Sermón 2 de enero 2013: Señor, que tu luz resplandezca sobre nuestros planes

A propósito de Sermones
[Omar Soto]
  • Presenter: Omar Soto
  • Fecha: January 2, 2013
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Uno de mis salmos favoritos es el Salmo 90, los versos del 16 al 17, dice así: "Que aparezca en tus siervos tu obra y tu gloria sobre sus hijos y sea la luz de Jehová, nuestro Dios, sobre nosotros y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros. Sí, la obra de nuestras manos confirma..."

Este salmo para mí es muy particular, mis hermanos, porque por un lado lo que presenta es la oración de una persona que está pidiéndole a Dios que Dios traiga su favor sobre esos planes que se ha forjado en adelante. Esos planes que esa persona ha trazado para su vida. En esta oración lo que está pidiendo es que Dios traiga su bendición sobre cada uno de ellos. Verán, siempre estamos acostumbrados a orar de una manera que se oye más bien como esto, Señor, tráeme tu tus planes, que se haga lo que tu quieres en mi vida.

Y eso está bien, orar así está bien, pero hay momentos también, mis hermanos, donde uno puede traer los planes que uno tiene, las expectativas que uno tiene, los deseos que uno tiene y como que presentarlo al Señor como una ofrenda y decir, “mira, Señor, aquí te estoy trayendo estos planes, estos deseos que tengo. Yo no sé si estos deseos están totalmente bien delante de ti pero yo espero que sí. En mi entendimiento, en la mente finita que tengo, creo que estoy en línea con tu voluntad, así que estoy trayéndote esto y quiero que tu lo bendigas, quiero que tu traigas favor sobre esto, que tu luz sea sobre estos planes, que tu gracia, tu favor caiga sobre esto que me estoy tramando, esto que estoy deseando hacer por los próximos 3, 6, 9 meses o el próximo año. Yo quiero que tu luz aparezca sobre esto.”

Yo creo que esta es una oración muy pertinente que esta temporada en la cual nos encontramos. Todavía sí ya empezó un nuevo año y ahí vamos marchando. Cuántos tienen fe y expectativa de que algo bueno va a suceder? Yo lo creo así. Y cuántos tienen la fe y la expectativa también de que vendrán sus cosas no muy buenas también? Tengo que ser real, de que venga, vendrá. No quiero que venga para de que venga, vendrá.

Cuántos ahora están pensando y orando de que Señor, si viene algún trauma, si viene alguna situación, si viene alguna zancadilla de parte del diablo o de otra persona, dame la fuerza, entonces para poderlo llevar a cabo? Cuántos entonces pueden pensar de esa manera? Estamos todos en el mismo bote.

Yo quise meditar en lo siguiente, mis hermanos, esto es un tiempo en el cual nosotros estamos pidiendo la bendición de Dios sobre nuestras vidas, sobre nuestra familia, nuestros trabajos, nuestras amistades, todo lo que hacemos. Pedimos que Dios siga cubriendo todas las cosas, o al menos yo espero, como uno de sus pastores, que usted esté orando así.

Y de paso, hago un paréntesis, hoy les quiero hablar, sí como su pastor, pero también les hablo como un hermano en Cristo, les hablo como un amigo, como un colega de jornada con ustedes. Así que voy a abrir un poquito mi corazón. Queremos que Dios bendiga esas nuevas jornadas de nuestra vida, esas nuevas etapas a las cuales nos vamos a estar enfrentando, como todo lo que ello pueda traer, con todo lo que pueda venir a nuestras vidas. No importando las marcas con las cuales podamos salir de esta jornada, queremos que la bendición de Dios sea sobre nosotros.

Para muchos, mis hermanos, yo tengo que reconocer esto, yo estuve de vacaciones, llegué ahorita, como quien dice, al aeropuerto, fui a casa, busqué al perro, hice compras, comí con los chicos, vine, llegué aquí, yo venía en mi corazón, Señor, guau, son tantas las cosas que uno quisiera compartir… y en mi corazón estuve meditando también porque durante esos días de vacaciones siempre estuve pendiente a mi email y recibiendo distintas notas de distintas personas, algunos me escribían con buenas noticias, otros me escribían con noticias que no eran muy buenas, y uno como que… guau. Y yo tuve que reconocer, Señor, este año para muchas personas está empezando con el pie derecho, está empezando bien, pero hay otras personas que este año está empezando un poquito duro, difícil, y yo no sé dónde usted se encuentra en este punto. Puede que usted esté partido en dos, que por un lado su año empezó súper bien y por otro lado el año está como que está en neutro todavía, patinando en el hielo y no sabe cuándo se va a derretir para que usted pueda salir disparado de alguna manera u otra.

Pero el asunto es, mis hermanos, que en este momento, aquí en este punto, tan crucial, este es el punto donde nosotros podemos dejar que sea Dios el que nos afirme a nosotros, que sea Dios el que esté dirigiendo cada uno de nuestros pasos en todo lo que nosotros estemos haciendo o vayamos a hacer. Por alguna razón esta mañana, miren lo que me pasó, me crucé con el relato de Moisés, cuando se encontró con Dios y que Dios le empezó a hacer su llamado, de que fuera a liberar a su pueblo, Israel, de Egipto.

Yo sé que todos nosotros conocemos esta historia y qué fue lo que dijo Moisés cuando Dios le dice, “Yo quiero que vayas tu.” Moisés le dice, “Ay, Señor, nunca he sido hombre de fácil palabra ni antes ni desde que tu hablas a tu siervo.” Me cogió esa frase, me agarró, déjenme decirlo bien, esa frase me dio una torcedura, porque Moisés no tan solamente se está justificando de que él no sabía hablar antes de haber escuchado de Dios, aún en el momento que él escuchó a Dios todavía en ese momento estaba diciendo, “ah, todavía no, la zarza ardiendo no me ha cambiado la lengua, no puedo hablar todavía.”

Eso era lo que él estaba diciendo. En otras palabras, “Sorry, pero… I’m not the guy. Yo no soy la persona que tu tienes que usar. Te equivocaste. Llama a otro, llama a otra.” Más sin embargo en medio de eso Dios afirmó a este hombre. Dios afirmó a este hombre y se lo dijo, “Ven acá, quién fue el que le dio la boca al hombre? Quién puede hacer al hombre mudo o que pueda hablar? Quién puede hacer al hombre ciego o que pueda ver? Quién puede hacer al hombre sordo o que pueda oír? Y consta que no es que este pasaje está diciendo que Dios intencionalmente hace a alguien mudo, pero que Dios puede intervenir en cualquiera de las dos situaciones. Al mudo lo puede hacer hablar y al que habla lo puede hacer hablar mejor o lo puede hacer mudo también cuando no habla lo que tiene que hablar, o cuando habla más de la cuenta.

Así que ya saben, no hablen más de la cuenta. Una resolución para este nuevo año: no hablen más de la cuenta. Hable, diga lo que tiene que decir, al pan pan y al vino vino. Pero cuando lo diga, dígalo con cautela, no vaya a decir cosas que hieran corazones, por favor. El asunto es que aquí está Dios afirmando este hombre.

Y yo me puse a pensar, las distintas que tuvieron que haber pasado por la cabeza de Moisés. Cómo yo voy a regresar a enfrentar a faraón, que es como quien dice mi hermano, porque yo me crié con él en el palacio? Cómo voy a entrar de nuevo a un lugar donde me están buscando a mí porque yo maté a alguien? Cómo tu quieres que yo haga cosa igual? Sin embargo, ahí está la afirmación de Dios sobre él, “Hey, no apures, yo soy el que está contigo. Yo soy el que te va a ayudar a hablar. Yo soy el que te voy a enseñar lo que tienes que decir. No eres tu, soy yo el que lo va a hacer a través de ti.”

No les suena familiar estas palabras cuando el mismo Jesús les dijo a sus discípulos, “Hey, cuando los lleven delante de la sinagoga, de las autoridades, no se preocupen por preparar su disertación antes de tiempo, porque ahí en el momento el Espíritu les va a dejar saber qué es lo que tienen que decir.”

Yo me puse a pensar en esto, mis hermanos, a la luz de esta nueva visión que Dios ha inspirado a nuestro pastor, para este año en esta iglesia, un año de evangelismo, mis hermanos. Yo les digo, evangelismo y yo sé que es crucial para la vida de cualquier iglesia, pero cuando a mí me hablan de evangelismo, no se sorprenda, a mí me da canillera, a mi me tiemblan las rodillas, porque evangelismo no es el don más fuerte que yo tengo. Póngame a mí a enseñar una clase, póngame a mí a predicar aquí, pero si me pone ahí afuera en una calle a hacer algo, usted va a ver un pastor Omar que no había visto antes. Pero consta, no es tan malo, me puedo defender, déjenme arreglar las cosas, me puedo defender pero me cuesta. No soy como otras personas que en cinco minutos tienen a alguien de rodillas en la esquina de la calle orando, aceptando a Cristo.

Pero el asunto es, mis hermanos, que el reto está ahí. Cada uno de nosotros, cada uno de nosotros, miren, lo estoy diciendo bien claro, todos nosotros, tenemos ese reto de podernos convertir en personas que puedan evangelizar, personas que puedan comunicar el amor de Dios en una manera nueva, refrescante, relevante, al tiempo en el cual estamos viviendo.

Y para un tiempo como este yo creo que Dios nos está diciendo las mismas cosas que le dijo a Moisés, “Yo soy el que pone palabras en tu boca, no eres tu, tu tal vez, puedes pasar una hora antes de hablar con una persona, pensando en qué le vas a decir, pero cuando llegas ahí se te va a olvidar todo porque yo entonces soy el que te va a inspirar a poder hablar con esa persona. Tal vez usaré alguna de las que tu cocinaste en tu cabeza, pero yo soy el que te va a dar las palabras para tu verdaderamente llegar al corazón.”

¿Saben qué? Mis hermanos, yo quiero que sea así. Yo no me quiero lanzar ahí afuera a evangelizar con palabras que yo cocine en mi cabeza, porque si lo hago así no voy para ningún lado. Hoy día si nosotros queremos ver vidas verdaderamente transformadas por el poder de la palabra de Dios, necesitamos que sea Dios mismo el que llegue a esos corazones. Dios mismo es el que tiene que penetrar esas mentes que ya han sido manipuladas por la mentalidad, las ideologías, las filosofías de este mundo, que solo Dios con su poder puede verdaderamente llegar directito a donde está la necesidad.

Es más que hay veces que nosotros sin tener que decir algo que ya llegue, “Mira, necesito que tu hagas esto por mi, o que tu ores por esto.” Ese compañero de trabajo por el cual tu has estado orando por mucho tiempo, de repente así de la nada, va a salir, “Mira, Antonio, ora por mí, yo sé que tu eres un hombre de Dios,” y eso ahí va a dejar a Antonio patidifuso. Jamás pensé que este hombre me fuera a decir eso, pero ahí está, se da. Porque es Dios el que está obrando.

Ese es el tipo de evangelismo que nosotros necesitamos ver hoy día, mis hermanos, un evangelismo que sea dirigido directamente por Dios. Sí, nosotros somos instrumentos como Moisés. Moisés era un instrumento, Moisés tenía sus temores. Usted tiene sus temores, yo tengo mis temores, pero somos vasos de barro en las manos del alfarero. El alfarero te va a usar como él te quiera usar. La responsabilidad de nosotros es poder discernir cómo es que Dios nos quiere usar a nosotros. Qué Dios va a hacer a través de ti, a través de mí? Cómo? Cuándo? Dónde? Con quién? Para que su gracia y su amor se dé a notar en los corazones de aquellos que así lo necesitan.

Con estas palabras yo te quiero animar, mis hermanos, porque lo que estoy diciendo sí tiene que ver con cómo la bendición de Dios a través de ti pueda alcanzar a otros. Pero no obstante no puedo obviar el hecho de que esa misma bendición te va a llegar a ti también y que Dios te quiere afirmar a ti también.

Cuántos de nosotros no luchamos con quién sabe muchas otras cosas de las que Moisés estaba luchando, que nos vemos a nosotros mismos con bajeza, pensamos en nosotros mismos y es como que te levantas por la mañana, te ves en el espejo y dices, “Ay, bendito, yo soy… ten misericordia de mí, por favor.” Yo no sé cuántos de ustedes son como Blancanieves que miran al espejo y le dicen, “Espejito, espejito, dime espejito…” Estaba en Disney, por eso es que pensé en Blancanieves.

Pero el asunto es, mis hermanos, es que cada vez que tu te miras en ese espejo, y entra un pensamientos medio bajo de ti, por el otro lado está Dios mirándote a ti diciendo, “Ah, ah, tu no eres eso, tu eres una persona que vales mucho, tu eres una persona que tal vez otros están echando a un lado, pero yo te estoy poniendo en el lado mío. Ese lado para donde te están empujando la gente, ese lado, es donde yo estoy, y ahí es donde tu me vas a encontrar.”

Solamente Dios es capaz de hacer algo así y de empezar a hablar a tu corazón y afirmarte. Donde otros tal vez han fallado en afirmarte a ti, Dios viene y te afirma a ti. Dios se encarga de buscar la manera que a él le plazca por dejarte saber cuánto tu vales para él. Aunque tus ojos estén cegados con las experiencias de vida que tu has tenido, que estás teniendo o que vayas a tener, en medio de todas esas cosas está Dios presente dejándote saber lo importante que tu eres para él.

Ahora, no te pongas a pensar que porque Dios diga que tu eres importante para él, que tu vas a terminar parado en una tarima predicándole a miles de personas. No vayas a pensar eso. No te confundas porque después te vas a frustrar. Porque quién sabe que lo único que Dios quiere que tu hagas, es más, voy a compartir esta historia. No sé cuántos de ustedes conocen al hermano Miguel Pérez, el yerno de nuestro pastor, que toca la guitarra, el esposo de Abigail, el papá de Caleb, qué más puedo decir, amigo mío, hermano mío del alma.

Él me llamó a hace unas semanas atrás y me contó de una experiencia que le pasó, estando él en un restaurante, en un diner, estaba desayunando con su hijo y de repente cuando él fue a pagar, la mesera que lo atendió le dijo, “No te apures, porque ya alguien pagó por ti.” Y él se quedó como que… quién pagó por mi? El caballero que estaba sentado detrás de usted. Y cuando él se dio cuenta que esa persona se había ido, se fue, lo encontró en el estacionamiento y fue a darle las gracias, y el señor le dice, “No te apures, hazlo tu por otro.” El día después, fue a comprarse un café y cuando fue a comprar el café, que va a pedir, la persona en la caja le dice, “No te apures, la persona que estaba antes de ti ya pagó por ti.” Y él se quedó como que… qué es esto? Ya dos veces, un día detrás del otro.

Él me contó eso con una emoción tan y tan grande y yo me quedé pensando, yo me decía, guau, qué manera tan bonita de verdaderamente llegar al corazón de alguien. Usted se imagina o al menos yo me he imaginado hacer esto, le voy a poner este escenario, porque esto es algo que yo tal vez no haría, pero yo creo que sería un reto. Hay un Starbucks que queda aquí en la Tremont en dirección a South End, no sé cuántos de ustedes lo han visto? Cerca de tu casa, de Annie. Sabes cuál es, ¿verdad? me imagino que sí, ya tus pies llegan allí directo.

En ese Starbucks obviamente muchos de nosotros sabemos que ese Starbucks, ese sector ahí es la comunidad de nuestros hermanos homosexual y todo eso. Yo suelo ir mucho ahí con el hermano Elías y nos desayunamos un café, hablamos, no ponemos al día, siempre que vamos vemos toda esta población que entra y uno se siente medio raro, miran a uno, raro también, porque dos varones con sus sortijas puestas y como que nos miran a veces “Oh, qué lindos se ven.” Padre, Dios reprenda, por favor.

Pero el asunto es que mientras yo estaba hablando… es que veo las caras de algunos de ustedes, me los puedo imaginar a ustedes también imaginando lo que yo estoy imaginando. Pero el asunto es que la historia que mi hermano Miguel compartió, me hizo pensar, Omar, qué tal si un día tu vas a ese Starbucks y le pagas a dos personas que estén ahí. Lo primero que yo pensé cuando me dije eso, “Me voy a meter en problemas, porque entonces se van a creer que le estoy tirando algo, y yo no quiero buscarme esos problemas. Después empiezo a levantar cosas que no tengo levantar.”

Pero el asunto fue qué manera de evangelizar en una comunidad que nosotros como iglesia sabemos que es una comunidad que está en contra de nosotros. Que nosotros podamos meternos en esa comunidad y empezar a hacer actos de bondad con ellos y que ellos puedan que nosotros no somos sus enemigos, sino que estamos aquí para servirles a ellos también.

Yo sé que ya nosotros hacemos cosas así, los sábados por la mañana cuando van los hombres aquí a la calle Albany, están repartiendo comida al homeless, en la calle. Yo sé que ya nos estamos acercando a personas que usualmente no lo haríamos, pero porque el amor de Dios nos conmueve, nosotros nos movemos y hacemos eso. Pero eso es una población bien particular, como también este otro ejemplo del cual estoy hablando, es una población bien particular, que necesita un tipo de acercamiento diferente para poder llegar al corazón de ellos.

Asimismo usted puede pensar en los distintos contextos en los que usted se mueve, de cómo Dios lo puede usar a usted para llegar al corazón de cada una de esas personas a su alrededor. Cuál puede ser el acto de bondad que usted puede hacer, que Dios puede usar para llegar al corazón de alguien? Solo Dios sabe.

Y mi oración es que Dios les revele a usted cómo usted puede llegar a ese corazón. Después hablaré cómo lo podemos hacer. Pero por ahora, mis hermanos, yo los quiero dejar con esto: Dios quiere afirmar su vida, Dios quiere afirmar tu corazón, Dios te quiere dejar saber que él cuenta contigo. Dios te quiere dejar saber que los planes que tu tengas por delante, por más lejos que puedan llegar esos planes, o por más cerca que puedan ser, Dios te quiere dejar saber que él está contigo, que él se va a encargar de abrir puertas a tu favor, pero asimismo como abre algunas, van a haber otras que te las va a cerrar. Tu solamente tienes que estar pendiente a cuáles son esas señales que el Señor te da para saber por dónde ir, saber escuchar, prestar atención.

Nosotros no lo sabemos todo, necesitamos que él nos dirija también. Así que yo los dejo con estas palabras, mis hermanos, por ahora. Seguiremos reflexionando. Dios quiere afirmarte. Dios quiere afirmar tu corazón. Dios quiere afirmar tu caminar. Así que no pienses de ti como que eres poca cosa, que no sabes hablar, que no sabes pensar para nada, Dios sabe cómo te va a equipar.

Así que vamos a ponernos de pie, mis hermanos, y vamos a cerrar este tiempo. Amado Dios te damos las gracias. Gracias Señor porque tu eres el Dios que nos mira con unos ojos tan diferentes a los cuales nos puede mirar la gente. Tus ojos al centrarse en nosotros nos dan una razón de ser, nos dan un sentido, nos dan un propósito, nos dan un valor incomparable. Tus ojos cuando nos miran ponen convicción en el corazón también, Señor. Y nos ayudan a alinearnos y ponernos en frecuencia contigo, Señor.

Padre, yo te pido que estas palabras sobre las cuales estamos reflexionando hoy y las que podamos reflexionar en los días por venir, yo te pido, Señor, que en cada una de ellas tu Espíritu Santo nos de a conocer las cosas que tu tienes en tu corazón, para con nosotros, como seres individuales y también como miembros de esta familia de fe.

Enséñanos, Señor, a poder escucharte, a poder prestar atención, a esas cosas que tu quieres que nosotros prestemos atención, a tener corazones abiertos para ti, sensibles a ti, enseñables por ti, Señor. Danos un corazón enseñable. Yo te pido que en este nuevo año 2013 nuestros corazones puedan hacerse más enseñables todavía, Jesús. Tu eres ese amigo fiel que nos busca, que nos afirma, que nos consuela, que nos redarguyes, y que nos inspiras a seguir adelante.

Así que yo te pido por cada uno de mis hermanos y hermanas, los que están aquí, los que nos ven por el internet, los que nos verán, Señor, en los días por venir, yo te pido, Señor, que tu como el Dios que nos afirmas, sigas encaminándonos en esta nueva jornada que el 2013 pueda traer a nuestras vidas. Como bien dice el salmo 90, Señor, que tu luz resplandezca sobre nuestros planes, Señor, y que tu afirmes y confirmes cada uno de aquellos, Señor, que nos hemos forjado a luz de tu voluntad, Señor.

Pido tu bendición sobre cada uno de mis hermanos y hermanas, desde los más jóvenes hasta los más adultos, Señor, en cualquier lugar en la jornada de fe donde se puedan encontrar, yo pido, Señor, que seas tu trayendo una palabra de bien, una palabra de afirmación, una palabra de ánimo a cada uno de sus corazones. Sobre cada hombre, sobre cada mujer, sobre cada joven, sobre cada familia aquí representadas, Señor, declaramos tu bendición sobre cada uno de ellos, y sobre esta familia de fe, León de Judá, donde tu nos has puesto a nosotros, Señor, que ahora más que nunca, Señor, seas tu afirmando nuestra cabeza, nuestra frente, Señor, para poder alcanzar a estas comunidades que tenemos alrededor con todos sus constituyentes, Señor, sea quien sea la persona o el lugar donde viva o estatus social, académico, sea quien sea, Señor, que tu nos ayudes a poder alcanzar esos corazones para tu honra y tu gloria, Señor.

Gracias te damos por esta noche, mi Dios, y recibe tu toda la exaltación, mi Dios, te lo debemos todo a ti. Llévanos con bien hacia nuestros hogares, Señor, mantennos calientes a lo largo del camino y que esta noche tu nos des un sueño profundo, reparador, que puedas renovar nuestras energías, Señor, para que en el día de mañana, si así tu lo permites, podamos echarle mano a todo lo que el día pueda traer.

Gracias te damos por tu Hijo Jesús oramos, amén y amén. Hermanos y hermanas bendiciones, salúdense unos a otros en el amor del Señor. Nos estaremos viendo el domingo. Bendiciones.

Comentarios

 
 

en el nombre de jesus agradesco sus palabras que son de bendiciones para el que cree en cristo y para los que no lo conocen tambien porque somos nosotros los que tenemos llevar su palabra de bendiciones espero que me agregen a su correo y puedan mandarme sus predicas gracias amen y amen

 
 

Dios me los Bendiga Grademente, estos mensajes que me envian a travez de mi correo son de mucha ayuda a vida espiritual,grande es el señor a travez de este medio quiero pedirle oración por mi familia, que el señor toque sus corazones, que reconozcan que sin dios no son nada, le voy a agradecer mucho y dios mucho mas aunque no me conocen a mi ni mi familia pero dios si y sabe que me siento muy triste, porque yo quiero ver a mis hijos sirviendole al señor y mi esposo también

 
 

Muy querido hermano en el Señor...
Tus palabras las ha usado el Señor para confirmar lo que estamos emprendiendo en nuestra comunidad... Una misión casa por casa para anunciar el Kerigma... Oro por ustedes y pido oración a ustedes... Padre Miguel...

 
 

Muchas bendiciones Hnos por sus maravillosos artículos a la verdad me es de mucha bendición y edificación para mi vida espiritual. que Dios les colme de bendiciones y éxitos.
saludos
Eriberto Tantalean
Peru

 
 

Que mensaje poderoso Dios bendiga grandemente, les ruego que oren por mi estoy a cargo del ministerio de niños y la célula que inauguramos hace 15 días.y hay beses que me ciento como Moises, que no puedo hablar. bendiciones

 
 

MIL BENDICIONES Y MUCHAS FELICITACIONES AMADO HERMANO SEA EL SEÑOR SEA LLENÁNDOLO CADA DÍA DE MAS SABIDURÍA E INTELIGENCIA PARA QUE SIGA COMPARTIENDO MENSAJES LLENOS DEL PODER , DEL AMOR Y LA AUTORIDAD DEL ESPÍRITU SANTO .
SENTÍ QUE DIOS HABLO A MUCHAS COSAS EN MI VIDA Y ME HA DADO DIRECTRICES SOBRE EL COMO CONDUCIRME DE AHORA EN ADELANTE.
MUCHAS GRACIAS EL SEÑOR CONTINUÉ BENDICIENDO SU VIDA, SU FAMILIA, SUS HIJOS Y SU GRAN CONGREGACIÓN CON ESE BELLO MINISTERIO.

 
 

Dios lo siga bendiciendo e iluminando con su Santo Espíritu, en su propósito de rescatar las almas perdidas. Sabemos que estamos delante de un Dios vivo y todopoderoso y ponemos nuestra esperanza en él, para estar libres de toda adversidad; puestos los ojos en Jesús, vivimos, sabiendo que Él nunca nos dejará como ha prometido.Dios lo cuide y lo guarde a Ud. y a su familia Pastor en éste nuevo año.

 
 

Que hermoso los que nos enseña el pastor Omar,ser firmes en todo momento en los buenos y más aún en los malos, no dejarnos abatir por las por las cosas o vivencias que nos da la vida. Nos enseña también a orar, yo luego de mi separación tan dolorosa le dije al señor has con mi vida tu voluntad señor,,,,,es tan grande el amor asia mi señor que no dude en ponerme en sus manos, pero hoy la palabra y el mensaje es uno encaminar nuestros planes y presentarlos ante Dios. En estos momentos le digo a mi Dios,,, señor en este nuevo año pondre todo de mi parte para para que mis hijos se sientan protegidos y no decaere por muy dificil quesea el camino,,, señor ayudame a caminar con tu luz y ser una mujer firme y sin miedos ya que tu vas caminando conmigo, que grande es tu amor señor. proteje a amis hijos,a mi madre y toda mi familia. Amen.

 
 

La gloria y la honrra sea para nuestro padre celestial lo bendigo con la bendicion del padre y del espiritu santo que nuestro padre le continue dando de su sabiduria y ciencia para poder servir a los abatidos a los afligidos a los que no tienen fuerzas pastor Dios bendiga su familia. y bendiga este medio que es un buen refrigerio para mi vida y para todos los que estamos conectados con un mismo sentir en espiritu y en verdad dandole el honor a mi buen jesus. bendiciones.
tambien quiero decirle a mi hermana margoth que cristo esta en medio de sus necesidades , jesus esta a la diestra de Dios padre
intersediendo por sus anelos por sus deseos, solo llege a esa fuente asi como el ciervo brama por las corrientes de las aguas asi clama por ti, oh Dios , el alma mia. hermana margoth cristo es esa fuente de vida y solo nuestro padre que esta en el cielo y en la tierra tiene a su familia vajo sus alas cubriendolos con su precencia su protecion y direccion. muchas bendiciones en el nombre de jesus. amen

 
 

GRACIAS A DIOS POR TANTAS BENDICIONES,AMEN. HOY QUIERO QUE POR MEDIO DE ESTE ENLACE USTEDES HERMANOS OREN POR MI FAMILIA PARA QUE ME LA GUARDEN DE TODO MAL, PELIGROS, DEL ENEMIGO OCULTO,Y DE LA DROGADICION DE LOS JOVENES; QUE SEA LA ACCION DE DIOS MI ESCUDO Y PROTECCION, DE ESTE FLAGELO.
ESTOY PASANDO POR UNA SEPARACION DE UN HOMBRE,DE MALA INFLUENCIA PARA MIS HIJOS Y NIETOS POR ESO Y ALGO MAS RUEGO A USTEDES ME AYUDEN A ORAR POR LA PROTECCION DE MI FAMILIA,AMEN

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato