Sermón 20 de octubre 2013: Cada proceso del perfeccionamiento empieza con un diagnóstico real

A propósito de Sermones
[Dr. Roberto Miranda]
  • Presenter: Dr. Roberto Miranda
  • Fecha: October 20, 2013
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Quiero compartir con ustedes: Principios de éxito en la vida. Ustedes recordarán que estamos hablando de cómo convertir tus sueños, tus visiones en realidad; cómo ir de la visión en tu mente y el deseo de tener éxito, de vivir una vida poderosa, de lograr cosas, lograr tus metas, realizarlas y verlas hechas una realidad en tu vida y qué se requiere para llevar eso a cabo así que de paso simplemente consagramos ahora este momento al Señor: Padre bendícenos y dirígenos en este tiempo que vamos a tener, Padre en el Nombre de Jesús, amén.

Entonces de nuevo: de la visión a la acción cómo convertir nuestros sueños en realidad. Hemos dicho que se requiere más que fe y sentimientos nobles para obtener el éxito no es suficiente simplemente orar y pedirle al Señor y declarar cosas de prosperidad como a veces creemos que es todo lo que necesitamos hacer. Hay una inconsistencia hemos dicho entre los cristianos entre lo que confesamos y lo que vivimos, lo que decimos que somos en Cristo. Decimos por ejemplo: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" ¿no? y pero entonces en nuestra vida tenemos una cantidad de ataduras y cuando la gente mira nuestros matrimonios hay destrucción, cuando mira nuestras finanzas no estamos a la altura de lo que nosotros aspiramos, cuando miran nuestra vida emocional ven todo tipo de defectos y de ataduras y de cosas que hacen daño alrededor de nosotros.

Cuando miramos nuestra propia capacidad para superar las heridas y las distorsiones del pasado descubrimos que tenemos una cantidad de ataduras invisibles alrededor de nosotros que nos impiden ir de lo que concebimos en nuestra mente a la acción porque es que se requiere más que simplemente muchas declaraciones así súper espirituales ¿no? Ahm, el mecanismo del éxito decimos es un engranaje de muchas partes entrelazadas y mi propósito es alertarnos a todos a través de esta serie de meditaciones acerca de algunos componentes del éxito, componentes que van más allá de la fe, la espiritualidad y las declaraciones de fe vanas a veces y meramente superficiales.

De paso yo creo que muchos de los problemas que hay en el mundo carismático pentecostal es eso, que la gente cree que simplemente ir a la Iglesia y hemos creado un espectáculo y un evento casi como un teatro; cuando la gente va a la Iglesia y hay expertos entonces en teatro que muchos de los Pastores nos hemos constituído en eso y entonces lo que hacemos es que hacemos como un drama colectivo y un espectáculo donde participamos juntos como actores todos conspirando para producir un efecto y entonces nos intoxicamos con una retórica y con unas declaraciones y esto y coros y luces pero no afectamos la realidad.

Entonces por un momento nos sentimos como gigantes y es como un adicto meterse una droga y por un instante escapamos nuestra realidad allá afuera pero cuando salimos vemos que la realidad continúa exactamente como era antes porque no se nos están dando los nutrientes necesarios, no se está yendo lo suficientemente profundo en la Palabra y en los conceptos prácticos de la vida. Porque las Congregaciones lo que quieren es pizza y papita frita eso es todo, no le dé una espinaca, no le dé una carne bien cocida. Somos como los niños: lo que queremos es la mermelada sobre el pan y lamemos la mermelada y le damos a la mamá el pan para que ponga más mermelada.

Y muchas Congregaciones son así: lo que quieren es simplemente mucha retórica, mucha palabra barata que diga: amén gloria a Dios aleluya, suden y salten y después ya entonces se van a la casa entonces los Pastores le damos a la gente lo que quieren, quieren escuchar la retórica pero no tenemos el valor espiritual y ético de decirles: no la Palabra del Señor me llama a ser una voz profética, un maestro y darles a ustedes lo que necesitan no lo que quieren en su superficialidad ¿entienden lo que estoy diciendo? entonces eso es lo que nosotros tenemos que, ir más allá de las declaraciones.

La Biblia dice que: "La fe sin obras es muerta" mucha retórica sin acción no lleva a ningún lado. He hablado también acerca de que la gente exitosa tiene mucha capacidad para ejecutar y convertir en acción sus visiones y proyectos, no necesariamente la gente que habla mucho, la persona de la cual usted quiere aprender o quiere imitar.

¿Sabe que nuestros países? uno de los problemas por los cuales nuestros países no progresan en Latinoamérica y estamos siempre enmarañados en la misma realidad terrible de corrupción, de ineficiencia en nuestros sistemas gubernamentales, de pobreza terrible, de explotación del pobre, de total disfuncionalidad en todas las dimensiones de nuestros gobiernos es porque en nuestros países se ha creado una tradición del caudillo; el hombre fuerte, grande de voz fuerte que habla y da un buen discurso e intoxica a la gente con su retórica.

Y entonces la gente cree que esa persona que los deslumbra con un buen discurso o con una capacidad continua para hablar en una forma que llama la atención dicen: este hombre es el que necesitamos y entonces continuamente estamos poniendo a la gente que son demagogos, los que nos explotan y empujan el botón de nuestras emociones y entonces cuando llegan al poder no tienen capacidad y muchas veces es una corrupción terrible y muchas veces la gente que verdaderamente puede cambiar nuestras sociedades son gente sobria, callada, sencilla pero pensante y con mucho carácter y precisamente la gente de carácter no se presta a todo este lío y toda esta espuma y todo este gritar y hablar.

Y entonces nunca los ponemos a ellos en el poder porque siempre se lleva el poder la gente que habla mucho, la gente que impresiona físicamente. Y por eso continuamente y pasa a veces con los Pastores también. Perdone que entre en ese punto pero a veces las Congregaciones se dejan llevar de la retórica y creen que eso es el Espíritu ¿no? Pablo el pobre sufría de eso que siempre lo estaban comparando con lo que él llama los súper apóstoles, los que controlaban las declaraciones sensacionales así de la retórica griega y latina y que habían aprendido a hablar así a la gente usando todas las técnicas de los discursos y Pablo venía aquí tranquilito con su buen palo en la mano de su unción de Dios y enseñanza y la gente decía: ah no sus cartas son muy poderosas pero su figura es débil y no impresiona mucho su sermón.

Y él decía: hey no midan la palabra verbal midan la esencia, midan la realidad. Yo les invito mis hermanos en eso en su vida: siempre vayan más allá del follaje externo y busquen la esencia. Cuando usted vaya a una Iglesia, cuando examine un movimiento espiritual, cuando vea un sermón en el Internet o en la televisión no esté mirando la retórica ¿ok? examine la esencia, examine la doctrina, examine la enseñanza, examine la sustancia.

¿Con qué me voy al final del sermón? ¿qué pedazo de oro, qué joya espiritual llevo conmigo después de cuarenta minutos de escuchar a una persona? ¿no? porque eso es lo que pasa muchas veces; la gente dice: ¡oh el sermón estuvo tremendo hoy! ¿sí y de qué habló el Pastor hoy? bueno no recuerdo pero estuvo tremendo de todas maneras. Y así pasa tantas veces ¿no? tenemos que ser gente de esencia, de carácter. Juzgue a la gente por su contenido, juzgue a la gente por su realidad no por el deslumbramiento de lo externo y nosotros tenemos que ser así en nuestras vidas como líderes, como padres, como esposos, como amigos, como miembros de una Congregación.

Usted tiene que preguntarse siempre: cuando yo estoy desnudo frente a un espejo en el baño ¿qué tipo de persona estoy mirando? ¿qué tipo de hombre, qué tipo de mujer estoy mirando? ¿cómo me ve Dios, cómo me veo yo a mí mismo? ¿no? si nos hiciéramos esa pregunta más wow sería muy diferente. Al menos nosotros que vivimos una vida pública donde estamos siempre concientes de jugar un papel como actores nunca nos quitamos la máscara entonces yo creo que nosotros tenemos que pedirle al Señor: Señor ayúdame a verme en mi desnudez a la luz de Tu Espíritu, a la luz de Tu Palabra, a la luz de los principios de Tu Reino ¿cómo está mi plomada a la luz de la verdad, de Tu Verdad y de la Verdad de Jesucristo y lo que Cristo ejemplifica?

Jesucristo es la plomada, Jesucristo es el perfecto hombre al lado del cual usted debe siempre compararse. No se compare con el Pastor porque le va a traicionar y le va a decepcionar. No se compare con el líder de la Iglesia o con el anciano, no; nosotros todos le vamos a fallar. Compárese con Jesucristo. Estudie el carácter de Jesús en la Biblia y entonces diga: así es que yo quiero ser porque ese es el modelo perfecto ¿no?

Entonces todo esto está atado con este asunto del éxito porque si usted simplemente es una persona que vive de buenos pensamientos, de declaraciones personales y de buena retórica espiritual y no cultiva ese apego a las acciones y a las decisiones sólidas y al final del día preguntarte: ¿qué logré hoy, cómo cambié hoy? ¿cómo avancé un milímetro en la búsqueda de mi meta en la vida? o mis metas porque hay muchas diferentes metas. Eso es, no a quién impresioné, no qué avancé en deslumbrar a mi jefe o engañar al Pastor lo que sea, no ¿qué hice a la verdad al final?

¿Qué dijo Jesucristo al decir esto?: conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres. Tenemos que tener un apetito insaciable por la verdad. Por eso el salmista también dice: "Examíname oh Dios y conoce mi corazón, pruébame y conoce mis pensamientos y ve si hay en mí caminos de perversidad y guíame por el camino eterno" porque es que tenemos que pedirle al Espíritu Santo: ilumíname porque nosotros somos maestros en engañarnos a nosotros mismos siempre y el problema con mucha gente, por eso no progresamos en todas las dimensiones en nuestra vida porque no amamos lo suficientemente la verdad y no nos dejamos iluminar por el Espíritu Santo porque a la larga el ser humano tiene una capacidad terrible para engañarse a sí mismo.

¿Sabe qué? yo no confío en mí mismo. Sinceramente yo he aprendido ya que yo no puedo confiar ni en lo que yo veo de mí mismo porque yo sé que nosotros somos perversamente hábiles en engañarnos a nosotros mismos y somos como anoréxicos que nos vemos gordos. ¿Sabe que una persona anoréxica está muriendo de flacura? o no sé si de flacura, flaquedad o de flaqueza lo que sea y sin embargo en el espejo su mente hace que se vea gorda y la gente afuera la ve y dice: wow esta persona parece que desapareció se fue, cuando está de frente parece que está de lado, cuando está de lado parece que se fue.

Sin embargo la persona se ve y nosotros somos así a veces, nosotros nos creemos que somos unos gigantes espirituales que estamos haciendo esto, lo otro y entonces no entendemos por qué otros nos ven de una manera muy diferente, negativa y le echamos la culpa a la gente de que no aprecia la grandeza que hay en mí pero es que no, entonces tenemos que hacer como el Salmista que le dice al Señor: Señor ilumíname Tú, enséñame Tú, dime Tú.

Mientras pienso en eso y eso es lo que pasa con eso que uno se atora es parte del proceso por eso es que, Pedro el caso clásico y quizá lo que el Espíritu Santo me está llevando a compartir en este momento a compartir con ustedes para lograr mis metas, sus metas es esto de amarrarnos a la verdad, es un tema bien importante y vernos a nosotros mismos como tenemos que vernos para usar ese diagnóstico real de dónde estoy para entonces poder ir hacia donde debo ir pero yo tengo que conocerme primeramente a mí mismo como soy realmente, como soy verdaderamente.

Y se me ocurrió que Pedro es el caso clásico del hombre, el individuo hombre o mujer autoengañado acerca de quién él es verdaderamente y cómo entonces Dios se encarga de coger una agujita bien finita y ponchar el baloon ese la vejiga y destruirla para poder entonces crear una realidad. Cuando el Señor le dice a los discípulos: ustedes todos me van a abandonar acerca del tiempo de la crucifixión, todos me van a abandonar todos me van a dejar Pedro le dice: "Señor aunque todos te dejen, aunque todos estos sinvergüenzas que están aquí te dejen yo nunca te dejaré estoy dispuesto a ir Contigo hasta la muerte misma" y el Señor se sonríe tristemente y le dice: "Pedro, Pedro, de cierto de cierto te digo que antes que el gallo cante tres veces me vas a negar no una vez, no dos veces sino tres veces."

Usted ve: Pedro tenía una imagen de sí mismo como de un hombre de integridad, de valor moral y de valor físico y totalmente apegado al Señor y veía a los otros como energúmenos espirituales insignificantes y él se veía a sí mismo como este titán espiritual y a veces así es tanta gente en la Iglesia que no entienden por qué no están ya sea predicando o convirtiendo multitudes, por qué no les dan un puesto más alto según ellos se ven a sí mismos y tenemos que iniciar el proceso doloroso y arduo del perfeccionamiento individual, esa es la cosa más difícil para un líder.

Pedro por ejemplo, el Señor tenía grandes propósitos para él pero él tenía que pasar por un proceso largo de purificación, muerte, crucifixión y confrontación consigo mismo y sus necesidades. Nunca tengas miedo de reconocer dónde tú estás con la ayuda del Espíritu Santo porque te digo que no vas a saber como decía lo enfatizo, tú nunca vas a saber verdaderamente quién tú eres excepto a través de los ojos de gente entendida y sabia y madura que te pueden ver y te pueden decir la verdad; no te midas a ti mismo, dile a una persona sabia y entendida que te diga: ok ¿qué tú puedes mejorar?

El caso es que Pedro le dice al Señor: yo no te voy a dejar Señor y el Señor le dice: sí, no solamente una vez, varias veces. Ahora aquí está la pregunta: yo no estoy seguro si fue que en realidad en Pedro había una cobardía así tan grande como para negarlo tres veces con maldiciones para subrayar que no era de Jesús o si el Espíritu Santo viendo que había en él una raíz en realidad de imperfección y la aumentó para hacérselo más dramático de que él era un hombre como cualquier otro porque a veces el Señor se las ingenia para ponernos a través de experiencias en la vida que nos hacen tropezar y reconocer nuestra debilidad humana y nuestra imperfección.

Todos hemos pasado por eso inclusive el que les habla por eso les hablo porque tengo experiencia vasta en esto, puedo tomar un doctorado en conocerme a mí mismo a través de fallos y momentos. Y entonces el Señor le dice: me vas a traicionar tres veces y yo estoy seguro que Pedro protestó: ¿cómo va a ser eso? nunca en la vida y ustedes saben la historia; cuando llega el momento Pedro está allí en el patio donde están torturando a Jesús, lo están cuestionando hasta la madrugada y viene esta humilde sirvienta.

Es que el Espíritu Santo es muy sutil en Sus cosas. Pedro negó a Jesucristo a través de una mujer pequeña, débil, una sirvienta no lo hizo a través de un soldado romano. Era como que el Señor quería meterle el cuchillo más hondo ¿no? mostrarle lo que él era, humillarlo bien. Y cuando ella le pregunta: yo creo que te ví a ti, te ví con Jesús y Pedro sabe las implicaciones de que lo asocien a este hombre que está siendo ahora tratado ahora como un criminal dice: no jamás, tres veces lo dice la tercera vez maldiciendo para que no hubiera duda, entonces Pedro recuerda la Palabra del Señor y dice que lloró.

¿Qué pasó allí? el Espíritu Santo en ese momento lo confrontó, él se vió exactamente como él era y reconoció que él no era el gran hombre y tan espiritual como pensaba que él era y lloró amargamente. Nosotros tenemos en la vida ¿sabe qué? muchas veces para llegar a donde Dios nos quiere llevar nosotros tenemos que a veces tropezar varias veces y a veces hay que derribar muchas cosas para poder entonces recibir más del Señor.

Hace un par de miércoles yo decía, comentábamos lo que dice el apóstol Santiago ¿no? dice: "Despojándonos de toda" dice "de toda inmundicia y abundancia de malicia recibamos la Palabra implantada" que puede dice renovar nuestras vidas o garantizar nuestras vidas. Porque a veces yo decía que a veces hay que despojarse de cosas para poder recibir cosas y a veces lo primero que nosotros tenemos que hacer es reconocer dónde yo estoy realmente y lo débil que soy y lo poco que valgo y lo mucho que tengo que aprender y los defectos terribles que hay en mi vida para que entonces luego yo pueda comenzar el proceso de asumir una nueva identidad.

Colosenses ¿4 creo que es? donde habla acerca de despojarnos de ciertas cosas y entonces vestirnos, esa imagen de desvestirse y vestirse está en toda la Escritura muchas veces. Hay que despojarse del viejo hombre para vestirse del nuevo hombre que hay en Cristo Jesús, hay que despojarse de muchos atributos de maldad en nosotros para entonces vestirnos de las diferentes bendiciones, el fruto del Espíritu Santo etc.

Entonces mi punto es que Pedro tenía que primero ser despojado para entonces llegar a ser el hombre que Dios quería que fuera. El camino al éxito está lleno de fracasos, nunca te dejes derrotar por un fracaso en la vida al contrario considéralo un punto de partida hacia la grandeza.

Creo que fue Wilston Churchill que dijo: el éxito consiste en fracasar una vez tras otra sin perder el entusiasmo porque él sabía de qué estaba hablando; él había fracasado varias veces en su carrera política, había perdida en muchas ocasiones en campañas electorales y había hecho como soldado y oficial en la Segunda Guerra mundial, había tenido un par de fracasos en batallas que lo juzgaron severamente el público por eso y ahora se encontraba como Primer Ministro y ya quizás esto lo dijo él en su tiempo de gloria después de haber jugado el papel más exaltado que ningún ser humano haya jugado en la historia moderna en su lucha contra el nazismo y las fuerzas alemanas en Londres cuando están bombardeando y él fue prácticamente la encarnación del espíritu inglés que mantuvo a la nación inglesa agarrándose contra Hitler y sus ataques terribles y que salvó yo creo al mundo occidental humanamente hablando.

Este hombrecito que medía como 5'2" pero era un titán, un gigante pero había fracasado muchas veces en su vida en muchas cosas pero siempre estuvo allí continuo, continuo y él decía eso ¿no? que el éxito consiste en fracasar vez tras vez sin perder el entusiasmo. La gente de grandez, de éxito y de prosperidad y de poder son gente que han usado sus fracasos como aliados y como peldaños hacia adelante.

Si tú no llegaste a la meta en algo que has perseguido, si tuviste un fracaso en tu vida bien grande, si vienes de un trasfondo de sufrimiento y de abuso o de explotación no dejes que eso te venza, pregúntale al Señor: Padre ¿cómo puedo tomar yo esta materia impura y reciclarla y convertirla en oro para mi crecimiento futuro? Porque muchas veces los grandes sufrimientos de la vida, las grandes pérdidas, los grandes desiertos de la vida son tiempos de espera eso es todo y de preparación para que cuando tú salgas de allí salgas como un titán y el diablo no te pueda arrancar lo que tú has acumulado ¿entienden lo que estoy diciendo? ¿pueden decir amén para sólo saber que están allí que no se me han dormido?

Voy a continuar con Pedro pero déjeme meter a Moisés en el medio y espero que no se me olvide Pedro y ahí es donde el Señor me tuvo, esto era un resúmen pero es importante porque todas estas son lecciones que podemos usar para vivir una vida poderosa. Entonces mire a Moisés. Moisés desde que nace Dios tiene un propósito con él es más, desde la fundación del mundo hay un pasaje que dice que Dios sabía que Moisés iba a vivir, iba a existir y que iba a ser el libertador de Su pueblo.

Entonces Dios pone a Moisés a través de un proceso, hace que Moisés nazca en un momento exactamente cuando tiene que nacer en el desarrollo del pueblo hebreo que está en Egipto y que va a salir en algún momento décadas después pero Moisés nace en el momento de Dios y esa es otra cosa. Usted tiene que entender esto que yo le decía a los hermanos del ministerio en inglés allá abajo acerca de que Dios es un constructor por excelencia, un planificador por excelencia, Dios ni se adelante ni se atrasa. Nosotros estamos de prisa, Dios nunca está de prisa.

Y parte de poder correr la carrera de la fe en una manera atinada y no desgastadora es correr al paso de Dios, no adelantarse ni atrasarse sino ver cómo está corriendo Dios y entonces usted sale corriendo con Él para siempre estar al lado de Dios ¿ok? Porque muchas veces Dios se va a tomar mucho tiempo para llevarte a la realización de tus sueños y de tu vida. Dios no está de prisa, Dios es como un barbero que te sienta allí y te dice: olvídate que yo estoy en control ahora déjame a mí hacer el trabajo ¿ok?

Dios es como un cirujano que te pega una anestesia y te dice: duérmete porque no puedes hacer nada, amárreme, no. Él lo hace como Él quiere y Él no está de prisa. Y cuando Dios trabaja en tu vida muchas veces tú tienes una meta: yo quiero hacer esto, quiero lograr aquéllo, quiero ser usado por Dios en esto, quiero obtener aquéllo y lo quiero en seis meses; Dios dice: no lo siento si tú lo quieres te va a tomar diez años porque hay una cantidad de cosas que Yo tengo que hacer en tu vida para que tú puedas obtener eso que tú quieres y hay que cortarte mucho y hay que arrancarte muchas cosas y tengo que hacerte una lobotomía y una transfusión de sangre y ponerte un corazón nuevo y eso toma mucho tiempo.

Tú dices: no yo lo que quiero es una casa Señor yo lo que quiero es un matrimonio feliz, bueno si lo quieres vas a tener que hacer una cantidad de cosas. Entonces la gente dice: no le pidas al Señor paciencia porque te va a dar pruebas porque la gente dice: oh Jehová dame paciencia oh aleluya gloria a Dios la recibo, Dios no te toca con una varita mágica que te da paciencia; ahora Dios te pone a través de un proceso que produce en ti paciencia a través de muchas luchas y pruebas y quebrantamientos tú vas a decir: wow ya no le grito a la mujer como le gritaba antes. Ya no salgo con la correa inmediatamente para a las ciegas repartir correazos cuando llego a la casa y los muchachos están molestando porque hay un proceso y Dios se toma tiempo.

Dios no abre la tapa de los sesos y nos toca con una varita y nos hace una recablería nueva de nuestro cerebro, Él obra a través de Su ingeniería. Eventos, inspiraciones, momentos como éste, caídas, éxitos y todo esto va formando poco a poco la personalidad de un individuo y llevándola donde tiene que ir para lograr sus metas y retenerlas. Porque hay mucha gente que consigue metas en su vida pero no las consiguió corriendo la carrera legítimamente, engañaron entonces cuando obtienen la meta viene el diablo y se las quita inmediatamente que la obtienen porque el diablo es un cínico y a él no le importa darte cosas para que destruyas y para después quitártelas y destruirte emocionalmente porque fracasaste.

Pero cuando el hombre corre la carrera de la fe y del ministerio legítimamente entonces nadie te la puede quitar porque Dios te lo dió y tú lo ganaste con Él. Muchos Pastores en un momentito producen una Iglesia grande y la gente dice: wow Pastor ¿usted ha visto la Iglesia de fulanito qué grande está creciendo? lo dicen como un susto como diciendo: ¿dónde estamos nosotros? Yo siempre he dicho lo que le dijo un rey a Acab creo que fue, le dijo: "No se alabe el que se ciñe las armas como el que se las desciñe."

Eso quiere decir que cualquiera que está yendo a la guerra se puede poner su uniforme y todo eso y alardear de mucho pero es cuando tú regresas de la batalla todo destartalado que te han dado palos por donde quiera y todo lleno de azotazos es entonces que tú tienes que decir: ok ¿cómo me fue allá? ¿no? es cuando tú terminas la batalla verdaderamente que entonces tú puedes decir: ok.

Entonces yo creo que el Ministerio está lleno de gente superficial en la historia, de Pastores superficiales, líderes superficiales y Congregaciones que los acompañan en su superficialidad. Entonces se están construyendo grandes ministerios, grandes iglesias basados en demagogia, en luces atractivas, en experiencias, en procedimientos tecnológicos, en una manipulación de los detalles de la cultura y de lo que la gente quiere y cualquier persona que sea diestra en explotar los elementos de la cultura puede artificialmente producir una Iglesia y tener éxito en el Ministerio pero no está construyendo sobre la roca está construyendo sobre la arena de la carnalidad de la gente.

Mucha gente viene a la Iglesia y quiere que le digan que Dios te va a prosperar, Dios te va a dar dinero, Dios quiere que tú tengas diez carros Mercedes y vienen todo lo que tú quieras y vienen todos los domingos a que les metan una droga de prosperidad y vienen y dan dinero y crean grandes palacios donde celebrar su carnalidad pero no se está construyendo sobre los principios del Reino de Dios y tarde o temprano viene el diablo y le da una patada a ese castillo de arena y lo deshace.

Y por eso es que los ministerios y la vida, tu matrimonio, tu vida emocional, tu ministerio laico lo que sea asegúrate de construírlo sobre principios sólidos bíblicos no lo que la gente quiere de ti porque vas a construir rápidamente pero no vas a retener lo que ganas ni va a ser de bendición para tu vida. Lo único que es de bendición para un hombre, para una mujer es lo que se ha ganado usando principios bíblicos del Reino de Dios y de la verdad, cualquier otra manera de llegar a la victoria es ilegítima y es lo que Pablo dice: Corramos legítimamente la carrera de la fe.

Porque hay mucha gente corriendo atajaderos pero Dios no es así, Dios cuando construye Él va pedazo por pedazo, sistema por sistema y va entrelazando una cosa con la otra y por eso es que se toma tiempo. Y por eso es que nosotros no podemos apresurarnos ni querer producir un Isaac ni un ¿cuál fue el otro hermano de Isaac? un Ismael que Dios. Estoy mezclando ya y van tres, Pedro, Moisés y Abraham porque estos dos principios se repiten en toda la Biblia ¿no?

Dios le dice a Abraham: vas a tener un hijo a los 75 años y a los 100 todavía no se lo ha dado y Abraham le dice: oye ya me estoy secando completamente y ¿qué va a pasar? me voy a morir y no voy a tener el hijo ese así que déjame ayudar a Dios dice él y hay por allí una sirvienta apetitosa y él dice: ok ayúdame aquí me voy a sacrificar y entonces tiene un hijo, Ismael pero no era el tiempo de Dios. Porque Dios quería elaborar una lección espiritual que sirviera a la humanidad a través de generaciones.

Porque muchas veces tu jornada en la vida no es solamente para ti sino es para tus hijos, es para tu comunidad, es para tu Iglesia, es para la gente para quien tú trabajas que van a observar tu caminar y van a aprender de ello y Dios te está usando como una metáfora, una ilustración de los principios de Su Reino y por eso a veces Dios no te va a dar todo lo que tú quieres en el momento porque Dios le quiere sacar jugo a tu vida y que tú seas una bendición a muchos. Y después al final Dios te da lo que tú quieres y te lo entrega suavecito, fresquecito, limpiecito y lo puedes disfrutar por mucho tiempo.

Entonces Abraham se adelanta al plan de Dios ¿y tú sabes lo que pasa? Ismael le ha causado problemas a todo el mundo y toda la historia; ahí están esos árabes todavía tirándonos bombas por donde quiera y con el terrorismo. ¿Tú sabes que los árabes descienden de Ismael? Ismael era hermano de Isaac y siempre Ismael es la cepa de una cultura que es exactamente como él era, examine usted esa historia y por eso yo creo que la Biblia es real porque cuando usted examina el carácter de Israel usted ve el carácter de los árabes y los musulmanes que tienen la cepa espiritual y genética de este hombre en ellos.

Y hubo controversia siempre entre Ismael e Isaac desde el principio, Ismael odió a Isaac desde chiquitito, los árabes odian a Isaac y era un hombre feroz y rencilloso y fuerte y bendecido por Dios como estos árabes fueron bendecidos con todo el petróleo que tienen porque Dios le dijo: Yo lo voy a bendecir, es hijo tuyo así que Yo lo tengo que bendecir. Pero fíjate lo que pasa cuando un hombre se adelanta al plan de Dios consigue lo que quiere pero es para su destrucción. Nunca te adelantes, nunca uses manipulación para conseguir un puesto en la Iglesia ni le pongas presión a nadie para que te dé algo porque estás usando las armas del diablo y si lo haces a quien le estás dando derecho de quitarte es al diablo porque el diablo de lo dió por tanto te lo puede quitar. Si Dios te lo da el diablo no te lo puede quitar pero si los principios del infierno te lo dieron te lo puede quitar.

Si tú usas los principios del infierno en tu matrimonio, en tu relación con los demás, en tu trato de la gente o en tu trabajo el infierno tiene poder sobre tu vida y puede manipularte y puede tomar prestado o darte o quitarte o manipularte o hacer lo que le dé la gana contigo, pero cuando tú obras conforme al principio del Reino lo que es de Dios el diablo no sabe cómo meterse en ello.

Así que la meta nuestra es: lo que no es de Dios, lo que no responde a la esencia de Dios me voy a despojar de ello porque es una pista de aterrizaje para el diablo. El Señor me ha hablado mucho últimamente acerca de un tema que lo voy a compartir en un momento, me vino a la mente: ni déis lugar al diablo y eso me ha estado trabajando todo este tiempo y tengo que hablar de eso en algún momento porque muchos de nosotros le damos lugar al diablo. Y darle al diablo no quiere decir meterte a la botica y comprar uno de estos santos o de estos raros y ponerle un velón a Satanás, no; darle lugar al diablo quiere decir: usar principios que no son del Reino de Dios.

Cualquier cosa que no manifiesta la esencia de Cristo es del diablo, carnal, terrenal, diabólica como dice Santiago para que no quede nada fuera. Y nosotros tenemos que aprender a discernir: ¿qué es de Dios y qué es del diablo? ¿qué es del Reino y qué es de las tinieblas? y siempre amarrarnos al Reino y discernir; en cualquier momento en que se está metiendo una pequeña levadura demoníaca en nuestra vida y decir: ¡ja! no, ya te ví no te quiero, fuera y optar por el Reino de Dios. Eso es lo que conduce al éxito, eso es lo que conduce a una vida fuerte, eso es lo que conduce a una mente lúcida, a paz cuando te acuestas y pones la cabeza sobre la almohada puedes dormir tranquilo, puedes estar en paz.

Si el diablo te mete una zancadilla tú sabes que Dios te va a sacar de ella porque simplemente es una prueba que Dios está permitiendo y es para bendición no es el diablo que se está saliendo con la suya en tu vida. Volviendo entonces ya abandonamos a Abraham creo que ya lo agoté, volvamos a Moisés entonces y ya con eso voy terminando. Moisés nace en el tiempo de Dios y Dios tiene una trayectoria para Moisés.

Yo decía esto que tenemos que ajustarnos al tiempo de Dios y la forma en que Dios construye en nuestras vidas. Cualquier meta que tú tengas en tu vida nombra la que tú quieras, la que sea: comprar una casa, tener un buen matrimonio, tener buenos hijos, perder 25 libras en los próximos tres meses, lo que sea. Pregúntate: ¿cómo puede yo usar la metodología del Reino para lograr esa meta y cómo puedo yo una vez que Dios me dice: ok vamos, vamos a meter mano pero tienes que hacer esto y lo otro por aquí y por allá y tienes que pedirle sabiduría al Señor para que Él te ayude a hacer eso?

Entonces tienes que fluir en el tiempo de Dios y eso quiere decir que Dios a veces te va a poner metas intermedias que te van a parecer desvíos u obstáculos pero no, son simplemente momentos intermediarios en tu jornada hacia la meta. Y Dios te está diciendo: no Yo quiero que primero añadas esto a tu perfil psicológico, emocional y mental y cuando tú hayas adquirido esa sub-meta entonces Él te va a decir: quiero que hagas esta otra cosa y entonces te va a decir: ok deténte aquí un rato y trabajo un poquito en esto y después cuando hayas logrado un poco de eso entonces te dice: ok ahora vé a lo otro y posiblemente te diga: ok ya que cumpliste aquéllo ahora puedes volver atrás y apretar un poquito más aquéllo entonces sigue adelante y vé un poquito más hacia adelante. Es así que Dios obra, es maravilloso.

Ahora que si tú eres impaciente vas a tirar la toalla y vas a decir: no hombre esto es demasiado arduo, demasiado difícil y entonces te pones tú a hacer lo que tú quieres y crees que el diablo no te ha visto y Dios no te ha visto; te han visto los dos, son unos titanes, no puedes engañar a ninguno de los dos. Dios porque es Dios y el diablo porque es viejo y lleva mucho tiempo observando la naturaleza humana y él sabe cuando nos estamos engañando a nosotros mismos y pretendemos engañarlo a él.

Entonces Dios se toma tiempo y por eso Moisés nace en ese momento, Dios lo mete a prepararse en Egipto, está esa historia como hijo adoptivo de faraón para que adquiera una serie de experiencias de líder que él necesita y adquiera la educación de un príncipe egipcio y estudie ciencia y gramática, historia y política porque él va a ser un hombre de estado que va a guiar a toda una nación fuera de Egipto y Dios a veces nos pone así, hay tiempo ¿sabe? hay que prepararse, hay que tomarse tiempo para que Dios haga Su obra en tu vida.

Tú tienes que preguntarte: Señor ¿cómo has estado usando todas las experiencias del pasado en mi vida? que yo creo que son callejones sin salidas ¿cómo yo puedo verlas en una manera redentiva y positiva? tú abres tus ojos y tú entonces descubres que esa pobreza miserable que tú viviste en Guatemala no fue algo que te destruyó sino que tú puedes usar eso para bendecir a otros y para ayudar a otros a entonces salir adelante. Ese papá que te dió tantas pelas por allá en República Dominicana por allá en un campito de Mao o donde sea eso, Dios no estaba ausente de eso a Él le dolía pero Él estaba permitiendo eso para que quizás un día tú pudieras enseñar a otros acerca de ser tierno con sus hijos, usar otros medios lo que sea, tú puedes usar cualquier cosa.

En las manos de Dios y a través de una mente iluminada por el Espíritu Santo tú puedes tomar cualquier cosa de tu pasado y ver el Dios que hay en ello, y salir adelante y gozarte en eso inclusive y decir: gloria a Dios que pude experimentar un aspecto de la experiencia y de la naturaleza humana y conocer más a fondo el carácter de la humanidad y Cristo mismo; por eso Pablo habla de completar los sufrimientos de Cristo. Es una expresión rara del Evangelio pero muchas veces nosotros hemos estado completando los sufrimientos de Cristo porque Cristo experimentó en Su ser todas las dimensiones de la vida humana y todas las experiencias humanas y Él quiere que nosotros seamos como Él y conozcamos algunas de esas experiencias.

Yo te invito en esta mañana si tú has tenido algo en tu pasado que te ha hecho daño, te ha afeado y te ha hecho sentir como que Dios no estaba allí, Dios estaba allí y estaba sufriendo contigo y estaba viendo también lo que tú ibas a hacer en el futuro y cómo tú ibas a usar eso para ser redimido y para bendecir a otros en tu vida. Y cuando tú veas eso tú vas a decir: gloria a Dios yo no soy una víctima estoy en victoria porque Cristo ha estado trabajando en mi vida para llevarme a donde Él quiere llevarme.

Redime, redime cualquier cosa de tu pasado. Lo que sea que haya en tu pasado no lo veas como una obra del diablo vélo como Dios obrando para bendecir y para perfeccionar a su hijo o a su hija y cuando tu perspectiva cambie tu experiencia también va a cambiar y el efecto de esos dolores también va a cambiar. Yo me suscribo a lo que dice Pablo en Romanos: "A los que aman a Dios todas las cosas ayudan a bien" eso no es solamente para el presente y el futuro es para el pasado también, retroactivamente eso puede ser una realidad en tu vida cuando tú lo transformas todo mirándolo a la luz de los lentes de Dios.

Porque Moisés ¿usted sabe la historia? después de cuarenta años como un príncipe comete un fracaso. De nuevo todo el tiempo él sabía que Dios lo había llamado, él sabía en su intuición, algo en su espíritu le decía: yo tengo un llamado profético, yo soy un libertador de almas, Dios me ha llamado para una obra grande y él descubre un día que es para ser libertador de su nación porque él descubre un día que no es egipcio es judío.

Pero ¿qué pasa? cuando ve un judío siendo oprimido por un egipcio y siendo golpeado mata al egipcio creyendo que al hacer eso va a suscitar una rebelión entre los judíos, se van a rebelar contra faraón y van a escaparse y lo van a elegir a él como libertador; no era así, no era el momento de Dios porque ese hombre orgulloso y violento que era Moisés no podía dirigir un pueblo, violento como era los hubiera matado a todos. La Biblia dice que no hay un hombre más manso que Moisés y sin embargo mire cómo lo llevó su Congregación, aprendan hermanos ¿eh? a golpear la roca y a perder la bendición al final.

El caso es que Dios a veces tiene que formar a una persona. Así que puso a Moisés a calentarse cuarenta años en Egipto y después lo puso cuarenta años a enfriarse en el desierto porque tuvo que huír, dejarlo todo, escapar por su vida, dejar su pasado exaltado en Egipto y meterse cuarenta años a criar cabras, despreciable para los egipcios la profesión de ser pastor de cabras. Cuarenta años Dios lo puso para formarse ahí en el silencio del desierto mirando las estrellas de la noche solo pensando y mirando dentro de sí solamente porque la oscuridad del desierto era tan poderosa que lo único que podía hacer era mirar hacia adentro.

Y allí cuarenta años este hombre se va formando, quebrantándose, su carácter se va preparando y a los ochenta años Dios le dice: ahora es el tiempo, vé a donde faraón y dile: deja a mi pueblo salir. Todo en la vida es así, tenemos que tener una visión a largo plazo, tenemos que caminar y correr al tiempo de Dios y mirar siempre ¿qué Tú estás haciendo en mi vida? ¿qué meta intermedia me estás poniendo para llevarme a la meta mayor?

Tenemos que tener un ojo increíblemente observador para ver la Mano sutil de Dios en los procesos de nuestra vida diaria porque Él está obrando siempre, siempre. El que tenga ojos para ver vea, el que tenga oídos para oír oiga. El mundo está lleno de gente que lo que hace es que descuida e ignora las obras de Dios en sus vidas en Sus intervenciones a diario porque no tienen ojos para ver, no tienen discernimiento, no han creado discernimiento. Si tú quieres tener éxito tienes que ser un observador tremendo de las verdades sobrenaturales y abstractas y absolutas del Reino de Dios y del reino del infierno también de paso.

Entonces Dios tenía un plan pero no era a los cuarenta años que Moisés lo iba a cumplir y no era ni siquiera a los ochenta, Moisés ni siquiera vió el fruto de su obra al final no pudo acompañar a su pueblo cuarenta años más después a los 120 años, no pudo acompañarlos a la tierra de Canaán, Dios lo dejó espiarla desde lejos solamente. Quién sabe muchas veces los planes y las metas que tú tienes quizá no vas a ser tú quien los va a cumplir perfectamente, van a ser tus hijos o tus nietos u otra persona que tú discipulaste, inspiraste o bendijiste.

Porque sin embargo en el proceso vas a gozar del viaje ¿sabe? lo lindo es eso que en la vida cristiana uno disfruta o de la meta alcanzada o del viaje. Aprenda a disfrutar del viaje también, disfruta de tu vida cada día, es otro tema largo gracias a Dios que ya terminamos porque si no estaríamos aquí. Disfruta del viaje, Dios es un Dios de viajes y es un Dios de procesos y muchos de nosotros estamos tan enfocados y obsesionados en la meta que no disfrutamos del viaje. Disfruta de cada experiencia, de cada logro, de cada peldaño que asciendes, celébralo, gózate en la gracia del Señor hoy porque Él está contento contigo ya. Tú tienes la aprobación de Dios ya.

Sea que llegues a Pastor o no, sea que termines seminario o no Dios se agrada de ti ya ahora con lo que has logrado en tu vida, mira todo lo bueno que ha habido en tu vida y celébralo y gózate y usa eso para construir un altar y bendecir a Dios por lo que hizo en ese momento como hizo Abraham, construir altares por donde quiera que iba. Mira las cosas que Dios ha hecho a través de tu vida hoy, mira a tus hijos: lo bueno que han logrado, las cosas lindas que han alcanzado. Celebra las cosas buenas alrededor de ti.

No mires lo que no tienes, celebra lo que tienes. Celebra lo que Dios te ha permitido hacer en el camino hacia la meta final. Cuando llegues a la meta final estarás contento; si no llegaste a todo lo que deseabas no te preocupes. Salomón lo dice así en Eclesiastés, nos dice: "Nunca falte vestido blanco sobre tu cuerpo ni aceite sobre tu cabeza, gózate de tu mujer o tu esposo o tu amigo todos los días de tu vanidad porque ya Dios está contento contigo." Aprendamos a gozarnos del momento mientras vamos hacia lo eterno porque Dios es un Dios de etapas, de momentos, de procesos y el proceso es largo y tú necesitas celebrar los momentos que tú tienes para llegar a la meta final.

Y entonces finalizando con Pedro el pobre Pedro que lo dejamos descuidado, recordemos eso. Que el Señor lleva a Pedro a través de un proceso de confrontación y muerte de su imagen y cuando él ya ha traicionado al Señor y él cree que ya no hay redención para él y el Señor sabe que no, que Pedro lo traicionó y fracasó pero era una etapa, no era el final por eso es que Él nos ama aún cuando lo traicionamos porque Él sabe lo que vamos a llegar a ser en Él. Pedro pensó: ya aquí estoy frito, ya no esperanza para mí mi ministerio se acabó.

Por eso es que el Señor le da esa mirada a Pedro cuando lo traiciona tres veces, dice que el Señor lo miró a Pedro cuando el gallo cantó la tercera vez el Señor lo miró; yo me imagino esa mirada: era una mirada que tenía una sonrisa amorosa e irónica como diciéndole: Yo te dije. Pero no era una mirada de condenación, yo no creo que el Señor le dió una mirada de condenación a Pedro, Dios le da una mirada que un padre le da a un hijo cuando se cae y su papá le dijo: si haces eso te vas a caer ¿eh? el hijo se tropieza y el papá entonces le dice: ¿ves lo que te dije?

El Señor le dió una mirada fue de misericordia y compasión y también de leve advertencia, ten cuidado mira lo que tú eres verdaderamente recuérdalo. Pero lo que me importa de todo esto es lo que pasa al final de la historia cuando el Cristo resucitado manda a buscar a Pedro ¿recuerdan que ahí mismo resucitado dice: "Dile a los discípulos y a Pedro que Yo he resucitado y que voy a verlos"? ¿qué increíble es el Señor no? porque Él sabía que Pedro iba a jugar un papel tremendamente importante en su Iglesia pero tenía que pasarlo por el trapiche primero, tenía que sacar todo el animal en él.

Y aquí está la cosa, lo que me indujo a pensar en Pedro fue que cuando el Señor tiene ese encuentro íntimo con Pedro al final de esa jornada terrible y le dice: "Pedro ¿me amas?" y Pedro le dice: "Sí Señor Tú sabes que te amo" fíjese que ya no es el Pedro que dice: no ¿cómo Tú vas a preguntarme eso? Tú sabes que yo te amo más que todo el mundo alrededor de Ti. Le dice: "Sí Señor Tú sabes que te amo" le dice: "Pedro: ¿me amas? sí Señor yo te amo" "Pedro: ¿me amas?" "sí Señor Tú sabes todas las cosas."

Esa tercera vez que Pedro le contesta al Señor es como diciendo: ¿sabes qué Señor? ya yo no estoy seguro de si te amo o no, Tú sabrás si te amo o no, Tú sabes, sabes que te amo a pesar de todo. Yo creo que la persona verdaderamente útil para el Señor es la persona que ha sido desangrada, debilitada, confrontada con su humanidad y que ya sabe que no sabe, lo único que sabe es que no sabe si sabe.

Cuando Dios nos usa verdaderamente es cuando nos ha desangrado y nos ha puesto a través de muchos procesos y Él se toma tiempo para llevarnos entonces. Esa experiencia que tuvo Pedro tan dolorosa, tan terrible era un hoja en el folder de Pedro para su futuro porque Pedro llegaría a ser un hombre, es el líder de la Iglesia cuando lo vemos en Jerusalén después de la ascensión de Jesucristo; los católicos lo consideran el primer Papa, yo no creo que él hubiera reclamado esa posición.

Cristo dijo: "Tú eres Pedro" unas palabras misteriosas, los comentaristas nunca han sabido qué hacer con eso "y sobre estas rocas Yo fundaré Mi Iglesia" no sé exactamente qué quiso decir con eso. Pero el caso es que Pedro iba a llegar a ser un gran hombre de Dios. Cristo no podía usar a ese bambalán como dice mi hermano Miguel Prieto que estaba ahí que le dice yo te amo más que todo y nunca te dejaré, ese Pedro no podía llegar a ser el Pastor de Su Iglesia, no podía ser. Y mire esto: léase las doce Epístolas de Pedro, Epístolas gloriosas, humildes, profundas, sabias, sobrias llenas de sabiduría de Dios que inspiran a la gente a mantenerse firmes a la fe cuando están padeciendo de grandes pruebas y dificultades y persecuciones en la vida.

El hombre que escribe esas Epístolas hacia el final de su vida jamás las hubiera podido escribir con la configuración personal que tenía Pedro cuando era joven. Ese hombre al final que escribe esas Epístolas es un hombre que ha sido pasado por el trapiche y que sabe quién él es y quién es Dios. Y por eso es que Dios quiere, Él no quiere solamente darte el producto que tú quieres, Él quiere prepararte, usarte, bendecirte, darte gozo, permitirte mantener tus logros, ser de bendición a otros, inspirar a otros, enseñar a otros y entonces Él también quiere darte esa cosita que te deslumbra y que tú crees que sin eso me muero; eso no es lo más importante. Lo más importante es quién tú eres no lo que tienes.

Recuerda eso siempre: es el carácter de la mujer y del hombre lo que vale no lo que tiene, bien importante y eso es lo que a Dios más le importa y por eso es que Él nos trabaja y todo lo que pasa en tu vida es Dios como un escultor dándote golpes de cincel para llevarte a la imagen de Cristo Jesús, recuerda eso todo lo que pase en tu vida. No te enamores de la meta enamórate del proceso y vas a ser una gran, gran persona en el Reino de Dios ¿amén? gloria al Señor.

Póngase de pie, póngase de pie un momento, gloria a Dios. Si algo de lo que tú has escuchado en esta mañana te hace sentido y Dios te ha hablado en alguna manera recíbelo ahora mismo. Si hay alguna verdad profunda que viene de Dios y tú sientes: esto me habló a mí yo te animo en el Nombre del Señor ahora a decir: Padre lo recibo y lo hago mío, que eche raíz dentro de mí. Ayúdame a conocerme a mí mismo, trata conmigo, fórmame, quebrántame. No me dejes sin tratar Señor, no me dejes sin crucificarme ni golpearme porque yo quiero ser como Tu Hijo para ser feliz.

Enséñame cómo correr la carrera legítimamente. No quiero atajaderos en mi vida, no quiero engaños. No quiero embelecos, no quiero pretensiones; quiero verdad y quiero que Tus procesos se realicen dentro de mí. Padre yo estoy orando esta oración por mí mismo y por mi pueblo esta mañana, abrazamos Tu Verdad. Queremos ser un pueblo de Verdad y verdades de Tu Reino Padre.

Bendigo a tus hijos y tus hijas en esta mañana Padre, nuestros corazones están deseosos de Ti queremos ser una ofrenda consumiéndose perpetuamente cada día delante de Ti. Ayúdanos como Congregación a ser una Congregación también que esté fundamentada en Tu Verdad Señor y guárdanos del mal, líbranos del enemigo que quiere pisotear la belleza que Tú quieres poner en nosotros. Te amamos, sigue con nosotros, sigue trabajando en nuestras vidas Padre y siempre te daremos toda la gloria y toda la honra Señor. Gracias, gracias Señor en el Nombre de Jesús amén y amén. Dios les bendiga mis hermanos la gracia del Señor sea con ustedes.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato