Mensaje a los padres 17 de junio 2012

A propósito de Sermones
[Roberto Miranda (derecha)]
  • Presenter: Roberto Miranda
  • Fecha: June 17, 2012
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Me guió a compartir con ustedes, padres, pero también con toda la Iglesia, unos versículos del Salmo 112, que es la promesa del Señor para ti hombre, seas padre o no seas padre, en el término biológico, escucha la promesa del Señor: "Bienaventurado el hombre que teme a Jehová y en sus mandamientos se deleita en gran manera" es el fundamento hombre de Dios, de toda prosperidad, de toda bienaventuranza, de toda bendición, es deleitarnos en una Palabra fuerte y activa, dinámica, deleitarnos activamente, encontrar su fruto, de la Palabra, de los principios del Señor, no solamente para venir a una iglesia para llenar un cometido formal, social, si no venir con hambre, con apetito de Dios, con deseo de derramarnos ante Él y declarar nuestro amor.

Sabiendo que como dice el Salmista, mejor es un año en Tu casa que mil fuera de ella, deleitarnos en la casa y los asuntos del Señor, la persona, el hombre que lo siente así, y Dios está trayendo muchos jóvenes a la Iglesia, yo me gozo de ello, no porque los otros hombres mayores no seamos igualmente de valiosos, pero qué bueno es ver jóvenes, están comenzando temprano a buscar de Dios, y están rectificando su vida, podrían estar allá afuera haciendo y deshaciendo pero Dios los está tocando, aquí en la Casa del Señor, qué bueno, no hay que avergonzarse de eso, trae a tus amigos de fiesta aquí, aunque estés resacado de la juerga de la noche anterior tráelos, tráelos a la Casa de Dios no te preocupes, aquí los arreglamos, pero deléitate, deléitate hombre, porque eso te va a permitir ser un buen padre, un buen esposo, ser un buen amigo, ser un buen compañero, un buen trabajador, un buen obrero.

Esa Palabra del Señor te va a alimentar. Dice que hay una promesa, dice que sus hijos, sus nietos, sus bisnietos, dice su descendencia será poderosa en la Tierra, la generación de los rectos será bendita. Hombre de Dios, padre, si estás mirando hacia el futuro para tener hijos, la promesa del Señor es que tu descendencia va a ser conocida, tu descendencia va a conocer del Señor, tu descendencia va a ser bendecida porque un hombre en el pasado le tendió a esa generación futura su manto, tu manto de amor a Dios, deleite en el Señor, amor por su Palabra, y eso va a seguir a tus descendientes, quizás tú no estarás allí para verlo, pero hay una bendición que los seguirá, y tú los estarás mirando desde el cielo, y quizás ellos ni siquiera sabrán por qué vino esa bendición pero será porque un padre, un progenitor, un antepasado amó a Dios y lo sirvió, y las reverberaciones de ese servicio y ese amor al Señor continuaron hasta llegar a ti, y eso es algo maravilloso.

Hay veces que las bendiciones se extienden y nosotros creemos que fue algo bueno que nosotros hicimos, no, las bendiciones llegaron por algo que alguien atrás de ti hizo, y que puso en el banco un dinero espiritual del cual te estás beneficiando. Hermano Medrad me regaló hace poco, él hizo una investigación acerca de mis antepasados, y fue fascinante, me llegó esa información acerca de mi tatarabuelo, en Puerto Rico, yo soy dominicano pero mi familia por parte de abuelo eran de allá, y entonces yo viendo la foto de mis antepasados uno se llamaba Trinidad, otro se llama Evangelista, y yo presiento de que el hecho que mi familia fuera protestante hace décadas y décadas cuando no había tantos evangélicos, es posible que había un temor de Dios ahí en mis progenitores, y todavía está bendiciéndome aquí, y espero esté bendiciéndolos a ustedes también.

Porque así pasa hermanos, cuando nosotros vivimos fielmente ante el Señor, cuando un padre un hombre, bendice a sus hijos, con su bendición y su cobertura espiritual, una madre, un abuelo, la bendición dice que pasa hasta la tercera, la cuarta generación, hay una parte que dice que Dios bendice hasta mil generaciones, ni el elefante tiene una memoria tan grande como el Señor, recuerde eso, lo que tú hagas va a seguir bendiciendo a tus generaciones, por eso hombre, lo que tú estás comenzando ahora quizás a ser padre, quizás cometiste un error y hay un hijo por ahí que no se esperaba, bueno está bien, cúbrelo con tu paternidad, y nútrete de la Palabra del Señor, come del Evangelio, deja que te cultive y te esculpa en una manera diferente, y entonces traspásale esa bendición digerida a tus hijos, y asegúrate de que tengan un padre, que los visite, que los ame, que vele por ellos, que no les falte el calor de padre en ningún momento, el calor de un papá, no importa cuáles hayan sido las circunstancias de su nacimiento, tú eres padre y eso es irrevocable, la bendición de Dios será tu labor bien para con tus hijos, y empaparnos de tu bendición y tu amor por Dios para que eso los persiga.

Porque la Biblia dice instruye al niño en su camino y cuando viejo no se apartará de él, la bendición, la misericordia de Dios, el eco de Dios, lo van a perseguir donde quiera que vaya, y lo va a alcanzar algún día, cree en eso, vive eso padre, hombre de Dios, y que esta Iglesia, que la Iglesia de Jesucristo modele los mejores valores de la paternidad y de la maternidad también, ¿amén?. Tenemos que ser padres ferozmente leales a nuestros hijos, nuestras esposas, nuestros hogares, nuestros vecindarios, y tenemos que mentorear a otros y ser tutores de otros niños. Quizás tú no eres padre biológico hoy, pero de todas maneras Dios quiere que seas padre espiritual de alguien, o madre espiritual de alguien, Dios tiene un propósito para tu vida, y eso es descubrir y proteger vida, una de las cosas que el Señor me hablaba esta mañana es eso, perdonen esto es parte del sermón ya, estoy dando aquí, pero lo voy a cortar más tarde.

Pero recuerde eso, una de las cosas que Dios me recordaba es que la naturaleza de un hombre es ser misericordioso, el hombre yo creo, un hombre que tiene su sexualidad sana por naturaleza es protector, Dios nos ha hecho protectores, Dios nos ha hecho defensores de la vida, un hombre que es un depredador, un abusador y un opresor, está viviendo una vida deforme, porque yo creo que tiene el corazón de Dios y la masculinidad sana de Dios es un protector de vida, cubre, defiende, se para enfrente y provee, y bendice, y se quita la comida de la boca para dársela, a su esposa, a sus hijos, eso es un hombre, no es el que anda por ahí como un macho sembrando hijos a diestra y siniestra, eso es lo que el mundo te enseña, y el hombre verdaderamente sano es un hombre que cubre, proteje, es misericordioso, es compasivo, bendice al débil, se tira encima del desamparado para cubrirlo del proyectil que viene, eso es un hombre sano y esa es la naturaleza de Jesús.

Dios quiere padres así, que sean cubridores, protectores de alguien, de algo, el mundo necesita ese ejemplo, y si nosotros nos comportamos así Dios va a bendecirnos, va a prosperarnos, va a fortalecernos, va a darnos una vejez vigorosa, total, lúcida, alegre, porque lo que nosotros sembramos en la juventud luego lo bendice más adelante, y su bendición continúa reverberando a través de las generaciones. Hay una bendición para nosotros, nosotros volamos sobre las alas de Dios, y por eso no nos cansamos si no que renovamos nuestra vida como el águila, así que esa es la promesa de Dios para ti padre en este día, para ti hombre de Dios que has sido llamado por naturaleza a ser padre, Dios se compromete contigo y con cada uno de los hogares, no tenemos que temer, el futuro es brillante para los hijos de Dios, esa es la promesa de Dios para nosotros este día, no te preocupes, Dios tiene control de los tuyos, Dios está en control de tu familia, tu economía, las generaciones delante de ti, ese es asunto de Dios, Él está comprometido contigo y Él lo cumplirá porque Él es fiel.

Si hay una madre o un padre desvelándose en oración por sus hijos, esas oraciones serán coberturas sobre su vida donde quiera que vaya, y los ha de bendecir y llevar a puerto seguro, tarde o temprano, aunque se rebelen, el Señor los va a traer por su misericordia, su bondad, créelo, esa es la provisión de Dios, dice el Señor porque Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, pensamientos de bien y no de mal, para daros el fin que esperáis. Gloria al Señor, amén, amén, sean bendecidos mis hermanos.

Comentarios

 
 

Gracias por su enseñanaza Pastor que El Señor lo siga bendiciendo
a usted; porque hace falta enseñanza de este tipo yo soy una madre de cinco hijos y solamente yo proveo para mi casa Pastor le pido la oracion por mi por mis hijos e hijas no es facil estar sola
y desear cada dia la santidad del Señor para mi vida yo les enseñado a mis hijos y les sigo enseñando la palabra de Dios.
Muhas Bendiciones para usted y su familia.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato