Sermón 24 de April 2005 : Profecía para la Congregación León de Judá y el Dr. Miranda

A propósito de Sermones

Quiero invitar al Reverendo Paul Taylor. El Reverendo Taylor pastorea la iglesia en inglés se llama Flame of Fire Covenant Church, Iglesia del Pacto Llama de Fuego, así que ustedes ya saben que no están bregando con una persona dormida y apagada, una iglesia muerta, sino una iglesia en fuego para con el Señor. Nuestro hermano Paul Taylor pastorea una iglesia en la South shore, en la parte sur de aquí de la región, y Dios está usando esa iglesia para levantar una unción de oración, de adoración al Señor, y él también dirige lo que se llama el North East Prayer Centre, el Centro del Noreste de Oración, y este centro fomenta la oración en esa región del noreste, y la idea es proveer recursos, proveer enseñanza, diferentes materiales que promuevan la actitud y el espíritu de la oración en Nueva Inglaterra y en la región del noreste, así que es un hombre grandemente usado por el Señor, es un amigo personal, un pastor con una visión regional. Vamos a darle un aplauso.

Alabado el Señor. Es maravilloso estar aquí hoy. Alguien me preguntó: ¿entiende usted algo de lo que se está hablando? Yo les conozco por el espíritu, no tengo que entender las palabras. Hay solamente un lenguaje en los cielos y lo hablaremos. Gloria a Dios. No importa a dónde vaya, y de hecho voy a muchas iglesias brasileñas, yo entiendo y conozco a través del espíritu. Es tan maravilloso estar hoy aquí en su presencia, pero más importante que nada es estar en Su presencia. Siento una hermosa unción en ustedes en esta mañana y ya experimentamos un maravilloso servicio anteriormente.

Vine hoy porque fui invitado pero también he venido porque he sido enviado y el ser enviados por Dios es tan importante porque yo creo que tengo un mensaje para soltar sobre ustedes hoy. Yo creo que Dios les está trayendo a ustedes a un tiempo muy especial, y yo creo que su visión es demasiado pequeña y que ustedes deben comenzar a preparase para hacer campo para mucho más: más gente, más unción, un edificio más grande, ministerios aún mayores. Hay gente sentada hoy aquí que van a ser liberadas para entrar al ministerio, algunos ministerios de iglesia y otros en el lugar de trabajo, en los lugares de trabajo. El Señor Jesús murió por el mundo y nos ha llamado a alcanzar la humanidad. Pueden decir amen.

Y por lo tanto nuestra visión debe expandirse, debe ir más allá de simplemente ir, asistir a la iglesia porque ustedes no han sido llamados simplemente a ir a la iglesia, ustedes han sido llamados a ser la iglesia. Amen. Y de nuevo le doy las gracias al pastor Roberto por darme esta oportunidad.

He estado aquí en otras ocasiones anteriormente, ustedes nos abrieron las puertas a nosotros hace un año aproximadamente cuando tuvimos una convocación de oración. ¿Cuántos estuvieron aquí en ese tiempo? Nuestro corazón, nuestro ministerio, es entrenar, equipar gente y soltarlos, algunas para regresar a sus iglesias, otras para ir a los lugares de trabajo, pero nuestro ministerio es el Centro de Oración del Noreste, se trata de intercesión profética y estratégica y en algún otro momento quizás podré volver a ustedes y hablarles acerca de lo que es la verdadera adoración y oración intercesora, qué es un verdadero intercesor. Amen. Pero tengo un mensaje diferente en esta ocasión. Yo había invitado a su pastor para que fuera con nosotros en junio al Perú y estoy mencionándoles esto ahora para pedirles que oren por nosotros. Antes hemos estado en Perú y esta será nuestro tercer viaje allá, esta vez al ir en junio los locales, los nativos de la iglesia peruana nos han pedido que vayamos para enseñar y entrenar a sus pastores y líderes en el área de la intercesión para el propósito de tomar la tierra.

¿Cuántos de ustedes saben que hemos sido llamados a tomar y a poseer la tierra? A tomar y poseer territorio. Nosotros somos un pueblo de gente que posee la tierra. Estamos cansados de que el diablo esté arrebatándonos las cosas. Y es tiempo de nosotros arrancarle al diablo lo que se ha robado. Así que el Señor ha abierto la puerta, y nosotros pensábamos, bueno, es una puerta pequeñita, pero se ha hecho una puerta bastante grande. Estamos pensando quizás unos cien pastores y líderes allá en Perú, precisamente le di a su pastor un panfleto que ellos nos enviaron, una especie de anuncio que ellos enviaron y estamos pensando ministrarle a unos trescientos a quinientos pastores y líderes, a través de denominaciones, y actualmente han alquilado un lugar para unas mil personas. Y de eso se trata cuando yo hablo de expandir nuestra visión. Estamos creyéndole al Señor para una capacidad de remover los cimientos de la nación de Perú. ¿Creen ustedes que lo podemos hacer? Yo creo también que si es posible, especialmente al unirnos unos a otros y orar juntos. Nosotros hemos estado orando por sus proyectos de construcción y sabemos que ya tienen la victoria. Amen.

¿Tenemos algún peruano aquí en esta mañana? Vamos a estar yendo a la ciudad de Iquitos y esto es durante los tiempos más sagrados del calendario en Iquitos. Así que necesitamos su oración, su cobertura de oración. Ellos tienen allí una fiesta de tres días al dios del sol y nosotros vamos a tener también nuestra propia fiesta al Hijo. Es un juego de palabras entre Hijo y sol, y estamos creyendo cosas grandes y poderosas.

Y también tengo una series de CDs para ayudarles a hacer esa transición de mentalidad de iglesia a mentalidad del Reino, porque Dios nos ha llamado a todos a ser parte del Reino de Dios. ¿Cuántos saben que Dios les ha llamado a ustedes para construir su iglesia, edificar su iglesia? No solamente León de Judá, sino la iglesia de Jesucristo. Por eso es tan importante y maravilloso para mi estar aquí hoy con ustedes porque hay una unción increíble sobre su pastor y sobre esta iglesia y al unirnos todos, nosotros podremos impactar esta región para el Reino de Dios.

Uno de los mensajes aquí en este set les va a enseñar que hay cosas que Dios no puede hacer porque El se las ha delegado a ustedes para que las hagan. Amen. De la misma manera que el rey David no pudo construir el templo, sino que su hijo Salomón fue quien lo construyó. La palabra de Dios dice que porque David “era un hombre de sangre”, había derramado mucha sangre. ¿Cuántos recuerdan que el Señor Jesucristo también fue un hombre de sangre? Derramo, de hecho, su sangre por ti y por mí. Y el Señor no puede edificar él solo su iglesia, sino que nos ha dado a nosotros que edifiquemos su iglesia. Pueden decir Amen a eso. Y así como David venció a todos sus enemigos, él sometió a sus enemigos y le proveyó a Salomón todos los materiales para la edificación del templo. Como sabemos él le dio a Salomón todo lo necesario para edificar el templo. Y de esa misma manera, Jesús también ha sometido bajo sus pies a sus enemigos y El ha provisto todo lo que ustedes necesitan, todo lo que yo necesito para edificar su iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y esto les va a ayudar.

Bajemos nuestras cabezas por un momento y pidámosle al Señor que venga y bendiga este tiempo. Porque Dios va a hacer algo muy especial en esta tarde. Yo he sido enviado con un mensaje y le doy tantas gracias al Señor porque El habla a nuestros corazones. Porque no fue hasta esta mañana que el Señor abrió mis ojos para entender su imagen más amplia que El tiene, sus planes más amplios de por qué El me trajo aquí hoy. Así que Señor hoy pedimos, espíritu santo desciende, prepara nuestros corazones, abre nuestros oídos para escuchar y ver lo que tu quieres hacer hoy, no solamente hoy sino hasta el día en que tu vengas a nosotros, hasta que tu termines la obra que tu has enviado a hacer. Señor pedimos ahora mismo para que el espíritu santo se sienta sobre cada persona en este lugar, así como cantamos en esta mañana “abre los ojos de mi alma, abre los ojos de nuestra alma, Señor, que podamos verte. Deseamos verte en este día, en el nombre de Jesús. Amen.”

Quiero primero llevarles a Apocalipsis, Capítulo 15. Dios quiere soltar sobre ustedes una unción, una dotación de poder sobre ustedes. Muchos de ustedes quizás ni siquiera lo sepan que su pastor recientemente ha sido apartado como uno de los Apóstoles de la ciudad de Boston. ¿Cuántos sabían esto? Y Dios me ha llamado para venir a ustedes hoy para un tiempo como este para soltar y declarar este mensaje para que ustedes puedan reconocer la unción y el llamado sobre la vida de su pastor, pero para que ustedes también reconozcan la unción que hay sobre sus vidas individuales. Este hombre solo puede ir hasta donde ustedes lo ayuden a llegar. El y su esposa, me alegro tanto de que ella esté aquí en esta tarde, y vamos a imponer nuestras manos sobre ellos al final del servicio y vamos a pedir la unción de Dios que descienda en forma poderosa porque Dios les ha separado a ustedes. Hay un propósito detrás de ese nombre León de Judá, vemos que la tribu de Judá siempre iba adelante en la guerra en el Antiguo Testamento. Juda es una tribu apostólica, con una unción apostólica, y se llama eso la unción que quebranta, la unción que rompe. Una unción que permite derribar y romper las filas del enemigo y liberar a los cautivos. Y quizás ustedes ni lo sabían, pero a eso les ha llamado Dios. Yo quiero que ustedes entiendan esto hoy, que con esta unción tienen también una gran responsabilidad y ustedes pueden hacerlo, pueden lograrlo. Dile a la persona al lado tuyo: podemos hacerlo. Cuando usted se miró en el espejo en esta mañana, ¿qué vio usted allí? No lo digan.... Quiero que se entrenen, se acostumbren cuando ustedes se miren en el espejo cada mañana que usted pueda decir: hombre, mujer poderosa de Dios. Vamos a ver practíquenlo, practíquenlo. Hombre, mujer poderoso de Dios.

La palabra de Dios dice que según un hombre o una mujer piensa, así es. Amen. Así que usted tiene que continuamente declarar “Yo soy un hombre, una mujer poderoso de Dios”. Pero no me siento como un gran, poderoso hombre o mujer de Dios. Nosotros no caminamos por sentimientos, nosotros caminamos por fe, por lo que Dios ha declarado. No caminamos por lo que dice el hombre ni por lo que dice nuestro papá o nuestra mamá. No caminamos por lo que la gente nos ha dicho que somos en nuestra vida. Vamos a romper algunas cosas en este día. Caminamos por lo que Dios declara. Dios dice que tu eres un hombre o una mujer poderoso de Dios. Tu no eres débil, tu eres fuerte. Has sido llamado a ser la cabeza no la cola. Has sido llamado a estar encima y no por debajo. ¿Me entienden hoy? Vamos a romper esa mentalidad derrotista porque esta iglesia va hacia delante, hombre y mujer de Dios van hacia delante y ellos necesitan gente victoriosa detrás de ellos. Y por lo tanto Dios va a hacer eso en este mañana.

Allí en Apocalipsis, 11:15, y la palabra del Señor declara: El séptimo ángel sonó la trompeta y hubo altas voces en los cielos diciendo los reinos de esta tierra han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo y El reinará por los siglos de los siglos, y El reinará por los siglos de los siglos. Yo les voy a dar una imagen profética en esta mañana de dónde nos encontramos actualmente como la iglesia de Jesucristo, yo les estoy diciendo lo siguiente, los Reinos de Dios están comenzando a alinearse y los reinos de este mundo van a doblar sus rodillas al reino de nuestro Dios y de Jesucristo. Toda rodilla doblará, toda lengua confesará que El es el Señor. Eso es lo que Dios está preparando a su pueblo para hacer.

Ok, vamos ahora a segundo de Samuel, en el segundo Capítulo de segunda de Samuel, en el primer versículo. ¿Cuántos de ustedes conocen la historia del rey David? Les voy a dar un poquito de trasfondo rápidamente. Es importante entender lo que estaba tomando lugar en ese tiempo histórico. Antes de ese momento que describe aquí, los hijos de Israel tenían un fuerte deseo de ser como las demás naciones, así que le dijeron al profeta Samuel: danos un rey. Samuel sintió luto y se dolió por esto, porque él pensaba y les dijo Dios es su rey. Y ellos dijeron: no, de ninguna manera queremos ser como las demás naciones a nuestro alrededor. Y yo estoy aquí para decirles hoy, no somos como las demás naciones. No somos como las demás gente. No estoy hablando ahora de América, sino de el Israel espiritual que somos nosotros. Ustedes no son simples hombres y mujeres, ustedes están llenos del espíritu santo y de poder. Ustedes han sido dotados con autoridad y con poder y ustedes son llamados para construir el Reino de Dios. Así que vemos que Israel escogió a un hombre, su nombre era Saúl. Saúl en el hebreo original quiere decir “pedido”. Ellos le pidieron y recibieron a Saúl. Sin embargo si estudiamos la escritura vemos que Saúl es un tipo, una representación de la religiosidad. Saúl representa en la Escritura lo que el hombre solamente puede hacer y por un breve tiempo Saúl sirvió al Señor, pero vemos que la religión está hecha para el hombre no para Dios. Saúl tenía un fuerte deseo de agradar más al hombre que a Dios así que lo vemos deslizarse, se apartaron de Dios Israel y Saúl, y Dios entonces le habló al profeta Samuel y le dijo: ve, y escoge a otro hombre, un hombre conforme a mi corazón que me ha de servir con todo su corazón y por lo tanto Samuel fue y ungió a David. David es el único personaje en la Escritura del cual se dice que su corazón era como el corazón de Dios. Y cuando David entra a la escenario, Saúl vemos que siente un fuerte celo de David.

La iglesia religiosa siempre sentirá celos de la iglesia unida. Los religiosos siempre perseguirán la iglesia verdadera de Dios, la gente de Dios, el pueblo de Dios. Así que finalmente llegamos a este punto aquí en la Escritura. Saúl muere, Saúl es matado por el enemigo. Yo estoy aquí para decirles que la religión está muriendo, la mera religión está muerta, la gente ya está cansada de la religión, ellos quieren una relación con Jesús. Quieren hombres y mujeres que tengan un corazón para con Dios. El reino de Saúl tiene una forma de piedad pero niega el poder de ella. La gente en el mundo están cansados de iglesia, no quieren iglesia. Quieren algo que cambie sus vidas. Les digo hoy, mis hermanos, que Dios está reavivando su iglesia, está llamando a sus hombres y mujeres y ellos simplemente no tendrán una mera forma de piedad, sino como dice el Apóstol Pablo: no vengo en palabra solamente, sino en poder. Y Dios está levantando un pueblo como ustedes. Digo como ustedes, digo hombres poderosos de Dios que hagan cosas grandes para el Señor. ¿Creen eso? Deben, tienen que creerlo. Amen.

Así que vemos que Saúl muere y cuando Saúl muere, David se acerca al Señor y consulta y dice: ¿subiré a ellos, a sus enemigos? Y Dios le habla al corazón de David y le dice: sí, sube. Podemos leerlo allí en el versículo uno del Capítulo 2, Segunda Samuel: “Dios le dice: sube y David le pregunta: “bueno, ¿a cuál ciudad voy?, y Dios le dice “Ve a Hebrón”. Y yo les voy a pedir que hagan un pequeño estudio ahora. Cuando ustedes vayan a sus casas quiero que le pregunten a Dios, ¿por qué a Hebrón específicamente? Y yo les voy a dar un poquito de información pero hay mucha más información sin embargo. ¿Cuántos saben que hay que excavar hondo, hay que entrar profundo en la palabra de Dios para encontrar el verdadero significado de lo que Dios quiere decir. ¿Por qué no por ejemplo Jerusalén, o Betél? ¿Por qué no Gabaón? Había muchísimas ciudades en Israel. ¿Por qué específicamente Hebrón? Y les voy a decir por qué.

Hebrón en el hebreo original quiere decir el lugar de asociación o compañerismo, es el lugar de compañía, de comunidad, compañerismo. Y en Hebrón, Abraham, Isaac y Jacob fueron sepultados. Hebrón también históricamente fue la ciudad que se le entregó a Caleb. Caleb fue uno de esos doce espías enviados por Moisés que regresó con su reporte, con Josué también, ¿recuerdan?, y estos hombres dijeron: sí, podemos tomar la tierra. Caleb era un hombre de un espíritu diferente a los demás. Espero que ustedes entiendan en qué dirección estoy yendo aquí. Hay una necesidad de que la iglesia verdadera vaya otra vez a Hebrón. Hay una necesidad de que cada uno de nosotros vayamos a Hebrón, antes de ir a Jerusalén, esa ciudad de paz, primero hay que ir a Hebrón antes de Jerusalén. Hebrón es el lugar de fe sinergística, es decir poderosa, concentrada. Es el lugar donde recibieron las promesas Abraham, Isaac y Jacob. ¿Entienden hoy lo que estoy diciendo?

Cada promesa que recibió Abraham es mía también. Cada promesa de Jacob es mía también. El espíritu de Caleb es mi espíritu también. Dios está buscando un pueblo que se levante hoy actualmente y que diga también: nosotros también podemos tomar la tierra. Y decimos otra vez: podemos tomar la tierra, nosotros podemos tomar la tierra. Dios está llamando a esta iglesia para que sea una iglesia ungida de Dios, con un pastor, una pastora ungido de Dios, con un pueblo que crea que las promesas de Abraham, Isaac y Jacob son mías también, así como el le prometió a Abraham las naciones, así también le ha prometido a usted las naciones, como le prometió a Caleb la ciudad, así también te ha prometido tu ciudad. Escúchame, el diablo no nos puede detener. Nosotros nos paramos sobre la palabra de Dios hoy, y ese espíritu igual, que levantó a Cristo de los muertos, también mora dentro de mi, y mora dentro de ti.¿Tu sabes dónde está el Reino de Dios? Adentro de nosotros. Está dentro de ti, el espíritu de Dios no está allá afuera, todo el mundo anda buscando el espíritu del Señor allá afuera en el exterior. Les estoy diciendo el espíritu santo, el Reino de Dios está en usted y Dios está esperando que usted le de curso, lo libere y nosotros libertamos ese espíritu por fe.

Nosotros transferimos el cielo a la tierra por medio de la moneda de la fe. Amen. Y así por lo tanto Dios está tratando de ayudarte en esta mañana. Yo quiero edificar tu fe, yo quiero animarles en su corazón, yo quiero que conozcan sin lugar a dudas que ustedes son llamados, que ustedes son apartados y que hay una unción y una autoridad en su vida para hacer todo, absolutamente todo lo que El ha puesto en su corazón. Escúchenme, hay muchos de ustedes que han estado soñando sueños, algunos tienen visiones de cosas que ustedes quieren hacer para Dios. El reino de Saúl siempre le estará diciendo que eso es ambición, que necesitas callarte, les va a decir que no puedes hacer eso la religión, pero ese no es el Reino de Dios. El espíritu del Dios viviente nos da sueño para que soñemos y el espíritu de David se está levantando en su iglesia y está diciendo todo lo que has recibido y lo que te he hablado lo puedes hacer. Esos sueños vienen de Dios. Y digo otra vez, esos sueños vienen de Dios. No dejes que el diablo te diga que no son de Dios.

Algunos piensan que quizás esos sueños vienen de haber comido demasiado arroz, por ejemplo, en América decimos pizza, pero eso no es cierto. ¿Cuántos saben acerca de esos 7 años que David estuvo huyendo de Saúl? En esos 7 años de huida él ya había sido ungido anteriormente como rey, estudien la vida de David. Sus hermanos se acercaron y le dijeron: “¿Cómo te atreves? ¿Qué estas haciendo? Tu eres una persona mala. Eres simplemente un mero soñador. Eres un simplemente un pastorcito, ¿dónde están las ovejas?” ¿Entienden a lo que me estoy refiriendo? El enemigo va a tratar todo lo posible por aplastarte, disociarte. Pero David sabía dentro de su corazón que él había sido escogido. Amen.

Y yo quiero que ustedes sepan, ustedes han sido elegidos, ustedes son un sacerdocio real, una persona de poder, un hombre poderoso, una mujer poderosa y tu has sido llamado a hacer grandes hazañas, digo hazañas, digo mucho más de lo que tu puedes lograr . Quiero retarte en este día, nosotros vamos a liberar, a declarar la unción de Dios en unos minutos, y te digo tienes que dejar de hacer lo que estás haciendo. Repito, debes dejar de hacer lo que piensas que solamente puedes hacer y tienes que comenzar tratando de hacer solamente aquellas cosas que Dios te ha dicho que puedes hacer. Amen. Cuando tu haces simplemente lo que eres capaz de hacer Dios no recibe ninguna gloria, pero cuando te sales de tu zona de confort y haces lo que solamente Dios puede hacer, entonces Dios recibe toda la gloria. Es hora de que la iglesia se meta en esa dimensión de Dios y las cosas mayores de Dios, las cosas de la fe. Amen.

Ahí vemos el versículo uno del Capítulo 3 de Segunda de Samuel. Les estoy diciendo, mis hermanos, que el reino de David cada día se pone más y más fuerte y esa Escritura dice que el reino de Saúl se debilitaba cada día más. Les estoy diciendo, hermanos, la iglesia sobre la cual Dios está soplando, la iglesia que tiene el corazón de Dios es una iglesia davídica, es una iglesia adoradora, es una iglesia en fuego, con una llama de fuego, es una iglesia León de Judá, es la iglesia sobre la cual Dios está soplando en este tiempo. Esta iglesia se está haciendo más y más fuerte. El reino de Saúl está decayendo más y más. Ahora escúchenme esto, lo siguiente: cuando Saúl murió David no se regocijó. David más bien guardó luto y se entristeció por la muerte de Saúl. Así que no estoy diciendo estas cosas para que la iglesia carismática o pentecostal o evangelística que está creciendo y ganando ascenso vea a las demás iglesias y se ría de ella y diga: bueno, que te pase. Cada vez que vemos que una iglesia más se cierra, nosotros tenemos que llorar y guardar luto. Tenemos que gritar. David guardó luto pensando en lo que Saúl hubiera podido llegar a ser, no se gozó por lo que había sucedido. ¿Me están escuchando hermanos?

Escúchenme, este es un buen ejemplo para ustedes se están gozando de los fracasos y los fallos de sus enemigos en vez de llorar por lo que hubieran podido ser. ¿Me entienden lo que estoy diciendo? Hay gente en su trabajo, sería simple gozarse por su fracaso, quizás le ha perseguido, por ejemplo, o se han reído de ustedes. No podemos gozarnos de eso, sino llorar por su fracaso o su derrota porque cuando nosotros lloramos Dios se mueve. Porque la misericordia triunfa sobre el juicio. Y nosotros debemos decir: ahí voy yo, excepto por la gracia y la misericordia de Dios. Así que David sube a la ciudad de Hebrón, una tribu y solamente una tribu escoge a David, 11 tribus se quedan con el reino de Saúl. Esa única tribu es.... ¿quién sabe? Juda. Amen. La tribu del León de Judá. Judá solamente escoge a David. Yo creo, hermanos, que hay un simbolismo profético en ese texto. Los líderes de esta ciudad han escogido a su pastor para ser Apóstol en esta ciudad y él pastorea la iglesia León de Judá. Judá tiene que ir siempre primero. Judá, ustedes, ustedes deben ir primero. Es tiempo de que te levantes Judá. Es tiempo de escoger Judá. ¿En cuál reino va usted a vivir? Es muy fácil permanecer en el reino de Saúl. Allí uno no recibe ninguna presión en el reino de Saúl. Uno puede simplemente estar tranquilo, sentado en el reino de Saúl. Pero cuando usted se une al reino de David, ese es un reino de una nueva unción, es un reino de tomar territorios, es un reino donde hay un equipo ganador. Yo les voy a decir algo, estos tipos no van a perder. Ellos salen a jugar para ganar. Dios está llamando al equipo de Judá para levantarse y para apartarlos bajo un líder davídico, un líder apostólico en esta región para que ustedes lo apoyen. Y hay cinco cosas que el Señor va liberar sobre esta casa en este día. Ya estamos terminando.

Primero de Crónicas, Capítulo 12:23. Cinco cosas que vemos, que Dios le entrega a David mientras él se encuentra en Hebrón durante 7 años y medio solamente una tribu totalmente reconoce a David como rey, pero durante ese período de 7 años y medio 340.000 hombres vienen de las otras 11 tribus reconociendo la unción que hay sobre David. Yo les estoy diciendo hoy, ellos están reconociendo la unción que hay sobre ese hombre. Les estoy diciendo hoy que vienen, estoy diciendo que vienen esa gente, dile a tu compañero vienen, esos guerreros vienen del reino de Saúl. Dios está moviéndose en sus corazones ahora mismo, hay gente ahora mismo que está esperando para ser liberados para que puedan entrar al reino de David, para seguir ese orden davídico, esa unción davídica porque es ese reino el que está siendo restaurado hoy. Pueden decir amen.

Ustedes pueden leerlo en el Libro de Hechos. Hay un tabernáculo que Dios está reedificando, no es el tabernáculo de Moisés, no es el templo de Salomón, es el tabernáculo de David. Para un tiempo como este, por favor manténganse un momento con nosotros. Hay 5 dones, Dios quiere soltar 5 dones en tu vida para que esta iglesia pueda ir hacia delante para que tu también puedas hacia adelante. ¿Cuántos creen que hay un destino que Dios tiene sobre tu vida? Tu tienes un destino, tienes un propósito. Tu necesitas esta unción para alcanzar ese destino y eso es exactamente lo que yo hago. De eso se trata todo nuestro ministerio, una impartición de unción para ayudarte a alcanzar tu destino, enseñando la palabra de Dios de manera que tu seas equipado para alcanzar el destino que Dios tiene para ti.

Mira allí en el versículo 23. Dice allí: y este es el número de los principales que estaban listos para la guerra y vinieron a David en Hebrón para traspasarle el reino de Saúl conforme a la palabra de Jehová. Yo estoy parado aquí con una gran confianza, que estas no son mis palabras, estas palabras son conforme a la palabra del Señor. ¿Por qué sucedió que ese reino de Saúl vino hacia el reino de David? Porque se trataba de la palabra de Dios. Y yo les estoy dando la palabra de Dios en este día. Va a suceder asimismo. Digo va a suceder así. ¿Lo creen ustedes?

Cinco cosas comenzando con versículo 23. lo primero que Dios está soltando en esta casa León de Judá, guerreros, guerreros. Dios está liberando guerreros a esta casa. Ahora, escúchenme ustedes, hay que entender que nosotros estamos en guerra. He dicho hermanos estamos en guerra. ¿Cuándo comprenderá la iglesia que estamos en una guerra? Satanás está robando nuestros hijos, él está tomando nuestra tierra, está arrebatando y arropando nuestras escuelas, y la iglesia allí impotente, inactiva, sin saber qué hacer. Yo les estoy diciendo, hay un David que se está levantando. Hay un David que se está levantando, quizás su nombre puede que sea Roberto. Pero hay un David, un movimiento davídico levantándose y Dios está diciendo, estamos cansados de estar inactivos. Estamos cansados de que los filisteos tomen nuestra tierra. Estamos cansado de Satanás robando a nuestros hijos. ¿Están conmigo en esta mañana? Es tiempo de que el espíritu guerrero se ponga de pie, y ese espíritu está siendo liberado sobre tu vida en este día. ¿Lo vas a recibir? ¿Eres capaz de recibirlo? ¿Vas a recibir el espíritu del Dios viviente? Es un espíritu de guerra que dice las puertas del infierno no prevalecerán contra la iglesia. Dios está retornando en espíritu para una iglesia victoriosa sin mancha, sin arruga.

Número 2, versículo 27. Asimismo Joiada, príncipe de los del linaje de Aarón, y con él 3700. Versículo 28: y Sadoc, joven valiente, y de la casa de su padre con 22 de los principales. Más adelante Sadoc se convierte en el sumo sacerdote del reino de David y yo les estoy diciendo, mis hermanos, ustedes son una casa de sacerdotes, ustedes son una casa de intercesores. Los sacerdotes interceden, los sacerdotes van al muro y claman. Los sacerdotes se paran en la brecha y ellos declaran: no pasarás más adelante. Los sacerdotes eran los adoradores que David estableció en su tabernáculo. Así que lo segundo que Dios está desarrollando en su iglesia es adoradores, sacerdotes adoradores. Esta iglesia es una iglesia adoradora, es su adoración lo que ganará la guerra. Fueron los adoradores de Josafat que derrotaron al enemigo. Usted tiene que entender la naturaleza guerrera de su adoración, así que conviértase en un adorador. Les digo, conviértete en un adorador. Enfermos de amor por el Señor Jesucristo, apasionados por Jesús. Adórenlo con todo su corazón.

Número 3 ahí en el versículo 32: De los hijos de Isacar que sabían interpretar los tiempos, entendidos en los tiempos y que sabía lo que Israel debía hacer. De los cuales había 200 y todos sus hermanos estaban bajo su mando. Hermanos, Dios está declarando sabiduría sobre esta casa. ¿Cuántos necesitan sabiduría hoy?

Salmo 24:3, dice: la sabiduría edifica la casa y a través de la ciencia es establecido. Dios está declarando sabiduría sobre ustedes. Sabiduría para estrategia. Sabiduría para entender los tiempos y las sazones. Tiempo para saber cuando moverse y cuando estar detenidos. ¿Están entendiendo lo que les estoy diciendo? Dios nunca se tarda ni se adelanta. Debemos movernos in sincronía en el tiempo de Dios. Eso solo se discierne por medio del conocimiento de Dios, la sabiduría divina.

Y el cuarto don allí en el versículo 33: De Zabulón 50.000 que salían a campaña prontos para la guerra, expertos en toda clase de armas de guerra, dispuestos a pelear sin doblez de corazón. Dios está soltando armas, hermanos en este lugar. ¿Cuántos de ustedes dicen, yo soy una de esas armas? Vamos, jóvenes, ni siquiera se dan cuenta de esto. La palabra de Dios dice que los niños son como flechas porque en las manos de un hombre poderoso. Ustedes son las armas. Ustedes son las armas. Dios está soltando armas en esta casa. Está trayendo gente a esta casa. Ustedes van a convertirse en expertos en lo que hacen. Ustedes van a aprender computadoras, análisis científico, artes gráficas, carpintería y albañilería, abogados, amas de casa. Gloria de Dios, amen, amas de casa. Una de mis mayores intercesoras son amas de casa. Así que esposos liberen a sus esposas. Suéltenlas, les digo. Que se conviertan en armas en las manos de un Dios poderoso. Que sean soltadas. No hay nada como la oración de una madre. Son efectivas y poderosas y llegan al blanco. Dios está soltando armas en este lugar.

Y el último don en el versículo 40, dice la palabra del Señor: que el Señor soltó abundancia al reino de David. Vinieron de Zabulón y de otras partes y trajeron todo tipo de mercancías en gran abundancia porque había gozo en la casa del Señor. Dije porque había gozo en la casa del Señor. Dios está soltando riqueza, abundancia en su casa. Les digo de nuevo, Dios está soltando abundancia. ¿Cuántos quieren abundancia, cuántos quieren riqueza? Póngase de pie. Esa riqueza vendrá a través de usted. Ahora, lo que deben entender. ¿Cuántos de ustedes conocen la Escritura? La palabra de Dios declara que el está desplazando, moviendo la riqueza de los impíos a las casas de los justos. ¿Cuántos creen eso en esta tarde? Amen. ¿Cuántos creen que los malos simplemente van a venir y le van a entregar su dinero así por así? No pasará exactamente. Si ustedes estudian la palabra riqueza es la palabra hebrea chaiel, que quiere decir influencia. Yo les digo que Dios les va a aumentar su nivel de influencia. Dios les va a promover. Dios les va a promover a posiciones estratégicas.

Dios está levantando a Josés en esta casa que van a ser ubicados en la casa del faraón. Escucha, para un tiempo como este, Dios está levantando Danieles, llenos de sabiduría y va a haber un cambio, un desplazamiento de influencia. No solamente quiere decir esa palabra influencia, sino que también quiere decir los despojos de la guerra. Amen. Yo estoy listo para recibir esos despojos de guerra. Yo estoy listo para poseer el territorio del enemigo porque todo lo que tiene ese territorio es mío, me pertenece. Vamos dilo, amen, me pertenece. Es mío. El diablo ya hace tiempo que lo robó ........., ahora viene un cambio, un desplazamiento. El está trayendo guerreros a esta casa. Está trayendo adoradores a esta casa. Está trayendo sabiduría a esta casa. Está trayendo armas a esta casa. Y está trayendo riqueza, abundancia también a esta casa.

Si usted lo cree, levante sus manos. Levanten sus manos. Yo voy a hacer una oración y yo creo que Dios me ha enviado aquí hoy para liberar esta palabra. Esto es solamente el comienzo. Digo lo mejor está todavía por delante de ustedes. Hay muchas buenas cosas por delante. No se satisfaga solamente con lo que tiene ahora mismo porque Dios tiene grandes cosas para usted. Padre, ahora mismo digo esta palabra profética sobre esta iglesia, sobre este pueblo porque esta son gente especial. Estas son gentes grande y ellas recibirán el territorio. Recibirán todo lo que apliquen sus manos. Yo suelto el don de fe sobre ellos, sobre esta iglesia, sobre este cuerpo para que comiencen a creer que hay cosas mayores delante de ellos, que ojos no han visto, ni oídos han oído, ni les ha entrado a la mente de sus corazones, las cosas que Dios ha preparado para ellos. Y Padre ahora mismo te suplico, suelta las cosas que tienes en tu corazón guardadas para ellos, suelta las cosas en tu corazón y empieza a declararlas y depositarlas sobre este pueblo.

Padre para cada persona que se encuentra desalentada, envía esperanza hoy. Suelta fe para creer, dales ojos para ver, oídos para oír, y un corazón que pueda entender. Que puedan entender que están en un tiempo que ha habido un desplazamiento ya, y que ellos reconozcan esa unción, que ellos han sido traídos a este lugar León de Judá, a esta iglesia porque han sido atraídos por ti. No hay ni un solo error aquí en esta mañana, ni un solo error, tu no estás aquí por equivocación, estás aquí porque Dios te ha llamado. Tu estás aquí para levantar los brazos de este hombre, tu estás aquí para tener una unción quebrantadora, para tomar el territorio. Y la ciudad de Boston, en el estado de Massachussets, en toda esta región de Nueva Inglaterra, y aún en los Estados Unidos, y Dios te ha dado las naciones.

Ahora mismo Dios dice: pídeme y recibirás. El está esperando que tu le pidas. Lo único que tienes que hacer es pedir. Oh, Señor yo quiero ser un guerrero. Yo quiero ser un adorador. Yo quiero tu sabiduría. Yo quiero armas que lleguen a mi vida. Hazme un arma hoy, Señor. Libera influencia y riqueza y yo he de usarla para tu reino. Y Dios dice: ahora es tuyo. Ahora mismo, tu lo tienes. Es tuyo ahora. Gózate, regocíjate y recibe la bondad del Señor. Amen. Amen. Gloria al Señor. Gloria a Dios. ¡Aleluya!

Vamos a pedirle a sus pastores que pasen aquí adelante, esta mañana les ungimos en primer servicio. Es muy, muy importante, así como Israel o Judá reconocieron la unción de David. ¿Me escuchan? Es un reconocimiento, en ese reconocimiento hay una soltura de la unción para que David sea rey. Hoy los líderes de esta ciudad han reconocido a su pastor como un Apóstol y es importante ahora que ustedes reconozcan a su pastor y su esposa como líderes en esta región. Y mientras nosotros oramos la unción de reconocimiento va a ser soltada sobre su vida. El no sabía que yo venía a hacer esto en este día, yo mismo no sabía que iba a hacer esto en este día hasta esta mañana. Pero este es un momento crítico importantísimo para esta congregación porque ustedes saben que Dios ha llamado a esta congregación a algunas cosas muy importantes. Nosotros no hacemos alarde de nosotros mismos, todo es en El, su gracia.

El presidente Bush dijo lo siguiente: al reconocer al equipo de fútbol los Patriotas de Nueva Inglaterra en la Casa Blanca, él les dijo: saben los patriotas, los Patriots, se les reconoce por el espíritu de equipo, no hay allí ninguna súper estrella, sino que todos trabajan como un solo equipo, juntos. Pueden decir amen. Y ese es el cuerpo de Cristo. Y el presidente Bush dijo lo siguiente: cuando la gente escogen trabajar junta para algo mayor que ellos, todo el mundo gana. Todo el mundo resulta ganando.

Este cuerpo, ustedes han escogido trabajar juntos para algo que va más allá de cada uno de ustedes. Y yo les digo en este día, que esta iglesia va a impactar esta ciudad, va a impactar este estado, esta región, se escuchará de ella, sale un sonido de aquí y David ha sido ungido y el pueblo ha de venir. Digo, esa gente viene ya.

Vamos a orar. Pasen los líderes y el pueblo. Vengan, acérquense aquí. Amen. Vamos a enfocarnos en el Señor. Sígannos enfocados. Los invito, hermanos, pasen. Vamos a orar por los pastores, vengan. Me siento como Samuel hoy. Unción sobre un rey, unción sobre un hombre y mujer de Dios. Suelta, Señor, suelta..... de Dios que está dentro de ti, que se junte en una fe unida, como la fe de Abraham, Isaac y Jacob, David se unió a su fe, y así hoy nuestra fe se está uniendo y se está soltando y podemos hacer más en unidad de lo que podemos hacer aparte. El poder de la sinergia, la unidad. Una llama puede dar luz para miles, dos para diez mil, no para dos mil. Vamos a orar.

Padre, en el nombre de Jesús unjo a este hombre y su esposa. ¡Aleluya! Como se han humillado ante ti, Señor. Señor, han estado dispuestos a pagar el precio, como siguen humildes delante de ti, yo suelto una unción mayor sobre ellos, no solamente unción de sacerdocio, sino unción de reino, autoridad para llegar contra el enemigo, estrategia para que se suelte en esta región y en tu reino, Señor. Señor hacen guerra para ti, hacen guerra en el nombre tuyo, hacen guerra en tu nombre, Señor, para tu reino Señor, y en la misma manera que David siguió adelante y venció a sus enemigos, en la misma manera hoy, declaro que todos sus enemigos, todos los enemigos del Reino de Dios caerán ante el ministerio de este hombre y mujer de Dios. Ruego que tu unción esté sobre él para tomar la tierra para reclamar todo lo que tu le has dado, Señor, se suelta hoy. Estamos en unidad, en un acuerdo hoy. Tu dices que donde están 2 o 3 unidos en tu nombre en fe, creyendo, tu lo harás. Te damos gracias Señor en el nombre de Jesús te pedimos. Amen.

Pastor Roberto, es tiempo de extender, yo veo ríos, grandes ríos fluyendo, no solamente estás destapando pozos, hay un rio también que se está soltando. Dios dice que no es solamente que hay pozos que se destapan, sino de tus entrañas van a fluir ríos de agua viva. En este día un río se está soltando, un río no solamente un pozo, un río para ti y tu esposa. Señor pedimos protección sobre esta pareja. Señor, protección, en esta casa, levanta guerreros de oración en esta casa, levanta intercesores, que estén en la muralla, que den protección alrededor del pastor y su esposa y su familia hoy, Señor, y yo te digo Satanás, tu estás negado acceso a esta pareja. No tienes permiso, no vas a entrar ahí, no vas a dañar el plan que Dios tiene para ellos en esta casa en el nombre de Jesús y todos decimos juntos. Gracias Señor.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato