Sermón 12 de junio 2011: La obra es grande

[Roberto Miranda]
  • Presenter: Roberto Miranda
  • Fecha: June 12, 2011
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Ese hermoso edificio que se está levantando como una mazorca preciosa, es señal de que el reino de Dios está avanzando, y una de las razones por las cuales estamos levantando ese templo es precisamente, para decirle al mundo que el reino de Dios está avanzando y que no está retrocediendo no?. Yo quiero buscar rápidamente en primera de Crónicas, capítulo 29, donde el Rey David cuando va a construir el santuario, el primer templo, el templo de Salomón, Salomón fue quien lo construyó pero David, el padre que concibió en su corazón el deseo de construirlo Dios le dijo, no vas a ser tú, va a ser tu hijo quien lo va a hacer. Pero David cuando le iba a encomendar ya a Salomón la obra, dió un discurso al pueblo, y ese discurso es algo que, muy bello y muy ejemplar, y nos enseña el corazón de este hombre de Dios.

Primera de Crónicas 29, dice el hermano David, 29:1, dice: "Después dijo el Rey David a toda la asamblea, solamente a Salomón mi hijo ha elegido Dios, él es joven y tierno de edad, y la obra es grande". Diga todos la obra es grande. "Porque la casa no es para hombre". Usted sabe que esta casa no es para hombre, no es para glorificar a un hombre, no es para glorificar una iglesia, no, dice "sino para Jehová nuestro Dios. Yo con todas mis fuerzas he preparado para la casa de mi Dios, oro para las cosas de oro, plata para las cosas de plata, bronze para las de bronze, hierro para las de hierro, y madera para las de madera" etc no?, y toda clase de piedras preciosas, además de esto dice: "por cuanto tengo mi afecto en la casa de mi Dios".

Cuantos tienen su afecto en la casa de Dios? Eso hay que desempacarlo, una cosa es ir a la casa de Dios otra cosa es tener su afecto en la casa de Dios. "Por cuanto tengo mi afecto en la casa de mi Dios, yo guardo en mi tesoro particular oro y plata, que además de todas las cosas que he preparado para las cosas del santuario, he dado para la casa de mi Dios, tres mil talentos de oro", yo no sé cuanto era eso pero le aseguro que era mucho dinero, "de oro de ofir" no era cualquier oro, eso era oro puro, "y siete mil talentos de plata refinada para cubrir las paredes de las casas. Oro pues para las cosas de oro, y plata para las cosas de plata, y para toda la obra de las manos de los artífices. Y quien quiere hacer hoy ofrenda voluntaria a Jehová?". Váyase después más adelante, versículo 6, dice: "Entonces los jefes de familia, y los príncipes de las tribus de Israel, jefes de millares, centenas, ofrecieron voluntariamente, y dieron una gran cantidad de dinero también para eso." Versículo 9 dice: "y se alegró el pueblo, por haber contribuído voluntariamente, porque de todo corazón ofrecieron a Dios voluntariamente, y se alegró mucho el Rey David, y vino delante de la casa de Jehová y dijo David: bendito seas Tú Jehová Dios nuestro Padre, desde el siglo y hasta el siglo, tuya es oh Jehová, la magnificencia, el honor y el poder, porque todas las cosas son tuyas, tuyo Jehová es el reino, y tú eres el excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y Tú en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora Señor alabamos y loamos tu glorioso nombre."

Hermanos que bella oración, no?, y aquí vemos tantas cosas hermosas, una de las cosas que me impacta de David, dice, nuestra obra no es una obra pequeña, es una obra grande, y usted mira allí y ese armazón que se está levantando y usted se da cuenta que es una obra considerable, nosotros nos hemos metido en algo de envergadura, no es para cobardes este esfuerzo, es una obra extremadamente ambiciosa, hay riesgos financieros, nosotros tenemos que construir un edificio que normalmente costaría 8 millones de dólares por 3, 4 millones de dólares, por qué, porque Dios ha dado sabiduría y conocimiento, hemos hecho estos edificios en manera muy muy, comodas, e increíblemente eficientes, y yo sé que podemos hacer este y hasta aquí Dios nos ha bendecido con metedologías que hemos aprendido de Él, pero es una obra que no admite muchos errores ni muchas inexactitudes, tenemos que ser impecables en la forma que la ejecutamos, porque es una obra grande y estamos tratando de hacer algo audaz, sin precedente yo diría en estas áreas, una acumulación sencilla de ingresos, acometiendo una obra como esta, estas obras que hemos hecho, es algo bien grande, es una obra bien grande, tremendamente creativa también.

David dice la obra es grande, por qué?, porque no es para un hombre, es para Dios, Dios merece cosas preciosas, Dios merece lo mejor, y sabes qué tú también mereces lo mejor, tus hijos merecen lo mejor, nuestras generaciones futuras merecen lo mejor, la iglesia de Cristo en Nueva Inglaterra merece lo mejor, merece un testimonio de que Dios es poderoso y que Dios bendice a su pueblo, y cuando nosotros venimos a adorar al Señor, nosotros queremos darle gloria a Dios, y no lo hacemos en orgullo, Dios lo sabe, yo he escarbado mi corazón, día tras día para ver si es un principio faraónico que está reinando en mí de construir pirámides para mi gloria, no, ni demostrarle a ningún hombre nada, esto es para la gloria exclusiva de Dios.

Estamos construyendo un espacio porque hay necesidad. Ustedes ven como esto se llena todos los domingos, a mí me duele mi corazón, y muchos no vienen ya porque saben que si se pasaron cierta hora van a estar incómodos y dispersos en el santuario, estamos haciéndolo por necesidad, no es como que tenemos un solo servicio ok, ya, no hemos apretado esto, dos servicios, ahora mismo hay un grupo en inglés que se está reuniendo en otro espacio, el segundo espacio que están ocupando ya les está quedando pequeño también, esta mañana yo venía en mi carro listo para estacionarme, y veo a una hermana afroamericana, en silla de ruedas y con la llovizna cayéndole, su sillita de ruedas cruzando la Reed Street, y al lado de ella venía una joven afroamericana también de ese proyecto que está ahí al lado, ella me paró y me dijo pastor pastor, yo detuve mi carro, lo eché para atras, la saludé, me dice traigo una hermana aquí del proyecto que viene a León de Judá por primera vez.

Dios está haciendo cosas maravillosas, y yo sé que vamos a necesitar espacio para ese grupo cuando crezca, quizá ellos van a ocupar este lugar a las 9 de la mañana cuando nosotros estemos allá reuniéndonos, dígale gloria al Señor. Porque queremos impactar la comunidad con el evangelio, hemos comenzado ese proyecto en inglés porque sabemos que esta comunidad necesita una presencia bíblica, hay buenas iglesias en esta zona, yo lo sé, pero siempre se necesitará una más, porque hay una necesidad terrible acá, y este grupo de hispanos locos, cree que puede bendecir también a los anglo parlantes, porque yo sé que para eso nos ha traído Dios, para un tiempo como este en la historia de esta nación. Esto es para la gloria de Dios, no es para el hombre.

Y David tuvo que llamar al pueblo y decirle necesitamos su ayuda, y nosotros necesitamos tu ayuda, y tu participación, el reino de Dios quiere que tú respondas también, queremos oración continua, el 24 de este mes un viernes, vamos a tener 24 horas de oración continuas, vamos a tener un matutino, y vamos a seguir hasta las 8 horas del sábado, hay que bañarlo en oración, David oró, y clamó a Dios, y bendijo al Señor y clamó al pueblo, ahí como dice la biblia a Dios orando y con el mazo dando, si usted no sabe en que versículo está no lo busque porque no está en la biblia, pero yo creo que sí hay que dejárselo al Señor pero también hay que meter mano, las dos cosas, bless the lord and pass the ammunition como dice Lito Gutierrez.

Ahora, no sólo estamos edificando acero, cemento y madera, se trata de algo mucho más significativo, no es solamente allí un edificio, queremos tener más espacio para nuestros programas de mentoría, bendecir jóvenes, yo veo en ese lugar un lugar para avivamiento, yo un día veo allí viniendo comunidades, que ese edificio sea usado 24 horas al día, oración, adoración, alabanza, avivamiento, unción, impartición de poder, pastores que vengan para ser reeducados en la fé verdadera, y todos estos salones siendo usados continuamente para gloria del Señor, por eso estamos construyendo, para avivamiento, no es para madera, no es para cemento, no es para acero, es para obra, misterio, misión, visión, avanze del reino de Dios, y tú puedes ser parte de eso, no te lo pierdas, dile a tu hermano con golpe de costado no te lo pierdas, así, muévele el hombro, no te lo pierdas, hasta pentecostal me volví de momento, dile a tu hermano ese es uno de los ticks pentecostales, no se pierda la oportunidad.

Yo digo como David, y quien hoy quiere hacer ofrenda voluntaria, quien se atreve, quien tiene los pantalones, si tú no lo has hecho todavía, yo te animo en el nombre del Señor Jesucristo, sus ángeles, sus santos y todo lo que hay allí arriba, muévete y comprométete, y entra en la obra para que el reino de Dios llegue a lo que tiene que llegar, David dice que edificó con toda sus fuerzas, yo con toda mi fuerza he preparado para la casa de mi Dios, ahí se oye al guerrero David hablando, no era cualquier Dios era mi Dios, al mismo Dios que yo honré descabezando al gigante que lo estaba maldiciendo e insultando, para ese mismo Dios ahora yo quiero ofrecerle una gran obra, para que Él sea glorificado y haya testimonio público de Israel.

Yo le digo tenemos que trabajar duro, yo he pedido que nos concentremos en este esfuerzo, tenemos que ser conservadores en nuestras finanzas, hay que ser tacaños con las finanzas de la iglesia en este tiempo, porque tenemos que agarrar ahí todo lo posible, y prepararnos para lo que pueda venir en este proceso, y hemos sido muy conservadores, tenemos que enfocarnos en esa obra. Yo he dicho que por un tiempo, tenemos que limitarnos en las diferentes cosas que hacemos, misiones y otras cosas, hemos seguido, ha sido trabajo misionero, pero por favor entiendan cuando uno dice por favor hermanos, concentrémonos en esto, porque dice por allí que el que mucho abarca poco aprieta, y la gente tiene que entender que hay cosas que tienen prioridad, y nosotros tenemos ahora que concentrarnos en esa obra, porque es una obra evangelísitica, incluye todos los valores evangelísticos de esta iglesia, y la iglesia está implicada en eso, así que por ahora yo les suplico a todos los hermanos cerremos filas, vamos así adelante en una sola cosa.

Seguiremos haciendo la obra del Señor en muchas maneras, pero comprendan si decimos no podemos estar añadiendo diferentes esfuerzos, diferentes cosas, no porque no queramos sino porque ahora es tiempo de hacer otras cosas, otra dirección, y esa obra tiene que terminarse, cuando llegue el momento seguiremos con todas las otras cosas, pero no podemos seguir añadiendo más, y más y más, tenemos que mantenernos enfocados en lo que Dios nos ha llamado a hacer ahora, porque es una obra grande y exigente.

Me quedan siete minutos, no hemos tenido que, hermanos lo que decía hay que sacrificarse para esto, pero sabe en un sentido yo le doy gracias al Señor que todo este trabajo que la iglesia ha hecho a través de los años, construir estos dos edificios y gastar todo este dinero, mire muchos de nosotros no hemos sufrido, yo gracias a Dios nunca he tenido que venir ante este pueblo y decir hermanos si no se levantan cien mil dólares me van a llevar a la cárcel o Dios me va a llevar al cielo, me van a matar, no, muchos de nosotros hemos dormido a través de todo el proceso y nunca ha habido pánico, sufrimiento extremo, nunca ha habido que decir sabe qué pastor yo le dono mi casa, yo le doy mi anillo de matrimonio, gracias a Dios cuantos de ustedes han oído hablar de, no, ha sido un proceso lógico, ordenado, bíblico, ustedes han sabido siempre lo que se ha estado haciendo, no ha habido grandes sacrificios de tener que ofrecer un holocausto ahí de su cuerpo al Señor, no.

La iglesia ha dado de acuerdo a sus capacidades, yo sé que ustedes han dado también, la hermana María dió desempleada, yo sé que muchos de ustedes no tienen dinero extra, pero para Dios hermanos cuando hacemos las cosas para el Señor, Él nunca se queda corto, el siempre nos bendice, hay que sacrificar. Que lindo que David dice mi afecto está en la casa de Dios, el pudo decir yo amo la casa de Dios, no, él dijo mi afecto está puesto en la casa de mi Dios, cuando yo digo que mi afecto está uno como que dice mi ilusión está en la casa de Dios, la casa de Dios es mi morada, yo me gozo de morar en la casa del Señor, es allí donde yo pienso y medito y sueño. Sabe qué para muchos de nosotros la iglesia es el foco de nuestra vida social, familiar, muchos de ustedes traen aquí a sus niños para I Wanna, comen aquí abajo, leen la palabra, van a discipulados, desarrollan sus dones aquí, esto es mejor que un club de leones o rotarios, yo se lo echo a cualquier club de rotarios en el mundo.

Este es un lugar de gran bendición, y de gran gozo y crecimiento, nuestro afecto está aquí, esta es nuestra casa, aquí es donde nuestra vida se está gestando, y por eso amerita también que nosotros pongamos nuestro dinero, porque este es el lugar de apoyo para nuestras vidas, este es un fuerte del reino de Dios aquí en Boston, y en Nueva Inglaterra y en el mundo también, con la ayuda del Señor, usted puede ayudar a ello, puede donar en el nombre del Señor, y lo último que digo es que, hay algo lindo que David dijo también, y el dijo en el versículo 16, "oh Jehová, Dios nuestro, toda esta abundancia que hemos preparado para edificar casa a tu santo nombre, de tu mano es, y todo es tuyo".

Que interesante no?, sabes que todo lo que le das a Dios es de Dios, la mano con la que tú sacas el dinero de tu bolsillo o escribes ese cheque, Dios lo hizo, el papel con el que tú escribes el cheque Dios lo hizo, el papel del dinero Dios lo hizo, los átomos de tu cerebro que coordinan números Dios los hizo, todo es de Dios, ese es el concepto más básico de la mayordomía, es el concepto de que todo lo que tú tienes y eres es de Dios, y que cuando tú das a Dios es de la generosidad, tú le das a Dios del ciento por ciento que Él te dió. Yo vivo bajo la premisa de que nada me pertenece a mí, ni mi esposa, ni mis hijos, ni mi cuerpo, ni mi trabajo ni mi cerebro, nada es mío, todo es de Dios, y yo tengo que estar veinticuatro horas al día diciendo Padre cuales son tus órdenes para hoy, qué Tú quieres que yo haga, en qué Tú quieres que yo invierta mi vida, mi dinero, Tú me dices que salte y yo te voy a preguntar solamente cuan alto y cuanto tiempo me mantengo en el aire.

Sermón de Roberto Miranda grabado 12 de junio 2011 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (400K)


Oir y ver más presentaciones grabados 12 de junio 2011


Archivo de Sermones

Comentarios

 
 

Pastor en una bendicion la palabra de dios y un privilegio poder ser usado como instrumento de su gracia para guiar al pueblo para que cada dia beba del agua viva que fluye de los manantiales de Dios, que el señor le bendiga y le siga usando.

 
 

dios es amor berdadero es el rey delo reye estoy aprendiendo mucho con esta predicas gracias por que me ensenas muchos

 
 

Dios honra a quie le honra,sigan adelante en esa preciosa obra,porque no es para la gloria del hombre sino para la gloria del Rey de Reyes y Señor de Señores.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato