Qué importante es tener esa mansedumbre y humildad de corazón, como el Señor Jesucristo. Negarnos a nosotros mismos, con todo lo que eso conlleva intelectual y socialmente. Hallar descanso para nuestras almas dejando que Dios sea soberano, aceptando que todo obra para bien. Que su bendito Espíritu nos guíe a rendirnos delante de su presencia adorando en espíritu y en verdad. Bendiciones para León de Juda.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato