Anabella González: Promesas hechas realidad

A propósito de Testimonios
[]

Podría escribir un libro de las maravillas que Dios ha hecho en mi vida. Estoy segura que desde el vientre de mi madre Él me había escogido. Al mirar hacia atrás y recorrer esos años en los que aún no conocía a Dios, veo que son los años más oscuros de mi vida. Como dice la Palabra desde que conocí a Cristo me convertí en una nueva criatura, las cosas viejas pasaron, he aquí todas fueron hechas nuevas. Por esa transformación doy gloria a Dios cada día.

En esta tierra después de Dios, amo entrañablemente a mis hijos (Patty y Mario). Por amor a ellos he luchado incansablemente. Mi deseo siempre fue hacer de ellos buenas personas, humanamente, solo eso…buenas personas.

Recuerdo que en momentos difíciles en mi vida, en todas las áreas: emocional, material y espiritual, Dios me habló. Me prometió por medio de Isaías 41:10: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes porque yo soy tu Dios que te esfuerza, siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”. Yo me apropié de esa verdad y puedo testificar que él cumple todo aquello que promete.

¿Por qué puedo declarar esto? Porque siendo madre soltera no hubiera sido fácil hacer de mis hijos quienes son, dos buenas personas. Pero Dios no solo hizo eso sino que intervino para que ellos llegaran a conocerle de una manera muy personal. Mi oración siempre está presente ante Dios y yo sé que por su promesa en Isaías 54:13, ellos también fueron llamados y escogidos. Isaías dice: “y todos tus hijos serán enseñados por Jehová y se multiplicará la paz de tus hijos”. ¡Aleluya! Pues no creo que haya sido mi trabajo o mi esfuerzo lo que ha traído la victoria en sus vidas, sino el poder de las promesas de mi Padre.

Cuando mis hijos estaban pequeños, yo estaba temerosa de cómo iba a salir adelante con la responsabilidad que tenía al frente. Yo recuerdo que me desvelaba y le reclamaba a Dios de por qué yo tenía que haberme quedado sola. Yo pensaba que Dios podía haber arreglado mi vida de otra manera. Lo que yo no sabía era que Dios tenía un plan para mi vida. Cuando yo le preguntaba al Señor, Él me hablaba siempre por medio de su palabra, Él me contestó: “Tu marido es tu hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre y tu redentor, el Santo de Israel” Isaías 54:5.

Mis hijos en el proceso de su desarrollo tuvieron luchas contra el mundo que quería apoderarse de ellos. Pero yo he podido ver, que sin yo mover un dedo mi Dios se ha encargado de ser ese padre que ha prometido en Isaías 54:13. Él se encargó de enseñarles, Él se dedicó a recordarles con amor y misericordia quiénes son ellos. Mis hijos ya son adultos y mis temores son cosa del pasado. He podido ver como maravillosamente mi Padre me tomó de la mano. Nunca estuve sola en ese proceso. Sobre todo, el regalo que más atesoro es que Patty y Mario tienen conocimiento íntimo de Dios.

Las experiencias y triunfos terrenales son meramente añadiduras. Pero el conocimiento y relación con Dios es lo más grande que un ser humano puede experimentar. Yo sé que mis hijos aman y temen a Dios de alma y corazón. Y lo que Dios ha hecho en ellos va a trascender por generaciones.

Sé que cuando el momento llegue puedo partir de este mundo confiada de que ellos y sus generaciones están bajo el control de Dios. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
También sé que esta conquista espiritual no es sólo para mí sino para toda mujer en mi situación que acepta a Dios como su marido y redentor.

Querida hermana que Dios derrame bendición sobreabundante sobre tu vida y la de los tuyos.

“Jehová tu Dios; te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra”. Deuteronomio 7:6.

Comentarios

 
 

Hermana, lindo testimonio. Que maravilloso es el confiar en las promesas de Dios, para eso fueron escritas en la Biblia para que la creamos y la apliquemos a nuestras vidas. Dios es maravillo, El nunca deja solo a sus hijos, aun cuando andemos en valles de sombra de muerte, EL estara con nosotros. Y ud lo ha experimentado! Dios los bendigas!

 
 

Gracias por su testimonio y su valentia de creerle a Dios, yo tambien soy madre soltera y al leer esto me dio animo a seguir buscando de el, el proceso al principio se ve dificil de llegar pero el padre poco a poco va llenando tu vida y va transformando al punto q solo dependas de el, yo he visto su mano obrar tanto en mi como en mi hijo desde el momento q decidi apartarme del pecado...
Bendiciones y Gracias por ese empujonsito q nos das a seguir el dia dia
Bonnie

 
 

Anabella,

Que bendición es poder leer lo que escribes. Es como si te estuviera oyendo hablar a mi lado. Soy testigo de lo que escribes y más aún he sido bendecida con tu vida y la de tus hijos a los cuales conocí desde que llegamos a Boston en 1983. Gracias por compartir tus bendiciones.....haciéndoles añades esperanza al que la tiene y la ofreces al que la pueda haber perdido. Que Dios los cuide siempre.

Reciban saludos muy cariñosos de Chago y Mary desde Ocala, Florida.

 
 

Damos gracias a Dios por tu vida y por tu testimonio que va a inspirar a muchas mujeres. Sabemons que Dios te premio por tu obedencia.

"Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas." Proverbios 31:10

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato