El 30 de Diciembre del 2010, me detectaron varicela, mi cuerpo y cara llena del virus. A mis 43 años me parecía inaudito. Esa misma noche, lloré y maldige lo que me estaba sucediendo. No tendría un "Feliz Año Nuevo", apartada de mi familia para no infectar y en vísperas de recibir un año nuevo en esas condiciones. Realmente me enfade y me deprimí a la vez. Hoy a 21 dìas de incapacidad laboral, al escuchar esta predicaciòn, reflexiono y me doy cuenta que todas las cosas que pasemos en el Señor siempre serán para bien. He tenido muchas bendiciones durante este tiempo de enfermedad: Convivencia plena con mi familia, oportunidad de realizar algunas cosas que se habìan quedado pendientes, y sobre todo, el darme cuenta que todo lo que yo había planeado, para mí fue como ese espejo roto, pero para DIOS era una bendiciòn esta enfermedad a mi vida. HOY DOY GRACIAS POR HABER ESCUCHADO ESTA PREDICACION. "ESTAS SITUACIONES SON LAS QUE PARA NOSOTROS COMO SERES HUMANOS NO TIENEN SENTIDO, PERO EN LOS PLANES DE DIOS, SI.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato