Sermón 6 de julio 2011: Examíname, oh Dios, y pruébame

A propósito de Sermones
[Omar Soto]
  • Presenter: Omar Soto
  • Fecha: July 6, 2011
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Que lindo se oye cantar esas palabras, quebranta mi corazón, quebranta mi vida, te entrego mi voluntad a ti. Que lindo se oye. No le da ganas de cantarlo otra vez?

Pero saben por qué lo digo, mis hermanos? Se oye bien lindo cantarlo pero qué difícil es hacerlo. Que difícil es hacerlo. Señor, yo solamente te pido ahora que estas palabras que fueron cambiadas en mi corazón a última hora, Señor, tu me ayudes a poder ser fiel a lo que tu quieres decir, Jesús, y que sirva de edificación a tu pueblo y a tus hijos e hijas en esta noche. Te lo pido, Jesús, me pongo como un instrumento en tus manos hoy más que nunca, Señor, y te ruego que por favor me ayudes a estar tan en sintonía contigo, Señor, que pueda escucharte bien para saber cómo comunicar esta palabra y que todos nosotros podamos tener un corazón abierto para recibirla y actuar de acuerdo a ella. Lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Sí, hermanos, digo que es bien difícil poder hacer eso. Y yo creo que esto es parte de nuestra vida como creyentes, que nosotros podemos orar de una forma, podemos cantar algunas cosas, pero como dice ese refrán, del dicho al hecho hay un largo trecho. Es el mero hecho de cómo verdaderamente nosotros dejamos que la palabra de Dios obre en nosotros y nos alinee cada vez más a los deseos del corazón de Dios. y lo que quiero compartir hoy es algo que está basado en una palabra que el pastor Miranda compartió con nosotros en estos dos domingos pasados, que se me ha quedado ahí en mi cabeza pero es como que me hizo eco, se me prendió otra vez.

Y tiene que ver este hecho con nosotros saber lo que está verdaderamente en nuestro corazón. El nosotros poder verdaderamente conocer nuestro carácter de tal forma que nosotros podamos decir delante de Dios, guau, Señor, mira yo soy quien soy delante de ti no puedo esconder nada. Y yo sé que de las personas a nuestro alrededor, nosotros podemos esconder muchas cosas, pero que bueno sería tener el valor de ser totalmente claro y pleno con la gente a nuestro alrededor y de no tener máscaras, y de poder verdaderamente decir, mira, este es mi corazón, así soy yo, no te lo voy a esconder.

Pero que difícil es poder hacer eso. El salmo 139, quisiera que vayan conmigo al salmo 139. Muchos de nosotros lo conocemos, dice el verso 1:

“Oh Jehová, tu me has examinado y conocido, tu has conocido mi sentarme y mi levantarme, has entendido desde lejos mi pensamientos, has escudriñado mi andar y mi reposo y todos mis caminos te son conocidos…”

Yo quiero que brinquen ahora al verso 23:

“… Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón, pruébame y conoce mis pensamientos…”

Espérate, déjeme darle pausa un momentito, déjeme parar aquí. Léalo primero en su mente y después decida si lo va a leer en voz alta. Léalo primero en su mente, ese verso nada más. Piense bien en lo que le va a decir a Dios. Yo mismo estoy pensando [inaudible] esto es una petición bien descabellada, lo que estoy pidiendo a Dios. Así que piense bien lo que usted va a hacer o cómo va a leer esto. Porque usted le está dando aquí permiso a Dios de que lo siente en una mesa de evaluación y que le examine.

Cuántos de ustedes han ido al médico, a la oficina del médico de familia o cosa así? Y cuando usted entra que le van a hacer un examen físico, que le dicen, quítate la ropa y ponte esta bata, ¿verdad? Y esos son los momentos que más vulnerable uno se siente porque te van a examinar, de arriba abajo, y no lo estoy diciendo en una mala forma, sino que el médico que te chequea a ti, que te hace un examen físico es la única persona que verdaderamente… bueno, la única persona aquí en la tierra que te puede examinar tu condición física y te puede decir dónde en tu nivel de salud estás, te puede decir dónde deberías estar o si estás por debajo de donde debes estar.

Cuando usted va al médico usted puede decir, ah, me duele aquí o me duele aquí o tengo los chichitos un poquito más fuera de sitio, qué puedo hacer para bajarlos y muchas veces nosotros tratamos de darle instrucciones al doctor. Cualquier tipo de medicina, es más hasta cuando vamos a un dentista, me atrevo a decir esto, que le queremos decir al dentista, me duele esta muela pero no me toques porque me duele. Tengo que bregar con la muela.

Queremos darle instrucciones a los médicos, pero no sabemos que si vamos a ir a evaluar nos tenemos que dejar como que ellos traten con nosotros como ellos entienden que mejor tienen que tratar, y nosotros callarnos la boca y aguantarnos que nos hagan lo que van a hacer.

Y así pasa en nuestra vida de fe, que cuando nosotros le decimos a Dios, Señor examíname y conoce mi corazón, ahí tu te estás tirando sobre la mesa del fisiatra para que él verdaderamente te chequee y te diga cómo está la condición de tu vida.

Sabes que Jeremías tiene un pasaje muy interesante que hago un paréntesis y me desvío a ese pasaje ahora. Jeremías Capítulo 17, el verso 9 miren cómo dice, esto Dios hablando, Dios está hablándole al profeta Jeremías y él le está diciendo esto:

“Dios que conoce todas las cosas, él dice, engañoso es el corazón más que qué?”

Oiga, yo he leído ese texto varias veces, pero hoy cuando lo leí hubo algo que me paró, porque yo leo, “engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso quien lo conocerá.” Pero hoy yo paré en esa frase que dice, más que todas las cosas.

Cuántos de nosotros hemos conocido algún engaño en algún momento en la vida? Que alguien nos ha engañado, que nosotros hemos engañado a otros y son experiencias que son bien horrorosas, dejan un mal sabor, no en la boca sino en toda la vida.

Y cuando Dios mismo está diciendo que nuestro corazón es más engañoso que todas las cosas, está poniendo el corazón de uno por encima de cualquier cosa que pueda provocar un engaño, que en cierta forma esos engaños provienen del corazón, y perverso.

Hay veces que a mí los oídos como que me trinen cuando yo oigo que a alguien le dicen, ah, tu eres un perverso porque lo dicen con un sentido tan malo y tan ofensivo que es como que, guau, Dios mío, mira eso. Esta persona que perversa es.

Y Dios aquí le está diciendo a uno que el corazón es perverso. Tu corazón, mi corazón es perverso. Muchas veces nosotros podemos llevar una doble vida que nos acostumbramos tanto a ella y pensamos que estamos totalmente bien, que eso es algo totalmente normal, que me tienen que aceptar así tal y como soy. Pero a Dios no se le escapan esas cosas.

Y hay veces que hasta buscamos la forma de cómo justificar esa doble vida que podemos tener. Llegamos aquí a la iglesia y todo es como, ah, santo gloria a Dios, ¡Aleluya! Tiramos dos o tres lenguas y para afuera, estamos santificados. Llegamos a la casa y es como una historia totalmente distinta.

Hay veces que yo mismo oigo unas historias que es como que Dios mío, pero en qué cabeza cabe! Como a un hombre se le puede ocurrir hacer cosa igual? O cómo a una mujer se le puede ocurrir hacer cosa igual? Pero me da a entender que el corazón es engañoso, en nuestra naturaleza humana, nuestro corazón, nuestro carácter son tantas las debilidades que tiene que me gusta como Dios hace la pregunta, quién lo conocerá?

Óigame si yo les pregunto a usted, usted se conoce bien? quién me puede decir aquí que usted se conoce súper bien. Porque si usted se conoce súper bien, entonces yo quiero tomar una consejería con usted, yo quiero aprender a cómo hacer eso. Solamente Dios es el que lo conoce. Y el verso 10 dice:

“Yo, Jehová, que escudriño la mente y que pruebo el corazón para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras…”

Sabe lo que usted le está pidiendo a Dios cuando usted le dice ‘examíname’, le está diciendo a Dios, “Tu que vez más allá de lo que yo puedo ver, yo necesito que tu hagas algo en mi corazón.”

Sabe, lo que me gusta mucho de ese salmo es que ese salmo se está bajando como quien dice del trono del corazón y está diciendo, mira, yo no puedo hacer esto yo solo. So, me gusta porque ese salmo de alguna forma u otra indica que para yo poderle decir que Dios que me examine mi corazón, es porque yo he reconocido que yo he tratado de hacerlo por mí mismo y no puedo. Yo mismo me he engañado a mí mismo tratando de examinar mi corazón. Me creo que encontré algo que lo conocí y al próximo día vuelvo a visitarlo y es como que, ven acá, pero tu eres distinto, qué pasó?

Estoy aquí un domingo en la iglesia, oigo la palabra de Dios. Guau, que lindo. Salgo de aquí con cosquillas y llega el lunes y se me olvidó esa palabra y sale otra persona que es como wow! Pero qué pasó aquí? qué pasó con tu venir y tirarte de rodillas y llorar y orar por ti o algo? Qué pasó con todo eso?

Examíname oh Dios. Vuelvo de nuevo al salmo 139.

“Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón, pruébame y conoce mis pensamientos, y ve si hay en mí camino de perversidad y guíame en el camino eterno…”

Miren, mis hermanos, para mí yo puedo decir que en estos últimos dos domingos que he escuchado al pastor predicar en estas líneas, yo he salido de la iglesia con un reto totalmente nuevo. Y yo les puedo decir que no va a ser fácil. Ese reto para mí no va a ser fácil. Y es el mero hecho de yo poder entender que si yo quiero que Dios me encamine en su camino eterno, yo voy a tener que dejar que él me examine a mí, que él extirpe cosas de mí que tiene que sacar, cosas que para mí tal vez son como, pero Señor, yo creo que esto está cool, yo creo que esto está bien. He vivido con esto y hasta aquí me ha permitido llegar, pero que tal vez a los ojos de Dios son cosas que van a decir como que, hay algo que yo quiero trabajar ahí aún más.

Y yo creo, mis hermanos, que en la misma forma Dios quiere trabajar con cada uno de nosotros. Yo creo que con un propósito Dios nos está llevando a nosotros como iglesia a meditar sobre la condición de nuestro corazón. El pastor ha estado predicando acerca de este pasaje de Jueces, donde Dios le dice Gedeón, mira, los que cojan agua de la mano y la laman, versus, los que se tiren así de rodillas y metan la cabeza en el agua, esos son los que yo quiero que tu dividas. Dios estaba buscando hacer algo ahí. Dios estaba buscando algo mucho más profundo. Que tal vez esos hombres en el momento quién sabe si hubo hasta algunos que se quitaron la ropa y se tiraron al agua a bañarse y refrescarse como lo hubiese hecho yo si hubiese tenido calor y me dieron un break en medio de la batalla, okay, un break, vamos a bañarnos y limpiarme la sangre que tengo por ahí.

Quien sabe si yo me hubiese tirado, Dios hubiese dicho, ese es el primero para afuera, no. se quitó la armadura demasiado rápido. Sácalo de ahí, mándalo para la caseta otra vez. Pero hay algo que Dios está mirando.

El mismo Gedeón en ese momento quien sabe si él ni lo entendía, pero Dios sabía lo que él estaba haciendo. Y ahí es donde viene de nuevo este elemento de la fe. Que Gedeón tuvo la fe, tuvo la valentía de confiar en lo que Dios estaba haciendo para ver el milagro que Dios iba a hacer después. Cuando nos atrevemos a exponernos a que Dios nos pruebe, a que Dios nos examine en nuestro corazón, prepárese para lo que Dios le va a mostrar.

Ahora, un punto bien importante. El que Dios nos examine no significa que Dios nos examine de acuerdo a nuestros propios términos sino que significa que Dios nos examina de acuerdo a los términos de él.

Ah, Señor, yo dejo que tu me examines y si lo haces así y así y así, y se me dejas seguir haciendo esto y esto, toca esta parte de mi corazón pero no esta. Eso es poniéndole términos, condiciones a Dios. Pero si verdaderamente queremos seguir este patrón bíblico de dejar que sea él que nos examine a nosotros, entonces tenemos que decir como que, no, Señor, mira, sin reservas, sin condiciones aquí estoy.

Yo no sé, mis hermanos, si estas palabras les están llegando, si estas palabras están calculando allá. Yo hasta me ponía a pensar en Santiago Capítulo 3, si no me equivoco, dice que nosotros no tenemos que ser solamente oidores sino también hacedores de la palabra de Dios. Y yo les digo, mis hermanos, si hay una razón por la cual yo puedo orar en esta noche, es pedirle a Dios que nos de tanto el valor como el deseo y la disposición de dejar que él trate con nosotros.

Muchas veces, mis hermanos, yo no sé si yo estoy hablando proféticamente aquí a alguien, pero muchas veces nosotros queremos que Dios bregue por nosotros pero en nuestros términos, nosotros mismos le ponemos condiciones y le decimos, no, quiero que esto pase así y así y así.

Y mire, yo entiendo que hay veces en nuestra vida que nosotros sí podemos como quien dice, cuando estamos orando por alguna bendición, buscando confirmación o algo de parte de Dios, mira, Señor, yo necesito ver esto y esto suceder. Y esas veces Dios permite que eso y eso y eso sea a su nivel cronológicamente de acuerdo al tiempo que nosotros enumeramos.

Acaso el mismo Gedeón no dijo, ah, tu me quieres llevar a la batalla, pues mira, este pedazo de piel que se moje el pedazo de piel y alrededor todo esté seco. Ah, fantástico, tu lo quieres así? Sucedió. El próximo día, okay, ya estás convencido? No, no, espérate, vamos a hacer otra prueba. Ahora que se moje todo alrededor pero que este canto de piel se quede seco. Ah, también lo quieres así? Vamos a hacerlo así. Cuando viene al otro día, es como que okay, ya estás convencido o quieres que ahora haga que bajen las estrellas y bailen alrededor tuyo para que te convenzan de que soy yo el que te está llamando a hacer esto? No, no, ya me convencí.

So, yo creo que hay momento en los cuales Dios permite que nosotros pongamos esos términos. Pero cuando estamos hablando de nuestro corazón, tu sabes por qué nosotros no le podemos poner términos a Dios? precisamente porque nuestros términos están contagiados por el pecado, son perversos, son engañosos.

Mire, hoy usted se puede sentir de una forma y mañana usted se va a levantar pensando en otra forma. Qué es lo que va a ocasionar que su moods cambien así tan rápido? Las hormonas? Fine, está bien. Las hormonas pueden causar eso. A quien le apliquen las hormonas, bueno, aunque eso va para hombres y mujeres también. Eso le va a todos, pero en algunos le pasa más que en otros, tengo que decirlo así.

Pero miren, mis hermanos, detrás de esas hormonas hay un corazón, hay un carácter también. Hoy usted puede salir pensando, este pastor Omar, botó la bola, es tremendo. Este pastor Omar está primero en mi lista. Y mañana si yo no lo llamo, el pastor Omar bajó al último lugar en mi lista, olvídate. Qué es lo que va a ocasionar que yo suba y baje en la lista de preferencia de su vida? Es el corazón de uno, mis hermanos, quién sabe si lo mismo pasa de ustedes hacia mí también. [Inaudible] hoy la tengo allá arriba, mañana se fue de mi lado.

Pero así es, mis hermanos, todo está aquí dentro. Proverbios 4 lo dice, sobre toda cosa guardada, y lo hemos estado escuchando en estos domingo pasados, sobre toda cosa guardada, guarda tu qué? Tu corazón porque de ahí es que mana todo lo que tu eres, todo lo que tu dices, todo lo que tu piensas emana de ahí.

Todas las cosas a las cuales yo me expongo van, de alguna manera u otra van a llegar a mi corazón. Jesús dice que los ojos son la lámpara del cuerpo. Todo lo que yo reciba por mis ojos, todo lo que yo me ponga en mis oídos a escuchar, las palabras que yo oiga de alguien, la música que yo oiga, videos que yo veo, las conversaciones en las cuales me meto que si aquel me manipuló mejor que el otro, todas las cosas que oiga, es más, hasta las predicaciones que Dios te oiga va, de alguna forma u otra a infundir sobre su corazón. Y entonces usted va a tener que poner a prueba otra clase de examinación que es la que sale en Tesalonicenses Capítulo 5, verso 22 que dice:

“Examinadlo todo retened lo bueno y deshecha lo malo.”

No dice probadlo todo, dice, examinadlo todo. Quieres que lo busques? Vamos a buscarlo por si acaso, no me quiero inventar la Biblia. Si yo estoy mal, yo quiero ser corregido. Primera de Tesalonicenses Capítulo 5, versículo 21, dice… a no ser que sea otra versión que dice, pruébalo todo… oye, cualquiera diría que te llevaron a un buffet y te están diciendo, ‘prueba todo lo que tu quieres aquí’ y de repente te comes algo que después sales con una alergia y se te hincha la cara, la nariz, las orejas y ahí tu querías probarlo todo? Coge.

Examínalo todo. Cuando tu estás examinando algo, recuerda que el proceso de examinación, el objeto está allá y tu estás acá. Tu estás examinando, levantas por aquí, por allá y antes de metértelo a la boca entonces, examínalo primero, reten lo bueno y deshecha lo malo. Y quién sabe si a eso yo le añadiría otra parte que dice, y deja en standby algunas cositas porque no sabes cuándo las vas a tener que volver revisitar otra vez.

Pero así es. Cuando Dios nos examina a nosotros y él prueba nuestro corazón y nos deja saber cómo estamos nosotros, nosotros tenemos que ejercer la misma medicina concerniente a las cosas que tenemos a nuestro alrededor, porque esas son unas cosas que van a probar cómo está nuestro corazón delante de Dios, cómo estamos funcionando.

Cuando nos enfrentamos a la tentación. Mira qué lindo. Hoy estaba leyendo, me estoy preparando para el mensaje del domingo y me crucé con una lectura que decía, cada tentación es una oportunidad para hacer el bien. Se ha puesto a pensar en eso? Usualmente nosotros lo leemos como que cada tentación es una oportunidad para meter la pata, para hacer lo malo. Porque nosotros asociamos la tentación con lo malo. Pero en esta lectura lo que decía es, cada tentación es una oportunidad para hacer el bien. Por qué es una oportunidad para hacer el bien? porque si tu respondes de acuerdo a lo que Dios quiere, lo que Dios pide de ti, para evitar el caer en tentación, si tu evitas caer en la tentación, qué estás haciendo? Estás haciendo el bien?

Yo tengo que examinar esas cosas a mí alrededor. así que mis hermanos, no los voy a seguir dando el canto esto, yo creo que entendemos el mensaje de hoy ¿verdad? cuántos pueden ahora verdaderamente atreverse a decir las palabras del salmo 139? No me digan amén por favor. Si hay un momento en el cual yo como predicador no quiero oír un amén es hoy. Y lo estoy diciendo en serio. Porque son palabras duras, mis hermanos. Yo mismo tengo que pensar, meditar esto y dejar que Dios verdaderamente trabajo en mí para yo poder decir, okay, Señor, mira, examíname. Yo sé que me voy a enfrentar a cosas feas que tal vez están ahí, que tu las ves y te hacen llorar y yo me he acostumbrado a ellas pero tu las ves y a ti no te gustan. Yo voy a tener que hacer algo al respecto.

Así que si yo quiero que tu me examines yo voy a tener que dejar que tu me muestres cosas que están en mí que a mí no me van a gustar. Pero para que se cumplan tus propósitos en mí, yo me voy a tirar en tu mesa de operaciones para que tu hagas conmigo lo que tienes que hacer.

Así que, Señor, mira, yo te pido que esta palabra, Señor, no se quede en el aire, por favor, Jesús, yo reprendo cualquier cosa que quiera causar que esta palabra se quede en el aire y que no llegue verdaderamente a nuestro corazón.

Jesús, yo sé que ahora mismo hay fuerzas del enemigo que van a tratar de impedir el que estas palabras lleguen, en cualquier forma que se pueda manifestar, pero yo te pido, Jesús, que la eficiencia de tu palabra, la eficacia de la misma llegue bien profundo a nuestro corazón y que nos de verdaderamente la disposición que necesitamos, el valor que necesitamos, Señor, para poderte decir, Señor, examíname, conoce mi corazón, pruébame, Dios, por más difícil que eso pueda sonar, pero el atrevernos a decir, Señor, ponme a prueba y yo no sé si me cuelgue en el examen o si pase con una C o si tal vez tenga una A pero, Dios, pruébanos.

Mira bien lo que está en nuestro corazón, hay cosas que tu quieres hacer en nuestros corazones, Señor. Yo te pido que por favor nos ilumines, Jesús, que nos ayudes a conocer en medio de todas las cosas tu gracia y tu misericordia que está ahí para levantarnos, para sostenernos, para llevarnos a través de esos caminos tan oscuros de nuestra vida, Jesús. Tu estás ahí para llevarnos.

Así que, Jesús, yo te pido que a medida que nosotros nos preparamos para salir de aquí de este lugar, regresar a nuestros hogares, yo te pido que por favor esta palabra pueda seguir haciendo eco en nosotros y que nosotros no ignoremos los principios que esta palabra quiere verdaderamente traer a nuestro corazón.

Son cosas que se aplican a muchas áreas de nuestra vida, no tan solamente en nuestra relación contigo, sino que también se aplica a nuestra relación con nuestro prójimo.

Señor, guíanos a través de ese proceso, aunque nos coja tiempo, pero como bien dice ahí, encamínanos en ese camino eterno. Si es un camino eterno es porque no tiene fin, Señor, y el fin de este se verá en la eternidad y aún en la eternidad seguirá adelante.

Así que, Señor, nos ponemos en tus manos. Has con tu pueblo como quieras, bendice, Señor Jesús, a mis hermanos y hermanas en esta noche. Llénales con tu amor, llénales con tu paz, llénales con todo lo bueno que hay en ti Jesús y permite, Señor, nosotros podamos alinearnos cada vez más y más a los deseos de tu corazón, Señor. Gracias te doy por este tiempo, gracias por tu palabra, Señor. Gracias por cada uno de mis hermanos y hermanas, y sobre cada uno de ellos yo declaro tu bendición.

Por tu hijo Jesús oramos y te damos las gracias. Amén, Señor. Amén, Jesús.

Sermón de Omar Soto grabado 6 de julio 2011 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (400K)


Oir y ver más presentaciones grabados 6 de julio 2011

Comentarios

 
 

Muy buena la predicacion y.. algo q a veces no ponemos cuidado es de lo q decimos a nuestro Padre en alabanzas y oraciones. Dios les bendiga una linda palabra a mi vida..
natalia
bahia Blanca BS.AS. Argentina

 
 

doy gracias a nuestro padre celestial JEHOVA en nombre de JESUS por permitir a travez del pastor soto hacernos llegar su bendita y santa palabra , alimento espiritual q sale de la boca de dios para aquel q entienda y haga la voluntad de DIOS tenga vida eterna AMEN .

saludos para mis hermanos cristianos DIOS los bendiga grandemente .

desde japon
mary

 
 

grasia señor por esta linda palabra en esta mañana q edifica mi vida espiritual y declaro q este dia es de bendicion para mi vida

 
 

Le doy gracias a Jehova por esa palabra que ha echo Rema en mi corazon, Yo declaro en el nombre de Jesus un vallado de angeles acampando al rededor de su vida y familia, Pastor y que le siga dando na mayor uncion, para transmitirs las revelaciones del Dios Altisimo. Amen y Amen

 
 

Gracias doy a Dios por usted, que se esfuerzan pr llevar la palabra de bendicion a nuestra vida, a veces leemos los pasajes o textos y no les damos la importancia debida, pedirle a Dios que examine nuestro corazon, es algo asi como decirle ¡mira ya me limpie o ya soy merecedor, y no creo que sea asi, es la misericordia de DIOS,lo que nos mantiene aqui y unidos a El, el profeta Daniel en la cautividad reconocia que era por la culpa dl pueblo, que estaban asi cautivos, no habian obedecido a Jehova, habian actuado impiamente, pero, Daniel clamaba a la misericordia de DIOS, Y FUE ESCUCHADO¡ nosotros debemos reconocer que somos pecadores y actuamos impiamente, reconocer que solo por su misericordia no hemos sido consumidos, Dios lo bendiga con sabiduria Pastor.

 
 

cuan verdad el mensaje hay que estar seguro de nuestra integridad como para decirle al señor examiname.su santo espiritu nos guie y lleve cada dia a mayor santidad unica manera de contemplar al rey!he sido bendecida con esta palabra.

 
 

cuan verdad el mensaje hay que estar seguro de nuestra integridad como para decirle al señor examiname.su santo espiritu nos guie y lleve cada dia a mayor santidad unica manera de contemplar al rey!he sido bendecida con esta palabra.

 
 

Tremenda revelacion me dio el Señor, con su predica Pastor .Dios lo bendiga grandemente.Bendiciones. OLGA POSADAS MISIONES ARGENTINA

 
 

Pastor que DIOS,le continue dando esa gracia para esponer el mensaje de CRISTO,la palabra que por el ESPIRITU SANTO,trajo en este mensaje,yo se que se me ba a quedar en mi mente y boy a perseverar para llebarla a mi corazon.

 
 

Doy gracias a Dios por usar a este gran varòn para llevar su Bendita Palabra a toda persona que disponga su corazòn para conocer del Señor y poder con la ayuda de Dios ser Hacedores de la Palabra y asì ser testimonio a las demàs personas y ganar Almas para Cristo . Gracias pastor Soto saludos desde Colombia y pido a Dios le dè muchas Bendiciones y siga predicando Buenas Nuevas

 
 

quiero recibir su publicacion.gracias

 
 

Gracia de Dios que se sigue derramando a traves de todo a quel que le ve y le oye para honra y gloria del señor. por la gracia de el y porque el es bueno y para siempre su misericordia. Me siento muy agradecido con el omnipotente por tanto y tanto Amor que esta derramando en el mundo a traves de sus escogidos, animo mucho animo hermanos en la fe de Jesucristo por que aunque su yugo es ligero no se siente facil, no obstante el gozo de Yave es y seguira siendo nuestra fuerza. AMEN.

 
 

cinseramente, las predicaciones del pastor Soto han sido de gran bebdicion para mi, creo que Dios lo a ministrado en gran manera y a hablado a travez de el, Dios bendiga al ministerio Leon de Judá, no dudo que seguiran creciendo en todo sentido, desde Chile, les mando un gran abrazo y muchos saludos tambien de parte de la juventud de mi iglesia.

PD: quiero descargar los sermones pero no puedo, y el volumen, please!

GOD BLESS YOU, MY BROTHERS!!

 
 

Tremenda exortacion es importante en nuestra vida espiritual someterse a Dios diariamente poner a disposicion todo en manos del sr. para que eche fuera todo lo que no es de el, pero primeramente hay que entr.egarse a el

 
 

Que Dios lo bediga por sus palabras de poder que Dios pone en su mente y corazón para alabar a nuestro Señor, gracias saludos desde México D.F.

 
 

por estes medio me dirijo a ustedes para felisitarle y a la ves bendesirles en nombre de jesus ,permitame desirles k ustedes an sido de grandes bendiciones para esta suciedad oprimida por las depresiones de el enemigo de la justicia ,gracias y paz le sean multiplicadas

 
 

Gracias a Dios por su preciosa y poderosa palabra y gracias tambien por Ud. Pastor Soto no todos los siervos del Señor se atreven a entregar o predicar esta palabra fuerte desde el pulpito los tiempos son malos nosotros la IGLESIA debemos ser hombres y mujeres conforme al corazon de Dios .que Dios lo bendiga

 
 

QUE LINDA PREDICACION LA VERDAD QUE FUE DE MUCHA BENDICION PARA MI Y DE MUCHA REFLEXION SIGAN ADELANTE QUE DIOS LES DE MUCHAS SABIDURIA PARA QUE HABLEN A SU PUEBLO DIOS LES BENDIGA ,,SOY UNA HIJA DE DIOS QUE SE CONGREGA EN LA IGLESIA EVANGELICA APOSTOLICA EN EL NOMBRE DE JESUS EN ESPAÑA PALMA DE MALLORCA INCA DIOS LES BENDIGA GRANDEMENTE

 
 

Dios los bendiga grandemente, he llevado unas cuantos sermones a mi iglesia de Argentina y creanme que han sido de bendición. Especialmente los del hermano Omar, este domingo daré este mensaje y creo que Dios seguirá hablando desde allí.

 
 

Que palabra¡¡¡¡ Dios se manifestó con su poder, lloré con esta predica que por casualidad busqué predicaciones en internet... HO Dios QUE GRANDE ERES
Gracias pastor por su predicación.

 
 

esta predica me alienta espiritualmente gracias y que ÉL SEÑOR le bendiga siempre.soy de Ecuador,Manabi´.

 
 

Que dura palabra es esta , es un reto dificil pero necesario. si Señor ponme a prueba mi DIOS , solo tu sabes que hay en mi corazon .

 
 

Pastor Soto, cada miércoles lo sigo por internet. Me son tan importantes para mi vida espiritual ya que son predicaciones en español. Gracias a Dios por su vida y por su ministerio.

El miércoles pasado note que en la predicación el volumen es bajo al grabarse. Primero estaba bien y después le bajaron. Ahora con esta última predicación todavía más bajo se grabo! Podrían revisar el volumen cuando sea la grabación? Se los agradecería mucho para este miércoles que viene.

Un saludo
desde Alemania
Sharon

 
 

que Dios los siga bendiciendo

 
 

me encanta escuchar sus sermones ya que me alimenta espiritualmente me ayudan a creser como cristiano me alegra me emosiona escuchar con la fasilidad de palabra que predican es un don maravilloso que el señor les a dado a ustedes y espero que algun dia me lo de a mi los felisito y sigan compartiendo ese maravilloso tesoro que es la palabra de Dios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato