Limpieza en la Casa

A propósito de Devocional de Mujeres
[]

27 de junio del 2011 - Por Myrza Marilys Lassús

Me levanto temprano. Comienzo a limpiar los baños, luego la cocina, luego a separar la ropa para lavar, luego a recoger la sala, luego recoger los cuartos, finalmente pasar la aspiradora… etc., etc., etc. Esta es la rutina de la limpieza de la casa. Sería perfecto limpiar y no tener que hacerlo jamás. Viviéramos en un paraíso si así fuera. Pero no. Tan pronto limpiamos, tenemos que comenzar de nuevo. Es un círculo vicioso. ¿Qué quiere decir eso? ¿Qué no somos limpios? ¿Qué no nos preocupamos? ¿Porque la casa se ensucia de nuevo? Porque no vivimos en un mundo perfecto. Porque quizás no tenemos a una persona que lo haga por nosotros. Y esto muchas veces nos impacienta y nos molesta que tengamos que volver con lo mismo.

De la misma forma es nuestra vida espiritual. Por un lado se limpia algo y por otro lado vemos que hay más cosas por sacar: enojos, pleitos, iras, contiendas, disensiones, envidias, jactancia, rencores, mentiras, injusticias, odios, etc. Y, quizás decimos, “no tenemos remedio”. Pero esto no debe de ser nuestra preocupación. El Señor murió por nosotros en una cruz y nos dio la salvación y nos limpio de nuestros pecados desde antes de nacer; ya el nos conocía por nombre. Y nos mando al Consolador para ayudarnos con nuestra santificación. ¿Sabes lo que el Señor pide de nosotros? Que le busquemos en espíritu y verdad y TODAS las demás cosas vendrán y parte de esas cosas es el cambio en tu vida. Cuando le buscas, el Espíritu Santo te redarguye y cambias porque cambias. Veras las cosas diferente y no vas a querer hacer esas cosas que antes hacías… así poco a poco limpias tu casa interior.

Que el Señor nos colme de paciencia y de paz para poder atravesar el camino de nuestra limpieza interior. Gracias Dios Redentor por tener misericordia para con nosotros. No lo merecíamos, pero tuviste misericordia y nos redimiste del pecado. Gracias por Tu gracia. Amén.

Comentarios

 
 

lo que dices es verdad mi caracter era muy fuerte yo tenia un caracter que para nada m gustaba pero aprendi algo de que con paciencia debemos pedir esos cambios en nuestras viads y no cansarnos de pedirlo como dice la pastora joycer meyer puedo amar lo que Dios ama .no me gusta todo lo que hago, pero m acepto, porque Dios me acepta .se que necesito cambiar cada dia, pero mientraS eso suceda, no voy a rechazar lo que Dios acepta. m aceptare como soy ahora sabiendo que no permanecere asi
QUE EL SEÑOR TE CONTINUE BENDICIENDO.....

 
 

Hola Hna. Shirlis Florez Gelis, gracias. La palabra es bien clara. Como dice el Apóstol Pablo en Romanos 7:15-25, "Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la ley, reconociendo que es buena. Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso practico. Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte? Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo, por un lado, con la mente sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con la carne, a la ley del pecado".

Nuestro interior desea agradar a Dios, pero nuestra carne no. Sí, la lucha es grande y difícil, pero no imposible. Aún en nuestras luchas y debilidades, El nos ama y nos ayuda. Dios le siga dando fuerzas y deseos por cambiar. Siga adelante en su jornada con el Señor. Bendiciones! Myrza Marilys

 
 

UUUFFF ESO ES CIERTO A VECES NOS CANSAMOS DE LA RUTINA, SOLO QUE YO EN LO PERSONAL LE PIDO AL SEÑOR QUE ME FORTALESCA Y "EL LO HACE" ASI QUE LO MAS IMPORTANTE ES HACER LAS COSAS COMO PARA "EL"
Y SI DARLE LA GLORIA PUES EL ES DIGNO DE ALABANZA,ADEMAS TAMBIEN COMO DICE EL ARTICULO RECONOCER NUESTRAS FALTAS A DIARIO 2 CRON7:14 VEMOS Y RECIBIMOS LAS BENDICIONES DE NUESTRO GRAN DIOS "GRACIAS SEÑOR POR TU AMOR Y MISERICORDIA" BENDICIONES.

 
 

CUAN CIERTO ES TODO ESTE COMENTARIO, CADA DIA DEBO HACER UN SOYI ES DECIR LIMPIEZA DE MI MISMA GRACIAS POR LA BENDICION EN LA PALABRA DIOS LOS BENDIGA

 
 

efectivamente, es un constante hace un tiempo que yo, fui al grupo de intercesion y Dios me presentaba aquella cubeta olvidada en el templo por los intendentes, y me hizo relfeccionar que la limpieza que en ocasiones tiene que ser fisica, ahi cosas que ahi que quitar e ir buscando esa perfeccion en cristo.

como lo decia el pastor miranda observar bien el como poner ese ladrilo sobre ladrillo, tenemos que buscar la perfeccion en cristo.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato