Somos frágiles, sólo Dios nos puede restaurar, nos puede cambiar y hacernos perseverar en un sólo Espíritu y en oración. Debemos pedirle en oración que se haga en nosotros según su palabra y no la voluntad nuestra. Disponer nuestros dones y carismas hacia los demás. El nos ha dado dones y con base a éstos podemos edificar la vida de otro.
Saludos
Santiago de Nicaragua.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato