Sermón 26 de octubre 2011: Dios te ha elegido para edificar

A propósito de Sermones
[Omar Soto]
  • Presenter: Omar Soto
  • Fecha: October 26, 2011
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Me voy a tomar un riesgo aquí. Cuando usted oye un titulo como este: “Dios te ha elegido para edificar”, ¿Tú lo crees? Amén. ¿De veras? Tú puedes mirar tú vida, tú puedes mirar el entorno de toda tú vida, tú puedes contemplar en tú interior y tú puedes decir: “Si, Dios me ha elegido para edificar”.

¿Qué estas edificando? Esa fue la pregunta con la cual yo me quede ahí en “stand by” el miércoles pasado, ¿Qué estas edificando?, muchos de nosotros para darle un pequeño, un pequeño resumen, muchos de nosotros estamos en nuestras vidas tratando de edificar algo, algunos de nosotros nos estamos edificando nuestras vidas personalmente, porque a través de los años tal vez fueron más la, la, los traumas que vivimos que los buenos logros y uno como que está buscando edificar algo nuevo, como que deja ver donde logra encontrar una musa nueva, una inspiración nueva para dirigir mi vida en una buena dirección. Y muchos de nosotros hemos logrado hacerlo y estamos en un buen “track”, a un buen paso, pero algunos de nosotros también se nos ha hecho difícil, es como que nos levantamos y al rato nos caemos de nuevo y volvemos y nos levantamos, y volvemos y tropezamos, y vuelves y te levantas y vas ahí cogiendo buen aire y como que de repente algo pasa y fun! Y vuelves y caes.

Y uno dice, pero por que al otro se le está haciendo tan fácil y yo estoy aquí tan, empujando tanto, empujando tanto y no me sale.

La segunda parte que me quiero que enfocar hoy tiene que ver con motivación, ¿quién te está motivando a lo largo del camino?, hace tres domingos atrás, yo no sé si yo les he contado esto, hace tres domingos atrás yo tuve la oportunidad de correr en el medio Maratón de Boston que se dio aquí en Jamaica Plain, en el área de Jamaica Plain eh, salimos de Franklin Park South, bajamos por todo el Jamaica Way, el River Way, dimos una vuelta acá en, cerca del Number Center y volvimos otra vez, fue salida y entrada de nuevo.

¿Medio Maratón, cuantas millas son? ¿Alguien me puede decir? ¿Cuántas millas son el Medio Maratón? Trece, muy bien. Luis lo sé, porque yo se que Luis está entrenando para un medio Maratón, yo lo quiero ver cuando el corra el medio Maratón, son trece millas mis hermanos, trece millas es como decir, vamos de aquí a, ¿A dónde? De aquí a Randolf, mi casa son dieciséis millas, si lo traigo un poquito más acá, póngale de aquí Mall de Sousher por así decirlo, trece millas más o menos.

A casi nada verdad, eso es de aquí a la esquina, ah, por algo se inventaron los carros claro está, pero miren mis hermanos hay algo, hay algo muy interesante y esto yo lo recuerdo de, el primer mensaje que el Pastor trajo ahora en el mes de octubre cuando hizo la ilustración de un maratonista, cuando el hizo esa ilustración yo me pude identificar muy bien, por que cuando uno entrena obviamente parte del entrenamiento es que el cuerpo se pueda ajustar a poder resistir ese tipo de distancia, yo conozco gente por ahí que se ponen a correr y se creen que ok, antes corrían dos millas y ahora tengo que empezar ocho millas de cantazo y se ponen a correr, a correr y lo que hacen es que se lastiman las piernas, las rodillas y después de correr están con bolsas de hielo cubriéndose, como también hay gente que empiezan a correr y Consal no estoy diciendo que sea algo malo, es solamente que nos emocionamos y queremos hacer algo, vamos hacerlo así así así.

Pero también hay gente, que en su entrenamiento son un poquito más vagos y ah! Trece millas, eso yo lo corro ahí sin nada y lo que hacen es que corren dos o tres millitas dos veces a la semana y cuando llega la hora de la hora, que empiezan a correr que van por la cuarta o quinta milla uff, se les fue la gasolina no pueden mas, ay olvídate eso no es pa’ mi ok.

Pero cuando uno entiende la dinámica de ese tipo de evento, la preparación que lleva poder llegar a ese punto y cuando estás en el evento de por sí, se da algo muy interesante porque la mente de uno cuando ya tú pasas de, de lo que se puede considerar de lo que es tú limite, donde tú puedes correr con comodidad, ya tú llegas a un límite donde tú comodidad no existe más y ya tú estás corriendo mas por fuerza de voluntad que cualquier otra cosa, ya es como que tú cuerpo esta automáticamente tirando un paso detrás del otro, como que casi arrastrado y lo que tú estás diciendo no, ya, ya, quiero llegar, quiero llegar, tú estás en tú mente tratando de convencer a tú cuerpo de que siga tirando un paso detrás del otro por llegar a la meta.

Y ahí es donde muchas veces, entra ese punto de, quien nos está motivando a nosotros para verdaderamente poder llegar a esa meta, ¿que nos motiva para poder llegar? Que me va a motivar a mí para yo no salirme de la carrera y decir esto no es para mí, sino que yo pueda seguir ahí, paso tras paso, aunque lo este, bueno necesariamente como una tortuga, pero aunque yo esté ahí sufriendo con cada uno de los pasos que yo doy, porque yo les digo mis hermanos duele, o sea el cuerpo se, se duele o sea eso es un estrés en el cual uno pone el cuerpo que es fuerte, si usted cuando está caminando muchas veces le empiezan a doler los pies, imagínese cuando usted corre largas distancias, no tan solamente le duelen los pies, sino que le empiezan a doler la rodillas, le empieza a doler la cadera, le empieza a doler la columna, ya las manos a mí a veces un momento las manos se me adormecieron, de tanto estar así haciendo este movimiento, las manos, las puntas de los dedos yo no las sentía, por eso es que ustedes ven que a veces que los corredores empiezan a, bajan las manos y como que las estrujan así, como que para que la sangre le baje a las manos y poderla sentir otra vez y poder seguir corriendo.

Pero cuando usted está bien enfocado hay algo que a mí siempre me gusta y es la gente que está alrededor gritándole ey! “keeping running” “your running good” y la gente no te conoce pero te está motivando.

Algunos, algunos como que cuando uno los oye, es como que ya shh! Si tú supieras lo que estoy sufriendo aquí “yeah you have good peace”, si claro, si supiera gracias por el ánimo. No pero es verdad, uno oye eso y uno como que se anima y uno dice: ok vamos a seguir, vamos a seguir, hay veces que te sacan las campanas de vaca, tú sabes cuales son, las campanas esas que son bien grandes y te las están sonando así; fuaa! Y tú pasas y tú oyes esas campanas, y dale, corre! corre!.

A mí me gusta cada vez que yo participo de eso, yo salgo y corro, y le grito a quien sea, sea mujer, sea hombre, sea negrito, sea blanquito, sea hispano, si son hispanos más todavía le grito. Yo recuerdo hubo una vez, la primera vez que yo fui al maratón de Boston, que fue yo creo la primera vez que vi a un Puertorriqueño corriendo en el maratón, y lo sé porque tenía la bandera de Puerto Rico así al frente y de repente yo salí gritando: dale boricua, dale boricua. Y él se quedo mirando así pa’ el lado y como que me saludo y todo, y yo, si dale boricua ehh! y después vino un Colombiano, dale Colombia y yo ey!, por ahí siguen ellos, eso los motiva a seguir adelante.

La motivación es bien importante mis hermanos, por eso es que yo pregunto ¿Qué te motiva a ti para seguir edificando en tú vida? ¿Qué es lo que tú tienes ahí como tú enfoque final para tú poder llegar a esa meta? Se recuerdan el libro de Crónicas que habíamos leído, Crónicas, primera de Crónicas, capitulo 28, voy a volver ahí.

Primera de Crónicas, capitulo 28, verso 10, se recuerdan. David está hablando con Salomón, su hijo, y le estaba diciendo, perdón, el verso 9.

“Y tú Salomón hijo mío reconoce al Dios de tú padre, sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario”, estos fueron puntos que yo hable la semana pasada.

Eh, “porque Jehová escudriña los corazones de todos y entiende todo intento de los pensamientos, si tú lo buscas lo vas a hallar, si lo dejas él te va a desechar para siempre, mira pues ahora que Jehová te ha elegido para que edifiques casa para el Santuario, que dice esfuérzate y hazla”.

¿Qué dice el verso 20? “Dijo además David a Salomón su hijo, anímate, esfuérzate y manos a la obra”. ¿Alguien a usted le ha dicho, échale mano a la cosa? ¿Han escuchado ustedes esa expresión? Échale mano, ¿Los Mexicanos como es que dicen? Órale.

Pero esa, esa idea de tú echarle mano a las cosas, Jesús mismo en Mateo, él dice:

“Ninguno que ponga su mano en el arado y mire hacia atrás es apto para el Reino de Dios”.

En otras palabras, si tú le echas mano al Reino de Dios, si tú le echas mano a las cosas por las cuales Dios te ha llamado más vale que tú sigas ahí, porque a la primera que mires para atrás, ese arado si tú te desvías, vas a estar entonces haciendo un surco que va a ir dando curvas y ese arado el propósito es que vaya haciendo un corte ahí derecho, para poder preparar el camino y eso es lo que Dios quiere que hagamos con nuestras vidas, échale mano a tú vida, no pierdas tú vida, échale mano a las cosas que tú tienes por delante, ay pero Pastor es que es tan difícil si usted supiera las cosas con las cuales yo lucho, pues sabes que, échale mano y sigue luchando, porque nadie va a luchar por ti.

Te pueden echar porras y eso es bueno, eso es lo que voy a decir, te pueden animar, yo te puedo animar, yo te puedo decir dale Dios está contigo, tú puedes hacerlo, otras personas a tú alrededor te pueden gritar dale que tú puedes, pero quien tiene que echarle mano al asunto eres tú.

Hay gente que tal vez el temor no los deja echarle mano a la situación, dicen ah no, yo no, yo no voy a hablar con mi pareja de ese tema porque, voy a causar problema y no quiero tener problema. Y por no evitar un problema seguimos dejando que otro problema siga creciendo, creciendo y creciendo, y cuando vienen a ver ya es algo demasiado grande y ya has perdido la oportunidad, pero aun si pierdes la oportunidad como quieras le vas a tener que echar mano a ese gigante, que va ser más grande después, pero le vas a tener que echar mano como quieras.

Nosotros no podemos dejar que el temor de que no podamos alcanzar ese resultado, nos limite de verdaderamente poderle echar mano a las cosas, de poder lidiar con las cosas.

David como padre estaba animando a su hijo Salomón, le estaba dejando saber mira, edifica, Dios…miren esto que lindo. Anímate y esfuérzate y manos a la obra, no temas ni desmayes porque, miren esto que lindo, porque Jehová Dios, mi Dios ¿Estará con quien? Contigo, miren aquí está la confirmación, es mas vamos a leer esta parte todos juntos, dice:

“El no te dejara, ni te desamparará hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de Jehová”.

Ahí está hablando obviamente del servicio de la casa de Jehová, pero por un momento cambia esas palabras y digas: Él no te dejara y te desamparará hasta que acabes toda la obra en la vida que él te ha puesto a ti, en lo que él ha comenzado en ti, él no te va a dejar ni te va a desamparar.

Mientras que tú mantengas tus manos ahí enfocadas, si lo que tú estás edificando y de nuevo no quiero sonar como si esto fuera un cliché o algo, estoy hablando cosas prácticas en nuestras vidas, si lo que tú estás edificando tiene que ver con tú familia échale mano, échale mano, échale mano porque Dios no te va a desamparar hasta que se acabe todo lo que se tiene que hacer, Dios no te va a desamparar.

Si tú estás lidiando con una situación, con un colega de trabajo que te está haciendo la vida imposible, mira échale mano, como lo voy a hacer, Señor, Él está contigo, él no te va a dejar, no te va a desamparar, cuando tú le eches mano asegúrate de que cuando lo estés haciendo, Señor yo sé que, yo al meterle mis manos aquí, Tú me vas a dar la sabiduría para saber cómo ser diplomático y cómo trabajar, como lidiar con esta situación y que todo el mundo salga ganando de alguna forma u otra. Échale mano a la situación.

Y a medida que le estas echando mano a la situación, no te olvides tú también de darle animo a otros, si puedes echarle mano a la situación es porque Dios te está animando a que tú lo hagas.

Tú sabes otra forma de la cual Dios también te motiva a ti, cuando tú puedes motivar a otros, es como decir la motivación tiene dos caras, esta la motivación que tú recibes y esta la motivación que tú das. Es ese principio tan bello del cual Jesús también habla, ese principio que habla en Hechos capitulo 20, “Lenguaje de Dios”, donde él habla acerca de que “dar es más importante que recibir”, mas mejor es dar que recibir. Bonito recibir, nos gusta recibir, pero también tenemos que dar.

Si lo que Dios te está llamando a ti a edificar es que tú motives a otro, échale mano y motiva a otros, no sueltes esa obra hasta que Dios no te diga; Ok ya motivaste suficiente. Y yo sé que esto pude sonar un poquito duro porque como entendemos o como yo puedo discernir cuando Dios me está diciendo, sigue motivando o no, ya no motives más, como yo se que son mis emociones las que me están diciendo que motive o que no lo haga, versus la voz de Dios que me está diciendo que lo haga o no, eso es otro mensaje.

Por ahora me enfoco en el hecho de que, échale mano y motiva a otros, pero Pastor como lo voy a hacer si a mí nunca me motivaron, yo no sé como motivar a alguien, hey, empieza “Baby steps”, de alguna forma u otra, aunque se sienta un poco torpe al principio pero el mero hecho de que tú te le acerques a alguien y le dices: Oye Clelia mira, te animo, de verdad, dile esas mismas palabras, ¡échale mano! Órale, y tú verás Dios va a hacer algo, si ese primer intento, si tú lo hiciste solamente por decirlo, yo creo que esas palabras se, se quedan ahí, pero si esas palabra tú las dijiste con el verdadero sentido, con el genuino sentido de poder animar a esta persona, aunque hubiesen sido palabras bien simples yo estoy seguro que esas palabras le van a llegar, al corazón de esa persona.

Y van a motivar el corazón de esa persona, para que esa persona pueda seguir echándole el resto a todo lo que tiene por delante, porque esa persona está viendo que tú le estas echando mano a la situación de poderlo animar o poderla animar y esa persona por ende va a estar diciendo wow! Si alguien está invirtiendo en mí de darme el ánimo que yo necesito, yo entonces puedo, Dios puede usar eso para escoger a esa persona y animarlo o animarla para que ellos entonces le puedan seguir echando mano a las situaciones que ellos tienen por delante. Miren mis hermanos esto puede sonar simplista, pero usted sabe muy bien como estas palabras pueden hacer resonancia en sus vidas de verdad.

Cuántos de nosotros muchas veces hemos puesto nuestras manos en el arado y no tan solamente hemos mirado hacia atrás, hemos soltado y hemos caminado fuera, ese arado es muy pesado yo no voy a lidiar con eso, otro que lo coja por mí. O hay algunos de nosotros que tenemos la mano en el arado pero es como que tan duro y como que nos quedamos ahí estoqueados, ay! yo no voy a seguir haciendo más fuerza pero nos quedamos ahí sin hacer nada, necesitamos esa fuerza adicional para romper y echarle hacia el frente.

Algunos de ustedes se han atrevido a pensar, “esto es caso perdido, yo no voy a seguir gastando mi fuerza, mi energía, mi saliva en esto ya”.

Algunos de ustedes tal vez dirán; ay pero porque intentar otra vez si ya lo he hecho tres, cuatro, cinco veces, no veo que da resultado, quieres que te diga algo, échale mano, anímate, esfuérzate, échale manos a la obra, porque Dios está contigo y no te va a dejar, no te va a desamparar hasta que esa obra se cumpla, o al menos hasta que el diga ya! Nosotros nos quitamos rápido, gracias Dios que Tú no sueltas el arado de nuestras vidas tan rápido.

Miren mis hermanos este es el tipo de mensaje que se puede tornar en una conversación, porque esto es como quien dice, raspando la superficie para que uno verdaderamente pueda ver que es lo que hay ahí, con qué es lo que verdaderamente nosotros luchamos, que es eso que tú estás edificando en tu vida, sea lo que sea que tú estés edificando, no te rindas sigue echándole mano a la situación.

Porque si Dios es él que te está dando el ánimo, si Dios es él que te está dando la inspiración para que tú puedas lograr hacer eso, hasta que esa obra que Dios comenzó no se cumpla, Dios no va a soltar las manos de ti, Dios no las va a soltar, Dios va a mantener sus manos ahí puestas, hasta que Él vea que ya la obra se ha cumplido y eso va a ser ya cuando él venga por nosotros, porque mientras estemos aquí Él nunca nos va a soltar, nunca te va a soltar. Así que mis hermanos, mis hermanas de un corredor a otro sigue corriendo, sigue corriendo, largo camino te queda, tienes mucho que edificar, yo tengo mucho que edificar todavía, a nivel personal, a nivel de familia, a nivel del ministerio hay mucho que edificar.

Ustedes en sus vidas personales, usted está edificando algo, hay algo que usted está haciendo, no se conforme con lo que está viendo hasta ahora, siga buscando mas, reciba el ánimo que otras personas le dan a su alrededor y a la misma vez motive usted a otros, motive usted a otros también a que ellos puedan completar sus carreras y usted va a ver como Dios se va a encargar, de dejar sentir su presencia en su vida, para levantarle, para animarle, para enseñarle y sobre todas las cosas para él revelar, su propósito, su corazón al suyo y como a través de su vida, usted puede convertirse en un instrumento de motivación y de edificación para otros también, usted puede edificar la vida de otros a su alrededor, por eso fue que empecé diciendo, “lo crees”, porque si no lo crees este mensaje no te va a ser sentir, me vas a poder decir; wow Pastor Omar que lindas tus palabras, yo no quiero oír eso, este mensaje te tiene que hacer sentido a ti, cuando tú sales, cuando tú estás ahí afuera en la calle, que te encuentras con tus amigos y están ahí, empiezan las tensiones y que se yo, ¿Tú estás edificando las vidas de esas personas?.

Con tus conversaciones, con tus palabras, con tus pensamientos, con tus acciones. ¿Estás edificando las vidas de esas personas? ¿O estas dejando que ellos edifiquen otra cosa en ti?.

Vamos a ponernos de pie y vamos a orar. Dios te ha elegido para edificar, tú eres un edificador, tú eres una edificadora.

Amado Señor, gracias porque tú no eliges a nosotros para edificar. Y Señor estas palabras no hacen sentido si no las vemos a través de tus ojos Señor, si no la podemos comprender a través de las intenciones que Tú tienes para cada uno de nosotros Señor.

Padre mira, yo te suplico de sobre cada uno de mis hermanos y hermanas en esta noche, yo se que de alguna forma u otra, ellos están meditando y reflexionando sobre lo que están escuchando Señor y cada cual lo está procesando en su forma, cada cual lo está procesando en su contexto de vida. Pero sobre todas las cosas Señor, yo te pido que sea Tú palabra, que sea Tú luz, que sea Tú sabiduría quien alumbre cada uno de nuestros pensamientos y corazones, para saber cómo sacarle mayor provecho a estas palabras, sacarle mayor provecho a Tú palabra Señor sobre todas las cosas.

Tú quieres que nosotros podamos edificar vidas solidas, saludables, abundantes, familias abundantes Señor y que de esa forma nosotros podamos convertirnos en edificadores de esta iglesia y de las comunidades en las cuales vivimos, así que yo te pido Señor que, así como nosotros salgamos de aquí en esta noche, que esta palabra pueda seguir reverberando de alguna forma u otra, en nuestra mente, en nuestro Espíritu, en nuestro corazón y Padre que no la desechemos, sino que la podamos incorporar mi Dios y saber como mejor nosotros responder, a ese llamado que Tú nos das de poder edificar y no destruir.

Que podamos edificar nuestra vida y la vida de otro a nuestro alrededor en ti, que eres la roca y el fundamento de todas las cosas. Bendice a mis hermanos y hermanas Señor, a medida que ellos salgan de aquí hoy Jesús, mantenlos calientes a medida que las temperaturas van enfriando Señor y que Tú cuides la salud de cada uno de mis hermanos y hermanas Señor, que esta noche Tú les proveas un descanso profundo, reparador mi Dios y que puedan mañana si así Tú lo permites, despertarnos a un nuevo día y poder cumplir con las tareas que el día de mañana traiga.

Bendecimos Tú nombre Señor y una vez más te damos las gracias porque Tú eres quien nos animas y nos motivas a lo largo del camino Señor, para poder alcanzar esos propósitos a los cuales Tú nos llamas, bendecimos Tú nombre, gracias te damos en el nombre de Jesús, Amén y Amén.

Hermanos y hermanas Dios les bendiga.

Sermón de Omar Soto grabado 26 de octubre 2011 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (400K)


Oir y ver más presentaciones grabados 26 de octubre 2011

Comentarios

 
 

gracias pastor por este mensaje estaba horando pidiendole a Dios confirmacion de el mensage q estare predicando enero 27 2012 en honduras boy a una gira llevando el evangelio a honduras y mi bella guatemala. y el mensaje q llevo se trata de como david vencio al gigante y el obstaculo primero q David tendria q desafiar era el temor y tener animo pronto ante tal gigate y esta predica me anima a seguir boy por el mundo con una bebe de 19 meces predicando y llevando las buenas nuevas de salvacion alos heridos y quebrantados del corazon.siga poniendo estos mensages q asta aqui en long beach california me a bendecido.

 
 

ESTE MENSAJE ES DE BENDICION Y DESEO COMPARTIRLO PARA EDIFICACION, DIOS LO BENDIGA HERMANO Y QUE EL SEÑOR SIGA USANDO SU VIDA EN BENDICIÓN.

 
 

gracias pastor por este mensaje ,me hizo reflexionar de q forma puedo animar a los q estan cerca mioy edificar tambien mi vida aun cuando muchas veces no veo la salida ....DIOS bendiga su viday su ministerio.

 
 

He visto esto un poco tarde, pero así lo a querido Dios. Mi testimonio sirve de gran edificación, para aquellas personas que por algo sencillo se sienten frustradas. Perdí a David de 13 años en el 2009, cuando no creía en Dios, ahora veo a mis amigas que lloran por algo sencillo y con sólo decirle que me miren a mí, se secan sus lágrimas, gracias a Dios que puedo edificar a otros.

 
 

si pido una oracion de liberacion para mi hijo y que ese viaje
que tiene programado le sea de bien y no tenga problema ni contratiempo que le salga todo bien tengo fe en mi dios que asi
sera en el nombre de jesus y que se haga su voluntad.

amen amen

 
 

es lo mas bello que e leido y me a reflexionado en algo y me a ayudado para sembrar esa semilla y para pescar almas de el mundo que ´se esta destruyendo por la maldad..

 
 

Gracias x ayudarme a agarrar el camino correcto x que gracias a sus palabras me siento mejor de mi espíritu. Dios lo vendiga.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato