Sermón 6 de noviembre 2011: Gente comprometida radicalmente con el Reino de Dios

A propósito de Sermones
[Roberto Miranda]
  • Presenter: Roberto Miranda
  • Fecha: November 6, 2011
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Vamos a la palabra del Señor en Mateo Capítulo 12. Recuerden lo que estamos diciendo y es que no queremos solamente hablar acerca del santuario. Ya pronto vamos a terminar esta serie de sermones. A mí me interesa sobre todo que ustedes se lleven principios que los bendigan a ustedes en su vida diaria, en su vida cotidiana, en su caminar con el Señor, en su membrecía y ciudadanía en el Reino de Dios. y esto es lo que quiero hacer en esta tarde, dejar en ustedes una palabra que les enriquezca, no solamente con respecto al santuario, porque un día el santuario estará hecho y entonces, como yo digo, tendremos que seguir adelante con la vida de Congregación y vida de pueblo de Dios. así que quiero dejarlos un versículo solamente en Mateo Capítulo 12 sobre el cual voy a fundamentar mi meditación. Mateo 12:30. Escuche lo que dice el Señor Jesucristo acerca de sí mismo, su persona, dice:

“…El que no es conmigo, contra mí es y el que conmigo no recoge, desparrama…”

Guau! Eso es muy profundo, hermanos, déjeme repetirlo de nuevo, dice el Señor Jesucristo:

“…El que no es conmigo, contra mí es y el que conmigo no recoge, desparrama…”

Y esa es la esencia de lo que queremos dejar en su corazón en esta tarde. Si me pueden poner por favor la presentación de powerpoint. Yo quiero hablarles acerca de ser gente comprometida radicalmente con el Reino de Dios. Una de los principios que nosotros siempre enfatizamos como iglesia, y está en nuestra declaración de visión, es que queremos desarrollar hombres y mujeres, discípulos comprometidos radicalmente. Eso quiere decir militantemente, profundamente, apasionada y totalmente con el Reino de Dios.

Nosotros queremos levantar un pueblo que ame al Señor desesperadamente, una nación espiritual de gente militante en el espíritu, gente se haya metido de cabeza en las aguas del espíritu, gente que no solamente se pongan un sombrero religioso los domingos para venir a la iglesia, sino que 7 días a la semanas, 24 horas al día vivan en todo lo posible la vida cristiana y que amen el Reino de Dios por sobre todas las cosas y que sean ciudadanos comprometidos radicalmente con el Reino de Jesucristo.

Ahora bien, hay un par de cosas que es importante que nosotros declaremos delante del Señor. Originalmente hace unos meses atrás, estaba leyendo un libro de Jonathan Edwards, un gran teólogo del siglo XXVIII aquí en Nueva Inglaterra. Dios hizo grandes cosas a través del ministerio de Jonathan Edwards, y aquí hubo un gran avivamiento en los años 1770 y pico 60 y pico, donde una transformación grande en toda esta área de Nueva Inglaterra, un avivamiento como no ha visto en mucho, mucho tiempo en esta nación ni aún en el mundo.

Y sin embargo en el corazón de Jonathan Edwards había un dolor porque no todo el mundo discernió ese mover de Dios y había muchos iglesias y muchos pastores conservadores que se opusieron al avivamiento porque supuestamente no era ordenado y que había manifestaciones raras y la gente se caía, y había gritos y gemidos de parte de gente que era tocada muy poderosamente por el Señor. Eso fue mucho antes del avivamiento pentecostal en el siglo XX aquí en Estados Unidos, que luego se esparció por todo el mundo. Y Jonathan Edwards escribió un tratado donde él defendía ese avivamiento y cuando yo leía ese famoso tratado, leí una cosa que me impactó y que me recordó acerca del trabajo que nosotros estamos haciendo en nuestro santuario y la obra que Dios está haciendo en esta iglesia y en esta comunidad.

Y Jonathan Edwards dice, “hay muchos ejemplos en la palabra de Dios los cuales muestran que cuando Dios se manifiesta en forma sobresaliente en alguna obra a favor de su iglesia, y contra sus enemigos, es sumamente peligroso y altamente ofensivo a Dios ser lento y retrasado en reconocer y honrar a Dios en esa obra.”

En otras palabras, cuando Dios se está moviendo en tu comunidad, o en el mundo, o en algún sector del mundo, es importante que nosotros no critiquemos, no nos quedemos atrás de lo que Dios está haciendo, porque dice que es sumamente peligroso cuando se habla mal, cuando se critica, cuando no se entiende lo que Dios está haciendo en medio de tu realidad.

La única postura que nosotros podemos verdaderamente tener con respecto a los movimientos de Dios en el mundo, es una postura de compromiso total, de entrega total, de apasionada entrega a todo lo que el Señor quiere hacer. Por eso es que yo decía este versículo donde el Señor dice, “el que no es conmigo, contra mí es.” En otras palabras, cuando Dios se está moviendo hay dos solamente dos opciones. Como cuando estaba el Mesías en medio de Israel, el que no se unía con Jesús estaba en contra de él, había fariseos… si usted lee todo ese pasaje de Mateo Capítulo 12, usted verá que Jesús estaba siendo criticado, atacado, había gente que lo estaba mirando con ojos indecisos, será no será? Había gente que estaba buscándolos por razones de la comida que él multiplicaba los panes y los peces, las sanidades que él hacía, pero no lo veían a él como ese Mesías enviado por Dios. no estaban comprometidos radicalmente con él.

Y entonces el Señor por eso dijo esto. Miren, si usted no está conmigo, ciento por ciento, usted está contra mí. Si usted no participa en mi obra de bendecir al mundo, si no es parte del que reparte dones, bendiciones, ministerios, mensajes, buenas obras en la tierra en mi nombre, ¿Saben qué? Usted está desperdiciando.

En otras palabras, pueblo, lo que Dios nos dice, mire esto es importante, porque de nuevo no se refiere solamente al santuario, esto se refiere a tu vida, que si tu no estás activamente involucrado en la obra de Cristo en la tierra, tu estás desperdiciando. No es que simplemente, bueno, yo no estoy haciendo nada. No, no hacer nada cuando Dios se está moviendo es desperdiciar. Y usted sabe lo que le pasa al que desperdicia los recursos del Reino de Dios, recibe el ataque, recibe la condenación del Señor.

Entonces, es importante que nosotros nos unamos cuando Dios se está moviendo en alguna manera. Ahora mismo Dios se está moviendo en una manera poderosa en nuestra iglesia. Ese santuario es un mover de Dios. Fíjense algo, yo conversaba con un judío ortodoxo, un hombre muy conocido en la comunidad judía en todo Norteamérica, estuve sentado con él en mí oficina hace 3 días, 4 días, y este hombre es una eminencia en el mundo judío en Estados Unidos. Y Dios me dio la oportunidad de conversar con él en una manera preciosa acerca del Evangelio. Hay cosas que hubo en nuestra conversación que fueron verdaderamente asombrosas en términos de la oportunidad de hablarle a alguien muy judío y muy involucrado nacionalmente con el pueblo judío acerca de Cristo. Y él mismo está muy consciente de que lo que Dios está haciendo en el pueblo cristiano en el mundo, es la única esperanza que tiene Israel ahora mismo que está siendo tan atacado en toda Europa, en todo el mundo y aislado completamente.

Pero cuando yo tuve la oportunidad de conversar con él y de mostrarle el edificio este y el otro edificio allá al lado, él dijo algo que me impactó. Dice, ¿Saben qué? Guau, verdaderamente el cristianismo no está en peligro en esta iglesia porque él decía, guau, lo que está pasando en el mundo, el cristianismo cada día está como achicándose, en esta nación misma los valores del Evangelio se están empequeñeciendo pero al él ver lo que Dios está haciendo en esta Congregación y nosotros comunicarle muchas de las cosas que Dios está tratando con nosotros, él dijo, el cristianismo aquí no hay peligro de que desaparezca. Y lo dijo con admiración y con respeto. Por qué? Porque Dios se está moviendo y Dios está impactando en muchas maneras.

Entonces cuando uno discierne el mover de Dios en un ambiente y cuando Dios está avanzando su obra, lo que Cristo está diciendo es que lo único que nosotros podemos hacer es unirnos, no atacar, no criticar, no quedarnos indiferente, no quedarnos rezagados atrás. No, tenemos que unirnos activamente para que Dios pueda hacer lo que él quiere hacer en medio de nosotros.

Entonces, eso es lo primero que yo quiero dejar en tu vida. Cuando Dios se mueve únete en una manera radical. La postura legítima ante Dios es una de adherencia apasionada y radical, una total entrega de todo lo que tenemos y somos, una total disposición a lo que Dios quiera hacer en la vida nuestra y cómo Dios quiera usarnos.

Yo les he dicho antes, hermanos, si yo estoy aquí sirviendo al Señor como pastor de esta Congregación, si muchos de nosotros estamos ahora mismo sirviendo a Jesús como pastores de esta iglesia, como líderes es porque hemos creído eso, porque Dios tiene el derecho de tomar nuestro sueños profesionales, nuestras ambiciones personales, y cuando Dios dice, te necesito, lo único que uno puede decir es amén, Señor, qué quieres que haga? Heme aquí, envíame a mí. Es la única razón. Dios tiene derecho de tomar todo lo que él quiera de ti. y cuando Dios se está moviendo todo es de él, todo lo que tu tienes, tu cuenta de banco, tus talentos, tu preparación académica, tu profesión, tu vida en general, todo pertenece al Señor y tu tienes que ponérselo al Señor a los pies y decirle, Señor, úsalo como a ti te de la gana. Esa es la postura de un hijo, una hija de Dios.

Entonces, vemos aquí este pasaje en Segunda de Crónicas 16:9 donde Dios dice, “… porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra…”

Por qué recorren los ojos del Señor, figurativamente toda la tierra? Para mostrar su poder a favor de los que tienen un corazón perfecto para con él.

Diga conmigo, corazón perfecto. Qué usted cree que quiere decir un corazón perfecto? Quiere decir un corazón radicalmente comprometido con el Reino de Dios, un corazón que no hay división, no hay ambigüedad, no hay ambivalencia, está fundido totalmente al corazón de Dios. y ¿Saben qué? Lo que la Biblia me dice a mí es que Dios continuamente está buscando entre la humanidad gente cuya alma, emociones, voluntad, sentimientos, vida estén totalmente comprometidos con él. Para qué? Para mostrar su poder a favor de ellos.

Tu quieres ser bendecido en tu vida? Tu quieres que tu familia crezca y prospere? Tu quieres que tus finanzas estén bien? tu quieres que tu sueño sea feliz? Tu quieres que tus hijos adopten y abracen los valores del Reino de Dios. Purifica tu corazón, define tu postura para con Dios. Entrega la totalidad de tu ser al Señor y yo te garantizo que Dios mostrará su favor para contigo.

Entonces, eso es lo que queremos. Por eso que cuando nosotros estamos trabajando en esto, usted no debe ver eso como una carga, usted no debe ver eso como una lata, ya que nos dejen tranquilos. No. esto es parte del beneficio. Y Dios te pedirá muchas veces a través de tu vida, únete a mi obra y déjame usarte.

Entonces, hay que discernir los tiempos y si una obra es de Dios, hay que apoyarla incondicionalmente. Cuando tu ves a Dios moviéndose, mira, levántate y métete de una vez en función. Recuerdan ustedes cuando David fue instalado después de huir de Absalón? David tuvo que estar un tiempo fuera de Jerusalén huyendo de su propio hijo que lo había querido suplantar.

Y cuando David regresó de su exilio dice la Biblia, que un grupo de gente de Israel, fueron a recibirlo para acompañarlo en su entrada triunfal de nuevo a Jerusalén. Y esa gente que discernió que este rey era un hombre escogido por Dios y que había que traerlo con honra de nuevo a Israel, fue grandemente bendecida por Dios. Están, de hecho, sus nombres registrados en el libro de la Biblia, sus familias están registradas allí. Por qué? Porque discernieron el mover de Dios en la vida de David y se unieron a él para traerlo con honra de nuevo a Israel.

Entre esos grupos y esas familias y esos líderes que fueron a buscar a David, había un grupo muy interesante que se llamaban los hijos de Isacar. Dice que de los hijos de Isacar, 200 principales, hombres verdaderamente importantes, dice que eran entendidos en los tiempos. Qué quiere decir eso? Era gente que podía discernir el mover de Dios en un tiempo específico, era gente que podía ver las señales en la historia, en la cultura de Israel, y sabían cómo Dios se estaba moviendo y como esta gente puede discernir eso se unieron a David, porque sabían que algo grande estaba pasando.

Hermanos, yo creo que Dios está haciendo algo grande en este tiempo, en esta iglesia, en esta nación. Los mejores tiempos están por delante de esta nación, una gran cosecha de almas. Tenemos que discernir los tiempos y preparar las vasijas para la unción de Dios que va a caer y nuestros edificios, nuestros programas, la preparación de nuestros líderes, nuestro programa de discipulado, de evangelismo, todas estas cosas, nuestro programa de internet, son vasijas que le estamos proveyendo al Señor para cuando venga su visitación. Estamos discerniendo los tiempos.

Dice que estos hombres sabían lo que Israel debía hacer y el dicho de ellos, es decir, el consejo de ellos, las palabras de ellos, las observaciones de ellos eran seguidas por todos sus hermanos.

Nosotros queremos ser una Congregación que discierna lo que Dios está haciendo. No queremos simplemente vivir aquí viniendo los domingos, predicando, haciendo negocios de la iglesia y entonces nos vamos a nuestras casas como si nada estuviera pasando. Nosotros somos un pueblo profético. Dios se está moviendo a través de nosotros. Dios quiere hacer grandes cosas y por eso estamos discerniendo y nos estamos uniendo a la obra del Señor.

Recuerdan ustedes las parteras de Egipto que dice que cuando Moisés nació, el faraón quería matar a todos los hijos varones que nacieran de Israel que estaban en Egipto. Por qué? Porque no quería que el pueblo de Dios prosperara. Y hubo un grupo de mujeres que eran parteras, eran las que ayudaban a las mujeres hebreas a dar a luz. Estas mujeres eran egipcias, las parteras, pero cuando faraón mandó a matar y abortar a esos niños hebreos, ellas dijeron, no, no podemos. Este es el pueblo que Dios ha escogido. No vamos a participar en esa masacre.

Ellas ayudaron a las mujeres hebreas y le decían a faraón, hey, estas mujeres son tan saludables que cuando venimos a intervenir ya han dado a luz. Las hermanas dicen, oh gloria a Dios. Me gustaría que así fuera en mi caso. Estas mujeres defendieron al pueblo de Dios, discernieron la presencia de Dios en el pueblo hebreo y ¿Saben qué? Dice la Biblia que esas mujeres fueron grandemente bendecidas por Dios. Dios las bendijo porque discernieron la voluntad de Dios y se unieron a ella aún a riesgo de sus vidas.

Otro caso donde una persona discierne el mover de Dios y entonces se une a él, Raab la ramera. Cuántos saben quién es Raab? Recuerdan? Era una mujer de mala reputación, inclusive. No sé si era una madama de un prostíbulo o ella misma participaba en el negocio de la prostitución. El caso es que no era una mujer de buena reputación.

Sin embargo, esta mujer tenía discernimiento y cuando vinieron los espías hebreos a entrar a Canaán como la punta de lanza para la invasión que iba a venir más tarde de parte del pueblo de Israel, parece que fueron descubiertos y los estaban persiguiendo. Y Raab entendiendo que estos hombres representaban una nación bendecida por Dios y que ya Dios se había apartado de las naciones impías de Canaán y les había entregado la tierra a los judíos, no fue lenta ni perezosa, escondió a estos espías, los protegió. Y como consecuencia de su acto protector del pueblo de Dios, Dios la bendijo a ella, salvó a su familia, le protegió la vida a todos sus familiares. Y cuando vinieron los judíos a destruir la tierra, la familia de ella fue preservada. No solamente eso, sino que Raab vino a ser un antepasado de Jesús mismo.

Sabe que Raab era un antepasado lejano de Cristo. Esta mujer pecadora Dios la usó para ser un antepasado, ancestro del propio Mesías. Por qué? Porque tuvo discernimiento. De paso, mire una cosita qué interesante. A mí me siempre me ha cautivado esto y es que en muchos casos en la Biblia, perdóneme los hermanos, las mujeres a veces han sido más discernidoras que los mismos hombres, cuando Dios se mueve misteriosamente.

Esa es una ñapa que ustedes se llevan, hermanas, porque los de las 9 no tuvimos tiempo para decirles esto. Miren, por ejemplo, Raab misma, las parteras, las mujeres siempre estuvieron bien cerca del ministerio de Jesús. Cuando los fariseos lo estaban persiguiendo, cuando los discípulos lo dejaron en la cruz, quiénes estaban allí presentes? Las mujeres. Quiénes financiaron el ministerio de Jesús? Mujeres piadosas y ricas. Hay muchos caso así, es interesante. Mire el caso de la esposa de Pilatos, cuando Pilatos estaba indeciso acerca de Jesús la esposa tuvo un sueño y le dijo, mira, no mezcles tu sangre con la sangre de este hombre, es un inocente. No seas encontrado peleando contra él. Si Pilatos hubiera sido sabio, óigame, si nos hubiéramos llevado de nuestras esposas, cuántos dolores de cabeza evitaría la humanidad?

El único caso donde ustedes no hicieron un buen trabajo fue con Sara, porque Sara le dio mal consejo a Abraham y mire le problema que tenemos en el Medio Oriente como resultado. Así que, varones, no se ofendan demasiado con lo que estoy diciendo. Dice que con Eva tampoco nos fue muy bien, es cierto. Esa sí que metió la pata grandemente. Así a cada uno le toca su poquito, olvídese, eso es así siempre.

Pero es interesante. Que bueno es, hermanos, cuando discernimos el mover secreto de Dios y nos ponemos a tono con él y lo apoyamos y lo respaldamos. Es la bendición más grande.

Entonces, vemos siempre, Raab ayuda a los propósitos de Dios y es bendecida. Las parteras ayudan el propósito de Dios y también son bendecidas. En la Biblia, hermanos, vemos continuamente cuando Dios está en movimiento y uno reacciona…

Bueno, déjeme resumir pasado antes de entrar en este punto. En otras palabras, cuando nosotros discernimos que algo está pasando en el mundo, y lo determinamos que es un mover de Dios, y nos unimos a él, y lo apoyamos, y lo bendecimos, entonces dice la Biblia que seremos bendecidos y prosperados.

Yo les digo, hermanos, miren, en este proyecto y yo les digo delante del Señor, no estoy manipulándolos a ustedes. Si usted se une a esto y hace su parte, yo no estoy hablando de que usted venda su hijo en el mercado para darle el dinero, o que coja su anillo de matrimonio y vaya a una joyería… No, no estoy hablando de eso. Estoy hablando simplemente de que cada uno de nosotros haga su parte y que le de al Señor sacrificialmente, que discierna en esto que estamos haciendo un mover de Dios y que usted diga, sabe que, yo no me voy quedar rezagado, no me voy a esconder en la fila donde estoy sentado. No voy a decir, bueno, que se encarguen otros porque esto no es asunto mío. Yo no me metí en esto, el pastor fue el que se metió en ese lío, así que salga como pueda. No. usted simplemente va a hacer su parte y si todos llevamos en una manera pareja nuestra parte, hermanos, nadie tiene que sufrir, nadie tiene que pasar un mal rato porque estamos discerniendo el mover de Dios y cada uno de nosotros se está uniendo a él.

Entonces, cuando nos unimos hay bendición. Ahora, también lo otro es verdadero. Cuando Dios está en movimiento y una persona reacciona con crítica, incredulidad, desprecio, indiferencia, mire, casi siempre por no decir siempre, hay castigo y hay pérdida en la vida de esa persona.

Recuerdan ustedes el príncipe incrédulo en el caso cuando Eliseo estaba en la ciudad de Samaria, creo que fue, y alguien corríjame si no fue en Samaria, fue quizás en Jerusalén, creo que fue en Samaria. Había un hambre tremenda. No crea que su pastor no estudia la Biblia, yo estudio, pero en este caso se me fundió un fusible. Yo creo que fue en Samaria.

El pueblo de Dios de estaba siendo invadido, hambre por todas partes, meses el pueblo cercado, una mujer se había comido su propio bebé de tanta hambre que había, y parecía que todo estaba cerrado. Había hambre terrible en Samaria. Y de momento el poder de Dios se movió en el profeta Eliseo y Eliseo declaró y dijo, mañana mismo va a haber comida. A estas horas mañana valdrá una libra de harina 25 centavos y dos libras de chuletas de cerdo van a valer, ─ bueno si eran hebreos no comían cerdo, pero digamos de carne de res─, van a valer 75 centavos. Dice que un príncipe sobre cuyo brazo el rey se apoyaba, un hombre de mucha confianza del rey dijo, hmm, sarcásticamente, si Dios hiciese ahora ventanas en el cielo sería esto posible? Incredulidad. Desprecio, crítica, resistencia a la palabra de Dios. y qué le dijo el profeta Eliseo? Mira, sabes qué? Mañana tu lo vas a ver con tus propios ojos, pero no vas a comer de ello.

Sabe lo que le pasó a este hombre incrédulo? Que cuando Dios hizo un milagro terrible matando a todo ese gran ejército sirio que estaba cercando al pueblo de Dios, ese ejército salió corriendo, dejaron todas sus provisiones, todos sus tesoros, toda la comida y ciertamente lo que Eliseo había profetizado se cumplió en una manera tan sencilla, y el pueblo cuando supo eso se mandó corriendo para afuera y atropellaron al pobre hombre este que vio el milagro pero no participó de él, como dijo el profeta Eliseo.

Cuando Dios se está moviendo no hay opción excepto unirse a él porque el que no recoge con él desparrama, el que no trabaja a favor de él está en contra de él. Y así es que Dios obra en nuestras propias vidas también.

así que, recordemos otro ejemplo: Mical, la esposa de David. Recuerdan cuando Dios había hecho una gran obra y estaba entrando el arca de nuevo a Jerusalén? El arca era símbolo de la presencia de Dios. Cuando esa arca estaba entrando de nuevo después de un tiempo de exilio a Jerusalén, David fue tomado por un espíritu de alabanza y adoración. Y David se despojó y en paños menores comenzó a danzar en medio de todo el pueblo de Dios porque David amaba apasionadamente el Reino de Dios.

Pero Mical, era una mujeres religiosa e indiferente y despreciaba las manifestaciones del pueblo de Dios. y cuando David llegó a su casa de lo más contento y feliz porque había podido adorar al Señor de esa manera, Mical lo estaba esperando allí con un rostro un poco desagradable, y le dijo, óyeme, que bien se ha comportado el rey, avergonzándose como un obrero más en la nación de Israel. En otras palabras, Mical no había discernido ese momento sagrado en que David estaba ofreciéndole al Señor su realeza, su dignidad, todo y lo despreció.

Dice la Biblia que Mical después de ese momento, nunca tuvo hijos. Fue estéril toda su vida. Que terrible. Se quedó estéril, sabe por qué? Porque cuando uno desprecia el mover de Dios, hay esterilidad que viene.

Es lo que pasó aquí en Nueva Inglaterra, mire lo que pasó? Cuando esos pastores e iglesias que despreciaron el mover de Dios en el siglo XXVIII, sabe lo que pasó aquí en Nueva Inglaterra? Muchas de esas Congregaciones se fueron del unitarianismo, que es una doctrina falsa, una herejía terrible. Y todavía Nueva Inglaterra está sufriendo las consecuencias de ese rechazo del mover de Dios hace tres siglos prácticamente. Porque cuando se desprecia al Señor el espíritu de Dios te abandona. Las bendiciones de Dios te abandonan, cuando tu no te unes a lo que…

Jonathan Edwards quería decir, lo que Cristo está diciendo es lo mismo. Cuando nosotros no somos lo suficientemente apasionados cuando Dios se mueve, Dios considera eso un desprecio de su nombre y entonces viene un sentido de pérdida y de rechazo de parte de Dios.

Así que, Mical despreció y por lo tanto quedó completamente estéril. No tengo tiempo para leerlo pero usted lo puede buscar en Segunda de Samuel, Capítulo 6, versículo 20 al 23.

Entonces, cuando Dios se está moviendo no hay neutralidad posible. No se puede ser neutral, hermanos. Y es así en la vida, usted o está con Dios o está con el diablo. Sencillamente, eso es así. O usted recibe a Cristo como Señor y salvador, o usted está bajo el dominio de Satanás. No hay alternativa. Y lo mismo pasa cuando usted entra al Reino de Dios, o usted coopera, trabaja, se une a lo que Dios está haciendo, o usted está desperdiciando, y tiene la recompensa del siervo inútil e infiel que despreció el don de Dios y lo metió bajo un almud y lo escondió y no hizo nada con él, y entonces se acarreó la mala voluntad de Dios.

O te unes activamente con el poder de Dios y su obra, o te encuentras en oposición con él o repartes o desparramas. Ahora, aclaro esto, hermanos, yo no estoy aquí usando esto para atemorizar a nadie. Déjeme decirle, yo recibí esa palabra cuando estaba leyendo esta obra, independientemente de todo esto, me encontraba en un avión. Creo que era yendo para Chicago o algo así, y estaba leyendo esta obra de Jonathan Edwards a quien yo admiro muchísimo, y me impactó tanto ese apologética que él hacía acerca del mover de Dios aquí en Nueva Inglaterra y todo el tiempo que él dedicó a apuntalar ese hecho que yo dije, guau, y se me prendió la bombilla. Yo tengo que compartir este mensaje con la Congregación, de que cuando tu entras al Reino de Dios es para un compromiso radical, es para servir al Señor en todas las cosas.

Y esto que está pasando aquí es solamente una extensión de esto. Como yo decía esta mañana, un día ese templo será construido y ya no será un issue en nuestra Congregación, pero el principio espiritual este de compromiso radical o desperdicio valdrá para el resto de tu vida. Y la gente que Dios bendice es aquella que está comprometida radicalmente con el Reino de Dios.

Yo quiero que esta iglesia sea como los judíos, bendecidos dondequiera que van. Yo quiero ver a este pueblo prosperado, hermanos, yo quiero ver gente enriquecida, quiero ver gente iluminada intelectualmente, quiero ver jóvenes llenos del Espíritu Santo sacando sus profesiones adelante. Quiero ver una iglesia bien administrada, quiero una comunidad que sea la envidia para gloria de Dios de la comunidad allá afuera. y eso solo se dará cuando nuestros corazones estén completamente unidos a los propósitos de Dios, cuando cada familia, cada individuo sea una persona totalmente comprometida con lo que Dios está haciendo en la comunidad.

Lo último, a veces Dios estará obrando en el mundo y estará deseando encontrar a alguien que se una y que sea un colaborador de lo que él está haciendo. En otras palabras, hay veces que cuando Dios necesita hacer algo en el mundo va a buscar a alguien y van a necesitar a alguien que no solamente respalde, sino que sea protagonista, que sea instrumento, que sea el hombre, la mujer que Dios use para llevar a cabo su milagro. Y se requerirá una persona que le diga al Señor, Señor, presente, te doy mis recursos.

Se me ocurre ahora mismo, no lo tengo aquí en las notas, la virgen María, cuando Dios quería hacer un movimiento poderoso en la historia de la humanidad, y traer la encarnación de su Hijo al mundo, yo me imagino que él se preguntó por un instante, imaginémoslo así, Dios no se pregunta nada porque él lo sabe todo, pero él se preguntó, dónde habrá una mujer que me preste su matriz y que sea digna de ser la portadora del cuerpo misterioso y mágico de ese Dios hombre que yo voy a crearme? Y el Señor encontró una virgen, la virgen María y envió a su ángel y el dijo a María, ‘María, tu has sigo escogida para esto’. No había esta mujer que llenara, me imagino, las prescripciones de Dios. y María tuvo que contar el precio.

Imagínense esa doncella de momento que iba a quedar encinta sin haber conocido todavía un hombre, ni haberse casado con su prometido y lo que la gente iba a decir de ella e iba a pensar de ella. Porque nosotros hemos espiritualizado mucho el drama de María. Usted tiene que entender que esta doncella iba a ser el objeto de mucha crítica de parte de su comunidad, que no iba a entender que era Dios quien había hecho esto posible y que estaba levantándose a su Mesías.

Y qué dijo María? He aquí la sierva del Señor, hágase conmigo como tu quieras. Porque cuando Dios quiere hacer algo poderoso en el mundo y en la historia, necesita un hombre, necesita una mujer, necesita una iglesia, necesita una nación y es importante que Dios encuentre en nosotros ese pueblo que le diga, Señor, queremos que lo que tu estás haciendo aquí ahora mismo, de bendecir familias, que tu lo multipliques y que un día yo veo la comunidad latina viniendo a los pies del Señor en grandes cantidades, y Dios usándonos para su gloria, para hacer esto. Pero dónde lo vamos a poner? Necesitamos un lugar mayor.

Ahora mismo el ministerio en inglés también está creciendo y yo sé que un día Dios va a levantar una iglesia poderosísima anglo parlante aquí en la comunidad donde se necesita tanto, llena del Espíritu Santo, una iglesia transformadora y este es el lugar, ese santuario que ahora nosotros usamos, ellos lo van a ocupar y lo van a llenar también para gloria de Dios, y se va a levantar una iglesia en inglés poderosa y van a necesitar un espacio también. ya casi no caben en el otro lugar y este va a ser el espacio que ellos van a heredar cuando nosotros vayamos ahí a ese otro lugar.

Así que, Dios está diciendo, yo quiero levantarme una comunidad muy poderosa, muy influyente y yo quiero que ustedes me preparen las vasijas sobre las cuales va a caer mi aceite. Dios siempre necesita vasijas, Dios necesita viudas que le den de comida a su profetas, Dios necesita viudas que tengan la fe para comprar muchas vasijas vacías o tomarlas prestadas para que su aceite pueda caber, y que sean bendecidas también y bendigan a sus profetas. Las dos cosas son necesarias.

Y eso es lo que nosotros estamos haciendo. Pero se necesita un hombre, una mujer, una iglesia, que diga, Señor, nuestros recursos los ponemos a tu disposición. María puso su matriz a disposición del Espíritu Santo. Tu tienes una matriz espiritual que tu puedes poner a disposición del Espíritu Santo en este tiempo en que Dios se está moviendo también.

Tu puedes ser el, la protagonista de lo que Dios quiere hacer. Se requiere gente como David que cuando vio el problema de Goliat maldiciendo al pueblo de Dios, atrayendo vergüenza hacia el rey divino, dijo sabes qué? Dios me está llamando a descabezar ese gigante y dijo, presente y tomó, asumió el mando y enfrentó a Goliat. Por qué? Porque él dijo Dios necesita alguien, aquí yo estoy, Señor, úsame a mí.

Pedro puso su barca a disposición de Jesucristo. Recuerdan cuando el Señor rodeado poderosamente de una multitud estaba la multitud agolpándose contra él. El vio la barca de Pedro, recuerdan? Y Pedro estaba allí en una recesión tremenda, como la de hoy, de 2011. Había estado toda la noche tratando de pescar y los peces estaban en huelga. El mar estaba en recesión, había una depresión marítima increíble en ese tiempo.

Y Pedro estaba allí lavando sus redes una noche infructuosa, no había pescado nada y la barca estaba sin usar. El Señor tiene una necesidad, quiere predicarle a esa multitud tan grande, retirarse un poquito y le pide a Pedro, déjeme usar tu barca. Pedro le concede la barca al Señor. El Señor se monta en ella, se retira un poquito de la orilla, predica la palabra, da de comer a la multitud. Y entonces dice, Pedro, ahora ven, móntate en tu barca y vamos mar adentro. Y ese día Pedro sacó una pesca milagrosa que tuvo que pedirle a otros que vinieran a ayudarlo. Por qué? Porque ofreció lo que él tenía para resolver la situación apremiante que el Señor estaba confrontando y él también fue bendecido.

No solamente cogió una multitud de peces, sino que Dios ahí le dio su ministerio a través de Jesús, y le dijo, desde hoy tu vas a ser pescador de hombres. Y todavía 2000 años y pico después estamos recordando a Pedro como un gran Apóstol, porque le cedió esa pequeña barca al Señor.

Imagínese que hubiera pasado si Pedro hubiera dicho, Señor, ¿Sabe qué? Ya yo cerré la tienda. Esa barca ya no está en uso por hoy. Que terrible. Pero porque puso su barca a disposición del Señor que necesitaba en ese momento esa barca, Dios lo bendijo grandemente. Dios siempre está diciendo, quiero a alguien que se pare en la brecha. Y desgraciadamente muchas veces no lo haya. Eso está ahí en Ezequiel 22. Dios quería un predicador, un profeta, alguien que le predicara a Israel y ayudar a Israel a tornarse de sus malos caminos, y no lo encontró y tuvo que destruir al pueblo y ponerlo en el exilio.

Que triste cuando Dios busca gente, busca una Congregación, porque Dios quiere hacer lo que a él le da la gana, él no necesita nuestra ayuda, pero Dios nunca hace nada excepto a través de nosotros. Dios te va a usar a ti, te va a necesitar entre comillas a ti, para que tu lleves a cabo su obra, porque a Dios le gusta trabajar con su pueblo y que nunca se diga de nosotros que Dios nos buscó y no nos encontró disponibles.

Finalmente, y pido a los músicos que por favor pasen por acá y se preparen. Hermanos, cuando entramos al Reino de Dios es para hacer un compromiso radical. Dios aborrece al tibieza espiritual, la gente meramente adecuada. Dios aborrece la mentalidad cómoda e indiferente. Recuerden lo que dijo a la odisea en las cartas que les escribió a las iglesias, dijo, por cuanto no eres ni frío, ni caliente te vomitaré de mi boca. Por qué? Porque el que no recoge con el Señor desparrama. El que no está con él está contra él.

Es importante unirse porque las posiciones intermedias no agradan al Señor. La mera religiosidad desagrada profundamente a Dios porque representa una subestima de su grandeza y de su gloria incomparables.

Sabe, la grande de Dios es tan grande, el poder de Dios es tan grande, la gloria de Dios es tan grande que la única reacción legítima ante su señorío, su gran poder y su gloria es total entrega, adherencia e inclinación ante él. Cualquier cosa menos que algo que esté a la altura de su realeza es un insulto. Y que bueno es que nosotros ahora estamos dentro del Reino de Dios, hemos tomado partido con Dios y Dios nos dice, no seas cristiano mediocre, no seas un cristiano cómodo, no seas un cristiano religioso, yo te quiero ferviente en calor espiritual, totalmente entregado a mis propósitos.

Pongámonos de pie, hermanos. Pueblo de Dios, Congregación León de Judá, hermanos que estamos comprometidos con el Reino de Dios, vamos a tener un momentito más en un segundo y esto va a ser breve, pero también solemne. Hemos hecho tantas cosas, esto ha sido un festín, hermanos, esta tarde y yo les suplico que no subestime la importancia de esto que vamos a hacer en un segundo de tomar de la santa cena. Necesitamos esos símbolos para ser fortalecidos también.

Pero antes de eso, yo quiero que tu mires lo que está aquí en frente y que eso se quede ahí un momento inclusive, mientras celebramos la santa cena. Yo te pido, hombre, mujer de Dios, discierne el tiempo de Dios, en este momento de la historia de Boston y de tu Congregación. El domingo que viene cuando llamemos al pueblo de Dios a reconsagrarse a sus compromisos financieros, cuando otros los llamemos a comprometerse por primera vez a ser parte de este milagro y traigan su ofrenda, yo le pido esta semana órele al Señor para que afirme su corazón, si usted ya se comprometió y todavía no ha cumplido totalmente, comprométase. Si usted quiere, nos encantaría ver promesas cumplidas prematuramente, porque nos ayudan a tener un fondo positivo para poder en avance pagar los gastos de esta construcción.

Si usted cumplió ya con su promesa y Dios le mueve en su corazón, como David, a darle una ofrenda aún más generosa a Dios y decir, sabe qué? Yo me voy a unir a mi iglesia de nuevo y voy a dar aunque sea mil, dos mil dólares más, lo que Dios ponga en su espíritu, 500 dólares, 1000 dólares, lo que sea, diez mil, un millón, por qué decir solamente cifras pequeñas, lo que sea que Dios ponga en su corazón. Usted quizás quiere renovar sus votos en ese sentido.

Y si usted se ha olvidado de su promesa por razones de trabajo, o de carencia, miren, créale a Dios y ponga la mano otra vez sobre el arado y siga adelante. Colabore por medio de su compromiso financiero, su oración, y comprométase a ser un recurso para el Reino de Dios durante toda, toda su vida.

Bajemos nuestras cabezas un momento, hermanos, y yo quisiera también asegurarme de que si alguien, ni siquiera le voy a pedir que pase al frente, pero si alguien quiere entregar su vida a Jesús en esta tarde, y decir sabes qué, Señor? Yo no me he comprometido contigo todavía, y estoy desparramando porque no estoy ni contigo ni estoy tampoco opuesto a ti, pero tu me dices a mí que si no estoy radicalmente contigo, entonces estoy contra ti, que si no estoy repartiendo contigo tus bendiciones en el mundo, entonces estoy desperdiciando, desparramando y no usando positivamente y despreciando lo que tu estás haciendo en el mundo. Y yo quiero tomar partido contigo.

Yo quisiera ver tu mano levantarse y darte una oportunidad para que entregues tu vida a Jesús, donde tu estés yo te voy a bendecir y voy a orar por ti. no tiene ni siquiera que pasar aquí al frente, porque el Señor sabe tu corazón y sabe lo que tu necesitas, pero si hay alguien que no lo ha hecho todavía, que levante su mano en esta tarde y yo voy a orar por ti. Hay alguien? Queremos asegurarnos antes de entrar en la cena del Señor. Esta hermana levanta su mano allí. Yo te bendigo, mujer de Dios en el nombre de Jesús, tu corazón, tu vida. Un hermano allí también levanta su mano. Gloria al Señor. Mantengan su mano levantada. Otra mano que veo allí también. Dios te ve mejor que yo inclusive. Allí una mano se levanta, otra persona por acá también. amén.

Hermanos, yo les bendigo en el nombre de Jesús. Cada uno de ustedes es un tesoro de Dios y el Señor te dice ahora, únete a mi mover, yo te recibo a mi reino y yo quiero que tu camines conmigo y yo contigo, tomados de la mano. Yo nunca te dejaré ni te desampararé. Hónrame, prefiéreme y yo me aseguraré de que yo siempre tenga para ti lo mejor, la mejor bendición.

Una hermana allá detrás también levanta su mano. Gloria a Dios. Extienda su mano hacia una de esas manos que se ha levantado un momento, hermano, usted los ve, está cerca de ellos, bendígales. Allí detrás también esa hermana que está allí. Los hermanos que están detrás de ella, alrededor de ella bendíganla. Oren por ella.

Dondequiera que haya una mano levantada, declare la bendición de Dios sobre esa vida. Nosotros bendecimos tu vida, hombre, mujer de Dios. Dios te da la bienvenida a su reino. Tu no estás ya desparramando, estás recogiendo con el Señor. Tu no estás en contra del Señor, tu estás a favor del Señor y el Señor está favor de ti. Bendecimos tu vida y declaramos la derrota de todo poder contrario a tu prosperidad, a tu salud, a tu bendición, a tu crecimiento espiritual, a la bendición de tu familia.

Rompemos toda maldición en la vida nuestros hermanos y nuestras hermanas y declaramos un caminar próspero delante de Dios. Entrega todo lo que eres, todo lo que tienes, todos tus sueños al Señor, y tu vas a ver que la bendiciones de Dios no se dejarán esperar. Bendecimos tu vida. Gracias, Señor, establece tus santos propósitos en nuestros hermanos. Gracias por lo que estás haciendo en este pueblo, Señor. Y declaramos que cosas mayores veremos para gloria de tu nombre. Honra, Señor, a tu pueblo que cree en la fidelidad de tus promesas. Ahora, bendícenos Señor al participar de esta cena sagrada y danos tu bendición en todo. Gracias Señor, en el nombre de Jesús.

Sermón de Roberto Miranda grabado 6 de noviembre 2011 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (400K)


Oir y ver más presentaciones grabados 6 de noviembre 2011


Archivo de Sermones

Comentarios

 
 

Muy buen sermon y todo muy sierto gracias x compatrir con nosotros este video lla que hoy en dia nos ase falta mucho la palabara de dios en nuetra vida diaria.

 
 

hola pastor ROBERTO aqui en esta.siudad el pueblo de dios se esta uniendo para hacer una campaña y para que el pueblo de dios sepa que en cristi jesus somos uno le pido que ore a dios por esta bitoria para dios y le encargo la orasion para mi y mi esposo que elnos este giando en el lugar que debemos congregarnos en adelante muhas becesserviomos a dios y nos apartabamospero en estos meses dios entro en nuestra vidas y reconosimos que sin el no podemos estar yo esido gran pecadora ante dios pero el por su gran misericordia me perdono me dio vida nueva y una hermosa familia y quisira contarle muhas cosa pero talbes algun dia dios desida bernos gunto con mi famila en este momento siento que dios realmente esta en su vida porque de mis ojos salen lagrimas y es el poder de dios dios los ciga bendisiendo estas palabras son de bendision para nosotros

 
 

Dios le bendiga hermano Roberto el sermón de este día fue de mucha bendición Dios me dice a través de sus palabras que el que no trabaja para el Reino desparrama o sea esta perdiendo el timpo la vida que el me esta ofreciendo cada mañana muchas gracias mi hermano Roberto.muchas bendiciones para usted y su amada familia.

 
 

Hola pastor Roberto.
Hojala y Dios lo permita podamos todos unirnos para formar el templo que todos sonamos y que Dios espera. Dios lo bendiga por sus palabras de aliento.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato