Sermón 24 de noviembre 2013: Vivir la vida con propósito

A propósito de Sermones
[Dr. Roberto Miranda]
  • Presenter: Dr. Roberto Miranda
  • Fecha: November 27, 2013
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Capítulo 12 de Hebreos, versículo 1 dice: "Por tanto nosotros también teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante puestos los ojos en Jesús el autor y consumador de la fe el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio y se sentó a la diestra del Trono de Dios."

Quiero dejarlo allí simplemente y usar ese texto como punto de partida para nuestra meditación de esta tarde y como estamos hablando en estos últimos domingos hemos hablado acerca de cómo vivir una vida de éxito, una vida fructífera, una vida de impacto, una vida de creatividad, de continuo crecimiento, desarrollo personal, de cada día ser mejor y cada día superar nuestras ataduras, nuestros pecados estructurales, las cosas que nos limitan en nuestro crecimiento y nuestro desempeño como siervos de Dios y está ese llamado de la Palabra del Señor de despojarnos de todo peso y del pecado que nos asedia.

Hemos hablado acerca de muchas cosas déjame ver si de nuevo, siempre tratando de ok vamos a ir hacia adelante en este; hemos hablado acerca de muchas diferentes cosas ¿no? de un Dios que quiere bendecirnos, que quiere que crezcamos, que se compromete con nosotros, de la necesidad de buenas lecturas, de buenos valores que gobiernen nuestra vida, de determinación, energía, persistencia, disciplina, de pensar sistémicamente, de buscar aliados y gente que nos apoye en nuestros esfuerzos, de crecer en la capacidad analítica, de mirar la vida a largo plazo, de forjarnos visiones inspiradas por el Señor con las cuales podamos comprometernos y entonces ir hacia adelante día tras día en esa carrera de la fe de la cual habla este pasaje aquí.

Y muchas veces cuando uno escucha todas estas cosas uno se pregunta: bueno ¿cómo podría yo desarrollar esas destrezas, cómo puedo yo ir vistiéndome con esa armadura, esos atributos de una mujer, un hombre de Dios que vive la vida productivamente? ¿cómo convertirnos cada uno de nosotros en tierra fértil para las semillas de la motivación y la sana ambición y el buen propósito de Dios?

Y yo he dicho que debemos concebir el proyecto de la transformación personal claramente, que tenemos que hacernos de la idea de que yo voy a ser una persona que cada día esté en transformación de mi ser eso tiene que ser como una convicción, una conversión casi que nosotros tenemos que hacer en nuestra propia vida; venir como en una posición casi de crisis delante del Señor y decir: yo voy a cambiar, yo voy a dedicar mi vida a perseguir esos grandes valores del Reino de Dios y voy a pagar el precio y voy a ser una persona que viva la vida creativamente.

Y para eso tenemos que creer que el cerebro, que Dios nos ha dado una mente, un cerebro que es plástico, se puede formar, puede cambiar. Nadie debe decir: ya estoy demasiado viejo para cambiar ni: estoy demasiado herido, ya he practicado estos hábitos demasiado tiempo para cambiar, yo no creo que en el Reino de Dios uno debe ser fatalista ¿cuántos dicen amén a eso?

El mundo no te determina a ti, tu pasado no te determina, las heridas del pasado, tu condición actual no determina lo que tú eres. Yo oigo por ahí tantos cristianos confesando derrota y como creen que están consignados toda la vida a vivir en el mismo atolladero porque ya no hay esperanza para ellos eso es una mentira del diablo. El hijo de Dios siempre puede cambiar, siempre puede crecer, siempre puede ser liberado de cualquier atadura que lo ata y hablando ya al nivel humano del territorio que habitamos Dios nos ha dado una personalidad y un cerebro, y una mente y una personalidad que son maleables, pueden cambiar y tenemos que creer eso para entonces poder decir: ¿sabes qué? ahora yo me lanzo en el Nombre del Señor hacia lo que Dios tiene para mí y voy a superar el pasado.

Por eso la Biblia dice que: "Dejando lo que queda atrás y mirando hacia adelante persigamos el llamado de Cristo a nuestras vidas" ¿no? Entonces debemos creer que el cerebro se irá reconfigurando a lo largo del tiempo si lo sometemos a los ejercicios y a las visiones correctas. Somos libres para proseguir con nuestro proyecto de liberación personal, tenemos libertad en Cristo, no estamos condenados por nuestra biología o nuestras circunstancias; tenemos que persistir y mantener una visión a largo plazo porque el proceso de la transformación se toma toda una vida, nunca llegamos a la meta. Cuando la muerte nos sorprenda o nos llegue debemos encontrarnos con la espada en la mano todavía como el caballero andante persiguiendo la nueva conquista, persiguiendo la nueva cima, persiguiendo la nueva meta de transformación personal y de superación de nuestro yo.

Cada uno de nosotros cuando entramos al Reino de Dios como he hablado en dos diferentes servicios a veces no recuerdo como les he dicho lo que dije en uno y en otro, pero cuando entramos a los caminos del Señor muchas veces somos como Lázaro saliendo de la tumba atados con todas las ligaduras, Dios nos ha dado la vida, salimos de la muerte pero entonces descubrimos que estamos atados y el Señor tiene que deshacer una a una las ligaduras mentales, emocionales, las deformaciones del pasado, los temores, malos hábitos mentales y relacionales y creyendo que a través de la vida Dios nos va a ir haciendo más y más como Cristo Jesús.

Y por eso Pablo dice en un pasaje: "Hijitos míos por los cuales padezco dolores de parto hasta que la imagen de Cristo sea formada en vosotros" y esa imagen de Cristo formándose en nosotros es el proyecto de toda una vida y por eso tenemos que armarnos de una visión a largo plazo. Si usted cree que la santificación se va a dar de la noche a la mañana y a veces nosotros los pentecostales pecamos de un optimismo excesivo, quizá obsesivo también pero Dios se glorifica en el proyecto a largo plazo y en nuestra lucha, aún a veces en nuestras caídas y tropiezos Él está glorificándose en todo eso y enseñándonos una cantidad de cosas.

¿Se recuerdan que les dije que Dios es un Dios de viajes? es un Dios de procesos, es un Dios que se deleita en tomarse su tiempo y en hacer lo que Él quiere hacer en nosotros. Y por eso al nosotros decidir: yo voy a cambiar, yo voy a ser diferente, yo voy a emprender el proceso y el viaje de la autosuperación y el cambio y el crecimiento una de las cosas que tenemos que hacer es alinear nuestra vida a nuestros valores y a nuestras aspiraciones.

Cada aspecto de nuestra vida, cada actividad que nosotros emprendamos, cada cosa que nosotros hagamos tiene que convertirse en un aliado para lo que queremos lograr, por eso es que el hijo de Dios no puede desperdiciar el tiempo. Yo no puedo perder mi tiempo en tonterías en el mundo ahí hablando, chismeando con las otras personas o ahí perdiendo tiempo ahí deprimido, triste en una cama o viendo cosas tontas en el televisor, leyendo revistas ahí de lo que le pasó a Madonna o a quien sea, el último artista de cine y que se divorció de fulanita o lo que sea ¿cómo nos edifica eso? nosotros tenemos que redimir el tiempo como dice la Palabra del Señor porque pronto la noche viene.

Tenemos que vivir la vida con propósito, con un sentido de claridad y todo lo que nosotros hacemos tiene que estar alineado a ese hombre, esa mujer que Dios tiene en la mente en Su mente para llegar a ello mientras tenemos oportunidad aquí en la Tierra. Por eso tenemos que vivir la vida en total consonancia con la visión que hemos concebido porque la inconsistencia entre lo que Dios nos ha llamado a hacer y la vida que vivimos diariamente, cotidianamente ser inconsistente en esas cosas lleva siempre al fracaso y a la tragedia.

Hay muchos cristianos que no viven conforme a la altura de su llamamiento. Nosotros somos reyes y sacerdotes dice la Palabra del Señor ¿cuántos dicen amén? tú eres un rey, tú eres una sacerdotisa del Señor; un rey, una sacerdotisa no anda por allí viviendo la vida como un pordiosero o como un sinvergüenza, tienen que vivir la vida a la altura de su llamamiento y tenemos que pagar el precio.

La inconsistencia lleva al fracaso y de eso quiero hablar un momento acerca de, si algo se queda en nuestra mente en esta tarde es la importancia del alineamiento, marque esa palabra en su vida. Tengo que alinear mi diario vivir, mis valores y mi práctica a lo que yo quiero hacer en mi vida. Yo quiero ser un hombre de Dios lleno del Espíritu Santo, quiero ser una consejera, quiero ser una sierva del Señor, quiero evangelizar gente, quiero hablar con autoridad, quiero sanar mis heridas, quiero cada día parecerme más a Cristo, quiero que mi diario vivir sea un añadir nuevas virtudes, nuevos conocimientos, nuevas destrezas, nuevo poder; tengo que vivir cada día con intencionalidad esa es otra palabra muy buena, alineamiento, intencionalidad.

Porque si usted no vive su vida conforme a los valores que usted tiene como aspiración va a ser una persona esquizofrénica, dividida, perpetuamente dividida y la persona dividida quiere decir que tiene una doble personalidad y la Palabra del Señor dice que: "La persona de doble ánimo no piense que alcanzará nada de parte de Dios." Dice que es como una nave llevada por el viento, como una hoja mecida por el viento, no tiene propósito, está peleando contra sí mismo queriendo hacer una cosa y entonces por otro lado tropezando sobre sus propios errores y su propia inconsistencia.

Los hijos de Dios tenemos que vivir la vida con una misión, una meta en la mente y todo peso que nos quite efectividad en esa carrera tenemos que quitarlo de nuestro lado. ¿Sabe que esos grandes atletas olímpicos llevan a un nivel de perfección casi en su arte y en su atletismo que llega un momento que las victorias en ciertas competencias se definen por un 100vo de segundo o un décimo de segundo? y la diferencia puede ser determinada por un solo golpe en el agua de un nadador hecho de una manera inefectiva o una forma de golpear los pies en el agua o de saltar del punto de partida o cualquier, cosas sencillas como ¿qué tipo de traje está usando? si es un traje de baño aerodinámico que pasa a través del agua fácilmente o cosas por el estilo.

O un corredor puede ser determinado por simplemente cómo mueve los brazos cuando está corriendo si corre así o si corre económicamente, cosas así pueden determinar. Por eso hoy en día hay relojes súper desarrollados y todo es photo finish con cámaras que determinan porque todo depende de un milésimo de segundo y el atleta o el músico dotado o la persona grandemente dotada tiene que estar afeitando segundos, afeitando imperfecciones para cada día ser mejor, mejor, mejor.

Y yo digo que si el hombre secular vive así ¿por qué no el hijo de Dios que quiere llegar a la victoria al final y quiere ganar la carrera de la fe? y por eso tiene que estar siempre identificando: ok ¿qué desperfectos hay en mi personalidad, qué cosas impiden mi carrera en la fe, de qué defectos tengo que deshacerme? si mi boca es un tropiezo para la meta que yo me he forjado voy a entregársela al Señor y voy a pedirle al Señor que me la domine. Si mi temperamento, mi carácter es un impedimento se lo voy a entregar al Señor, si mi sentido del humor malicioso es un impedimento se lo voy a entregar al Señor, si mi tendencia a ser una persona rencorosa y a ofenderme fácilmente es un impedimento para mi ministerio como líder de célula o líder de un ministerio en la Iglesia le voy a entregar eso al Señor.

Si soy una persona que no se sujeta a la autoridad voy a aprender de Cristo que se sujetó al Padre siendo igual al Padre. Lo que sea en tu vida si hay una atadura mental, algo, una adicción, una práctica lo que sea en tu vida entrégaselo al Señor, muere a todo lo que no se conforme a los principios y a los valores del Reino de Dios, todo y mientras tú más le entregues al Señor más ligeramente correrás la carrera de la fe y más la imagen de Cristo se irá apoderando de tu vida.

De nuevo: la inconsistencia, la falta de alineamiento a los valores que hemos abrazado en nuestra vida y a esa imagen, ese llamado real en el sentido de realeza que nosotros tenemos, la inconsistencia y la falta de alineamiento van a llevar a la tragedia porque entonces tenemos un diablo, un enemigo que nos resiente porque hemos abrazado el Reino de Dios y un Dios que espera que nosotros lo honremos con lo que nosotros declaramos con nuestra boca.

Es decir que el cristiano inconsistente tiene tanto al diablo como a Dios en contra de él imagínese qué tremendo dilema. Y por eso cuando usted entra a los caminos del Señor entienda que usted está entrando a algo muy serio porque cualquier error que comete de un lado tenemos un enemigo que no nos perdona nada y nos va a acusar ante el Trono de Dios y un Dios tremendamente santo que dice: ¿sabes qué? no te puedo proteger aunque quiero porque soy un Dios justo y tengo que abandonarte al trato del enemigo, que el enemigo viene ¿cómo llama la Biblia a Satanás? el acusador de los hermanos, él es el gran fiscal que nos acusa delante de Dios.

Y tenemos que sacar todo lo que se parezca a Satanás de nuestra vida, no solamente los pecados más gruesos y más horribles sino aquéllas cositas que le quitan segundos a nuestra carrera de la fe.

Entonces yo pienso en una persona como Sansón ¿no? para darles una ilustración. La Biblia está llena de hombres y mujeres que no vivieron conforme a su llamamiento y terminaron en tragedia y en gran pérdida. Cuando Dios creó a Sansón lo creó para ser un libertador de Israel y lo dotó desde el vientre de su madre. Sansón nace bajo un peso espiritual, un llamado privilegiado, una misión la cual tiene que cumplir y con una dotación sobrenatural en su vida y Dios le advierte a sus padres que Sansón tiene que vivir una vida como un hombre sacerdotal, un Nazareo, eso quiere decir que no podía cortarse el pelo porque el pelo tenía como que ejemplificar la sujeción al Señor.

No podía tomar bebidas alcohólicas porque se suponía que viviera en una consagración total de su vida, cosas que quizás a otros miembros de la nación hebrea le eran permitidas y que Dios no tenía problema con eso pero para él que era un escogido de Dios esas cosas no eran legítimas. Entonces él tenía que vivir en una consagración muy grande porque el llamado era muy grande y la manifestación del poder de Dios en su vida era muy grande y el destino que Dios tenía para él era excepcional por tanto él tenía que vivir una vida excepcional, pero Sansón nunca abrazó ese llamado de Dios en su vida.

Él siempre quiso divertirse como un joven más, él quiso tener los placeres sensuales de un hebreo joven de su tiempo más, él se olvidó del llamado de Dios a no casarse y entrelazarse con las mujeres de las otras tribus porque serían tropiezo para su vida entonces ahí vino Dalila, porque cuando Dios tiene un llamado para tu vida todos los poderes del infierno van a irse contra ti y van a tratar de subvertir el llamado de Dios en tu vida.

Déjame decirte que eso es una realidad aún en la persona más insignificante, hay suficientes demonios en el universo para que el diablo dedique todo un ejército a cada persona que abraza el Reino de Dios. Entonces tú tienes que saber: no subestimes tu importancia. Cuando tú decides vivir como un hijo de Dios y entras a los caminos del Señor todo tipo de fuerzas van a irse en tu contra; fuerzas culturales, sociales, familiares, biológicas internas, fuerzas del pasado; todas esas cosas van a estar en tu contra tratando de tropezarte en la carrera de la fe y tú tienes que estar alerta a eso.

No es que vivas paranóicamente viendo al diablo en todas partes pero tú tienes que saber que eres un llamado de Dios y hay muchas cosas a las cuales tienes que estar alerta porque el enemigo va a tratar de socavar el llamado de Dios en tu vida. Entonces ahí vino Dalila, ahí vinieron trampas que el enemigo puso en su vida y como Sansón su mirada no estaba consagrada al Señor, su corazón no estaba consagrado a los valores del Reino el diablo encontró tierra fértil para lanzar las semillas del pecado en su vida y dañar el llamado de Dios.

¿Y saben lo que pasó no? Dalila tomó posesión de su vida y se urdió toda una trama que fue poco a poco. El diablo muchas veces va destruyendo el llamado de Dios en nuestra vida poquito a poquito, él es muy sabio para tirarte de momento una tentación que tú sabes que tiene que venir de las huestes del infierno; no, él comienza con una decisión pequeñita en tu vida, un pensamiento que se mete y tú en vez de rechazarlo qué delicioso lo mantienes allí un ratito más antes de rechazarlo y poco a poco se va entrando: una conversación, un pensamiento extra que tú guardas allí, una relación, unas amistades, un pequeño hábito que se va creando poco a poco y cuando tú vienes a ver estás totalmente hundido y abrasado y saturado.

Estudie la vida de Sansón y usted verá ese proceso poco a poco. ¿Qué pasó? como Sansón no vivió según su llamado, según su destino vino la tragedia. Al final de su vida lo vemos capturado por los filisteos, atado con su fuerza ida porque le cortaron el pelo porque dió el secreto de su unción y ya no podía hacer lo que Dios le había llamado a hacer.

Tenemos un Dios misericordioso y al final de su vida Dios le dió a Sansón que se arrepintió una oportunidad para redimirse y Sansón le dijo: perdóname te he ofendido, dame la oportunidad de morir por lo menos honorablemente y Dios en Su gran misericordia le permitió a este héroe trágico hacer un último gran esfuerzo. Ustedes saben la historia: él pudo conmover con fuerza sobrenatural que Dios le había dado de nuevo las columnas al lado de las cuales estaba atado y destruyó muchos pueblos filisteos con sus príncipes y sus guerreros
y sus líderes en un último brote de fuerza divina.

Pero qué triste: Sansón hubiera podido vivir una vida mucho más larga pero sus apetitos y su falta de discernimiento lo hicieron fracasar y nosotros no podemos, tenemos que aprender de estas cosas, tenemos que alinear nuestros hábitos y nuestras prácticas a nuestro destino.

Jacob, otro hombre de Dios ¿no? Jacob nace con un llamado desde el vientre de su madre y ya Dios había dicho: el mayor servirá al menor, Jacob y Esaú eran mellizos, gemelos y Jacob nace con un destino de Dios sobre su vida aunque era el menor Dios había decidido que él iba a heredar la primogenitura. En este caso Esaú nace, él tiene el derecho legal pero hay otras cosas que están en trama acá ¿no? pero Esaú nace con el derecho legal, él tiene el llamado en el sentido legal de la palabra pero ya Dios entendía que Esaú no iba a vivir conforme a su llamado también y por eso entonces Jacob lo iba a heredar entonces ese llamado.

Y entonces Esaú vemos que, Esaú es llamado para ser el sacerdote en su familia, heredar la primogenitura de Israel, ser un hombre fundacional, fundador de las grandes cosas que Dios quería hacer con Su pueblo pero Esaú lo que le gusta es la cazería, le gusta estar afuera, le gusta el deporte, es un hombre deportivo muscular, carnal, apetitos; él no se dedica a tomar su masculinidad y su testosterona que le brota hasta por los poros por eso tenía mucho pelo porque era un hombre varonil animal, carnal como dice la Biblia y esa testosterona lo llevó a la destrucción de su llamado.

Porque cuando llega el momento que él viene de la caza, la caza para ser castizos de cazar animales allá afuera viene con hambre y como es un hombre de apetitos fuertes no dominados ni domados por la Palabra y los principios del Señor ¿qué pasa? su gran hambre que tiene y Jacob lo hace tropezar por ahí por la boca ¿no? y Jacob, perdón Esaú tiene esta gran hambre y Jacob le dice: hey vamos a hacer un trato ¿te gustaría cambiar tu primogenitura por un buen sancocho, un cocido madrileño allí con chorizo y chuleta y pollo y una cantidad de cosas, no?

Y Esaú dice: ¡ah qué! muchacho si, vamos a hacerlo porque de todas maneras me voy a morir de hambre así que será mejor que coma ahora porque si no me muero de hambre está bien coge la primogenitura, no piensa en lo que está haciendo. No es un hombre discernidor, no es un hombre que ha crecido con la Palabra del Señor discerniendo los principios del Reino, discerniendo la importancia de lo que confesamos con nuestra boca, discerniendo los momentos en que podemos estar haciendo cosas delante de Dios, de los ángeles, del diablo y del infierno y como discernimiento de esas cosas toma livianamente las confesiones de su boca y vende la primogenitura por el bendito sancocho ese ¡cuánto le costó!

Después se quiso arrepentir pero ya era demasiado tarde, ya Dios había sellado la confesión de su boca porque no vivió conforme a su llamado y cómo lloró Jacob, uno de los momentos más trágicos de toda la Escritura es cuando Esaú viene ante su papá y le dice: "Padre mío caramba, bendíceme y confirma la primogenitura en mi vida" y su padre dice "lo siento mucho si ya yo se la di a tu hermano ya no puedo volver atrás lo que yo le entregué a él" y le dice: "Padre mío no tienes aunque sea una segunda bendición por ahí, una bendición menor?"

Óigame eso me parte el corazón cuando yo leo eso. Este hombre que tenía todo el derecho a la bendición más grande de Dios en su vida ahora se queda reducido: Papá ¿no tienes ahí un premio de consolación por favor, alguna bendicioncita chiquita aunque sea? bendíceme" y su padre le da, Isaac le da una bendición pero ya es muy tarde porque Esaú no se preparó, no vivió cada día diciendo: yo soy un sacerdote, yo soy el fundador de mi familia, yo soy base, yo soy primogénito, yo tengo autoridad delante de Dios, Dios quiere hacer grandes cosas a través de mí yo soy un príncipe, tengo que vivir a la altura de mi llamamiento.

Los franceses dicen: noblesse obligue quiere decir la nobleza obliga. Los reyes tienen que vivir como reyes, los príncipes desde chiquitos tienen que acostumbrarse a la disciplina de un príncipe. Esaú no quiso hacer eso y entonces pagó el precio.

Hermano, hermana si algo puedo dejar ahí en tu mente es eso ¿no? Tienes que vivir la vida lúcidamente enfocado en lo que tú persigues, en tu llamado, enfocado en la tarea de tu transformación personal, tu llamado a ser una persona poderosa, una persona pensante, una persona disciplinada, analítica en control de sí mismo y tus apetitos ese debe ser el proyecto único de tu vida porque de tu transformación dependerá tu éxito ¿ok? de tu transformación dependerá el éxito que tú tengas en el futuro.

Así que yo voy a dejarle ahí porque tenemos la Santa Cena que tenemos que celebrar porque ya hemos recibido mucho en esta tarde pero yo quiero invitarte hermano escucha la semilla que Dios está plantando en tu corazón. Me quiero limitar a algo así sencillo, una sola Palabra para ti: vive a la altura de tu llamamiento. Dile a alguien ahí a tu lado: vive a la altura de tu llamamiento y claro la otra persona te lo va a decir a ti porque no es tan fácil tampoco la cosa ¿ok?

Esta Iglesia, esta comunidad tiene un gran llamado de Dios y eso no es para que nadie se enorgullezca, al contrario lo que a mí me causa es temor santo, lo que me causa es mas bien incomodidad el hecho de que Dios nos ha llamado con un propósito. Congregación León de Judá escucha esto y yo reprendo cualquier orgullo que pueda haber en esa expresión y cualquier glorificación de una Iglesia, un nombre; quizá Dios nos ha escogido porque somos la gente más impura de todo Boston pero ciertamente hay un llamado sobre esta Iglesia y yo siempre les estoy suplicando a ustedes mis hermanos que vivan a la altura del llamado que tenemos.

Continúen purificándose, sanándose, limpiándose cada uno de ustedes porque cada uno de ustedes es parte de un cuerpo que se llama Congregación León de Judá y somos parte de un cuerpo mayor que se llama la Iglesia del Señor Jesucristo pero tú, tú puedes quitarle rapidez y liviandad a la carrera de fe de esta Iglesia si no te purificas y te limpias cada vez más, si no te consagras más. Una sola persona puede contaminar un ambiente y por eso yo le pido siempre al Señor como Pastor principal de esta Iglesia: ten misericordia de mí ayúdame, porque tenemos que limpiarnos cada uno de nosotros porque hay un llamado de Dios sobre tu vida.

Por eso es que yo siempre insisto que cuando Dios quiere usar un pueblo lo circuncida. ¿Ustedes recuerdan cómo Dios llamó a Josué antes que cruzaran el río Jordán antes de entrar a la Tierra Prometida? y Dios llamó a Josué y le dijo: circuncídame al pueblo porque van a entrar, prepárense porque desde mañana Dios va a hacer en vosotros maravillas. Y la circuncisión era símbolo de consagración, entrega al Señor, Dios poniendo su marca sobre cada líder de familia diciendo: Yo te reclamo, te pongo una marca como se le pone a una res un hierro candente con la inicial del dueño.

Y así Dios nos llama a nosotros, si Dios va a hacer algo a través de esta Congregación ustedes y yo tenemos, tenemos que vivir a la altura del Reino. No nos podemos conformar con estar aquí sí levantando mucho polvo cantando y gritando pero ¿sabe qué? muchas veces no estamos a la altura del llamado de Dios y a Dios no se le soborna con alabanzas emocionales, a Dios se le gana el corazón a través de acciones y obras. En todas las áreas de la vida mi hermano y mi hermana tú tienes que consagrarle al Señor todo lo que tú tienes, lo que eres.

Tu tiempo, tus talentos, tus energías, tu matrimonio, tu familia, tu sueño, tus diversiones, tus conversaciones, tus relaciones, tu dinero, tu trabajo; todos los pensamientos, todo tienes que circuncidarlo y entregárselo al Señor y consagrárselo al Señor. Esta Iglesia Dios la tiene que ir santificando más y más cada día. Cada día, cada día yo le pido al Señor: Señor quita todo lo que no te convenga de nosotros todo lo que no te agrade quítalo, comienza conmigo con temor y temblor y trata con cada uno de Tu pueblo.

El día que nosotros nos comprometamos con el proyecto de liberación personal y de consagración a los propósitos del Señor veremos la gloria de Dios estallar en nuestro medio y los propósitos del Señor cumplirse ante nosotros pero alíneate, vive la vida con intencionalidad, vive la vida con el sentido que tú estás enmarcado dentro de los planes y el llamado de Dios para tu vida y corre esa carrera día a día reforzando cada día el llamado de Dios a tu vida.

Bajemos nuestras cabezas un momento ahora, conságrate al Señor allí. Señor: me consagro a Ti, me entrego a Ti díselo al Señor, díselo al Señor. Padre ayúdame a entender lo que esto quiere decir y quita toda imperfección de mi, todo lastre, todo peso excesivo, todo crecimiento en mi exterior que impida que el viento Tuyo corra a través de mí y me impulse hacia adelante con rapidez todo te lo entrego a Ti Señor. En este momento me entrego a Ti y a los valores de Tu Reino y esta Iglesia se la entregamos al Señor.

Yo quiero también aprovechar este momento así como estamos para invitar a cualquier persona. Si Dios te ha hablado en este servicio en alguna forma, de alguna manera y tú quieres entregar tu vida a Jesucristo ahora mismo te suplico escucha la Voz del Señor diciéndote: Yo estoy a la puerta de tu vida, estoy tocando la puerta de tu vida, si tú me abres la puerta Yo entraré y cenaré contigo y tú vas a cenar Conmigo y vas a tener intimidad todos los días de tu vida Conmigo, Yo voy a caminar paso a paso contigo y te voy a enseñar.

Cuando caigas Yo te voy a levantar, cuando me ofendas Yo te voy a perdonar si tú te arrepientes y confiesas Yo estoy comprometido contigo todos los días hasta el fin del mundo, Yo te voy a dar todos los recursos y las fuerzas para que seas lo que Yo quiero que seas en mi vida pero tienes que abrirme las puertas de tu corazón. Si alguien en esta tarde recibe ese llamado de Dios y lo escucha quiero invitarle a levantar su mano, levanta tu mano ahora me encantaría orar contigo y pedir la bendición de Dios sobre tu vida.

¿Habrá alguien que quiera entregar su vida al Señor Jesús? Dios te bendiga hermana aquí, ¿alguien más? que quiera decirle: yo me entrego a Ti Señor. Hay un coro que dice: "Todo a Cristo yo me rindo, se lo entrego todo a él." ¿Alguien más? levante su mano no tenga temor, dice la Palabra que hoy es el día de salvación, Dios te bendiga joven aquí también, ¿alguien más? Dios te bendiga.

Si alguien más siente esa convicción de entregar del Espíritu Santo de entregar su vida al Señor este momento es valioso, Dios bendiga a mi hermano allí detrás, tú estás consagrándote al Señor, estás diciendo: Padre no hay vuelta atrás me entrego a Ti, me rindo a Ti ¿alguien más? siéntase en esa libertad Dios te bendiga. Esto no es un compromiso con León de Judá, con mi persona o con una denominación esto es tu Dios y tú haciendo un pacto, trabando pacto tú te vas a agarrar de las Manos del Señor y vas a caminar con Él y Él contigo.

¿Alguien más? pasen aquí adelante si alguien puede acompañar esos hermanos y hermanas que han pasado alguien que les acompañe y que les sea como su escudero ahí, vengan acá con confianza sin temor porque Dios está contento de verte pasar aquí al frente, pasen por acá queremos orar por ustedes; yo creo que debe haber algún varón aquí en la Iglesia también que quiera entregar su vida al Señor algún hombre, mire qué bellas estas hermanas pero, amén Dios te bendiga hermano Patricio Dios te bendiga, gracias.

¿Algún otro varón de pelo en pecho que venga acá con su? amén qué bueno este tipo es grande así le gusta al Señor que vengan, ¿alguien más, alguien más? amén, gloria a Dios, gloria al Señor ¿alguien más? algún otro varón joven, un esposo. Tu esposa está adorando por ti mucho tiempo, viniste a la Iglesia hoy primera vez quizás y Dios te ha tocado no resistas al Señor y pasa aquí al frente, queremos orar por ti.

Mis hermanos y hermanas yo les encomiendo en el Nombre del Señor: oiga tomen en serio los caminos del Señor, no hagan simplemente una profesión pasajera, díganle al Señor: Señor no hay vuelta atrás, no hay vuelta atrás, hoy mi vida va a cambiar, hoy comienza algo nuevo y diferente y yo muero hoy, dí esta cosa ahí en tu espíritu, muero hoy a mis sueños del pasado sin ti y esta vida que yo voy a vivir la quiero vivir Contigo Señor. Yo me identifico como una sierva tuya, un miembro de Tu Reino Padre; toma mis apetitos, Lord take over my life and consecrate myself to You, I give myself to You Lord, You are gonna be the supreme value.

Señor Tú vas a ser el valor supremo en mi vida de hoy en adelante y yo no te voy a poner límites ni te voy a poner barreras Padre, ábrele el corazón a Cristo, abre tu mente, abre tu espíritu, ábrele todas las gavetas ahora mismo al Señor, todo, todo, ábrele todas las gavetas de tu vida; al Señor no le molesta que tú le muestres tu humanidad. Si hay unas cosas que tú tienes que arreglar el Señor te va a ayudar a arreglarlas, si hay peleas que todavía tienes que dar con tu yo y con tu carne Él te va a ayudar.

Si hay relaciones que tú vas a tener que quebrantar Él te va a dar la fuerza para hacerlo, Él no te va a condenar porque tú has decidido abrazar este llamado. Él dice: Yo estoy contigo todos los días hasta el fin del mundo y Cristo quiere sentarse en el trono de tu corazón y ser el dueño, ser el soberano. Entrégale todo ahora dí: Señor me entrego a ti, mis pecados, mis sueños, mis aspiraciones todo lo pongo a Tus Pies. Perdona mis pecados, sana mi vida, siéntate en el trono yo te reconozco como mi Señor, mi dueño, el Salvador de mi alma, mi amigo, el que perdona mis pecados, el que me lleva directo al Padre, el que garantiza mi destino eterno Jesús, Jesús, Jesús soy propiedad Tuya.

Dile al Señor: Lord I belong to You, Lord I am Yours and I yield my life to You right now Father, gracias Jesús gracias Señor te adoramos, te bendecimos. Padre: bendice esta cosecha, yo los marco y los sello con el sello de Tu Espíritu y de Tu Reino y te invito Padre a tomar control de cada uno de ellos, ellas y de ellos Padre. Oh gracias Señor Jesús gracias, en Tu Nombre Señor amén, amén.

Déjeme algo más antes de que terminemos mis hermanos y hermanas queridos, queremos invitarles en consonancia a lo que hemos dicho ¿no? hay hermanos que quieren ayudarlos en su caminar cristiano y tenemos por ejemplo unas tres clases que damos entre servicios, son clases de introducción a la vida cristiana y queremos que ustedes aprovechen esa instrucción porque la vida cristiana requiere conocimiento.

Yo les animo en el Nombre del Señor como parte de su compromiso ¿qué son tres horas para invertirle al Reino de Dios para crecer más como hijo de Dios? usted pasa tres horas a veces en una sola película imagínese, tres horas en tres semanas. Yo les invito a aprovechar esta oportunidad que les ofrecemos nuestros hermanos les van a dar más detalles y lo segundo es, queremos orar por ustedes. Delmi: ¿qué es lo mejor ir allá o? ¿ya ustedes están tomando los nombres de los hermanos o? ok, ok por qué no hacemos eso un momentito miren una pequeña incomodidad, vayan con nuestros hermanos un momentito allá, it's gonna take just a moment and then you will come back, ¿vengan después ok? queremos simplemente tomar sus nombres, bendecirles y pueden regresar inmediatamente.

Acompáñeles un segundito por allá y vamos a bendecir estos hermanos, gracias y esto es parte de la carrera que ustedes inician ahora en la fe ¿amén? gloria a Dios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato