Yo soy capaz de mirar la viga en el ojo ajeno, mas sin embargo no puedo ver la paja que hay en el mio propio.
Asi es la soberbia que vive en cada uno de nosotros. Hemos oido como David peco de soberbio y de que forma El Señor castigo a su pueblo. David tuvo que padecer en carne propia y reconocer su pecado. Arrepentirse y pedir perdon al Señor su Dios, y Dios por su gran misericordia se apiado y perdono.
Esto es una gran leccion para que yo, Vicente, reconozca que soy soberbio y que Dios me puede dar el castigo mas alto. Bendiciones al pastor Roberto, por su entrega y hacer la voluntad de Dios y demostrarnos su amor.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato