra vida. Cuando usted emprenda algo difícil en la vida crea que Dios está con usted, porque eso es importante. A veces nos sentimos que estamos solos y por eso a veces no nos atrevemos a hacer grandes cosas en la vida.

Por ejemplo mucha gente piensa: oh yo no puedo cambiar, yo nací así y así me voy a quedar. No, ya yo llevo cinco años con esta depresión. No, mi matrimonio ya no tiene solución. Si usted cree que Dios está con usted eso le va a dar ánimo para emprender cosas nuevas y grandes en su vida y todo depende de la fe, todo depende de que nosotros le creamos a Dios.

Yo creo que es muy diferente cuando un hombre, una mujer cree que Dios está con él o con ella, eso hace que tengamos esperanza acerca de la vida. No sé usted pero yo me siento como que Dios me ama en una manera muy especial, yo me siento como que soy el querendón de Dios, yo no sé usted, yo espero que usted también se crea. ¿Y sabe qué? Dios tiene tanto amor que puede ser amoroso con todos nosotros de la misma manera.

Yo siempre creo que Dios me va a bendecir. Yo siempre creo que Dios tiene mejores cosas delante de mí. Y yo creo que cuando uno aprende a creer que Dios está con uno esa creencia se convierte en una fuerza magnética que atrae la bendición.

¿Usted ha visto que hay gente positiva y que siempre no cree: no, yo voy a salir adelante, yo puedo esto, yo puedo hacer lo otro y como que las cosas le vienen? porque nosotros somos magnéticos. Si usted cree que le va a venir mal le va a venir mal. Si usted cree que la gente es una partida de sinvergüenzas toda el mundo va a abusar de usted. Si usted cree que la vida es cruel y que no hay nada bueno en este mundo olvídese que esa profecía se va a hacer real en su vida.

Ahora: si usted cree que Dios le ama, Dios quiere bendecir su vida, Dios tiene buenos propósitos para usted y para sus hijos mire, de alguna manera misteriosa, en la medida de que eso se haga una creencia poderosa en su vida, eso se va a atraer la bendición. Piense positivo en Dios y usted vivirá una vida positiva. Crea en el Dios que le ama y le valida, y tiene buenos propósitos para usted y óigame, es algo como que usted va a atraer.

¿Usted ha visto E.T. que cuando había una lucecita ahí que se prendía y uno lo veía a través de la carne de, verdad? así pasa. La gente que cree en Dios es como que tiene una lucecita, la gente la mira y ve a través de sus costillas, y ve una lucecita allí, esa es la fe, esa es la afirmación de Dios en su vida.

Pero es algo que hay que cultivarlo, hay que repetirlo hasta que se haga una realidad. Subraye esas partes de su Biblia que le dicen que Dios está con usted, créalo y viva eso porque eso, esa motivación va a permitir entonces que usted acometa cosas nuevas y diferentes, que usted en vez de huir de su matrimonio diga: no, yo.

Mire la hermana María que testificó al inicio del servicio ¿no? cuarenta y pico de años esta mujer separada de su marido, ella dijo: no, yo voy a quedarme hasta que Dios haga algo y mire cómo Dios unió a esta pareja, porque hay gente de fe. Cuando ella me dijo que se quería casar de nuevo a los setenta y pico de años yo dije: Señor ¿vivirán estos huesos? (risas) pero no, Dios lo hizo de una manera especial, no, no, estoy jugando. Ella es una mujer llena de vida, su esposo también.

Yo siempre creo que Sara, estoy jugando, eso es un chiste barato. Ella sabe a qué me refiero ¿no? porque a veces creemos que los ancianos, la gente mayor no puede amarse, no puede tener relaciones físicas. Mire, dice la Biblia que aún en la vejez fructificarán para anunciar que Jehová, mi fortaleza es recto y que en Él no hay injusticia.

Cuando ella me dijo que se quería casar de nuevo con su ex-esposo de cuarenta y tres años que no se habían visto es una historia trágica y una historia de amor a la misma vez, una historia de separación, de adulterio, de otras cosas pero mírelos ahí como dos tortolitas, qué bendición. Porque es que cuando uno le cree al Señor uno puede hacer cosas que la gente considera imposibles.

Yo he aprendido que el hijo de Dios hasta el último momento de su vida puede gozar de una vida plena. En una silla de ruedas Dios puede usar a una persona. La vejez puede ser el tiempo de mayor cosecha en la vida de un hombre, una mujer que cree que Dios está con uno. ¿Usted cree que Dios está más con un joven que con un viejo? no, de ninguna manera, Dios es el mismo para con todos Sus hijos.

Cuando uno cree eso, cuando uno cree que Dios está conmigo entonces eso le da fuerzas para seguir adelante. Cuando viene la aflicción, la prueba, usted se pone la armadura, dice: ahora vamos a pelear para que este gigante salga del campo, y le voy a cortar la cabeza como dijo David, le voy a dar su cabeza a las aves porque el hijo de Dios tiene grandes recursos, y esa Presencia de Dios; si Dios está con nosotros ¿quién en contra?

¿Tú sabes que hay ángeles alrededor de ti en todo momento en tu vida? Cuando tú crees que tú estás solo los ángeles de Dios están en tu vida. Están en tu cama de hospital, si tú vives en un departamento solo tú no estás solo, Dios está contigo, pídele al Señor que te deje sentir Su Presencia en tu vida. Los hijos de Dios siempre tenemos una gran nube de testigos alrededor de nosotros, las promesas de Dios están en nuestra vida. Dios está con nosotros y está a nuestro favor, eso debe ser un principio regidor.

El tercer principio del cual hablamos ya es que tenemos que, los cristianos, para ser felices tenemos que despegarnos del mundo y de la gente porque en el mundo la gente vive controlada por el mundo, y todo el mundo pues vive queriendo conseguir dinero, conseguir trabajo, hacer esto, hacer lo otro, que las modas, que la belleza física, y cuando esas cosas están en cuestionamiento o están frágiles, o desaparecen, nosotros nos desplomamos y somos infelices, y entonces vivimos muchas veces a la merced, los jovencitos viven a la merced de los otros jovencitos, qué piensan, qué dicen, si tienen compañía, si no, si tienen un noviecito, si no lo tienen.

Entonces hay mucho cristiano mundano que no han renunciado al mundo y entonces viven a la merced de las circunstancias. Si tú quieres ser feliz, entiende que el mundo no es tu hogar y el mundo no te puede dar nada ni quitarte nada.

Mucha gente que no progresa en los caminos del Señor porque ha llegado ese momento en que le ha dicho "no" al mundo. ¿Sabes qué? tiene que venir un momento en tu vida en que tú digas: ¿sabes qué? ya yo no voy a vivir más a la merced de este mundo, yo me voy a consagrar al Evangelio, voy a buscar de Dios.

Yo les digo a muchos de ustedes que son nuevos en la fe, están viniendo a la Iglesia, están buscando del Señor, mire: decídase de una vez por todas y entréguese al Señor ya, muera, muera, dígale: Señor ya hoy me caso Contigo, hoy ya yo no voy a mirar más atrás, yo no voy a buscar nada del mundo. El mundo es como decimos y hemos dicho ya eso: no es tu hogar, tu morada eterna está en el cielo, estamos aquí de paso. Si Dios te da algo gózalo y si te lo quita dí: Dios dió, Dios quitó, hágase la Voluntad del Señor.

Gozamos del mundo en la medida en que Dios nos da la bendición de gozar de él, pero si no: gloria a Dios que un día toda lágrima será enjugada de nuestros ojos, toda enfermedad desaparecerá y estaremos ante la Presencia de Dios, y disfrutaremos de una vida perfecta.

En el mundo aquí esto es provisional, esto es una antesala a lo verdadero que es la patria celestial, llénate de esa verdad y si en el mundo no tienes todo lo que tú quieres, tú desearías tener no te preocupes, un día Dios te dará con creces en el cielo. Invierte para la eternidad y vive esta vida aquí provisionalmente en lo que viene, lo verdadero que es ese banquete celestial que tú vas a gozar y disfrutar con tu Señor, despégate del mundo para ser feliz en esta Tierra.

Y finalmente el último otro gran principio que trabajamos un poco es esta idea de que, y suena un poquito tétrico pero es bien importante, es que: el sufrimiento es parte de la experiencia humana. ¿Por qué eso es importante? porque todos tenemos que pasar por tiempos de prueba y dificultad.

Yo creo que los Pastores les hacemos un daño a la gente cuando sólo les predicamos cosas buenas, cuando sólo decimos: oh Dios lo que tiene para ti es golosinas y dulcecitos, y pizza, y papitas fritas, y no les decimos: no, Dios a veces quiere formar a Cristo dentro de ti y te va a pasar por la disciplina del soldado; Dios va a permitir que vengan aflicciones a tu vida para fortalecerte, templarte, darte la actitud de un soldado.

¿A qué guerrero lo forman en un club de golf dando golpecitos de golf y después dándole banquetes cuando termina? ¿qué guerrero es formado en un jardín solamente? No, los guerreros son formados ¿dónde? en el campo de batalla. Los ponen a hacer ejercicios, a levantarse a las 4 de la madrugada, les enseñan disciplina, les enseñan a ceñirse a la autoridad, les gritan en la cara, los humillan para templarles el carácter y enseñarles a obedecer órdenes, los ponen a escuchar el silbido de las balas para que cuando llegue el momento de la batalla no se echen a correr, les enseñan que el enemigo es real y que tienen que prepararse, les enseñan a usar sus armas y a desmontarlas, y a volverlas a armar porque hay una guerra.

Y Dios a veces permite que vengan las aflicciones a tu vida. A veces permite que el diablo te ataque y lo controla pero te deja que veas los dientes pelados del diablo para que tú aprendas a no tenerle miedo, para que tú sepas que Cristo lo venció en la cruz del calvario.

Muchos de nosotros cuando el diablo nos pela los dientes nos mandamos a correr en vez de confrontarlo. Al diablo se le confronta, al diablo se le mira en la cara y se le dice: por aquí tú no pasas, Dios está conmigo. Use la autoridad, el diablo tiene que huír ante el Poder de Jesucristo.

Dice la Biblia que en la cruz Cristo derrotó a los principados y a las potestades, dice: "Los exhibió públicamente y anuló el acta de los decretos que nos era contraria" eso es un hecho judicial. Y a veces Dios permite que el diablo nos ladre, y a veces hasta permite que se acerque a nosotros pero detrás de él hay una cadena que lo está agarrando que no permitirá que él pase más allá de donde Dios quiere que pase.

Hermano: a veces van a venir las pruebas a nuestra vida, a veces va a venir tribulación pero Dios quiere a veces que nosotros aprendamos y a veces nos quita un poco las golosinas y la abundancia para que aprendamos que no sólo de pan vivirá el hombre sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios. A veces permite que pasemos sustos para que clamemos a Él y Él enseñe Su fidelidad, y digamos: wow, entonces no tengo nada que temer porque Dios prometió y Dios cumplió.

¿Sabe cuándo el cristiano crece? cuando pasa por la prueba y usa las armas del Evangelio, sale victorioso y entonces confirma que Dios es fiel y Dios es verdadero. Un cristiano que no ha pasado por pruebas y pérdidas, y tribulaciones, y dificultades, y tragedias no merece el nombre de cristiano. Todo cristiano debe tener unas cuantas medallas por haber sido herido en el campo de batalla.

¿Qué soldado que haya tenido experiencia en la guerra no se rasgó, no le pegaron un balazo o alguien no le dió un golpe, o cayó en una fosa, o lo que sea, o pasó trabajo? todo soldado digno del nombre padece tribulación, cuánto más nosotros que somos guerreros para la eternidad.

Va a haber tiempos de prueba en tu vida, eso no quiere decir que Dios se ha olvidado de ti, que no estás en bendición. Dios está preparando y permitiendo que vengan tribulaciones a tu vida para templarte, para que vayas a la Palabra, para que busques de la oración, para que aprendas que este mundo no es nada y que lo que importa es tu compañía, tu relación con Dios para que busques más de Él, para quebrantarte, para formar la imagen de Cristo en tu vida.

Si tú quieres ser como Cristo vas a tener que vivir como Cristo y parte de la vida de Cristo fue aflicciones, pruebas, dificultades, tragedias, traiciones de los suyos y finalmente una muerte de cruz. Pablo dice que él quería conocer a Cristo en Sus padecimientos y en Sus victorias, en Su Poder. A veces queremos conocer a Cristo en Su Poder pero no sabemos que para conocer a Cristo tenemos que conocerlo en Sus padecimientos. Así que hijos de Dios, Dios nos ha llamado a ser guerreros y para eso va a templarnos, entonces tenemos que acostumbrarnos a la idea de que vamos a padecer.

"En el mundo hallaréis aflicción" en el mundo vamos a padecer, y cuando vengan las aflicciones no te eches a morir, no te deprimas, no vayas por ahí a pegarte un tiro, no. Cree: Dios está conmigo, Dios me va a sacar adelante, esto es parte de mi entrenamiento, gloria a Dios.

Con esto termino: una persona no puede ser saludable emocionalmente y sabia si no ha pasado por grandes tribulaciones, déjeme decirle eso. Yo no he conocido una persona digna de ser maestra o maestro, digno de predicar un sermón, digno de consolar a una persona afligida que no tenga sus propias experiencias de pérdida, de tristeza y de padecimiento, y de enfermedad en su vida, no la conozco. Porque la única manera en que un hombre, una mujer verdaderamente aprende lo que es el amor, la mansedumbre, la humildad, la paciencia, la perseverancia en medio de la prueba que es lo que constituye a un hombre, una mujer en sano es a través de tribulaciones y pruebas.

Si usted no pasa por pruebas no es digno del nombre de un seguidor de Jesucristo. Vendrán las pruebas a su vida cuando vengan: cíñase la armadura de Dios y manténgase firme hasta que pase el día malo y usted saldrá como dice la Biblia: brillando como el oro, aleluya. Dios a veces nos prueba como el oro, depurado, para que se queden todas las cosas feas del oro y quede el oro puro, tiene que derretirse.

El metal cuando está impuro tiene que ser derretido para que se separen las impurezas de lo verdaderamente valioso. Nosotros a veces tenemos que ser pasados por el fuego para que quede el oro de Dios.

No le tengas miedo a las pruebas. Cuando vengan las tribulaciones, las sequías, las carencias a tu vida dí: ahora me voy a encerrar con Dios hasta que pase la prueba. Y cuando pase el invierno la primavera estará allí lista para recibirte, la bendición de Dios estará allí y podrás entonces ser de bendición a otros, eso es cómo vivir una vida saludable.

El domingo que viene continuaremos, hay muchas otras cosas, estamos haciendo simplemente un resúmen para que no se les olviden estas cosas que hemos hablado. Muchas veces tenemos que escucharlas dos o tres veces en diferentes maneras para que se graben en nuestros corazones y podamos hacer uso de ellas.

Que el Señor te bendiga. Cuando salgamos de aquí en este día sepamos que Dios nos ama, Dios nos valora, dió Su vida por nosotros. Dice la Palabra que el que dió a Su Hijo unigénito ¿cómo no nos dará también juntamente con Él todas las demás cosas?

Sal de aquí confiado de que Dios está contigo y que Dios te valora como tú no te imaginas. Si vienen pruebas a tu vida nunca dudes de que tu papá está ahí pasándola contigo y que Él no dejará que seas probado más allá de lo que tú puedas soportar, y sabe que debajo de ti hay una malla que te protegerá de toda tribulación y toda dificultad. Los ríos no te ahogarán, el fuego no te consumirá, que el Señor envíe a Sus ángeles para estar contigo en todo momento, tú eres precioso ante los ojos de Dios.

Mañana cuando vayas al trabajo recuerda que los ángeles de Dios van contigo. Estarán allí en tu fábrica, estarán allí al lado de la máquina, estarán allí en la oficina, estarán en el salón de clases, estarán cuando estés lavando los platos y metiendo la ropa en la lavadora, los ángeles de Dios estarán contigo, con tus hijos. Nadie te podrá hacer frente todos los días de tu vida, dice la Palabra del Señor que: "Yo te he entregado toda la tierra que pise la planta de tus pies. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente, no temas ni desmayes, Yo estaré contigo donde quiera que tú vayas" esa es la promesa de Dios para ti, la declaro en el Nombre de Jesús, gracias Señor.

Padre: Nos revestimos con Tu Verdad en esta tarde. Gracias porque somos privilegiados Señor. Gracias porque ya tenemos lo más importante de todo: la salvación de nuestras almas, el conocimiento de Cristo, Tu bella y útil Palabra para confrontar toda situación en la vida y una comunidad de hombres y mujeres que son hermanos en la fe, y todos vamos camino hacia la patria celestial.

Este mundo es pasajero Señor y te damos gracias porque nos has enseñado eso, que nuestra verdadera recompensa está en el futuro, pero mientras estamos aquí gracias Señor porque Tú prometes estar con nosotros todos los días.

Yo bendigo a este pueblo Padre en sus luchas, sus tribulaciones, sus matrimonios y su paternidad o su maternidad, en sus problemas de salud, de finanzas, de trabajo, de vivienda, de documentación, Padre en sus padecimientos emocionales, en sus ataduras y sus luchas internas, en sus pecados y en sus ofensas Padre, en su amor por Ti y su deseo de servirte, en su peregrinaje espiritual, en apenas comenzar a conocerte los nuevos que están aquí Padre, porque no te conocen tan bien los bendecimos en este día y te damos gracias porque este es un barco que va hacia el puerto seguro Señor de Cristo Jesús, no se hundirá. No será destruido en medio de la mar, llegará a la orilla porque Tú lo has prometido así, gracias Señor.

Bendice esta comunidad, habita en ella, satúrala con Tu Espíritu y con la salud de Dios, y gracias por este día en el Nombre de Jesús. Dios les bendiga mis hermanos, la paz y la gracia del Señor sea con ustedes, vamos a hacer una última adoración, bendecidos.

Comentarios

 
 

Gracias por el mensaje aqui expuesto, es cierto que tenemos que ser probados como se prueba el oro,esto es pasar por fuego (pruebas, tribulaciones). Que el Amor de Dios siga dirigiendolos, El los utiliza para que personas como yo sientan la bendicion del Señor al leer este mensaje.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato