Dios lo bendiga Hno.Roberto, le comento que he sentido la necesidad de enviarle este correo para documentar de alguna forma delante de Dios mi deseo de que el Señor le multiplique a UD. la fortaleza, aun mas de la que tubo que tener en su niñez y su juventud para sobreponerse en esos tiempos tan dificiles. Dios es tan tangible hoy para Ud. y para todos nosotros como lo fue para aquella mujer en aquel tiempo. Pienso que su madre, por la oracion de aquellos hermanos pentecostales toco a Jesus ese dia. Ruego a Dios que hoy por su mensaje miles de almas hambrientas de Dios hayan alcanzado la misma bendicion. Desde la Patagonia Argentina lo saludo con el amor de un hermano en Cristo. Hasta cada momento. Carlos.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato