Sermón 16 de diciembre: Amenazas contra la niñez y la vida

A propósito de Sermones
[Roberto Miranda]
  • Presenter: Roberto Miranda
  • Fecha: December 16, 2012
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Quiero empalmar el mensaje navideño que está ya en nosotros a través de esta época que estamos viviendo con esta tragedia sucedida en Newtown - Connecticut. Yo sé que el pueblo de Dios necesita una Palabra de interpretación, una Palabra de enseñanza, una Palabra de fortaleza y de ánimo ante esta tragedia. Yo les digo la verdad yo no me siento ni intimidado ni atemorizado, siento un dolor terrible en mi corazón pero el diablo está vencido hermano, el diablo está bajo los pies de Jesucristo.

Él hace esto porque sabe que su tiempo está corto ¿sabe?. Cuando el enemigo se ve acorralado siempre hace eso, siempre entonces se quita la máscara y enseña sus uñas sucias y contaminadas, y sus dientes que siempre trata de mantener escondidos bajo un ropaje decente y muy racional pero cuando él está desesperado él hace estas cosas así que yo creo que esto es un indicio de derrota más que de victoria para él ¿sabe?. Y yo espero que de esta tragedia nazca un deseo en mucha gente de buscar de Dios verdaderamente y se den cuenta de dónde estamos y a dónde hemos llegado, y de eso yo quiero hablar.

Pero ¿sabe algo? que el relato navideño nos habla acerca de estas cosas también. Y yo quiero unir las dos cosas, una reflexión sobre: el mensaje de la navidad junto con también una explicación de lo que ha sucedido aquí en Estados Unidos en esta tragedia y en otros países del mundo donde están pasando cosas muy similares, y también una Palabra de esperanza y de llamado sobre qué tipo de vida nosotros tenemos que vivir a la luz de la Palabra.

Así que mire bien en Lucas capítulo 2 el tema del Niño Jesús, de la niñez el carácter infantil de este ser divino todopoderoso que es Jesucristo y que nace en forma de un bebé, y que la Escritura se toma el tiempo de desarrollar con lujo de detalles la gestación de Jesús en el vientre de su mamá, su nacimiento, su carácter de bebé y todas las demás cosas. Dios se tomó tiempo para dejarnos saber ese aspecto porque en eso hay un mensaje, en la niñez, en el carácter infantil del Hijo de Dios hay un mensaje para nosotros a través de los tiempos.

Entonces dice aquí que, vamos al versículo 6 y dice aquí: "Estando ellos allí" José y María en Nazareth, dice que: "Estando ellos allí se cumplieron los días de su alumbramiento" de dar a luz "y dió a luz a su hijo primogénito" el primer hijo que ella tuvo se llamaba Jesús pero no fue el último por si acaso, por eso dice su primogénito, "dió a luz a su hijo primogénito" no hay primogénito de paso sin un segundo o un tercero pero es una ñapita para ustedes ahí, eso es aparte. "Y dió a luz a su hijo primogénito y lo envolvió en pañales" la imagen de un bebé, un niñito, "un infante lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no había lugar para ellos en el mesón."

Y entonces dice que nos habla acerca de los pastores ¿no? en el versículo 8 que ven esta Gloria de Dios y a Dios le interesa que ese bebito que está naciendo allí en ese lugar totalmente inhóspito no pase desapercibido. Él quiere que la gente sepa que ha nacido un niño que es el Hijo de Dios y entonces ¿saben la historia?, se les aparece a los pastores.

Y el versículo 10 dice: "Pero el ángel les dijo no teman porque he aquí os doy nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo, que os ha nacido hoy en la ciudad de David un Salvador que es Cristo el Señor." ¿Sabe que Cristo nos nació a nosotros?. Le nació a la humanidad, le nació a la familia de la raza humana, nos nació a nosotros; no solamente le nació a Dios te nació a ti también, el Hijo de Dios, el niñito recién nacido que es Cristo Jesús.

Y dice aquí que en el versículo 12: "Y esto os servirá de señal: hallaréis el niño envuelto en pañales" niñez, infantil, bebito "acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales que alababan a Dios." Entonces vamos más adelante, los pastores se apresuran a ir donde está este bebito sagrado y en el versículo 16 dice que: "Vinieron pues apresuradamente y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre, y al verlo dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño, y todos los que oyeron se maravillaron de lo que los pastores les decían."

Entonces después sigue adelante ¿no?. Vemos más adelante la niñez de Jesús, luego en el versículo 21 dice que el niño fue presentado en el templo y ellos llevaron al niño para ser ofrecido como prescribía la ley mosaica. Y allí en el templo cuando el niñito está siendo presentado hay dos testigos escogidos por Dios. Es como si la nación misma de Israel estuviera presenciando esto porque Dios es muy claro en la forma en que hace las cosas. Y allí hay dos ancianos.

Y yo creo que eso es algo interesante que quiero también señalar y es esto: a Dios le interesan los bebitos y también le interesan los ancianitos. Los que están comenzando la vida y son frágiles y los que están terminando la vida y también son frágiles, todos son preciosos para Él ¿sabe?. Los ancianos son preciosos para Dios también y Dios quiere que ellos sean parte de Su relato sagrado. ¿Sabe también que las personas con problemas cognocitivos, los niños que nacen con down syndrome, paralíticos, con diferentes tipos de limitaciones cognocitivas, los ancianos son sagrados para el Señor?. Las personas que tienen diferentes tipos de limitaciones cognocitivas son sagrados para el Señor.

Los ancianos son sagrados, las personas que tienen diferentes discapacidades físicas y mentales, y cerebrales y neurológicas son sagrados, es vida, tienen alma, reflejan la imagen de Dios en alguna manera y deben ser valorados. Entonces el relato navideño incluye un bebito frágil que se ensuciaba, perdone la expresión y por eso necesitaba pañales y también incluye ancianos como Simeón y Ana que Dios los reserva para que bendigan a su bebé que ha nacido dentro de la familia de la humanidad. Y el Señor se goza en esa bendición también.

Por eso es que yo quiero hablarles de celebrar la vida en cualquier forma que venga y nuestra Iglesia tiene que ser una Iglesia de vida, que celebre la vida. Yo le doy gracias al Señor que nos permite defender la vida de muchas maneras y cuando estos niñitos vienen por ejemplo de diferentes países de Latinoamérica a través del Ministerio de Manos de Misericordia, nuestra hermana Marta Garzón y trabajamos con estos niñitos que han sido, y hablo de ellos así con libertad porque no creo que están aquí necesariamente hoy, estuvieron esta mañana, pero cuando nosotros podemos trabajar con estos niñitos que han sido desfigurados y en ciertas maneras sufrido diferentes tipos de quemaduras y todo eso, en nuestra Iglesia digo wow ¡qué privilegio tan grande tenemos nosotros de poder bendecir esas criaturas hermanos.

Usted no se da cuenta de lo maravilloso que es eso y de cómo nosotros somos privilegiados como Congregación de poder trabajar en un ministerio tan hermoso como ése, y también así mismo con la gente que está deambulante allá afuera, las personas que están padeciendo diferentes tipos de problemas en sus vidas, que nuestra Iglesia pueda ayudar en eso, eso es un tremendo privilegio también porque, yo les voy a decir por qué dentro de un momentito, es obvio pero quiero hablarles acerca de eso.

Pero miren eso ¿no? que la Navidad incluye a esa gente discapacitada hasta cierto sentido. También los pastores que tenían un trabajo despreciable en la cultura del Medio Oriente, nadie quería ser pastor porque es una cultura, eso era algo muy bajo ¿y a quién escoge Dios para que presencie el nacimiento de Su bebito? no es a los ricos y a los poderosos sino a los pastores también y a los ancianos. Porque es que a Dios le interesa la vida en su forma más profunda y más poderosa, y por eso es que la Iglesia de Cristo tiene que amar la vida y respetar la vida, de eso queremos hablar más.

Entonces fíjese eso ¿no? mucho del relato navideño gira alrededor de la imagen de un niño, un bebé, un infante y a donde quiera que aparece el anunciamiento y la proclamación de la Navidad y el mensaje navideño se habla de los niños, y del aspecto infantil del Hijo de Dios. Isaías capítulo 9 versículo 6 es una de las expresiones proféticas siglos antes de que naciera Jesús, el profeta Isaías en uno de los pasajes más bellos del Antiguo Testamento que profetiza acerca del nacimiento del Mesías venidero dice allí Isaías 9:6: "Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado."

Entonces usted ve que a Dios le interesa no solamente enfatizar el aspecto varonil, de hombría y de adultez y de madurez de Su Hijo si no también el aspecto frágil, infantil, su niñez. Lucas capítulo 1 nos relata la historia de Zacarías y de Ana, Elisabet ¿no? el nacimiento de otro hijo: Juan el Bautista. Una pareja que no podía tener hijos y Dios los bendice en su vejez con un hijo también ¿no?.

Los Evangelios nos relatan con lujo de detalles el anunciamiento del ángel acerca del alumbramiento del Hijo de Dios. El embarazo de María se nos relata con detalle de cómo el ángel le dice: mira el espíritu de Dios va a venir sobre ti, te va a fecundar misteriosamente, va a hacer nacer dentro de ti la vida misma de Dios y el gérmen de vida que va a ser en ti no va a ser la unión de la vida de un hombre y una mujer, no; es la vida de Dios con la vida de una miembro de la raza humana, una mujer: Eva. Entonces la vida del hombre y la vida de Dios se unirán y de esa unión saldrá un ser santo que es el Hijo de Dios.

Entonces ese relato se nos da también en una manera muy bella ¿no?, el embarazo de María, el nacimiento del niño. Y luego el relato navideño nos habla también acerca de la niñez de Jesús, su presentación en el templo, el anciano Simeón que lo toma en sus manos y le da gracias a Dios porque antes de irse Dios le ha permitido ver esta esperanza para Israel y para toda la humanidad.

Y luego más adelante se nos presenta el famoso evento de Jesús en el templo discutiendo con los doctores de la ley, ya el niño un poco más crecido, la vida de Dios más fortalecida y más manifestándose dentro de Él y cómo Él discute e instruye, y deja perplejos a los doctores de la ley con Su sabiduría divinamente inspirada en Él.

La cultura de la Biblia hermanos, la mentalidad que vemos a través de las Escrituras es una cultura que celebra a los niños ¿sí o no?. A los niños, a los hijos, a la familia. Y por eso es que yo creo que Dios se tomó tanto tiempo de presentarnos al bebé, al niño, a la familia de María y José, el nacimiento de otro bebé en la familia de Elisabet y Zacarías y se da lujo como una mamá que toma fotos de su bebé y de su hijo en diferentes etapas de su vida ¿no?, Dios tomó fotos de Su bebé y nos da a través del relato navideño diferentes etapas del niño. Porque Él quiere celebrar no solamente Su hombría y Su muerte en la cruz sino también Su niñez porque Dios es un papá amoroso ¿no?.

Entonces vemos que la Biblia, porque la Biblia es una cultura, el papá Dios que relata la historia de la Biblia en general celebra a los niños, celebra a los hijos. El Salmo 127 versículos 3 al 5 declara: "He aquí herencia de Jehová son los hijos." Dice que: "Cosa de estima es el fruto del vientre." Qué lindo. Cosa de estima, uno quisiera ser poeta para decir cosas así ¿no?, cosa de estima. Es algo digno de alabanza el fruto del vientre de una mujer, es algo que debe ser admirado.

Hoy en día para muchas mujeres hermanos eso es venas varicosas y pérdida de la figura, inconveniencia y más dinero que hay que gastar y todas estas cosas, inoportuno porque mi carrera, esto y lo otro. Todo lo contrario en esta cultura moderna el fruto del vientre se ve como una inconveniencia y también así mismo se deshacen del fruto del vientre. Mientras que la Biblia en su mentalidad dice que los hijos son algo de estima, algo digno de alabanza.

Dice en el versículo 4 que: "Como saetas en manos del valiente, así son los hijos habidos en la juventud." Los hijos son un recurso. Un guerrero sabe que sus saetas son su esperanza de vida y de defensa en la guerra. Y entonces así dice que para el ser humano los hijos deben ser un recurso, una bendición.

Hijos, jóvenes adultos yo les suplico que noten esto. Dios quiere que ustedes sean un recurso para sus padres también y que sus padres puedan ver en ustedes esperanza en su vejez, no deshechen a sus padres como un zapato viejo cuando llegan a la vejez ¿ok?. Veneren a sus padres y asegúrense que sus padres puedan verlos a ustedes como que si algo me pasa en mi vejez yo tendré a un hijo, una hija que me va a defender y me va a guardar, me va a bendecir. No cedan a esta cultura egoísta que dice: "¿Sabes qué? yo no pedí que mi papá, mi mamá me trajera a la vida así que eso es asunto de él o de ella, que me atiendan a mí porque" yo he oído a jovencitos decir eso ¿sabe?.

La Biblia dice que los hijos son un recurso y una bendición. Ahora entienda, hay mucha tela que cortar allí, los padres no debemos explotar a nuestros hijos y debemos vivir nuestra vida a través de ellos, ni debemos tampoco verlos como un instrumento para nuestras agendas personales. Pero sí dice la Biblia que los hijos son un recurso, dice que así son los hijos habidos en la juventud.

Dice el versículo 5: "Bienaventurado el hombre, la mujer" la cultura, la sociedad "que llenó su aljaba de ellos ¿qué es la aljaba?, la aljaba es donde el guerrero pone las flechas, el contenedor de las flechas. Dice: "Bienaventurado el que llenó su aljaba de ellos, no será avergonzado cuando hablare con los enemigos en la puerta." ¿Qué imagen más linda poética no?. Era la idea de que en estas culturas como la del Antiguo Testamento, qué bueno era tener 3, 4 hijos allí fuertes y grandes detrás de papá si tenía algún problema con los demás ¿no?.

Qué lindo eso ¿no?. Y qué lindo es cuando hay problemas en la vida tener unos hijos alrededor de uno ¿verdad?, las familias unidas. Déjenme decirles algo mis hermanos: cuando las cosas se pongan peores en la humanidad y se van a poner peores con el tiempo, lo único que nos va a salvar es que las familias estén juntas ¿ok?. Por eso es que tenemos que proteger nuestras familias. Los padres y los hijos deben unirse, los hermanos. Debemos hacer y nuestra Iglesia debe ser una famlia.

Amárrese a cuatro, seis, ocho, diez gentes íntimas y ámense unos a otros, como Iglesia tenemos que amarnos más y más porque cuando vengan los tiempos difíciles y económicamente hayan dificultades ¿sabe qué? un plátano se puede partir en cuatro, seis pedazos y cada uno se come su pedacito con un poquito de aceite y lo que haya por allí extra, un pedacito de agüacate y ya uno tiene todo lo que necesita ¿sabe?. Cuando las culturas se unen hermanos, cuando hay unidad todo es posible.

¿Sabe? cuando una familia está unida mire, lo que se necesita es echarle un poquito más de agua a la sopa y no hay problema, echamos pa'lante ¿no? y donde duerme uno duermen cuatro no se preocupe. Entonces es la unidad, ese amor es lo que preserva las culturas y no hay que tenerle miedo. Nosotros tenemos mucho todavía que podríamos perder y nuestra vida seguiría razonable, todo lo que llamamos nosotros necesidades son puramente placeres y preferencias.

Las culturas del mundo muchas de ellas viven con mucho menos de lo que nosotros vivimos aquí y hoy en día queremos morirnos porque ¡oh! el televisor de 38 o 50 pulgadas HD oh se me fundió el fusible, ahora tengo que buscar otro y ya dos días sin televisor, una cosa terrible. Hermanos hay cosas mucho mejor, más básicas que eso; que nuestra familia sea una familia de unidad, haya amor entre los padres, el esposo y la esposa. Eso es lo más importante.

La cultura bíblica, la cultura de la Biblia ama a la familia, ama a los hijos. Dice que los hijos se ven como una bendición. Los padres se regocijan en una cultura bíblica cuando viene una nueva criatura al mundo. Y la Biblia nos habla de eso una y otra vez; Ana la madre del profeta Samuel se moría de pena porque no podía tener un hijo y por eso Dios oyó su clamor cuando ella se desangraba en el templo y después de eso le dió otros hijos más, Samuel le abrió el vientre y entonces ella tuvo más hijos porque cuando Dios da da en abundancia déjenme decirles.

Salmos 113 versículo 9 dice que: "Dios hace habitar en familia a la estéril que se goza en ser madre de hijos." La Biblia alaba a los niños, la cultura bíblica y cualquier cultura humana que esté basada en los principios de la Palabra de Dios va a amar a los hijos y a la familia. Las culturas que no están con Dios y con Sus principios, esa cultura no aprecia a los hijos.

Ahora bien. Vemos claramente que el relato navideño celebra el nacimiento de dos niños de parte de madres que de paso no podía tener hijos. Celebra el nacimiento de Juan el Bautista y nos da con lujo de detalles también su nacimiento milagroso. Así que junto con el relato navideño está esta idea de que niños le nacen a familias que no podían tener hijos. María por ser virgen, Elisabet por ser estéril pero Dios quiso darles hijos a estas mujeres.

Es decir que mi primer punto es ése ¿no? que la Biblia celebra a la familia y celebra a los niños, y el relato navideño celebra la niñez de Jesucristo. Pero también hermanos el relato navideño nos habla de otro aspecto de la Navidad con respecto a los niños. Se nos menciona una figura siniestra que se llama Herodes amenazado él, este rey por el nacimiento y la presencia de un niño que iba a reinar, él no entendía que ese rey no era un rey político. En realidad su reinado no estaba amenazado por el niño. Quizás el mal en él sí estaba amenazado pero este niño no iba a competir con él políticamente, pero Herodes se sintió amenazado por él.

Y por eso entonces quiso matar y dice que mandó a matar a todos los niños menores de dos años que habitaban en Belén y sus alrededores. Él quiso estar seguro, dice que tiene que haber nacido entre esta época y esta época, y para estar seguro voy a matar a todos los que estén un poquito más adelante y un poquito después.

Fíjese algo interesante ¿no?. Ese espíritu de genocidio, el espíritu de genocidio, de masacre y de muerte nace en cualquier cultura que se aparta de la protección que Jesús, Su sangre y Su cruz le proveen. Eso pasó en Alemania en el siglo XX cuando los alemanes comenzaron a glorificar a los dioses nórdicos y el ocultismo cundió también en el espíritu Nazi, la glorificación de la fuerza y del poder, y de la filosofía secular esta del super hombre, Nietzche y otros, así de la fuerza y de la gloria, y el poder de una nación.

Y entonces vino el espíritu de genocidio, el espíritu de la muerte. Comenzaron matando a las personas con problemas emocionales, de locura y con diferentes tipos de demencia. Mataron a todos, comenzaron a matar a los ancianos, comenzaron a matar a los niños que nacían con defectos de nacimiento, comenzaron a matar a los gitanos y a los homosexuales. Todas estas cosas que a ellos no les gustaban comenzaron a destruírlas porque ellos solo querían la perfección, la belleza de esta raza nórdica ésta, ariana.

Los japoneses también en la Segunda Guerra mundial comenzaron a glorificar el espíritu de la guerra, de la fuerza, el espíritu del samurai, el espíritu de la diosa del sol y la diosa esta japonesa que es una diosa de muerte también, y comenzaron a celebrar esos dioses paganos. Y cuando se refugiaron en estos dioses que son dioses de muerte, y donde quiera que esos dioses han tenido fuerza e influencia, mírelo a través de todos los siglos, nace el espíritu del genocidio y el espíritu de muerte contra los niños, y el espíritu de masacre y de destrucción.

Y ese espíritu de muerte y de genocidio, y de destrucción, y de paso los japoneses hablamos de los nazis pero los japoneses eran igualmente sanguinarios, esa gente mató millones de gente. Los americanos tiraron la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki porque les tenían tanto miedo a los japoneses que no querían pelear con ellos cuerpo a cuerpo, y por eso decidieron: les mandamos una bomba desde 32.000 pies de altura y así no tenemos que bregar con ellos mano a mano, porque era un espíritu demoníaco que estaba en esa nación.

Donde quiera que el espíritu diabólico cunde y se hace fuerte, donde no está el poder de Jesús, Su sangre que derrotó a los principados y a las potestades olvídese que en ese lugar el diablo va a tener espacio para manifestar su espíritu sanguinario. Y uno de los que ataca es a los niños y a los frágiles, y a los débiles. Amalek ese espíritu de demonio que está en el Antiguo Testamento siempre comienza por los más débiles, búsquelo en la Biblia, siempre comienza por la parte de atrás los ancianos, los niños, los que están atrás de la fila. Eso está en la Biblia en el Antiguo Testamento, Amalek es una figura del diablo.

Y donde que el demonio tiene su fuerza, en cualquier ropaje que se manifieste siempre usted va a ver que hay un espíritu de muerte que busca matar todo lo que sea débil, todo lo que sea frágil, todo lo que no sea muy muy fuerte. Y yo les digo una y otra vez que lo único que neutraliza ese espíritu de muerte es el poder de Jesucristo.

Y eso es lo que está pasando en nuestra cultura aquí en Rocksberry, en Marapan, en Dorchester, en el South End de diferentes maneras, lo que está pasando es precisamente que ese espíritu de muerte está manifestándose en diferentes formas porque le gusta el desangramiento, le gusta el derramamiento de sangre, porque es que eso es lo que satisface el hambre y sed de muerte que tiene el espíritu maligno.

Y por eso es que yo les digo que nosotros tenemos que, en estos próximos meses lo que hay que decirle a la gente de nuestros vecindarios es: refúgiense en Jesucristo porque ése sí que es capaz de neutralizar el poder del diablo, el único. Y por eso una de las cosas que Satanás ha querido hacer es sacar la oración de las escuelas, porque cuando un sistema escolar apela a la sangre y al nombre de Jesús los demonios no tienen fuerza para entrar. Pero desde que se quita el nombre de Jesús ahí viene la muerte y ahí viene el asesinato.

Y eso es lo que el diablo quiere, sacar a Cristo de las culturas. Por eso es que él ha querido amordazar, ya me estoy adelantando demasiado en mi sermón pero está bien, el Señor lo va a empacar como a Él le de la gana. Lo que el diablo quiere es que las Iglesias y los cristianos en este tiempo dejemos de nombrar el único nombre que es sobre todo nombre. Cuando la Iglesia abandona el nombre de Jesús y se pone decente, civil, tolerante y para no ofender a uno o dos sacrifica a diez mil, entonces eso es lo que el diablo quiere. Y por eso nos intimidad, y por eso nos soborna emocionalmente para que nosotros no anunciemos el nombre de Jesús, para que no anunciemos la verdad de Jesús porque él sabe que eso es lo único que puede quitarle la venda de los ojos a esta sociedad.

Y la Iglesia no debe permitirle al diablo que le cierre la boca y la amordace. Nosotros tenemos que anunciar el nombre de Jesús y declararlo en las calles, en las ciudades, en los vecindarios, en las escuelas, en las universidades, en los hospitales y decirle a la gente que Cristo es el único capaz de, que se refugien en el nombre de Jesús porque es el único que puede proteger las culturas, las comunidades, los vecindarios, las calles, los edificios de nuestras ciudades. Y no debemos jamás dejar que él nos quite esa arma.

Y él va a tratar de hacerlo con doctrinas sutiles de diversidad y de respeto a la diversidad, y de cosas multiculturales pero esa es la misma mentira diabólica de la serpiente queriendo quitarle la única arma que ella tiene para sanar a las naciones. No podemos permitirlo.

Entonces vemos esto ¿no? que en la Biblia en el relato navideño se nos habla de otro aspecto de la navidad con respecto a los niños, y se nos menciona que Herodes manda a matar a estos niños y ese ser misterioso de la Navidad está ahí también. Entonces vemos que junto hermanos con la cultura bíblica que celebra a los niños y las familias, y protege a los niños hay también una cultura paralela que desprecia la vida infantil y la mata, que se siente amenazada en sus propios intereses adultos.

A Herodes le interesa continuar con su comodidad, con sus poderes, su prerrogativa de dictador y de rey. Cuando este niño que representa la vida, la esperanza, la salvación nace él quiere continuar con su vida normal y corriente de dictador y de gran hombre de mucho poder y de mucho lujo, entonces quiere matar al niño, quiere reprimirlo ¿no?. Faraón en el relato del Éxodo quiso matar a todos los niños judíos antes de que nacieran. Otro genocidio infantil. Faraón mandó a matar a todos los niños judíos ¿por qué?. Porque él quería preservar también sus privilegios políticos. Se sentía amenazado que esos niños judíos podían quitarle su autoridad algún día.

El pueblo judío estaba creciendo, se estaba haciendo fuerte, la vida de Dios estaba naciendo en el mundo a través de ese pueblo pequeñito y Dios tenía un plan redentor para ese pueblo judío que iba a sanar a muchos a través de la historia, a través de las Escrituras y del nacimiento del Mesías que vendría a través del pueblo de Israel, y también él quiso matar a ese niño Moisés que iba a nacer como redentor.

Hoy en día otra vez el pueblo judío está siendo perseguido y estos niños ¿quién sabe a quién quiso matar el diablo?, él quiere matar a alguien o a algunos que van a nacer y le van a quitar su poder en este tiempo y van a anunciar la Palabra de salvación. Y él está tratando también de matar y cegar, y él se goza, eso es un holocausto, eso es un sacrificio.

Estos niños no fueron ofrecidos en una piedra por un sacerdote demoníaco con un cuchillo de piedra quitándole los corazones. A él no le interesa cómo mueren, a él le interesa el derramamiento de sangre. Entonces eso es un holocausto, eso es un sacrificio satánico. El diablo usa a un ser poseído y dañado, y preparado por la cultura de la muerte y entonces se da un sacrificio, se da un ofrecimiento de sangre y de vida, y él se goza en ese olor de sangre que sale de ese sacrificio.

Es el espíritu de la muerte. Es el espíritu demoníaco que esta cultura le está dando cada vez más y más lugar para que se manifieste. En nuestro tiempo existen también dos culturas: una cultura de vida y una cultura de muerte. Hay personas en nuestro tiempo que todavía celebran y valoran la vida: los niños, los ancianos. Y ven a los niños y a esa cultura de vida como un regalo de Dios, ven la vida como algo sagrado que debe celebrarse y respetarse a toda costa como nos invita la Biblia que hagamos, esa es una cultura de vida.

Pero hay otra cultura de muerte en nuestro tiempo que ve la vida como algo dispensable. We take it or leave it, la cogemos o la tomamos, algo negociable, algo manipulable a usarse según la conveniencia o las circunstancias, o las determinaciones del hombre y no de Dios. Esa cultura por medio de la ciencia examina y manipula la vida con sus microscopios, sus luces fosforecentes y sus demás instrumentos científicos y determina arrogantemente lo que quiere hacer con esa vida.

Hoy en día el hombre como yo decía el domingo pasado ha obtenido un gran control sobre la genética humana. Y ese gran control y esa capacidad para examinar las estructuras mismas, las fundaciones mismas de la vida a través del estudio de las células, del nivel microscópico, biológico, químico, electrónico del cuerpo humano y que ha decodificado el código genético, y que ahora puede inclusive manipular ese código genético. El hombre ha descubierto la gramática de la vida; entonces con esa gramática él ahora quiere crear oraciones científicas muy interesantes y quiere hacer su propio relato con la gramática de la vida.

Él sabe ya: A-B-B-A-A-A-B-B, él conoce ya el vocabulario de la genética y entonces él ahora se cree que tiene el poder. Entonces ese poder que él tiene sobre la genética humana y ese conocimiento cada vez creciente de cómo funciona el cerebro humano y la neurología humana le permite a él manipular y hacer lo que él quiere con eso. Entonces el hombre ya, dicen por ahí en inglés que: familiarity greets contempt. Cuando usted se familiariza con algo usted sabe que ya le pierde el respeto.

Ese amigo que le fascinaba cuando apenas estaban comenzando a conocerse ya después que usted ha convivido demasiado con él ya pasa a ser simplemente una persona más. Porque cuando usted se familiariza con algo le pierde reverencia. Entonces el hombre moderno como está tan familiarizado con la vida ya lo sagrado, lo misterioso, lo absolutamente intocable de la vida ya pierde su fuerza sobre el hombre.

Entonces hoy en día el hombre no nos ha de extrañar que diga: ya este viva, este no, aquél es importante, el otro no. Eso es lo que va a ir creciendo en esta nación. Según esta nación y el mundo occidental vaya aculumando más y más fuerza y conocimiento la vida se va a hacer algo muy negociable y muy cotidiano, y muy banal porque el hombre ya entenderá según él cree que la vida es simplemente algo.

Hermano si usted cree que usted nación de un accidente cósmico como cree la ciencia hoy en día, que usted nació no de un mono porque antes de eso era simplemente una sopa cósmica metida allí en el océano y de casualidad se dió una descarga eléctrica y nació algo que después fue evolucionando hasta ser este ser maravilloso que usted y yo somos, si usted cree eso ¿entonces qué importancia tiene la vida?.

Yo a veces me pregunto: ¿cómo es que la gente, estos científicos tienen la inconsistencia racional de decir que la vida es sagrada si sus orígenes son tan vanales?. Una vez que tú abandonaste la idea de que Dios creó este fenómeno que se llama el hombre, la mujer, ya tú estás en terreno abierto, you know it's a free for all, it's a no man's land. Ahí tú tienes que defender entonces cada cosita que digas de sagrado, ahí entonces nadie me diga a mí que ¿por qué tengo yo que respetar la vida, por qué no hacer simplemente nosotros nuestros propios principios y sistemas éticas acerca de quién vive y quién muere?.

Ya todo está libre entonces. ¿Por qué voy yo a pagar 500.000 dólares para preservar un bebé deforme si con esos 500.000 dólares yo les puedo dar de comer a 800 africanos o latinoamericanos en una favela de Brasil o en una aldea del África a menos que uno no tenga otra gramática que es sagrada la vida. Si Dios me pone esa criatura para sacarla a la vida ¿por qué tantos médicos mandan a abortar un bebé simplemente porque tiene un defecto de nacimiento?, porque eso es una carga para la sociedad y porque el hombre moderno tiene esa libertad, se da esa libertad de él escoger.

Mientras que la sociedad que ama la vida dice: para mí esto es un misterio, yo no sé qué hacer aquí. Esta es la vida de Dios yo no puedo matarla simplemente por un cálculo matemático de quién es más y quién es menos. Esa es la cosa que usted ve cuando usted ama la vida, usted ve que eso es un misterio. Y ese ancianito que usted ve que está allí con la piel hecha un pergamino ya casi transparente es la vida de Dios que está en él y yo tengo que cuidarlo, y amarlo y protegerlo hasta el último segundo. Mientras que si usted hace simplemente configuraciones matemáticas y científicas esa criatura es un estorbo para la sociedad, hay que deshacerse de ella lo más pronto posible. Deje de darle medicina porque está cogiendo el lugar de 20 jóvenes que van a recibir becas para sus estudios universitarios ¿usted entiende lo que estoy diciéndole?.

Cuando el hombre se hace todopoderoso él es quien se toma la virtud de hacer decisiones y eso es lo que lleva a la cultura y esa es la cultura en donde nosotros estamos. Esa es la cultura que por medio de la ciencia se ha hecho maestra de la vida y que la ve como algo común y corriente. Entonces vemos muchas cosas.

El aborto a demanda que vemos en nuestra cultura es una muestra de esa cultura de muerte donde más de cuarenta millones, casi cincuenta millones, el año que viene 2013 es el año de aniversario, el cuarenta aniversario de Roe v. Wade que abrió esta sociedad al aborto por demanda. En esos cuarenta años casi cincuenta millones de niños han sido cegados en los vientres de sus madres. Y lo que comenzó simplemente como algo muy de emergencia y de absoluta crítica urgencia hoy en día ya hay lo que conocemos como Marshall Birth Abortion, donde un niñito aún que haya salido ya parcialmente del cuerpo de su mamá todavía puede ser matado ¿usted entiende?.

Porque así es el diablo, él comienza poquito a poquito y entonces va anchando y esparciendo más y más su cultura de muerte hasta que llega a la masacre que hemos visto, hasta que llega al genocidio de trece millones o seis millones de judíos también. Cuando usted ve la cultura nazi ¿cómo pudo matar millones de judíos a través de una industria perfeccionada?. Los nazis no mataron más gente porque perdieron la guerra antes de tiempo, pero yo tuve el privilegio de ir a Auschwitz ahora cuando estuve allá en Eslovaquia y fui a Polonia y pude ver los campos de concentración Nazi, eso es algo que le vuela la tapa de los sesos a cualquiera.

¿Cómo una cultura podía dedicarse a matar miles de personas por día prácticamente hermanos como una máquina eficiente de muerte?. La cultura más desarrollada, la cultura alemana era una cultura tremendamente y es una cultura tremendamente culta, y esa cultura dió a luz el genocidio Nazi. Porque es que cuando las culturas se abandonan al espíritu de muerte ese espíritu entra y comienza a establecer su mentalidad a través de todas las estructuras de la sociedad como está haciendo en esta cultura.

Y nosotros que estamos aquí pensamos: "no, eso no se puede dar acá". Se puede dar acá señores. Y por esto es que tenemos que pedirle al Señor que nos de la voz profética para anunciar lo que está pasando y despertar a esta cultura que se ha ido detrás del espíritu de muerte, y anunciarle dónde van para que por lo menos no tengan excusa, y tratar de salvar el mayor número posible de personas que podamos.

Pero esa cultura del aborto es una muestra de lo que es la cultura de la muerte. El esfuerzo por establecer el suicidio legal asistido por médicos que vimos hace poco en Massachussets, ¿quién iba a pensar diez años atrás que en Estados Unidos, en Massachussets tierra de los puritanos donde vinieron esta gente a adorar al Dios verdadero, que en esta cultura se iba a debatir el que un anciano pudiera tomarse la vida comprando en CBS una píldora para matarse a sí mismo asistido por un médico que le diera la receta?.

Perdió esa propuesta por un pelito porque la Iglesia Católica, la Iglesia Evangélica y otras Iglesias se unieron para denunciar ese escándalo. Porque es lo que pasa; el diablo comienza con algo pequeñito y luego cuando ya se acostumbró a la temperatura la cultura entonces añade otro poco más. Y después cuando se acostumbraron a eso añade otro poco más. Poco a poco esta cultura irá matando a los deficientes, irá matando a los ancianos. Irá buscando muchas maneras, dentro de un tiempo quizás la madre no tendrá como en China comunista la opción de escoger.

¿Sabe que ahora en China comunista y en muchos países de Asia ahora por ejemplo mueren millones de niñas, niñas porque es una cultura que quiere varoncitos?. Y entonces cuando una familia solamente puede tener un hijo y nace una muchachita, ellos lo que quieren es un bebé y esa niña la matan ¿sabe? o la abortan. En la China comunista son millones de niños que y la gente no tiene opción, si una familia tiene más de un cierto número de hijos, creo que es uno o dos le pegan una multa tremenda y pueden ir hasta a la cárcel.

¿Entonces ahora mismo imagínese China, cuántos millones de niños están siendo cegados por la cultura de la muerte?. En este país no vamos muy lejos; un día un médico le dirá a usted: ¿sabe qué mujer? no usted no puede tener ese niñito porque tiene un defecto genético y va a ser una carga para la sociedad así que tiene que abortarlo. Eso es perfectamente comprensible ahora donde estamos, después serán cosas mayores porque la cultura es así, no valora la vida. Ella dice que la valora pero en última instancia es el espíritu demoníaco que está detrás de todo eso queriendo consumir vida porque en eso él es un psicópata que se goza en matar simplemente, robar y destruir.

El menosprecio de los ancianos que vemos en los medios de comunicación. ¿Cuántos ancianos? hoy en día la gente se burla de los ancianos en las películas. Yo veo tanto que a mí me dicen ¿cómo la gente se atreve a burlarse de esa manera de los ancianos?. Vemos una cultura que glorifica la juventud, glorifica la belleza, glorifica lo fuerte. Ay Iglesia yo les digo personalmente, será algo de mi vejez o lo que sea yo no sé pero a mí las Iglesias solamente de jóvenes hay algo que yo creo que está malo en eso. Yo creo que los jóvenes, los viejos y los adultos deben estar juntos bendiciéndose unos a otros.

Los jóvenes necesitan los consejos de los viejos y los viejos necesitan el vigor y la fuerza, y el gozo y la risa de los jóvenes, y las culturas en las Iglesias deben mezclarse hermanos. Yo personalmente no le recomiendo a ningún joven meterse en una Iglesia solamente de jóvenes con Pastores jóvenes. Un Pastor puede ser joven pero estos jóvenes aquí se comen unos a otros, lo que hacen esos genes de la juventud que tienen su cosa también peligrosa, lo que hace es que hacen más y más fuertes unos a otros y no tienen la sabiduría que viene del tiempo y de la vivencia, y de las heridas de la vida, eso le da cierta sabiduría a la gente. Y ellos necesitan escuchar eso también, y necesita escuchar a los viejos, a los ancianos y a los adultos para recibir de parte de ellos.

Pero esta cultura glorifica la juventud, glorifia la fuerza, glorifica los molleros y no quiere saber nada de la fragilidad, de la ancianidad. Y eso es otra muestra. Cuando las culturas se convierten en culturas de muerte eso es lo que también hacen. Glorifican la juventud, la fuerza, los músculos y denigran la fragilidad y la ancianidad porque eso es lo que hace el espíritu demoníaco, satánico. Satanás es un dios de poder, a él lo que le gusta es el poder, no le gusta la fragilidad. La fragilidad sólo puede ser amada por un Dios de Gracia y de Misericordia, no por un dios de muerte y de conveniencia.

El abuso sexual, perdone porque yo estoy estableciendo aquí ciertas cosas proféticas hermanos, si me extiendo en esta parte negativa del sermón es porque eso necesita ser denunciado y yo lo estoy declarando también a los aires no solamente a ustedes y a nosotros también. El abuso sexual de los niños que vemos en estos tiempos, la pedofilia es un crímen y es una epidemia de nuestro tiempo también porque al diablo le encanta dañar y desvirtuar la niñez, la inocencia. Eso es parte de lo que hace un espíritu psicopático, sociopático y enfermo. Le gusta ver algo inocente y desflorarlo, y quitarle su belleza. Eso va en aumento en nuestra cultura y es otra muestra de esa cultura de muerte en la cual nosotros vivimos.

Las crecientes masacres de niños como lo que se dió el viernes en Sandy Hook Elementary School en Newtown, Connecticut, eso es simplemente otra muestra de esa cultura de muerte que sigue haciéndose más poderosa, más palpable y menos disimulada en nuestro tiempo. ¿Por qué se sorprende usted de lo que ha pasado allá si esto es lo que se ha de esperar de esta cultura de muerte?.

Yo me conduelo en mi alma. Yo me forcé esta mañana mientras preparaba este sermón a leer por primera vez acerca de esta masacre porque no quería entrar en ese abismo, me rompe el alma y me obligué porque necesitaba referirme informadamente a ustedes acerca de esto pero mi corazón se desangra. Pero le quiero decir que así mismo como les digo que me duele en el alma y no quiero ni siquiera pensar mucho en esos padres para quienes Navidad para siempre ya está arruinada pero a la misma vez les digo que ¿por qué sorprenderse si esto es lo que está pasando en los hospitales de esta nación continuamente?. Eso es lo que está pasando en muchas casas donde los niños son abusados sexualmente. Eso es lo que está pasando en las salas aún de nuestros hogares cuando nuestros hijos ven pornografía que nosotros les permitimos porque tenemos canales que no debiéramos tener y no los supervisamos en las cosas que ven.

Cuando les permitimos oír porquerías de muerte y nosotros mismos las consumimos ¿por qué sorprendernos si es la misma cosa, es el mismo espíritu de muerte matando en diferentes maneras?. A Satanás no le importa matar con un revólver o con una ley, o con un programa de televisión, o una película o un mensaje a través del internet, todo es muerte en diferentes maneras. No se sorprenda a través de un revólver porque la muerte viene en muchas maneras, una píldora, un accidente, una caída en una zanja, una enfermedad. El diablo es el padre de la muerte y él manifiesta su energía como a él le da la gana.

Así que yo le animo a la vez que usted se conduele con esta gente pero no se sorprenda ni vaya a su casa todo, ¿para qué?. Esto es lo que estamos viviendo y ver esa conexión entre estas diferentes cosas y para nosotros rechazarlo, y vivir entonces como gente de luz y de verdad ¿entiende?. Pero esto va a seguir pasando y pasará en maneras mayores hasta que ellos se den cuenta de con qué dios han pactado, y ojalá que se arrepientan.

Meche y yo continuamente estamos hablando de cómo estos ataques contra niños, estos secuestros y asesinatos de niños se hacen cada vez más frecuentes en nuestra cultura. Busque las noticias y usted va a ver que esto es continuamente niños. Madres que matan a sus niños. Papás que asesinan a sus hijos. Madres, algo que era inconcebible. La Biblia dice que: ¿podrá una madre olvidar al que ha dado a luz?. Bueno no solamente lo olvidan sino que los matan también.

Padres asesinan a sus hijos. Padres descuidan a sus hijos. Padres hoy en día, hombres que desprecian el privilegio de ser padre y andan por allí haciendo lo que les da la gana y se van de la casa, y dejan a sus hijos como si fueran basura porque ya se cansaron de ellos o de la mujer que los dió a luz, y excusan eso y después vuelven a otra Iglesia que les siga diciendo que Dios los ama. Dios los ama pero necesitan arrepentirse hermanos. Un hombre que desprecia a sus hijos y a su hogar, esa persona merece el castigo de Dios perdóneme que se lo diga de esa manera. Hay que respetar la vida y Dios nos hace padres por una razón y por un propósito, y no podemos descuidar a nuestros hijos.

Entonces estamos viendo ataques, secuestros, violaciones, descuido de los niños porque eso es lo que hace la cultura de la muerte. Esta cultura moderna ha caído en ser una cultura de muerte ¿saben por qué?. Porque sin darse cuenta muchas veces han abandonado al Dios de la vida y han caído en las manos y bajo el control del espíritu de la muerte que se llama Satanás.

Me vinieron a la mente las palabras del profeta Jeremías en Jeremías capítulo 2 versículos 11 al 13 donde Dios le habló a su nación los israelitas cuando se habían apartado de Él y se habían abandonado a la cultura de la muerte, y de los sacrificios a ídolos y todas estas cosas y el Señor les envía a través de Jeremías antes de sacarlos de su nación y llevarlos al exilio, en Jeremías 2:11 dice: "¿Acaso alguna nación ha cambiado sus dioses aunque ellos no son dioses?."

Dios estaba escandalizado de que esa nación que lo conocía a Él el Dios verdadero lo estaba cambiando por un dios falso y de muerte. Y Dios dice: "¿Dónde se ha visto algo parecido?." Dice: "Sin embargo Mi pueblo ha cambiado su gloria por lo que no aprovecha." Esta nación ha conocido al Dios verdadero, sin embargo se está apartando de ese Dios. Y a mí lo que más me aterra es que la Iglesia misma Evangélica en esta nación se está apartando de su Dios detrás de doctrinas de error y está oyendo la voz de la serpiente y abandonando, y entregando todas las cosas que la pueden proteger para hacerse más atractiva a esta cultura de muerte.

Y eso es algo que es bíblico también que es la apostasía acerca de la cual yo les hablaba el domingo pasado. Pero Jeremías dice: "Mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha" dice entonces el versículo 12: "Espantáos cielos sobre esto y horrorizáos" en otras palabras dice: cielos, tierra porque Él llama por testigos al cielo y a la tierra, y dice: contemplen este fenómeno, una nación que abandona al Dios de la vida por el dios de la muerte, el dios de la mentira por el Dios verdadero.

Dice: "Espántense, horrorícense, desolaos en gran manera dijo Jehová, porque dos males ha hecho Mi pueblo. Primero me dejaron a Mí, fuente de agua viva y cavaron para sí cisternas rotas que no retienen agua." El pueblo y esto es lo que esta nación está haciendo, está cambiando al Dios de vida por el dios de la muerte, el Dios del agua de vida que corre y salta para vida eterna por una cisterna maloliente donde el agua no va para ningún lado sino que se leekea, una palabra buena de este tiempo.

Una cisterna crea mal olor y muerte y gérmenes porque no corre para ningún lado. Entonces esta cultura está cambiando el Dios del gozo, de la vida, la paz, el orden, la harmonía, la protección por un dios que lo que quiere es morderla como Júpiter comiéndose a sus hijos. Y ese es el choice, es la opción que está tomando esta nación, que no se estremezca ni se lamente ni se sorprenda de lo que le está pasando.

Cuando una cultura se aleja de Dios ¿sabe lo que pasa?. Entre otras cosas importantes los intereses de los niños se ponen a un lado y en su lugar se ponen los intereses ¿de quién? de los adultos. La cultura de la vida se sacrifica por los niños, la cultura de la muerte sacrifica a los niños por ella misma, y eso si usted analiza lo que está pasando, el fenómeno que estamos viviendo eso es lo que está pasando.

Una cultura de vida gira en torno alrededor de los niños y de la familia. Esa familia, ese hogar que los alimenta y los prepara y los nutre, y los forma para la vida. Lo que pasa en la cultura de la muerte es que los adultos ponen a un lado, mejor dicho en la cultura de la vida los adultos ponen a un lado sus propios intereses para que los niños prosperen y sean bendecidos, y tomen su lugar en el mundo. En las culturas de vida los adultos valoran esas criaturas nuevas que están naciendo y ellos entonces se desviven, trabajan, se mantienen juntos.

Hubo un tiempo en esta cultura y en otras culturas de que las familias, las parejas a pesar de que querían separarse se quedaban juntos por los niños. Hoy en día ya eso se perdió. Hoy en día mira si yo me desenamoré de mi mujer o mi mujer de mí, ya de una vez comenzamos a socavar las bases del matrimonio para echarla a patadas en cualquier momento y decir: ah la culpa era de ella, la culpa era de él.

Las culturas de vida se desviven y hacen un pacto: nuestros hijos son sagrados, tenemos que defenderlos. Tenemos que ponerlos en nuestros intereses, esto tiene que funcionar. Y lo hacen el papá y la mamá. Y hoy día hay muchos hombres que quieren que la mujer se lleve toda la carga y quiero ser claro en eso hermano. Seamos hombres de vida y no de muerte, amemos a nuestras mujeres y amemos a nuestros niños, amemos a nuestro matrimonio y haga lo que tenga que hacer para que sus niños, su familia no sufra. Eso es algo bien importante, luego hablaremos más acerca de eso.

Las culturas de muerte ponen a sus adultos y sus derechos y pasiones en el primer lugar, y los niños son sacrificados para que los adultos puedan vivir sus vidas como ellos quieren. Cómodamente, financieramente, circunstancialmente, sus profesiones son más importantes que sus hijos. Su bienestar personal. ¿Por qué la mujer hoy en día se siente con esa libertad de abortar?, porque ese es mi vientre, mi matriz, mi vientre, ese es mi real estate, yo tengo el título de propiedad hago con mi vientre lo que yo quiero, nadie me dice lo que tengo que hacer con él. Esa es la verdad, esa es la cultura de la muerte ¿no?.

Entonces el espíritu de muerte, el espíritu satánico se goza en la destrucción y el sacrificio de la vida infantil, el sacrificio de la pureza que Dios tanto ama y valora. Por eso los niños en muchas culturas paganas y primitivas dominadas por el espíritu demoníaco siempre han incluído el sacrificio de niños como un elemento distintivo de sus ritos religiosos. Hoy en día los antropólogos en las montañas de Perú y de Bolivia descubren sacrificios de niños, esqueletos de niños que fueron sacrificados.

Las culturas Mayas y Aztecas y todas las culturas indígenas de Latinoamérica eran culturas donde sacrificaban niños, sacrificaban hombres y mujeres. Porque el espíritu demoníaco que rige esas culturas donde Cristo no les ha amanecido o les amaneció y lo rechazaron, siempre vuelve otra vez la cultura de la muerte, la violencia, el genocidio porque el espíritu satánico es un espíritu de muerte. El gozo de Satanás es eso. Es como un psicópata que mata en serie fríamente porque su único placer es matar, es ver la vida apagarse en los ojos de alguien que está matando, ver el gemido de dolor de una persona y él lo hace porque no puede hacer otra cosa.

Y donde quiera que el espíritu de muerte se le da libertad eso es lo que pasa. En la manera que sea. Puede ser a través de genocidio como en la cultura nazi, puede ser a través del aborto como en nuestra cultura, puede ser a través de la esclavitud como hubo en el sur y en tantos países, esclavizaron a la gente. Porque es que en muchas maneras la gente se entregó a un espíritu de muerte, porque la palabra de ternura, de amor de Jesús, el Cristo crucificado, el Cristo que se da para que haya vida que se sacrifica a sí mismo no entra y se rechaza.

Entonces tenemos que entender eso ¿no?. Todas estas culturas paganas primitivas dominadas por el espíritu demoníaco siempre se han caracterizado por el sacrificio de niños. ¿Por qué Dios echó fuera las naciones paganas de Canaán?. Porque entre otras cosas practicaban eso: la homosexualidad, la prostitución sagrada y el sacrificio de niños a Moloc. Por eso Dios destruyó a Samaria y prohibió que se reedificara esa ciudad otra vez, por el sacrificio de niños. ¿El sacrificio de niños desata el poder satánico?.

Por eso muchos grupos ocultistas aquí en Estados Unidos sacrifican niños. Es más crían mujeres para que tengan niños que no sean registrados y dan a luz fuera de los sistemas médicos para poder sacrificárselos a Satanás, eso se da en estos tiempos aquí en esta nación. Porque donde quiera que está el espíritu de muerte satánico allí está la destrucción de vida y el gozo de Satanás es la destrucción de la vida frágil, pura sencilla de un bebé. Esa es la desacración más grande de todas y esta cultura le está dando libertad a ese espíritu de muerte, y por eso vendrán cosas peores si Dios no mete Su mano y no interviene en formas muy poderosas.

Hoy en día la gente no quiere tener hijos. Una de las cosas que se esperan en los próximos años en los últimos reportes que está haciendo las Naciones Unidas, salió este fin de semana lo estuve leyendo. Entre muchas de las cosas que se espera de developments y cosas que van a pasar en estas próximas décadas en este mundo occidental es que la población occidental seguirá disminuyendo, las naciones de Estados Unidos, Australia, Canada, Europa Occidental, los blancos, toda la gente altamente educada no quieren tener hijos y por tanto la población occidental va a ir decayendo.

¿Quiénes somos los que estamos teniendo hijos aquí en Estados Unidos? somos los latinos. Por eso estamos llenando Estados Unidos de niños porque todavía la tasa de nacimiento de los hispanos en Estados Unidos es mucho mayor que la de los negros, los blancos todo el mundo. Si no quieren tener los hijos nosotros vamos a tener por ellos.

Por eso es que muchos de estos blancos tienen miedo de estas culturas, porque los que están teniendo los hijos son ¿quiénes? los asiáticos, los negros y los latinos, todos los demás no quieren tener hijos. Es así hermano ¿usted entiende?. Esa es la cultura en la cual nosotros vivimos actualmente.

¿Usted sabe que Francia, Holanda, Alemania, Inglaterra se está llenando de musulmanes? y ellos saben que una forma de derrotar a estas naciones es llenándolas de musulmanes. Y por eso es que hay que tener una cultura de tener muchos hijos. Los hebreos conservadores en Israel son los únicos que están teniendo hijos, los israelitas, los judíos seculares de Israel no quieren tener hijos entonces los hebreos ortodoxos están diciendo ¿sabes qué? nosotros vamos a tener hijos y están teniendo hijos a patadas, seis, ocho, diez, doce hijos por familia para llenar a Israel de gente que sea temerosa de Dios y están teniendo éxito.

Es que las culturas racionales occidentales industrializadas súper desarrolladas piensan con la mente no piensan con el corazón, con el espíritu y entonces lo que le dan lugar es al diablo para que siga haciendo de las suyas. Por eso es que también hombres: hagan de su hogar un lugar propicio para tener hijos, que sus mujeres no tengan temor de tener hijos sino que ellas se sientan seguras teniendo sus hijos porque eso es tan importante ¿no?. Asegurémonos de eso para que el hogar sea un hogar seguro donde la mujer y el hombre digan: ¿sabe qué? nosotros queremos que nazcan hijos en esta tierra porque es una tierra linda, fértil y apacible.

Muy importante eso. Entonces déjeme terminar con este diagnóstico porque lo quiero registrar allí me escuche quien me escuche. El matrimonio homosexual en nuestros tiempos que sacrifica a los niños en aras de las pasiones y las adicciones sexuales de los adultos representa también esa cultura de muerte, ¿por qué?. Porque hoy en día las lesbianas y los homosexuales dicen: ¿sabes qué? yo quiero vivir mi vida como yo quiero. Ellos dicen que es porque no pueden pero no, es porque no quieren en última instancia.

Y entonces ¿sabes qué? vamos a darle dos mamás o dos papás, Dios definió la familia como un hombre y una mujer ¿ok? y los niños para nacer en un hogar balanceado y adecuado deben tener el modelaje de una mujer y de un hombre porque eso es lo que hace a un ser completo, un papá que ama, nutre, protege y provee y una madre que cubre, da cariño y refleja el amor de Dios en una manera insuperable.

Las familias necesitan el valor del hombre y el valor de la mujer, las sociedades necesitan el hombre y la mujer. Hombres hombres y mujeres mujeres juntos haciendo la vida que Dios ha creado en este universo. Cuando usted mete en una economía familiar solamente dos hombres o dos mujeres huya porque hay mal en eso lo digo sinceramente. Y en este tiempo esta gente está diciendo: no está bien, es mentira. Dios creó la familia con un hombre y una mujer para que modelaran la complejidad de Dios, el ser hombre y ser mujer.

Hoy en día esta gente está sacrificando esos niños y muchos de esos niños sí van a ser lesbianas y homosexuales o van a crecer muy deformados porque no tienen el modelaje de un hombre y una mujer que se necesita porque así fue que Dios lo diseñó. Hoy en día queremos inventarnos otra cosa y adornar al muerto con ropa y maquillaje pero es un muerto y sigue siendo un muerto y va a oler mal tarde o temprano ¿sabe?.

Pero hoy en día nosotros estamos dejando que esas cosas, yo ya estoy harto de callarme, tenemos que hablar la verdad, si no le gusta váyase a otra Iglesia porque esa es la verdad hermano ¿sabe? (aplausos).

Ahora siempre digo yo le doy la bienvenida a toda persona que esté luchando porque aquí tenemos de todo, aquí hay de todo y todos estamos luchando con nuestras propias ataduras pero gloria a Dios que sabemos que son ataduras y estamos buscando redención y sanidad a través de Cristo Jesús. Así que venga, éntrese con los refugiados, aquí todos estamos refugiados buscando liberación del único que nos puede dar que es Cristo Jesús. Añádase a nosotros también.

Amamos a todos los que luchan con diferentes adicciones. Yo amo al que lucha con la pornografía, amo al que lucha con la prostitución, amo al que lucha con los malos pensamientos, amo al que lucha con el alcoholismo, amo al que lucha con la droga, amo al que lucha con ira y con depresión y ansiedad, y abuso de su mujer. Vengan, refúgiense en Cristo busquen sanidad de Él porque todo eso es pecado y sólo Cristo ofrece sanidad para todas esas cosas. Eso es todo. No hay distinciones.

No vamos a llamar una cosa pecado y otra no, si es pecado hay que llamarlo por su nombre y entonces sí la gracia de Cristo te cubre, el amor de Cristo te cubre ven y refúgiate en Él también ¿no?. Pero todas esas adicciones de los adultos se las estamos echando a los niños y los estamos sacrificando a ellos no podemos. Esta enseñanza sexual prematura de los niños. Hoy en día se les enseña a los niños: hey ¿tú te sientes atraído hacia otro niñito? pues está bien no te preocupes, explora tu homosexualidad, está bien. Eso es lo que los maestros están enseñando.

Hoy en día se le prohíbe a un maestro decirle a un niño de 5, 7 años que está teniendo atracciones hacia el otro sexo que eso está malo, al contrario se le dice: no, hay que afirmarlo. Hay que decirle que eso está bien, que no hay problema y hay que inclusive enseñarle tempranamente cómo expresar su sexualidad homosexual y darle las maquinarias y los instrumentos de las enseñanzas mecánicas que necesitan para que sean buenos homosexuales. Esa es la cultura de la muerte.

Esa cultura que sexualiza a los niños prematuramente a través de los medios de comunicación. Niñitas vestidas allá prematuramente con trenzitas, pintalabios y toda esa porquería hipersexualizando. El internet. Todo esto es el espíritu de muerte en esta cultura corriendo como una serpiente deslizándose a través de las aguas de esta cultura hasta llegar a la sensibilidad y al corazón, y los adultos están cooperando con eso. Los sistemas judiciales, las agencias de salud pública, las escuelas. ¿Por qué las escuelas están como están?. Porque el sistema escolar está propiciando la cultura de la muerte y entonces se sorprenden porque sus niños se matan unos a otros y se disparan unos a otros en las calles, las gangas, y porque las niñas están siendo preñadas todos los días más y más jóvenes, y los muchachitos se están convirtiendo en depredadores sexuales.

¿Por qué se sorprenden, por qué se lamentan si ustedes son los que lo están causando, su propia enseñanza maligna?. Cultura de muerte y tiniebla. ¿Por qué sorprenderte si tú le estás dando una píldora de suicidio y después se suicidan y te lamentas?. Le das una píldora de suicidio y entonces quiere quitársela y quieres darle un calmante cuando le duela el estómago por la píldora que se tomó porque tú se la diste. Esa es la locura del hombre moderno y la Iglesia tiene que denunciar eso a diestra y a siniestra. Tenemos que decirles: I am mad, I am not going to take it anymore.

Los juegos de video y de muerte y violencia. Hermanos no permitan que sus hijos y jovencitos: please guys stop cultivating these images of death in your videogames. A christian, a child of God, a young person who loves the Lord should not be looking at these images of death and violence. You are glorifying the spirit of death and violence. Stop doing that for your own good, you are contaminating your mind with all kinds of dark, destructive impulses.

¿Quiénes están matando hoy en día? son los jovencitos, este jovencito tenía 20 años y muchos de estos muchachos que están matando tienen 20, 24, 18, 16 años. Columbine la matanza en el teatro este, son jóvenes lo que lo están haciendo, están siendo desensitivizados a la muerte por los videos.

La música rap. Yo no tengo nada en contra de la música rap si es una música bíblica sana que glorifica a Jesucristo pero cualquier música que glorifica el sexo, la violencia, la violación de la mujer, el asesinato de policías, el respeto a la autoridad es música de muerte y ningún cristiano, ningún hijo de Dios debe estar escuchando esas cosas. Sencillamente, punto se acabó.

If you consider yourself a christian, a child of God, a person who glorifies Jesus, His love, His Grace, His tenderness, His affirmation of life you should not be dancing or listening any kind of music that glorifies violence, rape, sexuality that is not under the covering of God, disrespect for authority, killing of policemen, killing of anything, any life, any living being that is not of God and if you consume that you are communning with the spirit of death and darkness, and hell. You should stop it and should not do it.

Y nosotros en nuestras casas no debemos de nuevo consumir porquería, pornografía, cosas que glorifican el espíritu del diablo y que nuestros hijos después están viendo esas mismas cosas cuando vieron a papá viéndolo a las tres de la mañana, se levantaron a tomar agua o ir al baño. Tenga cuidado, deje esas cosas. Su casa es sagrado, su hogar es sagrado. No consuma eso ni en el internet, ni en la televisión, ni en teléfono ni nada. Saque eso porque usted está comunicándose, comulgando con el espíritu de muerte.

Los tiempos son claros y tenemos que ser claros en la manera en que anunciamos la verdad ¿no?. Nosotros tenemos que ser diferentes hermanos. Tenemos que retener y reforzar, y celebrar una cultura de vida. Yo sé que ustedes están un poco cansados con este material, pero déjeme, amén, gracias (aplausos). Y estamos les digo en el relato de la Navidad, se celebra la vida de Cristo no la muerte del diablo. Celebra a Cristo no a Herodes.

Ahora yo termino con esto. Mire ¿cómo podemos hacer una cultura de vida? les voy a dar algunas cosas específicas, como Iglesia, como familias, como individuos ¿cómo podemos ser nosotros una cultura de vida?. Primeramente: celebremos la niñez. Cuidemos a nuestros niños y dediquémosles tiempo y recursos como Iglesia en nuestros programas y ministerios. Yo le doy gracias al Señor porque nosotros como Iglesia estamos haciendo bastante, no todo lo que debiéramos pero sí I wanna, yo me gozo de saber que nuestra Iglesia está siendo una tierra fértil para muchos niños que vienen aquí a recibir un antídoto contra la cultura de la muerte.

Nuestros niños necesitan ser inoculados contra la cultura de la violencia, la sexualidad desaforada, la muerte, el respeto a la autoridad, el respeto a Dios y a sus principios y se les está infundiendo amor al Señor, adoración a la vida consagrada, a la Palabra de Dios. Como Iglesia tenemos que seguir eso. Hombres no dejen que sean solamente las mujeres las que trabajen como voluntarias en la escuela bíblica, necesitamos hombres allí. Necesitamos mujeres miembros de la Congregación.

Mucha gente dice: no pero si yo vengo a la Iglesia es el único tiempo que yo tengo. Mire sacrifíquese, ofrézcale al Señor un holocausto. Coja dos, tres semanas y dedíqueselas a los niños allá arriba y que se añada, que nuestra Iglesia sea una Iglesia que valore a los niños. Tenemos que hacer más y más por los niños, por nuestra juventud para que sean niños que verdaderamente puedan resistir esa ola de maldad que hay allá afuera.

Así que Iglesia: valoremos a los niños y demos todo lo que necesitemos porque los niños están bajo guerra y bajo persecución en nuestro tiempo. Segundo lugar: ¿sabe qué? tengamos hijos. No los veamos como un obstáculo. No los veamos como un obstáculo, veámoslos como una bendición. Perdónenme si me estoy entrometiendo yo sé que eso a veces es un tema delicado en las parejas pero yo solamente me llevo de lo que dice la Biblia. No estoy diciendo que ahora usted tiene que tener una retahila de hijos eso Dios te lo dirá a ti pero sí amemos a los niños y valoremos a los niños. No veamos a los niños como un obstáculo.

Si nacen démosle gracias a Dios por ellos y démosles una gran bienvenida al mundo ¿sabe? vengan como vengan. Yo siempre he creído eso, si nació yo lo voy a bendecir y le voy a decir: bienvenido a la Tierra. Yo por eso no puedo estar allí tampoco y mira, si el hijo nació dale una bienvenida y bendícelo, y asegúrate de que sea bienvenido y que no reciba rechazo de parte tuya ni de parte de la Iglesia, sea lo que sea somos una Iglesia; amamos la vida y si está allí vamos a bendecirlo nazca como nazca. Lo que sea si viene de Dios hay que abrazarlo y hay que protegerlo.

Otra cosa: dejemos de ver a las familias numerosas como una cosa aberrante y curiosa, y celebremos. Yo celebro esos misioneros que están teniendo ocho y diez hijos, amén Dios los ayude y los bendiga. Otros lo ven como que: ¡ah! qué irresponsable están teniendo tantos hijos. Mire deje esa gente, que Dios les bendiga y les de sabiduría. Son misioneros, son un mensaje, una señal a esta cultura egoísta. La cultura hispana por eso es que somos una bendición porque le damos una señal a esta cultura egoísta de que los hijos son bendición de Dios y es un mensaje que debe darse en estos tiempos.

En cuarto lugar escuche esto bien ¿eh?: no practiquemos el aborto y opongámonos al aborto en todas sus manifestaciones con todas nuestras fuerzas. Nosotros no tenemos el derecho de jugar con la vida humana. Esta nación ha matado casi cincuenta millones de niños y ese holocausto le va a costar caro a esta nación porque es el mismo tipo de sacrificio de vida que vemos en el holocausto Nazi, en Japón, con la esclavitud y la muerte de los esclavos africanos. La inquisición española en España y en otras partes de Europa que mató tantos judíos y tanta gente.

Todo eso al diablo se le da libertad porque el Espíritu Poderoso de Jesús y Su sangre no están en control viene la muerte y el genocidio. Entonces nosotros no podemos unirnos al aborto y decir que eso está bien. Si usted en alguna manera cayó en algún error y está encinta o lo que sea mire: remítase a Dios y deje que Dios tenga misericordia y sométase entonces a la Gracia del Señor pero no aborte. Hoy en día el aborto es algo de conveniencia y es algo simplemente que nosotros lo hacemos porque ¡ah! cometí un error y no voy a tener un hijo ahora, y es una verguenza o una inconveniencia. No practiquemos el aborto y opongámonos al aborto, y hablémosles a las madres jóvenes que en vez de abortar a sus hijos tenga a su hijito y deje que Dios la bendiga y la honre por su fidelidad y su integridad, y Dios lo hará.

Otra cosa: nunca le hagamos daño a un niño en ninguna manera. No abuse de un niño ni sexualmente ni físicamente ni emocionalmente, los niños son sagrados, son del Padre. Y hombre nunca abuse de un niño, nunca en ninguna manera debemos abusar a un niño, o abusar de un anciano o abusar de una persona con defectos mentales o lo que sea, nada de eso. No abuse. Nosotros somos gente de vida, de amor, de ternura, de protección. Nosotros defendemos la vida en cualquier manifestación que sea. Donde está la debilidad ahí debe estar el hijo de Dios fortaleciendo y sosteniendo no abusando, no haciendo daño.

Otra cosa: dediquémosle mucho tiempo a nuestra familia. Esto es una de las cosas más importantes que yo puedo decirle. ¿Cómo ser una cultura de vida como Iglesia?. Dediquémosle mucho tiempo a nuestra familia. A la salud de nuestra familia, al cultivo de nuestro matrimonio, a la salud de nuestros hijos, pasar tiempo juntos. Crear un hogar de harmonía, de bendición, de paz donde la Palabra del Señor abunde, donde haya buena música, donde haya valores de perdón, de buena comunicación, de verdad, de justicia. Que nuestra familia, nuestro hogar sea un lugar benéfico para la crianza de nuestros hijos.

Cultiven tiempo familia. La familia está ahora mismo bajo una amenaza terrible, asegúrense de fortalecer sus hogares. Jóvenes fortalezcan sus hogares. Sacrifiquemos lo que tengamos que sacrificar para que nuestros hijos crezcan saludables y felices. Evitemos el divorcio en absolutamente toda posibilidad. Yo sé que a veces hay y desgraciadamente las mujeres sufren mucho en este sentido, hay que decir la verdad, hay veces que llevamos a las mujeres a un punto en que tienen que salirse por el abuso físico y por tantas cosas que sufre de parte de los hombres.

Y en su mayoría es así yo lo digo con dolor en mi alma, yo sé que muchos y hay unos que debieran estar aquí para escuchar eso porque yo sé cómo se comportan. Pero sacrifiquemos lo que tengamos que sacrificar para que nuestros hijos crezcan saludables y felices.

Hoy en día hay muchas parejas que no están dando la pelea como debieran para mantener sus matrimonios y sus hijos son los que pagan el precio después. Hagan todo lo posible para permanecer juntos como familia.

Hombres sacrifiquemos nuestros apetitos por nuestros hogares para que sean lugares de paz y estabilidad. Los hombres hoy en día ya se cansaron de una mujer, un matrimonio y se van a buscar otra fresquecita para hacer lo mismo. Y hay hombres que son violadores en serie, van de una casa en otra, de un hogar en otro, de una relación en otra, eso es del diablo, eso es cultura de muerte. Si usted tuvo hijos bendígalos, apóyelos, cúbralos con su cobertura paternal y apriete los dientes y manténgase allí con dientes y uñas para que su hogar no se separa y sus hijos no anden por allí entonces de papá en papá en un modelo, sacrifiquemos nuestras vidas por nuestros matrimonios, por nuestros hogares.

Y parejas hagan todo lo posible por permanecer juntos a fin de que sus hijos no tengan que pasar por sufrimiento de ver a sus padres divorciarse. Y hagamos de nuestros hogares lugares de valores espirituales cristianos. Tratemos todo lo posible de sacar música, videos, imágenes, tratos que no sean de Dios vamos a desterrarlos de nuestros hogares. La Iglesia tiene mucho también que hacer no solamente la gente allá afuera contra los cuales tiramos piedras sino nosotros también.

Pero yo le pido al Señor: Padre ayúdanos a ser un pueblo de vida y que entendamos cómo una cosa está vinculada a la otra, y que seamos gente de amor, de misericordia, de paz, de ternura, de perdón, de gracia para que este mundo tenga un modelo y declaremos la Verdad de Dios en tiempos difíciles, porque se necesita un pueblo profético que hable la Verdad de Dios y que se la aplique a sí mismo.

Vamos a ponernos de pie y reciban esta Palabra hermanos en sus corazones, reciba la Verdad de Dios. Yo me tengo que aplicar yo muchas de las cosas que estoy predicando ¿sabe? pero Dios en Su Misericordia nos sostiene. Y Padre nosotros confesamos el Espíritu de Jesucristo, el espíritu de la Navidad, el espíritu del niño indefenso frágil, en pañales que Tú valoraste y que Tú quisiste que Él naciera así para decirnos que el poder de Dios puede habitar en una criatura frágil, en una familia, un hombre y una mujer, María y José, Elisabet y Zacarías y queremos que eso sea Señor.

Llena esta Iglesia del Espíritu de vida, queremos ser una Iglesia de vida Padre. Que le ofrezca refugio a la gente. Que puedan mirar por las ventanas y ver un pueblo bendecido, prosperado, lleno de gozo y digan: yo quiero ser parte de esa familia. Comienza con nosotros Señor, danos una Palabra profética, danos el Espíritu de amor al débil y al indefenso y al frágil, y ayúdanos a ser gente de amor y de misericordia.

Ten misericordia de esta tierra y de este mundo Padre. Bendice a esas familias que han perdido a sus familias Padre. Bendice la comunidad de Newtown, Connecticut y entra en ese lugar de terrible dolor y pérdida, y luto Señor en este tiempo y que de alguna manera misteriosa Tu Gracia se haga manifiesta ahora en ese lugar Padre. Gracias porque Tú nos has llamado a la luz y no a las tinieblas, a la vida y no a la muerte. Gracias por Cristo que pagó con Su muerte para que hoy nosotros tengamos vida.

Te amamos, te bendecimos, te damos gracias en el nombre poderoso de Jesús y el pueblo de Dios dice: amén. Dios les bendiga mis hermanos, Su Gracia sea con ustedes.

Comentarios

 
 

Gracias Pastor, por este sermon que nos mueve a pensar las cosas y a tratar a nuestros ancianos pero sobre todo, a los niños comolo que son: un gran regalo de Dios.
Que nuestro amado Dios tenga misericordia de todos los que los maltratán en cualquiera de sus manifestaciones diabolicas y a los que los amamos, nos de sabiduria para cada dia trátarlos y amárlos mejor y mas.
Vivan TODOS los niños y abuelitos del mundo. Amen y amen

 
 

graias por este sermon, ojala muchas personas lo leyeran y escucharan lo aplicaran en sus vidas....

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato