Gracias Señor por estas palabras de aliento, son medicina, restauran el alma afligida, nos recuerdan nuestra identidad de hijos del Altísimo, y sobretodo nos recuerdan su Palabra, su promesa de Hebreos 13:5 nunca te abandonaré ni te desamparare- Bendigo esa congregacion y al pueblo de Dios con paz, amor y mucha fe, en el nombre de Jesús.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato