Sermón 11 de noviembre 2007 (por la tarde) : Entrar en la diversidad de dones

A propósito de Sermones

Quiero invitarles a ir a la palabra de Dios en esta mañana, Primera de Corintios. ¿Recuerdan la Primera de Corintios, Capítulo 12? Hace tres semanas atrás, 21 días más 0 menos, quizás un poquito menos. Yo comencé una meditación sobre el Capítulo 12 de Primera de Corintios y durante las últimas dos semanas hemos tenidos invitados especiales o invitadas especiales, y tuvimos que detener un poquito la meditación.

Recuerdan que todas estas semanas el Señor nos ha estado llevando a través del tema del Espíritu Santo y la llenura del Espíritu Santo, el bautismo del Espíritu Santo, la vida llena del Espíritu Santo. Es un tema importantísimo, un tema que todo creyente debe conocer. Desgraciadamente hay mucha ignorancia al respecto y Dios no quiere que nosotros seamos ignorantes de las complejidades del Espíritu Santo porque el Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad y tiene un rol esencial en la vida del creyente. Cristo nos salva, nos comunica con el Padre, es un intermediario y Dios se manifiesta también a través de su Espíritu Santo. Y el Espíritu Santo es ese agente ejecutivo que Dios ha enviado a la tierra para que fortalezca su iglesia mientras su iglesia está aquí en la tierra, para que derrame dones sobre el pueblo de Dios para que el pueblo de Dios pueda llegar a la meta que Dios le ha planteado, para que el pueblo de Dios tenga el poder necesario para evangelizar el mundo, para vivir en santidad, para sanar sus heridas, para ser testigos efectivos del Reino de Dios y tantas otras cosas que hace el Espíritu Santo. Como hemos visto nos lleva hacia toda verdad, nos comunica mejor con la persona de Jesús, nos fortalece cuando estamos débiles, nos ilumina nuestro entendimiento y derrama dones sobrenaturales también, que permiten, como tuvimos una palabra profética esta tarde que concuerda con lo que el Señor puso en mi corazón de llamar a la iglesia a la consagración.

¿Cómo se yo, por ejemplo, que Dios está llamando a León de Judá a un espíritu de mayor consagración? Nadie me ha mandado un telegrama diciéndome, pastor Miranda, usted tiene que enseñar acerca de mayor consagración. No, pero yo he estado sintiendo algo dentro de mi. Yo no puedo explicar exactamente qué es, pero es una sensación, es un sentir, es una sombra que hay ahí adentro, es una inclinación de mis pensamientos que continuamente como que me van enfocando en que Dios está hablando a la iglesia y a mi vida de una mayor consagración, una mayor entrega.

Yo no tengo forma de explicar por qué yo siento eso, porque es uno de los muchos temas, pero eso yo creo, es el Espíritu Santo hablando al pastor principal de esta iglesia y diciéndoles, Roberto, las directivas para mi pueblo en congregación León de Judá para este tiempo es: quiero mayor consagración, quiero mayor entrega. Ese es el Espíritu Santo, haciendo esa obra en mi espíritu y yo se lo transfiero a ustedes, eso es palabra profética de Dios, ese es el espíritu profético. Ese es uno de los dones que Dios depara.

La hermana Alberta aquí, recibe una palabra parecida y se conectan las dos cosas y entonces hay edificación para el pueblo de Dios, ¿verdad? Hay una concordancia, una afirmación. Otros hermanos sienten lo mismo y hay asentimiento, reconocimiento, sí, eso es cierto. Muchos de ustedes han quizás sentido cosas iguales, ¿por qué? Porque el Espíritu Santo se está moviendo. Eso es lo que hace el espíritu, llevar una congregación en cierta dirección. Y si una iglesia aprende a moverse así, a discernir la voz de Dios y ajustarse a la voz de Dios, esa iglesia va a crecer y va a ser prosperada, va a ser protegida, va a ser guardada de los ataques del enemigo, y va a ir de bendición en bendición, y de mayor efectividad a mayor efectividad.

¿Cuántos creen eso? Ese es el Espíritu Santo y por eso es que Dios no quiere que tu seas ignorante, como dice el Apóstol Pablo, como leímos anteriormente al comienzo, no quiere que ignoremos acerca de los dones espirituales. Y Dios quiere hacer lo mismo en tu vida personal también y desgraciadamente muchos cristianos no saben eso, de que cuando tu entras al Evangelio Dios quiere instalarte un componente en tu espíritu para él poder comunicarse diariamente contigo. Y tu vas a estar, quizás, en algún momento en la factoría, en la fábrica donde tu trabajas sentada ahí en la mesa donde comen los empleados, y te vas a estar comiendo tu sándwich y mientras le pega una mordida al sándwich, ves a persona que está en una esquina del salón y tu sientes algo que te jala y que como que te dice, esa persona necesita una palabra o acércatele, y entonces si tu eres un cristiano entrenado en el mover de Dios, tu vas a discernir que ese pensamiento no viene de tu mente solamente, sino que viene del Espíritu Santo.

Y tu vas a orar al respecto y en fe te vas a mover, quizás incómoda pero creyendo que hay algo allí, porque tu quieres ser obediente al espíritu, y vas a acercarte a esa persona y con toda cortesía y respeto le vas a decir, mire, yo no le conozco, soy cristiana y mientras estaba allí sentada creo que el espíritu de Dios me dijo que me comunicara con usted y que te saludara y estoy aquí para servirle, y me gustaría, si usted me lo permite, orar por usted.

Y cuántas veces nosotros hemos hecho eso y ha habido lágrimas que salen del rostro de una persona, ¿si o no?, ha habido confirmación en el corazón de esa persona y se ha dado una cita divina ahí, y esa persona ha tenido un encuentro con Dios. Dios quiere así tantas cosas.

A veces tenemos problemas con un hijo difícil, desobediente y ya es de noche y el hijo o la hija está durmiendo en su cama, y nosotros pasamos quizás hacia nuestro dormitorio, miramos la puerta y el hijo está allí acostado, dormido, y el Señor nos dice, ve y unge su cama con aceite. Ve y pon tu mano por encima de su cabeza y declara mi poder y rompe cadenas que el diablo quiere poner sobre su vida y tu en el nombre de Jesús vas allí y escuchas la voz de Dios y lo haces en el poder del Espíritu Santo en ese momento, y al otro día tu hijo siente algo que antes no había sentido. Y el domingo próximo viene a la iglesia, y él no sabe por qué y hay un encuentro de Dios con ese individuo.

Tantas cosas el Espíritu Santo, el espíritu de Dios quiere manifestarse en diferentes maneras y de eso habla el Apóstol Pablo, de la diversidad en que el Espíritu Santo se manifiesta en la vida del Hijo de Dios.

Mire aquí en el versículo 4 dice: “.... ahora bien, -Primera de Corintios 12- ... ahora bien, hay diversidad de dones pero el espíritu es el mismo y ha diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo, y hay diversidad de operaciones, pero Dios que hace todas las cosas en todos, es el mismo, pero a cada uno le es dada la manifestación del espíritu para provecho porque a este dada por el espíritu palabra de sabiduría, a otros palabra de ciencia, según el mismo espíritu,.... –y vamos a explicar eso más adelante- ... a otro fe por el mismo espíritu, y a otros dones de sanidades por el mismo espíritu, a otro el hacer milagros, a otro profecía, a otro discernimiento de espíritus, a otro diversos géneros de lenguas, y a otro interpretación de lenguas, pero todas estas cosas las hace uno y el mismo espíritu repartiendo a cada uno en particular como él quiere....”

El Apóstol Pablo está señalando un aspecto muy importante de la vida en el espíritu en este pasaje y es que hay un solo Dios, hay un solo Espíritu Santo, pero ese Espíritu Santo no tiene limitaciones en cómo se manifiesta. Para cada situación de la vida, para cada necesidad de la iglesia el Espíritu Santo puede asumir una manifestación diferente.

Yo creo que el Apóstol Pablo no tenía en mente señalar solamente 9 dones y decir, solamente hay 9 dones. Hay mucha gente pentecostal, carismática, que se identifica con el mover del espíritu que solamente señalan 9 dones y dicen, esos son los 9 dones del Espíritu Santo. Yo no creo que el Apóstol Pablo le interesaba solamente decir, hay 9 dones y eso es todo, él estaba simplemente poniendo un ejemplo de las diversas formas en que el Espíritu Santo se puede manifestar, y él quiere que nosotros entendamos que el espíritu de Dios puede manifestarse conforma cualquier situación, cualquier necesidad, cualquier problema, cualquier demanda de la vida.

Y déjenme decirle que mientras yo digo eso estoy muy conciente de que me estoy apartando del tratamiento que yo le di a este versículo, a estos versículos esta mañana. Muy diferente lo que está saliendo de mi cabeza ahora mismo, pero quizás el Señor quiere que usted sepa que diferentes situaciones en su vida financieras, de trabajo, familiares, espirituales, emocionales, mentales y Dios dice, te está diciendo ahora mismo, mira, no importa cuál sea tu situación, no importa cuán específica sea la demanda en tu vida, yo puedo manifestarme favorablemente y bendecirte en esa manera. Mi espíritu no tiene límites. Así que sea lo que sea que tu estás pasando en tu vida yo quiero infundir fe en ti, dice el Señor, y yo quiero dejarte saber que yo no tengo límites en mi capacidad, yo no tengo límites en mi creatividad y yo puedo sujetar cualquier problema y cualquier situación a mi buena voluntad y puedo darte una solución a tu problema.

¿Cuántos creen eso? Amen. Hay diversidad de dones, no son solamente 9 dones. El Señor está diciendo, yo quiero repartir mis dones entre mi pueblo y quiero levantarme un pueblo bien, bien variado. Quiero que el maestro esté dotado sobrenaturalmente para que la palabra que salga de su boca no sea una palabra meramente humana e inerte, yo quiero dotar a los maestros de mi pueblo con una palabra que sea vida para los jóvenes que la escuchen que aunque esté enseñando matemáticas o lenguas o lo que sea, yo voy a poner en la lengua de mis maestros y maestras una dotación de poder que va a ser vida para los alumnos que la escuchen y voy a poner en su persona algo especial que con meramente tratar con esos alumnos, vida va a salir de él o de ella y esos alumnos van a recibir un toque que no va a venir de ningún otro ser que no sea el que está en contacto con mi espíritu.

Y en esta tarde yo les estoy diciendo a los maestros en el nombre de Jesús que crean en esta tarde por una dotación especial de poder para ser vida en esos salones de clase y para ser una presencia del Reino de Dios en esos lugares porque Dios va a difundir su espíritu específicamente a través de los maestros creyentes, los maestros cristianos. ¿Cuántos maestros cristianos hay aquí, sea retirado o sea....? Levántese ahora mismo, y si usted enseña en un nursery, si es un asistente de maestro, si en alguna manera usted tiene influencia sobre... póngase de pie. No importa en la capacidad en la que usted esté trabajando, puede ser lo que sea, pero si usted está enseñando a alumnos de alguna manera, jóvenes, está ejerciendo alguna influencia, donde sea, puede ser adulto, puede ser en un hospital, puede ser en una escuela que está enseñando, lo que sea, póngase de pie en el nombre de Jesús y yo voy a creer en esta tarde por una transferencia de poder y de don especial sobre su vida. Y yo creo en el nombre de Jesús que también vamos a pararnos aquí en el lugar de muchos otros maestros cristianos, en otras escuelas, en otras iglesias, y yo creo que Dios va a difundir un don especial, y yo quiero que tu lo recibas en esta tarde como que Dios te va a dar algo, y entonces comienza a ejercer eso y a creer que cuando tu hables con los padres, cuando tu hables con los niños envía ese don, envía esa dotación de poder a esos jovencitos, a esos maestros que están alrededor de ti también, y en el nombre de Jesús cree por una influencia especial.

Así que ahora, gracias Padre. Gracias por tu presencial, en el nombre de Jesús. Señor, en fe, en fe yo envío sobre mis hermanos tu don, tu don de vida, tu don de conocimiento, Padre, tu don de transferencia de energía y de gracia, dondequiera que se encuentren, Padre, porque tu nos has hecho instrumentos de tu Reino. Y Padre, yo creo que estamos en un tiempo clave, en un tiempo nuevo en la historia de Boston y de esta nación, y en el nombre de Jesús con la autoridad de tu Reino, Padre, yo declaro nueva unción, fresca unción sobre tus ciervos y tus ciervas, tu los has puesto en lugares de influencia, Padre, para ejercer influencia sobre las vidas.

Y ahora, Señor, yo declaro que ellos reciben la dotación de tu poder y de tu gracia, y los bendigo en el nombre de Jesús y declaro unción de gracia, de discernimiento, de sabiduría, de consejo, oh Dios, autoridad para reprender demonios en esos niños atados, Padres, autoridad para declarar la paz de Dios en las familias y en los hogares, reciba esa autoridad en el nombre de Jesús, autoridad para tomar niños esquizofrénicos, y bipolares, abusados sexualmente o físicamente, violentos y para declarar una palabra, Señor, de transformación en sus vidas en el nombre de Jesús, porque tu dotación de poder no tiene límites, Señor y tu tienes una dotación para cualquier situación, así que Padre, en el nombre de Jesús nosotros declaramos que no vamos a continuar viviendo a la defensiva, no vamos a continuar quejándonos del diablo que se pasea en nuestras escuelas y que hace estragos entre nuestros niños.

Padre, tomamos nosotros la ofensiva en el nombre de Jesús, recibe en el nombre de Cristo, autoridad, poder. Yo siento la presencia de Dios aquí haciendo obra. Abre tu pecho, abre tu corazón ahora mismo, abre tu alma y recibe el don de Dios en tu vida. Padre, yo creo cambios.

Lord, I believe that there will be changes in the hearts of your teachers. Father, this is not magic, it’s really just what you promised in your word, that we take hold of it today, Father, and we believe that you’re a God of miracles, Father, you’re a God who gifts his people to do wonders and Father we refuse to walk in this impossible, this inadequate way, fighting against an enemy that’s too powerful and we move in the power of the spirit, Father, we receive your anointing.

Recibimos tu unción, Padre en el nombre de Jesús. Gracias, Señor. Di, yo recibo esa unción, recibo el poder, recibo la gracia de Dios. ¡Aleluya! amen.

Hay aquí trabajadores sociales también o gente que se mueve administrando escuelas u hospitales o que trabajan en la comunidad en el servicio social. Levante su mano, si usted está en el área de servicio social o trabaja con alguna agencia, levántese también en esta tarde, levántese en el nombre de Jesús. Levántese si usted está en alguna agencia o en algún tipo de proceso de administración o de lo que sea, yo creo que el Señor tiene algo para usted también, una dotación de poder.

Aquí hay gente que también está en el área de la consejería familiar o que bregan con abuso, familias que están sufriendo abuso o cosa por el estilo, mujeres abusadas, jóvenes solteras, todo este tipo de cosas, póngase de pie también y vamos a creer en el Señor para una dotación especial. Si usted ejerce influencia en alguna manera en esa forma, reciba también del Señor.

Padre, en el nombre de Jesús enviamos tu gracia, enviamos tu poder. Padre, iluminación, entendimiento, en un medio secularizado, humanista y que no entiende de los procesos del espíritu muchas veces. Nosotros nos constituimos en atalayas, presencias radicales en esos lugares, Señor. Y Padre, yo pido que tu pueblo sea dotado ahora mismo con una porción especial del Espíritu Santo, que caminen como reyes y reinas, como guerreros con una vara de autoridad, Señor, como gente con ojos rayos X que penetran hasta lo hondo, oh Dios y que pueden sanar, pueden abrir y cerrar, Señor, son capaces de declarar bendición sobre cualquier situación y esa situación se alinea a los propósitos que tu tienes para esas vidas. Son ejemplo y son gente que tienen discernimiento de espíritus y saben con qué están bregando, qué están confrontando y pueden dar una palabra atinada a esa situación, a esa necesidad y son gente de poder y de autoridad, son gente de oración y de ayuno, son gente de oración y de ayuno, son gente que saben a dónde ir para recibir su alimento para lo que tienen por delante. Son gente ejemplo, son gente que han vencido al diablo y que pueden tener autoridad para romper cadenas y yugos en otros, en el nombre de Jesús. Recibimos esa unción, recibimos esa autoridad y la declaramos. Recibe ese don en el nombre de Jesús, dones para transformar la comunidad, dones para hacer impacto en la comunidad.

¿Cuántos trabajan en hospitales o en el área de la salud física? Si usted trabaja en un hospital o tiene algún tipo de trabajo en esa área, levante su mano también. Hay personas aquí que trabajan en hospitales, pónganse de pie. Puede ser manejando una ambulancia, puede ser traduciendo en un hospital, puede ser enfermera, puede ser médico, puede ser alguien que trabaja en tecnología de rayos X o CTscan o lo que sea, pero si usted está en el área de la salud física o de la salud mental también, póngase de pie ahora mismo y vamos a creer por una visitación del Señor en esta tarde. Amen.

Porque Dios dice la diversidad de mis dones no tiene límites. Yo soy un solo espíritu pero tengo dones para todo mi pueblo, en el nombre de Jesús vamos a creer en una visitación de poder ahora. Padre, yo bendigo a mis hermanos y mis hermanas que trabajan en los hospitales.

I bless my brothers and sisters who are working in hospitals, Father. We know that we do not wrestle against flesh and blood but against principalities and powers, spirits of disease.

Padre, sabemos que no bregamos contra sangre y carne sino contra principados y potestades, espíritus de enfermedad.

Spirits of mental illness, spirits of neurosis of all shorts, spirits of physical infirmities that kill the life in your children, Father. We pray for anointing.

Pedimos, Señor una unción sobrenatural y la declaramos en el nombre de Jesús. Queremos ver milagros, Señor.

We want to see miracles, Father and give you the glory and give you the honor.

Así que declaro en el nombre de Jesús obras de poder, milagros manifestándose cuando oremos por los enfermos, cuando estemos traduciendo para ellos, Señor, que podamos ser influencia sobre médicos, sobre enfermeras. Padre, en el nombre de Jesús que este pueblo se distinga por una gracia especial que le de confianza a los que llegan a esos hospitales con tanto miedo y con tantas amenazas contra su vida, Señor. Yo declaro en el nombre de Jesús una gracia especial.

I declare special grace, special anointing, blessing of God..... para ser ángeles allí en esos hospitales. En el nombre de Jesús recibe ese don, lo declaro en el nombre de Cristo, en el nombre de Jesús por la autoridad del espíritu de Dios, dones de sanidades, dones de discernimiento, dones de palabra de consejo en el nombre de Jesús los recibes ahora. Gracias Señor, gracias Padre, te adoramos, te bendecimos. ¡Aleluya!

Comienza a ejercer esos dones, cuando estés en esos lugares que hemos señalado porque son lugares donde hay mucha renuencia a las cosas del espíritu, pero allí el Señor te quiere como un atalaya, dice el Señor. Allí el Señor te quiere como una influencia positiva, allí el Señor te dice, entra, como quien tiene autoridad. Yo te entrego ese hospital, yo te entrego esa escuela, yo te entrego esa agencia social. Tu vas a ser allí mi atalaya, tu vas a ser allí mi presencia de autoridad, mi autoridad va a correr a través de ti aunque tu seas simplemente un empleado, pero si tu estás en el Señor y él no está, o ella, el que está por encima de ti, yo te pongo a ti allí como mi representante de mi reino. Deja que mi espíritu corra a través de ti. Créelo y comienza a orar por esa gente, y comienza a oirar por esos niños, y comienza a gestionar con el don que has recibido. Amen.

Gloria al Señor. Denle un gran aplauso al Señor. ¡Aleluya! Gracias, Señor Jesús.

Dice aquí: “.... ahora bien hay diversidad de dones pero el espíritu es el mismo, hay diversidad de ministerios pero el Señor es el mismo y hay diversidad de operaciones pero Dios que hace todas las cosas en todos es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del espíritu para provecho....”

¿Por qué ha enviado Dios su espíritu? Para provecho de la iglesia. Para que la iglesia pueda hacer todo lo que ella necesita hacer. Cuando una iglesia se forma, una iglesia necesita talentos, necesitas dones de diferentes tipos, necesita gente que cante en el coro, gente que dirija la alabanza, gente que enseñe a los niños, gente que de clases de escuela dominical o de discipulado, gente que ayude en el mantenimiento de la iglesia, personas que apoyen al pastor en el gobierno de la iglesia, personas con dones de finanzas, por ejemplo, o de administración, personas con el don de servicio, los hujieres, por ejemplo, que pierden su disfrute pleno del servicio porque tienen que estar parados, recibiendo gente, vigilando que todo esté bien, entregando esto, arreglando lo otro.

Si Dios no pone un don de servicio en la persona imagínese la gente va a decir, bueno, yo voy a la iglesia porque yo quiero disfrutar del servicio, no para estar allí trabajando, trabajando estoy yo toda la semana, como dice tanta gente. Pero Dios pone en algunos un don de servicio y sienten una inquietud y dicen, yo quiero servir como hujier. Y qué bendición son los hujieres, Dios trae gente como la ha traído a esta iglesia con conocimiento acerca de construcción. Estos dos edificios que nosotros hemos desarrollado no lo hubiéramos podido hacer jamás si Dios no hubiera enviado gente que trabajara y que conoce de construcción y que también tienen un don de generosidad para la iglesia, y que han dado en maneras increíbles para provecho de la iglesia.

Yo creo que cualquier necesidad que tiene la iglesia de Jesucristo, Dios es poderoso para enviar lo que esa iglesia necesita. Nosotros hemos comenzado, por ejemplo, un servicio en inglés. Llevamos ya un año y pico en ese esfuerzo y yo le estoy pidiendo al Señor que me envíe todo tipo de dones, por ejemplo, queremos fortalecer más y más el ministerio de la adoración. Dios nos ha enviado ya personas como Jean Fabard y también Stephen Johnson y Sharon Shraft y otros que han llegado allí y que han sido un instrumento para el Señor. Pero yo se que todavía Dios tiene más bendición en esa área entonces yo ya le estoy orando, Señor, envía dones musicales, de alabanza para fortalecer ese ministerio. Y yo veo en el espíritu ya toda un equipo de música precioso allí dirigiendo ese ministerio en inglés, porque Dios dice, yo voy a dar mis dones para provecho de mi pueblo.

Tu tienes un don que Dios ha puesto en ti, hay una diversidad de dones. Dios dice, a cada uno le es dado el don para provecho. Es decir, que tu has recibido algo en tu vida para lo que tu necesitas gestionar para las situaciones que tu tienes que resolver en tu vida, y si tu te mueves con fe y con confianza, hermano, Dios va a comenzar a desatar el don que él ha puesto en tu vida. Nunca asumas que tu no tienes nada.

La gente piensa a veces, bueno, eso es para el pastor, sí, claro que sí, o para la gente educada. Mira, Dios escoge a veces lo más humilde para poner dones poderosos para bendecir a su iglesia y la iglesia necesita gente continuamente.

Una hermana me decía esta mañana, la hermana Luz, me decía, estuve hablando con una hermana varias horas, una persona de la iglesia, acaba de llegar hace poco a visitar la iglesia y gloria a Dios que.... no me dijo el nombre, no me dijo nada de esa persona que revelara su identidad, pero yo me gocé de que hay alguien que con un don de consejería y de servicio que está apoyando a alguien a la cual yo no puedo llegar. Yo ni siquiera conozco a esa persona, pero Dios ha puesto en esa hermana un don de misericordia, de amor para ministrarle a esa vida y así la iglesia necesita personas que le digan, si al Espíritu Santo.

Dios quiere que tu entiendas que él te quiere usar a ti y que él tiene una diversidad de dones. Eso es lo que Dios está diciendo en este sermón, que no es un sermón tanto como un compartir pastoral.

Hermanos, hay un mundo allá afuera que Dios va pronto a libertar para que escuche el Evangelio y muchas almas van a fluir a la iglesia. Dios yo creo que va a adelgazar los cielos y va a aclarar los aires que están infestados de demonios para una visitación de poder sobre esta ciudad y la cosecha va a ser grande, pero se van a necesitar mucha gente que se añada al ejército de Dios y que comience a usar los dones que Dios ha puesto en ellos.

Dios va a necesitar dones de evangelismo, dones de consejería, dones de discipulamiento, dones de administración, dones financieros. Yo creo que una de las cosas que Dios quiere hacer es dotar a cristianos y quizás ya están por ahí, y todavía no se han convertido, con capacidad para hacer dinero y con un corazón generoso para darlo al Reino de Dios para que las iglesias puedan gestionar las cosas que necesitan hacer. Es un don.

Yo creo que hay un don de hacer dinero. No está ahí en la Biblia pero hay personas que lo que tocan se le multiplica, ¿si o no? Hay personas que tienen un don financiero y le venden hielo a un esquimal porque tienen ese don y sabe cómo hacer dinero. Muchos de ellos están allá afuera, no conocen al Señor, pero Dios los va a traer a la iglesia. Las iglesias necesitan ese don. Yo le estoy pidiendo al Señor dos o tres así, pero no se crea, usted también va a tener que seguir dando, no es tampoco para que se me echen a dormir. Pero cuando yo pienso, hace dos semanas nosotros sometimos un rollo de planos que pesa como 14 libras al departamento de inspecciones para un nuevo santuario. Ese santuario es una cosa bella, bella. Yo estoy caminando por fe, financieramente no hay manera de que nosotros podamos hacer ese santuario ahora mismo, no hay forma según los libros lo dicen, pero yo creo en un Dios poderoso, un Dios que da sus dones para provecho de la iglesia. Es un santuario de ensueños, si yo pudiera ahora mismo les mostraría una pintura o algo así de ese santuario. Y hace años que ustedes me han oído hablar. Yo he estado trabajando en eso, no hemos procedido porque hemos estado todavía trabajando duro para terminar este edificio de aquí. Es un proyecto multimillonario pero Dios nos ha permitido hacerlo con una gran economía, pero es más lento el proceso.

Yo veo, hermanos, un santuario digno de admiración sobre ese estacionamiento allí. Ahí está diseñado. Hace como 8 años o 9 años, yo no se cuántos. Yo estaba sentado en el salón 208, está en la esquina del segundo piso, detrás de ese balcón, y esto era escombros todavía. Y lo que había allá afuera en ese estacionamiento era tierra y matorral todavía, hierba por dondequiera y el Señor, y yo visualicé ahí un santuario sobre pilotes preservando el espacio abajo para estacionamiento con un balcón grande y un piso arriba. No habíamos ni siquiera avanzado mucho en este edificio y Dios me estaba hablando de un próximo santuario. No teníamos gente ni para llenar la mitad de este salón aquí, pero eso no se ha apartado de mi corazón. Y yo he procedido, Dios nos ha provisto un arquitecto increíble, un hombre graduado de la universidad de Harvard, con un corazón cristiano de servicio al Señor, nos ha hecho el trabajo de diseño y de contratación de todos los demás ingenieros y diseñadores, como un león midiendo cada centavo allí, peleando por cada centavo por esta iglesia, cobrándonos un precio irrisorio que yo mismo le dije esta semana, mira, aunque no tenemos demasiado dinero, pero te quiero dar más de lo que tu estás pidiendo por esto, porque yo creo en ser justo y creo también que cuando uno también es generoso, Dios bendice. Él no quería aceptar más pero yo le dije, no, en el nombre del Señor porque tu has sido muy noble con nosotros. Yo creo que no podemos abusar de la generosidad de la gente tampoco.

Pero ¿sabe? Lo sometimos al departamento de inspecciones, eso está ahí, ahora comienza un proceso de análisis y todo ese tipo de cosas. Yo estoy caminando por fe, ahí tienen el diseño inicial del santuario. Y pronto voy a mostrarles un rendimiento todavía más claro. Es un santuario con un gran balcón para mucha, mucha gente. No estoy en libertad ni siquiera de decirlo por razones de inspecciones y todo este tipo de cosas, pero es un espacio bellísimo que honraría a esta comunidad y al Señor sobretodo. Sería un gran lugar para honrar al Señor y decir, Dios prospera y Dios bendice a su pueblo. Imagínese 3 edificios unidos todos, aquél con este, con este otro allí. Hay para todas las necesidades por mucho tiempo a menos que el Señor no nos ponga a crecer de manera que, como pasó aquí, que pronto ya lo agotamos este edificio.

Pero el caso es que ahí habría algo que el Señor podría glorificarse y que podríamos tener la próxima etapa de crecimiento. Ahora, para eso Dios está proveyendo ya los dones. Nos proveyó ese arquitecto maravilloso, con un corazón generoso. Nos ha provisto de gente que trabajan.... no sé cuántos han podido ver el trabajo que está todavía en progreso de las puertas allá afuera. Cuando usted pase por el frente de la iglesia mire la entrada del frente y pronto va a estar concluido adentro también, como hicimos aquí detrás. Esas puertas son preciosas, Dios proveyó los materiales desde Bolivia. Y Dios está proveyendo carpinteros, ha provisto albañiles, plomeros, electricistas. Esos son los dones de Dios para esta iglesia, hermanos, saben. Porque la gente cree que don es solamente es, digamos, el don de profecía, o el don de sanidades, eso es una forma de manifestarse la diversidad del don de Dios pero hay mucha gente que hace muchas otras cosas que nos bendicen aquí.

Y yo bendigo al Señor por esos hermanos que trabajan en la limpieza, que trabajan en mantenimiento en el estacionamiento, dones que Dios provee para su pueblo. Y yo le estoy pidiendo, Señor, y así lo declaro en el nombre de Jesús, envía una dotación financiera grande para que esta iglesia pueda hacer lo que tiene que hacer y pon en el corazón de tu pueblo un don generoso, un corazón generoso para dar y para poner manos a la obra para lo que tu quieres hacer, el milagro que tu quieres hacer en esta ciudad, se de.

¿Qué pasaría ahora mismo si Dios envía miles de personas que se conviertan? ¿Dónde los vamos a meter? No vamos a sentar unos encima de los otros aquí, vamos a tener que tener un lugar mayor y Dios lo puede hacer. Dios no pone una iglesia a crecer y después la mete en una camisa de fuerza. Él envía dones para que sea posible.

Aquí en nuestra iglesia hay escritores de himnos, en nuestra iglesia hay maestros, hay administradores, hay discipuladores, hay mentores, hay más líderes en esta iglesia y el Espíritu Santo está enviando esos dones. Ustedes comiencen a ejercerlos en el nombre del Señor, comiencen a creer, Dios ha puesto algo en mi.

Pablo le dice a Timoteo, te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti. El don de Dios está en ti, ahora tu tienes que comenzar a vivarlo y a usarlo para edificación del pueblo de Dios. Dios necesita, esta iglesia necesita consejeros, necesita gente que se involucre y que el don del Espíritu Santo comience a correr y a funcionar. Este jueves Gregory va a estar encabezando una recepción para personas que van a estar trabajando en áreas de consejería, servicio social, proveyendo referencias y todo ese tipo de cosas. Dios ha puesto entre nosotros gente con esas dotaciones, queremos desarrollar más de ellos.

Pero se requiere personas que digan, sí, amen, presente, yo me voy a hacer la vida difícil, yo me voy a sacrificar porque el don de Dios está en mi y yo quiero desarrollarlo. Yo quiero comenzar a estudiar la Biblia, yo quiero comenzar a dar pasos de fe.

Hace 3 semanas nosotros recibimos una notificación, el gobierno federal, Dios me usó a mi con una persona que se llama Pat Duval para hacer un propuesta al gobierno federal, y nos enviaron 50.000 dólares para un proyecto de crear consejeros familiares en las iglesias hispanas, esto es a través de COPAN, consejeros laicos para parejas, para los matrimonios. Hay una gran crisis matrimonial en la comunidad latina. Muchas parejas están dividiendo, hay mucha necesidad aún en el pueblo cristiano para buena consejería.

Bueno, nosotros queremos desarrollar gente en las iglesias que puedan aconsejar a otros en el matrimonio, porque aquí tenemos a los hermanos Luis y Ada Valles y Meche, mi esposa, y no dan abasto, entonces se necesita gente entre ustedes que Dios dote con el don de la consejería para aconsejar a otros y para cuerpar en nuestra iglesia, hay mucha necesidad en esa área.

¿Cuántos aquí Dios en algún momento les ha hecho sentir en su espíritu que quizás usted tiene un don de consejería? ¿A cuántos? Usted ha sentido eso, quizás. Porque no se pone de pie ahora mismo, vamos a creer, vamos a creer que Dios te va comenzar a desarrollar ese don de la consejería. Amen. Hay una necesidad terrible aquí en este estado y en todo Estados Unidos en la comunidad latina. Me alegro de ver hombres además de mujeres también, porque no solamente es para las mujeres el don de la consejería y la enseñanza, es también para los hombres. Si tu crees que Dios te ha dado un don de consejería levántate. Jorge, tu estás por ahí atrás, yo vi ahora, levántate también porque yo creo que tu tienes un don de consejería dentro de ti. Así, que alguien más, si usted ha sentido que Dios le puede usar, y viéndoles a ustedes yo siento que sí, siento esa confirmación del Señor.

Tu no tienes que ser un gran erudito ni haber estudiado psicología necesariamente, eso puede venir después, y qué bueno si puedes hacerlo, pero ahora lo que tu necesitas es que Dios siembre el embrión dentro de ti, que te impregne con la capacidad para discernir, para tener empatía, misericordia, para sentir el dolor de otro, para poder mirar adentro de su alma y ver lo que necesita y cómo aconsejarlo. Y eso Dios lo ha puesto en ti. Nancy ponte de pie porque yo creo que tu también tienes ese don. ¿Habrá alguien más? Bueno, yo le voy a ayudar si usted no lo sabe. Amen.

Y ahora en el nombre de Jesús vamos a creer, vamos a creer que Dios también va a poner en nosotros un don de consejería. Recíbelo, concéntrate ahora en el Espíritu Santo como si él estuviera allí diciéndote, yo te comisiono.

Padre, yo comisiono a estos hombres y mujeres y jóvenes, gloria al Señor, arriba aquí en los balcones, aquí debajo también, dondequiera que estén, Señor, en el nombre de Jesús. Padre, hay una comunidad allá afuera que se está cayendo a pedazos y aún en nuestra iglesia hay necesidad y Padre, el campo está blanco para la siega, la mujer está lista para dar a luz pero no hay parteros que ayuden, Señor. Ahora, yo comisiono a mis hermanos y mis hermanas en el nombre de Jesús, y Padre, por la palabra tuya, por la autoridad que hay en tu palabra, en el Espíritu Santo yo declaro sabiduría sobre tus hijos, declaro, Señor, capacidad para discernir, declaro la palabra atinada en la boca de tus hijos y tus hijas, Señor, declaro un espíritu de misericordia que pueda sentir el dolor del otro e identificarse con ellos, Señor. Declaro, Padre, sabiduría para saber cuándo hablar y cuándo callar, cuándo hacer una pregunta atinada y cuándo dar un consejo, cuándo afirmar el dolor de la persona y validar lo que está sintiendo y cuándo confrontar con una palabra correctiva que viene de la palabra de Dios; cuándo hablar con firmeza y cuándo hablar con suavidad; cuándo intervenir y cuándo dar tiempo hasta que el Señor madure la persona para la intervención correcta.

En el nombre de Jesús quito toda timidez, Señor, y pido que tu sanes a tus siervos también, y tus siervas para que entonces ellos puedan ser sanadores de otros. Padre, pido que tu les des entendimiento de tu palabra y hambre y apetito por tu palabra para que de ese tesoro que ellos coman cada día, ellos puedan partir pan y dárselo a otros también. Oh, Señor, mira a esos jóvenes que quieren ser consejeros y bendícelos. Mira a los que no tienen alta educación pero también sienten ese llamado. Tu no tienes límites, Espíritu Santo, en el nombre de Jesús bendigo a este pueblo. Señor, yo declaro un ejército sanador ahora, que se va a diseminar por esta iglesia y por esta comunidad en el nombre de Jesús.

Hermano, hermana, cree que Dios te comisiona hoy para que tu seas un sanador o una sanadora en esta comunidad de Boston. Dios está haciendo esa obra en tu vida y que él te va a usar grandemente, él va a llenar tu boca de palabra sanadora y comienza a ejercer el don. No esperes, yo te animo, sí cuando tengas oportunidad de leer algo en esa área, y eso es una de las formas también, irte preparando, lee pequeños artículos, lo que sea sobre consejería y sanidad de almas. Pero también comiences en el nombre de Jesús a ejercer tu don discretamente, humildemente, si Dios pone en tu camino a alguien que necesita consejo, da lo que tienes, humildemente, haz lo que te venga a la mano. Si Dios te pone una frase solamente de ánimo, da esa frase y eso es todo. Si Dios te pone una pregunta atinada que abra algo en el corazón de esa persona, da la pregunta. Si Dios te pone simplemente, quiero orar por ti y bendecirte y declarar la unción de Dios en tu vida, eso es todo lo que tu vas a hacer.

Pero, en el nombre de Jesús ahora mismo yo te declaro sobre mis hermanos y mis hermanas una unción que se desata en el nombre de Cristo ahora para correr sanando ese río de sanidad que va a correr sobre esta ciudad en el nombre de Cristo. Recíbelo, comienza a ejercerlo, y yo se que voy a oír de ejemplos y de casos en que Dios va a usarte y van a comenzar a venir a tu vida oportunidades como nunca antes las habías tenido para bendecir vidas y aconsejar a otros y ser de bendición a otros. Créelo, en el nombre de Jesús.

Padre, ahora mismo, esta misma semana, Señor, yo declaro citas divinas en la ciudad de Boston con este pueblo para ser de bendición a alguien. Abre los ojos Señor, de este pueblo, abre los ojos para que puedan ser sanadores aún si son sanadores heridos, pero sanadores, Señor y comienza tu a sanar sus heridas también, yo declaro un ejército que se moviliza hoy, Padre, de aquí en adelante, que no faltará alimento en tu casa, no faltará una voz, no faltará un oído que escuche con respeto y humildad las necesidades y las quejas de tu pueblo, Padre, en el nombre de Jesús gracias, Señor, gracias porque tu lo haces. Yo bendigo estos esfuerzos que están haciendo, Padre, por levantar padres que trabajan con los jóvenes y consejeros y trabajadores sociales, Señor, los recibimos. ¡Aleluya! Gracias, Señor, gracias. Bendigo a este pueblo, Padre, y ninguna palabra caerá a tierra, en el nombre de Jesús, ninguna promesa que ha sido dada, ninguna declaración de poder que ha sido dada en esta tarde caerá a tierra, sino que hará aquello para lo cual fue enviado, en el nombre de Jesús, porque no es el hombre ni es palabra del hombre, es la palabra de Dios la que hace la obra en el nombre de Jesús. ¡Aleluya! ¡Aleluya! Gracias Señor.

Diversidad de dones, dice el Señor, diversidad de dones, diversidad de dones, es la palabra de Dios para este pueblo hoy. Diversidad de dones a través de un solo espíritu, diversidad de dones a través de un solo espíritu.

Póngase de pie, terminamos. Un río de vida está fluyendo del trono de Dios. ¿Sabe por qué pongo ese coro? Porque Dios ha puesto en mi imagen en estos días, otra image que Dios ha estado poniendo en mi corazón es Ezequiel 47, un río que sale del templo distribuyendo sanidad a todas las naciones.

Dice la palabra de Dios que Ezequiel vio en el espíritu un río que salía del lado este del santuario y comenzaba como un riachuelito delgado, pero se anchando y haciendo más profundo y según el profeta iba entrando, se daba cuenta que se iba haciendo más y más y más profundo. Dice que ese río corría y desembocaba en un símbolo de muerte, que es el Mar Muerto, lleno de sal, no hay peces, no hay vida porque no tiene donde salir el agua, donde correr y dice Ezequiel que él vio como ese río sanaba el Mar Muerto. Y el agua de ese río era tan rica, tan bella y tan saludable que árboles crecían a las orillas de ese río y su fruto era un fruto de vida y sus hojas eran para la sanidad de las naciones.

Pero ese río salía del templo de Dios y yo creo en el nombre de Jesús que de esta iglesia y otras iglesias salen aguas de sanidad para la ciudad de Boston, para el estado de Massachussets en el nombre de Jesús, así lo declaro, de la iglesia de Cristo Jesús, de la iglesia de Cristo porque no solamente será esta iglesia, sino de muchas iglesias saldrá agua para sanidad de las naciones, saldrá consejo, saldrá palabra de salud, saldrá palabra de resurrección de muertos, saldrá palabra de sanidad y liberación, saldrá palabra que romperá yugos y que ahuyentará los poderes del diablo. Saldrá palabra que declarará el señorío de Jesús y que abrirá caminos para la venida del que ha de venir, el Rey de Reyes y el Señor de Señores. ¡Aleluya!

Ese río de vida ya está comenzando a fluir, ya está comenzando a salir y tu eres parte, tu eres una gota de agua en ese río de vida y cuando tu sales de aquí ese río de agua comienza, ese río de vida comienza a correr, comienza a hacer su obra de sanidad. Somos un río, el Espíritu Santo en mi y yo en el mundo sanando las naciones con los dones que Dios pone en su pueblo.

Vamos a declarar, es el tiempo del Señor, es el tiempo de que ese río fluya. ¡Aleluya! Gracias, Señor. Te adoramos. Creemos, Señor, recibimos tu promesa, Padre. ¡Aleluya! Gracias Señor Jesús.

Gracias Jesús. Te adoramos. Gracias Señor.

Canción

Un río de vida está fluyendo de tu trono, oh Dios

Llevando vida, llevando paz a cada nación

Con gran poder, con gran virtud fluye hoy

Derrama tu gloria sobre nosotros, oh Señor.

Tu rio fluyerá.


Sermón de Dr. Roberto Miranda grabado 11 de noviembre 2007 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (400K)

Oir y ver más presentaciones grabados 11 de noviembre 2007

Archivo de Sermones

Comentarios

 
 

ES UNA VERDADERA BENDICION LEER Y VIVIR PALABRA DE DIOS, GRACIAS A NUESTRO PADRE POR TRAER REVELACION A SU PALABRA.
HA SIDO DE MUCHA BENDICION A MI VIDA, CUANDO DIOS ME HIZO EL LLAMADO A SERVIR YO NO LO ENTENDIA AHORA SE QUE EL RESPALDA TODO Y EL ESPIRITU SANTO ES EL QUE OBRA PODEROSAMENTE.
DIOS SIGA LLENANDO SU VASO PARA QUE DERRAME Y PUEDA DAR A OTROS.
UN ABRAZO

 
 

hola buenas ñoches
Antes quiero felicitarlo por esta predica escrito que termine de leer me gusto mucho .
Me encantaria que algun dia usted pastor Dr. Roberto venga a visitarnos por Bolivia.Seria un agrado.
Bueno me despido , en el nombre de nuestro señor que siempres los bendiga y los proteja siempre a usted ,a su familia y su congregacion.

 
 

DIOS LES BENDIGA POR LA BENDICION QUE NOS DAN POR LOS SERMONES ME GUSTA QUE EL CRISTIANO CONOSCA SU DON Y ME PODRIAN DAR UN TES PARA! DESCUBBA SU DON! GRACIAS POR SU APOYO BENDICIONES

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato