He visto esto un poco tarde, pero así lo a querido Dios. Mi testimonio sirve de gran edificación, para aquellas personas que por algo sencillo se sienten frustradas. Perdí a David de 13 años en el 2009, cuando no creía en Dios, ahora veo a mis amigas que lloran por algo sencillo y con sólo decirle que me miren a mí, se secan sus lágrimas, gracias a Dios que puedo edificar a otros.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato