Sermón 23 de mayo 2012: La perspectiva de Jesús sobre el divorcio

A propósito de Sermones
[Omar Soto]
  • Presenter: Omar Soto
  • Fecha: May 23, 2012
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

El miércoles pasado estuvimos hablando acerca de cómo controlar la ira, que es uno de los principios del Reino de Dios, una de esas cosas que Jesús quiere que nosotros como sus discípulos podamos tener, cosas a través de las cuales nosotros nos podamos amoldar al deseo del corazón de Dios, es que podamos ser personas que podemos controlar esos sentimientos de ira en nuestro corazón, y saber cómo reconciliar diferencias con otras personas, tanto con los que son los más allegados como nuestros familiares como también a cualquier otra persona a nuestro alrededor.

Y yo obviamente pensaba, o una de las cosas que yo había mencionado, es que la idea de este mensaje cuando Jesús lo está comunicando recuerden, esto mas bien lo hago como para refrescar nuestra memoria, que Jesús lo que está haciendo aquí es, sí le está hablando a toda una multitud pero mas bien le está hablando a sus discípulos, Él desea que los discípulos puedan entender lo que significa vivir para Él y por Él, que no es un asunto que nosotros querramos amoldar a Jesús a nuestras necesidades, si no que nosotros tenemos que amoldarnos a Él y al deseo de Él, de su corazón. Que no es que Él tenga que funcionar de acuerdo a nuestros patrones si no que nosotros tengamos que funcionar de acuerdo a los patrones que Él tiene para con nosotros sus discípulos.

Y una de las áreas que vamos a ver ahora, estaba en el verso 26, capítulo 5 de Mateo verso 26, y este punto yo lo estoy identificando como la necesidad de poder vivir en integridad y respeto hacia las personas del género opuesto, máxime cuando se refiere al contexto matrimonial. Y yo les digo hablar de este tema, sobre todo en el tiempo que le ha tocado vivir a la Iglesia no es nada fácil, porque hay mucha gente que ha sufrido en el contexto matrimonial, hay mucha gente que ha sufrido en distintas maneras, hay personas que han experimentado uno, o dos divorcios, hay gente con un tipo de violencia o abuso, o desamparo por así también decirlo, una de las partes del matrimonio decidió irse porque no aguantaba ya, pero así como digo esto también veo que hay matrimonios que están viviendo en la bendición de Dios, que hay matrimonios que están viendo la mano de Dios obrando en medio de ellos.

Y en medio de esta dinámica mis hermanos, está la Iglesia. La Iglesia está ahí para fortalecer esos matrimonios que están ahí echando adelante, y esas personas que vienen ya de experiencias fallidas, de experiencias en donde el matrimonio ha sido algo más doloroso que de beneficio, la Iglesia también está ahí para fortalecer, sanar, y ayudar a restaurar esas personas. ¿Y cómo lo hacemos?, la pregunta es cómo lo hacemos, ah, a través de consejería pastoral, sí, eso es una parte, eso es tan solamente una parte de algo más abarcador.

Nosotros entendemos mis hermanos que el matrimonio es la base de nuestra sociedad. Si usted lo ve toda la sociedad está compuesta de familias, de alguna manera u otra, algunas personas que viven solas, que se tildarían por solteros o solteras, que están viviendo sus vidas solos o solas, ellos son parte de un núcleo familiar también, no es que son personas aisladas, o que están aquí en el mundo por error, todos son parte de un núcleo familiar, de un contexto familiar, hay familias que son chiquititas, que son papá, mamá, e hijo, lo que sea, hay familias que son bien extensas, que son una retraída de hijos, ocho, doce, de esa época cuando no había televisión, que los números siguen. Yo no sé cuántos son de una familia así, de una familia bien grande, de esa época que no había televisión, o había televisión pero no se veía, se iba mucho a, (ríe), eso me gusta, está bueno.

Hoy más que nunca tenemos que ver el núcleo familiar. Pero el núcleo familiar como lo define la Escritura, en la Biblia mis hermanos nosotros tenemos ejemplos de familia que no eran las mejores tampoco, en la Biblia hay dramas que se pueden hacer novelas con ellos. Ustedes han visto, el Pastor ha compartido novelas de Rebecca con Jacob e Isaac, y todos los engaños que se dan, pero aún en medio de esos dramas Dios está cumpliendo sus propósitos, y no es que vayamos a decir pero ah, la Biblia está llena de historias malas, no, no es eso, hay historias que también son buenas. Miren por ejemplo en el Cantar de los Cantares, miren la relación que hay entre esas dos personas, presentan una relación amorosa saludable, bella, donde él se está dando a esta mujer y esta mujer se está dando a él y están creciendo juntos en esa relación. María y José, María la madre de Jesús, aunque la relación empezó un poquito turbulenta, pero como sea lograron quedarse juntos y Dios bendijo esa unión.

Así que tenemos historias buenas, historias no muy buenas, pero todo eso está ahí para informarnos y saber cómo llevar nuestras vidas hoy en día. Y una de esas mis hermanos, que realmente se ve en este texto cuando Jesús habla del adulterio, mire, yo les digo, sea que usted sea esposo o esposa, que esté aquí y conozca a alguien que está casado, o si son novios, novias y están pensando casarse, mire, una de las áreas de ataque más grandes para todo matrimonio es eso, es el aspecto de infidelidad. Una de las cosas cuando yo hablo aquí a las parejas que están buscando consejería matrimonial, prematrimonial o matrimonial, una de las cosas que digo es, miren, ustedes tienen que cuidarse el uno al otro, cuando hablamos acerca de los temas de intimidad sexual, intimidad sexual no es tan solamente para placer, que se experimente entre la pareja, o para procreación de los hijos, yo me atrevo a decir hoy en día que el sexo está intencionado para proteger a la pareja también.

Que en ese sentido donde el esposo se da a la esposa y la esposa se da al esposo, que uno está cubriendo un frente ahí para que ninguno de los dos vaya a estar mirando a la grama del vecino de al lado, como bien dijo el Pastor una vez: "la grama por encima de la verja se podrá ver más verde, y parece como una alfombra, como una cancha de golf, la grama en el otro vecino, pero cuando usted se acerca esa grama tiene los mismos hoyos, las mismas piedras, las mismas florecitas amarillas, los tiene también." O sea que es algo que se tiene que cuidar, es una relación que se tiene que cuidar, uno se tiene que cuidar a través de sus ojos, que los ojos de uno estén mirando siempre íntegramente, yo pienso como dice Job en un momento, hice pacto con mis ojos para no mirar a una jovencilla.

Y hoy, antes eso se decía como un consejo para los hombres, pero eso también se dice como un consejo para las mujeres, ambos están expuestos a eso hoy día, y a la misma vez mis hermanos yo creo que dentro del contexto matrimonial mucho de esa protección se debe al respeto que se dan uno a otro, esposo a esposa, el respeto que se dan el uno al otro, bien interesante porque bueno, hay muchos libros que hablan de esto, pero uno en particular dice que una de las necesidades más grandes de la mujer es el amor, y la necesidad más grande del hombre es el respeto, si el hombre no se siente respetado por su mujer no va a dar amor, si la mujer no se siente amada por el hombre no lo va a respetar, y esos son frentes mis hermanos que cada uno en esa relación tiene que estar bien pendiente de ello.

Y no es como que sea algo bueno, yo había hablado de esto hace mucho tiempo atrás, que es algo incondicional como condicional también, es ambas, van de la mano, porque ese amor que Dios quiere que demos es un amor incondicional de yo poder amar a mi cónyugue tal como ella es, con sus altas con sus bajas, pero tal como ella es, y a la misma vez para yo poder dar ese amor va a depender de cómo yo reciba de parte de ella también, so es una cosa que va en ambas direcciones. Y aquí uno tiene que tener cuidado mis hermanos porque tanto hombres como mujeres cuando se nos mete algo entre ceja y ceja, no, yo no voy a hacer nada hasta que él haga lo que yo espero, hay que tener mucho cuidado ahí, porque ese sentido de orgullo puede quebrar una relación matrimonial. Cuando yo dejo que el orgullo se interponga a ese sentido de amor que Dios quiere que yo refleje con mi cónyugue, ya yo estoy ahí matando esa relación. No puedo dejar que esa raíz de orgullo quiebre algo tan vital y tan precioso que Dios quiere que podamos nutrir.

Y otra cosa con la que tienen que tener cuidado es con las fantasías esas que hay veces que se meten en la cabeza. En inglés se dice los what if, ¿cómo se diría eso?, qué tal si, cuando uno le ve las arrugas al cónyugue es como que hay que tal si mi vida, ¿cómo sido mi vida con fulano, o fulana?, y se va uno en esa nube, y uno empieza a imaginar como que wow, mi vida hubiera sido así, y así y así, oiga, baje de esa nube y venga a la realidad, porque eso es eso, una fantasía. ¿Cuánta gente se ha dejado llevar por esas fantasías y cuando se encuentran con quien era ese fulano y fulana, y deciden hacer una vida ahí, dicen "ay, desearía volver con fulano, fulana", y empiezan a fantasear con el que tenían o la que tenían antes. Estoy siendo honesto, o sea no estoy queriendo tapar el sol con una mano, no lo puedo hacer, y si lo hago me voy a tapar la cara porque es la única manera que lo puedo hacer, me voy a hacer ciego.

Tenemos que cuidar esos frentes mis hermanos, y obviamente yo lo digo desde la perspectiva de un hombre hacia una mujer, la mujer es la creación más bella que Dios pudo haber creado. Con sus olores, con sus curvas, mira la mujer es lo más bello que Dios pudo haber creado sin duda alguna, y el hombre también, lo creó primero que la mujer so tiene que ser bello también. Varones apláudanse ustedes también. Aquí hay hombres fuertes, llenos del vigor de Dios, de la vitalidad de Dios, hombres y mujeres en proceso, lo tengo que decir así. Y cuando estoy frente a una mujer hermosa lo reconozco, obviamente, no es que me voy a ir deslenguado, no puedo hacer eso, ya les digo, hay hombres en la calle que cuando les pasa una mujer se quedan así deslenguados mirando, si vieran qué ridículos se ven.

Hay que tener cuidado con esas cosas. Las mujeres tienden a ser un poquito más disimuladas, discretas. Pero pasa como quiera. Y miren es como siempre digo, yo siempre he sido muy honesto con esto, y es, podría decir que es nuestra teología en nuestra Iglesia, miren mis hermanas, yo sé que vivimos en una sociedad donde el fashion es una de las cosas más, hay una línea muy fina entre lo que uno puede entender que es un fashion aceptable y no aceptable, pero uno tiene que tener cuidado, yo creo que a ustedes como mujer, Dios les pone una sensibilidad, cuando usted se mira en el espejo, si lo que usted se puso es muy revelador, mire siéntase libre de volver a su clóset y mirar algo que sea menos revelador, así es como usted cuida de sus hermanos en la Iglesia, mire como lo estoy diciendo, usted cuida de sus hermanos en la Iglesia así.

Piense que es como una familia, usted quiere lucir bien para su esposo, su esposa, usted quiere lucir bien para ella, pero cuando usted viene a un contexto de Iglesia, cuando estamos en un grupo mayor, siempre tenemos que pensar en una forma más proactiva de uno estar pensando, tener cuidado siempre. Somos una Iglesia pero somos una Iglesia bien abierta, bien diversa, y uno nunca sabe las luchas que tiene una persona. Hasta lo voy a poner así, piense en cuidarnos a nosotros los Pastores, si usted viene con una falda muy corta y le da por cruzar las piernas, y uno está predicando, usted puede estar segura que yo no voy a mirar en dirección a usted, porque eso puede ser algo distractorio, yo no voy a mirar allá, entonces si uno no mira en esa dirección toda la gente en esa dirección está ignorando a la gente en ese lado y que le está predicando solamente a los demás, pero más bien lo hacemos mis hermanos por cuidar unos de otros, y eso es algo que tiene que dominar en la mente.

Sólo por vivir a la luz de la moral que el Señor Jesús nos está enseñando a nosotros, y obviamente aquí hay un punto que tenemos que abarcar, porque la perspectiva de Jesús, el divorcio que también es algo que está afectando mucho a nuestra Iglesia, no sé si se recuerdan el domingo pasado, que los Pastores Roberto y Meche sintieron el orar por las parejas de la Iglesia, parejas jóvenes, parejas que ya llevan más tiempo casados, y una de las cosas que la Pastora Meche estaba compartiendo es una de las cosas que, las estadísticas de divorcio son casi igual y hay veces hasta mayores que la gente regular, y eso duele, es algo que incomoda, y molesta el corazón de Dios. Y uno se pregunta, ¿qué está haciendo, qué no está haciendo la Iglesia para cuidar de esas relaciones matrimoniales?. Que esos matrimonios puedan crecer sólidos, fuertes en la persona de Jesús.

Ahora mis hermanos, yo de nuevo, yo sé que aquí hay personas que han vivido esa experiencia y son personas que están siendo restaurados y restauradas por Dios. Pero a la misma vez nosotros que estamos viviendo en nuestra relación matrimonial mire, tenemos que cuidar esas relaciones, y que el divorcio no puede ser una alternativa. Obviamente, nosotros entendemos que si es una relación matrimonial que es un abuso que se está cometiendo y después de varias sesiones de consejería, después de oración, después de reprensión de demonios esa situación continúa, mire aléjese de ahí, porque usted está recibiendo más daño que bendición en esa relación.

Si obviamente, bíblicamente ha sido una situación de adulterio, si después de una restauración no fuciona, ahí está el permiso también, pero así, ay me cansé de esta persona, me voy, me voy a buscar al hombre o a la mujer de mis sueños, no no, esos son los estándares del mundo, y nosotros no podemos vivir en esos estándares, nosotros tenemos que cuidar esa relaciones que son tan importantes y que dependen mucho de dónde nosotros estamos hoy, es más importante dónde estamos nosotros hoy.

Mire, yo estuve leyendo un libro del profesor Villafañe, y él menciona que en esta sociedad postmoderna, que son los tiempos en los que nosotros estamos viviendo, que hay unas ideologías que dicen que no hay ningún tipo de verdad absoluta, y la gente se rebela en contra de la autoridad, y cualquier cosa que uno diga la gente se rebela rápido en contra de eso, si ustedes nos ven nuestra doctrina es una doctrina que se basa en una verdad absoluta, y es la verdad de Dios, la verdad de Jesús, y hay una autoridad que proviene de eso, y entonces cuando nosotros empezamos a predicar sí, que los matrimonios tienen que ser saludables, sí que tienen que ser fuertes, y demostrar esa intimidad que sea vital, que refleje la intimidad de Dios tambien, si nosotros como creyentes no estamos viviendo a la luz de eso, ¿qué ejemplo le estamos dando a la gente allá afuera?.

Perdemos credibilidad, perdemos autoridad, cuando vengamos a decir no, esta es la verdad, pero perdón, hello, mira tu vida, y lo que Elvin Villafañe dice, hoy más que nunca la sociedad necesita una Iglesia fuerte, robusta que pueda vivir a la luz de estos principios, si yo les digo mis hermanos el reto es grande, el reto es grande, pero si Dios está con nosotros nosotros podemos lograr vivir a la altura de esto. Si nosotros seguimos haciendo al Señor el fundamento de nuestras vidas y no nos dejamos llevar por nuestros caprichos así egoístas muchas veces de querernos salir con la nuestra siempre a expensas de nuestro cónyugue, o de estar siempre mirando las cosas negativas del cónyugue en vez de mirar las cosas positivas y exaltar esas cosas, porque créanme es fácil mirar lo negativo.

Si yo le digo ahora, hágame una lista de las cosas buenas y las cosas malas de su cónyugue, yo estoy seguro que las cosas buenas va a ser una lista mucho más larga que las buenas. (Risas), so las cosas buenas las tiene uno y las cosas malas las tiene otro, pero yo me atrevo a decir haga ese ejercicio, tiene una tarea hoy, los que están casados, obvio, al que le caiga una gotita que se moje, los que están casados cuando lleguen a su casa hagan una lista, en una página divídalo por la mitad, en una columna mencione las cosas buenas que puede decir de su cónyugue y la otra otro mencione las cosas no muy buenas que puede decir de su cónyugue, y mire a ver cuál va a ser más larga. Si las cosas negativas son más largas hay problemas. Aunque se pase, bueno si está como a diferencia de una pues hay un buen balance ahí, pero si estamos hablando que son una diferencia de 5, 6, 7, 8 cosas, mire hay problemas.

Y es la verdad, hay problemas porque se está viviendo en una realidad que es difícil, y no hay un esfuerzo que podemos hacer de ver las cosas positivas que tiene nuestro cónyugue, usted al hacer ese ejercicio mis hermanos lo va a ayudar a proteger su matrimonio. (Ríe), usted va a estar protegiendo su matrimonio y por ende va a estar protegiendo su familia, cuando logramos vivir a la luz de eso mis hermanos mire, ame a la persona que Dios ha puesto al lado suyo, mire, sí a su hermano, a su hermana, pero estoy hablando del contexto matrimonial. Si esa persona que está al lado suyo mire, es una persona que está en proceso igual que usted, pero pídale a Dios el poder, la fuerza y la gracia para amar a esa persona. Cuando nosotros vivimos a la luz de ese amor las cosas se hacen más posibles, y ahí en ese misterio que usted no sabe cómo Dios puede estar tocando la vida de su cónyugue también, y si necesita servicios de consejería aquí estamos, estamos más que dispuestos a ayudarle en eso así que, terminé el anuncio ahí.

Sigo con el sermón del monte, un puntito y voy cerrando con esto, esto es algo que a mí me gusta, en el verso 33, Jesús está diciendo lo siguiente, este es un punto que me gusta porque es el tener cuidado con las cosas que uno dice, y yo estoy aprendiendo con esto día a día porque hay cosas que uno mete, perdón, hay veces que uno comete errores, uno se compromete demasiado por las cosas que uno dice, y uno tiene que aprender a controlar esa lengua. Hay un capítulo en Santiago que habla acerca de la lengua y cómo uno tiene que aprender a controlarlo. Yo hablé acerca de un sermón en el que conocí a un caballero, y este caballero entró y estuvimos hablando, y en medio de nuestra conversación él dijo este refrán, que uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla, eso a mí se me quedó grabado en la cabeza.

Y uno tiene que tener cuidado. Jesús está hablando de juramento, Él dice pero yo les digo no juren en ninguna manera, ni por el cielo que es el Trono de Dios ni por la Tierra que es estrado de sus pies, ni por Jerusalén que es la ciudad del Gran Rey, ni por tu cabeza jurarás, ni por la madre tuya jurarás, no, eso lo añadí yo, porque no puedes hacer blanco o negro ni un sólo cabello, si no que tu hablar, que tu sí sea sí y tu no sea no. Así es como tenemos que proceder mis hermanos, aún esas perspectivas culturales, porque yo sé que en nuestra cultura está eso, mira préstame ese dinero y yo te lo juro por mi bisabuela que te lo voy a pagar la semana que viene. Y la semana se sigue enterrando siete pies más hondo porque no cumplimos con las promesas. Y uno tiene que tener cuidado con eso.

Mire ayer mismo me enredé en una conversación que, ¡uh!, después yo me dije wow, me lo vi en retrospectiva y dije Omar, metiste la pata, sí lo tengo que decir, metí la pata en esa convesación porque me comprometí diciendo cosas que no tenía que haber dicho, solamente por el contexto en el cual se estaba dando la conversación. Y uno tiene que aprender a discernir eso mis hermanos, tenemos que tener cuidado, si usted se compromete en alguna manera u otra con sus palabras tenemos que aprender a vivir a la luz de eso. Si usted se compromete a orar por alguien, un ejemplo bien sencillo, ore por esa persona, no diga como que voy a orar por ti y tres semanas después dice ay, si yo dije que iba a orar por esta persona y no lo hice, no, al menos ese mismo día cuando te montes en el carro ora por la persona. Si tú dices mira te voy a ayudar a coordinar tal actividad, cuando llegue el día de la actividad no digas no, es que el jefe, me pusieron a trabajar horas extras, y no puedo, te comprometiste a ayudar, y bueno yo sé que pasan cosas, pero si te comprometiste a ayudar haz todo por ayudar.

No, definitivamente a veces pasan cosas, yo he dicho sí voy a estar ahí, y cuando voy de camino recibo una llamada y digo oops, tengo que llamar a otra persona y decir mira, lo lamento pero no voy a poder llegar, yo sé que han sucedido cosas, pero usted sabe cuando suceden cosas y cuando hm, no han sucedido cosas, que es porque uno se está escabullendo de ahí, uno tiene que aprender a vivir a la altura de ese estándar, que tu sí sea sí y tu no sea no.

Y mire en ese aspecto del no, es bien difícil también porque en el contexto de Iglesia es bien difícil decir que no. Hay veces que queremos placer tanto a la gente a nuestro alrededor y cuando usted viene a ver se compromete con tantas y tantas cosas, que una de esas se le va a ir entre los dedos de la mano, también es una lección que yo sigo aprendiendo. El domingo pasado mire, yo terminé metido en cuatro cosas y yo no sé cómo logré cumplir con las cuatro cosas, con el último cartucho que me quedaba logré cumplir las cuatro cosas, pero no fue mi deseo, no fue mi deseo porque yo me sentía que estaba fallando porque mire, en dos de las actividades que me comprometí me tuve que ir a mitad, y uno se siente como que las cosas quedaron incompletas, como que no pude cumplir en el sitio que me comprometí, mira me tengo que ir porque me tengo que ir ahora a este otro lado.

Ya, is not nice. Porque mire, quién sabe si en esas actividades había alguien que quería hablar algo un poquito más personal que tal vez en el contexto de la Iglesia uno está más mira, hay que hablar esto, pero mira que es un poquito más cerrada, alguien tal vez quería sentarse, abrirse un poquito, y ay, lo lamento, me tengo que ir, y esa persona se queda como quien dice con el deseo al aire, está bien otro día. Uno tiene que aprender, si alguien le dice que no mire, no se preocupe, llegará el momento en que usted pueda tener a esa persona en su casa, sea Pastor o no, pero uno tiene que aprender a vivir una vida balanceada, termino con esto, ¿por qué digo eso que hay que vivir una vida balanceada mis hermanos?, hay veces que ese núcleo familiar hay que cuidarlo de tener una agenda demasiado cargada también.

Yo no creo, estoy soy yo personalmente hablando, esto soy yo, no es que estoy haciendo una crítica, pero hay Iglesias que se están reuniendo todas las noches de la semana, el lunes hay tal cosa, el martes hay tal cosa, el miércoles hay tal cosa, el jueves tal cosa, el viernes tal cosa, sábado por la mañana un matutino, y domingo son dos servicios y por la noche hay otro, cuando yo veo esas cosas así yo me digo wow pero ¿dónde va a estar la vida de familia de esas personas?, porque hay líderes que están coordinando, y hay veces que un mismo líder está tut tut tut tut tut, todas esas, hermanos tenemos que aprender a cuidar de nuestras vidas, de su vida personal.

Mire, en algún momento u otro, un fusible se le va a explotar, y yo prefiero compartir un barbecue en su casa que irlo a ver en la cama de un hospital, conste, yo no estoy diciendo que estar en la Iglesia sea malo, pero yo sí creo que la Iglesia debe promover ese balance en las familias que componen esa Iglesia. Hay familias que en la noche necesitan irse a comer un mantecado juntos, o un helado, hay familias que necesitan hacer eso, como también yo entiendo que la Iglesia tiene que reunirse y buscar a Dios a fuego, porque el momento lo amerita, yo también creo eso, gracias, hay tiempo para todo, y en eso hay que aprender a vivir, en que hay tiempo para todo, hay veces que la balanza se va a ir más de un lado que de otro pero siempre tenemos que tratar de que esa estabilidad pueda estar ahí para nosotros poder vivir a la luz de lo que el Señor pide de nosotros.

Vamos a orar para que el Señor nos ayude mis hermanos para entender y saber vivir a la luz de estas palabras, nada de lo que he dicho lo he dicho para hacer sentir mal a nadie, y los hermanos que me pueden ver a través del internet conocen bien la línea por donde voy, pero yo sí creo mis hermanos que cada día tenemos que aprender a vivir a la luz de estas cosas, yo mismo estoy aprendiendo a vivir a la luz de esto, yo sé cuán importante es yo saber comprometerme con esta Iglesia, y a la misma vez sé cuán importante es comprometerme con mi esposa, mis hijos, y saber darles el tiempo que ellos necesitan y que ellos merecen. Yo sé también lo importante que es sacar tiempo para mí mismo y renovar mis fuerzas, ustedes no quieren ver un Pastor Omar todo arrugado por una pasa, malhumorado, usted no me quiere ver así, así que aprendamos eso, tu esposo no te quiere ver toda arrugada todo el tiempo, estoy cansada, estoy agitada, estoy ansiosa, y tú tampoco quieres ver a tu esposo ahí todo crouchy, todo aaarrr, ¿dónde está la comida?, estoy cansado, no me hables, no, tenemos que vivir vidas llenas, abundantes.

Si Jesús dijo debemos vivir a la luz de lo que significa eso, una vida abundante, y la vida abundante del Señor se manifiesta en todos esos aspectos. Así que mis hermanos, puntos para esta noche, cuidemos de nuestra familia, hoy tu esposo o tu esposa, si está aquí o no, si lo tienes al lado o no, cuando llegues a tu casa, hablen, cómo puedo cuidar yo de ti, cómo puedes cuidar de mí, cómo podemos vivir una vida balanceada, cómo te puedo dar el respeto que necesitas, cómo te puedo dar el amor que tú necesitas, háblense honestamente, no peleen, háblense, ay pero Pastor Omar ya llevamos treinta, cuarenta años casados, mire, todavía hay cosas para conocer, hay algo ahí encerrado que usted puede conocer.

Y si usted ha vivido una experiencia matrimonial algo difícil mire crea también, que el Señor está ahí para sanar esa experiencia. Dios puede hacer todas las cosas. Aún si usted ha perdido su cónyugue y usted está solo, sola, sin quererlo, mire Dios está con usted para ser su esposo, su esposa, créalo así, créalo así.

Amado Dios yo te doy las gracias por la oportunidad que nos concedes de compartir estas palabras. No es fácil compartir estas palabras, yo sé que son temas delicados, sensibles, pero Padre lo hablamos confiadamente sabiendo de que Tú sabes cómo aplicar esta Palabra a cada corazón. Padre si dije algo que estaba fuera de lugar te pido perdón, sabes que no es mi intención, y aparte de mi imperfección como quiera, te pido que Tú uses Tu Palabra y llegues a cada corazón, llega a cada familia, llega a cada núcleo matrimonial, sea cual sea las experiencias que ese matrimonio está viviendo, sea cual sea la lucha que han vivido, que seas Tú revelando Tus deseos para cada uno de esos matrimonios Señor. Esas personas que están siendo restauradas por pérdidas o por matrimonios algo difíciles, que Tu amor abunde mucho más que nunca.

Esas parejas que están empezando, que seas Tú ayudándolos a despegar a una relación fructífera, vital, saludable Señor, aquéllas parejas que llevan años juntos Señor, en una forma misteriosa yo te pido que Tú los ayudes día tras día a volver a esa luna de miel, esas primeras etapas, para que ese amor pueda seguir siendo renovado día tras día, renovado en Tu amor sobre todas las cosas.

Padre bendice a Tu pueblo, yo te pido que estas palabras puedan alentarnos a seguir adelante y acercarnos a ti, saber cuidar de lo que Tú nos das y saber darte a ti el tiempo que Tú nos pides también. Llévanos con bien hacia nuestros hogares, llévanos con Tu bendición, que Tú nos concedas un descanso profundo, reparador, y que mañana si Tú lo permites mi Dios podamos levantarnos con nuevas fuerzas para enfrentar lo que el día de mañana pueda traer. Gracias te damos por este tiempo Señor y a ti te damos toda la gloria y todo el honor, en el nombre de Jesús, amén y amén. Dios les bendiga mis hermanos, salúdense unos a otros, nos veremos en la próxima, bendiciones.

Comentarios

 
 

Bendiciones a Todos... Iglesia León de Juda. Su hermana en la Fe' les saluda Sofia Camilo. Desde Mexicali B.C. Nte. Mexico. Y a usted Varón Esforzado y Valiente hijo de Dios Omar Soto... Todas las Bendiciones de Dios a su vida, Matrimonio, Familia... En El Nombre de Jesus. Amen, Amen. Grasiasss por su vida y su dispocición al servicio de Dios.... Es de Grande Bendición a mi vida, Gloria a Dios.

 
 

Hola, estuve leyendo el sermon y realmente es donde uno se puede dar cuenta que tomar esa decision de casarse es muy delicada porque es para toda la vida. necesito ser orientada en ese aspecto ya que siendo muy joven me case (18) pero realmente no sentia amor solo me deje llevar por el deseo y no me llevo a nada bueno, aunque dure casada casi 9 años. me case por la iglesia catolica desconociendo muchas cosas de dios ya que solo le enseñaban que era para toda la vida el matrimonio pero no te enseñaban como era ante los ojos del padre santo el matrimonio..... ahora bien hace poco tiempo empece a asistir a una iglesia evangelica donde me senti bien a gusto y empece aprender muchas cosas de la vida cristiana las cuales me causo miedo porque descubri que no era una persona agradable para dios despues de tantas fallas entonces estaba revelde de aceptar el cambio que mi señor hace en la `persona cuando se arrepiente de corazon y reconoce sus pecados ante el padre.... actualmente tengo una relacion amoroso con un joven que viene de una separacion no eran casados solo vivian, pero ha traido contratiempos porque incluso se rumora que fui la causa de ello cosa que no podria afirmar o negar. este joven que era de mundo empezo a aceptar al señor cambio su vida en un 80% gloria a dios, aun estamos juntos, pero ha sido fuerte porque atraviesa problemas economicos, no consigue buen empleo..... hemos sentido el deseo de casarnos pero nace en mi la duda de que si estara bien ante los ojos de dios.... necesito asesoramiento espiritual. por favor ayudame

 
 

Wooooo pastor bendisiones tremendo msj q Dios le ha rebelado la verdad me a servido d mucho para reflecionar en mi matrimonio voy a poner en practica lo de la lista de lo bueno y malo graciad pastor lo bendigo en el nombre d nuestro señor jesus :)

 
 

Hno.Omar, le bendigo en nombre de Jesùs, rogandole al Padre en nombre de Jesùs q le colme de su Santo Espiritu y q le siga guiando en su Ministerio y cada dia de su vida valla por la direcciòn q hasta ahora usted has profetizado, basado en la Sana Doctrina del Evangelio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Dios siempre ha sido bueno.

 
 

Gracias Señor por la vida del Pastor Omar Soto, sigue utilizandolo para que encamine a los matrimonios que se estan destruyendo, a restaurarlos, de la mano de Cristo Jesus.

Que Dios los Bendiga grandemente.

 
 

Dlb este menzaje es de mucho beneficio para mi vida , él divorcio afecto mi vida y guardé mucho coraje y mucha irá pero Gracias a Dios , mi hija fue a la iglesia y habia una ventas de libros y este libro que decía como crecer en él divorcio no lo pensó y me lo compró .e aprendido a manejar y sanar sobre esta situacion .y este menzaje me confirma lo que leí en este libro .Dlb fue en la librería de la iglesia León de Judas y Vanessa se lo recomendó .Gracias Dlb .Zaida

 
 

Dios, derrame muchas bendicio sobre uste,hermano gue preciosa meditacio matrimonia,como me fuera gustado saver todas esta palabra gue uste a cava de enseñar,cuantos errores fuera evitado, en mi matrimonio,pero ya el no esta en esta vida,solo le pido a Dios gue me ayude,con su consejo,atraves de sus siervos,como uste lo a echo,gue Dios lede muchas entedimiento para muchos matrimonio,y lo gue no esta casado para gue se case.como lo manda Dios.gue es una bendicio de Dios para su pueblo.ame...es una medtacio para aguello gue esta en proseso de matrimonio.gue busgue los cosejo gue Dios gue manda atraves de sus ciervos...Dios lo bendiga ame....

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato