Celebra el verdadero amor

A propósito de Devocional de Mujeres
[]

14 de febrero del 2012 - Por Mercedes López-Miranda

Cada 14 de febrero en algunos países, entre los cuales se encuentra Estados Unidos, se celebra el Día de San Valentín, también conocido como el Día del Amor. Se acostumbra que amigos y enamorados, compañeros de clase, y padres e hijos se intercambien tarjetas, y aún chocolates y regalos.

Todos hemos ocupado algún tiempo en filosofar con otros acerca de qué es el amor. Pocas palabras son tan difíciles de definir. Y pocas palabras son tan abusadas. Hay quienes declaran amar cuando en realidad sólo sienten un apego superficial o una infatuación por otra persona. Hay otros que dicen amar a su perro, a su carro, y hasta a su goma de mascar favorita.

Si le pidieras a 10 de tus amigos que definieran la palabra “amor” seguramente escucharías 10 respuestas totalmente diferentes. Algunas definiciones serían superficiales y banales. Otras serían irrealistas y místicas. Y aún otras podrían ser profundas y sustanciosas. La realidad es que cada uno de nosotros tiene su propia definición acerca de en qué consiste el amor.

El concepto del amor ha sido estudiado por teólogos, filósofos, sicólogos y sociólogos. Aunque cada investigador elabora su teoría propia todos concuerdan en que el concepto del amor ha evolucionado a través de la historia. También comparten la percepción de que el amor es influenciado grandemente por el trasfondo cultural y por las experiencias individuales.

Pero, ¿podrá ser cierto que un concepto tan universal, tan íntimamente ligado a todos los aspectos relacionales de la experiencia humana desde el nacimiento hasta la muerte, esté sujeto al ir y venir histórico y cultural? No me parece posible.

Reconozco que las manifestaciones externas del amor pueden variar de acuerdo a la época y la cultura, pero la esencia del amor permanece intacta a través de los siglos. El amor no es una invención humana sino un regalo exquisito de parte de Dios para sus criaturas. Como discípula de Cristo sé que “Dios es amor” (1Juan 4:8). También sé que desde los comienzos de las Escrituras Dios condensó Su Ley en: “Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas (Deuteronomio 6:5); y amarás a tu prójimo como a ti mismo (Levítico 19:18). El amor del que habla la Biblia no es el amor fácil y condicional del que canta el mundo.

¿Cómo defines tú el amor: de acuerdo a los conceptos pasajeros del mundo o a los conceptos eternos expresados por Dios? Si vives conforme a un concepto superficial del amor vas a amar así mismo, superficialmente. Si te determinas a abrazar y a vivir día tras día según el concepto del amor que Dios establece en Su Palabra, vas a ser retado a amar a nuevos niveles de altura y madurez. No te conformes con la versión barata. Busca proactivamente amar a la medida del estándar de Cristo.

En la Biblia hay un gran número de pasajes que tratan el tema del amor desde la perspectiva de Aquél que nos “ama con amor eterno” (Jeremías 31:3). Uno de éstos se encuentra en 1era Corintios 13: 4-7. Te reto a leerlo lentamente y a usarlo para examinar tu propia manera de amar.

El amor es sufrido, es benigno;

El amor no tiene envidia,

El amor no es jactancioso, no se envanece;

No hace nada indebido, no busca lo suyo,

No se irrita, no guarda rencor;

No se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree,

Todo lo espera, todo lo soporta.

El amor nunca deja de ser.

Al evaluar la calidad de mi manera de amar a la luz de este pasaje tengo que reconocer que me falta mucho camino por andar. Pero esa realidad no me descorazona. Por el contrario, me anima a recibir con mayor agradecimiento el perfecto amor que el Padre derrama sobre esta hija imperfecta. Y también me reta a expresar verdadero amor a todos los que me acompañan en esta jornada que llamamos vida. ¿Qué te parece si tú también invitas a Dios a que sea El quien defina e informe tu manera de amar?

Oración

Gracias mi Dios por tu tierno e inmerecido amor. Que pueda yo amarte como tú lo mereces. Que pueda yo honrarte al manifestarle naturalmente a mi prójimo tu amor sobrenatural.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato