Gracias a nuestro Dios, por poner en el corazón de usted esa palabra medicina para mi, para tantas almas atribuladas, que nos contaminamos con las aguas turbulentas de estos fines de tiempo. Este mensaje me confirma que debemos tener los ojos en Jesús, reflexionar en el pasaje de Pedro al caminar sobre las aguas, no mirar hacia abajo para no hundirnos, con la mirada en Jesús caminaremos sobrenaturalmente.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato