Bendiciones Daniel,
Creame que lo entiendo en cuanto a los nervios que conlleva dar un sermon. Como habra notado, yo tambien estaba un poco nervioso, pues hace mucho tiempo que no predicaba. Sin embargo, cuando encomendamos todo al Senor, y nos disponemos a ser vasos que el pueda usar para dar de beber a otros, El hace la obra.
Espero el Senor me permita visitar la Argentina en un futuro cercano.
Bendiciones!

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato