Sermón 4 de junio 2011: Antes que haya un nosotros, hay un yo (parte 2)

A propósito de Sermones de Mujeres
[Lilian Gutierrez (derecha)]
  • Presenter: Lilian Gutierrez
  • Fecha: June 4, 2011
  • Ubicación: Congregación León de Judá Boston MA

Parte del cántico de oración que cantábamos es una de las palabras que el Señor siempre me ha dado, no importa dónde me vaya, qué hago, el Señor siempre habla esa misma palabra a mi vida: “Aquellos que esperan en el Señor serán renovados, se levantarán sobre alas de las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no desmayarán,” y mientras esperamos en convertirnos en nosotros, mientras edificamos el yo, esperamos en el Señor, y él nos dará nuevas fuerzas.

El águila es una criatura muy bella y tiene atributos que ninguna otra criatura tiene. Si miran las alas del águila y tiene tanta potencialidad que tan pronto el águila abre sus alas y comienza a volar sigue hasta que llega a su destino y eso es lo que el Señor le dice a su gente: “Aquellos que esperan en mí podrán levantar las alas, y podrán volar y no van a detenerse hasta que lleguen a su destino.”

No nos vamos a rendir mientras estemos a mitad de camino, o a un cuarto de camino, o 99%, vamos a seguir hasta que estemos ciento por ciento donde el Señor quiere que estemos.

Y otra característica de las alas del águila pueden elevarse más y más cuanto más fuerte sea la tormenta. Cuanto más fuerte sea la tribulación que estés pasando, cuanto más difícil sea la prueba que estés pasando, cuanto más grande sea el problema que tienes, cuanto más difíciles se pongan tus hijos, mientras más difícil se ponga su esposo, más alto te elevarás porque cada tormenta te dará el empuje para ir más alto y volar sobre tus problemas.

Vamos a volar en el problema pero vamos a volar sobre el problema porque vamos a ser renovados. Y hay algo más sobre las alas del águila. En la punta del ala el águila tiene cinco plumas, entonces cuando no hay viento suficiente para ayudarle a volar, el águila comienza a mover las cinco plumas.

El cinco representa gracia y por gracia comenzamos a alabar a Dios y Dios nos da la fuerzas para elevarnos sobre las circunstancias para mantenernos volando hasta que lleguemos al otro lado. A veces, no hay un líder de adoración que está ungido o hay un equipo que esté ungido o músicos que estén ungidos, entonces tienes que crear tu propia alabanza y adoración.

A veces cuando estás sola, cuando estás llorando lágrimas, cuando tu corazón está quebrantado, tienes que crear tu mismo un servicio de adoración y Dios te dará fuerza ahí mismo en tu casa, en tu circunstancia, y volando vas a llegar al otro lado.

Hay otra cosa interesante sobre el águila. Sus garras están creadas para ahogar al enemigo hasta la muerte. Jesús dijo que el diablo es mentiroso, y padre de mentiras y le gusta decirnos mentiras para hacernos débiles. Pero el Señor nos dará la fuerza para levantar nuestras manos, para abrir nuestra boca para tomar nuestro lugar en Cristo Jesús, para saber que eres una persona completa y ahogar las mentiras del enemigo para que puedas ser lo que Dios te ha llamado a ser.

Y otra cosa del águila es que tiene dos párpados, cuando un enemigo está persiguiendo al águila, el águila busca el sol y lo que hace es volar directamente hacia el sol y cuando se acerca muy cerca del sol que los rayos le están quemando, él cierra un par de párpados y deja el otro abierto para ver para dónde va. Pero el enemigo se enceguece y tiene que dejar de perseguirlo. Y eso es lo que el Señor quiere que hagamos.

Cuando la vida se pone difícil, cuando el enemigo trata de destruirte, cuando las circunstancias quieren ahogarte hasta la muerte, tienes que mirar al sol de Dios y seguir mirando hacia él, mantén tu mirada en Jesús, autor y consumador de tu fe y el enemigo tendrá que dejarte porque no podrá resistir la gloria del Señor. Debemos encontrar a Jesús y dondequiera que él esté, hasta ahí es que vamos a ir.

Porque nos levantaremos como las alas del águila y vamos a volar hasta llegar a nuestro destino y el diablo tiene que soltarte. Fuera! Se tiene que ir, se tiene que ir, porque aquellos que esperan en el Señor serán renovados. Seas joven o vieja, soltera o casada, rica o pobre, blanca o negra, alta o baja, seas la persona que seas, inteligente o no, casada, divorciada, con hijos, sin hijos, cuando esperas en el Señor, él renovará tus fuerzas y levantarás vuelo con las alas del águila. Amen, porque eres completa en Cristo Jesús y llegaremos al destino, porque ahí es dónde Dios quiere que lleguemos.

Esta mañana hablamos de edificar el yo, yo, y no es que queramos ser egoístas pero uno quiere estar completa. Recuerden, ser completa significa poner un parche y que no haya más goteras. Yo no quiero gotear más. Esa es la cosa buena de pasar la etapa de menopausia, no más goteras. No más tampones. Me puedo poner una falda blanca cuando yo quiera. No hay más goteras.

Espiritual y emocionalmente, sin más goteras. Dios no quiere a su pueblo goteando, Dios nos ha hecho completas en él. Tenemos que edificar el yo para que cuando nos convirtamos en nosotros, ese nosotros pueda complementarnos, nos va a traer balance y aprendemos a compartir, a dar, a cómo ser familia, pareja, tenemos que ser completas y edificadas en el yo.

Vamos a regresar a Corintios, porque la iglesia de Corintios tenía muchos problemas con el matrimonio, con la fornicación, con la sexualidad. Primera de Corintios, Capítulo 7, comenzando con el verso 1 hasta el verso 9, y decir Alabado sea Dios, estoy completa, soy una mujer completa. Yo voy a volar como el águila, voy a levantar mis alas y llegar al destino y Dios me dará la fuerza para hacerlo.

Primera de Corintios, 7:1, le habían escrito a Pablo y recibió una carta que había problemas en la iglesia de Corintio. Ellos salieron de un trasfondo donde adoraban en los templos a los dioses griegos tenías que tener actos sexuales en el templo. Las mujeres se afeitaban la cabeza y tenían sexo con el que entrara. Por eso Pablo dice, “Ahora que son mujeres cristianas, permite que su cabello crezca y ponte un velo para que estén seguros que no sea una prostituta pelada.”

Y este es el trasfondo que tenía la gente de Corintio, muy similar al trasfondo que tenemos hoy en día, porque el mundo dice haga lo que quiera, con quien quiera, y cuando quiera. De eso venimos nosotros también.

Pablo comienza en el verso 1, dice: “En cuanto a las cosas que me escribisteis bueno le sería al hombre no tocar mujer. Pero para evitar la fornicación que cada uno tenga su propia mujer y cada mujer su propio esposo. Cumpla con la mujer a nivel conyugal y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su cuerpo mismo sino el marido, ni tampoco tiene el marido potestad sobre su cuerpo propio sino la mujer. No os neguéis el uno al otro a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento para ocuparnos sosegadamente en la oración. Y volved a juntaros en uno para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.”

Desafortunadamente entre parejas el sexo se convierte en un juguete, algunas veces las mujeres no se lo dan porque no le da la gana. Algunas, las que ya están casadas, usan el sexo como si fuera un arma. No quieres comprarme el traje, no eres bueno conmigo, pues esta noche, ne pas, nada. Y los esposos hacen lo mismo con las esposas. Tengo dolor de cabeza, no me toques.

Y Pablo dice, esto es cuando el diablo toma ventaja de las parejas a veces, porque usan el sexo en contra el uno del otro. La única vez que deben hacerlo con consentimiento es porque van a pasar tiempo de adoración y ayuno, para edificar sus vidas espirituales. Pero luego deben juntarse otra vez, para que el diablo no entre y destruya tu relación.

Verso 6, “Más eso digo por vía de concesión no por mandamiento, quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo. Pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro modo. Digo pues, a los solteros y a las viudas que bueno les fuera quedarse como yo, pero si no tienen don de continencia, cásense pues es mejor es casarse que estarse quemando.”

Él dice, algunos tienen el don de celibato, algunos practican abstinencia y quedan solteros, y está bien. Aceptable, una opción. No tienes que casarte si no quieres más tarde en la vida si quieres entonces, pero si te quieres casar, cásate está bien. y es mejor que lo hagas antes que te quemes porque si te quemas por mucho tiempo y no tratas con eso, quizás vas a meterte en algún problema. El pastor Mitchel estaba diciendo de entrar en relaciones sexuales que no son saludables y como ella compartía, cuando entras en una relación sexual te conviertes en uno con esa persona. Eso es lo que ciertos teólogos llaman ataduras de alma, porque te conviertes en uno con esa persona y con todo lo que trae. Tienes que tener cuidado con quién te conviertes en uno porque tomas a esa persona y todo lo representa. De hecho, sabemos que la sangre de Jesús tiene el poder para borrar todo pero por eso tenemos que proceder con precaución para no terminar en un reguero.

Mi pregunta es quién es soltero? Años atrás, cuando uno decía una persona soltera todos entendían lo que quería decir. Hoy en día cuando estamos en una diferente sociedad y cultura, cuando uno dice soltero hablas de muchas diferentes personas. De hecho hay seis categorías de personas solteras.

Categoría uno: alguien que nunca ha estado casado y no tiene hijos, y por supuesto esa persona quisiera tener cónyuge perfecto. Está buscando el matrimonio perfecto, hijos, esposos, idealista, lala land. Es el primer grupo.

El segundo grupo: solteros que nunca fueron casados pero tuvieron la experiencia de cohabitar, viviendo con alguien. Ese tipo de soltero ya ha tenido una prueba de lo que sería una vida matrimonio. Ellos tratan un poco más con la realidad. A veces vienen con un poco de equipaje con malas experiencias y sentimientos heridos. Ese es otro tipo de soltero.

Categoría número 3: personas solteras ahora pero que se han divorciado. La pregunta es, se divorciaron una vez, dos, hoy en día la gente tiene múltiples divorcios, y la gente de esa categoría de hecho vienen con experiencias negativas de matrimonios pasados. Y como les dije, en la iglesia y fuera de la iglesia, las estadísticas dicen que 60% de los matrimonios terminan en divorcio. Este es un grupo grande de personas. Y muchos de ellos buscan casarse de nuevo y si no tienen cuidado, imagínense lo que pasa. Se casan con el mismo tipo de persona otra vez. Algunas personas entran en patrones y cometen el mismo error una y otra vez.

Cuarta: solteros que estás separados de sus cónyuges, no están divorciados pero legalmente están separados. Ellos también tienen problemas. Esta separación es por tiempo corto o tiempo largo? Se van a divorciar eventualmente? Van a tener reconciliación? Hay muchas inseguridades en este grupo. No están seguros de qué va pasar en el futuro y no deberían ni estar mirando a otra persona, porque legalmente todavía están casados. A veces actúan como que no, piensan que no, pero legalmente están casados.

Categoría 5: otro grupo de solteros de la iglesia: viudos o viudas. La pregunta es, han estado así un tiempo corto o un tiempo largo? Todavía le está doliendo el cónyuge anterior? Hay sentimientos que tienen todavía que no han tratado con ellos por esa persona que ha fallecido? Y a veces están amarrados al pasado y al cónyuge que falleció.

Categoría 6: este es grupo más grande de solteros en la iglesia y en el mundo, y si les pregunto estoy segura que saben lo que es. Este es el grupo de padres solteros. Este el grupo que crece más rápido en el mundo por todos los divorcios que están pasando, y también los padres solteros tienen asuntos que ellos también tienen que bregar con ellos. Tienen ellos custodia plena de sus hijos? O es una custodia compartida con la pareja? O solo tienen derechos de visita? O no tienen contacto con los hijos? A veces ellos tienen problemas que involucran el enojo, resentimientos, sentimientos heridos. Pero muchos de ellos aún buscan casarse de nuevo.

Esto es la cosa cuando uno comienza un relación en cualquiera de estas categorías, si conoces a alguien, no tienes hijos, y esa persona no tiene hijos, estás comenzando una familia nueva, pero si conoces a alguien y usted tiene hijos, o la otra persona tiene hijos o los dos tienen hijos, entonces tienes lo que el mundo llama un grupo creciente de familias, una familia mezclada, o sea que tus hijos, los hijos de él tienen que mezclarse juntas. Y tu sabes lo que pasa cuando tus hijos y los hijos que ha tenido la pareja tienen que mezclarse, hay mucha dinámica que tiene lugar. Tienes que tratar con los celos, con las rivalidades entre hermanos, competencias, hay muchos asuntos que tratar.

Cuando dices estoy buscando convertirme en un nosotros, hay mucho por considerar. No es tan fácil como parece, al contrario, y en los días que vivimos hoy, es aún más difícil que en el pasado.

Yo miro a mis padres, mi mamá fue criada en la iglesia, fue parte del ministerio de jóvenes, y aún se casó con mi papá, que se había divorciados dos veces y tenía un hijo del segundo matrimonio, entonces tuvo muchos problemas con sus padres, muchas dificultad con la gente en la iglesia, pero aún así se casó con mi papá.

No fue fácil. Primero, tratar con dos ex esposas. Eso es otra cosa, cuando te casas con alguien que ya fue casado anteriormente, no solo tu tomas un hombre, no solo sus hijos, pero también su ex esposa. Y saben de lo que estoy hablando, con las actitudes, los problemas, llamando a la casa, emergencias, y todo tipo de problemas.

Mi mamá era una mujer soltera, nunca había sido casada, tuvo que tratar con el hijo de mi papá y con las ex esposas. Lo bueno de mi papá aunque él no le servía al Señor nunca se puso en el camino de mi mamá. Respetó a mi mamá, le dio toda la libertad que ella quería. Ella podía ir a la iglesia siete noches por la semana, podía invitar a gente de la iglesia a la casa. Mi papá le compraba lo que sea para ellos comer en la casa para darle de comer [inaudible].

Él era parte de nuestra comunidad cristiana, pero él nunca iba a la iglesia con ella. Pero mi mamá es una mujer de oración y Dios es un Dios de gracia, Dios tomó el error de ella y lo viró. Tomó 32 años, pero mi papá vino al Señor y luego comenzaron a servirle al Señor juntos. Y ese fue un hermoso momento juntos, pero eso tomó 32 años de oración y ayuno y esperando en el Señor.

Mi hermana y yo hacíamos bromas y decíamos, “Si tuvieras que hacer otra vez de nuevo, lo harías?” y ella no quiere lastimar nuestros sentimientos porque sabe que nosotras amamos a nuestro papá, pero no nos da una respuesta rápida. Ella dice, “Bueno, quizás lo pensaría.”. Pero fue difícil tener un medio hermano se otro matrimonio, había dinámicas ahí que mi mamá tenía que tratar con ellas, mi papá tuvo que mandarle manutención para ese hijo. Mi papá lo visitaba o lo traía a la casa.

Hay muchos asuntos, mis hermanas. Para aquellas que están buscando ser un nosotros, acuérdense que va a ser algo difícil. Va a tomar mucho trabajo. No va a ser fácil. Si ves que estás bien ahora que estás soltera, vas a orar más como una mujer casado. Como Pablo dijo, hay más que tratar, por eso Pablo dijo, ojalá fueran todos como yo, solteros, no tendrían que preocuparse por nada.

Te levantas por la mañana, te preparas y vas a alabar al Señor. Pero si estás casada y hay niños en la casa, te tienes que ocupar del desayuno, el colegio, la ropa, la plancha y todas las cosas que vienen con ello. Es bonito pero conlleva trabajo. Recuerden, la luna de miel es muy corta y la vida puede ser muy larga. Disfruta la luna de miel.

Pablo sí dice, es mejor que se case antes que se queme. Recuerdan lo que les dije esta mañana, si se encuentran que se están quemando, dese una ducha fría o siéntese en un baño frío. Échale hielo, congélalo, que se espere, ejercite la abstinencia y el auto control, y sea una mujer completa de Dios.

Algunos preguntan, Dios escoge la pareja o usted escoge la pareja? Y si va a la Escritura hay veces que Dios escogió la pareja. Recuerdan cuando Abrahán quiso una esposa para su hijo Isaac, él envió al siervo, el siervo le pidió al Señor una señal, recibió la señal, y Dios escogió a Rebeca.

Recuerdan a Jacob. Jacob fue a la casa de Labán y miró a Raquel y dijo, “Ella es mía.” Esa fue la que él escogió pero tuvo que luchar por ella, porque su suegro le tiró la otra encima, a la bizca. Eso es lo que dice la Escritura. Dice que Lea tenía ojos débiles y que era bizca. La cultura era así, él tenía que tomarla a ella también. Jacob escogió pero le costó bastante.

Pero Dios te da la libre voluntad, la mente, la inteligencia, la oración, el poder del espíritu. Hay un criterio bíblico para escoger una pareja. Segunda de Corintios 6 dice que no hagas yugo desigual.

Nosotros usamos eso para el matrimonio, no escoges a alguien que no sea creyente. Pero ese término, yugo desigual, se usaba para todo tipo de relación, sea una relación de negocios, o de educación, o de política, el dicho en ese tiempo era, no hagas yugo desigual. En otras palabras, no te ates con alguien que no esté a tu nivel porque si no tienen algunas cosas en común y hay grandes diferencias entre ustedes van a tener problemas.

Sabemos que el criterio principal es que sea cristiano la pareja, pero hay más del hombre que ser simplemente un cristiano. Cuáles son sus gustos o lo que no le gusta? Cuáles son sus fuerzas y sus debilidades? Cuál es su trasfondo? Y esa es una de las cosas que le decimos, hagan su tarea. Aunque la persona sea cristiano, cuál es su trasfondo?

Les voy a contar la verdad sobre mí. Años atrás alguien apareció en mi iglesia, no con cuernos, no con cola y no con el tenedor pero con un traje de tres piezas y un bigote bien lindo y una voz bien gruesa que me gustaba. Y sabía decir alabado sea el Señor, y sabía cantar y adorar y era tan espiritual. Entonces aquí la reverenda Gutiérrez perdió su visión por un momento y me impresioné por lo que vi en el exterior. Comencé una relación con esta persona, pero mi pastor anciano me llamó a la oficina un día y me dijo, “Tengo que hablar contigo, me dijo, haz tu tarea.”

Eso me sorprendió, porque yo me impresioné con lo que vi en el exterior. Él me estaba diciendo, “Hay algo detrás de eso.” Al principio me resistí un poco, lo puse como un padre celoso espiritual que era y quizás pensé, no quería que yo tuviera un novio. Pero en oración, el Señor me permitió ver ciertas cosas y entonces comencé a hacer mi tarea y a hacer preguntas y averigüé que el hermano tenía 3 ó 4, 5 ó 6 hijos de estas mujeres, nunca había pagado ni un centavo de manutención en lo espiritual que él era.

Despierta! Despierta! Y doy gracia a Dios que me desperté a tiempo. Pero casi cometo un grave error, que me hubiese costado no tan solo mi vida personal pero también el ministerio y esto es lo más importante para mí. Yo no quiero dejar esto por nadie, nadie merece tanto como el Señor.

Este don de Dios no se compara a nadie en ninguna manera. Tenemos que tener cuidado. Y una de las cosas principales que tenemos que tener cautelo es este asunto del amor. Y si les pregunto, qué es el amor? Nos dejamos llevar por lo que dice el mundo. En los 60s, 70s había muchas cánticos del amor. Todos estos cantos románticos. Los Beatles dijeron, “Todo lo que necesitas es amor.”

Yo me crié con esta cultura. El amor eran muchas canciones y películas de romances y Cenicienta conoció al príncipe y se puso la sandalia, la princesa besó al sapo y se convirtió en príncipe. Yo besé tantos sapos y ninguno se convirtió en príncipe.

Y había dichos en aquella época, el amor es un sentimiento que uno siente, y que cuando lo sientes, sientes que es un sentimiento que nunca antes habías sentido. Eso es lo que el mundo piensa que es el amor. Pero eso no es amor, eso es una interpretación que tiene uno, y frecuentemente eso es desear y codiciar. Por eso dije que debemos proteger nuestros ojos y nuestros oídos de todo lo que oímos y vemos, porque alimenta esa codicia, el romance. No es verdadero amor, hermanas.

Porque el verdadero amor lleva mucho trabajo y tiene mucho que ver con esto acá arriba, no tan solo esto que cambia día a día. Pablo también tuvo que tratar con el asunto del amor y en Primera de Corintios, Capítulo 13, lo que los teólogos le llaman el himno del amor y si miran el Capítulo 13, de los versos 4 al 7, Pablo nos dice lo que verdaderamente es el amor y habla sobre el amor de Dios, el verdadero amor, ágape. No es eros. Erótica es un diferente tipo de amor. No es un amor filial. Filia es el amor de amistad, de familia. Pero Pablo habla de un verdadero amor ágape, el amor que durará 63 años. este es el amor que sentían mis padres entre ellos. Esto es lo que los ayudó a mantenerse unidos por 63 años. y esto es lo que dice Pablo:

“El amor es sufrido, el amor es paciente”, dicen otras versiones. El amor es benigno. El amor no tiene envidia. El amor no es jactancioso, no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor, no se goza de injusticia más se goza de la verdad. el amor todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, y todo lo soporta.”

Cuando hay verdadero amor, amor ágape, puede pasar por alto la diferencia de tu cónyuge. Puedes ser paciente con sus debilidades, puedes perdonarlos cuando hacen algo que no te gusta, puedes quedarte cuando hay crisis, puedes apoyar cuando necesitan apoyo. El verdadero amor conlleva trabajo, hermanas. El verdadero amor no es un sentimiento que sientes que no lo has sentido antes. El verdadero amor perdurará y conlleva trabajo. Y tienes que pensar, y tienes que observar, y tienes que analizarlos, tienes que tratar de trabajar con ello. No permites que tus emociones te lleven en un viaje. El amor verdadero es lo que la palabra comparte y enseña en Primera de Corintios 13.

El otro asunto también, no solo el amor, es el área de comunicación. Muchas tenemos problemas con la comunicación, porque la comunicación implica compartir quién y qué uno es, y a veces es difícil comunicar ciertas cosas. Nosotros mantenemos nuestra comunicación bien básica y está bien eso al principio de la relación, pero mientras más te involucras con una persona y desarrollas un nosotros, la comunicación tiene que crecer.

No puedes tener conversaciones solamente “Cómo andas, cómo estás?” O reportar solamente cosas, “Oh, mira lo que pasó en este estado y en California o Missouri.” Tienes que abrirte y comenzar a compartir quién verdaderamente tu eres. Y tenemos que hacerlo con cuidado, progresivamente.

Como dije esta mañana, no puedes conocer a alguien y abrirte y compartir todo con una persona. Tenemos que ir despacio y compartir, y mientras compartimos la persona va a reaccionar a quién tu eres. Van a reaccionar oralmente o no oralmente. Cuando conozcas a alguien y pasas tiempo conociéndola y comienzas a compartir pensamientos o ideas, su lenguaje corporal te va a decir si lo rechazaron o lo aceptaron.

Cuando compartes tus verdaderos sentimientos y la persona se sienta así, eso te dice, “Realmente no estoy interesado.” Y si le pides que le repitas lo que acabas de decir, no tienen ni idea. Ni siquiera te están escuchando porque no hay una buena comunicación establecida. A veces conoces a alguien y estás compartiendo cosas y dices, “ay, nos llevamos muy bien, tenemos tanto en común, Dios nos unió, tenemos tantas cosas iguales, nos gustan las mismas cosas,” cuando en verdad, están en diferentes páginas.

Porque la comunicación puede ser algo muy tramposo y es algo que tenemos que desarrollar progresivamente y con cautela. Y mientras más seguimos con una persona y más lo vamos conociendo, más de las cosas íntimas y personales están siendo compartidas. Y les voy a decir, a menos que estén 100% segura, que esta persona va a ser tu esposo, que vas a ser un nosotros, cuidado con lo que compartes, porque una vez que hayas compartido algo no lo puedes deshacer. Y si esa relación se termina, y si se termina en una forma negativa estás a riesgo de muchos problemas.

Y le ha pasado a muchas jovencitas en nuestra iglesia que se involucraron muy pronto. Compartieron demasiado y cuando no funcionó, estaban avergonzadas de [inaudible] demás hermanos escucharon ciertas cosas. Tenemos que proceder con cuidado y la comunicación tiene que crecer y desarrollarse.

Otra cosa que tenemos que trabajar, después del amor y la comunicación, y esto también es difícil para nosotros, es la confianza. Es difícil confiar en la gente hoy en día. De hecho la palabra dice, Salmo 118 “Es mejor confiar en el Señor que confiar en cualquier hombre.

Y la confianza significa que uno está dependiendo y poniendo la fe en otra persona. Y como la comunicación, la confianza tiene que ser desarrollada progresivamente y con cuidado. Y una de las preguntas que sé que teníamos ante nosotros, cómo es que yo sé que esta persona es para mí? Cuando estás creciendo y trabajando con la confianza, hay ciertas coas que tienes que observar y experimentar, y en un grupo pequeño y en un grupo grande, y una cosa es uno poder estar seguro o depender de una persona. Puedo yo depender de esa persona? Esa persona mantiene su palabra? Él dice que va a estar ahí a las seis y aparece a las 8:30? Y luego dice, “Oh, no sabía que era tarde.”

Tienes que mirar eso, porque si llega tarde una o dos veces va a seguir llegando tarde. Si estás dispuesta a tratar con alguien así, pero si es un problema para ti, tienes que tomar nota de eso.

Otra cosa que debes buscar en una persona es la integridad. Integridad de la persona completa, como compartíamos hoy, siendo un yo completo. Es esa persona un hombre completo? Es completo en sí mismo? O está buscando una mamá? Está buscando una hermana? O está buscando una amante? Qué anda buscando?

Tienes que observar su integridad. Cómo es su carácter? Cómo trata con la gente uno a uno? Cómo trata a la gente en grupo? Es una persona amigable o seco o serio? Es parte del grupo o se mantiene en el trasfondo de un grupo? Cómo es su personalidad? Porque a veces nos casamos pensando que vamos a cambiar a alguien. Estoy aquí para decirles algo, tu no puedes cambiar a nadie. Al contrario, mientras más pasa el tiempo, las personas se ponen peor en sus caminos. Nos conformamos más y más en quiénes somos.

No vas a cambiar a la persona. Si estás dispuesta a aceptarlo como es, mi mamá aceptó a mi papá tal y como era, no le gusta salir, ella lo aceptó. Mi mamá era amigable y le gustaba salir, y mi papá aceptó eso. Eso funcionó para ellos. Dejó que ella fuera ella misma, ella dejó que él fuera él mismo y no fue un problema para ellos.

Podrías tolerar eso? Tienes que considerar esas cosas. Porque cuando se va el amor, estás tratando con alguien que te va poner los nervios de punta. Te va a poner bien nerviosa. Tienes que mirar estas cosas.

Otra área, tomar decisiones. Esa persona puede tomar decisiones? Hay personas si tu les preguntas qué piensas? Yo no sé. Puedes tomar una decisión? Yo no sé. Qué piensas sobre esto? Yo no sé. Hay personas que no pueden tomar decisiones. Yo, personalmente, tengo problemas con personas así, porque me gusta tomar decisiones. No tengo mucha paciencia con personas que no pueden tomar decisiones. Pero quizás no le moleste a usted. Si conocen a alguien así y no le molesta, pues, amén. Es mejor casarse que quemarse.

Pero mira a esta persona, cómo toma decisiones. Son impulsivos? Son muy lentos? Tienen que pensarlo mucho? O quizás no piensan, responden rápido.

Una última área de la confianza, es la confidencialidad. Tu puedes confiarle un secreto a esta persona? Puedes confiar en esta persona para abrirte y contarle quién eres realmente? Puedes confiar en esta persona, que aún si se termina la relación no va a divulgar quién eres o tus secretos en la iglesia, o en el grupo? Y vas a averiguar eso mientras sigas con precaución.

La sabiduría te dirá, comparte un poco y vas a ver si lo va a divulgar o no. a veces compartes algo con alguien y le dices, guárdate esto, no se lo digas a nadie. Y antes que lo sepas, alguien viene y te dice, “Mira me dijeron que dijiste esto y lo otro.”

Ya sabes entonces que no puedes confiar en esa persona y estoy aquí para decirles, que si no puedes confiar en él en lo pequeño no puedes confiar en lo mucho. Si no puedes confiar en él con los detalles superficiales, no puedes confiar en él con una realidad íntima. Prosigue con precaución.

Y como mujeres cristianas, debe haber etapas en tu desarrollo. Primero debemos tener una amistad con esa persona porque en la amistad vas a ver ciertas cosas en la personalidad de esa persona. Y llegar a salir, a las citas, déjeme darle algunos consejos, hermanas, mantén la cita en un contexto de grupos. Aléjate de tener citas tu y él solos.

No necesitas ir a su apartamento para ver su nueva televisión. Si él quiere que escuches el último CD que lo ponga en el carro, y aún en el carro no tienen que estacionarse en un lugar oscuro. Como les dije esta mañana, un poquito tocando aquí, y poquito tocando allá y antes de que te des cuenta estás tocando en todos lados. Tenemos que tener cuidado.

Y lo mismo con los besos. Yo tengo que a veces tratar con mujeres grandes, mujeres en los 40, 50s que han estado casadas y divorciadas que me preguntan, “Está bien si nos besamos?” peligro, peligro. Y yo les digo, todo comienza con un pequeño beso. Usualmente uno se va a la cama el día número 1, comienza con un besito, y con abrazos, y tocando y antes que te des cuenta pues…

Ese es el peligro, y por eso como mujeres cristianas, la amistad tiene que ser lento, progresiva, en grupo. No haces ciertas cosas muchas veces cuando hay otros alrededor. es una medida de seguridad. Invita a otra pareja o a otra soltera, tenga otra persona allí presente.

La última etapa de ser el cortejo. La cosa está más seria, crees que esta persona puede ser, te abres un poco más, tomas más riesgos, compartes un poco más, y siempre prosiguiendo con cuidado.

Y la última etapa como mujer cristiana debe ser el compromiso. Es una declaración pública de que el yo va a ser nosotros. Y aún con el compromiso, cuídate. El hombre quizás diga, “Pues ya estamos comprometidos, podemos tener un cuchi cuchi. Nos vamos a casar en dos meses.” No, no, hasta que nos casemos nada. Nada, nada.

Y déjeme decirle estos, hasta que camines por pasillo de la iglesia y digas, “Acepto” todavía tienes tiempo de salir de ahí. No te despiertes como mi amiga, en la mañana de su luna de miel y mira a la pareja y diga, “Qué error!”

Hay muchos que hacen eso, están comprometidos, ya salieron las invitaciones y piensan que ya es muy tarde, nunca es tarde hasta que dices, “Acepto.” Y aún cuando hayan dicho “Acepto” todavía no es oficial hasta que el ministro firma en la línea. Yo les digo a las parejas, hasta que yo firme todavía puedes salirte de esto, puedes salirte de esto. Porque quizás en el último momento puedes ver algo que será un problema para el futuro. Es mejor que te salgas ahora que terminar en la corte de divorcio.

Yo sé que el mundo tiene una mentalidad completamente diferente. Les conté de mi amiga que le digo, ‘maleta y vete’. Mi amiga tiene esa actitud ‘Si no me va bien, maleta and go’. Esa es su actitud. Esa no es la actitud de una mujer cristiana. La actitud de una persona cristiana es, ‘Tengo que pensar sobre esto, tengo que orar sobre esto, tengo que pedirle sabiduría al Señor, tengo que ser muy cuidadosa e ir lento, porque después que diga, ‘Sí, acepto’ mi ‘Sí, acepto’ tiene que ser por la eternidad.

Tal como Dios nos llama a sí mismo y nunca nos deja ir. Por eso la Escritura dice que Dios aborrece el divorcio, porque el hombre y la mujer uniéndose representa al matrimonio entre Jesús y su iglesia y cuando eso se rompe representa un quebrantamiento entre Dios y su pueblo. Por eso Dios aborrece el divorcio.

Hay casos en los que uno debe divorciarse, hay en casos en que Dios mismo le diría, ‘Dale los papeles ahora mismo’ pero Dios verdaderamente aborrece el divorcio. Porque el quebrantamiento de una unidad es algo triste, especialmente cuando hay niños involucrados.

Uno de mis primos se divorció de su esposa después de 35 años de casados. Se fue con otra mujer. Sus dos hijos ya estaban casados, se sentaron en mi casa, dos hombres ya casados, uno ya tenía dos hijas, y cuando hablaban de la separación de sus padres lloraron como dos niños. Estaban tan dolidos que sus padres se hubieran separado, y esas son las víctimas en un divorcio, son los hijos.

Y sabes lo que eso le dice a un niño? Tal como tus padres se separaron, también Dios te puede dejar. A veces eso también se traduce en problemas entre tu relación con Dios. eso es lo que Jesús le decía a la mujer samaritana, “Yo no soy como los hombres que tuviste, no soy como el hombre que tienes ahora, yo no te voy a usar ni abusar, no te voy a dejar, te voy a dar lo que necesitas. Y de hecho, cuando vengas a mí, te voy a dar agua que va a satisfacer tu sed y nunca tendrás que buscar agua del pozo otra vez. Porque el mundo te dejará con sed, tu esposo te dejará con sed, tus hijos te dejarán con sed, tus familiares y amigos también te dejarán con sed, pero Jesús puede satisfacer tu sed.

Por eso me gusta la canción que cantamos, Quiero más de ti, porque mientras más tenga de ti, más satisfecha me sentiré porque el único que puede satisfacer mi sed, soltera o casada, con hijos o sin hijos, joven o anciana, el único que puede satisfacer mi sed es el Señor Jesucristo.

En Juan 7 habla sobre las fiestas del tabernáculo. En la fiesta del tabernáculo, el último día de la fiesta, el sacerdote se paraba en el templo y derramaba un jarro de agua representando Dios visitando a su pueblo. Y la Escritura dice que en el séptimo día de la fiesta del tabernáculo Jesús se paró en templo y tomó el jarro de agua y lo derramó y dijo, “Aquel que tenga sed venga a beber, porque el agua que yo les doy va a dar vida eterna.”

En otras palabras, el único que puede satisfacer tu sed es mi solo presencia. Y Dios está aquí ahora mismo. Lo que sea que necesites, cualquier sed que tengas, ven a mí y bebe porque tengo lo que necesitas. No está en la persona, no está en un hogar, no está en un trabajo, no está en la educación, solo se encuentra en mí. Probad y ve que el Señor es bueno. Probad, bebed, que el Señor es bueno. Y el agua que él da brotará ríos de agua viva. Hay un río de agua viva que brota, que satisface tu sed, solo se encuentra en Jesucristo.

Si algún día te conviertes en un nosotros, bien por ti. Como dicen los judíos, “mussletuf” “Que te vaya bien.” pero si nunca llegas a la etapa de nosotros, en Cristo Jesús eres un yo completo. Eres una mujer digna y tu satisfacción está en Cristo Jesús. Lo que necesitas, él lo tiene. Y él dice, ‘Ven y úsalo porque estoy aquí para dártelo.’

Ríos de agua viva que fluirán en ti y satisfarán tu sed, esposo o no, con hijos o no, hay un río de agua viva que fluye en mí, trae gozo a mi alma, me hace completa y me da fuerzas para continuar.

Recuerda que comenzamos diciendo, “Aquellos que esperan en el Señor serán renovados. Levantarán vuelo con las alas del águila, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán, porque el Señor nos dará la fuerza y el Señor quiere que levantemos las alas del águila, no una gallina. La gallina hace así, golpean. Saben lo que me gusta del águila? El águila remonta.

Lo que dice el águila, viene una tormenta fuerte pero yo voy a volar sobre la tormenta, pero de alguna manera, yo voy a llegar al otro lado. Mis hijos se drogan, pero un día los veré en la casa del Señor.

El doctor me dijo que me quedan tres meses de vida pero conozco al mejor doctor del mundo. Mis finanzas no están como debieran, la economía es un desastre, pero yo sirvo al Dios que dice, “El oro y la plata son míos” entonces voy a remontar como las águilas. Seré renovado, llegaré a mi destino porque soy una mujer completa en Cristo Jesús. Soy una mujer digna, Dios me puso parches, él cerró todas las goteras que tenía, y no hay nada goteando. Amen.

Y lo que Dios deposita voy a mantenerlo y no lo voy a soltar. Porque si nunca llego a ser nosotros soy un yo. Voy a decirlo como si estuviera en el Bronx, yo soy un yo, soy un yo completo porque Dios me ha unido y ya sea que seamos un nosotros o no, yo soy un yo. Usted es un yo, casada o no, amen. Y levantaremos las alas del águila y remontaremos vuelo y llegaremos al otro lado. Y recuerden, cuanto más fuerte sea la tormenta, más alto vuela.

Y si no hay viento para darle fuerzas, él crea sus propias fuerzas y su propio viento, tienes que adorarle tu sola. Si no hay líder de adoración, adórale tu misma.

Una de mis mejores momentos, créalo o no, ha sido en la ducha. De alguna manera u otra en la ducha comienzo a cantar y me pongo tan contenta. La primera vez me sentí tan avergonzada porque estaba desnuda pero después me di cuenta, él creó este cuerpo, entonces él puede mirarlo. Algunos de mis mejores momentos de adoración son cuando estoy en la ducha, comienzo a cantar y veo que Dios me dice muévete.

Siento la presencia de Dios cuando creo mi propia adoración y alabanza. Puedo remontar como un águila, llegaré al otro lado, porque soy una mujer completa en Cristo.

Dios le preguntó al profeta, “Hay algo imposible para mí?” Cuando Dios hace una pregunta, él tiene la respuesta. Y cuando Dios le preguntó “Habrá algo imposible para mí?” Dios le estaba diciendo, “Jeremías, no hay nada imposible para mí. No hay nada que yo no pueda hacer. No hay ningún niño que no pueda salvar. No hay esposo que no pueda cambiar. No hay matrimonio que no pueda curar. No hay mente que no pueda restaurar. No hay corazón que yo no pueda restaurar. No hay hogar que no pueda visitar.

Vamos a remontar como las águilas. Repitan conmigo, lo podemos volver a cantar? Cierre sus ojos e imagínese con un espíritu remontado como el águila. Levanten las alas como las águilas y te vas a remontar y no vas a detenerte hasta que llegues al destino. Y no te vas a detener hasta que te conviertas en la mujer que Dios quiere que seas. Te vas a remontar como el águila. No importa lo que esté pasando Dios te dará la fuerza.

Levanta las alas como el águila y vas a volar hasta el destino porque eres una mujer completa en Cristo Jesús. Cúbreme. Cierra tus ojos ahí donde estás.

Sermón de Lilian Gutierrez grabado 4 de junio 2011 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (400K)


Oir y ver más presentaciones grabados 4 de junio 2011


Archivo de Sermones

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato