Hoy

A propósito de Devocional de Mujeres
[]

31 de mayo del 2010 - Por Raquel De Jesús

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Filipenses 3:13,14

Hace mucho tiempo emprendí un viaje, un viaje hacia un país que no conocía, donde se hablaba un idioma que no entendía, donde la gente pensaba distinto a como yo pensaba y al llegar pensé que nunca me acostumbraría a su forma de ser y pensar. Pero pasó el tiempo y yo fui cambiando también aprendí a comunicarme con las personas que me rodeaban, no solo en la lengua sino en su forma de vivir y poco a poco fui cambiando. Cambié y ni yo misma me di cuenta, cambié y no recuerdo el momento, cambié y con mi cambio dejé muchas personas detrás de mí.

Mi cambio trajo alegría a muchos, tristeza a otros tantos y tal vez un poco de decepción a otros. Cambié y mi cambio conllevó un sin número de obstáculos, porque con mi cambio tuve que dejar muchas personas detrás de mí. Cambié y mi cambio trajo con el soledad en muchas ocasiones, lágrimas en otras y alegrías muchas tantas otras.

El cambio trajo consigo la amarga despedida, el decirle adiós a muchas personas que ya no iban de acuerdo con el lugar al que yo me dirigía, personas que no podían ir porque todavía no están listos para entrar en ese lugar. No porque sean mejor o peor sino porque el tiempo de ellos no ha llegado para entrar en donde yo estoy entrando.

Hoy le he tenido que decir adiós a aquellas personas que no creyeron en mi, le he tenido que decir adiós a aquellas personas que pensaron que nunca lo lograría, le he tenido que decir adiós a esas personas que aunque quisieran no pueden alegrarse por mí.

Hoy tomé la decisión de decirle adiós a todos aquellos que me retienen en el pasado y no se dan cuenta que ya yo viví ahí y que no quiero volver. Hoy le tengo que decir adiós a aquellas personas que nunca aprendieron a mirar al futuro y abrazar lo que está en frente de ellos y luchar hasta alcanzar aquellas cosas que están allí.

Hoy le tengo que decir adiós al temor a ser diferente, hoy le digo adiós al temor a que las personas no me entiendan porque no todos van a entender de donde vengo y hacia dónde voy. Vengo de la tristeza, de la soledad y de la desolación y voy hacia un lugar donde nada de eso cabe ya. Yo no sé cuantas veces en mi camino he mirado hacia atrás con remordimiento por lo que no hice pero hoy le digo adiós al remordimiento y no miro hacia atrás sino hacia el frente ya lo que no hice no hay forma de cambiarlo pero si puedo cambiar en la forma que vivo mi vida desde hoy en adelante.
Yo hoy decido vivir mi vida al máximo, luchando por lo que quiero sin miedo al que dirán, hoy decido vivir mi vida como una mujer victoriosa y no importa lo que venga(pruebas, dificultades, desafíos) yo los enfrento y los venzo porque no estoy sola.

Yo tengo de mi lado al mejor amigo, no importa cuantos amigos me fallen él nunca me va a fallar, no importa cuantos amigos me dejen él nunca me va a dejar, o decepcionar él es el único amigo que pase lo que pase él va a estar ahí conmigo.

Comentarios

 
 

Gracias Raquel por este pensamiento tan personal e inspirador. Es como si yo misma lo hubiese escrito. Son muchas decisiones las que uno hace que no estaran en acuerdo con los que nos rodean, pero sea para Dios la honra y la gloria. Que las decisiones y pasos que uno de que siempre sean bajo la direccion del Espiritu Santo. Si El esta de acuerdo con nuestro camino, sigamos adelante. Amen.

 
 

Corriendo un poco leve a la meta, bastante veces me desanimo y pienso para que todo esto, y luego recuerdo de donde fui sacada y mis animos se renfuerzan. Mi risa no fuese la misma sin Dios, sin mi creador, y ya con el tiempo las miradas, pensamientos y murmullos de los demas no tienen validez. Indicutiblememte Dios nos llamo a tiempo, y asi hara con nuestros seres queridos.

Muchas veces nuestras vidas pasan por momentos de tribulacion y es hay justamente que aun detro de nuestras congregaciones Dios nos manda a escojer quien nos puede ayudar a alimentarnos espiritualmente y despedirmos de personas que puedan ser de tropienzo. Le doy gracias a Dios que a puesto en mi un aguijon.Y e clamado a mi Dios que conoce lo mas profundo de mi. Haci hermnanos los exhorto a que en los momentos dificiles no oigan palabras necias o opiniones humanas. Clamen a Dios en medio de la tormenta que nunca los desatienda y veran como Dios les da las fuerzas para seguir corrriendo esta batalla.

A ti clamare, oh, Jehova
Roca mia, no te destiendas de mi,
Para que no sea yo, dejandome tu,
Semejante a los que descienden al sepulcro
Oye la voz de mi ruegos cuando clamo a ti,
Cuando alzo mis manos hacia tu santo templo.
Salmo 28:1-2

 
 

me parece algo muy acertado hoy me encuentro ,viviendo esta situaciòn ,se que tengo que tomar la dciòn correcta,dejar lo que nos ata al pasado e impide nuestra labor real .aveces nos detenemos demaciado tiempo o cargamos demaciados años con situaciones o personas esperando que nos sigan en el camino a cristo pero aveces ya no se puede,causa dolor y remordimiento ,pero Jesucristo es nuestro consolador.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato