Sermón 1 de septiembre 2013: Llamado para testificar

A propósito de Sermones
[Bill Murdoch (izq.) con Roberto Miranda]
  • Presenter: Bill Murdoch
  • Fecha: September 1, 2013
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

La medida del éxito de una Iglesia es a través del testimonio de la comunidad de los santos, la historia, el relato del pueblo. Así que escuchando los relatos y los testimonios de los santos hoy entre ustedes pienso que su Congregación tiene una gran riqueza, una gran riqueza entre ustedes y mucho tesoro.

La Escritura dice que donde esté tu tesoro allí también estará tu corazón y la historia de la Iglesia que ustedes tienen y que son como Congregación necesita decirse y declararse allá afuera también. El edificio no debe ser como un contenedor como una cesta, un cesto que esté por encima un almud escondiendo nuestra vida sino que el Señor Jesucristo dijo: ustedes son la luz del mundo.

Así que el mensaje que Dios me dió para traer a ustedes hoy es para que les hable acerca de su vida, su relato, la historia personal suya y lo importante que es la historia para el Señor y lo importante que es para ti, para tu propia vida también. Quiero discutir con ustedes ¿cómo podemos entrenar a personas que lleven el Evangelio, portadores del Evangelio? seguidores fieles de Jesucristo que sean capaces de llevar su historia personal, su testimonio al mundo allá afuera hoy.

Hoy estamos actualmente en la era de la información, todo el mundo tiene uno de estos, una computadora y sin embargo hoy en día más que nunca sobre todo aquí en esta región de Nueva Inglaterra la gente no conoce la historia de Jesucristo, mucha gente no cree el relato de Cristo Jesús. Hoy este domingo aquí en Nueva Inglaterra nueve de cada diez personas en esta región no están en la Iglesia sólo un diez por ciento están en la Iglesia hoy.

Nueva Inglaterra tiene la asistencia más baja por persona a la Iglesia en toda la nación, es la región de más baja asistencia eclesiástica en toda la nación. La Biblia dice que: "De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a Su Hijo unigénito para que todo aquél que en Él cree no se pierda" hay gente sin Cristo ahora mismo ¿no creen ustedes? que están muriendo sin conocer, están pereciendo.

Y eso debiera molestarnos, debiera inquietarnos y es tiempo de que la Iglesia en Boston, en Nueva Inglaterra permita que las cosas que quebrantan el corazón de Dios quebranten también nuestro propio corazón. El Señor murió por los pecados de todo el mundo y la manera en que la gente hoy en día puede escuchar los relatos del Señor Jesucristo no va a ser a través del teléfono celular o a través del internet, no. Hay demasiada información, es demasiada información.

La verdadera manera en que la gente aprende acerca de Jesucristo es a través de un encuentro cara a cara, persona a persona. Así que nosotros como un pueblo que tenemos una bella historia que podemos compartir con los demás y que hemos estado orando por amigos, por vecinos a veces experimentamos el éxito que estamos buscando y se da entonces el caso que quizás un amigo, un vecino, un familiar nos dice: sí ¿sabes qué? me interesa escuchar un poco más acerca de Cristo.

Entonces en ese momento comienza como a suceder como cuando un camión de esos grandes comienza a hacer reversa ¿sabe lo que pasa? hay un sonido que comienza a escucharse, un sonido de advertencia: beep, beep, beep y el camión va a tirar toda la carga así que ¡cuidado! Y nosotros tenemos que aprender cómo compartir verdaderamente y efectivamente el Evangelio.

Según está el tesoro de tu corazón y compartir todo ese caudal que tienes dentro de ti un poquito a la vez, la carga de testimonio que tú tienes tienes que compartirla poco a poco. Cuando leemos las Escrituras y vemos la manera en que Cristo le hablaba a las personas acerca del Evangelio vemos que Él primero los escuchaba, estaba atento a sus necesidades. Él los observaba y mientras Él los miraba y los escuchaba Él estaba ocupado hablando con el Padre.

Por ejemplo la mujer en el pozo, la samaritana Él vió a esta mujer y el Padre le dió una Palabra de sabiduría a Cristo acerca de ella y entonces el Señor le habló a esta mujer en pequeñas dosis de verdad del Evangelio. Y a fin de que nosotros podamos entonces compartir la Palabra del Señor al mundo que está alrededor de nosotros actualmente tenemos que aprender a invertir en los demás antes de invitarlos a venir al Señor, tenemos que tomar tiempo para invertir antes de invitar ¿y qué es lo que invertimos? bueno, el tesoro que está en nuestro corazón es lo que invertimos.

Entonces no seas como ese camión que simplemente tira toda la carga que tiene y la vuelca sobre el piso. Observe, ore mientras ministra, escuche al Señor el Espíritu y entonces vaya vertiendo poco a poco ese tesoro que hay en su corazón del Evangelio. Así que a medida que el Pastor Miranda y esta Congregación comienzan ahora su nuevo ciclo de discipulado, a través del discipulado cada uno de nosotros tiene una responsabilidad y es de comprender el Evangelio, entenderlo y qué parte de esa historia nosotros atesoramos en una forma muy personal.

Así que yo sé que cada uno de ustedes aquí hoy tiene una parte de su jornada personal de cómo fue que ustedes, la primera vez que ustedes comprendieron del amor de Dios para con ustedes. No es la experiencia de Roberto el Pastor, no, es tu historia personal. ¿Cuál es tu experiencia personal de cómo tú recibiste el amor de Dios?

Si uno fuera a concebir el Evangelio como si fuera compuesto de cinco partes uno podría comenzar: bueno la primera parte Dios, pecado, Jesús, Gracia a través de la cruz cuarta parte y la oración de salvación o de confesión de fe, cinco partes. Si tú te encuentras ahora mismo en Cristo probablemente podrás dividir tu propia experiencia y jornada en esas cinco partes.

Algunos de nosotros tenemos nuestra propia historia, nuestra propia experiencia, relato, testimonio como se quiera llamar que sentimos que eso expresa mi experiencia, te hace sentir a ti particularmente satisfecho cuando hablas de esa parte del tesoro. Algunos de nosotros tenemos también los testimonios de otras personas como algunos de los testimonios que ustedes han escuchado aquí que también nos han impactado y que significan mucho para nosotros también, y que esas historias apuntan a tu propia experiencia de lo que Dios ha hecho en tu propio corazón también.

Así que vamos ahora y leamos la Escritura. Primero vamos a la Epístola de Juan capítulo 1, los primeros cuatro versículos de Primera de Juan: "Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos y lo cual hemos contemplado y lo que palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida, porque esta vida fue manifestada a nosotros y la hemos visto y testificamos, y anunciamos a ustedes acerca de la vida eterna la cual estaba con el Padre y se nos ha hecho manifiesta a nosotros también."

"Lo que hemos visto y oído eso les anunciamos para que también ustedes tengan comunión con nosotros y de hecho nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con Su Hijo Jesucristo. Y ahora escribimos estas cosas para que nuestro gozo y vuestro gozo sea completo." Y también vamos ahora al Evangelio según San Juan capítulo 15, Juan 15 este pasaje acerca de permanecer en la viña ¿cuántos aman ese pasaje acerca de la viña, el viñador?

Juan 15:9 dice: "Como el Padre me ha amado así también Yo les he amado a ustedes. Permanezcan en Mi amor porque si ustedes guardan Mis mandamientos entonces podrán permanecer en Mi amor así como Yo he guardado los mandamientos de Mi Padre y permanezco en Su amor. Estas cosas les he hablado para que permanezcan en vosotros y que entonces vuestro gozo sea completo, cumplido."

Entonces vemos esto ¿no? que en la comunidad de Juan, de los demás apóstoles y de Jesucristo ellos compartían el relato del Evangelio para que su propio gozo que ellos sentían entonces estuviera completo al compartirlo con los demás. Entonces vemos esto que el Señor dice que cuando caminamos con Él y guardamos Sus mandamientos entonces esto permite que el gozo de Él sea completo y que también nuestro propio gozo en Él sea completo.

El Pastor John Machado tuvo una Palabra profética y compartió conmigo para mí personalmente esta mañana porque yo he estado involucrado en una gran lucha, en una gran pelea por la fe aquí en Nueva Inglaterra y él recibió del Señor una Palabra que decía que Él nos estaba llamando a pasar de una etapa del fragor de la lucha a un tiempo ahora, un tiempo de paz no que íbamos a dejar de proclamar el mensaje, que continuáramos proclamando el mensaje pero ahora desde una postura de paz y de reconciliación.

En la Congregación León de Judá hace siete años atrás de hecho se me consagró como Obispo y el día de mi consagración como Obispo una de las Congregaciones africanas me dió un león grande como regalo y me dijeron: ahora regresa a Nueva Inglaterra y se un león para Nueva Inglaterra. Así que aquí estoy siete años después de mi consagración en León de Judá.

Hermanos y hermanas el león se está moviendo pero no se trata de un león destructor y terrible. Dice el Señor que vendrá un día cuando el león y el cordero pasearán juntos, todavía el león seguirá siendo león pero entonces se acostará junto con el cordero. Cuando uno comparte y regala por así decirlo su historia con otros hagámoslo de manera que el gozo de esa persona que escucha tu historia sea cumplido, sea completo.

Mis hermanos cuando a Jesús se le preguntó ¿por qué pasas tanto tiempo con publicanos, con pecadores? en Lucas capítulo 15 el Señor les dijo: déjenme relatarles una historia. "Había un hombre" dice el Señor "que tenía cien ovejas y perdió una de esas cien ovejas" y ese hombre ¿qué hace? deja las 99, busca la una y cuando la encuentra la toma sobre sus hombros y la lleva de nuevo a su aldea y le dice a sus compañeros en la aldea: hey vengan encontré mi oveja que estaba perdida y así mismo dice el Señor: les digo a ustedes que hay más gozo por esa oveja que es encontrada que por las 99 que estaban ya en el redil.

¿Por qué pasaba el Señor tanto tiempo con publicanos, con pecadores? gozo. Y el Señor les relató también otra historia de una ama de casa que perdió una moneda de su corona nupcial y comenzó a romper por todas partes y a derribar el interior de su casa para encontrar esa moneda que completaba su tiara nupcial y cuando encontró la moneda también invitó a sus vecinos y dijo: celebren conmigo. Y el Señor dijo: les digo la verdad hay más gozo en el Reino de los Cielos por un pecador que se arrepiente que sobre muchos que no necesitan arrepentimiento ¿amén?

¿Por qué comparte Jesús el Evangelio con los perdidos? por el gozo. Y el Señor les relató aún otra historia. Dice: hay un padre que tenía dos hijos, uno de los hijos fue a su papá y le dijo: dame toda mi herencia que me toca y entonces se fue y la malgastó locamente y cuando llegó al final de todo su dinero entonces se dijo a sí mismo: necesito regresar a mi padre, necesito decirle a mi padre: no soy merecedor de ser tu hijo, simplemente acéptame como uno de tus trabajadores.

Y sabemos la historia: cuando él venía regresando a su casa el padre dice la historia que lo ve desde lejos, corre a él lo abraza y le dice a los sirvientes: hey pongan ropa nueva sobre él, maten el cordero gordo y pongan anillo sobre su dedo. ¿Por qué relató el Señor esa parábola? porque de nuevo nos da una imagen del corazón del Padre que espera atentamente observando y esperando para ver cuándo regresan esos hijos que él está esperando que regresen al hogar para que esos hijos pródigos puedan venir, regresar al hogar y al abrazo paternal del padre. ¿Estás orando por algún hijo pródigo?

Dios está esperando y observando para poder abrazar a ese hijo pródigo que regrese al hogar. El gozo fue lo que motivó a Jesús a pasar tanto tiempo con los publicanos, los pecadores, era algo tan inherente en Él y en Su vida que cuando el escritor a los Hebreos escribe su Libro en Hebreos capítulo 12 ahí él responde a una de las preguntas que muchos de nosotros nos hacemos: ¿qué fue lo que hizo posible que Cristo se mantuviera en la cruz?

Hebreos 12:3 dice que: "Jesús por el gozo puesto delante de Él Él soportó la cruz" por ese gozo que estaba puesto delante del Señor Él soportó el sufrimiento de la cruz ¿cuál fue el gozo que fue puesto delante del Señor? estoy buscando esa joven que recibió a Cristo.

El gozo que el Señor vió delante de Él fue precisamente gente como ellos que recibieron a Cristo hoy, eso fue el gozo que lo mantuvo en la cruz. El gozo que fue puesto delante del Señor en la crucifixión fue precisamente esta Iglesia que ha recibido el testimonio de Jesús debido al hecho de que ustedes han venido a la cruz y han venido a recibir salvación ¿amén?

Porque dice la Biblia que Dios te amó, nos amó a nosotros, te amó a ti primero con más amor de lo que jamás te podrías imaginar y cuando tú regresaste al hogar y a ese amor simplemente fue algo abrumador ¿amén? Amados hermanos y hermanas permítanme relatarles una historia y cómo pueden ustedes también compartir esa historia porque muchos de nosotros conocemos gente continuamente que necesita esa historia porque Dios a través de las Escrituras en Santiago capítulo 4 versículos 5 y 6 la Escritura dice que: "Dios anhela celosamente el espíritu que ha hecho morar dentro de nosotros."

Así que cuando nosotros oramos por los perdidos ya el amor de Dios los está persiguiendo y los está buscando. Así que nosotros también debemos mantener ese pedacito del Evangelio que habla acerca del amor de Dios que se va detrás de la persona perdida, de la oveja perdida. Había una vez un grupo de intercesores y sanadores que iban a orar por jóvenes, hombres y mujeres que se encontraban en un lugar de restauración de drogas, de sanación y dice la historia que ellos antes de salir hacia el lugar se reunieron, oraron y una de las mujeres que estaba en ese grupo recibió del Señor una Palabra muy profética y específica.

Y el Espíritu del Señor le habló y dijo: la Palabra para la mujer que Yo les voy a indicar, díganle: tú eres amada y deseada. Así que este grupo de intercesores entonces se fue al lugar donde iban a ministrar a este lugar de recuperación, comenzaron a ministrarle a estas mujeres que estaban allí, compartieron el mensaje de salvación, había allí una joven que comenzó a maldecirlos gritándoles y no quería tener nada que ver con ellos.

Entonces esa persona intercesora se dió cuenta de que era esa la persona que necesitaba escuchar esa historia mientras esta persona continuaba gritándoles entonces esta persona intercesora se acercó a ella y comenzó a hablarle y le dijo: tú eres amada y esta joven comenzó a gritarle y decirle: cállate, esta mujer volvió a decirle: tú eres amada y deseada y esta joven gritó de nuevo: cállate y de nuevo la intercesora le dijo: tú eres amada y deseada y entonces esta joven se corrió la manga de su camisa y mostró ahí encima de su hombro un tatuaje en su brazo que decía: no amada, no deseada.

¿Hay algo difícil para nuestro Dios? Y conociendo esa historia de que Dios ama y anhela celosamente el espíritu que Él ha puesto en cada ser humano tú eres parte de ese grupo de búsqueda, de rescate. Tú y yo nunca más podremos mirar sobre otro par de ojos para los cuales Dios no haya muerto, Él murió por todos así que tenemos que estar preparados para pedirle al Dios viviente si Él nos está llamando a hablarle a esos ojos que estamos mirando.

Y cuando hagas eso recuerda hacerlo por el gozo del Señor, el gozo que vas a experimentar en tu propio corazón por el amor de Jesús. La historia acumulativa de una Iglesia o de la Iglesia es la medida también de la capacidad de dar fruto de una Iglesia o de la Iglesia, es tiempo de que la Congregación León de Judá y la Iglesia Anglicana llevemos nuestra historia fuera del edificio de la Iglesia y que regalemos ese relato por el gozo que Dios quiere poner en nuestros corazones y que quiere poner allí un poquito a la vez, una pequeña dosis a la vez en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo amén.

Bishop relate de nuevo esos cinco elementos del Evangelio para que lo tengamos ahí en el corazón ¿no? Lo que yo quise poner es como un resúmen, sí un resúmen un esquema de la historia total ¿no? el testimonio total del Evangelio y yo sé que ustedes han escuchado el Evangelio anunciado continuamente aquí en esta Congregación. Así que si algún día si usted quiere tome un pedazo de papel y escriba en una parte del papel: Dios y escriba allí un resúmen de: ok ¿cuál es mi experiencia del amor de Dios para conmigo en mi vida?

Y el segundo concepto es el pecado, muchas veces cuando hablamos hoy en día de pecado ¿sabe qué? la gente hoy no quiere que la Iglesia les apunte el dedo y les diga: ustedes son pecadores no funciona muchas veces pero yo he descubierto sin embargo que en vez de hablarles así directamente de pecado que a veces no entienden lo que quiere decir podemos hablarles acerca de soledad, enajenamiento, separación de Dios, de soledad de sentirse enajenado o dividido con alguien que son expresiones de la caída y del pecado y cómo intervino Dios en su vida liberándole de esa condición, eso es parte también ¿no? de su historia.

Y si usted no lo escribe y lo tiene claramente dibujado en su mente pues entonces le va a resultar difícil compartirlo con alguien. Y la tercera parte entonces es Jesús, tenemos Dios, pecado y entonces entra en acción Jesús ¿quién es Jesús para ti? por ejemplo quiero escribir ahí pensando en Segunda de Corintios capítulo 5 elaborando, por ejemplo allí dice que Dios hizo a aquél que no era pecador, lo hizo pecador para que a través de él pudiéramos experimentar la justicia de Dios. Jesús hizo eso por ti, por tu vida.

Así que a medida que tú vas comprendiendo lo que es Jesús para ti bueno escríbelo y relata cómo Jesús ha impactado tu vida en una forma personal y completa. Entonces la cuarta cosa es gracia, la Gracia. La Biblia dice que tú has recibido libremente ese regalo de Dios, esa vida que Dios da lo has recibido gratuitamente, gracia. En este momento te pregunto: ¿cuándo fue el momento en que tú comprendiste en tu vida que tú no podías ganarte por tus propios esfuerzos la salvación de Dios sino que era un don gratuito, una gracia que Dios tenía para tu vida cuándo comprendiste eso, de qué manera?

Entonces es importante que tú proceses eso en tu mente en términos personales para que entonces tú puedas compartir con alguien cómo la Gracia de Dios se manifestó en tu vida entrando en tu pecado y en tu soledad, necesitas hacerlo parte de ti, algo personal en tu propia vida.

Y entonces la última parte, la quinta parte es la oración de salvación. ¿En qué forma llegaste tú a ese punto de poder expresar y orarle al Señor que te perdonara, que te salvara, confesión ¿no? confesión de salvación, cómo llegaste tú a ese momento de convicción personal, de necesidad de salvación? ¿recuerdas tú ese momento en que tú le dijiste al Señor: Señor gracias por morir por mí, por favor entra a mi vida y toma control de ella, se mi Señor y mi Salvador, lléname con Tu Espíritu? La manera de recordar esto es con esa palabra: por favor.

Entonces es la idea de decirle: gracias Señor por morir, ahora por favor entra y envía Tu Espíritu a mi vida gracias, por favor. Y si no has hecho esa oración todavía quizás necesitas hacerlo ahora mismo.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato