La creciente importancia de los hispanos

A propósito de Iglesia del Siglo 21

Parte 1 - [7 de diciembre 2008] Dios tiene un llamado especial para la Iglesia latina en Estados Unidos. Ese llamado es de naturaleza transformadora, e involucra impactar en una forma poderosa no sólo a la comunidad hispana a la cual sirve directamente, sino también a toda la sociedad norteamericana en la cual Dios la ha ubicado. Dios nos ha traído—nos ha “puesto”— en esta nación para que llevemos fruto, y para que ese fruto sea de carácter definitivo y profundo, para que permanezca, en otras palabras. (Juan 15:16b)

La creciente presencia e influencia de los hispanos en este país, lo cual sólo conseguirá ir en aumento en los próximos años, constituye uno de los fenómenos sociales de mayor importancia en la vida de esta nación actualmente. En este momento, los hispanos constituyen el grupo minoritario más numeroso en Estados Unidos— 45.5 millones de personas según el reporte anual del Censo de Estados Unidos del 2006. Según cifras de esta misma agencia, entre los años 2005 y 2006, una de cada dos personas nacida en Estados Unidos es de descendencia hispana. Para julio 1 del 2050 la oficina del Censo proyecta que la población hispana en Estados Unidos llegará a 102.5 millones de personas, el veinticuatro por ciento de la población total (“los Hispanoamericanos Según las Cifras”, Oficina del Censo, 2007). El poder adquisitivo de los hispanos va cada día en aumento, y las grandes corporaciones de este país han hecho ajustes en sus estrategias de producción y mercadeo en reconocimiento de este hecho.

La Iglesia hispana está posicionada para ejercer un liderazgo determinante sobre esa comunidad latina que ahora mismo se perfila como un gigante durmiente en esta nación. Ninguna otra institución en este país tiene la infraestructura institucional, el liderazgo, la ideología y el alcance geográfico para influenciar la comunidad latina en general como lo tiene la Iglesia hispana. Ninguna otra institución o grupo de líderes hispanos en este país posee la autoridad moral o la influencia que tiene la Iglesia latina.

Según un reciente estudio comisionado por el Foro Pew Sobre la Religión y la Vida Pública, el 20 por ciento de los hispanos en Estados Unidos se identifica como evangélicos nacidos de nuevo, y el 68 por ciento como católicos. Un tres por ciento adicional practica alguna otra forma de cristianismo, llevando el total de hispanos en este país que se identifican con alguna expresión del cristianismo a un impresionante total de 91 por ciento. Si tomamos en cuenta que más del cincuenta por ciento de los católicos hispanos se identifican como carismáticos, con una espiritualidad muy afín a la de los pentecostales evangélicos, eso implica que una mayoría de los cristianos hispanos en este país profesan una fe vital, la cual influye significativamente sobre sus valores y comportamiento. Según el estudio del Foro Pew,

El papel que desempeñan los latinos en la política y los asuntos públicos de Estados Unidos está profundamente influenciado por las características distintivas de sus creencias religiosas. La mayoría de los latinos ve la religión como una brújula moral para guiar su propio pensamiento político, y espera lo mismo de parte de sus líderes políticos. Además, en todas sus principales tradiciones religiosas, la mayoría de los latinos ve el púlpito como un lugar apropiado para tratar temas políticos y sociales.

Por mucho, la Iglesia hispana es, o tiene el potencial de ser, el recurso más importante para informar y guiar a la comunidad hispana en este país concerniente a sus decisiones éticas, políticas, morales y espirituales. El que ese poder potencial se realice y manifieste plenamente dependerá en gran parte de la capacidad de los líderes cristianos hispanos para llevar en los próximos años a la Iglesia latina estadounidense al nivel de desarrollo espiritual e institucional que esta requiere, dado el complejo rol que esta tiene que desempeñar en el seno de nuestra comunidad.

Más adelante discutiremos cuáles son algunos de los elementos específicos que tienen que tomarse en cuenta para que se dé ese salto cualitativo en el desempeño de la Iglesia hispana en este país. Por ahora, basta decir que, dada la creciente influencia de la comunidad hispana en todos los aspectos de la vida de este país, y la inmensa influencia actual o potencial de la Iglesia hispana sobre esa comunidad, nos encontramos en un momento clave donde los líderes cristianos hispanos debemos sacarle provecho a esta oportunidad, y comenzar a establecer las bases para desarrollar bajo la dirección del Espíritu Santo una Iglesia institucional capaz de responder a este importante llamado.

Comentarios

 
 

en realidad me gustaria asistir a una iglesia de su congregasion en la siudad de sacramento california i creo que ustedes son las personas indicadas para poder encontrarla espero no ver molestado de ninguna manera

 
 

me gustaria conoser mas aserca de ustedes i tambien congregarme

 
 

Dios está haciendo grandes maravillas a través de sus llamado a anunciar las Buenas Nuevas. En este tiempo donde los valores morales, políticos se viene a menos, la iglesia de Cristo es una portada y estandarte`para mejores días.
Bendiciones
Elisa

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato