Sermón 16 de septiembre 2007 : La unción del Espíritu Santo

A propósito de Sermones
  • Presenter: Dr. Roberto Miranda
  • Fecha: September 16, 2007
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Usted sabe que ésta es una pequeña serie, dentro de una serie de mayor que yo he llamado “sermones doctrinales” o “sermones ortodoxos” donde estoy atravesando diferentes doctrinas claves de la vida cristiana para los que nos visitan y los que no han estado últimamente aquí con nosotros.

Es una serie de sermones donde yo hablo de las tuercas y tornillos de la fe y de la teología cristiana. Y evidentemente una de las cosas más importantes es la unción del Espíritu Santo. Porque hemos dicho que eso es lo que mantiene un vida espiritual vital. Lo que hace posible que no caigamos, a la luz de lo que hemos hablado de la importancia de las obras y de la gracia, que no caigamos en la rigidez, en el legalismo, en la santurronería y en el carácter mecánico que a veces resulta cuando no está la unción del Espíritu Santo lubricando.

Hermanos, Dios les bendiga. Se que tienen que irse a predicar en otro lugar, que la gracia del Señor sea con ustedes, gracias por visitarnos y su bendición sobre su ministerio, gracias hermanos.

Hemos hablado acerca de la importancia del aceite, de la unción del espíritu para, por así decirlo, lubricar la vida cristiana y mantenernos frescos, vitales, gozosos, fluidos en el espíritu, discerniendo la voluntad de Dios según el momento, según la ocasión y siendo… recibiendo sabiduría de parte de Dios para los retos y las luchas de la vida.

Y entonces hemos estado…predicamos dos sermones, porque esto del Espíritu Santo es algo bien vasto como ustedes pueden ver. Sinceramente yo podría estar varias semanas hablando solamente de la llenura del Espíritu Santo y no podría agotar jamás todas las dimensiones profundas.

Y quiero, después de eso posiblemente voy a entrar acerca del ministerio de la liberación y la guerra espiritual porque eso es parte de una dimensión espiritual muy importante. Pero vamos a hablar así acerca de la llenura del Espíritu Santo y quiero remitirlos ahora al antiguo testamento.

Fíjese, primero de Samuel… (si hermana, si me decís acerca de la tarjetas para visitantes, si ustedes nos visitan, por favor llene las tarjetas, levanten su mano un momentito los visitantes, se que una hermana aquí que levantó su mano que nos visita y alguien más para que le entreguemos una tarjeta y podamos recibir su nombre y… mire por aquí hay otro hermano también que también que necesita… y por acá otro y Dios les bendiga. Nos alegramos de tenerlos con nosotros)

Primero de Samuel, capítulo 9, vamos al capítulo 9, primero y después vamos a ir al 10. Primero de Samuel, capítulo 9, aquí vemos algo, es un evento en la vida de Saúl, fíjense algo, la doctrina del bautismo del Espíritu Santo no es algo que nace en el libro de los Hechos, vimos ya por ejemplo que en el libro… en el evangelio según San Lucas, ahí ya hay enseñanza acerca del bautismo del Espíritu Santo. Juan le dice a la gente que él bautiza en agua pero que viene uno que bautizará con fuego y con el Espíritu Santo. Vemos a Jesús bautizado en un sentido, en el Espíritu Santo durante su bautismo cuando desciende sobre él el espíritu en forma de paloma. Lo vemos regresar dice Lucas, lleno del Espíritu Santo de su tentación en el desierto y vemos la promesa de que el Espíritu Santo vendría sobre los discípulos cuando el Señor ascendiera.

Pero, ¿sabes qué? la doctrina del bautismo del Espíritu Santo ya está establecida aun en el antiguo testamento. La única diferencia que vemos es que, en el antiguo testamento la unción de Dios para capacitar al hombre o la mujer para una obra sobrenatural que él le encomienda es reservado para los profetas, para los reyes y para los sacerdotes.

Esos tres personajes tenían que ser ungidos y ser comisionados con aceite como una forma de capacitarlos para sus tareas sobrenaturales. El rey tenía que dirigir una gran nación, el profeta tenía que fluir en el don profético en la revelación de Dios y el sacerdote tenía que oficiar continuamente ante la presencia de Dios y con la sabiduría de Dios para bendecir y aconsejar y resolver problemas en la vida del pueblo de Israel.

Eran tareas muy, muy serias, y para eso necesitaban la unción del Espíritu Santo, por eso eran ungidos con aceite.

Ahora, cuando el Espíritu Santo cae sobre los discípulos en el aposento alto, en el día de Pentecostés, aquí hay una señal de que ya la unción del Espíritu Santo no es para un grupo escogido de personas muy limitado, sino que es ¿para quién? para todo el mundo.

Es para los que están lejos (gracias mi hermana) y para los que están cerca, como dice el apóstol Pedro en su primer gran sermón.

Ahora el ministerio del Espíritu Santo se hace universal para todo aquel que cree, todo aquel que lo recibe, todo aquel que lo pide, la unción del Espíritu Santo está allí.

Pero vamos a ver como el Espíritu Santo se manifiesta, como el bautismo… ¿qué diferencia hace el bautismo del Espíritu Santo en la vida de un individuo?

Pero para mi, una de las… una de las… uno de los personajes que más claramente refleja esto es Saúl. Fíjense esto, es interesante, porque en la vida de Saúl yo veo muchas de las sutilezas y la complejidad del bautismo del Espíritu Santo y la importancia del bautismo del Espíritu Santo en la vida de cada creyente.

Recuerden mi propósito al yo hablar de esto. Es marcar nuestra sensibilidad espiritual, la tuya, la tuya, la tuya, la de cada uno de los que están aquí. Con esa convicción de que yo necesito algo diferente a simplemente una vida religiosa con Cristo, a recibir a Cristo como mi Señor o venir a la iglesia los domingos. Yo necesito vivir una vida de relación íntima y personal y continua con el Espíritu Santo.

Eso es lo que se llama una vida pentecostal. No pentecostal en sentido de una denominación sino en el sentido de lo que dice la palabra de Dios acerca de los dones del Espíritu Santo. Dios quiere que tú seas un hombre, una mujer pentecostal y que tú vivas hambriento y sediento de la unción de Dios y que tú conozcas de las dinámicas y los secretos, y los misterios de una vida llena del Espíritu Santo, que no seamos ignorantes de eso.

En primera de Corintios, capítulo 12, versículo 1, el apóstol Pablo dice: “hermanos míos, no quiero que ignoréis acerca de los dones” en el griego original la palabra que se traduce en el español “dones” es más bien neumática que quiere decir “de las cosas”, usa el neutro una forma gramatical plural, “las cosas espirituales” neumáticas, “…No quiero que seas ignorante acerca de la cosas espirituales…” Dios quiere que seamos entendidos como leíamos en Efesios, capítulo 5.

Entonces mucha gente no es entendida acerca de los misterios y acerca de las sutilezas de una vida llena del Espíritu Santo, cómo uno puede vivir una vida vital, una vida que tenga victoria sobre el mal, una vida que pueda testificar efectivamente de Dios, una vida que permita que seamos sanados de las distorsiones inevitables de las experiencias de la vida, una vida que nos permita entender la palabra de Dios, una vida que nos permita vencer los dardos de fuego del Maligno y de su susurro, de que tu no vales, tu no tienes, tu no puedes, tu no mereces y todas esas cosas destructivas… te hicieron, te dañaron, no te dieron y que vivamos continuamente con esas cosas que nos empobrecen la vida y que nos matan la creatividad y la vitalidad.

Tenemos aquí a Saúl, en los capítulos 9 y 10, un hombre extremadamente imperfecto, pocos personajes tan dramáticos como Saúl, digno de una novela, muy con conflictos interiores, lo llevan a la neurosis finalmente y a la contaminación demoníaca inclusive. Un hombre que tiene buenos deseos por una parte pero por otra parte tiene serias fallas de carácter que lo conducen al fracaso. Y al final, usted sabe que Saúl no terminó bien. Tuvo que ser reemplazado por David, un hombre conforme al corazón de Dios.

Sin embargo, increíblemente Dios lo escoge a él para que sea rey de Israel y lo unge con el bautismo del Espíritu Santo. Y ahí hay una primera verdad y es que la unción de Dios es para gente imperfecta como usted y como yo. Usted no tiene que ser perfecto para recibir la unción del Espíritu Santo ¿sabes? Diga gloria a Dios, gracias Señor.

Saúl es un hombre muy imperfecto y aun así recibe la unción del Espíritu Santo. Mire, mire donde comienza el drama, capítulo 9, vamos a comenzar la mitad, “in media res” como dicen los eruditos de la literatura, en medio de las cosas.

Dios le dice a Samuel que él le va a mostrar quien va a ser el primer rey de Israel, Samuel es el profeta de Dios ¿no? en Israel. Y Dios le dice: yo te voy a mostrar, tu lo vas a ver y tu vas a saber quien va a ser.

Mire 9:15, primero de Samuel… dice 9:15 primero de Samuel, “…y un día antes que Saúl viniese, Jehová había revelado un día antes que Saúl viniese, Jehová había revelado al oído de Samuel diciendo: mañana a esta misma hora yo enviaré a ti un varón de la tierra de Benjamin al cual ungirás por príncipe sobre mi pueblo Israel y salvará a mi pueblo de manos de los Filisteos porque yo he mirado mi pueblo por cuanto su clamor ha llegado hasta mi” y luego que Samuel vio a Saúl, Jehová le dijo: “He aquí, este es el varón del cual te hablé, éste gobernará a mi pueblo…”

Entonces se inicia un diálogo entre Saúl y Samuel que no cabe ahora al venir. A mi lo que me interesa es el momento de la unción de Samuel, vamos al capitulo 10 ahora, 10:6, capítulo 10, versículo 6 dice entonces: “…tomando Samuel una redoma de aceite como un recipiente de aceite, la derramó sobre su cabeza y lo besó…”.

Mire aquí, un acto simbólico externo que sugiere lo espiritual. Por eso es que es tan importante hermanos que nosotros, como gente pentecostal, no tengamos temor de usar los ídolos, levantar las manos, ponernos de pie, arrodillarnos, respirar hondo, glorificar al Señor, danzar. Todas estas son cosas que son parte de una vida llena del Espíritu Santo porque muchas veces las acciones externas conducen a efectos internos, diga gloria al Señor.

Hay una relación misteriosa entre lo externo y lo interno, eso pasa con la magia, con todo, los seres humanos entienden eso. Las tribus más recónditas en el Amazonas o en el África o donde sea, entienden que hay una relación entre lo interno y lo externo. Las acciones externas conducen a efectos internos por eso usan fórmulas, gestos, símbolos y esas cosas. Solamente los evangélicos modernos racionalistas del siglo XXI creen que esas cosas no son necesarias y tratamos de extirpar los símbolos de la iglesia. Con el protestantismo, las reformas se tiraron… se echó todo por las ventanas.

Cosas muy buenas también que tenía el cristianismo desde sus primeros años. Y se nos perdieron los símbolos, cantidad de cosas. Nuestras iglesias muchas veces son desiertos y los puritanos aquí en Nueva Inglaterra y en Europa trataron de extirpar todos los símbolos, inclusive la música la desterraron por un tiempo. Que escándalo tan terrible porque no… había que ser bien sencillo y los santuarios puritanos y en Europa en otras denominaciones cristianas también, se desterró la música, se desterró el color, se desterró los símbolos porque había ignorancia y todavía la hay en muchos sitios de la importancia del mover simbólico.

Si usted quiere ser una persona con una mentalidad pentecostal aprenda a respetar los símbolos y use los símbolos en su vida. Respire cuando usted quiera recibir el Espíritu Santo en su vida, una llenura, levante sus manos, use diferentes cosas.

El otro día yo hice algo loco que después mi esposa lo vio y me dijo: “¿qué es esto que hay aquí?” Yo cogí un poquito de harina, cogí un poquito de vino que le pedí a un vecino que me lo trajera porque no…( Y cogí un poquito de aceite verde Goya porque si es Goya tiene que ser bueno.Y cogí esas tres cosas y cogí una vasija pequeña, eché la harina que simboliza para mi la palabra de Dios, el pan de la palabra de Dios; cogí vino y lo vertí, que para mi el vino es señal del gozo del Señor. El vino es el que alegra el corazón del hombre; y cogí el aceite que simboliza la unción del Señor y tomé esas tres cosas y olía mejor de lo que yo pensaba y se veía de lo mas bonito también… era un merlot bastante bueno, dicen por ahí eso ¿no? ( risas) y cogí esas cosas y la mezclé.

Y fíjese aquí hay un candelabro que le regaló el hermano de mi esposa que él hizo; el es escultor e hizo un candelabro de lo más bonito y había una velas allí, y yo prendí las velas, el Papa estaría feliz conmigo hermanos se lo aseguro que parecía un verdadero católico en ese momento. Y lo puse sobre una mesa, me arrodillé allí y le oré al Señor y celebré esos símbolos en mi vida y le pedí al Señor que refrescara el valor y el poder de esos símbolos en mi espíritu en mi vida y en mi iglesia. Y fue de gran bendición, ¿qué hay de malo en eso? Al contrario, es de bendición.

Yo creo mucho, más y más en el poder de los símbolos en la vida cristiana, hay que usar los símbolos… tenemos que ser un pueblo que no tema de estas … lo externo conduce a lo interno muchas veces. Pregúntele a cualquier psicólogo acerca de ello. Hay algo en el mover y en estas cosas y en las acciones físicas que conducen a una mayor entrada, un mayor acceso al mundo del espíritu.

Y muchas veces hay que comenzar por lo externo porque es lo que más cerca tenemos para poder llegar a lo recóndito del espíritu, recuerde eso.

Yo quisiera tener más tiempo para desarrollar ese punto pero recíbalo por lo menos allí como un depósito y un día quizás tendremos más tiempo.

Entonces, Samuel derrama una redoma de aceite sobre la cabeza de Saúl y lo besó. Que interesante ¿por qué lo habrá besado? no se, fue señal quizás ¿la aprobación de Dios para este hombre? ¿El endosamiento del reino de Dios sobre este hombre?, ¿afirmación quizás? ¿Expresión de afecto para este hombre que era un hombre muy inseguro? ¿Una bendición paternal? Muchas cosas allí.

Lo unge y lo besa y le dijo: “no te ha ungido Jehová por príncipe sobre su pueblo Israel. Hoy, después de que te hayas apartado de mi, hallaras dos hombres junto al sepulcro de Raquel, en el territorio de Benjamín en Celsa, los cuales te dirán… se le habían perdidos unas asnas de hecho y es por eso que él va donde el profeta para que le ayudan a encontrar, “…las asnas que habáas ido a buscar se han hallado, tu padre ha dejado ya de inquietarse por las asnas y está afligido por vosotros diciendo ¿que haré acerca de mi hijo? y luego que de allí siga más adelante y llegues a la insignia de tabor, te saldrán al encuentro tres hombres”.

Fíjese eso, tres hombres que suben a Dios en Betel (Betel era un lugar muy poderoso donde Dios se le había manifestado anteriormente a los patriarcas) en Betel llevando uno tres cabritos, otro tres tortas de pan y el tercero una vasija de vino, sacrificio. El sacrificio de Dios, el vino, el aceite, estos son símbolos, señales del poder de Dios.

….Los cuales luego que te hayan saludado, te darán dos panes, los que tomarás de manos de ellos. Después de esto llegaras al collado de Dios donde está la guarnición de los Filisteos y cuando entres allá en la ciudad encontraras una compañía de profetas que descienden del lugar alto y delante de ellos salterio, pandero, flauta y arpa y ellos profetizando…..”

Parémosnos allí… otra gran lección acerca de la unción del Espíritu Santo. La presencia, la llenura, el bautismo, la unción, el poder del Espíritu Santo están asociados con la alabanza diversificada e intensa.

Mucha gente cree que el único instrumento que bajó del cielo comisionado por Dios es el órgano de los tubos y cualquier otra cosa es del diablo. Evidentemente la Biblia no piensa así. Al Señor hay que alabarlo con pandero y con danza, con flauta, alabadle con esto, alabadle con lo otro, dice alabadle con esto, solamente una persona ignorante de los misterios de Dios y de la palabra de Dios puede poner a un lado la importancia de la adoración y la alabanza.

Cuando tú quieras levantar el espíritu de Dios en tu vida, alábalo aunque no lo sientas. Por eso cantamos el coro esta mañana, levanto mis manos aunque no tenga fuerzas.

Hay un corito que dice menos elegante pero dice lo mismo: alabar a Dios cuando las cosas te salen bien, que bueno es ¿no? Pero si le alabas entre tus quebrantos ese Cristo santo se glorifica dentro de ti ¿no?. Si lo alabas entre tus quebrantos el poder de Dios fluye dentro de ti

No hay nada que glorifique más a Dios que cuando lo alabamos cuando no podemos. Cuando estamos en cero, no hay más gasolina y se acabó todo y aun así sacamos un humito allí para alabar al Señor. Y Dios se glorifica en ese sacrificio de alabanza.

Hay algo cuando tu estas cansado y cargado, cuando te pones a alabar al Señor, primero quizás lo que sale es un hilito de voz, pero después como que comienza a fortalecerse y cuando viene a ver… ni Pavarotti… que Dios lo tenga en su gracia. De hecho si usted no sabe, Pavarotti murió hace poco. Pero la unción de Dios fluye cuando… hay que hacer algo… mire aquí hay otro asunto más acerca… otro misterio de la unción del Espíritu Santo y es lo que yo llamo los aspectos mecánicos de la unción de Dios.

Yo quisiera explicar eso que no sea tan sutil, pero la idea es que la gente cree que la unción de Dios es algo que simplemente… Dios te coge la boquita y te la mueve y el corazoncito y te lo hace sentir calor y las manitas y te las levanta como si tu fueras una marioneta y que tu no tienes que hacer nada, Dios lo hace todo. Eso es una mentira y eso es una violación de lo que yo creo que es la palabra del Señor. Hay que esforzarse para que la unción de Dios que está ya en nosotros fluya como es debido.

Por eso el apóstol Pablo le dice a Timoteo: te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por medio de la imposición de mis manos. Ya la unción de Dios estaba en él pero él necesitaba avivarla, soplarla.

Hay un misterio de que nosotros… hay cosas que nosotros tenemos que hacer y si no las hacemos Dios se va a quedar de brazos cruzados, manganzón ¿cuándo las vas a hacer? ¿No te dije que las hicieras? No esperes que yo lo haga porque ya tú sabes lo que tienes que hacer. Cuantas veces yo quisiera que Dios tuviera más misericordia de mi pero dice: ya te lo he recordado ¿cuantas veces? me da un cocotazo por la cabeza y yo quisiera que él me hiciera la vida más fácil me dice: no, tú eres maestro de la iglesia y tú tienes que practicar lo que tu predicas.

Hay cosas que si usted no las hace, Dios no las va a hacer. Y la gente cree por ejemplo: bueno, hablar en lenguas y el Señor… va a venir un angelito chiquitito, se va a meter por la boquita y me va a mover la lengüita, eso no es así. A veces puede que sea así.

Y Dios puede desatar la unción en una manera… ¿usted sabe? Espontánea, irresistible pero en muchos casos tu vas a tener que ejercer por fe. Comenzar a caminar en fe y abrir tu boca y escuchar en el espíritu qué te está diciendo Dios y repetir aunque tu esposa se ría de ti por el resto del día.

Pero tienes que comenzar y tienes que verbalizar y en eso comienza a fluir los dones. Hay que ejercitarlo sino se ejercitan se quedan truncos, se quedan irrealizados.

Hay una parte que tu tienes que hacer para tu vivir una vida llena de la unción de Dios, tu tienes que esforzarte y tienes que buscar la unción de Dios, tu tienes que atizar el fuego de Dios, tu tienes que alabar al Señor, tu tienes que leer la palabra, tu tienes que darle al Señor leña para que el fuego caiga sobre la leña.

Y usted no ve que Elías echó leña primero porque el fuego de Dios quería caer, pero si no había leña ¿qué iba a quemar? Dígame. Nosotros decíamos: no, yo quiero que Dios también haga crear la leña. Eso no es así, la leña la tienes que poner tu, el fuego lo pone Dios, diga amen.

Usted no ve que cuando Dios le dice a Abraham: “entrégame a tu hijo”, Abraham, el pobre tiene que coger un asno y llenarlo de leña e iba el pobre Abraham con su burro y con su hijo para sacrificárselo a Dios, ni siquiera la leña se la dio el Señor, que poco cortés.

A veces nosotros tenemos que poner la leña para que el fuego de Dios descienda sobre nuestras vidas, recuerde eso. Sino hay en ti palabra de Dios, si no hay en ti acciones de Dios, sino hay en ti compañía de gente ungida, si no hay en ti alabanza, si no hay en ti declaraciones proféticas y en fe de las promesas de Dios, no esperes que Dios se va a mover poderosamente dentro de tu vida. Diga: “Auch, me dolió!!”. Es así, hay una parte que tú tienes que hacer, recuerda eso siempre.

Y aquí vemos que estos profetas que representan la unción de Dios, la llenura del Espíritu Santo, el poder de una comunidad llena del Espíritu Santo esta … tiene los instrumentos, ahí no había que decir: ¿alguien tiene por ahí una flauta o ..? Claro que si, 40 panderetas de una vez salían al aire. Porque la unción de Dios estaba allí, era gente que fluía en el Espíritu Santo.

La adoración es un lugar propicio, la alabanza es necesaria para que la unción de Dios fluya en la vida del creyente. La adoración tiene que estar, y tiene que estar diversificada con diferentes instrumentos, con expresiones del gozo y el poder del Señor.

Entonces delante de ello, versículo 5: “…salterio, pandero, flauta y arpa y ellos profetizando…” entonces mire aquí lo que dice: “…entonces el espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder…”. Ahí está el bautismo del Espíritu Santo. Cientos y cientos de años antes que cayera sobre los discípulos en el aposento alto.

Es la misma unción, el mismo proceso sobre un hombre específico, un hombre que no tiene la destreza, no tiene la fuerza y necesita una unción especial para llevarla a cabo, ese eres tú, ese soy yo, tu eres Saúl, yo soy Saúl en un sentido porque Dios nos ha pedido ir por todo el mundo, predicar el evangelio, hacer discípulo a todas las naciones, bautizándolos en el nombre de Jesucristo. Y uno ve esta mole de gente que es la humanidad rebelde y resistente a la palabra del Señor y tan confiados en si mismo. Y dice: ¿cómo voy yo a hacer eso? ¿Cómo va la iglesia hacer eso? Es como cuando los …

El Señor le dice a los discípulos: “…dadle vosotros de comer…”, ellos dicen ¿qué? ¿Que nosotros le demos de comer a 5000 personas? ¿De dónde tenemos el dinero y si tuviéramos el dinero, ya todo los market basket??? están cerrados en el vecindario ¿dónde vamos a conseguir la comida? Y el Señor les dice: ok, bueno busquen que hay entre vosotros, y por ahí viene un muchachito con 5 panes, ya todos mohosos y húmedos por el día y dos peces que seguramente olían… ya usted sabe, y dice: bueno, esto es lo único que tenemos. Y el Señor dice: “eso es suficiente”. Los levantó en alto, cayó el poder de Dios, se multiplicaron los panes y los peces y comió todo el mundo y sobraron 12 cestas de panes y de peces.

Yo creo que esos peces sabían a gloria, si tenían algún germen se les fue enseguida porque cuando el Señor da y el poder de Dios está, lo imposible se hace posible. No hay nada difícil para la unción de Dios.

Siempre que seres humanos limitados se les pide que hagan cosas serias y difíciles más allá de sus dones y sus potenciales, ahí se necesita la unción del Espíritu Santo. Por eso es la unción del Espíritu Santo, por eso el Señor les dijo: no salgan de Jerusalén hasta que no hayan recibido el bautismo del Espíritu Santo y entonces me seréis testigos en Jerusalén, Judea, Samaria y en toda la tierra.

Dios cambió una partida de cobardes en gente poderosa y ungida que ni Benimí, porque tenían el poder, la unción del Espíritu Santo en sus vidas. Y el mismo Pedro, que antes se atemorizó con una sola criada que le dijo: tu eres de ellos y hasta maldijo para que le creyeran que no era de Jesús, ahí se para ante 5000 personas o antes muchos más, ni 3000 después 5000 se convierten al Señor sin temor alguno, se paran en sanedrín, y le dice no prediques más en nombre del Jesús y dice es preciso que yo obedezca ante Dios y ante ustedes.

Porque tenía la unción, la llenura del Espíritu Santo. Hay una diferencia, ¿usted entiende? Eso es… por eso es que Saúl va a tener que hacer algo extraordinario que él no tiene el poder para hacerlo. Mucha gente dice: yo tengo demasiadas ataduras para entrar,… para ser uno de esos evangélicos, yo no se cantar, yo esto y que lo otro, tengo tantos problemas, es que el poder no lo necesitas tu, tu necesitas el poder del Espíritu Santo, tu no eres la persona que va a hacer esas cosas, el poder de Dios en ti lo va a hacer.

No trates de vivir la vida cristiana a tu fuerza porque jamás vas a poder. Concéntrate en llenarte y mantener tu vaso lleno de la unción del Espíritu Santo, eso es lo que es necesario. Esa es tu tarea. La tarea de Dios entonces es hacer las obras por medio del poder de Dios en ti.

Por eso es que es tan importante hablar de la unción del Espíritu Santo cuando hablamos de la importancia de las obras y del comportamiento y de la vida ética porque es lo único que nos puede capacitar para hacerlo sino le estoy pidiendo que hagan lo imposible.

Entonces Saúl necesitaba que el poder de Dios cayera sobre él, entonces el espíritu de Dios vendrá sobre ti con poder y profetizarás con ellos.

Una de las cosas que pasa cuando tú recibes el poder del Espíritu Santo es, se abre una dimensión sobrenatural para tu vida. Tú recibes otra… otro departamento, Dios te mete otra gaveta adicional que se llama los milagros del Espíritu Santo y los dones del Espíritu Santo. Es lo que te capacita para que Dios pueda hacer obras extraordinarias y sobrenaturales en tu vida. El poder del Espíritu Santo en ti. Es decir vas a profetizar como ellos también.

Después vamos a hablar acerca de los dones del Espíritu Santo, ¿cuáles son esos dones? ¿Cómo se manifiestan? ¿Cómo se cultivan? ¿Qué hace? ¿Para quién son? estas cosas tienen que entenderlas.

Entonces fíjese, que aun en el antiguo testamento está esa misma asociación de la unción y el bautismo del Espíritu Santo con la manifestación de los dones del Espíritu Santo. Las dos cosas.

Lo que hace el bautismo del Espíritu Santo es que añade una dimensión de potencialidad a tu vida. Donde ahora es posible que los dones de Dios se manifiesten dentro de ti. Es como una computadora que solo tiene cierta cantidad de memoria y solo puede procesar un número limitado de operaciones, pero si quiere procesar las gráficas complejas de hoy en día y todas las operaciones muy, muy costosas en términos de memoria y de capacidad que requieren hoy en día las operaciones de la computación, necesita que se le meta más memoria o un chip más poderosos, más potente y esa misma computadora seguirá siendo igual pero el experto le quita la caja y le pega otro componente que le da más potencia a esa misma computadora, después le vuelve a poner la caja. Parece la misma computadora pero no es la misma computadora. Ahora puede procesar cosas más poderosas, puede reproducir imágenes más ricas, puede procesar cosas más complejas, operaciones más complejas, puede retener más carga sin volarse de los sesos, porque tiene más potencial.

Ahora la persona que opera esa computadora puede que se limite a muñequitos de Mickey Mouse y a simplemente hacer textos, eso es todo y no use la capacidad total que tiene. Pero hay una potencialidad ya dentro de esa computadora, si es necesario esa computadora puede ahora moverse en una dimensión más poderosa. ¿Cuántos dicen amen?, ¿entiende lo que estoy diciendo?

Que el Espíritu Santo desciende sobre ti y se te mete un chip mucho más poderoso dentro de tu vida. Ahora tú puedes operar en un nivel más alto de capacidad y de complejidad. Ahora, sin embargo va a depende de ti de si tu operas a ese nivel o no.

Mucha gente cree que cuando el Espíritu Santo cae y bautiza a uno ya uno se convierte en Superman o Supermujer de la noche a la mañana. No es así tan fácilmente. Todo depende de lo que tú hagas ahora con esa potencialidad de Dios que está dentro de ti. Va a depender de lo que tú hagas, y si tú cultivas, si tú te mantienes lleno del Espíritu Santo, si tu añades a tu fe sabiduría como dice la palabra. Eso es un comienzo.

Para mi el bautismo del Espíritu Santo es como cuando te conectan el “dial tone” en tu teléfono. Ahora tu puedes hacer llamadas pero tu tienes que coger, levantar el teléfono en dial, sino das… sino marcas el teléfono está allí, su potencialidad está allí pero no lo estás usando, tienes que usarla, tienes que aprender como usar el teléfono, tienes que… ¿ve? Ese es el misterio, yo creo que muchas veces en el mundo pentecostal, se es muy simplista acerca del bautismo del Espíritu Santo y nos quedamos solamente pero sirve el Espíritu Santo y que esto y que lo otro, gloria a Dios y nos movemos y esto pero la gente se queda igual, igual de ignorantes, igual de atados, igual de pobres, igual de pecaminosos, no hay cambios, uno dice: guau, pero si está lleno del Espíritu Santo ¿qué ha pasado? ¿Por qué esta comunidad no lo refleja? Porque falta enseñanza de cómo usarlo, falta sabiduría, falta complejidad, y eso es lo que yo les digo a ustedes. No esperen de mi simplemente simplezas, porque con ayuda del Señor yo voy a resistir ese espíritu, es más complejo de lo que usted piensa esto del bautismo del Espíritu Santo.

Entonces dice delante de ellos, salterio y “…..entonces el espíritu le vendrá sobre ti con poder y profetizaras con ellos y serás mudado en otro hombre, serás cambiado en otro hombre, serás cambiada en otra mujer….”, el Espíritu Santo le cambia la cablería al individuo. La cablería, yo creo qué así celebrar se la cambia y le cambia la cablería del alma y de las ilusiones y del espíritu. ¿Ve? La computadora cambia, ¿ve?

Yo he visto personas que cuando reciben la llenura del Espíritu Santo y se ponen a trabajar en ella y obrar en esa llenura, cambios hay en su vida tremendos, ataduras son rotas, son quebrantadas, hay una pasión, hay un fuego por el Señor, hay un entusiasmos por las cosas de Dios, hay una autoridad cuando hablan diferente, hay una convicción en las cosas que dicen, hay una seguridad de que son salvos por la sangre de Jesús, esas son las cosas que hace el bautismo del Espíritu Santo. Hay una capacidad para llevar a cabo las tareas que el Señor quiere que tu lleves a cabo, hay cambios…

Me gusta la palabra “serás mudado” hay una… hay un coro que dice esa palabra, no se si ustedes lo recuerdan, como es que dice… si alguien lo recuerda me lo deja saber en mudado, eh…

Y yo creo que esta palabra ……. vamos a buscarlo por ahí, si lo pueden buscarlo, Gonzalo, Iris y vamos a cantarlo más adelante. Pero hay una mudanza, un cambio de dirección podemos decir. Antes tu vivías en la dirección del fracaso, del no puedo, de no debo, de no siento, ahora te pasas a la dirección de todo lo puedo en Cristo que me fortalece, soy salvo por fe, Dios me ama, yo puedo, yo debo, yo quiero, hay un cambio de dirección en un sentido, te mudaron de dirección, te cambiaron. La computadora por fuera es igual de inatractiva pero ahora por dentro es un dechado de virtudes. Gloria al Señor. Es un chiste solamente, así que se pueden reír (risas).

“…..Y serás mudado en otro hombre y cuando te hayan sucedido estas señales has lo que te viniere a la mano porque Dios está contigo, aleluya.”

Y cuando te han sucedido estas cosas, haz lo que te viniere a la mano porque Dios está contigo, aquí tiene usted otro gran misterio de la unción del Espíritu Santo, recuerde esto. Quítese los tapones del oído ahora por un momentito. Es importante, cuando uno recibe la unción del Espíritu Santo, esto es cuestión de fe, esto es cuestión de fe, tu pediste, levantaste tus manos, te arrodillaste delante del Señor, hiciste lo que tenías que hacer, ahora cree.

El Señor viene sobre tu vida. El Señor está allí, entonces camina en fe, y cree que tú tienes lo que necesitas y ponte a accionar en lo que tú has recibido por fe. Créelo por fe. Muchas gente recibe y cree que no tienen… y están esperando como que alguien venga con un mensaje directamente del cielo y que le digan: si, tu recibiste así que ahora adelante, esto es por fe, tu tienes que creer, yo lo tengo, yo soy, yo estoy lleno del Espíritu Santo, yo tengo el poder de Dios en mi.

Entonces emprende cosas nuevas en tu vida, atrévete a hablarle a alguien de Cristo, toma una clase de discipulado para aprender más acerca de la vida cristiana, ora un poco más de tiempo, lee la palabra creyendo que ahora que Dios te va a hablar a través de ella con más claridad que antes, ve a la iglesia para recibir y cree que vas a recibir en el nombre de Jesús más de lo que antes recibías, alaba al Señor creyendo que Dios te va a dar una capacidad para cantar, antes cantabas desafinado, ahora crees que Dios te va a dar la voz de una cantante de ópera y alaba al Señor, no esperes a oírte si no crees que Dios te va a dar, toma una clase de ingles, pídele un aumento al jefe, solicita para un mejor… una mejor posición en el trabajo, atrévete a hacer cosas que antes no hacías, atrévete a creer que Dios puede bendecirte más allá de lo que antes tu creías que él podía bendecirte, cree ahora que hay una vida de prosperidad para ti, comienza a esperar cosas buenas y no cosas malas, comienza a declarar que tus hijos van a ser bendecidos y que van a entrar en el conocimiento del Señor y créelo. Y no mires alrededor de ti lo que está pasando, sino cree que la computadora ha sido mudada de dirección y que hay cosas que van… entonces muévete como que ya lo tienes y cree que ya lo tienes, confiesa que lo tienes y vive como que lo tienes y vas a descubrir que si lo tienes.

Pues cuando mires hacia atrás vas a ver que tu vida comenzó a cambiar en el momento que tú comenzaste a caminar en fe y a hacer lo que te viniera a la mano.

Hay mucha gente que Dios le pone cosas en la mano y dice: yo no puedo y entonces Dios dice: bueno, si tu crees que no puedes entonces esta bien porque ciertamente tu no puedes pero yo si contigo y en ti, puedo.

¿Cuantas veces usted le dice a una persona haz algo Y dice no puedo, no se como hacerlo, nunca lo he hecho?, entonces moríte en la película, eso es problema tuyo no de Dios, tienes que atreverte en el nombre del Señor. Y cuando te atrevas creyendo en fe que lo tienes, Dios te va a dar lo que tú necesitas para hacerlo.

Es el problema con mucha gente, Dios dice: yo te quiero dar un mejor trabajo, yo quiero que tu aprendas ingles, yo quiero que tu compres esa casa, yo quiero que tu tengas una mejor… un mejor carro, pero cuando ellos le dicen: mira lo que te dieron a mano, da tu diezmo, ah no puedo porque tengo que pagar esto, tengo que hacer lo otro, bueno esta bien, si tu quieres vivir aplatanado eso es problema tuyo, yo ya te dije lo que tienes que hacer.

Cree, haz lo que te venga a la mano, Dios siempre le pregunta a la gente en la Biblia ¿qué tienes en la mano? Cuando le dice a Moisés ve y háblale al faraón y dile que deje a mi pueblo salir, Moisés le dice pero… ¿quién soy yo? yo soy tartamudo y que esto y lo otro y dice ¿qué tienes a la mano? Una vara, pues tira esa vara al piso y se convierte en una serpiente, cojéela se convierte otra vez en una vara. Mete tu mano en tu costado, cuando la metes y la sacas llena de lepra, mete otra vez, sana.

Con esas dos señales ve y dile al faraón que deje salir a mi pueblo, ¿qué tienes a la mano? A los discípulos les dice ¿qué tenéis entre vosotros? id y ved y ahí encuentran 5 panes y 2 peces, es suficiente, dénmelo y con eso le dan de comer a toda la multitud.

¿Qué tienes a la mano? haz lo que te venga a la mano, atrévete, comienza por lo pequeño. Mucha gente quiere que Dios los lleve al África a predicarle a los millones de africanos para que se salven. Y hay una persona en su propio edificio muriéndose de necesidad de Dios y no le hablan y Dios le dice: cuando tú le prediques a ella quizás yo te mando al África.

¿Qué tienes a la mano? Atrévete a testificar con lo que tienes a la mano, alrededor de ti en tu vida diaria hay cosas que Dios quiere usar para comenzar a ejercer el don de Dios que está dentro de ti.

La palabra de Dios siempre dice: “… ciervo y fiel en lo poco haz sido fiel y en lo mucho repondré…”. Comienza con lo que tienes a la mano, ejercita eso y Dios te dará más y más y más unción. El poder de Dios fluirá en ti más pero tienes que comenzar en lo poco, en lo mínimo, en lo anónimo y entonces haz el mejor trabajo posible en eso y entonces Dios te pone a hacer más.

La iglesia está llena de gente que usted le da asignaciones y hacen un desastre y esperan entonces que usted le de más. Primero hazlo bien lo que tienes ahí y entonces ven y hablemos después.

Haz lo que te venga a la mano, cuando Dios deposita su unción en ti comienza a vivir como que la tienes y cree que la tienes y ejercítala y entonces usted recibirá más y más y más.

Te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti y así es que va ese don a crecer más y más, diga gloria a Dios, que reciban esa palabra en su vida. Porque Dios está contigo, si Dios es con nosotros ¿quién contra nosotros? Más poderoso que él que está en ti que él que está en el mundo dice la palabra del Señor, si Dios está conmigo yo soy mayoría donde quiera que yo esté, si Dios está conmigo yo puedo decirle a un monte muévete de allí, pásate al fondo del mar y lo va a tener que hacer porque Dios lo dijo, ese es el llamado de Dios para la vida del creyente.

Terminamos versículo 9,”…. aconteció luego que al volver él la espalda para apartarse de Samuel le mudó Dios su corazón y todas estas cosas acontecieron aquel día. Y cuando llegaron allá, al collado he aquí la compañía de los profetas que venían a encontrarse con él y el espíritu de Dios vino sobre él con poder y profetizó entre ellos y aconteció que cuando todos los que le conocían antes vieron que profetizaba con los profetas, el pueblo decía el uno al otro: ¿qué le ha sucedido al hijo de Asís?… ¿Saúl también entre los profetas? y alguno de allí respondió diciendo: ¿quién es el padre de ellos? Por esta causa se hizo proverbio, también Saúl entre los profetas y se alzó de profetizar y llego al lugar alto,” a la gloria al Señor. Ahí termino por ahora

Dios promete cosas y si tu haces tu parte, esas cosas se van a cumplir, si Dios dice: si pides, vas a recibir. Tu tienes que pedir y creer que vas a recibir y cuando lo haces… mira Dios va a hacer cosas que la gente va a decir: pero ¿y este no es el hijo de doña Maria por allí que no abría la boca ni para decir amen? ahora míralo como está, lleno del Espíritu Santo, profetizando, hablando en lenguas, amerizando, haciendo cosas grandes para Dios, eso es porque cuando Dios está en ti esas cosas pasan y entonces puedes llegar al lugar alto, al lugar alto donde está la presencia de Dios, al lugar alto donde puedes ver el panorama que está delante de ti, puedes ver más lejos y más profundo que lo que ve el ser humano común y corriente porque Dios está contigo y tu puedes profetizar como cualquier otro profeta porque Dios está dentro de ti.

Yo no tengo más unción que la tuya necesariamente, quizás trabajo un poquito más en el poquito que Dios me ha dado, pero tu tienes el mismo potencial que yo tengo, tu puedes hacer cosas grandes, tu puedes caminar entre los profetas también como caminó Saúl, porque todo lo que se necesita es la unción de Dios en tu vida, cuando está esta unción, Dios hace lo imposible, cosas suceden en tu vida.

Ponte de píe en el nombre de Jesús, recibe esa palabra, ojala que puedas escucharla de nuevo y esa es la ética, ese es el etos, sobre el cual yo vivo, sobre el cual vive la palabra del Señor y sobre el cual Dios quiere que tu vivas en tu vida. Esa es la mentalidad que Dios quiere para ti, no una mentalidad evangélica aplatanada, es una mentalidad de poder, es una mentalidad militar, es una mentalidad guerrera lo que Dios quiere, es una mentalidad de energía, es una mentalidad agresiva en el nombre del Señor, es una mentalidad apetitosa por las cosas de Dios.

Jóvenes reciban esa palabra en el nombre de Jesús y a todos los que están… que van a venir también, una juventud llena de Espíritu Santo eso es lo que puede… a pudrir el yugo que está matando nuestra juventud en América. Es la unción del Espíritu Santo, el poder de Dios llenando las vidas, esos es lo que puede cambiar tu vida también, eso es lo que va a cambiar a América y el mundo, eso es lo que va a evangelizar el mundo cuando el poder de Dios descienda y no pueda esperar el momento que vea ese poder de Dios. Porque eso es lo que va a destruir el yugo ilegítimo del diablo sobre la humanidad y por lo menos va a dar un poquito de respiro antes de que venga el Deseado de todas las naciones.

Tenemos que pedirle al Señor que rompa la maldición que pesa sobre esta nación y sobre el mundo occidental y que vengan tiempos de refrescamiento sobre las naciones y sobre la sociedad y nosotros tenemos primero que llenarnos nosotros del poder del Espíritu Santo, tenemos que recibir nosotros para poder darle a otros, tenemos que pedirle al Señor una nueva… una fresca visitación del espíritu en nuestras vidas, tenemos que ser gente pentecostal, tenemos que dejar de jugar a evangélicos.

El Señor abomina ya la tibieza de la iglesia de la odisea, dice: yo quiero que sean fríos o calientes decídanse, pero no quiero gente tibia, me dan nauseas. Iglesias que tienen como la odisea, mucho aparato pero no hay la unción de Dios y quizás nosotros tengamos aunque sea la L de la odisea porque hay un poquito de eso, y Dios quiere romper con eso de una vez por todas. Y eso se refiere a ti, yo no te puedo… yo no te puedo llevar tu carga, la tienes que llevar tu, Dios me libre de querer llevar tu carga, yo no puedo ni llevar la mía excepto con la ayuda del Señor.

Tu tienes… tu eres responsable por tu unción, tu eres responsable por tus despojos, tu eres responsable por el nivel de gracia que tu recibes, no yo. Tu tienes que buscar tu propio aceite, tu propio maná, tienes que coger tu latita por la mañana e irte al desierto a buscar tu maná y recogerlo y traerlo a tu casa, tienes que hacerlo para ti y para tu familia.

Hombre de Dios, Dios quiere que tú te llenes de unción para que tu puedas cubrir a tu mujer y a tus hijos, llorar por ellos efectivamente, mantener al diablo fuera de tu casa que quiere destruirte.

Mujer de Dios, Dios quiere que tú seas llena de autoridad y de poder.

Joven, Dios quiere que tu puedas funcionar en tu escuela y que seas un ejemplo y una inspiración para otros.

Iglesia, Dios quiere que tú reflejes la vida del reino de Dios para que otros vean tu vida y digan: yo quiero esa vida, no lo vamos a hacer a menos que sea con la llenura del Espíritu Santo.

Por eso vamos a pedirle una fresca unción al Señor en esta mañana.

Hemos estado haciendo esta semana, pídale al Señor que te bautice con el Espíritu Santo, levanta tus manos y pídele al espíritu de Dios que te bautice, frescura nueva, unción de lo alto. Señor lléname a mi primero Padre, comienza conmigo Señor. Ohh, úngenos Espíritu de Dios, envía tu aceite Señor, envía tu fresca unción ahora, envíala Señor, envíala, envíala, pídele desesperadamente al Señor que haga algo en tu vida, pídele al Señor que te moje con su aceite, te sature con su aceite, pídeselo hoy, pídeselo mañana, pídeselo esta noche antes de acostarte.

Ven Espíritu Santo, úngeme, úngeme, úngeme, por mi mismo no puedo vivir lo que tu me llamas a vivir Padre, necesito tu unción fresca, ohh espíritu de Dios, para mi matrimonio, para mi matrimonio necesito unción, para mis finanzas necesito unción, para mi trabajo necesito unción, para mis relaciones humanas necesito unción, para mi vida emocional necesito unción, espíritu de Dios envíala, aviva el fuego del don de Dios, envía a tu espíritu, bautízanos Señor, bautízanos con tu espíritu, dile bautízame con tu espíritu.

Si tu no tienes ese bautismo del Espíritu Santo en algún momento yo voy a hablar más acerca de eso y como se recibe y como se fluye en ello, en los dones del espíritu, los dones sobrenaturales del Espíritu Santo pero necesitamos eso, sin eso yo no puedo… no quiero vivir, sin ese cambio en la computadora no quiero vivir.

Así que recibe en el nombre de Jesús, di: yo soy pentecostal ¿por qué? Porque tu estas buscando lo que recibieron los discípulos en el día de Pentecostés, tu tienes esa misma unción de Dios en tu vida, la queremos Señor, la deseamos, la deseamos, la pedimos ardientemente, gracias Señor, recíbelo, di: yo lo tengo, lo tengo en el nombre de Jesús, voy a moverme en ello, voy a moverme en ello, voy a pedir más y más, voy a buscar de esa unción en mi vida. Ohh te adoramos Señor, te bendecimos, gracias.


Sermón de Dr. Roberto Miranda grabado 16 de septiembre 2007 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (400K)

Oir y ver más presentaciones grabados 16 de septiembre 2007

Archivo de Sermones

Comentarios

 
 

felicitaciones por que gracias a este medio por el cual estan dando a conocer a muchos de la palabra de Dios han llegado a inquietar muchas vidas y a solucionar muchos conflictos familiares, me gustaria pedirles el favor que me enviaran enseñanzas a cerca de mujeres como cabezas de hogar y como vencer nuestras inseguridades. Dios los bendiga muchisimo y muchas gracias

 
 

DESDE Q EMPESE A HACISTIR A LA IGLESIA CASA SOBRELAROCA EN BUCARAMANGA CON MIS PADRES Y HERMANOS NUESTRA VIDA A MEJORADO ENTRO EL ESPIRITU SANTO EN MI Y HORA YO CREEO EN DIOS ...

 
 

la verda todos loq recivimos la salvacionde cristo somos ungidos con el espiritu santo de DIOS la uncion no es una experiencia q sucede cuando estas para cumplir obras la unciondel espiritu es igual a la precencia del espiritu santo de DIOS hechos 2:33;38
la uncion es una persona y no una experiencia 1juan

 
 

hola bendiciones los temas que el Espritu Santo les guia son de mucha bendicion para mivida y me gustaria pedirles que me enviaran enseñanzas a cerca de las relaciones de parejas matrimoniadas pues son de mucha bendicion para muchas parejas y para mi por su puesto espero su respuesta Dios les bendiga atenta mente yovanny Ledezma Hormiga

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato