Sermón 2 de mayo 2010: Un tesoro en vasos de barro

A propósito de Sermones
[Samuel Acevedo]
  • Presenter: Samuel Acevedo
  • Fecha: May 2, 2010
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Acompáñenmen en oración, mis hermanos. Señor, declaramos como acaba de declarar Jesus Nevitas que eres tres veces Santo. Es un privilegio estar en tus atrios, es un privilegio oír tu voz, es un privilegio estar donde tú nos puedes tocar, a donde tu gracia puede alcanzar neustras vidas. Espíritu de Dios, donde puedes identificar nuestra necesidad y ahí pueda fluir tu virtud. Es un privilegio estar en un lugar donde podemos recibir y experimentar milagros, verdaderamente vivir una vida sobrenatural. Maestro, eso es mi deseo, que tu espíritu vivifique esta palabra y que tu nos llenes esta tarde, y que todos, Señor Dios, hagamos aquí, experimentando, una vida y una eternidad sobrenatural. Te lo pedimos en el nombre de Jesús.

Mis hermanos, les dirijo a Segunda de Corintios, capítulo 4, comenzando con el versículo 5. Hermanos, ¿cuántos estuvieron aquí para el servicio de las doce la semana pasada? Amen. El servicio de las doce. Si usted estuvo para el servicio de las doce, la semana pasada, usted se acuerda que era del privilegio de recibir la palabra y la ministración del profeta, y son muy pocos hermanos, hermanas, que verdaderamente, yo diría, que tienen un oficio así, que se les puede llamar Profetas del Señor a tiempo completo. Pero este es el ministerio del hermano, el profeta, el Pastor Emile Samule, que tuvimos con nosotros la semana pasada.

Y si ustedes se acuerdan, y si usted estuvo aquí, vimos lo que puede parecer una contradicción, a la vez vemos un hombre – como cualquiera – un hombre usado, yo diría, incontrovertiblemente como un canal del Espíritu de Dios. Nosotros que llegamos a oír la palabra a través de él y quedamos para ver una parte de la ministración pudimos ver, que Gloria a Dios, el oficio del profeta está en videncia y que lo llegamos a ver. Me encantó ver que este hermano que no conoce esta gente, no conoce esta congregación, llamando a personas a – desde atrás, cerca de las ventanas, en las partes más extremas del Santuario, llamándolos, indicándolos individualmente. Personas francamente, que prácticamente, ni siquiera nosotros los Pastores los conocemos muy bien. Que los pasamos por alto, pero Dios no los pasa por alto.

Amén.

Y Dios ve sus vidas y el Señor le dio palabra a este hombre extranjero, no es que este hombre no esta iglesia, no es de este país o de esta cultura y que le comparta una palabra. Vi evidencia aún en los hermanos que sí tengo el privilegio de conocer. Que por lo general, el Señor les habló, y les habló con una claridad asombrosa.

Pues, vimos esto – esta demostración de la gloria de Dios y a la vez llegamos a ver la escena de un hombre, ya llegando a anciano, afligido por diabetes y otros achaques, tan dolorido que se le hacía difícil aún caminar. Temiendo que por su condición de diabetes, tomara algún sostén en medio de su ministración. Su cafecito y su alimentito, para poder él terminar su tiempo de ministración

Yo diría, ¿qué contradicción no? El poder de Dios fluyendo de una forma tan clara – tan indebatible a través de esta vida, y a la vez un hombre lleno de achaques. Y yo diría el Señor tiene un buen sentido de humor. Hace una semana que el Señor me puso esta palabra en mi corazón, y aquí estoy hablando un poquito como Hermit the Frog, uno de los héroes de sus hijos y tomándome un tecito para también poder pasar la jornada de esta tarde. Y aún así estoy dispuesto a declarar, como declaré ahorita. Jesús es un Dios sanador.

Amén.

Jesús es un Dios que liberta y lo digo con toda sinceridad y lo digo con todo mi corazón. Jesús es un sanador. Es mi sanador. Que contradicción, ¿no? Es más, mis hermanos, no lo es. Todo lo contrario. En lugar de ser inconsistente, esto es precisamente la manera en que la vida sobrenatural opera. Sépalo.

Hermanos, la vida sobrenatural no significa, que por lo menos aquí en la Tierra, dejamos de ser humanos. La vida sobrenatural no significa que dejamos de ser frágiles, mortales y abiertos a equivocarnos. Todo lo contrario. La vida sobrenatural significa que un Dios poderoso se glorifica a través de nosotros, a pesar de nuestra fragilidad y nuestra humanidad. Un Dios extraordinario, haciendo milagros a través de gente ordinaria. Esa es la esencia de la vida sobrenatural.

O como declara esta palabra que vamos a compartir hoy. Es la gloria de Dios – es la gloria de Jehová en vasos de barro. Es esta iglesia. Es más, esa es la iglesia de Jesucristo, es más esa es la iglesia de Jesucristo desde el día de Pentecostés. La esencia de la vida sobrenatural es la gloria de Jehová morando y transmitido a través de vasos de barro que declara la palabra del Señor.

Segunda de Corintios, capítulo 4, versículo 3. “Porque no nos predicamos a nosotros mismos sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor a Jesús. que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.”

La gloria de Dios en vasos de barro. ¿Qué quiere decir esto?

Primeramente mis hermanos, qué quiere decir esto porque lo dije ya y lo repito. Mis hermanos, para mí explorando la vida sobrenatural, es una verdad esencial. Tal vez la verdad esencial. Qué es la vida sobrenatural? Es una manifestación desde Génesis hasta el día que los Santos son recogidos en el Apocalipsis – una manifestación de la gloria de Jehová en vasos de barro.

Yo diría, mis hermanos, que este es el tema que sostiene toda la sinfonía de la vida de Dios. Este es el balance, el poema de nuestras vidas, el contraste, la inconsistencia y aún la raíz del poder y el resultado de la gloria del Señor. Y es que, sin excepción, somos vaos de barro usados como vasijas para la gloria de Jehová.

Ahora, ¿qué quiere decir eso? Sencillamente quiere decir esto. Como declara – es más, el versículo 6, hace esta declaración: “Porque Dios –,” y yo añadiría con temor, pero yo creo que con certeza, esto es lo que quiere decir el apóstol. Porque el mismo Dios, usted podría decir, el mismo Dios que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz – el mismo Dios que separó la luz de las tinieblas, el mismo Espíritu Santo que caminó sobre las aguas.

El mismo Dios – la palabra es muy clara aquí, que no estamos hablando de un sustituto a Dios, no estamos hablando de una sombra a Dios, no estamos hablando de una manifestación secundaria de Dios. Vea, Primera de Corintios, capítulo 12 – estamos hablando del uno y el mismo Espíritu de Dios. Romanos, capítulo 8, “Si el mismo espíritu que levantó a Jesucristo de los muertos, está en vosotros.” Estamos hablando de Dios.

De ese Espíritu de Dios, infalible, eterno, incomparablemente bello, todopoderoso, supremamente amable, bondadoso y temible. Ese Dios – estamos hablando de la voz de muchas aguas, estamos hablando de las rosas, estamos hablando del lirio de los valles, estamos hablando de la mano que puso las estrellas en su lugar. Ese Dios habitamos – habitándonos.

Escribe el apóstol Pablo en esta misma carta, en el capítulo 6, “que vosotros sois el templo del Dios viviente.” Imagínese, ese Dios habitándonos, viviendo dentro de nuestros cuerpos mortales, junto con nuestras flaquezas. Eso sí – eso no cambia. Junto con nuestras flaquezas, nuestra vulnerabilidad, nuestra mortalidad y yo diría, aún más importante, compartiendo nuestra conexión con la raza humana. Porque somos seres sociales.

Hermanos, su vida está pegada a otra vida y eso lo sabe Dios. Es más, el Señor te envió, te puso – declaró a Pablo en Hechos, capítulo 17, el Señor declaró en los tiempos y la hora para su existencia. Y como una bombilla en un pasillo oscuro, el Señor te puso en un lugar preciso y estratégico, contectado a una red familiar y una red social, y el Señor sabe lo que eso implica. Nuestros líos, los pecados de esa red – sus complejidades, sus complejos, sus quebrantos. El Señor sabe que estamos conectados a otras vidas, y ¿sabes qué? Ese es el punto.

Este es el plan divino, es de esta manera, mis hermanos. Es precisamente a través de esto, que la gloria de Dios se esparce para conquistar la humanidad a través de un vaso de barro a otro. De una vida a otra. Y, mis hermanos, tenemos las primicias de esta gran aventura. Lo tenemos en nada menos que Jesucristo.

El Señor declara – la palabra declara, que Jesús es la primicia para aquellos que creen. Jesucristo en su encarnación representa esto mismo, cien por ciento hombre, cien por ciento Dios. Sujeto, declara la palabra, a las mismas tentaciones, a las mismas limitaciones a la cual somos nosotros sujetos, pero sin pecar. Y lleno del Espíritu de Dios. Y el Señor insistió a sus discípulos – no se atrevan, comenzad sus ministerios. No se atrevan dar un paso sin primero que ustedes como vasos de barros sean llenos del Espíritu Santo.

Y en ese día, en el aposento alto – en el capítulo 2 de Hechos – no fue el comienzo de una religión, fue el comienzo de todo otro género de raza humana. Toda otra especie de humanidad. Jesús, dando el primero paso y nosotros siguiéndolo como él – siguiendo este patrón bello de humanos, cien por ciento humanos, lleno de algo que es cien por ciento divino, cien por ciento poderoso, cien por ciento Dios.

Esa palabra, esa palabra, cristiano, es mucho más – representa mucho más que meramente la expresión de su religión. Hace mucho más que distinguir que usted es cristiano porque no eres budista o musulmán. Cuando ese nombre, cristiano, fue aplicado a la iglesia, por gente que nos observaron.

Los griegos llamaron a los primeros discípulos – los primeros seguidores de Cristo – cristianos, indicando que esta gente eran para ellos pequeños Cristos. Pequeño Cristo – usted, cristiano, eso es lo que usted es. Usted, cristiano, eso es lo que usted representa. Usted es un reflejo, una reflexión – usted es parte de esta raza divina que el Señor está creando, llamado cristiano. Pequeño Cristo.

Que ahora, también, como Él tenemos el privilegio de sí, vivir en este cuarto pero servir como la habitación para un Dios vivo a través del Espíritu Santo. Ahora, ¿qué implica eso? Primeramente, la gloria de Dios en vasos de barro, ¿qué implica? Implica primeramente que nuestra declaración debería ser este, mis hermanos. “Yo soy barro, Señor, pero tú eres Dios.”

Hermanos, si usted quiere crecer – lo poderoso de conocer estas verdades, es que las podemos usar, utilizar, para avanzar en el crecimiento del poder de Dios en nuestras vidas. Si sabemos manejar las verdades del Señor, y lo primero que el Señor requiere de nosotros es un nivel de humildad, y eso no es difícil mis hermanos. Hermanos, es importante que nosotros conozcamos la patita sobre la cual cojeamos, perdonen. Es importante y todos lo tenemos – todos lo tenemos.

Y yo hice algo, ¿verdad? Un modelo Pentecostal – okay, perdón. Un gesto – is it working, are you hearing me? Good. Amén.

Hermanos, deberemos – sepa esto, mis hermanos, sin la obra del Espíritu Santo dentro de nosotros, somos incapaces, somos incompetentes para lograr la obra divina que el Señor nos ha delegado. Y a cada uno de nosotros el Señor le ha delegado parte de la obra divina. Pero para poder cumplir con la obra que el Señor tiene en usted necesitamos el poder del espíritu de Dios.

Sabe, el pastor compartía la semana pasada que el Señor le ha puesto a cantar a media noche. Imagínese nuestro pastor a las dos, tres de la mañana. Ofreciéndole al Señor este cántico. Y, ¿sabes qué? Se pega. Porque yo también he estado morando en ese cántico. Yo quiero menguar, yo quiero menguar para que crezcas tú.
Mis hermanos, eso no es meramente un gesto lindo. Nuestro pastor está deseando ser usado más por el poder de Dios y hay una ruta para eso. Hay una condición – una pre-condición para eso, hay un paso, un requisito para eso para que podamos nosotros crecer en el Señor, es necesario que mengüemos. Es necesario que mengüemos.

Hermanos, una y otra vez. Trece veces – en el libro de los Hechos aparece esta frase, lleno del espíritu. Y donde primero aparece es en el aposento alto. En el capítulo dos. Que estuvieron ellos unánimes, orando, pidiendo que esta promesa del Espíritu Santo les llegara y de momento, dice la palabra, dice que ellos fueron “llenos del espíritu”, una y otra vez, esta frase aparece.

El apóstol Pedro se levanta y la palabra declara, que él habló con autoridad, lleno del espíritu. Declara que los diáconos que fueron escogidos en Hechos, capítulo 7, que los – que esos siete hombres, todos fueron llenos del espíritu. También declara que Esteban, cuando estuvo delante de, tenía el rostro de un ángel, y que este hombre era en ese momento, lleno del espíritu. Declara en Hechos, capítulo 10, cuando Pedro va y está compartiendo con Elio, que este hombre, un gentil, un romano, un centurión, comenzó a creer en Jesucristo y de momento se derramó el bautismo del Espíritu Santo en ese hogar y que con Elio y todo su hogar, fueron llenos del Espíritu.

¿Qué querrá decir? Esa frase implica dos cosas. Para que algo sea lleno del espíritu, o lleno de cualquier cosa, implica un envase, ¿no? Algo – el espíritu tiene que llenar algo, no puede llenar un vacío, ¿verdad? Algo lo tiene que contener – eso es lógica. Esto es mera física. Y aquí el envase que el Señor escoge para llenar con el espíritu, son estos vasos de barro. Estos cuerpos mortales, pero más que eso, su vida, sus experiencias, sus flaquezas, su trasfondo, de dónde viene, a dónde vas – eso es lo que el Señor pretende hacer lleno con el Espíritu.

También implica esto. Primeramente, la llenura del espíritu implica un envase. En este caso son los vasos de barro que el Señor llena de su gloria. ¿Entendemos? Segundo, implica esa frase, lleno – llenar, implica en sí, niveles de llenura, ¿no? Porque si algo es lleno del espíritu, implica en contraste, que otra cosa puede ser menos de lleno. Puede ser que algo contenga, que tenga evidencia del espíritu, que el espíritu more en un envase. Pero que ese envase no esté lleno del espíritu, ¿también entienden?

Llenura, implica niveles de llenura. ¿Cómo es que se gradúa, que se mide? ¿Cuál es la llave que se abre para que seamos llenos del espíritu? Primeramente tenemos que vaciar esos vasos, vaciar esas vasijas para hacer lugar, para que podamos contener más del espíritu. O sea, vaciarnos más de nosotros. Menguar para que crezcas tú. Implica niveles.

Y por más que nosotros crecemos en el Señor – los cristianos más maduros que yo conozco, son los cristianos que son más concientes de sus flaquezas, y el área al cual el Señor los arroja. Y eso, irónicamente, da lugar para más gloria, y para más unción. Y eso nos lleva a la segunda implicación, y es esta, mis hermanos, sólo estamos rodeados, en el mejor de los casos – en el mejor de los casos – sólo estamos rodeados por vasos de barro.

Sólo estamos rodeados por vasos de barro. Estoy mirando los rostros de una congregación, muchos de nosotros – algunos aquí tal vez nos conocemos por más de diez años, algunos nos conocemos por más de veinte años. Hay otros que acaban de llegar. Tenemos distintos trasfondos, hemos vivido – hemos experimentado distintas aventuras. Hemos llegado de distintos lugares y a la vez están en camino a otros lugares, en camino a una aventura, en camino a un lugar que el Señor les tiene, pero siempre, por lo menos en esta tierra, todo lo que somos es vasos de barro – eso y nada más.

Somos vasos de barro. Y, ¿qué implica eso, mis hermanos? No juzguemos por las apariencias. Amén.

Yo creo que uno de los sub-temas que se está oyendo aquí – que se ha predicado de distintas maneras es que el Señor al oír nuestras oraciones, y al traer el avivamiento, traerá de todo tipo de personas aquí. Todo tipo de barro, pero todos somos vasos que el Señor ha moldeado por su mano y sobre el cual él ha soplado con su hálito. Algunos estudiados y otros no, algunos con dinero y con una casa y una hipoteca y un carrito – y otros sin un chele. Algunos que huelen bien y algunos que no huelen tan bien. Todo tipo de vaso.

Y el Señor nos sigue diciendo como le dijo a Samuel, por poco pasan por alto a David – por poco lo pasan por alto, a David. Y el Señor le dice, muchacho míralo de nuevo, yo no juzgo por las apariencias, yo miro el corazón. Amén.

Y, ¿sabes qué? Tal vez la persona que está sentada – ¡usted no tiene idea! Hermanos, usted no tiene idea del tesoro que está encerrado dentro de usted o dentro del hermano que está sentado a tu lado. You have no clue. No tienes idea qué es lo que ve Dios ahí.

¿De dónde sale esta frase, vasos de barro? En el mundo antiguo, los tesoros más preciosos – en el mundo judío del primero siglo, se guardaban literalmente en envases – en vasijas hechas de barro, altas – muchas veces más altas que este púlpito. Y no parecían gran cosa pero allí escondían tesoros.

En el año 1942, unos arqueólogos investigando unas cuevas en Qumrán, cerca de – en Israel, encontraron cientos de rollos bíblicos que ningún ojo había visto por casi dos mil años, el Libro de Isaías, el Libro de Daniel – casi el Antiguo Testamento completo y otras escrituras. Encerrados allí por casi dos mil años. ¿Por qué nadie lo había descubierto antes? Porque nadie – a nadie se le había ocurrido investigar en una cueva. Y tal vez si miraron en esa cueva, vieron un muro de vasos de barro - ¿para qué sirven?

Hasta que alguien miró adentro de esos vasos y ver el tesoro que había – que estaba encerrado allí, la revelación que estaba encerrada allí. Hermanos, así nos ve Dios, hay tesoros en esta congregación. Muchos de ustedes tienen que pedirle al Señor, tal vez piensen “yo no valgo nada, yo no tengo un don, no me imagino qué puedo añadir al reino de Dios.” Hermano, yo te garantizo, el Señor ha encerrado un tesoro dentro de ti.

En el momento que el Espíritu Santo llega a ti, mora en ti, te invade, ya allí hay propósito eterno. No subestimemos y tampoco, mis hermanos, subestimemos el proceso por el cual estos vasos de barro se están madurando para que el Señor los pueda usar y la palabra que debe operar en esta comunidad de vasos de barro, esta pequeña ciudad, comenzando con los pastores, porque somos vasos de barro – Gracias a Dios. Cada vida aquí, hermanos – la palabra que debe operar es esta: Gracia. Grace. Grace.

Ahora, la gracia no significa que pasemos por alto el pecado, porque eso sería menospreciar el mismo tesoro de Dios que está en nosotros. Eso no es lo que quiere decir la gracia. La gracia no quiere decir que hábitos pecaminosos, una vida pecaminosa no debe ser identificada y repudiada y rechazada por el mismo hecho que disminuye lo que eres, el tesoro que eres. Pero a la vez, el Señor pide que nosotros tengamos gracia los unos a los otros, porque usted no ve lo que ve Dios.

Usted no tiene idea de lo que ve Dios. Usted no ve el valor que ve Dios. You don’t know. No eye has seen, no ear has heard – ni ojo ha visto, ni oído ha oído, ni corazón ha comenzado a sentir lo que Dios ha preparado para aquellos que lo aman. You don’t know. Y también implica esto, tenga usted un poco de gracia con usted mismo ¿oyó?

Sepa que usted es un vaso de barro, sepa que Dios – que tú estás en la escuela. Estamos siendo entrenados, cada uno de nosotros. Cada uno de nosotros estamos siendo moldeados, estamos siendo preparados para un propósito bello y eterno. El apóstol Pablo, también en esta carta, en el capítulo 12, en un punto muy famoso – una crisis en su ministerio, él lo admite. Le dice, Señor, quítame esta cosa, tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí, y me ha dicho, “bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad.” Se perfecciona en la debilidad. Por tanto, escribe Pablo, de buena gana me gloriaré más en mis debilidades para que repose sobre mí el poder de Cristo.

Otra manera de decir yo quiero menguar para que crezcas tú, pero nos trae a la tercera implicación: debilidades. Mis hermanos, la tercera implicación del hecho de que somos vasos de barro es que no somos exentos de quebrantos o luchas en este mundo. No somos exentos. Es más, es parte del drama. Es más, acostumbrémonos porque ésta es precisamente la vida sobrenatural.

Allí describe en el versículo 7, del capítulo 4, “pero tenemos este tesoro en vasos de barro para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados.” El hecho, hermanos, de que usted es un vaso de barro, permite que usted sea atribulado – van a llegar momentos de atribulación, van a llegar noticias que les va a chocar, van a llegar retos en sus vidas. Pero no angustiados, la angustia es una condición de mente y de corazón. Es una condición – es una reacción a ser atribulados.

Podemos decir, escogemos reaccionar a la tribulación con angustia. Angustia es decir esta cosa va a acabar conmigo y tomarnos auto-lástima, auto-pena. Y abrazar como un estilo de vida la depresión, abrazar como un estilo de vida la mortandad, eso no es lo que quiere Dios para un hijo de Dios, como vasos de barro seremos expuestos a tribulaciones, pero como vasijas de la gloria de Dios, no seremos angustiados.

También declara, “desesperados pero no desesperados.” Bienvenido apóstol a donde no se puede beber el agua hoy. Vi los hermanos del Distrito Federal, “Ah, qué bueno que le pase.” La venganza de Moctezuma llega aquí a Boston. Good for us. ¿Cuántos ayer se vieron en Stop-and-Shop comprando dos o tres galones de agua? Eso está bien, también me encontraron a mí – estábamos en apuros, teníamos que buscar agua fresca. Me dijo Marina, es como si estuviéramos en la República Dominicana. Welcome home – comprando agua.

Eso está bien, hermanos, fue mayordomía, pero desesperación es otra cosa. Y yo le comenté esto a Marina, no viste, tal vez, alguien llenando pero el carro de cuanta agua había, con los ojos – la luna llena, y eso era, olvídate. Esto era el Apocalipsis lo que venía. Nos vamos a envenenar, corre a los montes, ya! Will Smith. Y ese pánico – la palabra es pánico.

El Señor – mira, nosotros como vasos de barro seremos expuestos a apuros, pero como vasijas de la gloria de Dios nunca deberíamos experimentar desesperación o pánico. Hermanos, sigue: “perseguidos, más no desamparados.” Y sí, eso incluye los Estados Unidos. Los hermanos que me escuchan en países donde tienen que esconder sus Biblia, o en donde es un crimen que se llame cristiano, conocen bien lo que es ser perseguido.

Pero yo les puedo garantizar esto, si usted toma ese nombre en serio, si usted toma ese nombre en serio, cristiano, en Boston en el año 2010, si usted toma ese nombre en serio, tarde o temprano en su caminar, estudiante universitario, en una clase donde Jesús es una metáfora y la cristiandad es una superstición. Varón en su trabajo, donde está rodeado de hombre que te persiguen porque crees que es un honor para un hombre ser fiel a su esposa y es honor para un hombre no tomar más de lo que su patrón le paga. O el hermano que está rodeado de familiares, y has sido el único en toda su familia que representa lo que es ser un cristiano.

Hermanos, tarde o temprano seremos perseguidos por ese nombre pero nunca, nunca, nunca desamparados. ¿Cómo te va a desamparar? Él vive dentro de ti, Él mora dentro de ti. Él no te va a desamparar. “Derribados, pero no destruidos.”

Vendrá el momento, dice el libro de Proverbios, que el justo caerá siete veces. Cada vez se levanta. “Derribados, pero no destruidos.” Aquí estoy, aquí estoy de nuevo. Hermanos, precisamente es a través de la vida sobrenatural, es viviendo como un vaso de barro que el Señor demostrará su gloria a través de ti. Este es el forro que permite que el Espíritu de Dios fluya a través de ti.

Eso es precisamente la oportunidad que tiene Dios, no solamente para mostrarte que su palabra es verdad. Hermanos, no deje – Gloria a Dios, una frase que dijo el Dr. Elden Villafania que se me pegó una vez. Una cosa es estudiar la Biblia, otra cosas es que la Biblia te estudie a ti.

Y es en estos momentos de angustia, es en estos momentos de apuros – es en estos momentos de persecución, son en estos momentos como vasos de barro, que el Señor nos estudia. Y que tenemos la oportunidad de crecer en el Señor, y no solamente eso, su gloria y su faz y su poder fluye a través de las reglas a nuestro alrededor y somos testigos de la gloria de Dios.

Es precisamente a través de nuestras aflicciones y retos que la gloria sobrenatural de Dios se manifiesta. Y esto nos trae a la última implicación, vaso de barro, sepa esto, estamos siendo transformados. Estamos siendo transformados día en día. De una forma que usted tal vez ni idea, ni esté conciente, pero el Señor tiene una agenda contigo. Tiene una agenda contigo.

Declara la palabra en el versículo 18, de este capítulo, “no mirando nosotros las cosas que se ven sino las que no se ven.” Hermanos, es muy fácil mirar lo que se ve, es muy fácil mirar estos cuerpos que se desgastan. Es muy fácil mirar la cuenta de banco, que la cuenta de ahorros que están sujetos a la economía. Es muy fácil ver las circunstancias y no ver el propósito eterno y lo que Dios está haciendo dentro de ti a través de estas circunstancias porque, hermanos, cristiano que me oye, su meta debe ser mucho más que meramente sobrellevar la vida. Su meta debe ser mucho más que vivir día en día.

El Señor te ha hecho para algo superior a esto. El propósito de Dios contigo es superior a eso. Usted tiene una meta. Su meta debe ser una meta eterna, ¿sabe? No es meramente, me levanto en este día, vamos a ver cómo me va en el trabajo, vamos a ver cómo me va en esta experiencia… Eso no es suficiente. Pido que el Señor despierte en usted una revelación eterna y sepa qué es lo que el Señor está haciendo a través de ti. Sólo así su vida y su experiencia como un vaso de barro, tiene sentido. Sólo así somos protegidos de sufrir por sufrir. Ningún cristiano vive así, Dios tiene algo.

Hermanos, llegará un día en que todo esto y lo que ahora no se ve, se verá y el resultado de la obra de Dios en ti, cuando se desgasten estos envases – cuando los echemos a un lado. Cuando guardemos los vasos de barro y delante del trono de Dios es derramado el tesoro que él dé, en ese día, hermano, usted sabrá en un instante que todo valió la pena y para qué fue eso. En ese día usted se dará cuenta que todo fue orquestado de una forma poética y perfecta y divina y deliberada – intencional, por un Dios eterno morando dentro de ti, cumpliendo un propósito eterno a través de ti. It will all make sense in that day, in the name of Jesus! It will all make sense.

Declara la palabra en el versículo 16, “por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación,” y comparado a la gloria que nos espera, todas las tribulaciones son leves. “Esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria.”

Hermanos, aún en la ley de la física, cualquier cosa que llene un vaso, tiene su peso. Y por más que tu tengas, que esta cosa sea lo que sea, dentro de un envase. Por más que usted añade a este vaso, de tal sustancia, más pesa ese vaso. Y el Señor te está diciendo que con cada experiencia, que usted tiene como vaso de barro, con cada batalla ganada, con cada decisión de creer al Señor, y obedecerlo – con cada tribulación sobrellevada, con cada alabanza elevada en medio de su angustia, el Señor añade peso de gloria a su vaso.

Con cada circunstancia que usted sobrevive y usted en lo natural tal vez no ve el peso de la gloria, pero sí hay evidencia, sí se manifiesta porque esta tribulación usted no la trata como la última. Ahora usted está entrenado, ahora sus oraciones son más directas, son más efectivas. Ahora su unción es más profunda – yo he visto esto ya. El Dios que me rescató de lo último, también me ha rescatado de otro. El Dios que me sanó de esto, también me sanará de eso.

El Dios que me escuchó la última vez también me escuchará ahora. Y eso hace mucho más que meramente ayudarte a sobrellevar esta carga. Eso añade peso a su vaso de barro. Peso de gloria. No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven. Pues las cosas que se ven son temporales. Pero las que no se ven son eternas.

Pongámonos de pie, mis hermanos. Hermanos, habrá un día en que estaremos delante del trono de Dios. Habrá una asamblea así, pero exageradamente más grande. En ese día los vasos de barro los vamos a guardar. Dice la palabra que lo conoceremos como Él nos conoció. También nos conoceremos como Él nos conoció. Nos vamos a conocer aún con estos envases porque dijo el Señor, que sabrán que son mis discípulos porque se aman.

Este amor que nos une. Eso es lo que hará que yo te voy a conocer. Te voy a encontrar en la asamblea, delante del trono de Dios. Pero ya no con estos vasos, tendré el privilegio de ver lo que veía el Señor, tendremos el privilegio de esta transformación bella que está haciendo Dios. Esta metamorfosis que se está llevando a cabo en este lado de la eternidad. Nosotros veremos el resultado de la obra de Dios en nuestras vidas.

Tal vez el hermano o la hermana más frágil que está a su lado, usted la verá o lo verá, rodeado de una gloria incomparable, indistinguible a los ángeles, indistinguible – dice que somos uno menos – un poco menos que los ángeles. Una gloria.

Y cada día, mis hermanos, el Señor está añadiendo por su amor por ti, peso a esa gloria. El Señor está añadiendo peso a la obra de Dios en usted. Eso es lo que es usted. Eso es lo que es usted, es un honor ser llamado un vaso de barro. Saber que a través de nuestras flaquezas somos envases para la gloria del Señor.

Es un honor, un honor saber lo que Dios tiene en mente. A dónde, cómo va a terminar esto. ¿Cómo va a terminar esto? ¿Sabe cómo? La gloria de Jehová en todo su reinado y nosotros delante de su trono creados a su imagen, creados a su imagen, moldeados por su mano y hermanos, no sé lo que estás pasando, qué persecución, qué mortandad, pero yo les suplico, tenga una vista eterna porque vale la pena. Vale la pena.

Gloria a Dios. Gloria a Dios. It is worth it! It is Worth it! That day will be worth it, in His presence. That momento befote him will be worth it, it will all be worth it as we are transforming.

Mi hermano, vamos a cantar este coro, este coro que el pastor ha estado cantando y por la misma razón, queremos ser llenos. Llénanos, Maestro. Y, hermanos, si eso quiere decir sobrellevar una experiencia que te está menguando, amén. Si eso quiere decir vivir con una flaqueza que te obliga a menguarte, amén.

Si eso quiere decir una realidad que te achica y te mengua delante de Él. Amén. Yo quiero menguar para que crezcas tú, Señor. Gloria a Dios.

Señor, Espíritu del Señor Jesús, he aquí vasos, frágiles, mortales, creados a tu semejanza. Señor, ninguno de ellos, Señor, ninguno de ellos menospreciado por ti, preciosos delante de ti. Ahora pido Señor, que a menudo tu pueblo declare tu nombre y a menudo que tu pueblo se abre a ti, y a menudo, Señor, que clamemos a tu nombre, Espíritu de Dios, llénanos, llénanos, llénanos, llénanos, llénanos, llénanos Espíritu de Jehová. Llénanos con tu gloria.

Llénanos, Maestro, llénenos. Padre, hay lugar para más, Señor, hay lugar para más. Nuestros vasos tienen lugar para más. Señor, hay lugar para más en nuestras vidas. Lord, there is room for more. Jesús, there is room for more. We want more of you, Lord Jesús, what we have isn’t enough, Master. What we have isn’t enough, God.

Derrama más poder, derrama más de tu gracias. Derrama más de tu unción, Señor, derrama más. Derrama más.

Sermón de Samuel Acevedo grabado 2 de mayo 2010 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (350K) | Ver (1200K)


Oir y ver más presentaciones grabados 2 de mayo 2010


Archivo de Sermones

Comentarios

 
 

Gracias Pastor por sus edificantes enseñanzas que somos portadores de la Gloria de Dios en vasos de barros y el Espíritu Santo es quien nos permite vivir una vida sobrenatural, cuando obedecemos y practicamos la Palabra de Dios

 
 

QUE DIOS LE BENDIGA HERMANO, POR TAN ESTIMULANTE SERMÓN.

 
 

es una bendicion essta pagina que Dios os siga usando por este lugar,una manera diferente de ver las cosas, pastor te has sacado buena calificacion que Dios siga usando tu vida

 
 

segun la fecha en q' fue dado este sermon fuen en mayo cuatro meses despues yo lo encuentro e indiscutiblemente la palabra de Dios tiene poder y no regresa vacia, porque hoy me hablo a mi gracias Senor mi Dio por amarme y aver dado a tu hijo para que me salvase gracias Espiritu Santo por llenar este lugar de mni vida amen Dios los bendiga al predicador y ala iglecia Leon de Juda

 
 

nuestro DIOS le siga administrando mensajes de este calibre, para que nosotros en nuestros hogares estemos en comunion con nuestro sr. JESUCRISTO. (DIOS LE SIGA BENDICIENDO DE GRAN MANERA)

 
 

Dios me dice , que existe una vida sobrenatural, y lo he leido hoy en 2 de Corintios, me dice que soy vaso de barro, me lo dijo por la mañana y ahora lo reafirma en este lindo sermon, Gracias Sr. por usar a LEON DE JUDA, y como siempre se que estas conmigo, te pido en nombre de tu hijo Jesus, Bendiciones para mis hermanos en LEON DE JUDA,,,, los quiero mucho.

 
 

Buenos días, quiero comnpartir con ustedes sobre la palabra de "Un tesoro en vasos de barro"
Creo que es importante aclarar que NO somos "pequeños cristos", eso nos haría "pequeños dioses", y no lo somos. Amar a Jesús, es seguir sus enseñanzas, "el que me ama me obedece", debemos ser testimonio de un Cristo vivo en nuestra vida, el amarlo nos hace cristianos no cristos pequeños. Dios no necita de pequeños dioses o pequeños cristos, Dios necesita de hombres creados a su imagen y semejanza que le sirvan en amor, verdad, justicia y derecho; vasos de honra, limpios y útiles en su mano para ser usados donde El quiera y en el momento que El quiera, vasos llenos de su presencia, de su poder, de su Espíritu Santo, y el ser esta clase de vasos no nos hace cristos pequeños, nos hace hombres y mujeres llenos de un Cristo vivo que se manifiesta en nuestra vida, para su gloria y honra, esto nos hace sus representantes, embajadores en la tierra, no nos hace cristos pequeños.
Que Dios traiga Espíritu de revelación y sabiduría a nuestras vidas, en cada palabra que enseñamos, que seamos guiados siempre por su Espíritu Santo.
Bendiciones.
Martha de Mondragón.

 
 

una de las bendiciones recibidas por este mensaje es saber que aunque seamos lo que seamos Dios siempre nos ama cuando nos dedicamos a servirle
bendiones para ud. y su ministerio de la Congregacion evangelistica Renuevo de Vida

 
 

es de vendicion tener con que poder estar fortaleciendose en el Amor de Cristo y dar gracias a Dios por te ner los adelantos en este mundo a un que a un todavia ay lugares que la cultura ni los adelantos ni la palabra de Dios no allegado todavia

des de Pais España les mando grandes bendiciones

 
 

hermanos en Cristo me encontraba en desanimo cuando clamé al señor en mi corazón que necesitaba alimento diferente al de mi congragación y él me mostró esta pagina apenas ayer la encontré y me ha dado un levantón que si la verdad como me ha ayudado, reconozco que soy barro en manos del alfarero y también deseo menguar para que crezca EL.

 
 

Dios les Bendiga hermanos es una Bendicion Escuchar esos sermones por internet.Quisiera saber como le hago para optener un reproductor como el que ustedes tienen para los sermones,pues tambien quisiera subir algunos.Que Dios les bendiga en su ministerio y hay que seguir trabajando en la obra del Señor.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato