Sermón 9 de abril 2006 (tarde) : Dennis Peacocke - Solo discípulos cambian el mundo (parte 2)

A propósito de Sermones
  • Presenter: Dennis Peacocke (con traducción por Omar Soto)
  • Fecha: April 9, 2006
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

El gozo es mío de estar aquí con Roberto y con ustedes y su hermosa esposa, y estoy muy impresionado con el liderazgo que hay en su iglesia. Ustedes tienen un gran destino y un gran futuro. Amen. Que así sea. Y quiero compartir con ustedes algunas cosas que espero que les ayuden a lograr y llegar a donde ustedes quieren ir.

Déjenme compartir algo acerca de mi trasfondo para contextualizar algo de lo que quiero compartir con ustedes. ¿Cuántos estuvieron en el primer servicio esta mañana? Algunos quizás los líderes.

En mi vida anterior mi pasión fue el atletismo, los deportes. Yo siempre quise ser un jugador de fútbol americano profesional y ganarme una medalla de oro en las olimpíadas. Asistí a la universidad de California en Berkley con una beca atlética. Y en mi segundo año desgraciadamente me lastimé, lo cual trajo a un final etapa atlética de mi vida y también me lanzó hacia una crisis de identidad personal, ya que toda mi vida había girado alrededor de mi identidad atlética, mis dones atléticos.

Y Berkley en los años 60 era un lugar ideal para tener una crisis de identidad. Llegué allí como un cristiano apartado y simplemente me deslicé y me caí del techo. Me involucré totalmente, de cabeza, en todo el lío que estaba pasando. Yo ocupaba una posición clave en el fútbol americano, jugaba en una posición clave, lo cual significaba que era uno de los pocos blancos que podía correr con los hermanos afro americanos, así que debido a esa relación con los afro americanos, cuando llegó el tiempo de los derechos civiles yo me involucré, me metí muy de lleno en ese movimiento y me tiré de cabeza en la comunidad académica con la misma energía con que había participado en las cosas atléticas. Mis estudios en ese tiempo fueron esencialmente la macro economía y economía. Y eventualmente llegué a ser un marxista y me metí muy seriamente en esto. Me involucré en la formación de lo que se llamó en ese tiempo la nueva izquierda y para ese grupo nuestro interés primordial no era Rusia. Ese no era nuestro modelo tanto como Cuba, Fidel Castro, Che Guevara, Malcolm X. Esos eran mis héroes en aquel tiempo.

Eventualmente, sin embargo me desilusioné por muchas razones, y llegué a la conclusión de que la naturaleza humana no se puede cambiar por medio de la ingeniería social. Pues el problema del pecado es mucho más profundo que el asunto de la redistribución económica, digamos. Me desilusioné con todo lo que tenía que ver con la filosofía occidental y hay mucho que podríamos discutir pero en realidad no ayudaría. Así que terminé con mis estudios graduados y comencé a trabajar como un economista investigador por un número de años en San Francisco.

Para ese tiempo me había metido en el misticismo hindú, budista. Como pueden ver cubrí todas las bases. Eso fue después de meterme en los filósofos Gurdjieff, o Spensky, pero no les voy a entrar en ese lío tampoco. Les digo todo esto para señalar que he tenido una gran pasión por la justicia social toda mi vida.

Solo los idealistas toman este camino que yo acabo de describir. No es que estuviera buscando el amor en los lugares equivocados, sino que estaba buscando la realidad en los lugares equivocados. Por la gracia de Dios tuve un encuentro directo con Jesucristo quien arruinó mi viaje. Estoy siendo cínico.

Pero cuando llegué a las Escrituras y cuando llegué al cristianismo, entonces me metí en otra crisis. Y esa crisis se debía a que tampoco encajaba muy bien con el cristianismo. Estaba compartiendo con Roberto más temprano hoy acerca de mi viaje, y cuando encontré a Jesús también en ese asunto me terminé casando con una de mis alumnas. Mi esposa y yo llevamos 40 años juntos y parece que va a durar el matrimonio por lo que vemos. Tenemos 7 nietos así que espero que dure. Nunca imaginé que estaría durmiendo con una abuela, pero así ha sucedido.

Cuando llegué al Señor traje todo mi entrenamiento intelectual y mi pasión a la búsqueda de Dios. El Señor no solamente cambió mi corazón sino que puso más pasión, más fuego en esa búsqueda apasionada que yo tenía por la justicia. Y yo hablo muchas veces de leer la Biblia con lentes mágicos. Cuando me convertí se me dieron un par de lentes mágicos de parte del espíritu santo. Algunos de ustedes simplemente fueron bautizados por el espíritu santo, no solamente comencé a hablar en lenguas sino que también se me presentaron un par de lentes nuevos. Yo espero también que cada uno de ustedes reciba un par de lentes mágicos como los que recibí.

Déjenme decirles lo que hacen esos lentes mágicos. Te permiten estudiar la palabra de Dios desde tu pasión. Así que cuando yo estaba leyendo la Biblia no solo estaba leyendo lo que Jesús había hecho por mí, la leía como una persona que estaba familiarizado con la ley, como un economista, en el contexto de la geopolítica, en el contexto de mis estudios de la filosofía. Tenía mucha hambre. A veces digo que llegué a la palabra de Dios y comencé a devorarla como un tiburón de esos grandes blancos.

¿Cuántos de ustedes han estado hambrientos alguna vez? Cuando yo vine a la palabra de Dios yo tenía hambre, y casi 40 años después todavía tengo hambre.

¿Hay alguien aquí que tiene hambre? ¿Qué dice Jesús de los que tienen hambre? Dice, bienaventurados los hambrientos porque ellos serán saciados. Si tu no tienes hambre no te vas a saciar. Pero yo llegué al Señor con una pasión por el Reino de Dios. Yo no era una persona idónea para testificarle cuando yo era un no creyente. Los cristianos me testificaban y yo les decía ‘¿si yo vengo a ser cristiano, voy a ser como tu?’. Y ellos me digan ‘si’ y yo les diga ‘no, gracias.’

Porque lo que yo escuchaba de parte de los cristianos no me bendecía. Yo lo que escuchaba era lo que yo llamo ‘un yo bautizado’. Y los cristianos me hablaban de que Jesús hizo esto por mi, que hizo aquello por mi, todo era ‘yo’, ‘yo’, ‘yo’, ‘yo’.

Yo miré a Roberto y le dije ‘has perdido mucho peso’, y el me dice ‘claro, claro’. Tu tarea ahora es conseguir todo ese peso de nuevo.

Saben, cuando estaba en el mundo yo estaba claro de que yo era el problema. Yo no estaba buscando a alguien que me pudiera arreglar a mi, yo estaba buscando a alguien que me sacara a mi fuera de mi. Me pregunto se entienden lo que les estoy diciendo ahora. Saben, yo sabía que la respuesta estaba más allá de mí. Yo estaba buscando una verdad que me iba a sacar a mi de mi ser.

Así que estudié a Freud, a Jung y a todas las nueve millas que están por delante y llegué a la conclusión después de toda esta búsqueda interior y mi meditación y todas las cosas que venían después, todo lo que yo había logrado aprender fue entender quién realmente soy yo con mayor destreza y técnica. Estaba muy familiarizado con mi propia neurosis, pero estar familiarizado no me cambió para nada. Yo entendía esto.

Así que cuando yo escuché a los cristianos hablar de sí mismos y de cuánto Jesús los amaba a ellos, vi que era algo tan centrado en sí mismos que no me motivó para nada. Ahora, tengan esto por claro: yo se que Jesús hace todas esas cosas por nosotros como individuos y también le doy gracias a Dios eternamente por una transformación personal, pero mis hermanas y hermanos, buenas y malas noticias.

La buena noticia es que él los ama. La mala noticia es que el cristianismo no es tan solamente acerca de usted solo. Es acerca de Jesús.

Yo tenía el don espiritual número diez: eso es la habilidad de poder pensar como un como un pagano. No oren por él porque entonces yo no voy a poder a hablar a aquellos que no son salvos.

¿Hay algún otro aquí igual que yo que le gusta la gente del mundo? A mi me gusta la gente así, de la tierra. Saben, yo todavía no he descubierto cómo es que esto funciona. Yo creo que hay algo que está incompleto acerca de nuestra vida cristiana. Esto es lo que me confunde: yo debe tener tal vez una mente........ tal vez algunos de ustedes van a pensar que fumé demasiada marihuana. ¿Cómo es? ¿Cómo es que esto funciona? ¿Cómo es que la comunidad religiosa odiaba a Jesús y los pecadores lo amaban a él? Pero entonces hoy, la comunidad religiosa nos ama a nosotros pero los pecadores nos odian. ¿Qué está mal con esta imagen?

¿Están aquí hoy? Mire a su vecino y dígale que se despierte. Hay algo fundamentalmente erróneo en todo esto. Si aquél que nosotros seguimos fue amado por los que estaban dolidos de corazón y si ellos no nos aman a nosotros, aquí es donde yo veo parte de mi problema......

Soy un cristiano que está lleno de preguntas feas. ¿Hay alguna otra persona aquí que tiene esas preguntas feas también? Así que cuando llegué a Cristo Jesús comencé a leer la Biblia y me dije ‘Señor, no entiendo esto. ¿Cómo es que la iglesia llega de aquí a aquel otro lugar? ¿Alguna otra persona se ha preguntado esto también? Espero no estar poniéndolos nerviosos a ustedes. Jesús no está por nada nervioso con lo que yo estoy diciendo ahora. Créanme, él no está nervioso.

Así que esto es otra cosa a lo cual yo he llegado a concluir. Créanme, que esto lo voy a poner en claro para que todos lo puedan entender. Van a poder respirar en algunos minutos. Yo he concluido que la religión humana es mucho más peligrosa que toda la heroína que se pueda poner en un truck de basura.

¿Me pregunto si entienden lo que estoy diciendo? El alma del ser humano ama la religión. Satanás mismo ama la religión. ¿Puedo decirles cuál es el orgullo más grande de Satanás? Está aquí mismo en el púlpito. Saben, el adicto a la heroína o la prostituta no están tan siquiera en el juego. ¿Dónde está el centro de todo este juego? Está en el mismo medio del púlpito.

¿Cuántos de ustedes creen que Jesús no estaba sufriendo de una privación de oxígeno? Jesús dijo que lo único que tiene el poder suficiente para neutralizar el alma de un ser humano es la religión establecida por un ser humano. Esto sale en Mateo, Capítulo 15, verso 6. Ustedes neutralizan el mandamiento de Dios por las tradiciones de hombres.

Así que yo quiero ser libre de cualquier religión. ¿Cuántos de ustedes saben que hay diferencia bien grande entre religiosidad y verdadera espiritualidad? ¿Saben lo que el mundo está esperando ahora? Está esperando por cristianos verdaderamente espirituales.

Ahora, mientras estamos en esta fase introductoria de una terapia bien fuerte. Yo quiero que usted agarre su silla..... Aquí hay otra cosa que yo he comprendido que es una verdad bien cierta. Los cristianos nunca han cambiado el mundo y nunca lo cambiarán. ¿Saben ustedes por qué yo creo esto? Porque Jesús no nos dijo a nosotros que fuéramos a hacer cristianos. El nos dijo que fuéramos a hacer discípulos.

Ven, los cristianos están interesados solamente en ir al cielo. (El lo hizo mejor que yo). Los cristianos están interesados en ir al cielo pero los verdaderos discípulos quieren ver el cielo venir aquí a la tierra.

Hubo un día que yo estaba afuera en la calle corriendo,...... yo suelo correr mucho, y el Señor me dijo ‘Dennis, dile a mi pueblo que están corriendo en la dirección contraria. Ellos están tratando de salir de la tierra y yo estoy tratando de entrar en la tierra.’

¿Cuántos de ustedes saben que no hay ningún tipo de problema en le cielo? No hay ningún tipo de crisis en el cielo y no va a haber ningún tipo de crisis hasta que usted llegue al cielo. ¿Dónde está la crisis? ¿Dónde está la guerra? ¿Dónde está la pelea? ¿Dónde está la acción? Aquí mismo en el planeta tierra.

Saben, mi problema básico es que yo he leído la Biblia. No es tan solamente que sobreviví los 60, sino que leí la Biblia. La Biblia me dañó el mundo entero, me hizo así como soy ahora. Yo leí cosas así como ‘vénganos tu reino y sea aquí real en la tierra’. Esto fue algo que me trastornó cuando yo leí acerca del Reino de Dios. Y aún más me trastornó cuando leí que el espíritu santo se nos ha dado para nosotros hacer un cambio y luchar aquí en el mundo donde estamos ahora.

¿Me pregunto si están escuchando, entendiendo bien lo que les estoy diciendo? Saben, la Biblia me arruinó. Yo estaba trastornado antes pero la Biblia me acabó de terminar por completo.

El reino está bajando del cielo...... sabía que iba a suceder tarde o temprano.

Saben, la Biblia me convenció de que realmente hay solo dos reinos. Podrán haber 212 naciones pero solamente hay dos reinos: el reino de este mundo, el cual está totalmente gobernado por Satanás, quien no tiene un traje rojo con cuernos y una colita, pero que es un ser altamente inteligente, totalmente entrelazado con todas las dimensiones de la cultura; y entonces está el Reino de Dios el cual está diseñado para ser administrado por el pueblo y el cuerpo de Cristo.

¿Cuántos de ustedes pueden ver que yo tengo muchos problemas?, porque tengo otro que mencionarles ahora. Saben, Roberto es un hombre increíble pero yo no se si él está al tanto de todos los problemas que tengo. Yo tengo otro problema, estudiando la cultura griega cuando estaba en el mundo, yo entendí lo que la palabra ‘ecclesia’, una palabra griega significaba. La palabra ecclesia significa congreso. Significa aquellos elegidos para gobernar.

Yo no estoy inventando esto, les estoy diciendo la verdad. Las ciudades griegas eran gobernadas y dominadas por la ecclesia. La palabra evangelio, que se dominaba en griego, era la persona que clamaba a toda la ciudad de parte de esa ecclesia, de ese congreso, para llamar a todo el mundo a sesión.

¿Habrá algunos otros historiadores aquí que puedan verificar lo que yo estoy diciendo? ¿Habrá alguno más aquí en la parte de atrás tenemos a alguien? Les estoy diciendo la verdad. No me crean tan solamente mis palabras, busquen ustedes mismos también.

¿Cuántos de ustedes recuerdan el discurso de Jesús tipo Drácula? ¿No se acuerdan de ese parlamento? Juan 6: “a menos que ustedes coman mi cuerpo y tomen mi sangre”.

Déjenme decirles lo que ese parlamento hizo cuando Jesús lo dijo. Aquí están Pedro y Juan caminando con Jesús y llegan a este discurso de Drácula. Sabes, Jesús ha dicho unas cosas bastantes locas, él escupe en el fango y se lo pone en los ojos a la gente. Hace una cosas bien raras. Pero este parlamento de Drácula se está yendo muy lejos.

Saben, en la Biblia se menciona que muchos discípulos decían ‘Jesús, yo voy contigo hasta el final, pero este es el final’.

¿Pero cuántos de ustedes han caminado con muchos que le han dicho voy contigo hasta el final pero entonces es el final que yo mismo determine? Esto también es algo que yo he visto en la iglesia. Pero hablando en serio, ¿saben cuán ofensivo esto era para la comunidad judía cuando Jesús mismo dice ustedes tienen que tomar mi sangre y comer mi carne. Fue como si hubiese cogido un paño sucio y se lo hubiese estregado en la cara a estas personas. Fue algo más ofensivo que hablar malas palabras aún dentro de la iglesia. Ellos fueron ofendidos más allá de su propia imaginación, porque qué fue algo que se les dijo a ellos que nunca hicieran: beber sangre. Y ahora está aquí este hombre diciéndoles que el es el hijos de Dios y les está mandando a que rompan la ley de Moisés.

Oh espíritu santo danos la habilidad para poder ver lo que está en la Escritura. Ahora yo les digo otra cosas que Jesús mismo mencionó que era igualmente ofensivo. Fue cuando les dijo a sus discípulos que él iba a construir una ecclesia. Aquí esán Pedro y Juan una vez más. Pedro, él te está dando un cumplido –estamos en Mateo 16 ahora- el acaba de decir ‘y bendecido eres tu Simón, hijo de Jonás porque mi carne y mi sangre no te ha rebelado esto, sino mi Padre que está en el cielo.’ Pedro, yo estaba con él cuando dijo esto y estaba diciendo si, amen, amen. Y después dijo que va a construir una ecclesia.

¿Saben cuán ofensivo eso fue? Jesús no tenía que estar construyendo una ecclesia. Eso era una palabra griego totalmente pagana. El tendría que haber construido una sinagoga. Saben, los judíos tan ni siquiera se atrevían a comer con personas que no fueran judíos.

Saben, ese discurso de Drácula era bastante malo por sí solo, pero ahora Jesús está alcanzando una cultura pagana, no va a construir una sinagoga va a construir una ecclesia, lo cual es una organización gentil política. ¡Ya pueden ver por qué estoy tan trastornado con esto!

El problema es que cuando llegué a la Escritura en su griego original y por que Jesús iba a construir una ecclesia de aquellos elegidos por Dios para gobernar. Y ahí vamos hacia el cielo otra vez.

Digan Jesús te amo, te amo. Quiero que sepas que quiero ir definitivamente al cielo. Tendré mis alas....... tendré esas calles de oros. Voy a poder flotar y eternamente aburrir a mis hermanos y hermanas con mi testimonio.

¿Qué significa cuando Jesús dice que él nos llama a reinar, a gobernar? ¿Acaso tu no puedes entender cuán cansado estoy de estar haciendo decisiones moralmente éticas y buenas, y ahora me vienes a poner otra carga encima?

Me pregunto si pueden entender lo que estoy diciendo. Yo estoy atacando a la religión en el mismo centro. Quisiera poder hacerlo aún más perfectamente. Saben, Jesús no te llamó a tener alas, tu no necesitas alas. Saben, la Biblia me ha dañado en cierta forma.

Yo leí el libro del Apocalipsis en el Capítulo 2, verso 26 y dice que aquellos que puedan salir victoriosos los pondré a cargo de naciones. Así que esto es justamente después del tiempo del juicio final. Yo no se lo que ustedes creen acerca de morir en una cross. Eso será una total discusión aparte. Cuando el juego termine Jesús va a tornar todas las naciones a la iglesia.

Yo me crucé con ese pasaje hace unos 30 años atrás y comencé a llorar. Yo me decía ‘Señor, yo no conozco ni tan solamente un cristiano que pueda gobernar un vecindario, qué va hacer con una nación.’

Saben, nosotros le hemos tornado el sistema del mundo al diablo y hemos dejado que su pensamiento domine sobre todas las cosas. Así que yo como atleta, me encantan los deportes, yo me dije ‘Ayúdame, Jesús. Ayúdame en esto. Este es el único equipo en el cual yo he jugado, aquellos que están buscando en contra de la oposición para poder entrar en el campo de juego. Yo nunca he jugado con gente de esa manera antes. Saben, las personas con las cuales yo solía jugar ellos morirían por estar ahí en el campo, en la arena.

Y nosotros nos se nos ha dado nada por la posición excepto dolor y sufrimiento y tiempos bien difíciles. Aquí está el premio, las prostitutas y aquellos adictos a las drogas no están en el juego. Me pregunto si entienden estas palabras. Déjame tratar de traer esto ahora a una conclusión.

Cada uno de ustedes está en problemas ahora mismo. Están en graves problemas. Y les puedo decir por qué están en problemas. Porque ustedes están siguiendo a un líder inspirado por Dios el cual se quiere quedar en la arena, en el campo de juego y hacer una diferencia. El está igualmente loco como yo, tal vez no está tan trastornado como yo, pero si tiene ese nivel de locura. El cree que tiene que haber alternativas para este juego político de la izquierda y la derecha, de ese grupo liberal y conservador, y ese sistema del mundo también, el cual Einstein le dio en el punto bastante claro cuando dijo que el nivel de pensamiento para resolver un problema es insuficiente en si mismo.

El lado izquierdo me odia porque creen que yo los he traicionado, y los derechos me quieren comprar. Pero no estoy a la venta por la izquierda y la derecha son parte del problema que es bastante difícil de poder resolver. Lo que el mundo necesita ahora es el Reino de Dios.

Ahora, como economista tenemos una escuela en economía y cuando todo este sistema tan endeudado que tenemos ahora se caiga por completo algo nuevo va a surgir y va a tomar su lugar. El problema no está en el cielo. No necesitamos tener un testigo en el cielo, el testigo tiene que estar aquí mismo.

Ahora, este hombre ha sido inspirado con una visión divina. Cuando yo la leí, lloré. Yo me dije ‘Señor, yo espero que todas estas cicatrices que se han acumulado en la iglesia que no me hayan herido lo suficiente para yo poder saludar ese tipo de optimismo.

Yo trabajo con una red internacional de iglesias y yo envié esta visión del pastor Roberto a todos estos líderes. Yo dije ‘hermanos y hermanas, encontré un hombre que todavía cree’.

Ahora, esto no es una boina verde y no estoy hablando de una elite espiritual. Tal vez no tan estúpido como yo puedo parecer. Yo puedo entender lo que una serie elite puede hacer, pero aquí está lo que yo les estoy diciendo a ustedes aquí bien al frente de ustedes, en su propia cara, con el amor des Señor: los cristianos no cambian al mundo. Los cristianos no van a poder entrar a esa visión totalmente. ¿Saben lo que va a necesitar esto? Discípulos del Señor Cristo Jesús, totalmente comprometidos que puedan seguir, aprendices disciplinados, gente que hable en lenguas tanto en la iglesia como también en su local de trabajo. Una religión dominguera solamente no va a alcanzar lo que estamos hablando aquí. No va a suceder. Vamos a tener que limpiar nuestro acto.

Jesús lo ubica a cada uno que está en buena forma y los ubica de acuerdo al nivel de su preparación. Yo me pongo nervioso cuando veo que cristianos tratando de romper principados y potestades a nivel de la ciudad de Boston, entonces quiero decir ‘Fulana de tal, con todo el respeto, tu no puedes controlar ni tan siquiera un tenedor en tu mano, cómo vas a poder controlar un principado y potestad’.

¿Puedo ponerme real con ustedes? Ustedes saben que lo voy a hacer. Hay pecados sexuales, no podemos decirle nada a la comunidad homosexual. ¿Qué vamos a hacer?

Saben hay tantos que están involucrados en el adulterio y la fornicación, qué le vamos a poder decir entonces a la comunidad homosexual. Saben, yo quiero ver la iglesia que se ponga tan firme en una posición en contra del adulterio como también lo hacen con la homosexualidad. Saben, muchos de nosotros estamos tan estancados en un mundo endeudado, qué le vamos a decir a alguien entonces acerca de buena administración financiera.

Saben, no hay ninguna institución tan segregada en el planeta como la misma iglesia. Es tremendo poder ver una buena mezcla étnica aquí, pero no es suficiente con tan solamente estar aquí. Así que no tenemos nada que decir en contra del racismo hasta que nosotros mismos seamos liberados de esto.

¿Saben quién es altamente responsable por el movimiento feminista? El machismo dentro de la iglesia. El verdaderamente no dijo eso, sí lo dijo.

¿Cuántos de ustedes reconocen que cuando la iglesia coge un catarro, al mundo le da cáncer en el pulmón? Todo aquello que está malo con nosotros como iglesia se magnifica al nivel de la cultura. Este es el problema: queremos ser el líder pero no entendemos que ya lo somos. Pero el líder está enfermo, la sal y la luz está enferma, la iglesia no está gobernando a nivel espiritual. Si, esto va a cambiar nuestra adoración, nuestra adoración tiene que ser un poco menos centrada en nosotros y más centrada en Cristo Jesús. Yo no estoy criticando esto en ustedes, yo estoy diciendo que cuando ustedes vean el Reino de Dios el juego va a cambiar.

Saben, nosotros no vamos a tener el altar lleno de gente diciendo ‘Señor, perdóname he fallado, he fallado’, nosotros vamos a tener el altar lleno por gente clamando ‘Jesús, sálvame porque si sigo en un pecado no voy a poder ayudar a nadie a mi alrededor’. Tenemos que convertirnos en liberadores, pero tenemos que ser librados nosotros primero. Así que cierro con esto.

El Señor Jesús no está midiendo cuántas personas están aquí, él está midiendo y viendo quién está aquí. Para hacer lo que Roberto está llamado a hacer él necesita lo que se conoce como una masa crítica, no es una masa crítica de números, una masa crítica de discípulos, gente que entiende que cuando tu y yo fuimos salvos fue para seguir al Padre en la misma forma en que Jesús sigue al Padre para convertirnos en liberadores en la misma forma que Jesús también lo fue. ¿Qué le ocurrirá a Boston, qué le va a pasar a Boston cuando nosotros tengamos varios cientos de discípulos totalmente comprometidos con Cristo Jesús, quienes están ministrando en poder porque dejaron que el mismo Dios los arreglara por completo a ellos?

Ahora, yo tengo un tipo de entretenimiento y no he hecho tal vez a algunos de ustedes sentirse bien. Tal vez algunos de ustedes dicen ‘esto es como beber agua de una extintor de fuego. Pero mi trabajo no es hacerte sentir bien, mi trabajo es provocarte con la verdad para que así puedas entrar a tu entrenamiento espiritual para que tu vida de oración cambie, la lectura de la palabra cambie, tu administración cambie, la forma como tu te presentas a tu trabajo cambiará, todo acerca de ti comenzará a cambiar porque estás entrenando para traer transformación a la ciudad de Boston y también a la nación entera.

Hermanos, yo creo que ese aplauso es apropiado, no me malentiendan, pero yo creo que si nosotros entendiéramos verdaderamente todo el contenido de ese mensaje como yo lo escuché esta mañana, yo creo que lo que sentiría más bien es ganas de llorar ¿no?, porque yo me siento retado por el contenido de esa palabra. Y yo creo que todos nosotros en una medida u otro necesitamos internalizar lo que representa el mensaje que nuestro hermano acaba de traernos de lo que es un verdadero discipulado en el Señor, lo que es ser discípulos, hermanos.

Y de hecho yo me sentí tan retado esta mañana por lo que escuché de parte de Dennis que determiné que el próximo domingo aunque es domingo de Resurrección continuemos con este tema de lo que es ser un discípulo de Jesucristo.

Yo creo que el día de Resurrección es un buen día para que meditemos sobre eso, porque muchas veces celebramos a Jesús resucitado pero no entendemos lo que quiere decir tener a Cristo resucitado en nuestros corazones, en nuestras vidas, reinando como Señor, como dueño de todo lo que somos, lo que tenemos.

Y lo que dice Dennis me toca en el sentido, hermanos, de que si nosotros vamos a cambiar el mundo, y yo creo que Dios quiere; estamos entrando, hemos entrado en una época literalmente ya estamos en ella, donde Dios se prepara para hacer cosas terribles, grandes, profundas en la estructura de la sociedad y del mundo y se necesita un ejército, se necesita un pueblo, Dios nunca trabaja solo.

Dios va a necesitar hombres y mujeres completamente entregados como decimos nosotros en nuestra visión, radicalmente comprometidos con el Reino de Dios, no personas que digan ‘bueno, hoy es sábado, lo siento mucho, no tengo tiempo para ir a un taller de entrenamiento para la familia porque ya yo di el domingo pasado y voy a dar mañana. Necesitamos gente, hermanos, que viva para el Señor.

¿Cuántos se atreven a decir, no me lo diga a mi, no tiene que decir ni siquiera amen, cuántos pueden decir ahora mismo en su corazón, mi dinero es del Señor, cuántos pueden decir eso? ¿Lo puedes tu decir verdaderamente? Mi dinero pertenece al Reino de Dios. ¿Puedes tu decir eso con convicción? ¿Puedes tu decir ‘mi tiempo es de Dios? ¿Puedes tu decirlo verdaderamente? Y refleja.... si tu dices sí, ¿refleja tu vida eso de que tu tiempo pertenece a Dios? ¿Cuántos pueden decir ‘mis hábitos de entretenimiento y de diversión son de Dios’? ¿Cuántos pueden decir eso en su corazón? ¿Puedes tu decirlo verdaderamente? ¿Cuántos pueden decir ‘mis energías, mi casa, mis talentos, mi familia, mis placeres, son de Dios, pertenecen a Dios, yo soy propiedad de Dios? ¿Cuántos verdaderamente su vida refleja el ser propiedad de Dios?

Yo creo que la mayoría de nosotros tendríamos que arrodillarnos y pedirle perdón a Dios porque no es así, hermanos. Venimos aquí y decimos una cantidad de cosas pero nuestra vida no refleja eso, nuestras pasiones no reflejan el hecho de que Jesucristo es nuestro Señor. Y Dios nos está llamando a ese compromiso, Dios nos está llamando a ese compromiso. Que podamos vivir para Dios, para su reino, que cuando me digan ‘se necesita algo para el Reino de Dios, que tu seas el primero, yo sea el primero que diga ‘amen, ¿qué se necesita? ¿dónde me quieren? ¿dónde me necesitan? ¿qué necesitan: mi dinero, mi tiempo, mis talentos, mi profesión, qué se necesita, díganme y es de Dios? ¿Cuántos podemos decir eso, hermanos?

Y eso es lo que Dios quiere, ese el pueblo que Dios quiere usar y que Dios quiere levantar. ¿Estamos dispuestos a vivir así, hermanos? ¿Estamos dispuestos a decir la eternidad va a ser mi morada, algún día yo podré descansar y podré disfrutar, pero aquí en la tierra yo quiero darle mi todo al Señor? Ojalá que ese sea el sentir. Esa es mi pasión en este tiempo, hermanos, que cuando yo me muera no quede una sola gota de energía en esta tierra mía, que yo lo haya dejado todo por el Señor, que haya agotado todo, que me hayan exprimido completamente. Y que lo único que se vaya sea el bagazo, lo que se quede aquí sea la costra, la paja, porque todo haya sido quemado para gloria de Dios. Entonces mi espíritu habite en la eternidad. Esa es mi pasión, mi deseo para el Señor.

Hermanos, Dios quiere eso para esta iglesia. Dios quiere levantarse una iglesia como un instrumento que él pueda usar, como una espada que Dios pueda tomarla y usarla para llevar a cabo sus propósitos pero necesitamos un pueblo consagrado, un pueblo entregado al Señor, un pueblo que refleje su condición de propiedad del Reino de Dios. Eso es lo que Dios te está llamando a hacer. Que tu vivas con esa pasión al rojo vivo por Dios.

No estoy predicando otro sermón, simplemente estoy afirmando lo que dice mi hermano en esta mañana, porque esa es mi convicción, eso es lo que Dios me ha dicho. Estamos ya entrando en un tiempo de gran avivamiento, gran uso de Dios para su pueblo, pero ¿cuántos van a estar preparados cuando Dios de la llamada para entregarnos al Señor?

Yo te invito en el nombre de Jesús consagra todo lo que tu tienes a Dios y yo te prometo que tu vida va a ser feliz, tu vida va a ser realizada, tu vas a tener lo que has anhelado en tu corazón: paz, gozo, certeza, sentido de pertenencia, seguridad acerca de la eternidad, bendición para tus hijos, tu sueño será tranquilo, tus finanzas serán bendecidas porque Dios da a los que dan generosamente. Comprometámonos, hermanos, en esta tarde. Aprovechemos este llamado de Dios.

Vamos a ponernos de pie. Yo quiero que en tu corazón tu recibas esta palabra. Tienes que darlo todo al Señor primeramente y entonces tu puedes recibir.

Padre, consagramos nuestra vida a ti. Consagramos nuestra vida a ti, Señor, en esta tarde, en reacción a tu palabra, Señor, nosotros pedimos que tu nos recibas como una ofrenda de olor suave, como un sacrificio vivo delante de ti.

Padre, yo pido que tu palabra penetre hondo en esta tarde en los corazones. Oh, Señor que podamos entregarnos completamente a ti. Oh, Jehová y que podamos honrar el mensaje, el llamado de ser propiedad del Reino de Dios. Perdónanos porque no hemos sido esto, Señor, pero queremos que tu hagas de esta iglesia propiedad tuya, de este pueblo propiedad tuya, de esta juventud propiedad tuya, Señor, para gloria de tu nombre. Entregamos.... yo voy a decir una serie de cosas y si tu lo crees en tu corazón, puedes decir amen bajito, como tu quieras, acerca de las cosas.

Señor, te entrego mi tiempo. Te entrego mi dinero. Ten entrego mi cuerpo. Te entrego mis talentos. Te entrego mis sueños. Te entrego mi sexualidad. Te entrego mi carácter. Te entrego mis hijos o mi esposa, mi cónyuge o aún mi deseo de casarme te lo entrego, Señor. te entrego mi futuro. Te entrego mi presente. Te entrego todas mis propiedades, todo lo rindo a ti, Señor, lo entrego a ti, me entrego a ti, Padre. Entregamos esta iglesia a ti, Señor. entregamos este ministerio a ti, Padre, lo ponemos todo a tus pies. Se glorificado, Señor. Se glorificado, Padre. Gracias, Jesús. Gracias, Jesús. En tu nombre Señor, y el pueblo de Dios dice amen, gloria a Dios. Gloria a Dios. Gracias Señor Jesús. Gracias Jesús.

Go to English Version

Sermón de Dennis Peacocke (con traducción por Dr. Roberto Miranda) grabado 9 de abril 2006 por la tarde en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (400K)

Oir y ver más presentaciones grabados 9 de abril 2006

Archivo de Sermones

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato