DON DE MISERICORDIA

DON DE MISERICORDIA

Es la capacidad que DIOS nos dio para entender y comprender a otra persona.
Hay una leyenda con el titulo “Ponerse los zapatos del otro”. Cuentan que los indios americanos se metían o usaban los zapatos del otro un mes para saber lo que pensaba y entender como sentía.

Si hablamos de entender y comprender en nuestras relaciones interpersonales, ya sea con los demás o en nuestro matrimonio, o con nuestros hijos, podemos hablar de fracasos en conjunto, porque cuando fracasa uno fracasan los dos y cuando triunfa uno triunfan los dos, triunfa la familia. DIOS no quiere el divorcio en un matrimonio, EL quiere que peleen hasta lo ultimo para salvarlo, de no ser así, tendrás otra oportunidad, pero nuestra función es restaurar, unir, cuidar proteger, administrar lo que DIOS NOS PRESTO hasta que nos llame.

Para activar este don debemos hablar la verdad con amor hacia la otra persona, debemos cambiar el hablar sin criticar, sin imponer, sin mentir. Encontramos en estos tiempos no solo amistades basados en este tipo de trato, sino lo más triste y perjudicial para la sociedad y el cuerpo de CRISTO: Matrimonios creados en estos preceptos; Noviazgos, que nacen así y terminan así, rodeados de mentiras y engaños.

Debemos aprender a hacer crecer este don. Dijimos que era el don de “entender y comprender al otro”, entonces aprendamos y hagamos crecer el don. No hablemos sermoneando, repitiendo y repitiendo las cosas hasta el hartazgo. No usemos al otro como terapeuta tirandole toda nuestra basura espiritual y dejando más cargado y desahuciado de lo que estaba. No hablemos con amenazas sino pongamos azúcar, dulzura en nuestra boca. No hablemos por silencios cuando te preguntan como te fue? solo decís: Bien. Como estas? Bien. EL silencio es otra manera de manipular, el silencio es agresivo, hostil, y muchos cuando deben hablar no lo hacen y cuando lo hacen debían callar, no manipules ni dejes que lo hagan contigo.

Debemos hacer también lo que al otro le gusta, aveces o casi siempre solemos ser egoístas. Es bueno conversar e interesarse por el otro, demostrarles interés por sus vidas y sus problemas, claro, ayudarlo no cargar con cosas que no quiere cambiar. Porque para cosechar tenes que sembrar. Debemos remarcar las cosas buenas de la otra persona, lo malo es fácil decirlo, pero el que piensa lo bueno del otro hace la diferencia. Aprender a ver las necesidades del otro, porque” todo lo que yo haga con el otro DIOS lo hará conmigo”.

Vemos gente que pelea sin saber porque, pelean porque entran al culto y no fulano no me saludo, porque dijo esto o lo otro, y nunca se sentaron a conversar, a conocerse. Aprender a quebrar las pequeñeces, esas peleas tontas que dividen y nos separan. No dejes que Satanás haga nido en tu cabeza.

Aprender a compartir planes, los sueños y no esperar que el otro lo adivine, hablarlos, contarnos. Aprender a estimular la independencia del otro, no asfixiarlo dejarlo libre. No juntarse con matrimonios en crisis si vos estas pasando lo mismo con el tuyo. Tratemos de estimular las capacidades de la otra persona: “Que queres estudiar”, “Cuales son tus sueños”, anda y aséelo yo te apoyo, yo te ayudo, supérate. Hay hombres y mujeres con sueños postergados, con metas y objetivos frustrados que nunca hablaron.

Dice DIOS: “Si dos o mas se pusieran de acuerdo en lo que pidan, eso les daré”. DIOS no escucha muchas veces porque tenemos distintos acuerdos con la otra persona, no nos ponemos de acuerdo, y la “Ley del acuerdo” es lo que DIOS escucha. Cuando un matrimonio esta de acuerdo logra todo y aplasta al enemigo.

DIOS mando 9 plagas y Faraón no los dejaba, entonces vino la numero 10, el ángel de la muerte, que mataría a los primogénitos; pero si se juntaban las familias comían el cordero y rociaban la puerta con su sangre la muerte no los tocaría. Así fue, por eso el acuerdo es como una ley, un principio, porque cuando te pones de acuerdo tu PAPA escucha y también se pone de acuerdo.

Por eso tu papa, tu mama, tu familia insiste que vayas o vayan a la iglesia, porque no esto no es una religión, sino que necesitamos estar como familia, juntos, en un mismo sentir, en un mismo cuerpo, para poner la sangre de CRISTO en nuestra casa, para que el Espíritu more en ella.

Pablo estaba en la cárcel, se puso de acuerdo con Silas y comenzaron a cantar. Fue tan poderosa la canción que DIOS bajo del cielo e hizo temblar la cárcel, las puertas se abrieron, las cadenas cayeron, las luces quebraron, el carcelero tomo la espada para matarse, porque la ley decía que si a un carcelero se le escapaba un preso su esposa e hijo debían morir, pero si el se mataba no, entonces DIOS grito: “No te mates estamos acá”, el guardia cárcel dijo: “Quiero ser salvo”, Pablo dijo: “Cree y lo serás tu y tu casa”.
Pablo le estaba diciendo que hoy llego a su vida una ley superior a la ley romana, la ley de JESUCRISTO, nadie debe morir. La historia termina con Pablo comiendo con el carcelero y su familia entregado a CRISTO.

DIOS ES RICO EN MISERICORDIA, EL SE PUSO EN NUESTRO LUGAR. TENGAMOS NOSOTROS MISERICORDIA PORQUE COMO TRATAMOS SEREMOS TRATADOS POR NUSTRO PADRE.

Comentarios

 
 

realmente es una verdad tan grande y maravillosa

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato