NUESTRA ACTITUD NO DETERMINA NUESTRO DESTINO. NUESTRO DESTINO LO DETERMINA DIOS. NUESTRA MALA ACTITUD PUEDE ACARREARNOS MUCHOS, MUCHOS PROBLEMAS Y LUCHAS, PERO DEFINITIVAMENTE NUESTRO DESTINO ESTA EN MANOS DE DIOS, QUIEN DIJO QUE CUMPLIRÁ SU PROPOSITO EN NOSOTROS, Y ESO CUESTE LO QUE CUESTE.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato